Modelo de compensación ambiental para un parque natural en República Dominicana

REPUBLICA DOMINICANA
SECRETARIA DE ESTADO DE MEDIO AMBIENTE Y
RECURSOS NATURALES
SUBSECRETARIA DE AREAS PROTEGIDAS Y BIODIVERSIDAD
DIRECCION DE AREAS PROTEGIDAS
PROPUESTA PARA DESERROLLO DEL ENFOQUE Y MODELO DE
COMPESACION AMBIENTAL (CAM) DEL
PARQUE NACIONAL JUAN BAUTISTA PEREZ RANCIER
(VALLE NUEVO)
REPUBLICA DOMINICANA, DICIEMBRE 2006
1
Equipo técnico de planificación
En noviembre del año 2004, el equipo técnico de planificación del “Plan de Manejo del
Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier” inició actividades con el objetivo de actualizar
el Plan de Manejo existente, para obtener un instrumento actualizado y consensuado que
permita la conservación y administración eficiente y eficaz del Parque Nacional, este
documento es parte de los estudios técnicos de dicho proceso.
El equipo técnico de planificación del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista
Pérez Rancier se integra por:
1. Sr. Pedro Arias Coordinador del Equipo Técnico de Planificación
2. Sr. José Feliz Mateo Encargado del Departamento de Gestión
3. Sr. Alfredo Martínez Encargado del Departamento de Control y Vigilancia
4. Sr. Carlos Abreu Administrador del PNJBPR
5. Sr. José Alarcón Consultor Facilitador de Planes de Manejo PROCARYN
6. Sr. Lothar Mairich Consultor Principal GITEC
7. Sr. Marvin Melgar Consultor Escuela de Planificación Orgánica Evolutiva
(EPOE)
Apoyo técnico
El presente documente fue redactado en el marco de la Cooperación Financiera y Técnica
Alemana con la República Dominicana a través de la Subsecretaría de Estado de Áreas
Protegidas y Biodiversidad y el Proyecto Manejo y Conservación de la Cuenca Alta del Río
Yaque del Norte (PROCARYN).
Técnicos Nacionales:
Sr. Carlos Abreu Vitoriano Administrador del Parque Nacional Juan Bautista
Pérez Rancier: Persona de referencia, consulta y
facilitación de información técnica y administrativa
Lic. Pedro Arias Coordinador de Equipo de Planificación Dirección de Áreas
Protegidas: Apoyo conceptual y facilitación de información
técnica
Consultores:
Lic. Marvin Melgar Ceballos Consultor Escuela de Planificación Orgánica Evolutiva
(EPOE)
Dr. Lothar Mairich Consultor Planes de Manejo de Áreas Protegidas, GITEC-
SERCITEC-PROCARYN: Apoyo conceptual y revisión
técnica
Ing. José Alarcón Mella Consultor Facilitador Planes de Manejo de Áreas
Protegidas, KfW-GTZ-PROCARYN: Facilitación y
contribuciones técnicas
2
Acrónimos, siglas y abreviaciones
AP Área Protegida
AC Asociación Comunitaria
AES Analisis Estratégico Situacional
BID Banco Interamericano de Desarrollo
BM Banco Mundial
BMZ Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo
BPA Buenas Practicas Agrícolas
CARICOM Comunidad Caribeña
CDE Corporación Dominicana de Electricidad
CDM Comité de Desarrollo Municipal
CF Cooperación Financiera
CFD Cámara Forestal Dominicana
CIM Centrum für Internationale Migration und Entwicklung
CCP Consultor de Corto Plazo
CP Consultor Principal
CMC Consejo de Manejo y Conservación
CT Cooperación Técnica
CV Curriculum Vitae
DAC Diagnóstico de Areas Críticas
DCUP Determinación de Capacidad de Uso Publico
DED Deutscher Entwicklungsdienst (Servicio Alemán de Cooperación Social- Técnica)
DIARENA Dirección de Información Ambiental y de Recursos Naturales
DINAP Dirección Nacional Areas Protegidas
DGF Dirección General Forestal
ECUT Estudio de Capacidad de Uso de Tierra
EEI Evaluación Ecológica Integral
ETA Equipo Técnico Administrativo
ETOT Equipo Técnico de Ordenamiento Territorial
EN Equipo Núcleo
Euro Moneda Europea
EdL Expedientes de Licitación
EPAM Extensión Participativa como Aprendizaje Mutuo
FAO Food and Agricultura Organisation – Organización Mundial de Alimentación y Agricultura
FdD Fondo de Disposición
FECAJA Federación de Campesinos de Jarabacoa y Jánico
FED Fondo Europeo de Desarrollo
FSC Forest Steward Council – Consejo de Manejo Forestal
FMP Fundación Mosco Puello
FVN Fundación Valle Nuevo
GITEC Empresa Consultora Alemana
GTZ Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (Cooperación Técnica Alemana)
HELVETAS Asociación Suiza para Desarrollo y Cooperación
INDESUR Instituto de Desarrollo del Suroeste
INDRHI Instituto Nacional de Desarrollo de Recursos Hidráulicos
IDIAF Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales
ISA Instituto Superior Agrario
JD Junta Directiva
JICA Japanese International Cooperation Agency
KfW Kreditanstalt für Wiederaufbau (Banco de Reconstrucción)
Lcd Litros de caudal por segundo
M&E Monitoreo y Evaluación
MACFTN Red Mesoamericana de Productos Forestales (Red de Comercio)
MAC Mapeo de Actores Claves
MIP Manejo Integrado de Plagas
MF Medidas Financieras
MFS Manejo Forestal Sostenible
NNorte
NO Nor Oeste
NE NorEste
3
N-S Norte – Sur
OE Organización Ejecutora del Proyecto Alto Río Yaque del Norte
OG Organización Gubernamental
ONG Organización No Gubernamental
ONAPLAN Oficina Nacional de Planificación, Secretaría Técnico de la Presidencia
OT Ordenamiento Territorial
PEDM Plan Estratégico de Desarrollo Municipal
PFFG Programación Física y Financiera General
Plan Sierra Asociación de Conservación y Uso Adecuado de Recursos Naturales
PLUT Planificación de Uso de Tierra
PNJBPR Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier
PNJCR Parque Nacional José del Carmen Ramírez
PNAB Parque Nacional Armando Bermúdez
PNUD Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
POA Plan Operativo Anual
POG Plan Operativo General
POT Plan de Ordenamiento Territorial
PROCARYN Proyecto de Manejo Sostenible Cuenca Alta del Río Yaque del Norte
PRODAS Proyecto de Desarrollo Agrario en San Juan de la `Maguana
PROGRESSIO ONG Dominicana de Conservación de Areas Protegidas
PSA Pago de Servicios Ambientales
RBMA Reserva de Biosfera Madre de las Aguas
RECODES Región de Conservación y Desarrollo Sostenible
RIN Región de Influencia
SEA Secretaría de Estado de Agricultura
SESEMARN Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales
SICA Sistema de Integración Centroamericana
SSur
SO SurOeste
SE SurEste
TdR Términos de Referencia
TDAC Taller para Diagnostico de Areas Criticas
TNC The Nature Conservancy (ONG Conservación Natural)
TLC Tratado de Libre Comercio
UE Unión Europea
UICN Unión Mundial para la Conservación
UGAM Unidad de Gestión Ambiental
UTI Unidad Técnica de Implementación
USAID United States International Development Cooperation Agency
WWF-CA Fondo Mundial para la Naturaleza Centro América
ZAM Zona de Amortiguamiento
ZI Zona de Influencia
ZUPA Zona de Uso Publico y Administrativo
ZPI Zona Primitiva e Investigación
ZR Zona de Recuperación
Medidas y monedas
Euro Moneda de la Unión Europea
Ha Hectárea
HD Hombre día
Km Kilómetro
km² Kilómetro cuadrado
Métro cuadrado
Métro cúbico
msnm. Metros sobre nivel del mar
RD$ Peso Dominicano
Ta Unidad de medida de superficie: 16 tareas = 1 ha
US$ United States Dólar (moneda estadounidense)
4
Kit Documentación del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (PNJBPR)
PARTE 1: FICHA TECNICA DEL PLAN DE MANEJO
PARTE 2: RESUMEN EJECUTIVO
1.1 RESUMEN EJECUTIVO
1.2 PRESENTACION DE PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS DE
MANEJO
1.3 MAPAS BASICOS
PARTE 2: PLAN DE MANEJO DEL PARQUE NACIONAL JUAN B. PEREZ
RANCIER
2.1 DIAGNOSTICO
2.2 PROPUESTA PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS DE MANEJO
2.3 MARCO LOGICO DE PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS
2.4 MAPAS TEMATICO
PARTE 3: COMPENDIO DEL PROCESO PARTICIPATIVO
3.1 MAPEO DE ACTORES
3.2 ANALISIS DE PARTICIPACION POR TALLER PARTICIPATIVO
3.3 FICHA RESUMEN DE RESULTADOS POR TALLER
3.4 AYUDA DE MEMORIAS DE TALLERES
PARTE 4: ESTUDIOS ESPECIFICOS
4.1 RESULTADOS DEL DIAGNOSTICO DE CAPACIDAD DE USO
PUBLICO
4.2 METODOLOGIA DE PLAN DE USO DE LA TIERRA (PLUT) PARA
CONSERVACION
4.3 PROPUESTA DE ENFOQUE Y MODELO DE COMPESACION
AMBIENTAL DEL PNJBPR
4.4 PLAN EMERGENTE PARA IMPLEMENTACION DEL ENFOQUE
Y MODELO DE COMPESACION AMBIENTAL
4.5 RESULTADOS DE DIAGNOSTICO Y ESTUDIO DE
INFRAESTRUCTURA Y EQUIPAMIENTO
4.6 DIAGNOSTICO DE AREAS CRÍTICAS (DAC)
4.7. ESTUDIO DE CAPACIDAD DE USO DE LA TIERRA (ECUT)
4.8 CARACTERIZACION SOCIOECONOMICA RAPIDA (CSR)
4.9 ACTUALIZACION DEL MAPA DE COBERTURA Y USO.
4.10 PROPUESTA DE ZONIFICACION DEL PNJBR.
4.11 SONDEO DE VALORIZACION HIDRICA (SVH)
5
6
Índice
Índice general
1. Introducción y objetivos 09
1.1 Introducción 09
1.2 Objetivos 10
2. Justificación del modelo 11
3. Compresión del concepto
13
3.1 Perspectivas generales de los servicios ambientales
13
3.2 Definición y lógica de los pagos por servicios ambientales
15
3.3 Multifuncionalidad de los ecosistemas
16
3.4 Compensación ambiental por los servicios de los ecosistemas 17
3.5 La Compensación Ambiental (CAM), un mecanismo que constituye un desafió
18
3.5.1 Interrelaciones potenciales entre mitigación de la pobreza y CAM
18
3.5.2 Evaluación de los servicios que prestan los ecosistemas
19
3.5.3 La expansión geográfica pone en contacto a grupos de actores muy diversos
19
3.5.4 La creación de mercados 20
3.6 Pasos a seguir para la implementación
20
4. Desarrollo de propuesta de enfoque y modelo de compensación ambiental
22
en el PNJBPR
4.1 Identificación, Clasificación y Evaluación de Bienes y Servicios Ambientales 22
4.2 Bienes y servicios del PNJBPR sujetos a PSA
29
4.3 Los bienes y servicios del PNJBPR dentro del contexto del Plan de Manejo
3
4.3.1 Financiamiento para la operativización del Plan de Manejo del PNJBPR
31
4.3.2 La protección de los bienes y servicios del PNJBPR
32
7
4.3.3 Los usos actuales de los bienes y servicios del PNJBPR
32
4.3.4 El papel de la SEMARN 35
4.4 Marco operativo de la propuesta de enfoque y modelo de
36
compensación ambiental (CAM)
4.4.1 Clasificación geográfica 36
4.4.2 Descripción del marco operativo del enfoque y modelo de CAM en el PNJBPR
44
4.4.2.1 Creación de arquitectura institucional mixta
44
4.4.2.2 Instrumentos (herramientas) operativos, de monitoreo y
48
seguimiento para la implementación del modelo CAM
4.4.3 Medidas de compensación ambiental
52
4.4.3.1 Medidas de mitigaciòn, corrección y restauración ambiental 52
4.4.3.2 Creación del fondo de compensación ambiental
53
5. Estudio de caso de modelo de compensación ambiental en Sector 1 de comunidades
55
5.1 Descripción general y objetivos del estudio 55
5.2 Ubicación geográfica del estudio de caso 55
5.3 Metodología utilizada para el desarrollo del estudio de caso
57
5.4 Presentación de resultados por paso metodológicos
57
6. Conclusiones y recomendaciones
72
7. Pasos a seguir 77
8. Bibliografía utilizada y consultada 78
Anexos 81
Índice de figuras
8
Figura 1: Esquema de pago de servicios ambientales (PSA)
Figura 2: Flujo de los beneficiarios de los servicios de los ecosistemas
Figura 3: Línea cronológica de implementación de modelos de sistemas de PSA en el
PNJBPR
Figura 4: Mapa de zonificación general propuesta para el PNJBPR
Figura 5: Propuesta de sectores para operativización de CAM
Figura 6: Estudio y acciones a desarrollar para desarrollo de zonificación específica
Figura 7: Estructura básica por actores, niveles y área geográfica de la arquitectura
institucional
mixta del PNJBPR
Figura 8: El PLUT en el contexto de la planificación de áreas protegidas
Figura 9: Las comunidades del Sector CAM 1, dentro del contexto territorial del PNJBPR
Figura 10: Arquitectura institucional del “Sector CAM 1”
Índice de tablas
Tabla 1: Matriz de clasificación, identificación y evaluación de bienes y servicios
ambientales.
Tabla 2: Matriz semáforo de bienes, servicios y funciones
Tabla 3: Matriz semáforo de bienes, servicios y funciones


