Competencias de la Organización Resiliente

Creo la mayoría de las personas, alguna vez ha experimentado un suceso traumático o que sea difícil de superar en sus vidas. Por ejemplo: el fallecimiento de un ser querido, estar en un accidente, ser asaltado, presenciar un asesinato, entre muchas otras cosas trágicas más.

Como es que podemos hacer frente a todo esto?,  ¿Cómo reaccionamos ante estos eventos?, ¿Nos podremos adaptar?. Por lo regular, las diversas personas que han experimentado alguno de los sucesos trágicos mencionados anteriormente, consiguen adaptarse con el paso del tiempo (este puede variar dependiendo de la persona y el suceso que haya sido). Pero, ¿Qué es lo que hace que una persona se pueda adaptar y sobreponerse a ese gran estado de tensión y angustia?. La respuesta se encuentra en la resiliencia, que podríamos interpretar como la habilidad que poseen las personas para poder adaptarse y sobrellevar esas situaciones traumáticas (más adelante dentro de este artículo se darán varias definiciones un poco más amplias sobre este término).

Para que una persona pueda alcanzar ese estado de resiliencia se requiere de mucho tiempo y esfuerzo, además de un compromiso tenaz que la persona no puede dejar.

Este articulo contiene diversos temas sobre la resiliencia, pasos para que la gente pueda alcanzarla, a donde pueden acudir si sienten que ellos solos no pueden (ya que es totalmente valido pedir ayuda en este tipo de sucesos), actividades cotidianas que harán que no podamos alcanzar la resiliencia, entre otros temas de mucha relevancia.

Conceptos clave

Para facilitar el proceso de lectura sobre el tema “Resiliencia y resiliencia organizacional”, se citaran algunas definiciones que se consideran importantes que el lector conozca:

Resiliencia. 

“Es la capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento.” (Porto & Gardey, 2013)

Organización. 

“Son estructuras administrativas y sistemas administrativos creadas para lograr metas u objetivos por medio de los organismos humanos o de la gestión del talento humano y de otro tipo. Están compuestas por sistemas de interrelaciones que cumplen funciones especializadas. También es un convenio sistemático entre personas para lograr algún propósito específico.” (Wikipedia, 2018)

Resiliencia organizacional. 

“La Resiliencia Organizacional es la capacidad de una organización para anticiparse, prepararse, responder y adaptarse a los cambios cada vez mayores y a las interrupciones repentinas con el fin de sobrevivir y prosperar”. (The British Standards Institution , 2018)

Significado a través de diferentes expertos. 

El concepto de resiliencia ha ido variado su significado al pasar de los años, con la diferente interpretación que le dan los gurús al concepto. Entre los psicólogos que han usado este concepto se encuentra Emmy Werner, en el año de 1995 se refiere a 3 usos frecuentes del concepto de resiliencia: buen progreso pese al alto peligro social; seguir teniendo nuestras capacidades y aptitudes a pesar de presenciar una gran cantidad de estrés; y volver a ser uno mismo después del suceso traumático.

Otro gurú de nombre Emily Hunter, en el año de 1999, le da el significado a resiliencia como “algo continuo” entre dos extremos: “resiliencia inferior a óptima” y “resiliencia óptima”. En el caso de adolescentes que han sido sometidos a peligro psicosocial que actúan de una forma inferior a la óptima, este tipo de contestación incluye “maneras agresivas de supervivencia, conducta de alto peligro y abandono emocional y social”, por lo que la predicción que se cree más posible es que se conviertan en adultos que no sepan adaptarse ante las adversidades.

Michael Rutter, entre los años de 1999 a 2000, le dio el significado a resiliencia como el “aguante” relativo al peligro psicosocial, sin precisamente que el resultado sea algo bueno, sino va más encaminado a la manera o el proceso en que el sujeto afrontara el peligro. Rutter encamino sus investigaciones a tres áreas en particular: el análisis de poblaciones que se encuentran en alto peligro, como pueden ser los hijos que tienen padres con algún problema mental; los estudios sobre temperamento elaborados en la década de los 60´s y el análisis sobre las discrepancias nivel personal para afrontar los diversos acontecimientos de nuestras vidas.

También podemos encontrar a Suniya Luther, que durante el periodo comprendido entre el 2000 – 2006, definió resiliencia como una evolución positiva pese a la adversidad, haciendo énfasis en las dos partes que la forman: la adversidad significativa y la adaptación positiva, lo cual lleva a concluir que la resiliencia solo se calcula de una forma no directa a través de estas partes. Este pensamiento es muy aceptado por diversos conocedores del tema.

