Investigación y desarrollo (I&D) en las empresas

Siguiendo con el ejemplo de Microsoft, es una de las empresas que más invierte en Investigación y desarrollo, de hecho, hace poco tiempo, Bill Gates anunció que iba a ceder la tarea de dirección ejecutiva de la compañía para abocarse al desarrollo de Nuevos productos. Los resultados que tiene Microsoft en el mercado son virtud, en Parte, del foco puesto en I&D. Los resultados saltan a la vista.

En estas empresas se pueden encontrar a los campeones. Los campeones son aquellos Empleados que desempeñan en I&D (u otra área) y perseveran, perseveran y perseveran en pos de hacer exitosas sus ideas en el mercado. Son los más codiciados por las compañías, y a la vez, los más conflictivos debido a la convicción del éxito que tendrán sus ideas. El éxito para ellos pasa por demostrarles a los demás que sus ideas eran correctas. Llámeles narcisistas extremistas, llámeles, creídos, egocentristas, en fin llámeles como quiera, pero déjelos trabajar y crear.

Thomas Edison, el inventor de la lamparita, antes de llegar a lograrlo, fracaso miles de veces en su búsqueda, hasta tal punto que en los diarios llegaron a publicar “El disparate de Edison”. Se cuenta que una vez un reportero le preguntó si no sentía frustración, a lo que edición respondió: “Ni siquiera me siento desanimado, porque todo intento erróneo y descartado, es otro paso más hacia delante”.

Esta anécdota resulta ser una clara evidencia acerca de la importancia que tienen los fracasos en las personas, pero así como también es importante el fracasar y fracasar continuadamente también es importante persistir y persistir.

El persistir esta dado directamente relacionado con la fe y convicción que se ponga en el tarea a realizar que puede estar dada en un producto nuevo, en los costos, las tareas administrativas, en la labor de ventas o cualquier otra acción que se emprenda en la organización

No he encontrado otro ejemplo más claro que éste para demostrar la importancia de que tienen los recursos humanos involucrados en la I&D.

En la realidad empresaria fracaso es igual a despido ya que no están toleradas las fallas y los errores. Muchas veces la rapidez de los mercados y la vorágine que se vive en la aldea globalizada la compañía no se puede permitir el lujo de permitir las fallas de los recursos humanos porque esta implica un atraso o pérdida cuantiosa y costosa.

Justamente en esa velocidad que impone el mercado está la clave. Resulta vital experimentar rápido para obtener información rápidamente, pero si esa información que obtuvimos nos da un resultado negativo hay que abandonar el proyecto mucho más rápidamente aún.

Velocidad en estos tiempos significa rápida acción y rápida salida para no perder tiempo, energía y dinero. ¿Me entiende o voy muy rápido?

Hay mucha semejanza con los juegos de carta, más precisamente el solitario, uno necesita dar vuelta cartas para poder seguir jugando y mientras más cartas de vuelta se corre el riesgo de cometer errores, pero aun así mas información tiene para poder ganar el juego o para abandonarlo.

A medida que avanza el proyecto es más difícil abandonarlo ya que el dinero que se invierte en cada paso sucesivo es más alto y el compromiso personal es cada vez más elevado entonces quizás las empresas deberían tomar los experimentos como un juego de solitario y tener la frialdad de un jugador para abandonarlo cuando sea necesario.

El fracaso en la I&D no es negativo desde ningún punto de vista ya que en el peor de los casos lo que se compró es información y ahora la empresa tiene un conocimiento que la competencia no tiene y esto le otorga una notable ventaja sustantiva en el mercado.

Esto tiene uno cuota de validez ya que ¿se sentiría más innovador si en su actual compañía se permitieran los fracasos y hasta incluso se los premiara?, ¿En qué medida contribuirá su labor al éxito de la compañía?

Si me pongo a pensar creo que las compañías se pierden mucho talento y creatividad por parte de las personas al no ofrecer un tranquilo y confortable ambiente de trabajo para que cada recurso humano se pueda dar el lujo de fracasar y persistir hasta que se pueda obtener el merecido éxito que le corresponde a la compañía por intentarlo.

Todos tenemos las ganas de destacarnos y ser brillantes en lo que hacemos, esta es una cualidad inherente a todo ser humano, aquellos que lo logran son personas que en algún momento tuvieron sueños al igual que usted y tuvieron la suerte de fracasar (si, suerte), pero le agregaron una elevada persistencia.

Si los fracasos son casi necesarios para lograr un producto innovador o una idea que se torne brillante para la compañía, ¿por qué las organizaciones no crean las condiciones necesarias para que cada recurso humano se sienta libre de fracasar cuantas veces sea necesario hasta obtener el éxito en su proyecto que a la larga se transformara en dinero para la empresa?

Las personas que obtienen estas respuestas por parte de las organizaciones en las cuales se desempeñan las actitudes de compromiso y voluntad son incondicionales o ¿usted no conoce algún caso de algún empleado que se lleve trabajo a su casa o que se quede trabajando hasta después de hora sin cobrar un solo centavo adicional?

Este tipo de empleado es el que necesitan las empresas, la característica más resonante en ellos es su compromiso con la tarea y sostienen su pensamiento a rajatabla, están atados a su misión y no les importa los bombardeos por parte de las gerencias y mucho menos las oposiciones que surjan en su entorno. Para rematar el tipo de personalidad que poseen este tipo de personas es que SON FANÁTICOS de sus creencias.

Las compañías deben alentar y crear ambientes en donde estos fanáticos puedan desarrollarse. En realidad creo que las empresas nos solo deben alentar y crear, sino más bien sembrarlos si lo que quieren es cosechar éxitos en el mercado. Lo más probable es que el lector haya notado que soy un FANÁTICO de estos FANÁTICOS.

Tolerar el fracaso de los empleados, es vital para lograr el éxito y la innovación de una compañía sin importar la actividad a que esta se dedique.

El éxito empresarial no es un suceso, es un proceso en el cual no se pueden saltear etapas lógicas y en todas las etapas que atravesamos hasta conseguirlo siempre encontraremos fracasos lógicos.

© Pablo L. Belly Todos los derechos reservados. Se puede redistribuir, reenviar, copiar, imprimir, o citar este artículo siempre que no modifique su contenido y no lo use para fines comerciales. Debe incluir esta nota, así como el nombre de la compañía Belly Knowledge Management International y de su autor: Pablo L. Belly, el correo pbelly@bellykm.com y la dirección www.bellykm.com

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Belly Pablo L.. (2003, junio 14). Investigación y desarrollo (I&D) en las empresas. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/investigacion-desarrollo-id-empresas/
Belly, Pablo L.. "Investigación y desarrollo (I&D) en las empresas". GestioPolis. 14 junio 2003. Web. <https://www.gestiopolis.com/investigacion-desarrollo-id-empresas/>.
Belly, Pablo L.. "Investigación y desarrollo (I&D) en las empresas". GestioPolis. junio 14, 2003. Consultado el 20 de Junio de 2018. https://www.gestiopolis.com/investigacion-desarrollo-id-empresas/.
Belly, Pablo L.. Investigación y desarrollo (I&D) en las empresas [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/investigacion-desarrollo-id-empresas/> [Citado el 20 de Junio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de inl en Flickr
DACJ