Tabla 6: Propuesta de nomenclatura para Zonificacion específica
Tabla 7: Ubicación catastral
Tabla 8: Numero de boletas producto de autocenso
Tabla 9: Tabla resumen datos demográfica “Sector CAM 1”
Tabla 10: Disponibilidad de infraestructura y servicios
Tabla 11: Distribución y clasificación de usuarios del suelo
Tabla 12: Clasificación de tipos de productores según tipo de producción
Tabla 13: Rendimientos de principales productos agrícolas (comerciales)
Tabla 14: Principales agroquímicos utilizados en el Sector CAM 1
Anexos
Anexo 1: Esquemas negociables según Coase
Anexo 2 Lista de miembros del equipo núcleo de planificación estudio de caso “Sector CAM
1”
Anexo 3: Conceptos para la implementación de Buenas Practicas Agrícolas (BPA)
Anexo 4: Boleta de autocenso comunitario
Anexo 5: Lista de usuarios de suelo “censo actualizado”
Anexo 6: Lista de comunidades con incidencia directa en el PNJBPR
9
1. Introducción y objetivos
1.1 Introducción
En marzo del año 2005, conjuntamente la Dirección de Areas Protegidas y el Proyecto de
Manejo y Conservación de la Cuenca Alta del Rio Yaque del Norte (PROCARYN), inician
acciones para la elaboración del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez
Rancier (Valle Nuevo). El objetivo principal del Plan de Manejo es que por medio de un
documento pragmático y operativizable se logre fortalecer las capacidades de conservación,
manejo y administración del área protegida.
Tanto la categoría de manejo como los objetivos de conservación de área protegida indican
que el PNJBPR se debe a la conservación, pero en la realidad el área protegida cuenta con
un uso del suelo en contrariedad a sus objetivos en un 55.66 % (510 Km2) de su territorio, el
cual se dedica principalmente para la agricultura, ganadería, vivienda y algunos proyectos
ecoturísticos.
La principal acción para el éxito a mediano y largo plazo del “Plan de Manejo” consiste en
lograr la estabilización de la frontera agrícola y restauración en primer termino de las áreas
criticas o ecosistemas sensibles, para ello es importante considerar un “costo de
oportunidad”, y proceso de negociación que permita a las 20 comunidades y mas de 17
propietarios mayores desarrollar un modelo que logre no solo la estabilización de la frontera
agrícola sino la creación de alternativas socioproductivas construidas bajo una arquitectura
institucional que permita la creación de un fondo de compensación ambiental que fortalezca
la implementación del Plan de Manejo del PNJBPR.
El presente documento trata de brindar las bases conceptuales y metodologicas para el
desarrollo de un “modelo de compensación ambiental” que permita la solución de
conflictos socioambientales a través de un proceso de negociación entre la Secretaria de
Medio Ambiente y Recursos Naturales y las diferentes comunidades y propietarios para
lograr convenios que permitan el usufructo del suelo que se encuentra actualmente bajo uso
con una serie de normas y restricción y el pago de un monto que consolide la formación de
un “fondo de compensación ambiental”.
El fondo de compensación ambiental puede permitir la implementación de los programas
y subprogramas contenidos en el actual plan de manejo, pero aun mas importante la
sostenibilidad financiera del área protegida a largo plazo. Siendo un punto relevante la
participación proactiva de los diferentes actores a nivel comunitario e individual.
Tanto el modelo como el enfoque de compensación ambiental debe ser desarrollado dentro
de una “arquitectura institucional” que viabilice a corto y mediano plazo, nacido de las
mismas estructuras internas de los actores claves, siendo la Secretaria de Medio Ambiente y
Recursos Naturales el ente gestor que fortalezca técnica y legalmente la arquitectura
institucional que desarrolle las acciones de compensación ambiental.
Un punto considerado de relevancia en el documento es la creación de criterios e
indicadores que permita el desarrollo de un sistema de “monitoreo y evaluaciòn” del proceso
de implementación del plan de manejo y por ende de las diferentes acciones dentro del
modelo de compensación ambiental, es importante para ello considerar el fortalecimiento de
10
las capacidades técnicas y administrativas del área protegidas, pudiendo nacer de los
mismos fondos provenientes del pago de compensación ambiental.
Los puntos serán reflejados en el presente documento el cual contiene en sus diferentes
puntos el marco de justificación, conceptos, analisis y propuesta para la implementación del
enfoque y modelo de compensación ambiental para el Parque Nacional Juan Bautista Pérez
Rancier.
11
1.2 Objetivos
Objetivo general
Presentar en forma documental una propuesta que siente las bases conceptuales,
sociales, económicas, geográficas y operativas para la implementación de un “enfoque y
modelo de Compensación Ambiental” (CAM), dentro de un programa mayor de “Pagos de
Servicios Ambientales” (PSA), como parte operativa del Plan de Manejo 2005-2010 del
Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier.
Objetivos específicos
Justificar conceptual y operativamente la propuesta del desarrollo de un enfoque y modelo
de CAM para ser implementando como parte del marco operativo del Plan de Manejo del
área protegida;
Presentar en forma general la situación social, económica y de conservación del PNJBPR
en la actualidad y como el enfoque y modelo de CAM, puede fortalecer las acciones de
conservación y manejo del área protegida, desarrollada a través de acciones de consulta y
participación con actores claves del área protegida;
Documentar y dar a conocer el nivel de aceptación por parte de los actores locales y/o
usuarios directos sobre la implementación conjunta del enfoque y modelo de CAM para el
área protegida;
Proponer la arquitectura institucional que podría operativizar el enfoque y modelo de CAM
y el manejo del “fondo de compensación ambiental”;
Presentar los resultados del estudio de caso desarrollado para uno de los Sectores CAM,
como ejemplo de implementación del enfoque y modelo de Compensación Ambiental;
Establecer los requerimientos de estudios complementarios para sustentar la elaboración
del Plan de Manejo del PNJBPR e implementación del enfoque y modelo de CAM.
12
2. Justificación del modelo
Durante el desarrollo del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier
(Valle Nuevo), se pudieron identificar una serie de variables socioambientales que ponen en
riesgo a corto y mediano plazo la implementación de cualquier tipo de propuesta que
promueva la conservación y manejo del área protegida, considerada en el plan de manejo,
dada las características socioambientales que el PNJBPR posee.
Con 910 Km2 establecidos por el decreto 233 del año 1996, el área protegida posee
aproximadamente 20 comunidades que se encuentran dentro y en la periferia cercana de
sus limites que de acuerdo a estimaciones actuales superan las 7,000 (dato estimado en
microtalleres participativos 2005) personas con actividades agroproductivas y pastoriles en el
área protegida, considerando que solamente en la comunidad del Castillo actualmente se
estima una población entre dominicanos y haitianos de 1,250 personas (Melgar, M. PLUT,
2005).
En la Evaluación Ecológica Integral (EEI) elaborada por la Fundación Moscoso Puello indica
que en 1999 el área protegida, de los 910 Km2 que lo componen, 390 Km2 presentan algún
tipo de cobertura forestal, mientras 510 Km2 se encuentra distribuido entre bosques
secundarios en diferentes etapas serales y principalmente para producción agrícola y
pecuaria (300 Km2). Es notorio en los recorridos de campo, entrevistas con miembros de las
comunidades, gobierno local, organizaciones gubernamentales (foresta, politur, ejercito
nacional, etc.) que a pesar de los esfuerzos de la Dirección de Areas Protegidas (DAP) y la
administración del PNJBPR las áreas agrícolas y pecuarias se han expandido en forma
gradual pero constante en los últimos seis años. Lo cual afecta directamente a los ocho
objetos de conservación identificados en la EEI. Los cuales se enumeran a continuación:
1. Bosques de Coniferas;
2. Bosques Nublados;
3. Bosque Latifoliado;
4. Manaclares;
5. Cabeceras de ríos sobre 1800 metros sobre el nivel del mar;
6. Cabeceras de ríos bajo 1800 metros sobre el nivel del mar;
7. Anfibios;
8. Mamíferos. (EEI, FMP, 2005)
Las principales amenazas críticas, que impactan lo objetos de conservación por jerarquía de
mayor a menor se presenta a continuación:
1. Practicas agrícolas;
2. Expansión agrícola;
3. Extracción de madera;
4. Incendios provocados;
5. Introducción de especies exóticas de flora y fauna;
6. Ganadería;
7. Contaminación por desechos químicos;
8. Pesca;
9. Construcción de caminos.
13
Es obvio que la situación del PNJBPR no es diferente a otras áreas protegidas del país y de
la región mesoamericana, dada las características sociambientales y productivas que las
zona rurales atraviesan con las carencias de oportunidades para la adquisición de tierras
cultivables, considerando las inadecuadas tendencias de distribución de la tierra. Y la
necesidad cada día mayor de conservar los remanentes de ecosistemas existentes en las
áreas protegidas y prioritariamente los vinculados con zonas a la producción, colecta y
almacenaje de agua (cuencas hidrográficas).
Lo anterior puede conducir a considerar la “Teoría de Coase” la cual afirma que: si los
derechos de apropiación están definidos con claridad, se distribuyan inicialmente como se
distribuyan y siempre que el coste de transacción sea cero, la eficiencia la negociación entre
las partes afectadas por una externalidad puede arrojar una situación de optimalidad
paretiana para ambas partes. La anterior teoría es la que ha permitido validar los modelos
de Pago de Servicios Ambientales (PSA) y Compensación Ambiental (CAM), en palabras
sencillas de comprender “algunas veces hay que ceder y/o retroceder ambas partes
para ganar” el marco que permite técnica y legalmente el desarrollo de una propuesta de
PSA Y CAM es el “Plan de Manejo”. (Ver anexo 1)
La Teoría de Coase la cual ha permitido conjuntamente con la “estadística hedónica”
cimentar los sistemas de PSA desde su aparición en la década de los 60s (ver anexo 1),
permite evidenciar que la lógica siempre destina a los técnicos al uso de medidas impositivas
(leyes, normas, etc.) que al final han demostrado su poca aplicabilidad y en muchos casos el
aumento desmesurado de acciones negativas que impactan los recursos naturales.
El momento actual permite la factibilidad del desarrollo del enfoque y modelo de
compensación ambiental considerando la elaboración del Plan de Manejo y sus
herramientas de gestión, lo que ha permitido la generación de sinergias en los diferentes
actores locales, principalmente a nivel de las comunidades deseosos de buscar una solución
que permita el uso apropiado de los recursos naturales que hasta el día de hoy estan siendo
explotados en una forma no adecuada.
Los administradores del área deben considerar las siguientes preguntas estratégicas,
al momento de discutir sobre la factibilidad del desarrollo de un modelo de
compensación ambiental:
Serán verdaderas opciones la reubicación, desalojo y/o compra de tierra para las
comunidades y usuarios individuales?
Actualmente se posee la capacidad de monitorear y normar el uso del suelo de las
comunidades y productores individuales?
Que alternativas socioproductivas prediales y no prediales se ofertaran a las
comunidades y usuarios individuales de restringirse las actividades productivas y de
subsistencia dentro del área protegida?
Que acciones de asistencia técnica se estan realizando, para reducir el impacto
ambiental contra los objetos de conservación, producto de las actividades
socioproductivas?
14
El Plan de Manejo elaborado podría operativizarse sin considerar la complejidad
biológica, social y económica del área protegida?
El financiamiento para la implementación de los programas y subprogramas de
manejo del área protegida podrá se sufragado del presupuesto asignado a la
Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales?
De donde se obtendrán los recursos financieros para el mantenimiento de la
infraestructura existente y a desarrollar por medio de los fondos aportados por el
KfW a través de PROCARYN, para el PNJBPR?
3. Comprensión del concepto
La propuesta del Modelo de Compensación Ambiental para el Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier tiene su basamento en conceptos y modelos de Pago de Servicios
Ambientales (PSA), basado en los servicios que prestan los ecosistemas a los usuarios que
se encuentran usufructuando el suelo dentro del área protegida. Los conceptos que dan
cimiento a la propuesta se enumeran a continuación:
3.1 Perspectivas generales de los servicios ambientales
El Pago por Servicios Ambientales (PSA) es una solución novedosa que puede permitir
invertir una situación de desabastecimiento y degradación ambiental mediante la lógica de
mercado y transformar zonas de alto valor y riesgo ambiental a causa de altas presiones
demográficas en áreas en las que se logre un desarrollo sostenible. Puede permitir el
financiamiento de la protección del área protegida, el comienzo de la gestión forestal, la
educación ambiental, las prácticas mejoradas de manejo agrícola y ganadero, la
potenciación del capital social y el cambio de mentalidad de campesinos que comienzan a
cuidar sus cauces en busca de un beneficio real monetario.
El PSA se financia con una lógica de mercado, a través de cobros a los demandantes de
servicios ambientales y pagos de actividades verificables a los productores. Esta gica es
opuesta a las subvenciones y las donaciones que permiten la creación de un fondo de
compensación ambiental. Si existe la demanda de un recurso y la oferta capaz de
satisfacer de forma adecuada dicha demanda, el mecanismo de un PSA consiste en
coordinar los flujos financieros que deben producirse a través de tarifas e impuestos
fundamentalmente, de tal forma que los demandantes cubran de manera satisfactoria su
necesidad a cambio de un precio acorde a la misma y que a su vez este precio sea el
suficiente para que el oferente cubra como mínimo sus gastos de producción y por otro lado
se tomen las medidas para que el recurso se gestione y conserve de manera sostenible.
Figura 1: Esquema de pago de servicios ambientales (PSA)
15
Oferta
Servicios ambientales
Privados y no privados
Demanda
Servicios Ambientales
Privados y no privados
ECOSISTEMAS
Comisión de
servicios
ambientales
Cobro a usuarios
de servicios y
ecosistemas
Pago de
compensación
ambiental
Pago de Servicios Ambientales (PSA)
Tarifas
Impuestos
Permisos transables
Licencias
Fondo de
Compensación
Ambiental
Fuente: Modificado por Melgar, M, 2005; de PASOLAC 2000.
Dentro de un sistema de PSA podrán integrarse distintos modelos de incentivos (directos e
indirectos…) lo que permite la adaptación del mecanismo a recursos de diferente naturaleza.
El sistema se encuentra con la dificultad que presenta la limitación técnica principal la
valoración económica de numerosos servicios ambientales, por ende pude utilizarse
como referencia el valor neto de la producción agrícola y/o pecuaria de la zona
involucrada a través de un sencillo analisis de costo beneficio. Pero sin lugar a dudas
no es este el mayor impedimento a la hora de la creación de este tipo de mercados, y la
combinación de un complicado conjunto de factores en cada uno de los cuales tienen que
darse las condiciones idóneas hace que los procesos de puesta en práctica de estos
mecanismos sean lentos y no siempre lleguen a buen puerto.
Los estudios sobre los servicios ambientales y la forma en que influyen en las sociedades
han ido creciendo en años recientes tanto en número como en complejidad. Se han
planteado varias definiciones para describir y entender las interacciones entre el medio
ambiente natural y las sociedades. Los esquemas de PSA se centran en dichos servicios
ambientales para los que existe demanda de mercado o para los que puede surgir dicha
demanda en las condiciones adecuadas. Los servicios vigentes comprenden cuatro
categorías: servicios hídricos, secuestro de carbono, conservación de la diversidad biológica
y belleza del paisaje. Una de las definiciones de PSA más aceptada es la que ofrece se
presenta a continuación:
Los que brindan el bosque y las plantaciones forestales y que inciden directamente en
la protección y el mejoramiento del medio ambiente. Son los siguientes: mitigación de
emisiones de gases de efecto invernadero (fijación, reducción, secuestro,
almacenamiento y absorción), protección del agua para uso urbano, rural o
hidroeléctrico, protección de la biodiversidad para conservarla y uso sostenible,
científico y farmacéutico, investigación y mejoramiento genético, protección de
16
ecosistemas, formas de vida y belleza escénica natural para fines turísticos y
científicos.
Los esquemas de PSA se centran en los servicios ambientales proporcionados por la
conservación de los bosques, la reforestación y la explotación sustentable de los bosques,
así como en ciertas prácticas de agrosilvicultura y pastoreo silvícola. Las prácticas hídricas
son también objetivo de numerosos esquemas de PSA. La lista de servicios hídricos
proporcionados por los ecosistemas que son consideradas en términos de los esquemas de
PSA vigentes incluye:
- Regulación de flujo: mantenimiento en temporada de secas y control de caudal;
- Mantenimiento de calidad hídrica, control de carga de sedimentos, control de carga de
nutrientes (por ejemplo fósforo y nitrógeno), control de carga de sustancias químicas y
salinidad;
- Control de erosión y sedimentación;
- Reducción de salinidad del suelo, regulación de tabla de agua, y
- Mantenimiento de hábitats acuáticos (por ejemplo mantenimiento de la temperatura del
agua, áreas de sombra en ríos y arroyos, manteniendo la cantidad adecuada de astillas
de madera en el agua).
Los servicios hídricos provistos por los bosques son complejos y muchas veces no bien
comprendidos. Los servicios de los bosques a las cuencas hídricas dependen de diversos
factores particulares a cada sitio, como el terreno, composición del suelo, especies de
árboles, mezcla de vegetación, clima y sistemas vigentes de gestión.
Además, las cuencas hídricas pueden experimentar fluctuaciones estacionales, anuales o de
años múltiples, que hacen casi imposible proyectar y cuantificar la provisión de los niveles
específicos de servicios hídricos en un momento determinado.
Los servicios de la diversidad biológica están también con frecuencia asociados a esquemas
de PSA. La biodiversidad puede, por tanto, medirse en términos de ecosistemas, especies y
diversidad genética. La lista de los servicios biológicos que pueden ser parte de los
esquemas de PSA incluye la protección de ecosistemas de valor particular, hábitats
naturales, especies, recursos genéticos y otros.
Los servicios de secuestro de carbono forman parte también de numerosas transacciones de
mercado en el mundo y son parte de varios esquemas de PSA. El secuestro de carbono se
da cuando mediante árboles u otro tipo de vegetación se absorbe carbono contenido en la
atmósfera. De igual manera, la destrucción de bosques es equivalente a emisión de carbono
a la atmósfera. Como consecuencia, el secuestro de carbono puede incluir dos tipos de
servicios: la absorción activa mediante reforestación o reemplazo de emisiones por medio de
la conservación de la cubierta forestal.
Los servicios de belleza escénica, por último, se asocian principalmente con el valor estético
o cultural que se otorga a sitios específicos. Los servicios de belleza del paisaje pueden
incluir la protección de lugares de patrimonio natural, arrecifes de coral, santuarios culturales
17
o incluso formas de vida tradicional, como parte del enfoque de protección combinado entre
cultura y medio ambiente. Pocos esquemas de PSA incluyen disposiciones respecto de
dichos servicios, mismos que resultan difíciles de cuantificar y evaluar debido a su base
cultural. La inclusión de estos servicios, no obstante, crece en la medida en que aumentan la
conciencia cultural y la industria turística mundial.
3.2 Definición y lógica de los pagos por servicios ambientales
Por definición, las externalidades ambientales —negativas y positivas— no están
incorporadas en el precio de los productos o servicios que se venden en el mercado. Es por
ello que determinados mercados no resultan favorables para la conservación o la prevención
de la contaminación en las señales que mandan por medio de sus precios o mediante otros
incentivos económicos.
Esta situación por lo general conduce a una creciente destrucción del capital natural o a
niveles no aceptables de contaminación. La respuesta tradicional a esta situación ha sido la
puesta en práctica de mecanismos de comando y control por medio de leyes y reglamentos
sobre protección ambiental, emisiones contaminantes, salud humana y uso del suelo, entre
otras.
En los pasados veinte años los sistemas de gestión ambiental han evolucionado hacia el uso
de instrumentos económicos y de mercado que buscan la internalización de las
externalidades ambientales por medio de las señales adecuadas de precios, modelos de
compensación ambiental dentro y fuera de áreas protegidas y sistemas de incentivos,
que pueden incluir, pago directo de usuarios, subsidios, política fiscal, creación de
mercados para las emisiones contaminantes y otras muchas herramientas (MAG-
PAES/CATIE, 2002).
En el otro extremo, quienes contribuyen a proporcionar externalidades ambientales positivas
