Aplicación de la filosofía Kaizen en occidente

¿ES POSIBLE APLICAR EL KAIZEN EN OCCIDENTE?
1. Introducción
A lo largo del tiempo diversos factores van dando forma a la cultura, conciencia y espíritu
de los pueblos. Una enorme cantidad de circunstancias tanto políticas, como históricas,
climáticas, geográficas, religiosas, económicas, institucionales, culturales, psicológicas,
antropológicas y sociológicas se van entrelazando para ser al mismo tiempo causa y efecto
de la naturaleza propia de cada sociedad. Los métodos, instrumentos, herramientas y
sistemas de gestión empresaria son el producto de diversos grupos sociales, en ellos se
engendran y hacia ellos están destinados. Así pues tenemos a lo largo y ancho del mundo
diversas formas de encarar la gestión económica, política y administrativa, tanto de los
Estados, como de las empresas u otros tipos de organizaciones. A su vez esa diferente
forma de gestionar cambia con el transcurso del tiempo ante los cambios que sufre el
entorno, cambios a los cuales no están sujetas de igual forma todas las sociedades.
Esa diferente forma de evolución no sólo es propia de las diversas sociedades, sino que otro
tanto acontece tanto con grupos menores como son las empresas, y la familia, como así
también con los individuos.
De ello se deduce que sistemas que producidos en un determinado tipo de empresas o
sociedad dan excelentes resultados, pueden no dar iguales frutos en empresas o sociedades
que reúnen otras características socio-culturales.
Muchas metodologías o sistemas de administración que trataron de imponerse o
trasplantarse en determinadas organizaciones no lograron avanzar y si lo hicieron fue con
pésimos resultados o sin alcanzar a cubrir las expectativas en ellos depositados.
El grave error de muchos especialistas es considerar que el mundo es uniforme, que en
todos lados se piensa y siente de igual forma. De tal modo que tratando de implantar ideas
políticas, económicas, culturales, educativas y administrativas en sociedades diferentes y en
algunos casos totalmente distintos a aquellas en las cuales fueron engendrados, sólo
obtuvieron desastrosos resultados.
Ahora bien, están aquellos individuos que partiendo de lo antes observado se niegan a hacer
frente al cambio sistemáticamente, bien sea por obstinación, por temor al cambio, o a la
pérdida de privilegios. En tal situación ellos dicen: “ello no funcionará acá, pues aquí las
cosas son diferentes”.
Así pues tenemos dos cuestiones importantes a resolver. La primera es saber en que medida
es posible implantar un sistema en un marco sociocultural y económico diferente al que le
dió origen. Y en segundo lugar, de poder implantarse tal sistema en que medida y de que
forma puede lograrse ello, además de que tanto cabe esperar como resultado.
Este estudio se ha de encarar para determinar que tan posible o imposible es implantar en
occidente el sistema Kaizen, el cual tuvo lugar en el Japón, sino además saber que tan
buenos resultados cabe esperar del mismo. O sea, saber primero si es factible aplicarlo en
su totalidad o no, de ser posible si es menester realizar algunos cambios, y que tan buenos
resultados pueden esperarse tanto en comparación con los sistemas tradicionales de
occidente, como con las empresas japonesas.
2. Primero: definamos el Kaizen
Kaizen significa mejoramiento. Por otra parte, significa mejoramiento continuo en la vida
personal, familiar, social y de trabajo. Cuando se aplica al lugar de trabajo, Kaizen significa
un mejoramiento continuo que involucra a todos, gerentes y trabajadores por igual.
Desde el punto de vista estratégico el Kaizen es la acción sistemática y a largo plazo
destinada a la acumulación de mejoras y ahorros, con el objeto de superar a la competencia
en niveles de calidad, productividad, costos y plazos de entrega.
Como filosofía, el Kaizen es una forma de vida y de ver la vida. Una forma de búsqueda
incesante de mejoramiento destinado a superar continuamente sus propios niveles de
performance, y de lograr mayores niveles de satisfacción para el consumidor. Constituye
tanto una ética del trabajo, como una férrea disciplina destinada a mejorar los procesos para
bien tanto de la empresa, como de sus miembros, propietarios, clientes y la sociedad en su
conjunto. Así pues, es tan importante mejorar los niveles de performance para una mejor
calidad de vida de los trabajadores, como para suministrar productos de mayor valor a los
clientes y consumidores, disminuir los niveles de desperdicio y contaminación, mejorar las
utilidades para los propietarios y suministrar fuentes de trabajo de calidad, buenos salarios,
para mayor número de individuos y con mayor seguridad en el empleo.
Una última definición del Kaizen puede enfocarse desde el punto de vista técnico como el
conjunto de sistemas e instrumentos tanto técnicos como de gestión destinados a la mejora
continua mediante la estandarización de los procesos y la eliminación de los diversos tipos
de desperdicios.
Ahora bien, en occidente también hay sistemas de mejora continua, la pregunta que cabe
hacerse es que tan diferente son éstos del Kaizen. Para ello es preciso saber como funcionan
unos y otros, el entorno en el cual tuvieron su origen y posterior desarrollo, y los resultados
alcanzados.
3. Breve historia de la mejora continua
Para la mayoría la mejora continua es una invención japonesa, sin embargo no es así. Los
programas de mejora continua se crearon, desarrollaron y maduraron en los Estados
Unidos.
La NCR a fines del siglo XIX estableció un sistema destinado a resolver y mejorar los
niveles de calidad, como reacción a los elevados grados de insatisfacción de sus clientes.
Ello llevó a su presidente y fundador a trasladar su escritorio al área de trabajo (algo que
hoy los japoneses denominan visitar el gemba), para averiguar que sucedía y desarrollar un
programa destinado a mejorar los niveles de performance en materia de calidad, como de
costos y productividad. Producto de sus análisis hizo del taller un recinto bien iluminado y
agradable, con paredes 80% de vidrio, la incorporación de médicos y enfermeros al
personal, mejoras en las prácticas de seguridad e incluso obligar diariamente ejercicios
físicos. Por otra parte se instauro un programa de sugerencias, se fomento el entrenamiento
y capacitación del personal, y se implantó un proceso de desarrollo organizacional.
Otra empresa estadounidense que hizo punta en materia de sistemas de mejora continua fue
la Lincoln Electric Company (actualmente el mayor fabricante de equipo y suministros para
soldadura por arco en el mundo). A los efectos de aprovechar la capacidad creativa e
inventiva del personal, se fijó mediante contrato una tarifa por pieza que no se alteraría ante
la mejora de métodos e incrementos de la productividad. Posteriormente se instauró un
sistema de bonos basado en ganancias que incluían ideas generadas al calcular los bonos
individuales. Todo ello llevó a la empresa a ocupar los primeros lugares en materia de
productividad, algo que aún hoy ostenta gracias al mantenimiento de tales políticas y
estrategias.
Procter & Gamble implantó en la década de 1960 lo que se dio en llamar “cambio
deliberado” como enfoque de equipo destinado a reducir los costos de producción. Este
enfoque se basa en que la mejora continua de los métodos permiten importantes ahorros en
materia de costos. La filosofía de Procter & Gamble es que “la perfección no es una
barrera para el cambio”. Esto significa que, aunque pueda resultar casi imposible mejorar
un método de trabajo existente, aún así puede y debe hacerse todo lo posible para dar
origen a un método diferente y superior.
