Henry Ford y la responsabilidad social. Una reflexión

Henry Ford fue un personaje que se caracterizó por su inventiva incansable y su búsqueda en la reducción de costos y bienestar de sus trabajadores. En las acciones que llevó a cabo en su vida, encontramos muchas personas que las admiran fervientemente tomando en consideración el impacto económico y social de la época; pero también sus detractores se cuentan en gran número por los efectos negativos percibidos en su tiempo y por los efectos que tuvo hacia el futuro.

Introducción

En el presente trabajo se abordan algunos aspectos de la labor realizada por Henry Ford, uno de los hombres más conocidos en la historia del ámbito empresarial y, por lo mismo, estudiado dentro de las teorías clásicas de la organización. Sus acciones se visualizan desde la perspectiva de la responsabilidad social que ha sido planteada desde la antigüedad a través de toda la historia del ser humano en sus ámbitos político, económico y social. Se aborda, además, desde un enfoque relativista en el que las acciones que en un tiempo son deseables y favorecidas, en otro, se reprueban y censuran.

Responsabilidad social

En la actualidad es bastante común escuchar a las organizaciones del sector público y privado hablar sobre responsabilidad social. Para encontrar el origen y desarrollo de este tema, uno puede remontarse hasta los antiguos griegos y pasar por las distintas etapas en la historia del hombre. Tal vez con distintos nombres pero siempre se ha hablado de responsabilidad social.

Para efectos de este trabajo y con base en la concepción de diversos autores, responsabilidad social se define como el compromiso u obligación que los componentes de una comunidad social tienen con la sociedad en su conjunto, ya sea a nivel individual o como miembros de subgrupos. Este compromiso implica tener que considerar el impacto, positivo o negativo, que tendría la realización de una acción o una decisión en tal o cual sentido. Es decir, cuando una persona que forma parte de una sociedad o una organización en su totalidad, decide implementar una acción, es necesario que se consideren los efectos para bien y para mal de esta acción en el resto de la sociedad en su conjunto.

Esta ambivalencia también ha estado presente en el desarrollo del concepto y la percepción que cada contexto o momento histórico le dieron. La norma que en algún tiempo fue correcta y deseada para una sociedad en particular, tal vez fue incorrecta e indeseada para otra en otro contexto y momento histórico en una clara manifestación de relativismo protagórico.

De esta manera, la vida pública y la libertad de expresión, apreciada y demandada en la sociedad griega de la antigüedad, se contrapondría a la forma de vida discreta y recatada impuesta por la iglesia de la Edad Media. El consumismo, criticado y reprobado como conducta social hoy, fue en otros momentos algo deseable y que las organizaciones debían considerar como una forma de “responsabilidad social”.

Henry Ford y su preocupación por el bienestar de los demás

El apellido Ford es actualmente muy conocido gracias a la marca de vehículos automotores que lleva este nombre. Y es que en realidad, Henry Ford, un americano que vivió entre dos siglos (el XIX y el XX), fue el fundador de la compañía Ford Motor Company.

El señor Ford, además de inventor fructífero, pues se asegura que registró 161 patentes, es considerado como el padre de las cadenas de producción que aún se usan para la manufactura a gran escala y a través de las cuales se revolucionó la fabricación de automóviles a muy bajo costo.

A pesar de su escasa formación académica formal, Henry Ford visualizó de manera muy clara el concepto, ahora tan de moda, de Responsabilidad Social.

Henry Ford parecía tener claro este concepto de responsabilidad social en sus propuestas de acciones y la realización de las mismas.

Por ejemplo, aunque aparentemente contradictorio, su compromiso en la reducción de costos era evidente en sus intentos de mejorar y optimizar el funcionamiento y rendimiento de sus empresas al considerar las necesidades de consumo de sus trabajadores y poner a su alcance mejores salarios y la oportunidad para adquirir sus propios productos a bajo precio.

Otro aspecto de ese  sentimiento de responsabilidad de Ford hacia la sociedad se puede visualizar en su generosa donación para echar a andar los proyectos de la Fundación Ford, la cual fue creada en 1936 con el propósito de promover la democracia, combatir la pobreza, propiciar la cooperación internacional y el desarrollo humano. En la actualidad, esta Fundación promueve, además, la educación superior otorgando becas para la realización de posgrados y estancias de investigación.

En tiempos en que la economía mundial no iba muy bien, Ford sorprendió a propios y extraños cuando duplicó el salario a sus trabajadores. Por supuesto, su estrategia redundó en utilidades para su empresa, pero también aportó beneficios a la población en general, particularmente a sus trabajadores y los familiares de éstos. Permitió, entre otras cosas, incrementar la productividad y reducir los costos de formación y capacitación cuando trabajadores de otras empresas fueron atraídos por los salarios, en lo que el mismo Ford denominó “motivación salarial”.

