Panamá y su integración económica desde el ALCA

  • Economía
  • 11 minutos de lectura

1. Introducción

El presente trabajo es una recopilación de datos referentes al proceso de integración económica bajo la óptica de las negociaciones del Área de Libre Comercio de las Américas en las que Panamá participa.

El objetivo de este estudio es el de conocer a groso modo la conveniencia de la integración económica para nuestro país, y en especial el caso del ALCA. Para ello se abordará la teoría de la integración económica, sus tipos, sus efectos, y por último, el Área de Libre Comercio de las Américas.

2. Contenido

La Integración Económica

La doctrina de integración, significa la extensión en el ámbito multinacional de la tesis según la cual el desarrollo económico es imposible sin industrialización, es decir, que el desarrollo económico de una región es imposible sin la industrialización de esa región. La integración económica definida como proceso, no es otra cosa que el programa escalonado de eliminación de las barreras artificiales a los intercambios de bienes y a los movimientos de factores productivos. A su vez la integración como estado o situación es imagen final a la que accede una vez lograda la abolición de las varias formas de discriminación entre las economías nacionales participantes.

La cooperación e integración económicas representan para las regiones subdesarrolladas y especialmente para América Latina, la oportunidad de acelerar el proceso de crecimiento económico y atenuar de esa manera las grandes tensiones sociales a que se halla sometido nuestro continente. La integración económica supone que la eliminación de discriminaciones facilitará los intercambios económicos y permitirá realizar el ideal del libre comercio, que se considera factible y capaz de maximizar el bienestar general.

El proceso de integración puede revestir diferentes formas, presentando, según los casos ventajas e inconvenientes. Las posibles formas de integración económica podríamos enumerarlas así:

• Sistema de preferencias aduaneras: está basada en el hecho de que un conjunto de territorios aduaneros se concedan entre sí una serie de ventajas aduaneras, no extensibles a terceros, debido a la suspensión internacionalmente aceptada de la cláusula de nación más favorecida.

• Zonas de libre comercio: Es un área formada por dos o más países que de forma inmediata o paulatinamente suprimen las trabas aduaneras y comerciales entre sí, pero manteniendo cada uno frente a terceros su propio arancel de aduanas y su peculiar régimen de comercio. La experiencia ha demostrado, cabalmente que la formación de zonas de libre comercio sólo es posible entre países que se encuentran en un grado más o menos alto y homogéneo. En este sentido se puede establecer que en los países subdesarrollados esto es meramente de carácter transitorio. Las zonas de libre comercio son, evidentemente, formaciones poco estables, que se crean con carácter transitorio y que por fuerza de los hechos tienden a convertirse en uniones aduaneras o desaparecer.

• Uniones aduaneras: Son la máxima expresión de integración de dos o más economías nacionales previamente separadas. Una unión aduanera, supone en primer lugar, la supresión inmediata o gradual de las barreras arancelarias y comerciales a la circulación de mercancías entre los estados que constituyen la unión (desarme arancelario y comercial). Pero la unión aduanera significa, además, la construcción de un arancel aduanero común frente a terceros países. Este último elemento –que también se denomina tarifa exterior común o simplemente TEC— es que lo que diferencia claramente a las uniones aduaneras de las zonas de libre comercio donde frente al exterior subsisten los distintos aranceles nacionales de los estados miembros.

• Mercado Común: Suprime las restricciones arancelarias y cuantitativas al comercio reciproco.

• La integración total: Va más allá de los mercados y concierne a toda la economía.

Efectos de la Integración

Efectos en la Producción

1. Positivo: Si hace posible la sustitución de fuentes nacionales de abastecimiento de altos costos, por producción de algunos de los otros países miembros con menores costos, el ahorro permitiría una utilización más eficiente de los recursos productivos y una mejora en los patrones de bienestar.

2. Negativo: Si lo que se sustituye son importaciones de menores costos, provenientes de terceros países, por producciones originadas en la región y de mayores costos, había un incremento en los gastos.

