Trabajo colaborativo y Equipos de trabajo en las Organizaciones

Factores como el diseño organizacional, las nuevas tendencias laborales y la urgencia de reducir costos, han llevado a las empresas a rediseñar las estrategias de trabajo y a dirigir la vista en los equipos como una forma de trabajo cotidiano, como medio para alcanzar sus metas y mantener el éxito en las organizaciones modernas. Pero para lograr esto último se requiere de talentos, que son muy difíciles de encontrar en un sólo individuo.

Las nuevas estructuras de las organizaciones, menos obesas, más planas y con menos niveles jerárquicos, requieren en nuestros días de una interacción superior entre las personas, que sólo puede lograrse con una actitud colaborativa y no individualista.

Factores externos como la competitividad y el entorno cambiante creo en los ejecutivos la necesidad de centrarse en el trabajo en equipo, como lo han hecho también en enfoques de calidad total, sistemas integrados de Gestión, reingenierías, procesos de cambio, y otras que requieren la participación e interrelación de diversos sectores funcionales de las empresas.

Palabras clave: Trabajo en equipo, Equipos de trabajo, Trabajo colaborativo, Gestión de proyectos, Estructura organizacional.

Introducción

El trabajo en equipo hace referencia a un conjunto de estrategias, procedimientos y metodologías que utilizan las organizaciones en un grupo humano para lograr alcanzar las metas propuestas.

Las personas que componen los equipos de trabajo deben de estar predispuestas a anteponer los intereses del grupo a los personales, a valorar y aceptar las competencias de los demás, a ser capaces de poder expresar las propias opiniones ante el resto del equipo, a pesar de las dificultades que esto represente.

Las competencias que deben tener bien desarrolladas los integrantes de un equipo de trabajo son la capacidad de gestionar bien el tiempo, la responsabilidad y el compromiso Además es necesario que cuenten con capacidades como facilidad para la comunicación y de establecer relaciones interpersonales.

Para trabajar en equipo es fundamental promover canales de comunicación eficaces, tanto formales como informales, eliminando similarmente las barreras en la comunicación e impulsando además una adecuada retroalimentación. También se debe generar un ambiente de trabajo armónico, que promueva la participación de todos los integrantes de los equipos, para que logren acuerdos y aprovechen el desacuerdo para buscar una mejora en el desempeño.

Equipos de trabajo y Trabajo colaborativo

Como señalan Rico, R. et al. (2010), los equipos de trabajo se han convertido en los últimos años en un componente clave del funcionamiento de las organizaciones. Esto es debido en parte, por distintos trabajos que documentan las relaciones positivas entre el trabajo basado en equipos y la calidad de los productos y servicios ofrecidos por una organización (Gibson, Porath, Benson y Lawler, 2007). Sin embargo, las presiones derivadas de la necesidad de configurar modelos de negocio cambiantes en ambientes dinámicos, inciertos y complejos y la misma necesidad de innovación, son las que exigen adaptar la estructura del trabajo tradicional -configurada en torno a los individuos-, y adoptar diseños organizacionales orientados al cambio y basados en equipos (Lawler y Worley, 2006; West y Markiewicz, 2004). Esta tendencia se ha comprobado en todo tipo de contextos laborales, tanto privados como públicos, incluido también el ámbito militar (Kozlowski e Ilgen, 2006).

De acuerdo a Ayestarán, E. B.(2010), en el área de investigación de la productividad de los equipos de trabajo existen muchos modelos teóricos, que incluso pueden superar la docena (Salas, et al., 2004). El modelo básico, basado sobre la eficiencia de los equipos de trabajo, es el modelo I-P-O: “Variables de entrada (Inputs)-Procesos.

(Processes)- Variables de salida (Outputs)”. Este modelo fue elaborado por McGrath y Kravitz (1982) y es presentado actualmente como el modelo de Tannenbaum, Beard y Salas (1992). De acuerdo con las últimas investigaciones sobre los equipos de trabajo dentro de las organizaciones (Ilgen, et al., 2005; Mathieu, et al., 2008), el interés se centra en los procesos que median entre las variables de entrada y las variables de salida. En otras palabras, de ¿Qué hace que un equipo sea posible y eficiente? se ha pasado a ¿Por qué unos equipos son más eficientes que otros?

Para Aldape, A. A. et al. (2011), un equipo de trabajo es un grupo de personas que se reúnen para colaborar y desempeñar una tarea con el fin de alcanzar un objetivo común por el cual se hacen mutuamente responsables. Sin embargo, es necesario recordar que un grupo de personas no es necesariamente un equipo. Robbins (1999) hace una diferencia entre grupos y equipos, indicando que el objetivo de los grupos de trabajo es compartir información, mientras que las de los equipos es el desempeño colectivo. Además, la responsabilidad en los grupos es individual, mientras que en los equipos es individual y colectiva. La diferencia principal radica en que “un equipo de trabajo genera una sinergia positiva a través del esfuerzo coordinado” mientras que un grupo se limita a lograr determinados objetivos. Señala que algunas de las ventajas de trabajo en equipo son: mayor motivación, productividad y satisfacción en el trabajo; mejor comunicación y capacitación; más flexibilidad organizacional y compromiso común hacia el objetivo. 