por medio de servicios ambientales casi nunca reciben compensación por los beneficios que
proveen. El principio básico que respalda el PSA es que los usuarios de recursos y las
comunidades que están en posición de proporcionar servicios ambientales deben recibir
compensación por los costos de dicha oferta, y quienes se benefician de dichos servicios
deben pagar por ellos, con lo cual se internalizan dichos beneficios.
O bien aquellos productores individuales y comunidades que por sus actividades
socioproductivas de alto rendimiento producen alteraciones ambientales y/o explotan en
forma inadecuado los recursos naturales que se encuentran dentro de áreas protegidas o en
las zonas adyacentes a la mismas, concibiendo el enfoque de PSA y compensación
ambiental a través de lograr la multifuncionalidad de los ecosistemas.
En ello, el enfoque de PSA es idéntico al principio de que “el que contamina, paga” al crear
incentivos positivos para la protección ambiental y la conservación tanto fuera como dentro
de áreas protegidas. En comparación con las estrategias de comando y control, los
esquemas de PSA pueden resultar más efectivos y con menores costos.
De hecho, la aplicación de los sistemas de comando y control ambiental dependen de la
disponibilidad de los recursos adecuados, tanto en lo institucional como en lo financiero,
18
mismos que con frecuencia son escasos en los países en desarrollo. En ese contexto, los
enfoques regulatorios a la conservación con frecuencia incumplen sus objetivos ambientales
debido a la falta de vigor en los sistemas de aplicación de la legislación ambiental e
incumplimiento generalizado.
Los esquemas de PSA pueden funcionar en donde los enfoques regulatorios han fallado al
crear un sistema de incentivos para la conservación, en lugar de un conjunto de obligaciones
legales enfrentado al incumplimiento generalizado debido a los contra incentivos económicos
y la falta de recursos para la aplicación legal.
Además, puede resultar difícil, y en algunas ocasiones imposible, aplicar medidas de
conservación, reglamentos sobre uso del suelo o prácticas específicas de gestión agrícola o
forestal en las comunidades pobres que dependen de la explotación de los recursos para su
sustento. Los enfoques regulatorios terminan afectando en ocasiones a estas poblaciones al
prohibirles actividades que resultan esenciales para su modo de vida y empujándolos hacia
patrones ilegales de supervivencia.
En comparación con los subsidios estatales, los esquemas de PSA pueden conducir a
resultados más sustentables al generar un flujo continuo de pagos. Es más factible,
por otra parte, que los esquemas de PSA resulten más eficientes en costos que la
combinación de los enfoques regulatorios y los subsidios, cuya gestión implica
importantes recursos estatales. En contraste, los esquemas de PSA por lo general se
apoyan en una estructura flexible y más ligera que puede autosostenerse a largo
plazo.
Los esquemas de PSA son también potencialmente más efectivos, flexibles y eficientes en
costos que la creación de las tradicionales áreas protegidas; los esquemas de PSA pueden
instrumentarse en lugares en que la creación de áreas protegidas no sería posible debido a
consideraciones socioeconómicas o políticas; pueden ser además más fáciles de administrar
y permitir un rango más flexible de usos del suelo y actividades de extracción que se
beneficiarían tanto del desarrollo socioeconómico como de la protección ambiental.
3.3 Multifuncionalidad de los ecosistemas
Los ecosistemas le brindan al hombre diversos tipos de servicios, es decir, son
multifuncionales. Por ejemplo, los bosques exhiben un alto grado de biodiversidad,
proporcionan una amplia variedad de productos, además de la madera, favorecen la
infiltración y retención del agua, albergan suelos de buena calidad, contribuyen a purificar el
aire, influyen en el clima, cumplen una función recreativa importante como escenarios
naturales y, frecuentemente, tienen también una significación religiosa.
Los servicios que brindan los ecosistemas, tales como los mencionados, pueden estar
limitados a un área local, pero también pueden ser de alcance nacional e incluso
internacional. Hasta ahora, estos servicios han sido mayormente gratuitos.
Sin embargo, los ecosistemas sólo podrán brindar tal diversidad de servicios si en el manejo
de los mismos se tiene en cuenta su multifuncionalidad. Su uso inapropiado, por ejemplo,
mediante la mecanización excesiva, la sobreexplotación de los recursos, la expansión de la
agricultura a zonas marginales vulnerables, la polución ambiental y la urbanización, ponen
en riesgo la continuidad de estos servicios. Los costos ocasionados por las pérdidas y la
19
restauración de los servicios de los ecosistemas son transferidos, es decir, no son
absorbidos por los verdaderos responsables. Así, los precios de los productos agrícolas
más importantes, como la papa y la cebollas, han disminuido de manera sostenida durante
los últimos años como consecuencia de la racionalización de la producción, pero los costos
que representan daños tales como la contaminación del agua y la disminución de la fertilidad
de los suelos son transferidos a la comunidad.
3.4 Compensación ambiental por los servicios de los ecosistemas
Tradicionalmente, han existido dos abordajes para combatir la creciente degradación de los
ecosistemas y las amenazas que ponen en riesgo su multifuncionalidad. Uno de ellos
consistía en un sistema de imposición de medidas y control de los resultados, por
medio del cual se intentaba encauzar el uso de la tierra dentro de modalidades más
sostenibles, o utilizándose una infraestructura costosa, como por ejemplo diques para
el control de inundaciones, de manera de mitigar el impacto del uso inadecuado del
suelo. Sin embargo, además de ser ineficiente en términos económicos, este abordaje
frecuentemente tuvo poco éxito, ya que se centraba en atacar los síntomas y sus
consecuencias, sin tener prácticamente ningún efecto sobre las causas de los procesos de
degradación, además de ofrecer pocos incentivos a la preservación de la multifuncionalidad.
Otro abordaje, desarrollado durante los últimos diez años, consiste en reconocer, compensar
y autocompesar a quienes realizan un manejo sostenible de la tierra, contribuyendo así a la
preservación a largo plazo de los ecosistemas. Los beneficiarios de los servicios que brindan
los ecosistemas son quienes proveen alguna forma de compensación por dichos servicios.
Se espera que este nuevo mecanismo constituya, entre otras cosas, un nuevo recurso para
la financiación de medidas de conservación que aseguren las funciones vitales de los
ecosistemas.
Figura 2: Flujo de los beneficiarios de los servicios de los ecosistemas
20
Estructura de
gobernancia
Intermediarios
Mecanismos
de
financiamient
o
Mecanismo
de
pago
Usuario / Beneficiario
Usuario / Beneficiario
Usuario / Beneficiario
Usuario / Beneficiario
Area Protegida
Ecosistemas
Comunidades
Agricultores
Servicios de los
Ecosistemas
Fuente: Modificado por Melgar, M.; 2005, de Pagiola, S. Platais, G; 2002.
Los mecanismos de compensación han dado lugar a la creación de nuevos mercados e
innovaciones que permiten que tanto los usuarios directos e indirectos intervengan en la
generación de modelos de compensación ambiental. En este contexto, el término
«mercado» no debería interpretarse en un sentido estrictamente económico, sino
como una plataforma de intercambio, donde compradores y vendedores se reúnen
para acordar el suministro y uso de los servicios ecológicos. Explorando el caso de la
CAM, quienes efectúan el manejo de la tierra son los vendedores o proveedores, los
servicios de los ecosistemas son los bienes y los beneficiarios son los compradores.
En los mecanismos de la CAM, los distintos grupos de actores asumen diferentes roles. El
sector privado, los gobiernos, los donantes, las ONG locales e internacionales y las
organizaciones civiles pueden funcionar como proveedores, como comercializadores o como
intermediarios. Hasta ahora, los mecanismos de compensación han adoptado tres formas
fundamentales, a saber:
Compensación financiera o pago por los servicios de los ecosistemas: Consiste en
pagos directos por parte de los beneficiarios de tales servicios a quienes realizan el
manejo de la tierra, en su carácter de proveedores y garantes de tales servicios, o bien en
pagos a los agricultores por parte de organismos gubernamentales o instituciones
públicas. Los fondos para el pago de estas compensaciones pueden provenir de diversas
fuentes, tales como impuestos, tasas pagadas por los usuarios, etc.
Pago en especie: Por ejemplo, a través de desarrollo de la infraestructura, acceso a la
capacitación, etc.
Acceso a los recursos o a los mercados: Por ejemplo, derecho de uso de la tierra o
acceso a nuevos mercados mediante la certificación de los productos. Actualmente, se
está intentando crear diferentes mercados en rubros tales como suministro de agua pura,
conservación de la biodiversidad, preservación y creación de escenarios naturales,
conservación de la fertilidad del suelo y secuestro de carbono.
3.5 La Compensación Ambiental (CAM), un mecanismo que constituye un desafió
3.5.1 Interrelaciones potenciales entre mitigación de la pobreza y CAM
El desarrollo sostenible únicamente podrá darse si se asegura el uso sostenible de los
recursos naturales y si, al mismo tiempo, se aborda la cuestión de la pobreza. Sin embargo,
sería simplista concluir que la CAM constituye un instrumento directo de mitigación de la
pobreza, ya que su principal objetivo consiste en garantizar los servicios de los ecosistemas
mediante el manejo sostenible de los recursos.
Los estudios de casos revelan que los programas de CAM pueden tener un impacto
verdaderamente positivo sobre los medios de subsistencia locales. Pero, ¿es esto
también así en el caso de los grupos poblacionales pobres y marginados? Con
frecuencia, son precisamente estos grupos los que facilitan o ponen en riesgo el
suministro de servicios de los ecosistemas en los cursos superiores de las cuencas
colectoras y áreas protegidas.
21
El manejo sostenible y el uso de medidas conservacionistas son, a menudo, costosos e
insumos un esfuerzo considerable. Los agricultores pobres no pueden darse el lujo de correr
riesgos, y, generalmente, no disponen de los medios necesarios para realizar cambios en
sus sistemas de uso de los recursos y manejo de la tierra. También carecen de la
competitividad y del apoyo institucional necesario para participar en los mercados de
servicios ecológicos.
Para los consumidores de servicios de ecosistemas el pago de compensaciones adopta la
forma de costos adicionales de bienes que anteriormente eran gratuitos. Esto puede dar
como resultado más desventajas para los sectores más carecientes de la sociedad. Este
impacto adverso temporal necesita ser neutralizado mediante subsidios estatales. A largo
plazo, en cambio, hasta los sectores más pobres se beneficiarán si los mecanismos de CAM
permiten asegurar la sostenibilidad de cosas tan vitales como, por ejemplo, las fuentes de
agua pura.
Al delinear los mecanismos de CAM debe tenerse especial cuidado en no ensanchar la
brecha entre ricos y pobres, lo cual requiere medidas específicas para garantizar que nuevas
oportunidades económicas estén disponibles y sean accesibles para los grupos
poblacionales de menores recursos.
En el peor de los casos, tales mecanismos deberían tener un efecto neutro con respecto a la
pobreza.
3.5.2 Evaluación de los servicios que prestan los ecosistemas
Un estudio publicado en Nature estimó el valor económico global de diecisiete ecosistemas
diferentes en 16 a 54 billones (1012) de dólares, lo que equivale aproximadamente a 1 a 3
veces el producto bruto interno mundial de 1998, que fue de 18 billones de dólares. Una
suma de tal magnitud merece ciertamente ser tenida en cuenta y pone de manifiesto
claramente la importancia de los recursos naturales y de los servicios de los ecosistemas. El
como conservarlos es un punto que es ampliamente discutido, coincidiendo hoy en
día que una de las mejores formas es crear alternativas que permita el manejo racional
de las multifuncionalidades de los ecosistemas, involucrando a los usuarios directos
en su manejo y conservación.
Diversos enfoques económicos han sido concebidos para expresar en términos monetarios
el valor de los servicios de los ecosistemas en forma individual. Tales enfoques incluyen el
cálculo de los costos de los daños sociales y económicos y de los costos de
prevención de daños y restauración, así como la determinación de la voluntad de
pagar y la disposición a aceptar hacerlo. Sin embargo, el asignar valor monetario a los
servicios de los ecosistemas sólo es posible hasta cierto punto. En primer lugar, es difícil
hacer una evaluación completa de las interrelaciones ecológicas.
Además, debe tenerse presente que no todos los tipos de valor pueden ser expresados en
términos económicos. Los servicios de los ecosistemas habían sido valuados en términos
culturales y políticos mucho antes de que se les asignara un valor económico. Además, los
intereses de los diversos grupos de actores involucrados y la dinámica entre ellos no pueden
ser valuados mediante métodos tradicionales. De ahí que se estén desarrollando abordajes
22
alternativos o complementarios para la valuación de los ecosistemas. El «abordaje
integrador», que incluye a todos los grupos sociales afectados, intenta definir una
escala de valores no económicos para los servicios de los ecosistemas y determinar
las actividades productivas y las formas de contribuir a garantizar tales servicios a
través de procesos de negociación.
3.5.3 La expansión geográfica pone en contacto a grupos de actores muy diversos
Los mercados de servicios de ecosistemas se caracterizan por ser de dimensiones
espaciales muy diferentes, yendo desde los muy pequeños, a nivel local, hasta los
nacionales, regionales e internacionales. Los mecanismos de CAM que tienen como objetivo
mejorar el manejo de las cuencas colectoras son frecuentemente de alcance local, reuniendo
en negociaciones conjuntas a agricultores de los cursos superiores de los ríos con
habitantes de los cursos inferiores.
Por otra parte, los proyectos para la protección de los recursos naturales públicos mundiales
o los programas para el secuestro de carbono del Mecanismo para un Desarrollo Limpio
(CDM) del Protocolo de Kyoto tienen una dimensión global. El desafío consiste en establecer
plataformas de intercambio para poner en contacto a una diversidad de proveedores y
compradores que, a menudo, se hallan distantes entre y poseen diferentes niveles de
competitividad y capacidades. Esto requiere la participación de las instituciones que actúan
como intermediarias.
3.5.4 La creación de mercados
Relacionada con la valuación de los recursos y el establecimiento de plataformas
económicas de intercambio se halla la esperanza de que se ponga de manifiesto la escasez
de servicios de los ecosistemas y de que ello conduzca a un manejo sostenible de los
recursos. Sin embargo, el establecimiento de mercados para tales servicios es una cuestión
complicada que depende de una diversidad de factores.
Los servicios de los ecosistemas no pueden definirse simplemente como bienes
comercializables. Es frecuente que un mismo bien proporcione numerosos servicios. Es
difícil demostrar evidencias de las relaciones entre ciertas formas de manejo de los
recursos y determinados servicios de los ecosistemas.
Grupos muy diferentes de actores actúan en los mercados en condiciones muy diversas.
Por otra parte, con frecuencia no está claramente definido quiénes tienen derecho a la
propiedad de los recursos naturales, sobre todo en los países en desarrollo.
Además, falta una verdadera competencia en los mercados recientemente creados.
Las condiciones institucionales claras y estables y los procedimientos administrativos
transparentes desempeñan un rol clave y son cruciales para la inversión en la creación de
nuevos mercados.
El desarrollo de nuevos mercados requiere mucho tiempo. Además, los costos de su
creación y operación (suministro de información, negociaciones, procedimientos
comerciales) son muy altos.
3.6 Pasos a seguir para la implementación
23
Prácticamente no existen lineamientos para la elaboración concreta de mecanismos de
CAM, y, menos aún, métodos e instrumentos para el planeamiento y la implementación de
los mismos. La diversidad entre los diferentes bienes, grupos de actores, zonas geográficas
y condiciones locales es
demasiado grande. Sin embargo, la experiencia previa revela que ciertos pasos son
inevitables en la implementación de los mecanismos de CAM, aunque las especificidades
dependen del contexto y de las condiciones locales.
Es necesario considerar los siguientes aspectos:
El reconocimiento de la importancia de los servicios de los ecosistemas;
La identificación y cuantificación de los servicios de ecosistemas individuales y específicos
que puedan comercializarse como bienes. El conocimiento científico puede contribuir a
clarificar las relaciones entre el uso de la tierra y los servicios;
La identificación de los grupos de actores involucrados y afectados y sus roles. ¿Quiénes
son los proveedores, quiénes los beneficiarios y quiénes los posibles intermediarios en los
mecanismos de CAM?; ¿quién se beneficia y quién paga?;
La valuación de los servicios utilizando métodos de la economía del medio ambiente y
modelos alternativos que integren a los actores directamente afectados;
La institucionalización de un sistema de CAM mediante condiciones de apoyo;
La realización basada en acuerdos concretos acerca del tipo y de la cantidad de servicios
a ser proporcionados, así como de las formas de compensación y su alcance. Los
siguientes factores son cruciales para la implementación exitosa de los mecanismos de la
CAM que favorezcan a los sectores de menores recursos;
Una clara definición y asignación de los derechos de propiedad y de uso de los recursos
naturales;
Información suficiente, capacitación adecuada y educación a la medida de las
necesidades específicas de los agricultores, de manera de demostrarles a éstos el aporte
que pueden realizar a través del manejo sostenible de la tierra y mo puede ser valuado
su trabajo;
El fortalecimiento institucional de las organizaciones sociales entre grupos poblacionales
de bajos recursos como precondición importante para la participación en los mercados.
24
4. Desarrollo de propuesta de enfoque y modelo de compensación ambiental en el
PNJBPR
Los Ecosistemas del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier aportan una serie de
bienes y servicios a nivel local, regional y nacional, muchos de estos servicios ponen en
riesgo la viabilidad ecológica de los recursos naturales, principalmente el agua, considerando
la cantidad de recarga hídrica que posee (472 Ríos de orden I, 196 de orden II y 101 de
orden III). Pero a pesar los diferentes usos de suelo que en la actualidad ocurren en el área
protegida los usuarios directos como los indirectos no aportan nada por los servicios que les
brinda el área protegida, convirtiéndose en explotadores y depredadores.
Siendo la categoría de manejo del área protegida “Parque Nacional las normas nos dictan
que dentro de sus limites no debiera de existir ningún tipo de uso que contravenga sus
objetivos de conservación, por lo cual debiera de realizarse medidas que lograran la
reubicación, desalojo y/o compra de tierra a las 20 comunidades, 17 usuarios individuales y
torres de radiocomunicación, lo cual en la practica es poco factible y recomendable por las
repercusiones socioambientales y productivas que ocurrirían.
Cuales podrían ser las alternativas, que permitieran cumplir con los objetivos de
conservación, detener el avance de la frontera agrícola, mitigar la contaminación provocada
por actividades agroproductivas y recuperar ecosistemas frágiles y áreas críticas. Son lo que
se desea exponer en la presente propuesta para la implementación de un enfoque y
modelo de compensación ambiental, en el PNJBPR.
Tratando de demostrar la factibilidad a priori de desarrollar un modelo de compensación
ambiental es necesario conocer las potencialidades de los “bienes y servicios
ambientales” que el PNJBPR, brinda a la sociedad, es así que la presente parte del
documento trata de identificar los bienes y servicios que brinda el PNJBPR, el estado
de manejo y conservación en que se encentran, como la priorizaciòn de los posibles
bienes y servicios sujetos a pago de servicios ambientales. Logrando al final sentar las
bases para el desarrollo de un primer ejercicio a través de la propuesta de un modelo de
compensación ambiental basado en el uso directo e indirecto por aquellos actores
agroproductivos que se encuentran dentro del area protegida.
El modelo de compensación ambiental, es un costo de oportunidad para la Secretaria de
Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales al impulsar mecanismos técnicos y legales
que permitan el uso controlado del suelo dentro del área para el desarrollo de actividades
agrícolas, pecuarias, infraestructura de telecomunicación y ecoturística bajo normas,
restricciones y asistencia técnica a desarrollar dentro de una arquitectura institucional donde
la vinculación y coordinación entre organismos de base comunitaria, de la sociedad civil e
instituciones del estado, creen una sinergia que logre a mediano y largo plazo la
reincorporación del mayor numero de tareas de suelo a los objetivos de conservación del
área protegida.