Efectos en el Consumo

Surgen de la sustitución de ciertos bienes, ya sean domésticos o extranjeros, por bienes de diferentes especies pero del mismo género y destinados a satisfacer la misma necesidad, originados en otros países de la unión.

Efectos en la relación de intercambio

Los cambios en los patrones de comercio derivados de la integración económica, afectarán los términos de intercambio con los terceros países, expresados en las relaciones de precios entre las importaciones y exportaciones ocasionando, de este modo una redistribución del ingreso real entre los países asociados y los terceros países.

Efectos sobre los servicios de administración

Surgen de la eliminación de muchos servicios aduaneros y administrativos, es un ahorro.

Efectos de desviación o de tráfico

Éstos se dan cuando los países económicamente integrados fijan sus propios aranceles para países fuera del bloque, ocurriendo entonces una competencia en cuanto a los aranceles. El país con el menor arancel para un determinado bien será el más beneficiado pues por él se introducirán los productos de fuera del bloque. Éstos hechos traen distorsiones en el comercio que se ven reflejadas en la producción y las inversiones.

Beneficios de la Integración Económica

La región podría recibir los siguientes beneficios

o Cambios en la productividad como consecuencia de una mayor especialización y de la aplicación de las ventajas comparativas de los miembros.

o Mejoras en la producción en consecuencia de la producción a gran escala.

o Cambios en la competencia y en la eficiencia productiva.

o Aumento del nivel de empleo y del volumen de producción.

o Mejoras en las redes de transporte y comunicación en general.

3. El Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA)

Nuestro país en estos momentos no pertenece a ningún bloque económico; sin embargo, está en negociaciones para poder integrarse económicamente, siendo la más importante de dichas negociaciones la del ALCA.

El ALCA surgió como un compromiso adquirido por los presidentes del hemisferio reunidos en la I Cumbre de las Américas en 1994 en la ciudad de Miami, que acordaron establecer el Acuerdo del Área de Libre Comercio de las Américas para el año 2005, basado en una Declaración de Principios y en un Plan de Acción

La estructura de negociación, desde entonces, ha estado compuesta por

o La Reunión de Ministros Responsables del Comercio del Hemisferio,

o El Comité de Negociaciones Comerciales CNC, llamado también Reunión de Viceministros de Comercio del Hemisferio,

o Nueve grupos de negociaciones, y

o Tres comités.

Los objetivos del ALCA son de preservar y fortalecer la democracia en el Continente Americano, erradicar la pobreza y la discriminación, promover el desarrollo económico y sostenible, abrir las puertas a nuevos mercados y conservar el medio ambiente.

Panamá actualmente es la Sede Pro-Témpore de la Secretaría Administrativa de las Negociaciones del ALCA, desde el 1 de marzo del 2001 hasta el 28 de febrero de 2003, y su Director Administrativo es el dominicano Iván Ogando Lora. Antes lo fue Miami y luego lo será México. Entre las razones por la que Panamá fue un de las elegidas para la Sede Pro-Témpore está el hecho de que Panamá ofrecía el costo de vida más bajo de entre todas las ciudades nominadas. La Sede Pro-Témpore en Panamá ha sido establecida en el Hotel Caesar Park. El costo del proyecto ALCA – Panamá es de $4.3 millones, divididos en $3.115 millones aportados por el comité tripartito—BID, CEPAL y la OEA— y $1.185 millones por el Gobierno Panameño.

El Gobierno panameño ha expresado repetitivamente su deseo de que Panamá sea la sede permanente de la secretaría del ALCA en el 2005. De hecho, esa fue una de las metas que las autoridades panameñas plantearon en la pasada Cumbre de las Américas, celebrada en Québec, Canadá, en abril.

Pero para lograrlo, Panamá tendrá que sobrellevar las aspiraciones, que, en ese mismo sentido, tienen otras ciudades, como Miami y México, D.F.