Por otra parte, Adatti, G. señala que, los proyectos que se ejecutan de manera tradicional, donde el equipo de proyecto comparte una oficina y un espacio en común, presentan dificultades, y, el uso de una metodología de gestión de proyectos puede ayudar a la organización a minimizar el impacto de esos problemas que se presentan.

No obstante, si se analiza la tendencia de algunas organizaciones internacionales como IBM, EDS y Coca-Cola, entre otras, puede notarse que los proyectos por regiones son cada vez más frecuentes.

Los equipos producen resultados que las personas simplemente no pueden actuando de manera individual. Con frecuencia decimos que un equipo es más que la suma de las partes, pero lo que no suele decirse es que también puede llegar a ser menos que la suma de sus partes. Un equipo que funciona mal opera peor que la suma de las personas individuales que los componen. Si identificamos cómo y por qué sucede eso, podemos transformar a las personas, a sus equipos y, por consecuencia, a las organizaciones a las que pertenecen (Salinas, M. J., 2013).

Aldape, A. A. et al. (2011), señalan que también una organización es un sistema social -por el elemento humano-, y esto nos hacer creer erróneamente de que toda organización es fundamentalmente un equipo constituido por sus integrantes, que establecen el compromiso de trabajar en conjunto, de formar un equipo de trabajo. Sin embargo, la realidad nos dice que la ineficiencia y la inefectividad, y muchas veces el fracaso de las empresas es precisamente porque no se trabaja en equipo ya que a ese grupo de personas, a las que se les puede haber vendido la idea del objetivo común, les falta entender la interrelación e interdependencia que debe existir entre los diversos departamentos de la empresa para realmente trabajar como equipo.

De acuerdo con Salinas, M. J. (2013), podemos ver cualquier equipo como una conjunto de personas individuales y las relaciones simples entre ellos. También lo podemos ver como un sistema total de relaciones que interactúan. Este es el marco desde el cual opera el coaching de equipos y desde donde buscamos el cambio, concibiendo al equipo como un sistema global interdependiente que existe para generar resultados. La productividad, por tanto, es el objetivo primordial que impulsa todo aspecto de la vida de un equipo, siendo el “rasero” por el que tendemos a medirlo. Pero los resultados que obtienen solo son una de las variables para mantener su rendimiento de forma sostenida. La positividad existente en el equipo, entendida como el proceso y la relación necesaria entre sus miembros para llevar a cabo la tarea, es la segunda de las variables necesarias para constituir un equipo de alto rendimiento que obtenga resultados sostenidos en el tiempo.

Los problemas que se presentan en diversos departamentos de una empresa, podrían resolverse de una manera más rápida e innovadora mediante la creación de equipos de trabajo, señalan Aldape, A. A. et al. (2011), ya que la sinergia positiva del equipo se genera porque los miembros del mismo se comprometen unos a otros a su desarrollo y éxito, es decir, que el compromiso creado trasciende al equipo, va más allá del desempeño y expectativa individual de sus miembros. Los miembros del equipo de trabajo no solo cooperan en todos los aspectos de sus tareas y metas sino que también comparten funciones generalmente exclusivas de la administración: planear, establecer metas, organizar, tomar decisiones, conseguir recursos, etc., para esto debe darse al equipo el facultamiento (Empowerment) pertinente. Todo esto reporta tres grandes ventajas:

  1. Optimización del uso de los recursos humanos
  2. Mejor productividad y
  3. Mejora continua en general.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

  • Adatti, G. Gestión de Proyectos de tecnología con Equipos de Trabajo virtuales.

Universidad del CEMA, 19.

  • Aldape, A. Innovación mediante Equipos de Trabajo. Revista Premium, 1, 2.
  • Ayestarán-Etxeberria, S. (2010). De los equipos de mejora a los equipos innovadores, Dyna, vol.85, No.2, marzo 210, 131
  • Rico, R. et al. (2010). Efectividad de los Equipos de Trabajo, una Revisión de la Ultima Década de Investigación (1999-2009). Revista de Psicología del Trabajo y de las Organizaciones, vol.26, no.1., 47.
  • Salinas, M. (2013). “Remando juntos”: Desarrollo y Resultados de un Proceso de Coaching de Equipos. Capital humano, no.273, 72-73.

Federico Plancarte Sánchez

Doctorado en Alta Dirección Agosto de 2018.

 

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Plancarte Sánchez Federico. (2018, agosto 10). Trabajo colaborativo y Equipos de trabajo en las Organizaciones. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/trabajo-colaborativo-y-equipos-de-trabajo-en-las-organizaciones/
Plancarte Sánchez, Federico. "Trabajo colaborativo y Equipos de trabajo en las Organizaciones". GestioPolis. 10 agosto 2018. Web. <https://www.gestiopolis.com/trabajo-colaborativo-y-equipos-de-trabajo-en-las-organizaciones/>.
Plancarte Sánchez, Federico. "Trabajo colaborativo y Equipos de trabajo en las Organizaciones". GestioPolis. agosto 10, 2018. Consultado el 18 de Octubre de 2018. https://www.gestiopolis.com/trabajo-colaborativo-y-equipos-de-trabajo-en-las-organizaciones/.
Plancarte Sánchez, Federico. Trabajo colaborativo y Equipos de trabajo en las Organizaciones [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/trabajo-colaborativo-y-equipos-de-trabajo-en-las-organizaciones/> [Citado el 18 de Octubre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de campus-of-excellence en Flickr
DACJ