En Japón se implantó la mejora continua a principios de los años cincuenta. Si bien los
japoneses ya poseían una filosofía de mejora continua, ella era aplicable sobre todo en la
vida personal y en las artes guerreras. No se puede desconocer que aplicaban hasta cierto
punto los procesos de mejora continua a su producción, pero ello era de carácter limitado y
la prueba de ello es que los productos japoneses era considerados en occidentes como
baratos y de baja calidad, y hasta como burdas y ordinarias copias de productos
occidentales. Pero no fue sino hasta la incursión de las ideas de Deming y Juran en materia
de calidad, mejora continua y control estadístico de procesos, que sumada a la filosofía
ancestral produjo una verdadera explosión productiva y de altos niveles de calidad, lo cual
llevó a la industria japonesa a revertir totalmente la visión que de ella tenían los
consumidores occidentales. “Made in Japan” paso a ser sinónimo de alta calidad y valor
agregado, a un muy buen precio.
Por un lado la mejora continua se implantó en el Japón por ser una forma barata de mejorar
la producción y reducir los costos en un período de fuerte escasez de recursos. Y por otro
lado se debió a la presión de las autoridades de la ocupación para utilizar métodos de
mejora continua destinadas a acelerar la reconstrucción después de la Segunda Guerra
Mundial. En 1949, los militares de Estados Unidos establecieron un contrato con TWI Inc.
a los efectos de desarrollar programas de capacitación para las compañías japonesas. La
idea fundamental de estos programas era capacitar a las personas en métodos estándar, para
que luego ellos capacitaran a otros, o sea, capacitar al capacitador.
Aunque los japoneses utilizaban círculos de calidad y sistemas de sugerencias como parte
habitual de su gestión, la mejora continua aumentó su atractivo durante la crisis petrolera de
1973, como método de reducción de costos sin fuertes inversiones. Así, la automotriz
Toyota recibió ese año seis veces más sugerencias que en 1970. Canon inició una campaña
destinada a ser líder mundial, lo que le permitió ahorrar 200 millones de dólares en costos
directos gracias a la implantación del sistema de mejora continua.
En la década de 1980 ante la invasión de productos nipones, las empresas americanas
retoman con más ímpetu el desarrollo de sistemas de mejora continua, entre las cuales
resultó notorio los resultados de empresas como Xerox, Motorola, Harley Davidson y
General Electric entre otras.
En 1984 en unas viejas instalaciones de General Motors ubicadas en el estado de
California, ésta compañía conjuntamente con Toyota establecen una compañía de
participación conjunta denominada NUMMI (New United Motor Manufacturing Inc.). La
planta de GM había cerrado debido a conflictos obrero patronales, mala calidad y bajos
niveles de productividad. Para resolver ello NUMMI implantó el sistema Just in Time (JIT),
estipuló un nuevo convenio con el sindicato (UAW) destinado a la mejora de la calidad, el
incremento en los niveles de productividad y la mejora en el ambiente de trabajo por medio
del Kaizen, lo cual incluía el JIT, los círculos de calidad, y programas de sugerencias. Para
que esto funcionara, el sindicato estuvo de acuerdo en reducir el número de clasificaciones
de puestos, de 64 a 4, a cambio de lo cual la patronal se comprometía a no reducir o
despedir personal como producto de aumentos en los niveles de productividad.
4. Características distintivas de la mejora continua
Existen dos características esenciales que distinguen a los sistemas de mejora continua de
los tradicionales, llamados también sistemas de mantenimiento de estándares.
Por un lado bajo el sistema de mejora continua, la gerencia considera el nivel de
rendimiento de la empresa como algo “que hay que enfrentar y aumentar continuamente”.
En tanto que bajo el sistema de mantenimiento de estándares, se le considera esencialmente
fijo, por las restricciones tecnológicas y la organización existente. De la única forma que
pueden vencerse tales restricciones es a través de la innovación.
Por otro lado los gerentes de las empresas que practican la mejora continua creen que la
participación de los empleados y el trabajo en equipo son la clave para las mejoras. Ello es
algo que no acontece con la mayoría de los gerentes que siguen una perspectiva de
mantenimiento de estándares. Ellos hacen más hincapié en la automatización de procesos
que en el trabajo de equipos y la gestión participativa. Eso no significa que las
corporaciones que siguen la mejora continua no tengan interés en el avance tecnológico y la
automatización de procesos, sino que en primer lugar tienden a fortalecer el trabajo y el
crecimiento de los empleados.
Entre las diferencias más importantes entre los sistemas de mantenimiento de estándares y
los de mejora continua están que este último sistema privilegia la existencia de equipos de
trabajo multifuncionales, dirección participativa, orientación hacia grupos y toma
descentralizada de decisiones.
5. Particularidades del Kaizen
El Kaizen como filosofía dinámica acepta y absorbe todas aquellas técnicas y metodologías
que permitan el mejor logro de sus fines últimos que son una mejora continua en los
procesos a los efectos de la eliminación de desperdicios, el continuo incremento en la
calidad y productividad, a los efectos de generar cada día un mayor valor agregado para los
usuarios y consumidores.
Así dentro de este sistema de mejora continua llamado Kaizen forman parte diversas
técnicas, muchas de las cuales tuvieron su origen en corporaciones occidentales pero que en
el Japón fueron utilizadas dentro de un sistema armónico y totalizador.
Entre los seis principales sistemas que conforman el Kaizen tenemos:
1. El Sistema Just in Time (JIT)
2. El Sistema de Gestión de Calidad Total (TQM)
3. El Sistema de Mantenimiento Productivo Total (TPM)
4. Las actividades de grupos pequeños (entre los cuales se encuentran los Círculos
de Control de Calidad)
5. Los Sistemas de Sugerencias
6. El despliegue de políticas
En cuanto a la filosofía Kaizen, esta se basa en dos conceptos fundamentales:
1. La firme creencia en que los desperdicios deben ser eliminados de cualquier
manera.
2. Y, la practica del respeto supremo por las personas.
Eliminación de desperdicios. Cuando los japoneses hablan de desperdicios, la definición
que de ella hace Fujio Cho es “cualquier cosa que no sea el mínimo de equipo, materiales,
partes y trabajadores (tiempo de trabajo) absolutamente esencial para la producción”; lo
cual significa nada de excedentes, nada de existencias de seguridad. Nada se almacena. Si
no puede usarse ahora, entonces no se puede fabricar ahora y es un desperdicio. Existen
siete elementos básicos en este concepto.
1. Redes de fábricas especializadas. En vez de construir gigantescas instalaciones
donde se haga todo, los japoneses construyen pequeñas plantas especializadas. Siendo
varias las razones para hacer esto. Primero, es muy difícil administrar una instalación de
gran magnitud; conforme aumenta el tamaño, crece la burocracia. Su estilo de gestión no se
presta a este tipo de ambiente. Segundo, una planta diseñada para un propósito específico,
se puede construir y manejar de manera más económica que una universal. Podemos
comparar esto con la compra de una máquina herramienta especial para realizar un trabajo
importante en vez de adaptar una herramienta universal.
