Programa de orientación laboral

  • Talento
  • 3 minutos de lectura
Dar a conocer a un nuevo empleado las labores que debe realizar así como los compañeros con los que va a tratar, son funciones que debe llevar a cabo el departamento de personal o un supervisor, mediante un excelente programa de orientación laboral

Lo más normal cuando somos novatos en cualquier actividad es que nos sintamos un poco desubicados y en algunas situaciones hasta asustados. Dentro de una empresa, los programas de orientación que se apliquen a un empleado nuevo, deben estar enfocados a calmar su ansiedad y a insertar de la mejor manera el compañero que ha acabado de llegar. A continuación daremos una explicación de cómo pueden ser implantados estos programas y sus beneficios tanto para el empleado como para la empresa en general.

En primer término, los programas formales de orientación deben ser ejecutados por el departamento de personal o por el supervisor del área donde ha llegado el individuo. Así mismo, existen temas de interés global y otros de interés particular. Por ejemplo, cuando se va a tratar acerca de la historia de la compañía, su estructura tanto física como organizativa, etc., estos aspectos atañen a todo el personal.

Ya cuando se tratan temas de interés específico como funciones y deberes en el puesto de trabajo, descripción y objetivos del mismo, etc., estos aspectos se tratan individualmente. Aquí, el supervisor debe dar a conocer al nuevo empleado, el entorno en el cual se va a desarrollar, la gente con la cual va a trabajar y a tratar tanto del departamento como de otros. Se le dará información específica sobre labores, requisitos de seguridad, ubicación del puesto de trabajo, etc.

Sin embargo, pueden presentarse inconvenientes en el momento de orientar al nuevo compañero de trabajo. En algunas ocasiones, los supervisores encargados de esta actividad, simplemente por falta de empeño o por estar ocupados, no asesoran bien al futuro trabajador del departamento, creando incertidumbre en el individuo y sensación de abandono por falta de apoyo. Para evitar esto, lo más recomendable es asignarle al supervisor determinadas tareas que deben ser realizadas y posteriormente revisar su cumplimiento.

Muchas veces, para complementar el proceso de inserción del nuevo empleado, se le asigna un compañero que lo guiará por todo el departamento, lo presentará con sus futuros compañeros, lo acompañará en la hora del almuerzo, responderá sus inquietudes, lo iniciará en actividades culturales o deportivas, etc. Esto se hace con el fin de que exista una mayor aceptación de la nueva condición tanto del empleado como del personal con el cual tendrá contacto.

Como se dijo, esto sólo es un complemento de la labor que debe realizar personalmente el supervisor. Este debe entrar en contacto con su nuevo subordinado, creando un clima de confianza que será muy favorable para evitar futuros inconvenientes. No es de extrañar sin embargo, que con el paso del tiempo el individuo prefiera estar con sus compañeros y enfriar un poco la relación con su inmediato jefe.

Hacer que el nuevo empleado no se sienta desamparado y sin saber qué hacer, son objetivos primordiales de la orientación laboral

Para que la adaptación se lleve a cabo de la mejor manera, tanto el departamento de personal como el supervisor, deben propender porque el recién llegado no sea abrumado con mucha información que le puede causar desorientación o malentendidos; debe evitarse que se vea invadido por cuestionarios o formas por llenar y nunca se le debe pedir que haga labores en las que las posibilidades de fracasar sean altas, o en las que no esté preparado para alcanzar el éxito.

Esta orientación, por lo tanto, debe ser gradual para que poco a poco el nuevo empleado se vaya familiarizando con su entorno y sus compañeros y no sea tan traumática su inserción al nuevo estilo de trabajo y de vida. Para evitar el fracaso, lo más conveniente es ponerse en la situación de la persona y velar porque exista buen entendimiento de lo que se espera que cumpla el futuro compañero de labores.

Los beneficios de la buena implantación del programa de orientación son el disminuir el nivel de ansiedad y desubicación que pueda presentar la persona ante la nueva situación de trabajo, lo que conllevará a que las labores sean realizadas de una mejor forma y se necesite cada vez menos de la atención del supervisor y, claro está, la probabilidad de una renuncia o abandono del cargo será mínima.

Así como cualquier estrategia que se implante en la empresa debe tener un seguimiento, la orientación al nuevo empleado también debe tenerlo. Esto con el fin de refrescar algunas ideas o indicaciones que pudieron habérsele olvidado a la persona y llenar estas “lagunas” de información que puedan ir en contravía del buen propósito con el que se iniciaron las nuevas labores.

Para conocer cuáles son los temas en donde se requiere más explicación, es conveniente pedirle al empleado que describa en un formato su opinión acerca del programa de orientación y sus posibles falencias, esto con el fin de evitar futuras fallas en otros programas que se vayan a implantar. Sin embargo, el método más eficaz es el de tener contacto personal con el supervisor y exponer directamente las dudas y tener la posibilidad que éste también evalúe los nuevos conocimientos del empleado.

Lo más importante en estas estrategias de orientación, es propender porque los individuos novatos comprendan bien las labores que van a realizar y se minimicen los errores. Sólo así se creará un futuro compromiso de éste hacia la empresa y el clima laboral en toda la organización será el ideal

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Salinas Oscar Javier. (2001, marzo 20). Programa de orientación laboral. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/programa-orientacion-laboral/
Salinas, Oscar Javier. "Programa de orientación laboral". GestioPolis. 20 marzo 2001. Web. <https://www.gestiopolis.com/programa-orientacion-laboral/>.
Salinas, Oscar Javier. "Programa de orientación laboral". GestioPolis. marzo 20, 2001. Consultado el 14 de Junio de 2018. https://www.gestiopolis.com/programa-orientacion-laboral/.
Salinas, Oscar Javier. Programa de orientación laboral [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/programa-orientacion-laboral/> [Citado el 14 de Junio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de riebart en Flickr
DACJ