Boris Cyrulnik, un psiquiatra dio a conocer esta palabra que extirpo de los textos de John Bowlby. Es un concepto que se sostiene de la resistencia que tienen diferentes materiales que pueden doblarse o deformarse sin quebrarse y vuelven a tomar su forma previa a antes de someterse a esa acción. Un ejemplo que se maneja es el de un arco que se deforma cuando se aplica la fuerza que será la que le dará el impulso a la flecha. Cuando un sujeto o un conjunto tienen la habilidad de realizarlo se expresa que tiene una resiliencia apropiada y pueden superponer los diversos obstáculos o se pueden llegar a beneficiar de estos.

Hoy en día, la resiliencia abarca diferentes temáticas que pueden ir desde la psicología positiva, la cual abarca temas como las habilidades, valores y características positivas que tienen las personas, y no en sus debilidades y el estudio de sus enfermedades como lo concibe la psicología habitual.

Entonces tratando de englobar todo lo mencionado anteriormente podemos decir que la resiliencia es no solo superar algo, sino que, se saldrá reforzado y con mejores capacidades que antes.

¿Qué es la resiliencia?

Se le conoce como resiliencia a los pasos de adaptación  que tiene cualquier ser humano ante la adversidad, presentado ante un trauma o fuentes de tensión, como lo son las relaciones personales, conflictos familiares o alguna otra situación que provoque estrés. La resiliencia significa “rebotar” de una vivencia difícil,  como si uno fuera un resorte. Las investigaciones han señalado que la resiliencia es común o habitual pero no extraordinaria. Frecuentemente las personas demuestran resiliencia. Un ejemplo de esto es la contestación de las personas en los Estados Unidos a los ataques terroristas provocados el 11 de septiembre de 2001 y su constante lucha para reconstruir sus vidas y superar este terrible acontecimiento.

Ser resiliente no significa que las personas no atraviesen por situaciones llenas de dificultad o angustia o que no sientan nada cuando estas se presentan. La tristeza y el sufrimiento emocional son frecuentes en las personas que vivieron adversidades o situaciones traumáticas en sus vidas. De hecho, el camino que presenta la resiliencia está repleto de dificultades que pueden perturbar nuestras emociones.

El ser resilente no es una característica que las personas poseen o no poseen. La resiliencia contiene pensamientos y acciones que cualquier persona puede llegar a desarrollar o aprender.

Diez formas de construir resiliencia.

De acuerdo a (American Psychological Association , 2018) algunas formas en que los individuos pueden construir resiliencia son las siguientes:

Establecer relaciones.

  • Es indispensable mantener una buena relación familiar o de amistad y además de ser buena debe ser sana para convivir en un ambiente de armonía. Aceptar el apoyo y los consejos de las personas que nos quieren y nos rodean, ayuda a fortalecer la resiliencia. Las personas han descubierto que ser una persona activa en los grupos de la comunidad o en organizaciones que se basan en la fe, ayudan a convertirnos en personas llenas de esperanza y pensamientos positivos. Ayudar a personas que lo necesitan u ofrecer nuestro apoyo cuando les surge un problema, puede ser benéfico para usted.

Evitar ver las crisis como un obstáculo insuperable.

  • Es imposible impedir que sucedan acontecimientos que provoquen gran tensión, pero lo que no es imposible es cambiar la forma en la cual se interpretan estos sucesos. Se debe de ver más allá del presente y sobre todo, ser una persona con una mentalidad positiva, pensar que el tiempo hará que las cosas mejoren. Hay que observar si existe alguna manera en la cual se pueda sentir mejor mientras se afrontan las situaciones difíciles.

Aceptar que el cambio es parte de la vida.

  • Algunas veces el resultado de una situación adversa es que las cosas no salen como esperábamos o simplemente es imposible lograr nuestras metas y sueños. Aceptar que hay cosas o situaciones que no podemos controlar ni cambiar, ayuda a centrarse en las situaciones que podemos alterar.

Muévase hacia sus metas.

  • Hay que desarrollar metas realistas. Hacer algo que nos acerque cada vez más a nuestras metas aunque le parezca algo significativo, los pasos pequeños son muy importantes, además, estos nos acercaran a nuestras metas. En lugar de centrarse en tareas que parecen complicadas o imposibles de lograr, hay que cuestionarse y centrarse en las cosas en las cuales tenemos el poder de hacer algo, es decir que se puede lograr hoy y que ayudaran a caminar al destino al cual queremos llegar.

Llevar a cabo acciones decisivas.

  • En situaciones desfavorables lo mejor es actuar de la mejor forma posible. Realizar acciones decisivas es mejor que evadir las tensiones o los problemas o desear que estos desaparezcan.

Buscar la oportunidad para descubrirse a sí mismo.