2. Tecnología de grupo. Dentro de la planta, los japoneses emplean una técnica
llamada tecnología de grupos. Las empresas tradicionales procesan un trabajo y lo envían
de departamento a departamento, porque así es la organización de las plantas (departamento
de sierras, de molinos, de tornos). Por lo general, para cada una de las máquinas del
departamento hay un empleado que se especializa en esa función. Para que un trabajo pase
por el taller, muchas veces se requiere un largo y complicado proceso por causa de los
tiempos de espera y de tiempo de movimiento (con frecuencia entre el 90 y el 95% del
tiempo total de procesamiento). Los japoneses, por el contrario, toman en cuenta todas las
operaciones que se requieren para fabricar una pieza e intentan agrupar las máquinas. Así
pues un solo operador puede hacerse cargo del funcionamiento de numerosas máquinas, lo
que aumenta la utilidad del operador y elimina el movimiento y las colas de espera entre
operaciones dentro del agrupamiento. De tal forma no sólo se aumenta la productividad,
sino que además se reduce notablemente el inventario de trabajo en curso. Para lograr tal
tipo de práctica, la gente tiene que ser flexible; y para ello, debe identificarse con sus
empresas y tener un alto nivel de seguridad en el empleo.
3. Jidoka, calidad en la fuente. Jidoka quiere decir “detengan todo cuando algo
salga mal” y equivale a controlar la calidad en la fuente. Para aplicar este principio la
gerencia debe tener una gran confianza en su personal. Así pues, en vez de utilizar
inspectores para encontrar problemas que alguien más pudo crear, en una fábrica japonesa
el trabajador se convierte en su propio inspector. Ohno determinó que lo mejor era darle a
cada persona una sola pieza a la vez para que trabajara en ella, de manera que en ninguna
circunstancia pudiera omitir los problemas al trabajar en piezas diferentes. En las líneas de
montaje de Toyota se instalaron botones jidoka, de manera tal que si algo salía mal, sea por
piezas defectuosas o por no poder mantener el ritmo de producción, el trabajador tenía la
obligación de oprimir el botón, de manera tal de generar la detención de la línea de
producción. Ello motivaba la reunión de personal de diversas áreas a los efectos de dar
solución al problema. El jidoka también significa inspección automatizada, llamada
autonomatización. Los japoneses creen que la inspección, como en la automatización y la
robótica, la puede realizar una máquina, porque es más rápido, más fácil, más repetible o
más redundante, por lo que no debería hacerlo una persona. Así pues, tenemos que en
Japón, al contrario de lo que acontece en Occidente, se alienta la detención de la línea de
producción par proteger la calidad y porque la gerencia confía en el trabajador.
4. Producción justo a tiempo. El sistema japonés se basa en un concepto
fundamental llamado producción justo a tiempo. En él se requiere la producción de las
unidades necesarias, en las cantidades necesarias y en el momento necesario, para lograr un
desempeño con una variación de cero en tiempo de programa. Esto significa que producir
una pieza adicional es tan malo como producir una de menos. Es más, se considera como
desperdicio a cualquier cosa que no forme parte del mínimo necesario, ya que el esfuerzo y
el material empleados para producir algo que no se necesita no se pueden volver a utilizar.
Algo diferente al concepto usual en Occidente en el cual la medida del buen desempeño
siempre ha sido el cumplimiento o superación de lo programado. En muchas empresas
tradicionales los gerentes de manufactura continúan almacenando insumos y productos
terminados por si algo sale mal. En el sistema justo a tiempo, el tamaño ideal del lote es una
pieza. Los japoneses consideran al proceso de manufactura como una gigantesca red de
centros de trabajo conectados entre sí, donde la disposición perfecta sería que cada
trabajador completara su tarea en una pieza y la pasara directamente al siguiente trabajador
en el momento en que éste estuviera listo para recibir otra pieza. La idea es aproximar a
cero las colas de espera, para:
Invertir lo mínimo en inventario.
Reducir los tiempos de entrega de la producción.
Reaccionar más rápidamente ante cambios en la demanda.
Descubrir cualquier problema en la calidad.
Los japoneses consideran que el inventario es el nivel de agua de un estanque y que los
problemas que pueden ocurrir en el taller son rocas. Si hay mucho agua en el estanque, se
ocultan los problemas y la gerencia supone que todo está bien. Sin embargo, el nivel del
agua siempre baja en el peor de los momentos, por ejemplo, durante una recesión
económica. Entonces, la gerencia debe enfrentarse a los problemas sin contar con los
recursos necesarios para resolverlos. Los japoneses dicen que es mejor reducir a propósito
el nivel del agua (sobre todo en las buenas épocas), para poder exponer claramente los
problemas y darles una solución satisfactoria antes de que ocasionen dificultades. Así pues
para los japoneses el inventario es un aspecto negativo, no un activo.
5. Carga uniforme de planta. Para hacer factible el Just in Time, es menester que
la producción presente un flujo de máxima uniformidad. El punto de partida es lo que los
japoneses denominan carga uniforme de planta. Su objetivo es absorber las reacciones
normales ante variaciones en los programas de trabajo.
6. Sistema kanban de control de la producción. El método kanban requiere un
sistema de control sencillo, autorregulable, que proporcione buena visibilidad a la gerencia.
El sistema de control y entrega del taller y de los proveedores se llama kanban, nombre que
en japonés significa tarjeta. Es un sistema sin papeles, que utiliza contenedores y tarjetas o
necesidades viajeras que se reciclan. Este sistema se lo conoce también como sistema de
arrastre kanban, ya que la autorización para producir o abastecer proviene de las
operaciones que están más adelante en el flujo. Los centros de trabajo y los proveedores
planifican su trabajo con base en programas, pero lo ejecutan con base en kanbans.
7. Tiempos de preparación mínimos. El método japonés de productividad exige
que se produzcan lotes pequeños. Esto resulta imposible de tardarse horas en la preparación
de las máquinas. Así pues uno de los factores fundamentales del éxito japonés radica en la
continua reducción de los tiempos de preparación.
Comparación en los tiempos de preparación para una prensa de 800 toneladas
utilizada en la fabricación de guardabarros y cubierta de motor.
TOYOTA
Estados
Unidos Suecia Alemania
Tiempo de preparación 10 minutos 6 horas 4 horas 4 horas
Preparaciones por día 3 1 1/2 1/2
Tamaño del lote 1 día 10 días 1 mes 1 mes
Los ahorros en el tiempo de preparación se usan para aumentar el número de lotes
producidos, lo que ocasiona una reducción de los tamaños de lote. Esto hace factible la
producción justo a tiempo, lo que a su vez hace práctico el sistema de control kanban.
Respeto por las personas. El segundo principio que guía a los japoneses, junto con la
eliminación de los desperdicios, es el respeto por las personas. Este principio cuenta
también con siete elementos básicos. Ellos son:
1. Empleo para toda la vida.
2. Sindicatos.
3. Actitud hacia los trabajadores.
4. Automatización y robótica.
5. Dirección participativa.
6. Redes de subcontratistas.
7. Círculos de calidad.
Empleo para toda la vida. Cuanto se contrata a un japonés para un puesto permanente en
una de las principales empresas industriales, tiene empleo para toda la vida en esa
compañía, siempre que trabaje con diligencia. Si las condiciones económicas son difíciles,
la compañía mantiene la nómina casi hasta el punto de quebrar. Debe dejarse claro que
estas normas sólo se aplican al personal permanente, la cual constituye una tercera parte de
la fuerza de trabajo en Japón. Este tipo de contrato para toda la vida hace que el personal no
sólo considere a la empresa como el lugar donde recibirán un cheque, sino que llevan a
éstos a ser más flexibles y harán todo lo que puedan para ayudar a alcanzar los objetivos a
la empresa.
