Intangibles e inmateriales en la Contabilidad y los Negocios

Las empresas se enfrentan, por una parte, al reto a realizar inversiones intangibles que potencien la capacidad de generación de riqueza en el futuro, y, por otra, a la necesidad de identificar y gestionar, de manera eficiente, los activos intangibles existentes en el seno de la organización. Esto es especialmente difícil, dado que los sistemas de información y contabilidad empleados habitualmente en las sociedades comerciales  están orientados, principalmente, hacia la medición de los beneficios y el valor del patrimonio en términos monetarios y, por tanto, tienen una limitada capacidad para reflejar el valor y la importancia de las inversiones intangibles.

En  los últimos tiempos, los esfuerzos de académicos y profesionales de la contabilidad han perfeccionado los sistemas contables logrando planes de cuentas muy detallados. Existe una importante  bibliografía que trata aspectos muy específicos que afectan al inmovilizado material, las existencias o los efectos comerciales a pagar, p.e: Algo  menos de   atención han recibido los activos intangibles -salvo unos pocos como el fondo de comercio, los gastos en investigación y desarrollo o la propiedad industrial-, a pesar de que, en muchas empresas, el valor de estos activos intangibles y otros que no se contabilizan es muy superior al de sus bienes tangibles.

El primer antecedente en España de valoración de los activos intangibles en la contabilidad financiera es el llamado fondo de comercio el rol de la Llave de Negocio. El fondo de comercio es la diferencia entre el valor contable de la empresa y el precio pagado por ella en una adquisición de empresas. El fondo de comercio se define escuetamente: “es el conjunto de bienes inmateriales, tales como la clientela, nombre o razón social y otros de naturaleza análoga que impliquen valor para la empresa. Esta cuenta sólo se abrirá en el caso de que el fondo de comercio haya sido adquirido a título oneroso. Este concepto es una aproximación a la valoración de los intangibles de una empresa, pero en sí mismo no aporta nada, es un concepto estático, ya que únicamente se suele materializar en momentos de fusiones y adquisiciones. Lo ideal sería, desde un punto de vista ya sea de gestión o adquisición, estudiar como evolucionan los intangibles en el tiempo, es decir, analizar si los activos intangibles aumentan o disminuyen  tanto en su número y clasificación  como en su valoración monetaria entre periodos de tiempo comparables. Esto nos aportaría nuevas visiones estratégicas y una disminución en los riesgos de inversión.

En los últimos años, tanto en la normativa internacional de contabilidad (IASC)-NIC 38, como en la normativa en general en casi todos los países y en Argentina  se ha realizado un tratamiento más pormenorizado  de estos activos. El ASB (1993) define los activos intangibles como aquellos activos no financieros que no tienen sustancia física, pero que son identificables y controlados por la empresa a través de derechos legales o custodia física. La norma entiende que un activo intangible es identificable, cuando puede ser vendido independientemente de la empresa. De no ser así, se considera inseparable del fondo de comercio de la empresa, pasando a formar parte del mismo. El término control hace referencia a la habilidad para obtener beneficios económicos o bien, a la de restringir el acceso de la competencia a los mismos por la existencia de derechos legales. Éste también puede obtenerse a través de la custodia física, esto es, cuando el conocimiento técnico o intelectual, provinente del desarrollo de ciertas actividades, se mantiene en secreto. Cuando no se dan algunas de estas circunstancias, la empresa no tiene suficiente control sobre los beneficios para reconocerlos como activo.

Al mismo tiempo,  definimos  el fondo de comercio adquirido como la diferencia entre el precio comprometido para adquirir una empresa y la suma de los valores razonables de activos y pasivos identificables de la empresa. Este fondo podrá ser positivo o negativo, según si el importe comprometido exceda el valor razonable de activos y pasivos identificables o, al contrario.