  • En muchas ocasiones, cuando se logra superar una situación difícil o distintos problemas que se fueron presentando en la vida, las personas pueden conocerse y crecer como persona. Algunas personas que han experimentado situaciones difíciles o complicaciones en su vida, han dicho que el manejo de sus emociones y relaciones personales han presentado una mejoría, además de que comienzan a ver la vida con mayor apreciación.

Cultivar una visión positiva de sí mismo.

  • Generar confianza en la capacidad para solucionar problemas y confiar en sí mismo es de gran ayuda para construir la resiliencia.

Mantener las cosas en perspectiva.

  • Aun cuando se presenten situaciones muy dolorosas hay que considerar la situación que causa tensión en un contexto más amplio y mantener la perspectiva a largo plazo además de evitar exagerar los eventos.

No perder la esperanza.

  • Ser optimista permite esperar que sucedan cosas buenas o cambios positivos en su vida. Visualice y luche por lo que quiere en lugar de preocuparse o sugestionarse.

Cuidar de sí mismo.

  • Hay que prestar atención a sus deseos y necesidades. Interesarse en actividades que disfrute y que produzcan relajación, hacer ejercicio, todo esto ayuda a mantener su cuerpo y mente listos para afrontar situaciones que requieran resiliencia.

Componentes de la resiliencia. 

La unión de varios componentes influirá a poder construir nuestra resiliencia. Diversos estudios realizados por muchos expertos nos señalan que uno de los componentes importantes para la resiliencia son las relaciones de amor y apoyo que formamos en nuestro entorno, que pueden ser con nuestra familia, pareja, amigos, colaboradores de trabajo, entre otros. Relaciones que nos darán de mucho cariño y apoyo, que nos ayudaran a poder cruzar el sendero que nos llevara a la resiliencia, ya que nos darán el soporte y la seguridad necesarios que cualquier persona necesita en esos difíciles momentos.

Así mismo señalan que otros componentes que nos ayudaran a construir la reciliencia son los siguientes:

  • La habilidad para diseñar técnicas y procedimientos objetivos (que no se escapen de nuestra realidad) y seguir la metodología necesaria para poder ejecutarlo.
  • Una perspectiva positiva de nuestro propio ser, confiar siempre en nosotros mismos, en nuestras habilidades y que somos capaces de hacer diversas actividades.
  • Habilidad para comunicarse y afrontar los problemas.
  • La destreza para controlar sentimientos tanto positivos como negativos e impulsos que surjan.

Unidos todos estos componentes (o la mayoría de ellos) harán que la persona se pueda encaminar a la resiliencia por ellos mismos.

Lugares donde podemos acudir

Aunque muchas personas pueden lograr la resiliencia por ellos mismos o con el apoyo de familiares y amigos, siempre es recomendable y totalmente valido buscar ayuda externa para poder sobrellevar esas difíciles situaciones y poder superarlas.

(American Psychological Association , 2018) Nos menciona algunos ejemplos en los cuales podemos encontrar esta clase de ayuda:

Grupos de autoayuda y de apoyo. 

  • Esta actividad suele ser muy utilizada por personas que sufren algún tipo de adicción, como son personas que tienen problemas con el alcohol o algún tipo de droga, pero también es muy usada por personas que han sufrido un suceso traumático y están en busca de alcanzar la resiliencia. Consiste en ser un grupo formado por personas de una comunidad, que comparten el mismo problema, que se encuentran batallando contra diversas dificultades, como el perder un ser querido, haber presenciado un accidente, entre otros. Las personas que se encuentran en estos grupos se podrán ayudar entre ellas y percibirán el apoyo de todos, para darse cuenta que no afrontaran solos esta difícil situación.

Libros y artículos. 

  • Redactados por gurús en el tema o personas que ya han podido superar estos problemas y buscan poder ayudar a otros por medio de sus experiencias escritas, como el caso de personas que han logrado salir delante de enfermedades que parecían invencibles, como el cáncer. Estas anécdotas y la información fidedigna motivara a los lectores que quieren conocer más del tema y que quieren encontrar su reciliencia.

Internet. 

  • Ahora con el gran número de ventajas que trajo consigo el internet, tenemos todo el conocimiento del mundo al alcance de un clic, podemos encontrar un sinfín de información, foros, artículos y libros digitalizados (algunas veces son gratis y al alcance de cualquiera), entre otros. Aunque, no todo es perfecto, siempre debemos de tener cuidado que la información sea confiable y no creer todo lo que leamos en cualquier página de internet.

Un licenciado en psicología o carrera a fin. 

  • Para muchas personas, que sienten que necesitan hablar cara a cara con alguien experto en temas relacionados a la salud mental, siempre es aconsejable acudir con algún psicólogo, que le ayude a desarrollar diferentes tácticas y procedimientos apropiados para poder dejar todos esos problemas atrás. Es muy aconsejable acudir con uno si no podemos hacer nuestras actividades cotidianas, que antes nos parecían de lo más normal y rutinario hacerlas.