Como ya se indicó en varias oportunidades, por su categoría de manejo, el área protegida
posee objetivos relacionados netamente a la conservación, para lo cual, se debe tener en
cuenta el concepto de sostenibilidad a nivel de recursos y ecosistemas, con la finalidad de
utilizar los bienes, servicios y funciones del ecosistema de forma tal que se garantice la
25
permanencia de estos en el futuro. Dentro de este contexto, muchas de las funciones y
atributos de los ecosistemas no benefician directamente a las personas, razón por la cual,
son poco percibidos y valorados, tal como se pudo apreciar en el análisis de los problemas.
Sin embargo, es necesario considerar al ecosistema como un conjunto, que provea los
bienes, servicios y atributos que la gente utiliza directa o indirectamente. Para el caso que
nos ocupa, se ha considerado al área protegida y su área de amortiguamiento como el
universo generador de los bienes y servicios.
Se determinó a través del Analisis Estratégico Situacional (AES), una escala de clasificación
con base a (6) aspectos definitorios:
1. Naturalistas;
2. Ecologistas;
3. Existencia;
4. Cientifico;
5. Utilitarios; y
6. Culturales.
A partir de la cual se procedió a revisar los resultados de la prospección de campo junto con
el diagnóstico descriptivo del área. Se construyó una clasificación de bienes y servicios, los
que a su vez se interrelacionaron con los problemas de conservación y manejo (áreas
criticas), para obtener una visión de conjunto que apoye y sustente a la zonificación y sus
normas de manejo que se proponen en el Plan Manejo.
Los resultados del análisis se muestran en la tabla 1, en la cual se obtiene una visión
integral del área protegida y sus principales implicaciones en lo relativo a los bienes,
servicios y funciones ecológicas. Territorialmente la planificación persigue asegurar la
permanencia de esos bienes, servicios y funciones de los ecosistemas presentes en el
territorio protegido, razón por la cual, sectores de territorio inicialmente requerirán acciones
directas y otras indirectas, en el marco del conjunto de las distintas medidas o acciones de
manejo del área. Las cuales deberán ser consideradas dentro de la propuesta de ejecución
del Plan de Manejo.
Las definiciones utilizadas en la matriz de clasificación, identificación y evaluaciòn de
bienes y servicios ambientales, son las siguientes:
 