Sindicatos. Los trabajadores japoneses se agremian no identificándose con el tipo de
trabajo que realizan, sin con la compañía para la cual trabajan. Así, Toyota formó un
sindicato que incluía a todos sus trabajadores, sin importar su oficio. El objetivo del
sindicato y de la gerencia es lograr el máximo de salud de la compañía. De tal forma las
relaciones son de colaboración y no confrontativas. El sistema japonés de compensaciones
apoya estos objetivos, ya que se basa en bonos que dependen del desempeño de la
compañía. En las compañías japonesas, todos los empleados reciben un bono dos veces por
año. Como resultado de todo esto, los empleados piensan: “Si a la compañía le va bien, a
mí me va bien”, lo que es muy importante a la hora de solicitar la ayuda de los trabajadores
para mejorar la productividad.
Actitud hacia los trabajadores. También es decisiva la actitud de la gerencia hacia los
trabajadores. Los japoneses no consideran a las personas como máquinas humanas. Es más,
consideran que si una máquina puede realizar un trabajo, entonces no debe hacerlo una
persona, ya que no sería digno de ella. Otro aspecto importante de la Dirección japonesa es
darle la oportunidad de mostrar el máximo de sus capacidades.
Automatización y robótica. Cuando la gente se siente segura, se identifica con la empresa y
cree que tiene la oportunidad de desplegar todos sus talentos; no considera que la
automatización y la robótica sean una medida de recorte de personal, sino una manera de
eliminar trabajos tediosos para que las personas puedan hacer cosas más importantes. Los
japoneses creen sinceramente que los robots liberan a la gente para que realicen tareas más
importantes, por esto, es mínima la resistencia de los trabajadores a su implantación. Es
más, ellos hacen todo lo posible para determinar qué trabajos son más aburridos y cómo
pueden eludirse porque saben que la compañía les encontrará algo mejor y más interesante.
Dirección participativa. Esta especie de confianza mutua es una muestra del estilo de
dirección que los japoneses llaman dirección participativa; también conocida como
dirección por consenso o dirección por comités. Es algo innato en los japoneses pues han
crecido con la idea de que el grupo es más importante que el individuo. Debe tenerse en
cuenta que en un territorio conformado por islas, de 369.000 km. cuadrados, siendo 80% de
la misma montañoso, y sometida a terremotos y maremotos, habitan más de 124 millones
de personas. Bajo estas circunstancias, los ciudadanos deben tener mucho respeto por sus
vecinos, pues de lo contrario sería imposible la supervivencia social. Este concepto cultural
es ideal en una instalación de manufactura, ya que el proceso requiere que las personas
trabajen en conjunto para fabricar un producto. El individuo no puede funcionar
independientemente, sin tomar en cuenta a los demás, porque lo único que lograría es
perder el ritmo con respecto al resto del grupo y arruinar el proceso. La dirección
participativa es un lento proceso de toma de decisiones, en la cual los japoneses hacen
participar a todas las secciones que tengan interés potencial, hablan mucho acerca del
problema, cambiando opiniones hasta que todos estén de acuerdo. Si bien el proceso de
toma de decisiones resulta lento, ello lleva a una rápida y efectiva puesta en marcha.
Redes de subcontratistas. La naturaleza especializada de las fábricas japonesas ha alentado
el desarrollo de una enorme red de subcontratistas, la mayoría de éstos con menos de 30
empleados. Existen dos tipos de proveedores: los especialistas en un campo, que atienden a
varios consumidores, y los cautivos, que por lo general fabrican una pequeña variedad de
piezas para un solo cliente, siendo éste el tipo predominante en el Japón. Así los negocios
con un proveedor único funcionan bien porque las relaciones se basan en una enorme
confianza mutua, realizando para ello acuerdos a largo plazo. Los proveedores japoneses se
consideran parte de la familia de sus clientes, así pues los proveedores entregan piezas de
alta calidad varias veces al día, en ocasiones directamente a la línea de montaje del cliente,
sin recepción ni inspección. Como muchos de los proveedores son pequeños y carecen de
capital, los clientes les entregan dinero por adelantado para financiarlos, de ser necesario.
Los ingenieros de proceso y el personal de control de calidad del cliente ayudan a los
proveedores a mejorar su sistema de manufactura y a cumplir con las estrictas normas de
calidad y de entrega que les imponen. También se trabaja para que los proveedores
reduzcan el costo de su proceso de producción y aseguren su rentabilidad.
Círculos de calidad. Un círculo de calidad es un grupo de empleados voluntarios que se
reúnen una vez por semana para discutir su función y los problemas que identifican; tratan
de encontrar soluciones y las proponen a la gerencia. Sólo una tercera parte de las
propuestas realizadas por estos grupos tienen que ver con la calidad, y más de la mitad
tienen que ver con la productividad y la reducción de costes.
6. Las economías externas en el Japón
Las economías externas son los factores del entorno que ayudan a las empresas a
incrementar su capacidad de producción y crecimiento, y por ende la generación de
mayores niveles de rentabilidad.
Entre las economías externas existentes en el Japón tenemos:
Los altos niveles en el sistema educativo, con el fuerte hincapié en el trabajo en
equipo y las matemáticas. La escolaridad comienza a los 3 años, edad a partir de la cual se
le inculcan el deber de estudiar, trabajar y colaborar con la sociedad.
Fuerte intromisión del Estado a través del MITI en las políticas y estrategias de
desarrollo, por medio de medidas proteccionistas de diversas naturaleza y creatividad.
Trabajo conjunto de empresarios y el Estado. Así los representantes de la industria
trabajan con el Ministerio de Comercio Internacional e Industria a los efectos de conformar
una visión conjunta tras la cual se fijan las metas hacia las cuales debe encaminarse la
economía.
Políticas fiscales-impositivas y monetarias de largo plazo, que además alientan
fuertemente la producción. En 1989, las tasas reales de interés fueron para las empresas
líderes del 6% en los Estados Unidos y de sólo el 2,9% en el Japón.
Se permite a los Bancos ser propietarios de paquetes accionarios de empresas, y se
alientan los fuertes conglomerados económicos.
Vías de transporte y comunicación de alto nivel de calidad que facilitan la
aplicación del JIT.
Los japoneses dividen sus estructuras en keiretsu verticales, formados por proveedores,
productores y minoristas, y keiretsu horizontales formados por firmas de diferentes
industrias. En la cima de la pirámide de los grupos empresarios japoneses están los grandes
y antiguos grupos denominados zaibatsu: el grupo Mitsui (23 firmas), el grupo Mitsubishi
(28 empresas), el grupo Sumitomo ( 21 firmas), el grupo Fuji (29 empresas), el grupo
Sanwa (39 empresas), el Dai-Ichi Kangyo (45 firmas). Los miembros de cada uno de estos
grupos poseen un paquete de acciones que permiten controlar a otras empresas del grupo.
Además, cada empresa adherida a un grupo tendrá un grupo secundario de clientes y
proveedores menos importantes, su keiretsu, organizado alrededor del principal. Hitachi
tiene 688 firmas en su familia; Toyota, 175 miembros principales y 4.000 miembros
secundarios.
7. Estrategias de desarrollo
Mientras los norteamericanos concentraban la atención en la tecnologías de los productos,
Japón y Alemania Occidental se concentraban en las tecnologías de los procesos. No
procedían así porque fueran más astutos que los norteamericanos, sino porque Estados
Unidos llevaba tanta ventaja tecnológica en la década de 1950 y la de 1960 que
prácticamente era imposible que Japón y Alemania Occidental se convirtiesen en líderes en
el desarrollo de nuevos productos. A lo sumo, podían abrigar la esperanza de competir en
los mercados existentes que los norteamericanos estaban abandonando. En consecuencia,
Japón y Alemania Occidental invirtieron menor parte de su PNB en investigación y
desarrollo, y lo que, en efecto, invirtieron se orientó más intensamente hacia la
investigación y desarrollo de los procesos.