Para muchos individuos, usar los recursos con los que cuentan y tienen a la mano, pueden ser lo necesario y lo que requieren para alcanzar su propia resiliencia. Pero, como cada cabeza es un mundo y cada quien responde diferente a los sucesos traumáticos que le han ocurrido, siempre es recomendable encontrar el apoyo en nuestros seres queridos, con los grupos de autoayuda para ver que no estamos solos y hay más personas que tienen los mismos problemas y dificultades, además siempre se puede ir con un experto en el tema, como en el caso del psicólogo, que para muchas personas le dará la tranquilidad y comodidad que requieren para poder trabajar de la mano con el experto en encontrar su camino hacia la resiliencia.

Los pensamientos y comportamientos que sabotean la resiliencia.

La resiliencia no impedirá que dejemos ese sentimiento de sufrimiento, ya que no es una defensa que nos protegerá y que nos mantenga al margen del problema. Sin embargo, nos dará la capacidad de afrontar con mayor integridad nuestros problemas y nos tranquilizara en los momentos de estrés.

Como se mencionó anteriormente en el artículo, la resiliencia es una capacidad que el ser humano puede desarrollar tanto individualmente como grupalmente. Todos venimos a este mundo con la habilidad para ser resilientes. Nuestros pensamientos, del mismo modo que nuestros órganos, tienen una predisposición natural a hallar un equilibrio en medio del infortunio, para continuar trabajando como normalmente lo hacen.

Un estudio elaborado por la Academia Medica de New York, encontró que después del ataque terrorista a las torres gemelas el 11 de septiembre de 2001, un 7.5 % de los estadounidenses tenían síntomas postraumáticos. Pero, 6 meses después, solo el 0.6 % seguían declarando que tenían estos problemas y no los habían podido superar, lo que se traduce como que la mayoría de las personas tuvieron una recuperación de estos sucesos tan terribles.

Por desgracia, aunque tengamos una predisposición a volvernos resilientes, no quiere decir que lo vayamos a ser. De hecho, a lo largo de nuestra existencia aprenderemos diferentes cosas, pensamientos y costumbres que chocaran con esta habilidad. En la práctica, nos podríamos volver un gran lastre para superar el infortunio.

(Suárez, 2015) Nos menciona algunas actividades y comportamientos que harán que nosotros mismos nos saboteemos a la hora de alcanzar la resiliencia:

Tomar los problemas como un obstáculo.

  • Cuando un problema surge en nuestra vida, lo primero que pensamos es que este es un obstáculo para lograr nuestros sueños y metas pero para lograr ser una persona resiliente, es necesario evitar esos pensamientos. Los investigadores de la Universidad de Michigan demostraron que las personas resilientes son las que afrontan los eventos negativos que se presentan en su vida como un desafío, de esta manera se genera un estado de ánimo positivo, el cual permite enfrentar la adversidad de la mejor manera posible.

Asumir una visión catastrofista de lo que ocurrió provoca estrés y preocupación, lo que empeorara la situación en la que nos encontramos. Martirizarnos pensando una y otra vez que nuestros problemas no tienen ninguna solución o que no somos capaces resolverlos, nos impide hallar soluciones adaptativas y provocara que sobredimensionemos el alcance y los resultados del evento, dejándonos en la desesperación.

Negar los cambios.

  • La vida está llena de cambios y es normal cuando estos se presentan, algunos son positivos y otros negativos pero todos llegan por una razón. Podemos apreciar que uno de los pilares de la resiliencia es aceptar la adversidad. Se trata de tomar lo mejor de esa situación negativa, integrarla a nosotros y seguir adelante. Cuando los eventos dolorosos se niegan, es imposible encontrarles un sentido además de que no podemos tomar la experiencia en nuestra historia de vida. De esta manera, todo el dolor que provoca, permanece activo y genera una molestia.

Es por eso que aunque los cambios nos desequilibren, es importante ser fuertes y sobrepasar esa etapa, ver el lado bueno de las cosas y continuar con nuestra vida. Algunas personas no se  animan a hacerlo porque el reflexionar y analizar estos sucesos, les provoca tristeza. Pero hay que tomar en cuenta que los traumas inconclusos, generan un dolor más profundo.

Culpar a las demás personas.

  • Atribuirle la culpa a otras personas o al sistema, puede servir como un método catártico pero con el paso del tiempo, volveremos al mismo lugar sin saber qué hacer, incluso puede provocar frustración ya que comienzas a pensar que no tienes control alguno sobre tu vida. No obstante, una de las diferencias que poseen las personas resilientes a las que no lo son es que tienen un gran sentido de la responsabilidad, es decir, las personas resilientes no culparan a los demás por sus problemas.