Los atributos y calificativos de los ecosistemas, se determinan a través del analisis de la
potencialidad biofísica del área y persigue la valoración (alta, media y baja) de cualidades
particulares, que permiten establecer el aporte en bienes y servicios del área protegida hacia
los usuarios directos e indirectos.
C
CALIFICACIONES
ALIFICACIONES:
:
Nivel de calificación Descripción
26
Alta Se considera alta, cuando el bien o servicio se encuentra
con un alto riesgo para lograr su preservación y/o
conservación, en algunos ya sea provocado por causas
antropogénicas o naturales.
Media Se considera media, cuando el bien o servicio se
encuentra sometidas a presiones antropogénicas o
naturales que pueden poner en riesgo su preservación y/o
conservación a corto plazo.
Baja Se considera baja, cuando el bien o servicio no se
encuentra en riesgo eminente a mediano y largo plazo, por
lo que se pueden concentrar acciones en los bienes que
pueden considerados con calificación alta y/o media.
  !"
Son los aspectos principales en la cadena o red de impactos (directos indirectos),
causados por el hombre (principalmente) o vinculados a desastres naturales, que tensionan
la capacidad de carga y resistencia de los ecosistemas. Los cambios ecológicos por
tendencia, deben de poseer un rango de tiempo determinado antes del analisis después.
Para el desarrollo del analisis de indicadores se utilizo:
1. Imágenes de satélite Landsat TM;
2. Mapas de cobertura uso; (no actualizado)
3. Resultados de macrotalleres participativos;
4. Resultados de microtalleres participativos a nivel comunitarios y de actores claves;
5. Entrevistas a profundidad en forma bilateral.
Tabla 1: Matriz de clasificación, identificación y evaluación de bienes y servicios
ambientales.
No. Tipo de Bien y/o
Servicio
Identificación Particular Factores de riesgo Indicadores Cambios Ecológicos por
Tendencia de Uso
1 Servicios ecológicos 1. Recarga de agua
2. Bosques de protección de
fuentes de agua.
3. Protección de
hábitats/biodiversidad.
4. Fijación de carbono
5. Protección, erosión del
suelo
1. Hidrogeología de descarga
de flujos subterráneos de
la cuenca (Hidrológica
endorreica).
Calificación: Alta
2. Calidad de ecosistemas
acuáticos.
Calificación: Alta
3. Calidad de Agua.
Calificación: Media
4. Composición florística rica
y variada
Calificación: Media
5. Estado sucesional
permanente de los
bosques. Calificación:
Media
6. Capacidad de
regeneración de los
bosques.
Calificación: Alta
*Interrelación hidrológica, climática y
ecosistémica del área de
amortiguamiento –
* Sedimentos de suspensión.
* Deposición de sedimentos.
* Cambio de uso de los suelos.
* Fragmentación de los bosques.
*Degradación ecológica y desaparición
de especies no maderables y de fauna
silvestre en bosques intervenidos.
*Periodicidad de afectación por
huracanes.
*Extensas áreas agrícolas
aproximadamente 300 kilómetros
cuadrados y en aumento.
* Degradación de suelos con alta
capacidad forestal.
2 Servicios de
existencia
6. Preservación 7. Mantener el equilibrio
ecológico de interconexión
e interacción de
ecosistemas.
Calificación: Alta
* Mantenimiento de bienes y servicios
3 Servicios científicos 7. Investigación Científica:
(Biológica, Ecológica/
8. Diversidad florística con
potencial desconocido.
* Reducción de áreas boscosas.
* Perdida de valores científicos.
27
Hidrológica/
Farmacológica)
Calificación: Alta
4 Naturalista/ servicios
recreacionales
8. Uso publico, recreación,
turismo alternativo
9. Fácil acceso al área
protegida a través de red
vial transitable.
Calificación: Alta
* Falta de personal capacitado y de
infraestructura de uso publico.
5 Bienes y servicios
utilitarios
9. Maderables: madera, leña
10. No Maderables: plantas
ornamentales, plantas
medicinales
11. Agua para consumo
humano
12. Alimentos
10. Capacidad de
regeneración de los
bosques.
Calificación: Media
* Áreas en regeneración natural
6 Servicios culturales y
de producción
13. Vestigios arqueológicos
14. Terrenos para cultivo
15. Terrenos para pastos
16. Terrenos para
asentamientos humanos.
17. Terrenos para bosques.
18. Disponibilidad de
nutrientes en suelo
11. Asiento de culturas
indígenas en el pasado.
Calificación: Baja
12. Potencial agroecológico
Calificación: Alta
13. Potencial forestal
Calificación: Alta
* Piezas arqueológicas.
* Tendencia a diversificar la producción
con cultivos permanentes (más
adaptados al clima del área).
* Áreas de cultivo y pastizales con bajos
niveles de producción (Subsistencia).
Fuente: Modificado por Melgar, M, 2005, tomado de UICN, Sistema de Indicadores de Paisaje, 2002.
La tabla anterior fue presentada en microtalleres y reuniones bilaterales con actores claves a
nivel comunitario, gobierno local y/o propietarios individuales logrando validar algunas de las
calificaciones establecidas preliminarmente por el equipo de planificadores del Plan de
Manejo de área protegida con ello se logro consolidar una tabla semáforo, por medio de la
cual se puede medir de mejor forma los bienes y servicios con mayor riesgo en la actualidad.
Habiéndose generado la siguiente matriz de calificación:
Nivel de
calificación
Color
asignado
Descripción
Alta Rojo Se considera alta, cuando el bien o servicio se encuentra
con un alto riesgo para lograr su preservación y/o
conservación, en algunos ya sea provocado por causas
antropogénicas o naturales.
Media Amarillo Se considera media, cuando el bien o servicio se
encuentra sometidas a presiones antropogénicas o
naturales que pueden poner en riesgo su preservación
y/o conservación a corto plazo.
Baja Verde Se considera baja, cuando el bien o servicio no se
encuentra en riesgo eminente a mediano y largo plazo,
por lo que se pueden concentrar acciones en los bienes
que pueden considerados con calificación alta y/o media.
Fuente: Modificado por Melgar, M, 2005, tomado de UICN, Sistema de Indicadores de Paisaje, 2002.
La tabla 2, presenta la matriz semáforo generada a partir de los resultados de validacion de
la valoración de los bienes y servicios de los ecosistemas del PNJBPR, lo cual nos permitira
determinar con mayor facilidad aquellos bienes y servicios que deberán de estar sujetos a un
mayor grado de manejo y de negociación con los actores socioproductivos para lograr
estabilizar, mitigar y corregir, para con ello mantener en tiempo y espacio los servicios que
aporta en forma directa e indirecta el PNJBPR a la región y el país.
28
En la tabla 2, se presentara además las medidas inmediatas sugeridas a realizar en forma
general, producto de microtalleres participativos, reuniones bilaterales y criterio técnico del
equipo de planificación del PNJBPR.
Tabla 2: Matriz semáforo de bienes, servicios y funciones
No. Tipo de Bien
y/o Servicio
Factores de riesgo Clasificación
semáforo
Medida d de estabilización, mitigaciòn y/o
corrección.
1 Servicios
ecológicos
1. Hidrogeología de
descarga de flujos
subterráneos de la
cuenca (Hidrológica
endorreica).
Los nacimientos de las cuencas hidrográficas
deben ser considerados como área de veda
absoluta y restauración inmediata. A través de
programas agresivos de reforestación y/o
repoblación natural.
2. Calidad de
ecosistemas
acuáticos.
Gran parte de los bosques de galería se
encuentran degradados o inexistentes debe de
crearse medidas de recuperación, como de veda
absoluta para cualquier tipo de actividad
socioproductiva.
3. Calidad de Agua. Desarrollar actividades de monitoreo de calidad
biológica, física y química de agua, medidas
normativas para reducir la contaminación
química producto de actividades agroproductivas
causadas por erosion y/o lixiviación.
No. Tipo de Bien
y/o Servicio
Factores de riesgo Clasificación
semáforo
Medida d de estabilización, mitigaciòn y/o
corrección.
4. Composición florística
rica y variada
Existe una base de datos adecuada pero básica
sobre el potencial florístico del área protegida,
pero los factores que inciden sobre los
ecosistemas que la contienen puede impedir un
profundo estudio de bioprospección a mediano
plazo. Se debe brindar alternativas
socioproductivas que reduzca y detenga el
avance de la frontera agrícola, realizar la
restauración natural de ecosistemas frágiles
como por ejemplo en bosque nublado y el
manaclar, además de crear en la zonificación
zonas de veda absoluta para ecosistemas que
contenga especies de flora amenazadas.
5. Estado sucesional
permanente de los
bosques
Existe bosques secundarios en diferentes
estadios serales (succiónales), debido al
aprovechamiento incendios forestales que en
ciertas áreas ha sometido la masa forestal en
sus diferentes ecosistemas (bosque húmedo,
bosque mixto, bosque nublado, coniferas y
manaclar), algunos ecosistemas han sido
sometido a cambio por la invasión de especies
agresivas como el pajon producto del
aprovechamiento e incendios sucesivos. Es
importante la protección y el desarrollo de
estudios en los bosques secundarios, como
aquellas áreas cercanas a zonas con actividades
agroproductivas la veda absoluta.
6. Capacidad de
regeneración de los
bosques
En los recorridos de campo, microtalleres y
entrevistas, se ha podido determinar que existe
una baja capacidad para que los bosques se
regeneren en forma satisfactoria causado
principalmente por factores humanos y
naturales, es importante realizar estudios que
permitan fortalecer propuesta para lograr que
ecosistemas frágiles puedan regenerase en
forma natural y/o asistida.
29
2 Servicios de
existencia
7. Mantener el equilibrio
ecológico de
interconexión e
interacción de
ecosistemas.
Resultados de la EEI realizada en el año 1998,
establecen que los principales ecosistemas
sufren a nivel de paisaje un alto grado de
fragmentación, se debe solamente de referir que
en dicho periodo se determinaron solamente 310
Km2 de los 910 Km2 del área protegida, es por
ello importante identificar ecosistemas internos
altamente fragmentados y desarrollar proyectos
que permitan la implementación de corredores
biologicos internos, promoviendo la utilización en
zonas agroproductiva de sistemas
agrosilvopastoriles con especies nativas del Area
protegida, como la veda absoluta de zonas de
alta fragilidad.
3 Servicios
científicos
8. Diversidad florística
con potencial
desconocido.
Se debe brindar alternativas socioproductivas
que reduzca y detenga el avance de la frontera
agrícola, realizar la restauración natural de
ecosistemas frágiles como por ejemplo en
bosque nublado y el manaclar, además de crear
en la zonificación zonas de veda absoluta para
ecosistemas que contenga especies de flora
amenazadas.
No. Tipo de Bien
y/o Servicio
Factores de riesgo Clasificación
semáforo
Medida d de estabilización, mitigaciòn y/o
corrección.
4 Naturalista/
servicios
recreacionales
9. Fácil acceso al área
protegida a través de
red vial transitable.
Estimaciones realizada por personal técnico,
administrativo y actores claves estiman que mas
de 350 kilómetros de caminos y veredas
atraviesan el area protegida, lo cual es funcional
para desarrollo de actividades ecoturísticas, pero
pone en alto riesgo ecosistemas frágiles,
incrementándose por el mal estado de caminos
que repercute sobre la escorrentía y por ende el
arrastre de suelo, acciones inmediatas de cierre
de caminos a ecosistemas frágiles, corrección y
mejoramiento de caminos deben de ser
realizadas.
5 Bienes y
servicios
utilitarios
10. Capacidad de
regeneración de los
bosques.
En los recorridos de campo, microtalleres y
entrevistas, se ha podido determinar que existe
una baja capacidad para que los bosques se
regeneren en forma satisfactoria causado
principalmente por factores humanos y
naturales, es importante realizar estudios que
permitan fortalecer propuesta para lograr que
ecosistemas frágiles puedan regenerase en
forma natural y/o asistida.
No. Tipo de Bien
y/o Servicio
Factores de riesgo Clasificación
semáforo
Medida d de estabilización, mitigaciòn y/o
corrección.
6 Servicios
culturales y de
producción
11. Asiento de culturas
indígenas en el
pasado.
Existe baja incidencia sobre vestigios
arqueológicos, no descartándose debido al bajo
nivel de información existente del tema.
12. Potencial
agroecológico
Las características edáficas, climáticas y de
accesibilidad de agua, son un potencial intrínsico
del area protegida que pone en riesgo su propia
existencia, ya que desde existen una serie de
comunidades dedicadas a la producción
agrícola, es importante delimitar acciones
agroproductivas para disminuir los impactos
ambientales, a través del desarrollo de Planes
de Uso de la Tierra a nivel comunitario e
individual que permita dirigir acciones que
30
promuevan agricultura basada en: reducción de
áreas agrícolas a través de la implementación de
cultivos bajo techo (invernaderos); desarrollo de
agricultura orgánica; manejo integrado de
plagas; modelos de buenas practicas agrícolas;
manejo integrado de fincas; agroforesteria,
manejo y conservación de suelo, etc.
13. Potencial forestal El alto potencial forestal históricamente
explotado (aprovechado), principalmente en sus
bosques de coniferas y ébano, fue el primer
impulsor de la colonización agrícola al aperturar
áreas boscosas que posteriormente fueron
utilizadas para agricultura. Hoy en día es
evidente que la tala ilícita ha disminuido
drásticamente, pero existen evidencias que el
alto potencial forestal y poca acciones de
protección y vigilancia son un factor de riesgo
que debe considerarse para su mitigaciòn a
corto plazo
Fuente: Modificado por Melgar, M, 2005, tomado de UICN, Sistema de Indicadores de Paisaje, 2002.
En resumen la tabla 1 y 2 nos permite concluir los siguientes puntos:
El PNJBPR, a través de sus ecosistemas, aporta los seis principales tipos de bienes,
servicios y funciones, tales como: 1. servicios ecológicos; 2. servicios de existencia; 3.
servicios científicos; 4. naturalista y/o servicios recreativos; 5. bienes y servicios utilitarios;
6. servicios culturales y/o de producción;
De los 13 factores de riesgo identificados por medio de estudios específicos, recorridos de
campo, microtaleres y reuniones bilaterales, 8 de ellos presentan un alto factor de riesgo
(61.53 %), 4 un mediano factor de riesgo (30.76 %), y solamente 1 el cual no es ambiental
presenta un bajo factor de riegos (7.71 %);
Los 8 factores de riesgo identificados con una calificación alta estan asociados
principalmente con los bienes y servicios ecológicos con referencia a 1. recarga y
producción de agua; 2. equilibrio y recuperación de ecosistemas; y 3. potencialidades
agroproductivas y forestales (maderable y no maderable);
Producto de la información secundaria y su respectiva verificación a través de recorridos
de campo, entrevistas bilaterales, microtalleres y principalmente verificación en zonas
criticas la infraestructura vial dentro del area protegida es alta se estiman mas de 350
kilómetros lineales de caminos primarios, secundarios y veredas, de las cuales se estima
que mas de un 85 % se encuentran en mal estado, es importante la recuperación de
algunos caminos prioritarios y el cierre de otros que conducen a ecosistemas de alta
fragilidad;
Es evidente a nivel cientifico y por medio de la percepción publica (estadística hedónica),
el reconocimiento de los bienes y servicios aportados por el area protegida, a nivel local
(comunidades y propietarios internos), regional (municipios circunvecinos) y nacional,
siendo los identificados particularmente en orden de importancia: 1. recarga de agua; 2.
bosque para protección de fuentes y nacimientos de agua; 3. uso publico, recrearon y
turismo; 4. terrenos para cultivos agrícolas, pastos y asentamientos humanos; 5.
31
preservación de la biodiversidad; 6. uso de zonas para colocación y mantenimiento de
sistemas de radiocomunicación; 7. Captura y almacenaje de CO2
Las principales acciones que ponen en riesgo los bienes y servicios ambientales que
proporcionan el PNJBPR son causados por las acciones agroproductivas desarrolladas por
las comunidades y propietarios individuales, el turismo es bajo y el impacto que ocasiona
es principalmente fomentado el bajo nivel administrativo del area protegida;
Uno de los servicios subutilizados en el PNJBPR es los asociados a los servicios
recreativos, puede ser una alternativa de bajo impacto ambiental para la implementación
de proyectos ecoturísticos privados y/o comunitarios, brindando actividades no agrícolas y
pecuarias disminuyendo la presión sobre los servicios asociados a los ecosistemas
cercanos a las zonas agroproductivas;
Se debe de resaltar que los mismo potenciales de servicios ambientales intrínsicos del
area protegidas son los causantes de su progresivo deterioro, el potencial de sus
ecosistemas en la recarga y producción de agua, las características agroecológicas (clima
y suelo) y el potencial de sus ecosistemas forestales. El readecuar las potencialidades
para el fomento de la preservación, recuperación y estabilización de los ecosistemas,
aprovechando el enfoque de la valorización económica, social y ambiental de los bienes y
servicios debe de ser el eje transversal para la elaboración e implementación del Plan de
Manejo;
La capacidad de regeneración de los ecosistemas que permite la captura y almacenaje de
carbono es limitado debido al aprovechamiento continuo de la masa forestal, el cambio de
ecosistemas de coniferas a pajonales, lo cual incide directamente sobre los servicios
ecológicos y utilitarios, es importante el desarrollo de programas que permitan el
establecimiento de regeneración natural o asistida de recursos naturales, la sustitución de
bosques de coniferas de especies exóticas por nativas (Pinus occidentalis) es prioritario
para la corrección ecológica que permita la recuperación del servicios ambiental de colecta
y almacenaje de carbono.
4.2 Bienes y servicios del PNJBPR sujetos a PSA
Es evidente que el PNJBPR, presta a la sociedad dominicana una serie de bienes y servicios
que no se encuentran debidamente valorados y en su mayoría sufren una explotación
(sobreuso) que pone en riesgo su viabilidad ecológica a mediano plazo.
La mayoría de los bienes y servicios identificados y calificados pueden ser sujetos a una
compensación económica que permitiría el desarrollo del actual y futuros planes de manejo,
con ello además se logra la integración de los diversos actores que realizan actividades
socioproductivas y de recreación dentro del area protegida para lograr un mayor nivel de
protección y mitigaciòn de daños sobre los ecosistemas presentes.
Cuales bienes y servicios del PNJBPR pueden estar sujetos a Pagos de Servicios
Ambientales (PSA)?, seria la pregunta clave en este momento. A través del analisis realizado
en el numeral 4.1, se pueden determinar en la tabla 1; se identifican seis (6) servicios
ambientales macro y dieciocho (18) servicios ambientales particulares, de los
dieciocho particulares se identifican siete (7) como bienes y servicios con alto
potencial para ser sujetos al establecimiento de PSA. Habiéndose establecido su valor
cualitativo (hedónico) y factor de riesgo, permitiendo identificar con ello los posibles servicios
ambientales que podrían estar sujetos a PSA. Debiendo de resaltar que a pesar de que el
32
presente documento busca solamente cimentar un “modelo” para cierto grupo de servicios
ambientales basados en usos agroproductivos, es inherente el conocer para el
planteamiento de un futuro modelo global aquellos bienes y servicios factibles a realizar
algún tipo de compesanciòn y/o canje con lo sus usuarios directos e indirectos.
Los bienes y servicios identificados con factibilidad a ser sujetos PSA, se visualizan en la
tabla 3, presentándose además el periodo de viabilidad para su implementación.
Tabla 3: Matriz semáforo de bienes, servicios y funciones
No. Bien y/o servicio ambiental Periodo de implementacn de acuerdo a su jerarquía
Corto plazo Mediano plazo Largo plazo
1 Recarga de agua X
2 Bosque para protección de
fuentes y nacimientos de
agua
X X
3 Uso publico, recreación y
turismo X X
4 Terrenos para cultivos
agrícolas, pastos y
asentamientos humanos
X
5 Preservación de la
biodiversidad X
6 Uso de zonas para
colocación y mantenimiento
de sistemas de
radiocomunicación
X
7 Pago por captura y
almacenaje de CO2X X
Fuente: Melgar, M, 2005.
La tabla 3, muestra en forma grafica la jerarquía establecida a través del AES desarrollado
con actores claves en el proceso de elaboración del Plan de Manejo y de la propuesta
misma de CAM para el PNJBPR. Los periodos de tiempo con referencia cronológica de
acuerdo a su implementación se presentan a continuación en la siguiente línea de tiempo:
Figura 3: Línea cronológica de implementación de modelos de sistemas de PSA en el
PNJBPR
33
Año 1 Año 2 Año 3 Año 4 Año 5
Corto plazo Mediano plazo Largo plazo
Terrenos para cultivos
agrícolas, pastos y
asentamientos humanos
Bosque para protección
de fuentes y
nacimientos de agua
Uso publico, recreación
y turismo
Recarga de agua