Pero lo que fue una estrategia norteamericana eficaz hace treinta años, es decir, la
concentración en las tecnologías de los productos nuevos, hoy es una pesima estrategia. Los
niveles de perfección técnica en Alemania, Japón y Estados Unidos ahora son muy
diferentes, y la ingeniería de la repetición, se ha convertido en una forma de arte
sumamente desarrollada. El carácter del cambio puede ser claramente observado en la
historia económica de tres importantes productos nuevos incorporados al mercado de
consumo masivo durante las dos últimas décadas: la videocámara y el grabador, el fax y el
reproductor de discos compactos. Los norteamericanos inventaron todos ellos excepto el
reproductor de CD que fue inventario por los holandeses. Pero en términos de las ventas, el
empleo y los beneficios, los tres se han convertido en productos japoneses. La moraleja del
caso es evidente. Los que pueden fabricar s barato un producto pueden arrebatárselo al
inventor. En el mundo actual de muy poco sirve inventar un producto nuevo si el inventor
no es el productor más barato de ese producto.
Si las tecnologías de los procesos están en el corazón de la ecuación competitiva, también
es necesario tener ejecutivos principales que comprendan las tecnologías de procesos. Los
japoneses lo entienden así, no en cambio la mayoría de las empresas anglosajonas y las que
adhieren a esta filosofía, la cual da primacía al marketing y las finanzas. En ello radica una
de las principales razones de la lentitud a la hora de adoptar nuevas y revolucionarias
tecnologías en los procesos, como por ejemplo los centros flexibles de producción, los
inventarios “justo a tiempo” y el control estadístico de procesos.
8. El contraste entre las organizaciones japonesas y las norteamericanas
ORGANIZACIONES ORGANIZACIONES
JAPONESAS NORTEAMERICANAS
EMPLEO De por vida A corto plazo
PROCESO Lento de evaluación y promoción Rápido de evaluación y promoción
CARRERAS No especializadas Especializadas
MECANISMOS Implícitos de control Explícitos de control
PROCESO Colectivo de toma de decisiones Individual de toma de decisiones
RESPONSABILIDADColectiva Individual
INTERESES Integralistas Segmentado
8. Comparación de las filosofías de gestión
MEJORES EMPRESAS JAPONESAS EMPRESAS TIPICAS NORTEAMERICANAS
Centradas en las satisfacción del consumidor Centradas en los beneficios
Del mercado hacia adentro (satisfacer la demanda) Del producto hacia fuera (crear demanda)
Gestión por métodos / sistemas Gestión por objetivos
Enfoque holístico Acercamiento lineales / segmentados
Paciencia Impaciencia
Progreso incremental Progresos por rupturas
Equipos Individualismo
Líderes que enseñan Directivos y consultores que enseñan
Formación continua (inversión) Formación esporádica (gasto)
La alta dirección tiene formación técnica La alta dirección tiene formación en finanzas y marketing
La alta dirección contacta con la fábrica / los clientesLa alta dirección está distante de la fábrica / los clientes
Sus subordinados son sus clientes El Jefe es el cliente
Homogeneidad (conformidad) Diversidad (individualidad)
Los problemas son tesoros Los problemas son signos de debilidad
Técnicas de comunicación visual Técnicas de comunicación verbal
Fases secuenciales de dirección corporativa Programas corporativos independientes, no continuos
La estandarización es esencial La estandarización es una limitación
El enfoque es claro para todos Todo es importante
Se sigue una dirección de arriba hacia abajo Resistencia a una dirección de arriba hacia abajo
Todos son responsables de los perfeccionamientos "Ellos" son responsables de los perfeccionamientos
La alta dirección trabaja en la calidad total El personal trabaja en la calidad total
Metódicos / implacables Ataca y se retira
Hace compromisos Hace promesas
Ingenieros / desarrollo en las plantas Ingenieros / desarrollo lejos de las plantas
Gestión centrada en el apoyo Gestión centrada en el control
Continuidad Frecuentes cambios en los compromisos
Mentalidad de crisis Complacencia
10. Un pincelazo sobre la tradición japonesa
Un paisaje lleno de arrozales se vislumbra al recorrer la campiña japonesa. Este panorama
tan peculiar no fue producto de la casualidad sino una consecuencia de la tecnología del
arroz, producto básico de la dieta del japonés. El cultivo del arroz requiere un sistema de
irrigación que sólo es posible a través del arduo trabajo de muchos campesinos. Además, se
necesita la cooperación de por lo menos 20 personas para sembrar y cosechar este producto.
El trabajo de una sola familia no puede producirle ni siguiera el arroz indispensable para
sobrevivir, pero si se unen los esfuerzos de 12 familias se puede lograr un excedente. Así,
vemos que la lucha por la supervivencia ha hecho que los japoneses aprendan a trabajar
juntos de un modo armónico independientemente de las fuerzas que pugnen por una ruptura
o desintegración social.
El Japón es una nación erigida íntegramente sobre las cumbres de volcanes gigantescos que
yacen bajo el agua. Una escasa parte de su territorio es plana y propicia para la agricultura.
Aprovechan por medio de terrazas, cada pie cuadrado de tierra arable. Las casas se
construyen unas tras otra lo más cerca posible para conservar la tierra. El Japón subre
también desastres naturales, tales como terremotos y huracanes. Desde tiempo atrás, las
viviendas se han construido con materiales ligeros para que, en caso de que los techos se
desplomaran debido a las fuerzas de la naturaleza, no aplastaran a sus ocupantes. Esto
ayudaría, además, a que las labores de reconstrucción no llevaran mucho tiempo ni
resultaran muy costosas. Durante el período feudal y hasta la restauración Meiji de 1868,
los señores feudales trataban de impedir que sus súbditos se desplazaran de un poblado a
otro por el temor de que un vecino poderoso pudiera reunir suficientes agricultores que le
permitieran obtener grandes cosechas y organizar un ejército que amenazara su seguridad.
Si aunamos todas estas características, tendremos un estilo de vida que refleja la imagen de
una nación cuyos habitantes guardan una homogeneidad en cuanto a raza, historia,
lenguaje, religión y cultura. Durante muchos siglos, y a través de cientos de generaciones,
han vivido en el mismo pueblo, convivido con los mismos vecinos. La proximidad de sus
viviendas y la poca intimidad de que disponían, permitió a los japoneses sobrevivir y unir
sus esfuerzos para trabajar juntos en armonía. En estas circunstancias, era inevitable que
surgiera un valor social trascendental, un valor sin el cual la comunidad no podía seguir
adelante: el individuo no importaba. Ello lleva a que el japonés este mejor preparado para
hacer frente al industrialismo moderno. La producción moderna y la vida industrial en
general se adaptan mejor a una actitud de cooperación que de individualismo.
11. Comparación de las dimensiones culturales entre países según Hofstede
PAIS INDIVIDUALISMODISTANCIA ELUSION DE CANTIDAD
COLECTIVISMO DEL PODER INCERTIDUMBRE CALIDAD
Australia Individual Poca Moderada Mucha
Canadá Individual Poca Poca Moderada
Inglaterra Individual Poca Moderada Mucha
Francia Individual Mucha Mucha Poca
Grecia Colectiva Mucha Mucha Moderada
Italia Individual Moderada Mucha Mucha
Japón Colectiva Moderada Mucha Mucha
México Colectiva Mucha Mucha Mucha
Suecia Individual Poca Poca Poca
Estados UnidosIndividual Poca Poca Mucha
Venezuela Colectiva Mucha Mucha Mucha
Individualismo / Colectivismo
Individualismo: se refiere a un marco social cerrado donde se supone que la gente cuida,
básicamente, sus propios intereses y los de su familia inmediata.