Este tipo de personas no tratan de encontrar otros culpables, tampoco se torturan a sí mismos, sino que toman la responsabilidad de sus acciones. De esta manera desarrollan un control interno el cual permite sentirse poseedor de su vida, esto provoca afrontar los problemas de una mejor manera y actuar positivo ante los problemas que surjan.

No tener sentido del humor. 

  • El sentido del humor es otra de las muchas características que poseen las personas resilientes. De hecho, es sorprendente como las personas que han pasado por malos momentos o que tuvieron que afrontar problemas muy serios son aquellos que siempre tienen una sonrisa en su rostro y que se toman la vida con el mejor sentido del humor.

El humor no solo provoca ser una persona con un estado de ánimo positivo que nos ayuda a enfrentar las adversidades si no que es indispensable para reducir la parte del golpe emocional negativo. Cuando se es capaz de enfrentar los problemas con la mejor cara, cuando nos reímos de nosotros mismos o de nuestros problemas, las situaciones se vuelven menos dramáticas y se vuelve más fácil aceptar sus efectos negativos.

Carecer de objetivos.

  • El libro del psiquiatra Viktor Frankl titulado “El hombre en busca de sentido”, narra todo lo que vivió en los campos de concentración nazis en la segunda guerra mundial. Frankl notó que aquellas personas que lograban sobrevivir eran las que tenían un sentido para seguir con vida. Aquellas que perdieron la esperanza y las ganas de seguir luchando, simplemente se dejaban morir con el paso de los días.

Las personas que no tienen objetivos ni sueños propios se quedan sin motivación para luchar contra los problemas que surgen y contra la adversidad, por lo que se rinden en el primer momento. Es por eso que es de gran importancia que cada cierto tiempo, revaloremos los objetivos que tenemos en la vida y nos aseguremos de que nos siguen  motivando. Las metas y objetivos son el mejor motor para impulsar a las personas cuando surgen complicaciones por eso no hay que permitir que los demás decidan por uno mismo.

Alimentar una imagen negativa de ti.

  • Para enfrentar los problemas es necesario ser alguien con confianza en nuestras capacidades. Esto no se refiere a ser alguien positivista a ultranza o alguien con actitud ingenua, sino que tenemos que conocernos a fondo, tener un conocimiento de nuestras debilidades pero también de las fortalezas que tenemos.

Nutrir la autoconfianza es indispensable, pero no se trata de nutrirla con cosas banales, sino de hallar oportunidades que nos permitan evaluar nuestras capacidades además de desarrollarnos como personas. No aguardes a que los problemas lleguen solos, plantéate retos nuevos que te permitan averiguar hasta donde puedes llegar.

Alejar a las personas.

  • Uno de los factores que protegen contra la adversidad son los apoyos sociales, es decir, cada una de las personas significativas que forman parte de nuestra vida y que nos brindan su apoyo cuando más lo necesitamos. Se ha comprobado que sin la comprensión y el apoyo que brindan las relaciones interpersonales, aumenta la posibilidad de que las personas desarrollen una depresión o que sus años de vida disminuyan.

Obviamente, en una sociedad en la que se camina con grandes pasos hacia el individualismo o que promueve una vida sedentaria en la que nos centremos en la tecnología, es muy difícil fomentar ese tipo de relaciones interpersonales. Sin embargo, la resiliencia no es solo una habilidad que las personas van desarrollando poco a poco desde su interior, es necesario señalarla desde fuera y para poder hacerlo se tienen que construir relaciones sólidas.

¿Qué es la resiliencia organizacional? 

Al principio de este artículo, en la parte de conceptos clave, pudimos abordar un poco lo que es la resiliencia en las organizaciones, ahora se tratara de ir un poco más a fondo, para que el lector pueda comprender mejor de que es lo que se trata todo esto.

“La Resiliencia Organizacional es la capacidad de una organización para anticiparse, prepararse, responder y adaptarse a los cambios cada vez mayores y a las interrupciones repentinas con el fin de sobrevivir y prosperar”. (The British Standards

Institution , 2018)

La resiliencia para las organizaciones va más allá de una gestión de riesgos[1] en comparación a una visión que incluye al éxito y la salud organizacional como un todo. Una organización resiliente es una organización que no solo podrá tener un largo periodo de vida, sino que también crecerá, enfrentándose a todos los problemas que surgirán a lo largo del tiempo que se encuentra en el marcado.

La resiliencia organizacional es un proceso estratégico exigente, pero que le permitirá a la organización prosperar y no quedarse estancada en un mundo que cada vez le exige más a las organizaciones y a sus colaboradores que trabajan en ellas.