Colocación y
mantenimiento de
sistemas de
radiocomunicación
Pago por captura y
almacenaje de CO2
Preservación de la
biodiversidad
Fuente: Melgar, M, 2005.
La figura 3, permite visualizar esquemáticamente la secuencia factible de implementación
de modelos de PSA dentro del área protegida, si se desea seguir un enfoque global de PSA,
para la operativización del actual plan de manejo en proceso de elaboración. Y nos lleva en
forma lógica a lograr a corto plazo un “modelo de compensación ambiental” para el PNJBPR.
Las alternativas con mayor viabilidad a corto plazo se resumen en tres posibilidades:
1. Terrenos para cultivos agrícolas, pastos y asentamientos humanos;
2. Bosque para protección de fuentes y nacimientos de agua; y
3. Uso de zonas para colocación y mantenimiento de sistemas de radiocomunicación.
34
El presente documento (propuesta) trata en su contexto general presentar las alternativas
socioeconómicas y ambientales para dar vida a la propuesta de “compensación ambiental”
basada en el bien y servicio que brinda el PNJBPR al brindar a las comunidades zonas
especificas para el desarrollo de agroproducción de bajo impacto que vincula directamente el
uso de agua para uso agrícola y pecuario, producto de los nacimientos circunvecinos a las
comunidades.
4.3 Los bienes y servicios del PNJBPR dentro del contexto del Plan de Manejo
4.3.1 Financiamiento para la operativización del Plan de Manejo del PNJBPR
Es evidente a nivel nacional, regional y mundial que a pesar de la gran importancia
económica, social y ambiental que las áreas protegidas aportan, los organismos que la
manejan, administran y protegen cada día mas se encuentran limitados económicamente, en
el reporte 2004 de la situación de las áreas protegidas a nivel mundial de UICN, se establece
que a partir del año 2000 se ha venido reduciendo las asignaciones de presupuesto a los
organismos gubernamentales y no gubernamentales la falta de una agenda real ambiental”
a nivel de los países latinoamericanos y en especifico de la Republica Dominicana, en la
actualidad por los dramáticos acontecimientos sociales y económicos, permiten respaldar la
proyección de UICN que establece una reducción gradual de un 30 % anual en las
asignaciones presupuestarias referidas al manejo, administración y conservación de las
áreas protegidas.
En el mismo informe de UICN, presenta en las recomendaciones la potencialización de los
modelos de pago de servicios ambientales (PSA), como una alternativa para lograr el
financiamiento de los planes de manejo en las áreas protegidas. En el numeral 2 del
presente documento “justificación”, se presentan una serie de preguntas estratégicas, en
particular se recapitularan dos:
El financiamiento para la implementación de los programas y subprogramas de manejo del
área protegida podrá se sufragado del presupuesto asignado a la Secretaria de Medio
Ambiente y Recursos Naturales?
De donde se obtendrán los recursos financieros para el mantenimiento de la
infraestructura existente y a desarrollar por medio de los fondos aportados por el KfW a
través de PROCARYN, para el PNJBPR?
Las anteriores preguntas hacen referencia sobre la capacidad real que posee la Secretaria
de Medio Ambiente y en particular la Dirección de Areas Protegidas (DAP) para la
implementación del plan de manejo del PNJBPR y posiblemente pudiéndose ampliar al resto
de planes de manejo en actual elaboración.
En este momento solo se esta sujeto al monto de financiamiento que el KfW a través de
PROCARYN asignara para la implementación de actividades muy precisas:
35
1. Construcción de infraestructura de protección, administración y uso publico;
2. Equipamiento de infraestructura construida;
3. Equipamiento de guardaparques;
4. Capacitacion de personal técnico y operativo de las áreas protegidas;
5. Proyectos en la Zona de Amortiguamiento.
Para lo cual se estima se tiene unos trece millones (0.43 millones de Dl. USA) de pesos para
inversión, el promedio de los costos de implementación de los programas y subprogramas
de manejo se estima para un periodo de cinco años en 2.5 millones de Dl. USA, lo cual
automáticamente nos refiere a la pregunta: ¿De donde obtendremos el financiamiento
para la implementación del Plan de Manejo del PNJBPR?, pregunta que seguramente
debe de ser repetida para varias áreas protegidas del país.
4.3.2 La protección de los bienes y servicios del PNJBPR
La viabilidad de la implementación del Plan de Manejo también debe de referirse sobre la
situación actual de administración, en las áreas protegidas de la Republica Dominicana y en
especial de la Cordillera Central a pesar de la gran voluntad existente, los recursos humanos
tanto en numero como en capacidades técnicas y administrativas, no son los necesarios
para el desarrollo básico de las propuestas desarrolladas en los planes de manejo.
En la actualidad el PNJBPR solo cuenta con 8 personas para la protección, administración y
conservación del area protegida, de las cuales 6 son guardaparques, 1 es supervisor y 1
administrador. El analisis de viabilidad del PNJBPR desarrollado dentro del proceso de
elaboración del plan de manejo, establece un mínimo de 74 guardaparques en dos turnos,
para la protección de 910 kilómetros cuadrados, en la realidad es muy difícil que area
protegida cuente con un numero ideal de personal, esto sin contar el personal técnico
(profesionales) que son necesarios para desarrollar los programas y subprogramas de
manejo.
A pesar de los esfuerzos del poco personal existente y otras instituciones gubernamentales y
organizaciones no gubernamentales es evidente el avance de la frontera agrícola y la
contaminación producto de agroquímicos y arrastre de partículas de suelo, a pesar de que
en los últimos cinco años el area protegida no ha sufrido incendios forestales, principalmente
causado por condiciones climáticas favorables, es evidente la existencia e incremento de
material combustible en las sabanas de altura, pajonales y bosques de coniferas ralos y
densos que tarde o temprano pueden ser el detonante de un gran incendio forestal. Las
acciones inmediatas sugeridas tanto en el Plan de Conservación de la FMP, como en el Plan
de Manejo (borrador) establecen la ejecucn de quemas controladas, aperturas de doseles
de bosques denso, manejo cultural de las zonas de pajonales para restitución de
ecosistemas de coniferas, acciones de implementación inmediata que requieren un número
apropiado de recursos humanos y financieros.´
4.3.3 Los usos actuales de los bienes y servicios del PNJBPR
Uso del suelo para desarrollo agroproductivo e infraestructura de telecomunicaciones
36
Las 20 comunidades con incidencia directa en el area protegida desarrollan una serie de
actividades socioproductivas a nivel comercial como de subsistencia que influyen sobre la
concertación de los recursos naturales y ecosistemas del PNJBPR, la poca seguridad que
poseen sobre el suelo hace que los usuarios del suelo dentro del AP sufran del síndrome
psicosocial de “oportunismo eventual del suelo el cual consiste en: la falta de
posicionamiento real sobre la tierra, lo cual impide verla como un bien y recurso
sostenible, sino como un medio de explotación mediata que debe de ser aprovechada
al máximo, cuanto tiempo sea posible, con el mínimo de inversión, dado el caso que
no existe una seguridad sobre su tenencia y uso”. El síndrome anterior es el que ha
incentivado a que el “Banco Interamericano de Desarrollo” (BID) desarrolle una serie de
proyectos en latinoamérica con el fin de afianzar en los campesinos la seguridad de tenencia
de tierra y con ello disminuir la presiones demográficas sobre los recursos naturales.
La legislación existente en la actualidad nos indica que el area protegida cuenta con una
categoría de manejo de “Parque Nacional” por ende la existencia de actividades
socioproductivas a nivel comunitario como individual son restringidas o inexistentes, pero
estudios de caso, modelos y experiencias nacionales e internacionales, permiten demostrar
que la solución mas viable no es la confrontación sino la negociación, con los diferentes
actores para lograr la solución de conflictos. La misma legislación deja una puerta abierta a
establecer como instrumento y herramienta de manejo y administración al “Plan de Manejo”,
por medio del cual es factible el desarrollo de propuestas de manejo y administración que
permitan la protección y potencialización de los bienes y servicios ambientales, a través de
la creación de modelos, proyectos, zonificaciones especificas que permitan acuerdos y
convenios concretos con los actores del area protegidas.
Recapitulemos tres preguntas estratégicas más:
Serán verdaderas opciones la reubicación, desalojo y/o compra de tierra para las
comunidades y usuarios individuales?
Actualmente se posee la capacidad de monitorear y normar el uso del suelo de las
comunidades y productores individuales?
Que alternativas socioproductivas prediales y no prediales se ofertaran a las comunidades
y usuarios individuales de restringirse las actividades productivas y de subsistencia dentro
del área protegida?
Es real y actual que las 20 comunidades y los 17 propietarios individuales en forma directa
se encuentran utilizando bienes y servicios de los ecosistemas del PNJBPR, además de
otros usuarios asentados en la zona de amortiguamiento e influencia del area protegida.
Existen evidencias que la mayoría de las comunidades y propietarios estaban dentro del
area protegida antes de la declaratoria de Reserva Cientifica y de Parque Nacional (233-96),
que la situación actual genera en ellos el síndrome psicosocial de “oportunismo eventual del
suelo”, las acciones obvias a realizar por la administración del AP y de un Plan de Manejo
“tradicional” estan contenidas en las preguntas estratégicas anteriormente indicadas”.
Siguiendo con el tema del servicios relacionados al uso del suelo dentro del area protegida,
en países como Guatemala, El Salvado y Costa Rica, donde las áreas protegidas tienen la
virtud de haberse establecido en regiones estratégicas por su altura, para la instalación de
antenas de radiocomunicación tanto nacionales como privadas, estas pagan un monto anual
37
(impuesto) al area protegida, como además de que siguen una serie de normas y
reglamentes para mitigar los daños ecológicos causados por la presencia de la
infraestructura de telecomunicación (antena y caseta de comando) y principalmente el
equipo necesario para brindar energía eléctrica.
Es evidente cuando uno recorre Alto Bandera el número de antenas de telecomunicación,
pero mas impresionante es la presencia de agentes contaminantes en la ruta de acceso
como en las diferentes infraestructuras de telecomunicación. Causada principalmente por las
plantas de energía eléctrica necesarias para el funcionamiento de los sistemas de
telecomunicación, el manejo de desechos sólidos producto de los insumos necesarios para
el funcionamiento y mantenimiento de las plantas eléctricas como el ocasional derrame de
combustibles y lubricantes es evidente, como también el arrastre de dichos contaminantes a
los ríos y arroyos cercanos.
Situación de servicios recreativos (turismo y ecoturismo)
Otro servicio ambiental con gran potencial dentro del area protegida son los vinculados con
la “recreación”, a pesar de que existe un flujo de turistas que visitan algunos puntos de
atracción como la caída de agua del rio “Aguas Blancas”, la belleza paisajística de los
bosques de coniferas y de neblina, las altiplanicies de Valle Nuevo y los monumentos como
la tumba al expresidente y guerrillero Francisco Alberto Caamaño y Las Pirámides. El aporte
económico al area protegida, comunidades e infraestructura turística de las principales urbes
es bajo o casi nulo, debido a la inexistencia de tour operadores que ofrezcan paquetes de
visita de turismo alternativo y ecoturismo al area protegida, a excepción de un centro turístico
privado al interior del area protegida denominado “Cabañas Villa Pajon” las cuales según
se pudo comprobar en sus registros proporcionados por la Familia Guzmán, en los últimos
tres años (2001 al 2004) ha sufrido una decaída abrupta en la visitación y por ende
anteriormente el uso de la infraestructura puede catalogarse como baja.
A pesar del gran potencial turístico y de la posibilidad de la generación de varias alternativas
de desarrollo ecoturístico a nivel comunitario e individual, ofertada por tour operadores
locales, regionales y nacionales, los servicios ambientales referendos a la “recreación”
pueden considerarse como subutilizados y/o mal utilizados, ya que la escasa visitación hace
un uso inapropiado de los recursos naturales a través de: deposición de desechos sólidos en
áreas de visitación; transito inapropiado por ruta principal y secundaria; recolección de flora y
a veces fauna del area protegida; deposición de excretas, etc.
Lo anterior esta asociado lógicamente a la falta de un programa adecuado de “uso
publico”, como también a la falta regional de una visión de desarrollo basada en el manejo
de los potenciales turísticos que poseen las áreas protegidas de la cordillera central y en
particular del PNJBPR, por lo que acusar que la falta de una adecuada administración y
personal del area protegida es causante de los problemas asociados al subuso y mal uso de
dicho servicio, dado que el numero de intereses y actores que deben de participar para
lograr el desarrollo turístico del area protegida es muy corto.
Situación de servicios hidrológicos
Una de los bienes y servicios talvez más tangibles pero poco comprendidos hoy en día en la
sociedad para ser valorizado a pesar de su cercanía y el uso constante que de ellos hacen
38
es la colecta, almacenaje y producción de agua. Se ha indicado en varias
oportunidades que dentro del area protegida existen 769 flujos de agua (ríos,
riachuelos y arroyos), siendo utilizados en su mayoría para el riego de tierras agrícolas,
agua domiciliar, almacenaje para sistemas de riego en tierras bajas y producción de energía
eléctrica.
Los caudales que permiten el agua para riego y producción de energía eléctrica de la presa
hidroeléctrica Sabana Yegua provienen en su mayoría del Parque Nacional Juan Bautista
Pérez Rancier, hoy en día se estan construyendo una central hidroeléctrica denominada
“Pinalito”, cuyo flujo principal de agua proviene de la Cuenca del Rio Tireo cuya base
principal de flujo hídrico provienen de los ecosistemas del PNJBPR.
Por muchos años se ha indicado que el bien y servicio ambiental mas factible a negociar a
nivel social era el “agua” de hecho nadie se sorprende cuando una persona va a un colmado,
supermercado o en la calle y compra un botella de agua, embotellada por una empresa local
o transnacional, entonces porque? no se pueden desarrollar en forma práctica proyectos que
permitan el pago de un bien tan preciado como es el agua.
La valorización de un bien y servicio tan preciado como es la colecta, almacenaje y
producción de agua en la sociedad por parte de las Areas Protegidas es poco aceptado aun,
debiéndose de desarrollar un proceso a mediano y largo plazo que permita que tanto la
sociedad civil, como las instituciones, publicas, semiprivadas y privadas aporten
económicamente para la protección, conservación y manejo de los recursos naturales en las
partes altas de las cuencas hidrográficas.
4.3.4 El papel de la SEMARENA
Las soluciones obvias pueden ser conflictivas y las propuestas de generación de nuevos
modelos también, pero es como lo indica la UICN en sus conclusiones del reporte 2004 de la
situación de las áreas protegidas...”el momento que los organismos e instituciones de
protección y administración de las áreas protegidas se conviertan en economistas-
conservacionistas para negociar las soluciones y alternativas económica y
biológicamente mas viables y factibles”.
La Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales y en particular la Dirección de Areas
Protegidas, deben de reconsiderar su papel al impulsar nuevos modelos que viabilicen la
implementación de los Planes de Manejo y la sostenibilidad económica a mediano y largo
plazo.
En particular se puede concluir:
La implementación de un modelo de compensación ambiental basado en los bienes y
servicios que otorga el PNJBPR es factible, pero requiere un nuevo esquema de
administración y manejo del area protegida donde las oportunidades de financiamiento
nacidas de los mismos potenciales del area protegida permita la implementación de una
estructura de administración que sea la encargada de la implementación del Plan de
39
Manejo y por ende de la propuestas de programas y subprogramas asistidas por el modelo
de compensación ambiental;
Los bienes y servicios de los ecosistemas presentes en el PNJBPR se encuentran en un
desequilibrio creciente producto de un marco histórico de sobreuso y mal uso de los
recursos naturales, es importante el desarrollo de acciones que permitan la estabilización
Sociambiental y el fortalecimiento de las capacidades técnicas y administrativas del area
protegida;
La SEMARN debe de iniciar acciones que permitan el desarrollo de modelos particulares
que pueden a mediano plazo extrapolarse a otras áreas protegidas de la región y/o país;
Es importante visualizar la elaboración de los Planes de Manejo dentro del contexto
territorial de la Cordillera Central, por ende los modelos a implementar en un area
protegida como el caso del PNJBPR pueden y deben de incidir en el manejo y
administración de las otras áreas protegidas, considerando a las áreas protegidas de la
cordillera central como un subsistema del sistema nacional de áreas protegidas, con la
viabilidad de conformar una Reserva de Biosfera a mediano plazo;
Para la implementación del Plan de Manejo basado en un enfoque y modelo de
compensación ambiental, debe contar con una administración donde los diferentes actores
claves tengan representación y por ende contribuciones, lo que permitira la creación en
tiempo de una visión común de desarrollo sostenible y conservación;
El Plan de Manejo es un marco general para la creación de proyectos sustentado por las
leyes generales y especificas de manejo y administración del area protegida, lo cual
permite la generación de normas y reglamentes específicos dentro de un area protegida,
permitiendo la generación de modelos particulares de manejo y administración;
La SEMARN y la DAP deben considerar la “Teoría de Coase” en su forma mas simplista
“algunas veces hay que ceder y/o retroceder ambas partes para ganar”, al final las
posibilidades de ganar a favor del area protegida es mayor, cuando se asegura la
participación de la sociedad civil de forma proactiva y no en forma coercitiva.
4.4 Marco operativo de la propuesta de enfoque y modelo de compensación ambiental
(CAM)
El marco operativo de la propuesta de enfoque y modelo de compensación ambiental (CAM),
a poder ser considerado en el Plan de Manejo como un instrumento que permita:
1. La autosostenibilidad económica del área protegida a mediano plazo;
2. La participación proactiva en medidas de conservación y manejo del área protegida
por
parte de las comunidades y propietarios individuales;
3. El establecimiento de normas y reglamentos claros y particulares para el uso
adecuado
y sostenible de los recursos naturales en áreas con ocupación agrícola y pecuaria;
4. La operativización de programas y subprogramas del Plan de Manejo y sus
respectivos
Planes Operativos Anuales;
5. Diseño e implementación de un sistema de monitoreo integral para áreas
protegidas.
40
La propuesta de operativización del modelo de Compensación Ambiental se basa en tres
ámbitos que se desarrollan a continuación:
4.4.1 Clasificación geográfica
La implementación geográfica de la propuesta de CAM, se basa en dos aspectos de
relevancia:
Zonificacion general y específica del área protegida
Se propone el desarrollo de acciones en áreas geográficas puntuales de la zonificación
general y específica del área protegida. El desarrollar la propuesta de CAM a través de
sectores permitira la creación de estructuras independientes que paulatinamente se integren
una macro infraestructura institucional que permita la implementación por fases del modelo
de compensación ambiental. Iniciando ejercicio con aquellas comunidades y/o actores
individuales con mayor apertura a la negociación.
Con respecto a la implementación, a la zonificación general y específica, se plantea las
variantes genéricas en la tabla y figura 4, que se presenta a continuacn:
#$% &
 & '  " (
 La Zona Núcleo
corresponde al Area
Protegida a manejar,
contando con una
legislación específica que
permite el manejo puntual
y condicionado del área
protegida. La Zona Núcleo
cuenta con su propia
categoría de manejo, que
el presente caso es un
“Parque Nacional”, cuyos
objetivos de manejo
indican la conservación y
protección absoluta de los
recursos naturales.