Colectivismo: se caracteriza por un marco social estrecho donde las personas esperan que
otros, pertenecientes a su mismo grupo les cuiden y protejan cuando tienen problemas.
Distancia al poder
Una sociedad con gran distancia del poder acepta grandes diferencias de poder en las
organizaciones. Los empleados manifiestan gran respeto por las personas que tienen
autoridad. Los títulos, los rangos y las posiciones tienen mucho peso. Una sociedad con
poca distancia del poder reduce las desigualdades en la medida de los posible.
Elusión de incertidumbre
Vivimos en un mundo lleno de incertidumbre. El futuro nos es desconocido en gran parte y
siempre lo será. Las sociedades responden de diferentes maneras a esta incertidumbre.
Algunas preparan socialmente a sus miembros para que la acepten con ecuanimidad. Las
personas de estas sociedades se sienten más o menos cómodas ante los riesgos. Asimismo,
toleran, relativamente, los comportamientos y las opiniones que difieren de los propios
porque no lo sienten como amenazas. Estas sociedades evaden poco la incertidumbre, es
decir la gente se siente relativamente segura. Una sociedad que evade mucho la
incertidumbre se caracteriza porque su gente siente mucha ansiedad, la cual se manifiesta
en forma de nerviosismo, tensión y agresividad. En estas sociedades, como la gente se
siente amenazada por la incertidumbre y la ambivalencia, se crean mecanismos para ofrecer
seguridad y reducir los riesgos. Es probable que las organizaciones tengan reglas más
formales, se tolerarán menos las desviaciones en cuanto a ideas y conductas.
Cantidad en comparación con calidad de vida
Algunas culturas dan importancia a la cantidad de vida y valoran aspectos como la
agresividad y la consecución de dinero y objetos materiales. Otras culturas tienden a la
calidad de vida, conceden importancia a las relaciones y muestran sensibilidad e interés por
el bienestar de otros.
12. Analizando ciertos mitos
En los negocios japoneses no existen posiciones sociales. Este mito ha aparecido en varios
libros y artículos sobre el milagro japonés y la administración de calidad. La verdad es que
los japoneses son de las personas más interesadas en las posiciones sociales en el mundo.
En la mayor parte de las organizaciones japonesas existe una rígida jerarquía. el destacar
como ejecutivos y en la administración son la norma y es algo en extremo deseado en
Japón.
Todas las compañías japonesas son modelos de calidad. Aunque Japón ha hecho progresos
sorprendentes en la administración de la calidad, nadie se encuentra más preocupado que
los japoneses ante el número de compañías que se han quedado muy atrás. Por lo general
sus industrias de exportación son modelos, pero otras son tan malas como las compañías
occidentales. El profesos Mizuno ha dicho que “la tendencia es hacia proclamar los éxitos
mientras que se esconden los fracasos”.
El trabajador japonés es dócil. Ha existido un período de calma relativa en las relaciones
industriales pero sin embargo, antes de creer que esto forma parte integral de la cultura
japonesa, debería leerse el informe que presento David Halberstam en su libro The
Reckoming sobre las luchas de los sindicatos en Japón durante la década de 1950. El mismo
Ohno hace referencia a las dificultades que se tuvieron en Toyota y luego en otras empresas
con los sindicatos, para poder llevar a la práctica el JIT, sobre todo en cuanto a la necesidad
de polivalencia por parte de los trabajadores.
Los japoneses están enviciados en el trabajo. Es cierto que el empleado japonés trabaja
más horas y tiene menos vacaciones de lo que se acostumbra en el Occidente, en particular
en Europa. Sin embargo, la tendencia actual es hacia un mayor tiempo de descanso y la
semana de cinco días es en la actualidad un hecho. Las generaciones más jóvenes son
consumidores más ávidos y están recibiendo la influencia del pensamiento occidental.
El empleo para toda la vida da como resultado lealtad de toda la vida hacia la compañía.
Esto nunca fue cierto por completo y en los años recientes la movilidad entre los trabajos ha
aumentado, en especial entre la administración media. El trabajo para toda la vida nunca se
aplicó a toda la fuerza de trabajo. El uso óptimo de la mano de obra femenina escondió los
verdaderos puntos altos y bajos del ciclo económico.
13. Posibilidades de aplicación de los conceptos japoneses a las fábricas
estadounidenses
De las 14 técnicas que se describieron en el punto sobre las particularidades del Kaizen, y
los conceptos fundamentales que conforman su filosofía, las siguientes según el consultor
Wantuck presentan mayores dificultades para su implantación en Estados Unidos:
Empleo para toda la vida, sindicatos de la compañía y redes de subcontratistas.
Todos estos conceptos se basan en la cultura japonesa o en relaciones económicas que no
prevalecen en Estados Unidos.
La actitud hacia los trabajadores y la dirección participativa. Son características
propias del estilo de gestión japonés, que sólo serán adecuadas para algunas compañías de
Estados Unidos.
Redes de fábricas especializadas, automatización y robótica. Es obvio que pueden
aplicarse en las corporaciones norteamericanas, pero en la actualidad son grandes
decisiones estratégicas y de inversión que toma la alta gerencia. En resumen, pocos
gerentes de operaciones pueden influir en estas decisiones a corto plazo.
¿Qué es lo que queda? Según Edward Hay, consultor en Just in Time queda un grupo de
seis elementos que son los más importantes. apropiados y prácticos para implantarlos en las
empresas estadounidenses. Estos seis principios están clasificados de la siguiente manera:
1. Actitud
Justo a Tiempo (filosofía)
Calidad en la fuente
2. Ingeniería de manufactura
Minimización en los tiempos de preparación
Carga uniforme de planta
Tecnología de grupos pequeños
3. Control de la producción
Sistema kanban
14. Análisis final
Llevar a la practica el Kaizen requiere de la aplicación de diversos sistemas y métodos de
trabajo, pero su aplicación puede depender o no del empresario o director de la empresa.
Pasemos a revisar los principales aspectos:
Un elemento fundamental para el incremento de la productividad, relacionado con
la organización del trabajo en células, es la polivalencia de los trabajadores. Ello es
contrario a las ideas, legislaciones y patrones de conductas de los sindicatos que tienden a
defender la especialización, lo cual implicaría la imposibilidad, o bien un altísimo costo
salarial en caso de querer fomentar y aplicar dicha polivalencia.
Para que los trabajadores estén dispuestos a detectar formas de eliminar actividades
sin valor agregado, o bien no opongan una resistencia al cambio, es menester asegurarles
que no serán objeto de despido, ya no sólo en caso de incremento de la productividad, sino
también en caso de caída en la demanda, pues el estar sujeto al peligro de la pérdida de
trabajo hace disminuir la motivación y el compromiso con la empresa en el largo plazo.
El fomento de la productividad marcha de la mano con la motivación, sea esta
interna o externa. Generar mayores beneficios y no poder participar de ellos llevará a la
imposibilidad de aplicación productiva de los nuevos sistemas, o bien a la posterior caída
en los niveles de productividad una vez los empleados no hayan recibido premio por su
mayor empeño y laboriosidad.