Entre los avances que se han dado en las negociaciones del ALCA están:

• Medidas de facilitación de negocios: En Toronto, se dio la aprobación al primer paquete de estas medidas en asuntos aduaneros y transparencia, correspondiendo a los Viceministros supervisar la ejecución de las medidas ya aprobadas

• Redacción de borradores de textos normativos: En Toronto se giró instrucción a los Grupos de Negociación para la redacción de borradores de texto encorchetados de cada capítulo con base en los logros alcanzados en la primera etapa de negociaciones, de manera que en la Reunión Ministerial de Buenos Aires se pueda contar con un borrador del futuro acuerdo del ALCA que refleje las convergencias y divergencias de criterios en el hemisferio.

• Sociedad civil: el Comité de Representantes Gubernamentales sobre la Participación de la Sociedad Civil, con este propósito y por instrucciones de los Ministros, recibe de manera permanente las colaboraciones escritas de la sociedad civil hemisférica, en asuntos relacionados con el comercio que tengan relevancia para el proceso negociador.

Los beneficios que traería el ALCA para la región serían, según los 34 Jefes de Estado y de Gobierno que en 1994 firmaron la Declaración de Principios de Miami, son:

o Promoverá nuestro crecimiento económico.

o Aumentará nuestra prosperidad interna.

o Elevará el nivel de vida.

o Mejorará las condiciones de trabajo de los pueblos de las Américas.

o Protegerá mejor el medio ambiente.

Adicionalmente, el ALCA:

• Desarrollará las democracias de Américas.

• Promoverá la protección de los derechos humanos.

• Promoverá el desarrollo sostenible en la región.

Pero para que se den estos resultados, los países de la región deberán luchar en pro del desarrollo y liberalización de las economías más débiles, de una homogeneización al menos económica para que el proyecto no se venga a pique, de una más equitativa distribución de la riqueza y de una eliminación de la pobreza. La corrupción y los derechos humanos son temas importantísimos para el éxito del ALCA, así como también la educación, la inversión privada y la salud.

La América integrada es un sueño, que hasta el propio Bolívar tuvo, pero no es hasta el decenio de 1990 que nuestro continente se pudo armar de valor para afrontar el reto del ALCA. Y es esto lo que el ALCA representa para Panamá, un reto. Un reto del que, según lo afrontemos, dependerá nuestro futuro. Y un reto para el que Panamá aún no está lista, pero que puede estarlo a través de acciones como las siguientes:

Una redistribución del gasto público de tal forma que permita un desarrollo de los sectores tradicionalmente menos favorecidos lo que hará nuestro país más fuerte y lo ayudará a ser más homogéneo con las economías más fuertes del hemisferio.

• Una verdadera transformación de la educación nacional bajo las premisas de la excelencia, de la calidad total, de la productividad y de la competitividad, que no nos deje a merced de las exigencias laborales que un área de libre comercio traería.

• Una lucha agresiva contra la corrupción, la cual constituye una barrera para el crecimiento y desarrollo.

• Reemplazar el proteccionismo que el Estado tiene hacia ciertos sectores con preparación orientada hacia la productividad y la excelencia.

4. Conclusión

La integración económica concebida como el programa escalonado y como el resultado de la eliminación de las barreras artificiales a los intercambios de bienes y a los movimientos de factores productivos dentro de una región, constituye una herramienta de desarrollo colectivo, según sea aplicada.

Panamá se ha privado de esta herramienta durante toda su historia republicana. Pero ya es hora de afrontar el reto del ALCA que junto con un Plan Puebla-Panamá (PPP) y con otros intentos integracionistas pueden significar el inicio de una época de prosperidad y de verdadero desarrollo sostenible, no sólo para nosotros, sino también para todo el hemisferio.

Afrontar este reto y sacarle el mayor provecho va más allá de ser la Sede de la Secretaria Pro-Témpore o de solicitar la Secretaría Permanente, constituye un desafío nacional que sólo la excelencia en nuestra preparación nos permitirá sobrellevar; de no ser así, el avance de las negociaciones y el interés de nuestros vecinos se convertirán en nuestro peor enemigo.

El siguiente es extracto de la Declaración de Principios de la Cumbre de las Américas realizada en Miami en 1994. Sólo se ha incluido lo referente a la creación del Área de Libre Comercio de las Américas.