Con respecto a los activos intangibles se distingue entre:

  1. Adquiridos a terceros de forma individualizada, que se capitalizarán al precio de adquisición.
  2. Adquiridos como parte de un negocio, que serán reconocidos separadamente del fondo de comercio, caso de que su valor pueda ser medido de forma fiable. De no ser así, se incluirán dentro del precio de compra atribuido al fondo de comercio.
  3. Activos intangibles generados internamente, que podrán ser reconocidos sólo si tienen un valor de mercado claramente asignable, es decir, si el elemento pertenece a un grupo homogéneo de activos, que son equivalentes en todos los aspectos, y si existe un mercado capaz de establecer un valor para estos activos.

En el IAS-NIC  38  se define activo intangible como aquél identificable, no monetario y sin sustancia física, mantenido para el uso en la producción o venta de bienes y servicios, para alquilarlo a terceros o para propósitos administrativos. Además, la citada norma recoge de forma expresa otros dos aspectos a considerar para que un elemento satisfaga la definición de activo intangible: control sobre los mismos y capacidad de obtención de beneficios económicos futuros.

En cuanto hoy en Argentina , el panorama no es muy diferente respecto a lo que ocurre en otros ámbitos dado el proceso de armonización a las normas internacionales de contabilidad.

La NIC 38, los requisitos de reconocimiento de los activos intangibles son los siguientes:

  • Probabilidad de que los beneficios económicos futuros, correspondientes al activo, lleguen a la empresa.
  • El costo del activo pueda ser medido con fiabilidad.

P.e.; en relación s ls normativa contable española, en el PGC (Plan General de Cuentas), se define el inmovilizado inmaterial como aquel “conjunto de elementos patrimoniales intangibles constituídos por derechos susceptibles de valoración económica “ .Se puede decir, que esta norma se esta refiriendo a elementos identificables a los que se les atribuyen un posible valor. Sin embargo, el término identificable, propiamente dicho, no aparece recogido en el PGC, aunque sí en la resolución del I:C:A:C: (1992). Éste define el fondo de comercio como la diferencia entre el importe satisfecho en la adquisición de una empresa y la suma de los valores identificables de los activos individuales adquiridos menos los pasivos comprometidos en la adquisición , aunque, como se puede ver, no para incorporarlo al propio concepto de fondo de comercio.

Analizando las normas anteriores, podemos decir:

  • El concepto de inmaterial contempla los siguientes requisitos:
  1. Carencia de sustancia física.
  2. Ser identificable.
  3. Contribución a ingresos futuros.
  • Existe una diferencia de criterios valorativos entre activos adquiridos y generados internamente, sin existir un criterio definido y homogéneo al respecto.

La primera conclusión a la que se llega es la dificultad inherente de valorar estos ,tipos de activos, ya que conllevan dosis de subjetividad muy importantes, aspecto este crucial pero no abordado definitivamente por las diversas normativas. Prueba palpable de ello es la continua revisión a la que  se ven sometidos por la normatividad tales criterios. Este efecto está asociado, sin duda alguna, a la marcha de las empresas y, por tanto a la economía en general.

La segunda conclusión es que se considera que determinados intangibles como listas de clientes, marcas, relaciones con clientes, capital humano, capital estructural, etc., no satisfacen la definición de activos y, en consecuencia, deben registrase como gasto cuando se producen ellos; no figurando en el activo del Balance (NIC 38).

Por último, en la medida en que el modelo contable actual no permite reflejar apropiadamente en los Estados Financieros el valor de los intangibles, los gerentes de las sociedades deben proporcionar a los propietarios del capital, información adicional a la requerida por las normas contables para facilitarles conocer la real situación patrimonial de la firma y estimar adecuadamente su valor.

Los pasivos intangibles desde la perspectiva contable:  Desde el punto  de vista contable, cuando, en la contabilidad financiera ,se intenta valorar el capital neto de una empresa se realiza como la diferencia entre los activos y pasivos exigibles u obligaciones.