El sindicato por empresas es otro factor crítico rechazado por los sindicalistas y
políticos, sobre todo en Latinoamérica.
Debe tenerse en cuenta que muchas técnicas tuvieron su origen en occidente y por
lo tanto pueden ser objeto de aplicación también en las empresas occidentales.
La cuestión fundamental es realizar una auditoría cultural de la empresa y la
sociedad a los efectos de realizar al sistema Kaizen las adaptaciones necesarias para una
mejor puesta en práctica. Tenemos que a los rodados deben adaptárselos a condiciones
como son altas o bajas temperaturas, la nieve, la arena, la altura y hasta las condiciones de
rutas y calles. En el caso de los cereales también se efectúan cambios en su genética para
adaptarlos a distintos tipos de climas, pestes y tipos de suelo. Así pues, si en el mundo
físico y en el biológico deben efectuarse cambios para adaptar los componentes a ciertos
factores externos, con mucha más razón debe efectuarse ello cuando se trata de
organizaciones humanas. Así pues en más fácil el trabajo en equipo en una sociedad con
elevado nivel de colectivismo, pero ello no implica motivar y crear las condiciones de
trabajo en equipo en una sociedad individualista, si se premia la labor conjunta y se
fomenta, capacita y entrena a las personas para que adopten determinado tipo de actitudes.
El Estado debe contribuir con la mejora continua por medio de medidas y planes
económicos a largo plazo, previsibles y que apoyen la productividad, la calidad y la
competitividad. Sólo así el empresario se verá motivado a efectuar planes de mejora
continua sabiendo que lo que gana no lo perderá de un día para otro producto de medidas
económicas inconsultas y perniciosas. De igual forma que los empleados necesitan de
motivación, otro tanto acontece con los directivos y propietarios.
Los sindicatos deben asumir su obligaciones. Querer mantener el statu quo no hará
más que terminar con las empresas en su conjunto, y con los obreros como resultado de
ello. Deberían tener más en cuenta a Karl Marx cuando dijo en “El Capital” que cuando una
superestructura (en este caso las leyes, culturas y políticas) se oponen al avance de la
infraestructura económica, tarde o temprano son arrasadas por la fuerza y realidad de estas
últimas. De igual forma Marx se anticipó a los modernos conceptos del benchmarking
cuando dijo que el valor social de un producto está dado por la demanda social que de él
existe, y por el nivel medio de trabajo necesario para producirlo. Así pues si en una
economía globalizada ciertos tipos de productos dejan de ser demandados, su fabricación
deja de tener razón de ser. Y por otra parte ante una industria que genera productos a costos
cada vez menores, resultante del avance en las técnicas, métodos y sistemas de producción,
tratar de seguir produciendo a costos superiores por no adoptar los nuevos métodos, sólo
predice ser borradas de la economía.
Hay factores éticos, culturales y sociales, tanto a nivel empresa, como a nivel
sociedad, que favorecen o desfavorecen tanto la aplicación de los sistemas de mejora
continua, como de la aplicación de nuevos avances tecnológicos y administrativos. De la
facilidad y capacidad de una empresa y de la sociedad en su conjunto para adaptarse al
cambio y a las modificaciones del entorno, determinarán como en el caso de la
supervivencia de las especies quién sobrevivirá y quién no en el plano económico. Si bien
una sociedad puede resistirse al cambio, el resultado será la continua degradación de sus
niveles y calidad de vida.
Los triunfos japoneses como pudo verse anteriormente, no sólo ha sido resultado de
métodos de trabajo, sino en conjugar el análisis y aplicación de esos métodos dentro de una
estrategia efectiva a largo plazo.
La aplicación del Desarrollo Organizacional (DO) resulta fundamental a la hora de
querer generar cambios y aplicar nuevos sistemas en la organización. El DO es la
aplicación sistemática de los conocimientos de las ciencias de la conducta en varios niveles
(grupal, intergrupal y de toda la organización) para la efectiva realización de un cambio
planeado. Sus objetivo son una mayor calidad de la vida laboral, adaptabilidad y eficacia.
Persigue el uso de los conocimientos conductuales para la modificación de opiniones,
actitudes, valores, estrategias, estructuras y prácticas a fin de que la organización pueda
adaptarse mejor a acciones competitivas, adelantos tecnológicos y el acelerado ritmo de
otros cambios en el entorno. El DO se hizo necesario debido principalmente a que muchos
administradores no reconocían que las organizaciones son sistemas que se mantienen
unidos por relaciones interpersonales dinámicas. El siguiente paso fue intentar el cambio en
grupos, unidades y organizaciones enteras para que apoyaran los esfuerzos de cambio. Así
pues, el objetivo general del DO es cambiar todas las partes de la organización para hacerla
más sensible a los factores humanos, más eficaz y más capaz de aprendizaje organizacional
y autorrenovación. El DO es un proceso complejo. Su diseño e instrumentación puede durar
un año o más y el proceso puede continuar indefinidamente. Por medio del DO se intenta
hacer pasar a la organización de la situación en la que se encuentra en un momento dado
(para lo cual se requiere de un diagnóstico) a la situación en la que debería hallarse.
15. Conclusiones
Aun si las naciones desean reducir el desperdicio de sus recursos y disponer de más bienes
y servicios para sus habitantes, no es fácil obtener resultados. Dado que cada nación es
diferente, las prácticas empresariales eficaces de un país no pueden transferirse
directamente a otro. La idea de la contingencia cultural significa que la determinación de
las prácticas más productivas de una nación en particular dependerá en gran medida de su
cultura. Las ideas que operan en la cultura de una nación deben combinarse con el sistema
social, nivel de desarrollo económico y valores de los empleados del país anfitrión. La
lección que de ello se deriva es que no deben usarse de manera exclusiva ni los enfoques de
productividad del país de origen de la idea (en el caso que nos ocupa, el Japón), ni las
prácticas tradicionales del país anfitrión (en este caso el de cualquier país occidental). En
cambio, debe desarrollarse un tercer grupo de prácticas en el que se integren las ideas más
funcionales de ambas naciones.
La Teoría Z constituye un útil ejemplo del modo en que las prescripciones conductuales de
la administración deben adaptare al entorno cultural de la organización. La combinación en
ella operada de conceptos estadounidenses y japoneses ha sido de gran utilidad para
muchas compañías de Estados Unidos. Mientras que un modelo japonés “puro” de prácticas
administrativas incluiría muchas características inapropiadas para Estados Unidos (como
los sindicatos por compañía, las mujeres como trabajadoras temporales y la evaluación y el
ascenso con base en la antigüedad), la teoría Z adapta selectivamente algunas prácticas
japonesas a la cultura estadounidense.
Las características distintivas de las compañías que han adoptado la teoría Z tales como:
Empleo a largo plazo
Trayectorias profesionales no especializadas
Responsabilidad individual
Interés por la persona integral
Sistemas de control menos formales
Toma de decisiones por consenso
Índices de ascenso más lento
El uso de la teoría Z fomenta relaciones estrechas, cooperativas y de confianza entre
trabajadores, administradores y otros grupos. La noción central es la creación de un equipo
industrial en un entorno de trabajo estable en el que se satisfagan las necesidades de
asociación, independencia y control de los empleados al tiempo que se cumplan también las
necesidades de un trabajo de alta calidad de la organización. El primer paso en esta
dirección es elaborar y difundir una declaración humanística de la filosofía empresarial, la
cual guiará las políticas de la empresa. Muchas grandes empresas, como Eli Lilly, Rockwell
International y Dayton-Hudson, afirman profesar los valores de la Teoría Z. Algunos de los
ejemplos más notorios de prácticas administrativas japonesas en acción han ocurrido en las
armadoras automotrices de Toyota, Honda y Nissan que operan en Estados Unidos.