 !
!"
 #$
%"!
&
'(

)&

&&
!
'!
!
*+%*,&!-


!
.!/0
.10/.
2&
#!3
()(
$
 & '  " (
4 
/

Las áreas protegidas
rodeadas de ambientes
con uso y presión humana
41
requieren zonas de
amortiguamiento. La Zona
de Amortiguamiento (ZAM)
se define como el cinturón
de usos restringidos de los
recursos naturales
contiguo al límite externo e
interno del Area Protegida,
contando con o sin la
intervención de
comunidades.
4$ 
/
5
%")

!-466789.
!.)
&
!
(
:;2&''
)!
!!

)&
(.!
/0!-
*
+%*,!!
&.
.
&!-
#;
/"3<;/7+!=6,
.(&
!& 
&)&
&$/

&)

!!
(&
!.>

()&


'
)$
4$4 
/
=
/=)
(-
!
)&

0 &
 &!.
&
()

.!.
(/0
!
#!
"3&
.


(
!
42
$?
 


+
 !
.=,$1

=

)
$
 & '  " (
6 2
5@
En la mayoría de los
Planes de Manejo
formulados en la Región
Mesoamericana y Caribe,
la Región de Influencia de
las AP no es considerada
en el marco de
planificación y zonificación.
A pesar de ser beneficiada
con los bienes y servicios
que prestan las AP.
%@ 


/0&
1/&
$4&
(.
1/&
!
& .
&
).
"
'-..
!.
 ')$
Fuente: Melgar, M,2005.
Figura 4: Mapa de zonificación general propuesta para el PNJBPR
43
1. Zona de
Núcleo
2.1 Zona de
Amortiguamie
nto interna
2.2 Zona de
Amortiguamie
nto externa
3. Región de
influencia
Fuente: Modificado por Melgar, M GITEC-SERCITEC, 2005, de FMP, 2001.
44
Figura 5: Propuesta de sectores para operativización de CAM
Sector CAM 2
Sector CAM 5
Sector CAM 3
Sector CAM 4
Sector CAM 1
45
La propuesta de sectorización para la implementación del CAM, se presenta en la siguiente
tabla de analisis de variables. Se debe indicar que la columna de comunidades solamente se
indican aquellas que por su densidad poblacional y nivel de actividades socioproductivas
podrían entrar a un proceso adecuado de CAM, bajo un contexto teórico y practico de PLUT.
Considerándose además como un primer ejercicio que permitira a mediano plazo la
integración del resto de las 20 comunidades identificadas (ver anexo 6) con acciones
directas en el área protegida.
#)% &
Sector Provincia Comunidades Topología de
productores y/o
usuarios
Descripción y factibilidad para
implementación de CAM
CAM 1 La Vega 1. La Siberia
2. El Castillo
3. Pinar Parejo
4. Monte Llano
Agricultura de
ciclo corto
(comercial)
Agricultura de
ciclo mediano
(comercial)
Ganadería
extensiva
Se ubican las comunidades con mayor
agroproducción comercial del PNJBPR y por
ende con mayor impacto sobre los recursos
naturales, la agricultura existente posee una
mediana tecnología para producción, los
miembros de las comunidades estan
dispuestos a desarrollo de PLUT y un
modelo de CAM, siendo además el sector
donde se desarrollo el ejercicio de CAM que
sirve de ejemplo en el presente documento.
La mayoría de los usuarios no poseen titulo
de propiedad, utilizando tierras que
pertenecen a la parcela 1291, propiedad de
cuatro familias.
CAM 2 Monseñor Nouel 1. El Pichón
2. Mecherito
3. Candongo
4. Rancho
Arriba
Agricultura de
ciclo corto
(comercial)
Conuquero
Ganadería
extensiva
Comunidades con menor agricultura
comercial, con mayor presencia de
agricultura de subsistencia y ganadería, alto
grado de intervención sobre los recursos
naturales, durante el desarrollo del sondeo
de percepción se encuentran abiertos al
desarrollo de PLUT e implementación de un
modelo CAM. Los usuarios no poseen titulo
de propiedad, en la investigación preliminar
se estima que se encuentran en propiedad
del estatal, aunque existen miembros de las
comunidades que indican tener titulo de
propiedad.
CAM 3 La Vega
San José de Ocoa
1.Familia
Guzmán
2. Familia
Mora
(Gregorio
Mora)
3. Miguel
Crouch
4.Tomas
Villaman
5.Familia
Villella
6.Familia León
Jiménez
7.Julio
Sepúlveda
8. Familia
Agricultura de
ciclo corto
(comercial)
Agricultura de
ciclo mediano
(comercial)
Agricultor
permanente
Productor de
flores
Vivienda de
veraneo
Proyecto
ecoturisticos
Grupo de propietarios individuales, su
principal característica es que poseen un
titulo de propiedad sobre la tierra que
ocupan dentro del área protegida. En la
actualidad la mayoría de los propietarios
individuales realizan actividades productivas
de bajas proporciones principalmente por
situarse en la zona central del área
protegida. En algunas de las propiedades
(Familia Mora y/o Julio Sepúlveda) existe
fuertes inversiones económicas para
desarrollo de proyectos agroproductivos.
Además de proyectos agroproductivos
existe proyectos ecoturístico como el
desarrollado por la familia Guzmán (Villa
Pajon) y otros que desean implementar
como el Sr. Miguel Crouch, Familia Villella y
46
Mera Familia León Jiménez.
Sector Provincia Comunidades Topología de
productores y/o
usuarios
Descripción y factibilidad para
implementación de CAM
CAM 4 San José de Ocoa 1. La Nuez
2. Las Espinas
3. Calderón
4. Quita Pena
Agricultura de
ciclo mediano
Conuquero
Ganadería
extensiva
Las comunidades son medianas,
existiendo agricultura de ciclo mediano
para comercio (hortalizas), pero en su
mayoría realizan actividades asociadas a
conuquerismo, es importante resaltar en
el caso de la comunidad de Las Espinas
(una de las mas grandes dentro del AP)
existen evidencia de ampliaciones sobre
la cobertura forestal, afectando áreas de
bosque húmedo, coniferas y en la parte
alta de los bosques nublados. En las
entrevistas de campo se pudo determinar
la no existencia de títulos de propiedad,
básicamente estan ocupando, existe un
interés sobre el desarrollo de PLUT y
enfoque CAM, los cuales deben de ser
acompañados con un fuerte proceso de
educacion ambiental.
CAM 5 Azua 1. La Finca
2. Palma Cara
3.Arroyo del
Pino
Agricultura de
ciclo mediano
Conuquero
Ganadería
extensiva
Las condiciones climáticas donde se
sitúan las comunidades inciden
directamente sobre los sistemas
productivos existentes, en su mayoría
basada en agricultura comercial para
mercado local y de subsistencia
(conuquero), hay evidencia de ganadería
extensiva, provocando daños
considerables sobre la cobertura forestal,
dado que se practica en algunas áreas de
bosque abierto de coniferas. El sistema
de CAM a establecer debe de considerar
los ingresos individuales y colectivos de
las comunidades, dado lo “supuestos”
bajos ingresos que existen en el CAM 5.
Fuente: Melgar, M, 2005.
Con base al análisis preliminar (debe de ser profundizado a través de CSR) se establece que
de las 20 comunidades identificadas (ver anexo 6), 17 comunidades podrían participar en la
implementación del enfoque y modelo de CAM. Y en forma preliminar 08 propietarios
individuales, utilizando para ello como herramienta el desarrollo de Planes de Uso de la
Tierra (PLUT) para conservación (ver manual PLUT Kit).
Es importante resaltar que el desarrollo del PLUT a nivel comunitario o individual debe de
buscar la construcción de una arquitectura institucional colectiva que permita el desarrollo
del proceso de negociación con la Secretaria de Estado de Medio Ambiente y Recursos
Naturales de una forma unitaria y coordinada.
47
La propuesta de zonificación específica a desarrollar en el Plan de Manejo del Parque
Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo) debe evaluar y considerar los Sectores
del CAM para el desarrollo la siguiente nomenclatura de zonificación:
Tabla 6: Propuesta de nomenclatura para Zonificacion específica
SÍMBOLO SIGNIFICADO
ZC ZONA DE CONSERVACIÓN
Zona para preservación de los recursos naturales y ambientales, así como el
mantenimiento de los procesos ecológicos fundamentales, en el que se
entremezclan objetivos que tienen que ver con la restauración y rehabilitación de
hábitat, de forma natural, o espontánea, en conjunto con actividades de manejo
integrado.
ZRE ZONA DE RESTAURACIÓN ECOLÓGICA
Area que ha sufrido alteración en sus hábitats por intervención del hombre,
destinada a la conservación de la biodiversidad, restauración y preservación de
los recursos naturales y los procesos ecológicos. La restauración ocurre de
manera natural o espontánea, en conjunto con actividades de aprovechamiento
sustentable.
ZASMI ZONA AGROFORESTAL Y SILVOPASTORIL Y DE MANEJO INTEGRAL
.!.
!'($
ZAI
ZAI ZONA DE AMORTIGUAMIENTO INTERNO
Area para fomentar la participación institucional y de actores sociales, implicados
en el desarrollo sostenible de actividades socio-económicas y culturales,
promoviendo incentivos especiales, ejecución de proyectos de desarrollo rural,
educación técnica y ambiental, así como otras actividades que aseguren su total
desarrollo sostenible en tiempo y espacio.
ZUE
ZUE *+',-.+,.,"/
/!
-(. $
?. &(A&
!&&&
.$
CBI
CBI +,'+"+/+0"+"#,+
(
+,.=
(!