No lo podemos considerar como una práctica que se tiene que hacer solo una vez, sino que será a largo plazo y con bastante tiempo de ponerlo en práctica. Dominar el arte de la resiliencia organizacional necesita que la organización adopte hábitos y costumbres de organizaciones de éxito y cambiar sus prácticas sino son las correctas, para poder mejorar su entorno, por medio de generar competitividad y capacidad de enfrentar dificultades en todas las áreas de la organización. Si se junta todo lo que se mencionó anteriormente, le dará la habilidad a los directivos de la organización enfrentarse a los peligros que han sido examinados mediante la confianza, utilizando en un 100% las oportunidades que nos encontremos.

En que se beneficia la organización al ser resiliente. 

No porque una organización diga que es resiliente es cierto, debe de demostrar sus características fundamentales en la manera que labora: que se adapta a cualquier entorno y cuenta con un liderazgo adecuado que administra con firmeza.

Una organización que de verdad sea resiliente se beneficiara de:

 Adaptabilidad estratégica. 

  • Tendrá la habilidad de administrar con éxito las diferentes situaciones que puedan ocurrir en su entorno, inclusive si esto representa apartarse de sus actividades principales.

Liderazgo hábil. 

  • Serán conscientes de que pueden afrontar peligros que han sido estimados anticipadamente por medio de la seguridad y confianza y podrán dar una solución eficiente a la oportunidad o amenaza que se presente.

Administración sólida. 

  • Demostrando una dirección óptima por medio de las diferentes estructuras que conforman a nuestra organización, teniendo como cimiento una cultura de compañerismo, transparencia e innovación, hará que todos los colaboradores de cualquier nivel jerárquico, se mantengan leales a la visión y misión de la organización.

Elementos necesarios de la resiliencia organizacional. 

The British Standards Institution nos señala que la resiliencia organizaciones tiene 3 pilares indispensables: la excelencia del producto, la confianza que se le tenga al proceso y el comportamiento de los colaboradores.

Estos 3 elementos se mezclan para darle al consumidor la mejor experiencia que pueda tener con la organización. Una organización que consiga esto y si es constante, con el paso del tiempo no solo crecerá la lealtad de sus consumidores, sino también aumentara su confianza y con todos los grupos que la rodean (skateholders2).

                                                        

2 “Hace referencia a una persona, organización o empresa que tiene interés en una empresa u organización dada.

Las partes interesadas podrían ser los trabajadores de esa organización, sus accionistas, los clientes, los proveedores de bienes y servicios, proveedores de capital, las asociaciones de vecinos afectadas o ligadas, los sindicatos, las organizaciones civiles y gubernamentales que se encuentren vinculadas, entre otros” (Wikipedia,

2018)

Perfección en el producto.

  • Para este caso, se entiende por “producto” a cualquier (valga la redundancia) producto, servicio, ideas, entre otros que ofrece una empresa al mercado para poder percibir ganancias. Se empieza haciéndose la pregunta de a cuales mercado u otras empresas le sirve este producto. ¿Sus capacidades y lo que ofrecemos es lo que de verdad se necesita en el mercado, cumple con las características obligadas?, ¿Cómo se puede adaptar?

Confianza en el proceso de manufactura. 

  • Agregar hábitos de excelencia en la manufactura de productos y/o servicios y transportarlos al mercado, es un elemento necesario para alcanzar el éxito. Las empresas requieren de una dirección sistémica de la calidad. Deben de tener siempre presente que se deben realizar lo correcto de forma constante por medio de la confianza y capacidad de sus procesos, también deben de tener presente a la innovación.

Comportamiento de los colaboradores. 

  • Los colaboradores, la cultura y los valores que posea cualquier empresa dictaran cuál será su éxito organizacional. Si la experiencia que tenemos con la organización es agradable, fortificaremos la reputación que tiene en el mercado, atrayendo más clientes.

Tres competencias principales de la organización resiliente. 

Resiliencia Operacional.

  • Una organización que es resiliente tiene un entendimiento total de cómo se realiza y se sobrelleva el entorno en el cual labora. Esto contiene el hallazgo de nuevas mejoras operativas por medio de sus productos, servicios y/o procesos para cumplir con lo que requieren sus consumidores en el tiempo que lo desean.

Se necesita evidencia que se pueda demostrar de que la empresa no se queda en su zona de confort y continúa intentando mejorar de forma sostenible.

Resiliencia en la cadena de mando. 

  • Mientras una organización crece, la cadena de suministro se extenderá más y más, dependiendo del nivel de la organización, pudiendo ser a otros países, la habilidad de cuantificar y enfrentar los peligros que conlleva la cadena de suministro lo largo de toda la cadena, como lo es la adquisición de materias primas, producción, distribución y ventas es vital.