Mediante el énfasis de la calidad, el trabajo en equipo, la producción justo a tiempo y
relaciones laborales no adversas, los administradores japoneses de la sociedad en
participación de Toyota-General Motors en Fremont, California, obtuvieron resultados
sumamente diferentes a los de la previa operación de GM. Se alcanzaron altos niveles de
producción de automóviles nuevos con sólo la mitad de la fuerza de trabajo anterior, los
conflictos laborales sobresalientes disminuyeron de 5.000 a 2 y los índices de ausentismo se
desplomaron de 20% a menos de 2%. “La filosofía japonesa consiste en hacer de las
personas un elemento muy importante”, concluye el gerente general de recursos humanos, y
las evidencias parecen confirmar ese argumento.
Las evaluaciones de los métodos de la teoría Z indican la existencia de características tanto
positivas como negativas. En cuanto a los aspectos positivos, las organizaciones que siguen
la teoría Z han hecho un encomiable esfuerzo por adaptar (no trasplantar) a sus empresas
ideas japonesas. La teoría Z se basa en un interés compartido en las múltiples necesidades
de los empleados, y tipifica claramente la tendencia hacia los enfoques de apoyo y colegial
con el uso de decisiones de consenso. Además, se dispone de evidencias de que las
empresas adoptadoras de la teoría Z han sido, y pueden ser, productivas (como lo
demuestra el ejemplo anterior de la planta de Fremont).
En lo relativo a las principales críticas tenemos que para algunos la teoría Z carece de
criterios útiles para ayudar a los administradores a decidir cuándo usarla y cuándo no
usarla. Algunas empresas de industrias tan volátiles como la de componentes electrónicos
han tenido dificultades para hallar un equilibrio entre su deseo de ofrecer empleo de por
vida y la necesidad de ajustar su fuerza de trabajo para responder a las demandas del
mercado. Finalmente, los empleados estadounidenses, acostumbrados a ascensos frecuentes
en industrias de rápido crecimiento, pueden sentirse frustrados con los mucho más lentos
índices de ascenso de las empresas seguidoras de la teoría Z, aunque incluso los empleados
japoneses han comenzado ya a mostrar impaciencia por su sistema.
Como punto final a esta conclusión cabe mencionar que los autores Heizer y Render en su
obra Dirección de la Producción subrayan como los seis conceptos claves para aplicar la
Gestión de la Calidad Total (TQM) en una empresa:
1. La mejora continua
2. Participación de los trabajadores
3. Punto de referencia (benchmarking)
4. Justo a Tiempo
5. Técnicas de Taguchi
6. Conocimientos de las herramientas de gestión
Agregando luego: “Un programa de gestión de calidad total requiere de un proceso
ininterrumpido de mejoras que incluya personas, equipos, proveedores, materiales y
procedimientos. La base de la filosofía es que todos los aspectos de una operación son
susceptibles de mejoras. El objetivo final es la perfección absoluta, que nunca se puede
conseguir, pero siempre se debe buscar”.
Con ello Heizer y Render, dos importantísimos consultores americanos en materia de
Administración de Operaciones, reflejan claramente la necesidad de aplicar los principales
principios en los cuales se basa el Kaizen a los efectos de lograr la Calidad Total y hacer
factible la competitividad de las empresas occidentales. La mejora continua, la
participación de los trabajadores, el Just in Time, las técnicas de Taguchi y la aplicación de
las herramientas de gestión son una demostración clara no sólo de la necesidad, sino
también de la aplicabilidad, adaptada claro esta, de las métodos y procedimientos japoneses
a las organizaciones occidentales.
16. Anexo – Lista de algunas empresas occidentales que aplican el Kaizen
Cabe aclarar que el Kaizen fue aplicado en las siguientes empresas en todas o en parte de
las áreas o procesos y actividades de dichas empresas.
1. Walt Disney World (USA)
2. Sunclipse (USA)
3. Excel Industries Inc. (USA)
4. Leyland Trucks Ltda. (Gran Bretaña)
5. Löhr & Bromkamp GmbH (Löbro) (Alemania)
6. Siemens Oostkamp (Bélgica)
7. Frigorífico Tres Cruces (Argentina)
8. Matarazzo (Argentina)
9. Alpargatas (Argentina)
10. Infotec (Italia)
11. Fidelity Investments (USA)
12. Lucas Automotive GMBH (Alemania)
13. La Buenos Aires Cía. de Seguros (Argentina)
17. Bibliografía
Kaizen – Masaaki Imai – CECSA – 1999
Cómo implementar el Kaizen en el sitio de trabajo – Masaaki Imai – McGraw Hill – 1997
Teoría Z – William Ouchi – Hyspamerica – 1982
Creación del Valor – William A. Band – Díaz de Santos – 1994
Calidad Global – John Macdonald y John Piggott – Panorama – 1993
Kaisha. La corporación japonesa – James Abegglen y George Stalk – Plaza & Janes – 1990
El trabajo de las naciones – Robert Reich – Vergara – 1993
La guerra del siglo XXI – Lester Thurow – Vergara – 1992
Comportamiento Organizacional – Stephen Robbins – Prentice Hall – 1993
Comportamiento Humano en el Trabajo – Keith Davis y John W. Newstrom – McGraw Hill
– 1999
Comportamiento Organizacional – Judith R. Gordon – Prentice Hall – 1997
Dirección y Administración de la Producción y de las Operaciones Chase y Aquilano
McGraw Hill / Irwin – 1992
AUTOR: Mauricio Lefcovich
Consultor en Administración de Operaciones y Estrategia de Negocios
¿ES POSIBLE APLICAR EL KAIZEN EN OCCIDENTE?
Aportado por: Mauricio León Lefcovich
Índice:
1. Introducción
2. Primero: definamos el Kaizen
3. Breve historia de la mejora continua
4. Características distintivas de la mejora continua
5. Particularidades del Kaizen
6. Las economías externas en el Japón
7. Estrategias de desarrollo
8. El contraste entre las organizaciones japoneses y las norteamericanas
9. Comparación de las filosofías de gestión
10. Un pincelazo sobre la tradición japonesa
11. Comparación de las dimensiones culturales entre países según Hofstede
12. Analizando ciertos mitos
13. Posibilidades de aplicación de los conceptos japoneses a las fábricas
estadounidenses
14. Análisis final
15. Conclusiones
16. Anexo – Lista de algunas empresas occidentales que aplican el Kaizen
17. Bibliografía

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Lefcovich Mauricio. (2004, mayo 10). Aplicación de la filosofía Kaizen en occidente. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/aplicacion-de-la-filosofia-kaizen-en-occidente/
Lefcovich, Mauricio. "Aplicación de la filosofía Kaizen en occidente". GestioPolis. 10 mayo 2004. Web. <https://www.gestiopolis.com/aplicacion-de-la-filosofia-kaizen-en-occidente/>.
Lefcovich, Mauricio. "Aplicación de la filosofía Kaizen en occidente". GestioPolis. mayo 10, 2004. Consultado el 19 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/aplicacion-de-la-filosofia-kaizen-en-occidente/.
Lefcovich, Mauricio. Aplicación de la filosofía Kaizen en occidente [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/aplicacion-de-la-filosofia-kaizen-en-occidente/> [Citado el 19 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de eidoloon en Flickr
DACJ