Gracias a la reducción de costos, el automóvil Ford T, que por su precio prohibitivo hasta entonces había estado reservado a la clase pudiente, se pudo vender a bajos precios. Esto generó que los mismos trabajadores, ahora con mejor salario, estuvieran en la capacidad para adquirir su propio auto, lo cual a su vez, originó el incremento en las ventas, las ganancias y la producción; todo en un círculo virtuoso.

Por otro lado, como se mencionó arriba, Ford estuvo siempre atento a las oportunidades para reducirlos costos e incrementar la eficiencia, así que en 1913 introdujo en sus plantas las cintas de ensamblaje móviles, con las cuales se logró un incremento enorme de la producción. El método consistía en instalar una cadena de montaje a base de correas de transmisión y guías de deslizamiento, las cuales desplazaban el chasis del automóvil hasta los lugares donde se encontraban los mecánicos haciendo una actividad especializada hasta que el coche estuviera completamente terminado.

Ford aplicó correctamente las recomendaciones de la “administración científica” de Frederick W. Taylor y fue socialmente responsable pues, a través de la fabricación en cadena se pudo evitar pérdidas de tiempo de trabajo y desplazamientos innecesarios de los trabajadores; permitiendo adicionalmente, elevar los salarios muy por encima de lo que era normal en esa época

Sin embargo, como se dijo antes, aludiendo a Protágoras, lo que en alguna época fue deseable, al paso del tiempo desluce y se juzga de manera distinta. Por ejemplo, se podría decir que entre los efectos negativos de estas acciones se encuentra el inicio de una sociedad de consumo que posteriormente fue y ha sido víctima de la “creación de necesidades” para poder satisfacerlas posteriormente.

La filosofía de trabajo de Ford

Como ya se estableció, Henry Ford fue un pionero entre los empresarios que buscan el estado de bienestar a través de la sociedad de consumo y buscó mejorar el nivel de vida de sus trabajadores y reducir su rotación. Sin embargo, la intención de Ford de actuar “con responsabilidad social” fue criticada por Wall Street por haber comenzado la implantación de la semana de 40 horas y por establecer un salario mínimo.

Otra acción que le mereció aplausos de un sector de la población fue su intención de involucrar a los empresarios para influir positivamente en una acción a favor de la paz. Para lograr esto, en 1915, en plena Primera Guerra Mundial, financió, sin apoyo de la presidencia de los Estado Unidos, un viaje a Europa para sí mismo y otros 170 líderes defensores de la paz. Por supuesto, hubo quienes vieron en esta acción un intento de beneficio personal.

Conclusión

A la largo de la historia de la humanidad ha habido hombres cuya preocupación por los demás les lleva a realizar acciones que, a veces, para su época son consideradas iniciativas de aventura incierta. Henry Ford se adelantó a su época y consciente de las necesidades de consumo de la sociedad contemporánea y de su responsabilidad social realizó actos tales como duplicar el salario de sus trabajadores, poner en marcha un sistema de producción a gran escala, reducir costos y en consecuencia los precios de sus productos, luchar por la paz y donar una buena parte de su fortuna para promover la democracia y combatir la pobreza, entre otras cosas.

Naturalmente, como suele suceder en la mayoría de las situaciones, no todo el mundo percibe y entiende de igual manera las cosas. Y en esta natural diferencia en la forma de valorar las cosas, los actos de Henry Ford tuvieron impulsores, que apreciaban la actuación socialmente responsable y, detractores que lo denostaban y demeritaban. Entre estos últimos, hubo quien criticó duramente la implantación de la jornada laboral y el salario mínimo percibido como una manera de motivar al trabajador.

Fuentes

Buckingham, Will et ali (2011), El Libro de la Filosofía, Santillana Ediciones Generales S.A. de C.V., México, D.F.

Keith, Davis (1983), El Comportamiento Humano en el Trabajo, McGraw Hill de México S.A.de C.V., México, D.F.

Ford Innovacion recuperado el 23 de mayo de 2012.

recuperado el 23 de mayo de 2012.

https://es.wikipedia.org/wiki/Henry_Ford recuperado el 24 de mayo de 2012.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Chávez Gómez Gerardo. (2012, junio 5). Henry Ford y la responsabilidad social. Una reflexión. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/henry-ford-responsabilidad-social/
Chávez Gómez, Gerardo. "Henry Ford y la responsabilidad social. Una reflexión". GestioPolis. 5 junio 2012. Web. <https://www.gestiopolis.com/henry-ford-responsabilidad-social/>.
Chávez Gómez, Gerardo. "Henry Ford y la responsabilidad social. Una reflexión". GestioPolis. junio 5, 2012. Consultado el 19 de Junio de 2018. https://www.gestiopolis.com/henry-ford-responsabilidad-social/.
Chávez Gómez, Gerardo. Henry Ford y la responsabilidad social. Una reflexión [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/henry-ford-responsabilidad-social/> [Citado el 19 de Junio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de boston_public_library en Flickr
DACJ