Resiliencia en la información. 

  • En la época en que vivimos, se debe de creer en las empresas para salvaguardar información de mucha importancia. Una empresa resiliente debe d administrar correctamente su información tanto en físico como en digital y también la intelectual (la que posee cada colaborador), desde su origen hasta que se deseche. Esto necesita que la organización tome medidas de seguridad de la información, que le permita reñirla, almacenarla, entrar a ella y usarla.

Índice de resiliencia organizacional en el mundo

The British Standards Institution realizo el año pasado, el primer índice de resiliencia organizacional a nivel mundial, el cual conto  con más de 1200 directivos de diversas organizaciones y de varios sectores. Valoraron las organizaciones que representan con 16 elementos primordiales que se consideran, deben de estar contenidos en la estrategia de una organización resiliente.

Para poder elaborar este índice, se usaron como base algunas de las partes de las siguientes normas:

  • Resiliencia organizacional (BS 65000)
  • Gobernabilidad organizacional (BS 13500)
  • Gestión del riesgo (ISO 31000)
  • Pre-cualificación de la cadena de suministro (PAS 7000) Las categorías son: Liderazgo, colaboradores, proceso y producto.

Cinco etapas de la decadencia. 

El grafico de las cinco etapas de la decadencia fue presentado por Jim Collins en su libro titulado “Como caen los poderosos”, el cual nos señala cuando una organización puede estar empezando la crisis o cuando ya no hay forma de vitarla.

Cinco etapas de la Decadencia
Cinco etapas de la Decadencia

Grafica de las cinco etapas de la decadencia, tomada de “Como caen los poderosos” por (Collins, 2011)

La arrogancia nacida del éxito.

Las organizaciones, por muy eficaces que sean, deben de tener presentes que no tienen todo el conocimiento del mundo. Algunas organizaciones cuando son las primeras en dar a conocer un producto o son las que lo crean, piensan que siempre dominaran cuales son las tendencias con los clientes, o creen que su organización es la mejor de todas y no quieren admitir que hay problemas tanto dentro como fuera de la organización.

La búsqueda desordenada de más.

Por lo general la búsqueda desesperada de más está unida con un desenfrenado deseo por pretender llegar a más de lo que en verdad podemos. Buscar el desarrollo de la organización es un logro al que muchos directivos quieren llegar, pero esto puede ser perjudicial cuando no se recuerdan los principios en los cuales fue forjada la organización, ya que algunas organizaciones solo buscan crecer por mero gusto, la cual no está justificada o tiene algún sentido.

La negación del riesgo y del peligro.

Esta es la etapa que va antes de llegar a la crisis, podría decirse que la negación del riesgo y del peligro es un modelo defensivo que se activara en las organizaciones para continuar alcanzando lo que han estado haciendo, sin que les interese si está mal o no. Es un sentimiento que nos hará creer que todo lo que hemos invertido no ha sido para nada, y nos da la fuerza para continuar, sin importar que no encontremos nada cuando terminemos.

La búsqueda ansiosa de la salvación.

La búsqueda ansiosa de la salvación, va más allá de ser algo de la organización, sino que es un sentimiento muy humano cuando ya se cayó en la etapa de crisis. Son muy contados los individuos que ante una adversidad indagan una solución inicial, una iniciativa realmente planeada, lo cual con un poco de sudor y siendo paciente se lograra cumplir.

Por lo regular lo primero que se hace es ejecutar una solución sencilla, la cual es muy práctica de implementar, que tiene como característica que da resultados muy rápido. Pero que al no ser estudiada ni ejecutada como se debiera, terminara siendo contraproducente para la organización.

La capitulación ante la irrelevancia de la muerte.

Cuando se llega a esta etapa solo quiere decir que, se debe renunciar por completo a lo que se está haciendo, lo cual no quiere decir que es una medida “mediocre” ante los problemas; hay ocasiones en que se renuncia porque ya no hay nada más que hacer, que todos los caminos han sido estudiados y el mejor es dejarlo por completo. Esta última etapa puede ser catalogada como la caída de la cuarta etapa, cuando la organización decide dejar de hundirse y elige dejarlo.

Esquema para una organización resiliente. 

Esquema de una Organización Resiliente
Esquema de una Organización Resiliente

Grafica de las cinco etapas de la decadencia, modificada al estudio de la resiliencia, tomada de “Como caen los poderosos” por (Collins, 2011).

Las organizaciones resilientes son esencialmente lo que se muestra en el esquema anterior, son las que después de entrar a la parte de la crisis tienen un proceso de recuperación y re indicación. Logran invertir el recorrido descendente de la línea de la gráfica, sin importar que tan complicado sea lo que se haya tenido que confrontar.