(&!.>(
!$
Fuente: Melgar, M, 2005.
La zonificación especifica propuesta a implementar busca a mediano y largo plazo el
desarrollo de un proceso de ordenamiento territorial dentro del área protegida, como se ha
48
indicado anteriormente no es factible solucionar el conjunto global de problemas dentro del
área protegida, por ende se debe de considerar priorizar aquellos que ponen en “riesgo” el
equilibrio de los ecosistemas (y/o objetos de conservación) dentro del área protegida.
La zonificación especifica es en si misma un instrumento que viabiliza la propuesta
del enfoque y modelo de CAM dentro del área protegida dado que indica las
actividades y acciones permisibles a desarrollar dentro de su espacio físico. Dado las
características de la presente propuesta no se puede establecer en forma precisa una
propuesta de zonificación específica para ello se hace necesario realizar:
Actualización del mapa de cobertura y uso del área protegida;
Desarrollo de un estudio de áreas criticas biofísicas;
Desarrollo de un estudio de capacidad de uso de la tierra;
Desarrollo de Caracterizaron Socioeconómica Rápida.
Tal como lo indica en el diagrama de la figura 6:
Figura 6: Estudio y acciones a desarrollar para desarrollo de zonificación específica
Actualización del Mapa
de Cobertura y Uso de
la Tierra
Estudio de
Capacidad de Uso
de la Tierra
Diagnostico de
Areas Críticas
Caracterización
Socioeconómica
Rápida
Zonificacio
n
Especifica
49
Fuente: Melgar, M, 2005.
Los estudios propuestos permitirán completar la información necesaria para el desarrollo de
la zonificación interna del área protegida, considerando las particularidades
socioambientales, productivas y de conservación, además de cimentar geográficamente la
propuesta de división de los sectores CAMs. Dado que las características
socioambientales y de conservación del área protegida ameritan el desarrollo de un
proceso de “ordenamiento territorial” que permita la reducción de la presiones sobre
los recursos naturales (ecosistemas y/o objetos de conservación) y a mediano plazo la
restauración de ecosistemas claves y áreas criticas.
4.4.2 Descripción del marco operativo del enfoque y modelo de CAM en el PNJBPR
Tomando como base los aspectos conceptuales, analisis y geográfico producto del desarrollo
de presente documento, se ha podido conjuntamente con varios actores locales
esquematizar un proceso que permitiría la implementación del enfoque y modelo de CAM
para el área protegida.
Básicamente el modelo de CAM consiste en los sectores identificados de comunidades y/o
usuarios individuales desarrollen a través de la herramienta planificación denominada PLUT
(Plan de Uso de la Tierra) diversos estudios que permitan determinar las características
socioproductivas, demográficas, conservación biológica y uso de bienes y servicios.
Partiendo de los resultados esbozar un programa de manejo integral finca y enfoque
de “buenas practicas agrícolas” (BPA), dentro de un cronograma global de cinco años
(misma duración del Plan de Manejo), estableciendo en forma participativa y bajo los
objetivos de conservación del área protegida normas, criterios e indicadores que permitan la
mitigaciòn, restauración y conservación de los recursos naturales.
El modelo de CAM para lograr éxito en su operativización debe de considerar dos ejes
transversales:
Creación de una arquitectura institucional mixta; y
Instrumentos (herramientas) operativos, monitoreo y seguimiento para la
implementación.
Los dos ejes transversales son claves para lograr la integración de los actores identificados
como potenciales a integrarse al modelo de CAM, considerando como punto de partida y
cimiento la elaboración y operativización del Plan de Manejo, el cual debe de contener en
forma genérica los lineamientos claves que a través de estudios y propuestas
complementarios permitan refinar los conceptos, instrumentos (herramientas) y sistemas que
viabilicen a corto y mediano plazo la implementación del modelo CAM en el PNJBPR.
50
4.4.2.1 Creación de arquitectura institucional mixta
En que consiste una arquitectura institucional mixta?
Considerando que una herramienta clave para lograr el manejo y protección de los objetos
de conservación identificados en el área protegida es la implementación de un modelo de
compensación ambiental (CAM) que a la vez utiliza herramientas cuyo origen son modelos
de “ordenamiento territorial” que por ende utiliza la participación de la sociedad civil e
instituciones gubernamentales para desarrollar en conjunto una visión de desarrollo que
persiga objetivo comunes y afines a los potenciales, limitaciones y condicionantes del
territorio. La creación de arquitectura institucional mixta es clave para la operativización del
Plan de Manejo y de los diversos modelos e instrumentos que se utilizaran en las fases de
estudio, implementación (operativización), seguimiento y evaluaciòn.
La arquitectura institución para la implementación del enfoque y modelo de CAM debe de
integrar a los actores identificados a nivel comunitario e individual que interactúan en forma
directa dentro del territorio, como aquello que por sus vinculaciones culturales, sociales y/o
económicas se sientan comprometidos con la conservación, manejo y protección del
PNJBPR.
Al referirse en a una arquitectura institucional mixta, se refiere básicamente que en las fases
de implementación del enfoque y modelo CAM y del mismo Plan de Manejo, se cuente con
la participación proactiva de la Sociedad Civil y de los rectores de la administración del área
protegida, es decir la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales y en forma directa
la Dirección de Areas Protegidas. Los cuales deben de constituirse en forma conceptual y
operativa en solo núcleo que permita la implementación, seguimiento y evolución del
enfoque y modelo de CAM.
51
Figura 7: Estructura básica por actores, niveles y área geográfica de la arquitectura institucional mixta del PNJBPR
Consejo de Manejo y
Conservación del
PNJBPR
Asociación CAM 1
“Bloque
Campesino”
Asociación CAM 2
“Bloque
Campesino”
Asociación CAM 3
“Fundación Valle
Nuevo”
Asociación CAM 4
“Bloque
Campesino”
Asociación CAM 5
“Bloque
Campesino”
AC
1
AC
4
AC
3
AC
2
AC
1
AC
4
AC
3
AC
2
AC
1
AC
4
AC
3
AC
2
AC
1
AC
3
AC
2
Bloque de propietarios individuales
Asentados en la zona central de Valle
Nuevo, con actividades
socioproductivas y ecoturísticas.
Actualmente se han verificado 17
propietarios.
NIVEL
3
NIVEL
2
NIVEL
1
Secretaria de Medio Ambiente
y Recursos Naturales
(Subsecretarias y DAP)
Representación de gobiernos
locales (ayuntamientos
municipales)
Programas y proyectos
técnicos y financieros
nacionales e internacionales
Fundación Moscoso Puello
(FMP)
Unidad Técnica de
Implementación CAM
52
Fuente: Melgar, M, 2005.
53
Descripción de estructura para la implementación de modelo CAM
Como se indico anteriormente la arquitectura institucional mixta, debe de integrarse en forma
prioritaria por los actores directos que a través del empoderamiento del enfoque y modelo de
CAM, son los que permitirán la sostenibilidad en tiempo y espacio de las acciones y
compromisos asumidos a través del modelo CAM.
La arquitectura institucional propuesta cuenta con tres niveles de coordinación e
implementación, los tres niveles una estructura interna operativa que permita la
viabilizacion, considerando que esta no es estática sino como en otros procesos
territoriales, evoluciona y adapta según las circunstancias. A continuación se
describen las características básicas de cada nivel.
Nivel 1: “Organización base”
El nivel 1, lo constituyen en primer termino las “Asociaciones Comunitarias” (AC) de las 17
comunidades identificadas como viables para ser incorporadas en el modelo de CAM y en
forma individual a los propietarios de la zona central de Valle Nuevo, los cuales han
constituido la “Fundación Valle Nuevo” (FVN) como ente de representación y negociación de
sus intereses dentro del área protegida.
Cada AC es la encargada en forma individual de desarrollar las acciones que permitan
el desarrollo del Plan de Uso de la Tierra (PLUT) y de desarrollar el consenso interno
(miembros de la comunidad) la propuestas de medidas de mitigaciòn, corrección y
restauración con los cuales se comprometerán a desarrollar en el marco del PLUT y
del modelo de compensación ambiental.
Además la estructura interna de la AC (junta directiva) será la encargada velar por la
implementación y cumplimiento de los acuerdos desarrollados en el CAM comunitario,
vigilando el cumplimiento de los socios y coordinando la implementación de las acciones
CAM dentro de su comunidad en coordinación con la administración del área protegida.
Nivel 2: “Organización de segundo piso”
Cada Asociación Comunitaria nombra un mínimo de tres representantes en una estructura
de segundo piso la cual se ha denominado “Bloque Campesino”, el cual es la representación
de cada “Sector Socioproductivo” y/o “Sector CAM” (ver figura 5). A su vez los propietarios
individuales se agrupan en la estructura interna de la FVN, la cual posee un “director
ejecutivo” que los representa.
La estructura de segundo piso será la encargada de realizar las negociaciones con la
Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Subsecretaria de AP y DAP), aunque
los PLUT son individuales para cada comunidad al igual que los compromisos de mitigaciòn,
corrección y restauración, el marco financiero que permitira la formación del “fondo de
compensación ambiental” debe considerarse a nivel de “Sector CAM”, facilitando el
manejo técnico y administrativo del modelo CAM.
54
Durante el desarrollo de la colecta de información primaria que permitió cimentar la
propuesta, se considero con los actores locales que la estructura de segundo piso podría ser
conjuntamente con la Dirección de Areas Protegidas de colectar la cuota negociada con las
comunidades para la creación del “fondo compensación ambiental”, los fondos serán
administrados bajo un presupuesto que se incluirá en el “Plan Operativo Anual”
desarrollado para el área protegida, con actividades condensadas que permitan el
cumplimiento de los acuerdos del CAM entre las comunidades y la Secretaria de Medio
Ambiente y Recursos Naturales, que incluyan la operativización de las líneas de acción y
actividades propuestas en los programas y subprogramas de manejo.
De igual forma desarrollara sus actividades la Fundación Valle Nuevo, a través de la
Dirección Ejecutiva, la cual representara a los propietarios del valle central del área
protegida, siendo el marco que representara los intereses en el proceso de elaboración de
PLUT, negociación y firma de convenios y/o acuerdos.
Nivel 3: “Consejo de Manejo y Conservación del PNJBPR” (CMC)
El consejo de manejo y conservación (CMC) es la supra estructura que aglutinará a los
representantes de los diferentes actores claves internos y externos, su función principal
será el coordinar con las diferentes instancias de la sociedad civil e instituciones
gubernamentales que velarán por la adecuada implementación del enfoque y modelo de
compensación ambiental.
En forma preliminar se sugiere la integracn del CMC de la siguiente manera:
1 representante titular de cada “sector CAM”
2 representantes de la Dirección de Areas Protegidas (SEMARN)
1 representante de los gobiernos locales (a establecer)
1 representante de cada programa y proyecto identificados como actores claves;
1 representante de la Fundación Moscoso Puello.
En total el CMC estará integrado por 10 miembros, los cuales serán los enlaces con cada
uno de los organismos de base e instituciones gubernamentales, sobre el marco técnico,
administrativo, legal y financiero de la implementación de las acciones a desarrollar producto
de los “fondos de compensación ambiental” y las medidas acordadas a nivel
comunitario e individual de mitigaciòn, corrección y restauración de ecosistemas
(recursos naturales). Producto del desarrollo de los PLUTs y los convenios y/o acuerdos de
CAM.
El CMC tendrá como estructura operativa a la “Unidad Técnica de Implementación” (UTI),
proponiéndose que desarrolle los siguientes roles y funciones:
Estructurar a nivel de marco gico los puntos de acuerdo establecidos entre las
comunidades y/o propietarios individuales y SEMARN;
Establecer los indicadores sociales, económicos y ambientales que permitirán la
implementación de un sistema seguimiento y evaluaciòn de los acuerdos y/o convenios
CAM;
55
Asistir técnicamente a la administración del área protegida y organizaciones de base en
la implementación de acciones operativas a nivel de mitigaciòn, corrección y
restauración de ecosistemas en el área protegida;
Desarrollar conjuntamente con las estructuras de nivel 1y 2, los planes operativos
anuales (POAs) para la implementación del Plan de Manejo General y los PLUT,
conciliándolos en un Plan Operativo Anual General (POAG);
Conjuntamente con las arquitectura institucional y la administración del PNJBPR,
colectar los mostos asignados en los acuerdos y/o convenios CAM , integrando a los
POAs y POAG un presupuesto producto de la fiscalización de los fondos percibidos cada
año;
Evaluar faltas e incumplimientos de los acuerdos y/o convenios CAM y recomendar al
CMC y estructuras de nivel 1 y 2, acciones para subsanar la faltas e incumplimientos
incumplimientos identificados;
Desarrollar acciones, estudios y/o evaluaciones especiales a solicitud del CMC.
La UTI no debe de visualizarse como una administración paralela a la del PNJBPR, sino
como parte integral de la estructura operativa, la constitución a nivel de personal y equipo de
la UTI prevendría de un porcentaje (20 a 30 %) del global del “fondo de compensación
ambiental” y de fondos asignados por la SEMARN.
Es obvio que el Plan de Manejo del PNJBPR, debe de concebir una propuesta de personal
para operativizar los programas y subprogramas a desarrollarse durante su periodo de
ejecución, si no se cuenta con el personal necesario para el desarrollo de las actividades
propuestas en los programas y subprogramas el Plan de Manejo pasaría a ser un
documento de buenas intenciones y base para el desarrollo de infraestructura y
equipamiento que finalmente no brindaría un soporte aceptable al manejo y conservación de
los ecosistemas y recursos naturales del área protegida.
4.4.2.2 Instrumentos (herramientas) operativos, de monitoreo y seguimiento para la
implementación del modelo CAM
El desarrollo del enfoque y modelo CAM para el PNJBPR, tiene como instrumentos
operativos:
Plan de Manejo;
Plan Operativo Anual;
Plan de Uso de la Tierra;
Sistema de seguimiento y evaluaciòn integral (SSEI);
Convenio y/o acuerdos entre SEMARN, comunidades y propietarios individuales.
A continuación se describe cada uno de los instrumentos dentro del contexto de la
implementación del enfoque y modelo CAM.
Plan de Manejo del PNJBPR
La Ley de Medio Ambiente (64-00) y la Ley Sectorial de AP, indican que el instrumento para
el manejo y administración de un arrea protegida es el “Plan de Manejo”, el cual a través de
56
una resolución administrativa (SEMARN) establece por un periodo no mayor de cinco años
las acciones prioritarias a desarrollar para conservar los ecosistemas y recursos naturales.
Otras definiciones sobre los planes de manejo nos indican:
“…Es un instrumento de planificación que guía y controla el manejo de los recursos
protegidos, los usos del área protegida y el desarrollo de los servicios requeridos…”
(UICN, 1990).
“…Instrumento que contiene los objetivos, normas y lineamientos generales que
guían el manejo de un área protegida…” (Cifuentes Miguel, 2000).
“…Es un documento técnico y normativo que contiene el conjunto de decisiones
sobre un área protegida en las que, con fundamento estrictamente basado en el
conocimiento científico y en la experiencia de las aplicaciones técnicas, establece
prohibiciones y autorizaciones específicas y norma las actividades que son permitidas
en las Áreas Protegidas, indicando en detalle la forma y los sitios exactos donde es
posible realizar esas actividades…” (Ley Sectorial de Áreas Protegidas, 2005, RD).
Se puede concluir que el Plan de Manejo permite dictar sobre bases científicas, técnicas,
legales, consuetudinarias y administrativas propuestas que permitan lograr los objetivos de
manejo y administración del área protegida, en el presenta caso del Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier.
Un alegato común y en los últimos años a nivel regional bastante utilizado es sobre la
viabilidad de la implementación de los Planes de Manejo, misma increpancía que se debe de
retomar al momento de visualizar cual escenario seria el apropiado a desarrollar el Plan de
Manejo del PNJBPR, un primer escenario basado en la realidad y necesidades de
conservación y manejo que propone la implementación del enfoque y modelo CAM o bien
uno mas conformista al establecer un manejo clásico y coercitivo que a demostrado su
ineficacia y repercusiones negativas sobre la administración de las áreas protegidas.
El actual Plan de Manejo del PNJBPR tiene un reto al igual que el resto de los Planes
de Manejo de la Cordillera Central, ser otro mas de los planes cadenciosos donde sus
resultados no pasa a ser mas que un mero ejercicio de planificación mental y de
buenas voluntades, o revolucionar el sistema de administración y manejo del área
protegida a proponer innovación que podrían lograr a mediano y largo plazo no solo el
cumplimiento de los objetivos de conservación de la categoría de manejo, sino la
participación proactiva y organizada de los actores de la sociedad civil e instituciones
gubernamentales que permitan el nacimiento de la sostenibilidad biológica, social y
financiera del área protegida.
Plan Operativo Anual (POA)
El segundo instrumento de planificación es el Plan Operativo Anual, documente que busca
planificar en forma practica los programas y subprogramas contenidos en el plan de manejo
dentro de un espacio de tiempo determinado que por lo general es un año (12 meses), por lo
general para la elaboración del POA se utiliza un marco lógico donde se consignan las
actividades, subactividades, criterios e indicadores dentro de un marco cronológico.
57
La mayoría de áreas protegidas utilizan al POA como su única herramienta de planificación,
desarrollada principalmente por el administrador del área protegida y equipo de
guardaparques. En el caso de los POAs a desarrollar dentro del enfoque y modelo
CAM, buscan la participación proactiva de los actores que integran la arquitectura
institucional, para ello se sugiere el desarrollo inicial de POAs individuales por
comunidad y/o sector CAM, basado en los compromisos adquiridos producto de los
resultados de los Planes de Uso de la Tierra (PLUT) y de los convenios CAM.
Los POAs individuales serán después aglutinados en forma participativa para generar un
Plan Operativa Anual General (POAG), que permitira la unificación en un solo documento
base que dirigirá el marco operativo técnico y financiero del área protegida.
En un sentido particular el POAG se transformara en el instrumento de mayor importancia
para la implementación del Plan de Manejo, PLUTs, SSEI y convenios CAM. Siendo la ruta
de operativización que los diferentes niveles de la arquitectura institucional, la administración
del área protegida y la UTI utilizaran para evaluar anualmente la ejecución y cumplimiento de
las líneas de acción propuestas en los programas y subprogramas del Plan de Manejo.
Plan de Uso de la Tierra (PLUT)
El Plan de Uso de la Tierra (PLUT) para conservación, debe considerarse como una primera
aproximación dentro del ciclo de planificación operativa del Plan de Manejo de área
protegida. Su principal aporte es que permite desarrollar, a partir de un diagnostico rápido,
una visión de manejo por parte del propietario; esto es, el escenario futuro para la finca o/y
comunidad, integrando las variables productivas, ecológicas, económicas y sociales.
Esta visión, recogida en una serie de mapas temáticos y en normas generales de uso,
junto a la misión general propuesta en el Plan de Manejo, acorde a los objetivos de
conservación, debe ser la carta de navegación y el punto de partida para cualquier
actividad socioproductiva en el área protegida.
El proceso de planificación del área protegida, orientado a generar como resultado del PLUT,
consiste básicamente en recopilar la información existente y recabar la faltante para
comprender el escenario ecológico, económico y socioproductivo en el cual se pretende
intervenir, identificando lo principales valores de manejo y conservación, desarrollando una
propuesta de ordenamiento de uso que garantice su manejo y refleje las expectativas de los
usuarios de la tierra, disminuyendo con ello los conflictos socioambientales surgidos del uso
de la tierra. (ver metodología PLUT, Kit PNJBPR)
Figura 8: El PLUT en el contexto de la planificación de áreas protegidas
Información de los
Usuarios del predio
Información de la
finca y/o comunidad
Información del
contexto
Categoria de
Manejo del AP
Objetivos de la
categoría de manejo
Objetivos del
Plan de Manejo
Expectativas del uso de la
tierra en zonas ocupadas
Línea base
específica
Expectativas del uso de la
tierra en zonas ocupadas
Analisis Estratégico
Situacional (AES)
Plan de Monitoreo
(Metas e
Indicadores)
Líneas de Acción
Programación de actividades
Diagnostico del
Area Protegida
Taller de
Planificación
Proceso de
Ordenamiento
Territorial
Plan de Manejo del
Area Protegida
58
Fuente: Melgar, M./2005
La principal función del PLUT es servir como instrumento para el desarrollo del marco
técnico, administrativo, legal y financiero por el cual se desarrolle el y/o los convenios entre
las comunidades y propietarios individuales y la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos
Naturales. Brindando la información necesaria para el desarrollo a nivel comunitario y de
sectores territoriales de las acciones de mitigaciòn, corrección y restauración de
ecosistemas. Como de además del marco participativo que da origen a la arquitectura
institucional.
A partir de los PLUTs se desarrollaran los POAs comunitarios y/o de sectores CAMs
que serán integrados en el Plan Operativo Anual General (POAG), el cual se
transforma en el principal instrumento de operativización del Plan de Manejo del
PNJBPR.
Sistema de seguimiento y evaluaciòn integral (SSEI)
Al aprobarse el Plan de Manejo del PNJBPR dentro de un enfoque y modelo de CAM, debe
de desarrollarse a corto plazo un “sistema de seguimiento y evaluaciòn integral”. El SSEI
debe considerar los diferentes ámbitos y variables a dar seguimiento y evaluar durante el
periodo de implementación del Plan de Manejo, Planes de Uso de la Tierra, Planes
Operativos Anuales y los Convenidos CAM.
Para ello es importante desarrollar un sistema de criterios e indicadores en lo siguientes
ámbitos:
Ámbito biológico (indicadores biologicos)
Ámbito social
Ámbito económico
59
Ámbito agroproductivo
Ámbito hidrológico
Ámbito paisajístico
Pudiéndose incorporar de acuerdo al modelo de criterios e indicadores a utilizar otros
ámbitos a dar seguimiento y evaluar, considerando como base los resultados de los estudios
biologicos, socioeconómicos, agro productivos y de zonificación. El SSEI será el instrumento
utilizado por la Dirección de Areas Protegidas y la administración del PNJBPR para evaluar
el nivel de implementación del Plan de Manejo y de los compromisos adquiridos a nivel
operativo y financiero por parte de los beneficiarios del enfoque y modelo CAM.
El SSEI se sugiere sea generado y operativizado por la “Unidad Técnica de Implementación”
bajo la coordinación y supervisión de la Dirección de Areas Protegidas y la administración del
PNJBPR, la UTI presentara informes periódicos al Consejo de Manejo y Conservación,
instancia que dictaminara en forma participativa los avances de la implementación del Plan
de Manejo y el modelo CAM.
Convenio y/o acuerdos entre SEMARN, comunidades y propietarios individuales
Tomando como base los resultados técnicos de los Planes de Uso de la Tierra, se realiza un
proceso de negociación que permitira establecer los tipos de acciones físicas y financieras
de “compensación ambiental”. Los convenios y/o acuerdos deben contener los aspectos
técnicos, legales y financieros que los actores claves estan dispuestos a convenir con la
SEMARN con el fin de desarrollar un “modelo de compensación ambiental”.
Es evidente que los acuerdos deben de elaborarse dentro de un contexto legal, el cual debe
de ser establecido por la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales y los actores
ha ser involucrados en el desarrollo del modelo CAM, considerando en una primera fase
cierto grado de flexibilidad considerando que se desea el desarrollo de un “prototipo” que
paulatinamente se fortalecerá y en un futuro cercano con una alta de posibilidad de
extrapolarse a otras áreas protegidas de la Republica Dominicana. Sentando las bases para
el desarrollo de un programa más amplio y ambicioso de “Pago de Servicios Ambientales” a
desarrollarse para la zona núcleo, zona de amortiguamiento y región de influencia del
PNJBPR.
Como se ha indicado anteriormente la firma del convenio y/o acuerdo CAM debe de
negociarse en forma independiente con cada “sector CAM” dada las características
socioproductivas y ambientales de cada sector. Siendo los PLUTs la base técnica que
permitira establecer las líneas de acción a desarrollar para mitigar, corregir y restaurar los
ecosistemas dentro y cercanos al área productiva.
Los diferentes instrumentos solamente tendrán viabilidad si se desarrollan e implementan en
forma conjunta, bajo una misma visión de desarrollo, hay que recordar que el PNJBPR
posee otras potencialidades y necesidades debiendo desarrollar un Plan de Manejo realista
que priorice las acciones a desarrollar durante el periodo de cinco años de vigencia.
60
El Plan de Manejo además fuera del contexto del “enfoque y modelo CAM”, necesita
generar “planes temáticos” específicos, habiendo identificado tres de ellos:
1. Plan temático de educacion e interpretación ambiental: Prioritario es el desarrollo de
una estrategia para el área protegida (factiblemente a nivel de la cordillera central) de
educacion e interpretación ambiental dirigida a las comunidades internas y externas que
permitan fortalecer la empatia con la conservación y protección de los recursos naturales y
biodiversidad contenida en los ecosistemas del PNJBPR. La Fundación Moscoso Puello
posee experiencia como documentación en el tema de educacion ambiental,
específicamente tratándose de “ecosistemas de montaña” por lo que se recomienda el
potencializar dicha experiencia para el desarrollo futuro del plan temático de educacion
ambiental del PNJBPR.
2. Plan temático para desarrollo ecoturístico: La búsqueda de nuevos nichos o
alternativas socioeconómicas para las comunidades y/o propietarios internos del área
protegida es imperativo, para reducir la presión sobre los recursos naturales, la mejor opción
considerando los potenciales de área protegida es el desarrollo de un proyectos ecoturísticos
a nivel comunitario y/o individual. Siendo importan considerar la existencia del Cluster
Ecoturistico Vegano, que contando con el apoyo técnico y financiero de USAID impulsa el
desarrollo de nuevas opciones turísticas a nivel de Republica Dominicana.
3. Plan temático de control y vigilancia: Una gran parte del éxito de un programa o plan
de control y vigilancia es el desarrollo de acciones a nivel preventiva, estas acciones
necesitan la creación conceptual y operativa de vínculos y alianzas estratégicas entre la
Dirección de Areas Protegidas (la administración del PNJBPR) y los actores claves de la
sociedad civil organizada e instituciones gubernamentales, el parque tanto por su forma
física y tamaño