Es decir:

Capital neto ( Pasivo no exigible) = Activos – Pasivos exigibles

Y siempre se cumple la igualdad

Activo = Pasivo

Si el capital intangible de una organización está formado por la suma de los activos intangibles de una compañía y, si la ecuación C = A – P es válida dentro de un sistema de contabilidad de costos históricos, debe, por extensión lógica, haber una ecuación equivalente con respecto a la capital intelectual.

Por tanto:CI =AI – PI

Siendo: CI = Capital intangible

AI = Actvos intangibles

PI =Pasivos intangibles

Esta ecuación supone dos implicaciones:

  1. Toda organización, mide los recursos propios que posee reconociendo y valorando primero los bienes

y después substrayendo las obligaciones en que ha incurrido. Si los recursos propios son medidos indirectamente substrayendo los pasivos de los bienes, entonces ¿porqué el capital intangible debe ser

diferente?

  1. Si la ecuación

CI = AI – PI se cumple, entonces se necesita construir un metodo  que permita al menos identificar la existencia de pasivos intangibles. Equilibrar los libros contables del capital intangible en las organizaciones significa tener que reconocer la existencia de pasivos  intangibles.

Así pues, el balance de situación de una empresa tendría que quedar de la siguiente manera :

ACTIVOS INTANGIBLES FINANCIACIÓN INVISIBLE

Visible No visible  FINANCIACIÓN VISIBLE ACTIVOS TANGIBLES Inmovilizado Mercaderías Cuenta  s  a Cobrar Tesorería Capitales propios visibles Deudas a largo plazo Deuda a corto plazo

Balance de situación modificado Activos humanos Activos estructurales Activos relacionales Capital intangible Pasivos intangible  BALANCE DE SITUACIÓN.

Como punto de partida, se tendría que definir el concepto de pasivo intangible para evitar cualquier tipo de ambigüedad. Según la normativa contable, los pasivos se definen como “el conjunto de los elementos patrimoniales de una empresa ,que representan el total de sus deudas y obligaciones”.Esta definición de los pasivos se refiere a la parte “visible” del balance y son recogidos y medidos por la contabilidad tradicional. En la parte “no visible” del balance, por aproximación, aparecería el pasivo intangible.

Harvey &Lusch (1999) definen el pasivo intangible como: “La responsabilidad u obligación de la empresa para transferir recursos económicos proporcionar servicio a otras entidades en el futuro. También puede reflejar una rentabilidad inferior”.

Una primera aproximación de  la existencia de estos pasivos intangibles en la contabilidad la podemos encontrar en la aparición del fondo de comercio negativo, que surge en aquellas adquisiciones de empresas cuando el costo de compra es menor que la participación del adquiriente en los valores de los activos y pasivos identificables.

Extensa es lo escrito que nos habla de excelencia empresarial, de capacidades, de ventajas competitivas y de la virtud de los intangibles como fuente de creación de riqueza. Pero, desde un punto de vista práctico, independientemente del ciclo económico en el que estamos  insertos, se producen suspensiones de pagos, que en muchos caso si acaban desembocando en quiebra.

Únicamente en España, en el  cuarto trimestre de 2002, se produjeron 112 más suspensiones de pago y 187 quiebras. Los motivos, aunque diversos, tendemos a achacar a factores externos a la propia organización. Sectores que atraviesan situaciones difíciles, descenso del consumo, ciclos bajistas, y un largo etc., se convierten en auténticas barreras defensivas. Pero si la verdaderas razones del éxito las debemos buscar en estrategias bien definidas y perfectamente materializadas, ¿dónde debemos buscar los inductores del fracaso?. 

Refiriéndose al éxito empresarial, algunos afirman que las razones hay que buscarlas dentro de la propia organización, con independencia de los factores externos.Por analogía, al referirnos al fracaso, debemos centrarnos igualmente en la propia organización.

Hoy la  discusión del capital intangible está dirigida , fundamentalmente , en su consideración de recursos intangibles y la dirección de esta clase de recursos por las organizaciones. Pero sí existen los recursos intangibles, éstos también deben tener su contrapuesto en la organización, que son las obligaciones intangibles. Como indican Harvey & Lusch: “Nosotros debemos equilibrar los capitales intelectuales en los libros contables…”.