Propuesta de tesis. 

Hacer uso de la normativa BS 65000 para alcanzar la resiliencia organizacional en la empresa Combustlan S.A. de C.V.

Mapa mental tesis. 

Objetivo. 

Por medio de la normativa BS 65000 se lograra que Combustlan S.A. de C.V. se convierta en una organización resiliente y pueda prevalecer en el mercado, así mismo podrá encarar diversos problemas que vengan en el futuro.

Agradecimientos. 

Agradezco a mi familia, por darme todo el apoyo y el impulso para seguir día con día, al Instituto Tecnológico de Orizaba por abrirme sus puertas y permitirme continuar mis estudios con la Maestría en Ingeniería Administrativa y al Doctor Fernando Aguirre y Hernández por motivarme con su conocimiento en el seminario de Fundamentos de

Ingeniería Administrativa para realizar cada uno de los artículos asignados.

Conclusión.  

Como se pudo leer en el artículo, se pudo comprender que la resiliencia es un concepto que puede ser usado para varios elementos como pueden ser: las personas, las organizaciones, en la ingeniería, entre otros. Pero comparten la raíz de que es regresar a un estado que se tenía antes de experimentar un suceso complicado. Aunque suele ser un estado que el ser humano consigue naturalmente, hay algunas personas que no lo pueden alcanzar por diferentes razones, por lo que existen diversas herramientas y técnicas para que lo logren, de igual forma sucede con las organizaciones, deben de ser resilientes si quieren poder quedarse en el mercado por mucho tiempo y podrá hacer frente a los problemas futuros que obviamente tendrá.

Mi conclusión personal es que, todas las personas deberían de tener muy presente este concepto y todo lo que engloba, ya que no sabemos cuándo nos será útil, y en el caso de la resiliencia organizacional es algo que llama mucho la atención para los que estamos relacionados con la administración de las organizaciones, si logramos implementar esta ideología, estoy seguro que tendremos una organización de éxito.

Bibliografía. 

American Psychological Association . (2018). American Psychological Association . Obtenido de http://www.apa.org/centrodeapoyo/resiliencia-camino.aspx Collins, J. (2011). Como caen los poderosos. Grupo Norma .

Mejor con Salud . (2018 ). Mejor con Salud . Obtenido de https://mejorconsalud.com/conoces-que-es-la-resiliencia/

Porto, J. P., & Gardey, A. (2013). Definición.de . Obtenido de https://definicion.de/resiliencia/

Sánchez, P. A. (2013 ). RESILIENCIA ORGANIZACIONAL: Una aproximación. Universidad Del Rosario, 38-78.

Suárez, J. D. (13 de Abril de 2015). Rincón de la Psicología . Obtenido de https://www.rinconpsicologia.com/2015/04/7-habitos-cotidianos-que-matanla.html

Tapia, G. N. (2012). Las empresas resilientes y a relación con el valor organizacional. Pymes textiles. Biblioteca “Alfredo L. Palacios”, 29-93.

The British Standards Institution . (2018). bsi. Obtenido de https://www.bsigroup.com/es-

MX/nuestros-servicios/Resiliencia-Organizacional/

Wikipedia . (23 de Abril de 2018 ). Wikipedia, la enciclopedia libre . Obtenido de https://es.wikipedia.org/wiki/Resiliencia_(psicolog%C3%ADa)

Wikipedia. (18 de Abril de 2018). Wikipedia, La enciclopedia libre . Obtenido de https://es.wikipedia.org/wiki/Organizaci%C3%B3n

_____ 

[1] “Es un enfoque estructurado para manejar la incertidumbre relativa a una amenaza, a través de una secuencia de actividades humanas que incluyen evaluación de riesgo, estrategias de desarrollo para manejarlo y mitigación del riesgo utilizando recursos gerenciales.” (Wikipedia, 2018)

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Baranda Pacheco Martín. (2018, mayo 10). Competencias de la Organización Resiliente. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/competencias-de-la-organizacion-resiliente/
Baranda Pacheco, Martín. "Competencias de la Organización Resiliente". GestioPolis. 10 mayo 2018. Web. <https://www.gestiopolis.com/competencias-de-la-organizacion-resiliente/>.
Baranda Pacheco, Martín. "Competencias de la Organización Resiliente". GestioPolis. mayo 10, 2018. Consultado el 8 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/competencias-de-la-organizacion-resiliente/.
Baranda Pacheco, Martín. Competencias de la Organización Resiliente [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/competencias-de-la-organizacion-resiliente/> [Citado el 8 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de mypubliclands en Flickr
DACJ