Desarrollo humano y gestión empresarial

El éxito de las empresas, actualmente está dado por la formación de equipos de trabajo y la capacidad de la organización de adaptarse a los cambios. Además se debe considerar que dentro de las competencias individuales de los miembros en los equipos de trabajo se incluyen: iniciativa – motivación de logro y adaptabilidad; influencia – capacidad para liderar equipos y conciencia política – y empatía – confianza en uno mismo y capacidad de alentar el desarrollo de los demás.

Por otro lado, se debe contar con un buen Plan Estratégico, que incluya adecuados modelos de Gestión, conocimiento del entorno y una claridad de los objetivos a Largo Plazo. Por consiguiente se requiere, mayor profesionalización de las organizaciones, (y sobre todo de quienes las dirigen) que apoye su declaración de Visión y Misión.

Es por lo anteriormente expuesto que la gestión operativa empresarial, debe realizarse bajo principios éticos y morales al establecer sus decisiones estratégicas y sus relaciones laborales, comerciales, financieras, científicas y tecnológicas, en un contexto global; priorizando el mantenimiento de una relación, en donde el espíritu de equipo, la capacitación, la colaboración y la actitud de servicio sean valorados, respetados y reconocidos por la organización. Estas prácticas darán ventajas competitivas a las empresas que adopten políticas para un desarrollo social sustentable.

Consecuentemente con lo anterior, las empresas tienen el desafío de ser eficientes en el uso de los recursos utilizados para dar cumplimiento a sus metas de mediano y largo plazo (maximizar sus utilidades, mantener la reputación; ser competitivas, participar en la cultura del país, etc.), donde la ética y los valores adquieren gran relevancia.

La psicología aplicada, puede hacer grandes aportes en este ámbito a través del desarrollo del comportamiento organizacional, sobre todo en el diseño de test para sistemas de selección de personal, reclutamiento, inducción, desempeño, desvinculación, motivación, manejo del estrés, entre otros.

Como también dar soluciones prácticas para el logro de los objetivos de la organización. En otro ámbito, crear el mejor diseño para determinar los tipos de personalidades que existen en los diferentes segmentos del mercado para posicionar un producto, comprendiendo adecuadamente qué realmente quiere y valora el cliente.

A través del Departamento de Recursos Humanos, las empresas están dando un salto cualitativo en el desarrollo del comportamiento individual de sus colaboradores, ya que dentro de estas organizaciones se establecen relaciones sociales que traspasan fronteras.

Utilizando estrategias de capacitación, como enseñanza para provocar cambios que provoquen impacto en la productividad, la efectividad y competitividad, técnicas de aprendizaje continuo como el couching, se puede moldear el comportamiento y por ende la cultura, evitando externalidades negativas (ausentismo laboral, depresión, discriminación, inequidad, alcoholismo, drogadicción, violencia, entre otras).

Considerando el tiempo que los trabajadores pasan en la empresa, ¿porqué no aprovechar para crear hábitos positivos sobre las emociones?, lo que logrará que nuestras sinapsis sean mejores y más rápidas.

Desarrollar por ejemplo la inteligencia emocional, que nos hará mejores personas y contribuirá a que los demás lo sean. Como también, nos ayudará a ser más equilibrados en el uso de la razón y la emoción, nos enseñará el auto-control, la auto motivación, conocerse asimismo y aprender a conocer a los demás, a no adelantar juicios, a desarrollar valores como la empatía, la tolerancia, la disciplina, la templanza, la prudencia, la lealtad, la fraternidad, la alegría de vivir.

Si se quiere mejorar, se requiere actuar desde lo emocional, a través del lenguaje y haciendo uso de nuestra capacidad de reflexión – lo que nos permitirá especular, entablar conversaciones con los demás (y con nosotros mismos) acerca de nuevas posibilidades, arriesgarnos e inventar – despojándonos de nuestras ataduras respecto de nosotros mismos y de nuestro medio social.

Ya que no siempre reflexionamos sobre las causas que pueden estar provocando interacciones humanas disfuncionales, que en la gran mayoría de los casos son de origen afectivo. Lo relevante, es aprender en este mercado globalizado en que vivimos, valorando las relaciones sociales dentro y fuera de la empresa, lo que constituye un gran desafío individual e institucional. Para el logro de un crecimiento sostenido, se requiere de un proyecto común, donde la empresa, sus trabajadores y la sociedad estén comprometidos.

Sin embargo, para equilibrar el desarrollo humano es necesaria la voluntad de aquellos que teniendo más recursos económicos e intelectuales se solidaricen con aquellos más débiles, entregándoles herramientas que permitan su desarrollo, fijando redes sociales, a través de la búsqueda del modelo de comportamiento organizacional más adecuado donde se busque la productividad en conjunto. En conclusión este nuevo comportamiento dará las bases para el desarrollo social sustentable. Un gran desafío para aquellas empresas que buscan la diferenciación, donde sus ejecutivos dan gran importancia al desarrollo de la Responsabilidad Social, como respuesta positiva a las exigencias del entorno y al cumplimiento de las normas ISO y OSHAS, a nivel nacional e internacional. “Las normas que gobiernan el mundo laboral están cambiando. En la actualidad no sólo se nos juzga por lo más o menos inteligente que podamos ser ni por nuestra formación o experiencia, sino también por el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos o con los demás”. Daniel Goleman.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Toro Laura Alday. (2006, septiembre 8). Desarrollo humano y gestión empresarial. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/desarrollo-humano-y-gestion-empresarial/
Toro, Laura Alday. "Desarrollo humano y gestión empresarial". GestioPolis. 8 septiembre 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/desarrollo-humano-y-gestion-empresarial/>.
Toro, Laura Alday. "Desarrollo humano y gestión empresarial". GestioPolis. septiembre 8, 2006. Consultado el 19 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/desarrollo-humano-y-gestion-empresarial/.
Toro, Laura Alday. Desarrollo humano y gestión empresarial [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/desarrollo-humano-y-gestion-empresarial/> [Citado el 19 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de thaigov en Flickr
DACJ