Cumbre De Las Américas

Declaración de Principios

Pacto para el Desarrollo y la Prosperidad: Democracia, Libre Comercio y Desarrollo Sostenible en las Américas

Promover la prosperidad a través de la integración económica y el libre comercio

Nuestro progreso económico continuo depende de políticas económicas sólidas, del desarrollo sostenible y de un sector privado dinámico. Una clave para la prosperidad es el comercio sin barreras, sin subsidios, sin prácticas desleales y con un creciente flujo de inversiones productivas. La eliminación de los obstáculos para el acceso al mercado de los bienes y servicios entre nuestros países promoverá nuestro crecimiento económico. Una economía mundial en crecimiento aumentara también nuestra prosperidad interna. El libre comercio y una mayor integración económica son factores clave para elevar el nivel de vida, mejorar las condiciones de trabajo de los pueblos de las Américas y proteger mejor el medio ambiente.

Por consiguiente, decidimos iniciar de inmediato el establecimiento del “Área de Libre Comercio de las Américas” en la que se eliminaran progresivamente las barreras al comercio y la inversión. Asimismo, resolvemos concluir las negociaciones del “Área de Libre Comercio de las Américas” a mas tardar en el año 2005, y convenimos en alcanzar avances concretos hacia el logro de este objetivo para el final de este siglo. Reconocemos el progreso que ya se ha obtenido a través de las acciones unilaterales de cada una de nuestras naciones y de los acuerdos comerciales subregionales de nuestro Hemisferio. Sobre la base de los acuerdos subregionales y bilaterales existentes ampliaremos y profundizaremos la integración económica hemisférica, haciéndolos más parecidos.

Conscientes de que la inversión constituye el principal motor del crecimiento en el Hemisferio, la alentaremos, colaborando en el establecimiento de mercados más abiertos, transparentes e integrados. En este sentido, nos comprometemos a crear mecanismos sólidos que promuevan y protejan el flujo de inversiones productivas en el Hemisferio, y fomenten el desarrollo y la integración progresiva de los mercados de capital.

A fin de avanzar en la integración económica y el libre comercio, crearemos una infraestructura hemisférica con la cooperación y el financiamiento del sector privado y de las instituciones financieras internacionales. Este proceso, que requiere de un esfuerzo de cooperación en áreas tales como telecomunicaciones, energía y transporte, permitirá el movimiento eficiente de bienes, servicios, capital, información y tecnología, que son la base de la prosperidad.

Reconocemos que a pesar de los avances considerables en la solución del problema de la deuda en el Hemisferio, la carga que representa un elevado endeudamiento externo continua obstaculizando el desarrollo de algunos de nuestros países. Reconocemos también que la integración económica y la creación de un área de libre comercio serán tareas complejas, particularmente a la luz de las amplias diferencias en los niveles de desarrollo y en el tamaño de las economías de nuestro Hemisferio. Permaneceremos conscientes de estas diferencias a medida que avancemos hacia la integración económica en el Hemisferio. Recurriremos a nuestros propios recursos, inventiva y capacidades individuales, así como a la comunidad internacional para que nos ayuden a lograr nuestros objetivos.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Salvatierra Marlo. (2000, diciembre 7). Panamá y su integración económica desde el ALCA. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/panama-y-su-integracion-economica-desde-el-alca/
Salvatierra, Marlo. "Panamá y su integración económica desde el ALCA". GestioPolis. 7 diciembre 2000. Web. <https://www.gestiopolis.com/panama-y-su-integracion-economica-desde-el-alca/>.
Salvatierra, Marlo. "Panamá y su integración económica desde el ALCA". GestioPolis. diciembre 7, 2000. Consultado el 16 de Agosto de 2018. https://www.gestiopolis.com/panama-y-su-integracion-economica-desde-el-alca/.
Salvatierra, Marlo. Panamá y su integración económica desde el ALCA [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/panama-y-su-integracion-economica-desde-el-alca/> [Citado el 16 de Agosto de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de ccordova en Flickr
DACJ