Debemos tener en cuenta que la gestión del capital intelectual o intangible no consiste meramente en identificar y sumar los recursos intangibles de la organización. El enfoque estratégico de una organización debe cambiar aumentando y desarrollando los activos intangibles pertinentes, así como reconociendo el impacto de los pasivos intangibles.

Ya sea  a nivel contable como estratégico, se aprecia la necesidad de introducir un nuevo concepto en el estudio del capital intangible: los pasivos intangibles.

Es necesario la elaboración de un nuevo modelo de capital intangible, donde basándose, por un lado en lo conocido en la contabilidad clásica -financiera y analítica- y por otro, en los desarrollos más avanzados sobre los activos intangibles, se consideren los pasivos intangibles desde la óptica de su identificación, medición y gestión. Haciendo hincapié en su participación en la destrucción de ventajas competitivas.

Ahora, tanto el planteamiento como la investigación empírica apuntan a la existencia y medición de los capitales intelectuales visibles e invisibles, por lo que se cumple el objetivo de medirlos. Además aparece una correlación estadística y positiva alta entre estas dos variables, lo que permite aceptar la hipótesis, estos es, que el capital intelectual invisibles tiene una influencia estadística y positiva sobre el capital intelectual visible, en el componente denominado capital estructural analizado.

A la luz de esta investigación, los resultados sugieren que los capitales intelectuales invisibles serían los formadores de los capitales intelectuales visibles.

Los resultados tienen relevancia si se parte de que hasta ahora los instrumentos de medición del capital intelectual consideraban en una misma categoría a variables como inversiones en investigación y desarrollo, patentes, derechos de autor con aquellas denominadas actitudes de los trabajadores, experiencia, rotación de personal, organización del conocimiento, entre otros, por lo que la división abre camino para desarrollar la gestión de los capitales intelectuales invisibles desde otra perspectiva, con la información de que influirán de manera positiva y directa en los capitales intelectuales visibles en el objeto de estudio de esta investigación.

Sería importante que en líneas de investigación posteriores se verifique el cumplimiento de esta correlación entre los capitales intelectuales visibles e invisibles en los componentes del capital intelectual humano y relacional.

Esta propuesta del capital intelectual muestra la existencia empírica de los capitales intelectuales visibles e invisibles  y abre el camino para realizar mediciones de los capitales intelectuales visibles e invisibles, en  empresas,  manufactureras, con la acotación que se hace a través de la teoría de recursos y capacidades, la cual considera distinta a cada empresa, y por lo cual la medición tendría que realizarse con base en los propios objetivos y necesidades de cada empresa, es decir, de manera diferenciada..

Finalmente, una línea posible de investigación en las empresas manufactureras podría ser relevante si se le relaciona con conceptos tales como la competitividad, que es una línea estratégica .

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Manuel Lang Víctor. (2017, enero 15). Intangibles e inmateriales en la Contabilidad y los Negocios. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/intangibles-e-inmateriales-la-contabilidad-los-negocios/
Manuel Lang, Víctor. "Intangibles e inmateriales en la Contabilidad y los Negocios". GestioPolis. 15 enero 2017. Web. <https://www.gestiopolis.com/intangibles-e-inmateriales-la-contabilidad-los-negocios/>.
Manuel Lang, Víctor. "Intangibles e inmateriales en la Contabilidad y los Negocios". GestioPolis. enero 15, 2017. Consultado el 20 de Noviembre de 2017. https://www.gestiopolis.com/intangibles-e-inmateriales-la-contabilidad-los-negocios/.
Manuel Lang, Víctor. Intangibles e inmateriales en la Contabilidad y los Negocios [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/intangibles-e-inmateriales-la-contabilidad-los-negocios/> [Citado el 20 de Noviembre de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de futureshape en Flickr