El trabajo metodológico como vía efectiva en la preparación de los docentes

  • Otros
  • 21 minutos de lectura

El presente artículo aborda el tema: el trabajo metodológico como vía efectiva en la preparación de los docentes, su actualidad reviste gran importancia ya que está dirigido con vista a lograr la concreción del sistema de influencias que permiten dar cumplimiento a las direcciones principales de trabajo educacional, así como a las prioridades de cada enseñanza, por lo que a través de el se podrá apreciar en nuestros educadores un conocimiento básico de sus métodos y formas de organización. Para lograr una adecuada aplicación de las indicaciones contenidas para el trabajo metodológico se precisa sistematizar diversas ideas y experiencias acumuladas acerca de su concepción, sus tipos y formas de realización, encaminados a alcanzar mayor efectividad en la preparación de los maestros y profesores.

Summary

This article addresses the issue: the methodological work as an effective way to prepare teachers, timeliness is very important as it is directed with a view to achieving the realization of the patronage system that allow to carry out the main directions of educational work and priorities in education, so that through the can be seen from our educators a basic understanding of the methods and forms of organization. To ensure proper application of the indications for methodological work is needed to systematize various ideas and experiences accumulated about its design, its types and forms of embodiment, in achieving greater effectiveness in the preparation of teachers.

Introducción

El desafío de la escuela actual, en pleno siglo XXI es situarse en el contexto de la comunidad en la que esta insertada, colaborando de esta forma con la creación de un pensamiento capaz de ayudar en la construcción de una sociedad cada vez más justa y reforzando así más que nunca su compromiso social.

Las nuevas demandas de la sociedad actual sobre la educación la llevan a reformar en todas las instituciones, por ejemplo, con respecto al nivel y el tipo de formación, los temas de investigación, etc. Los problemas de la educación son también los de la sociedad y las responsabilidades están compartidas. La educación, al asumir el reto del vertiginoso desarrollo de la ciencia y las tecnologías, deberá priorizar los procesos de aprendizaje, de manera que el futuro educador esté dotado de los recursos intelectuales como para seguir educándose por sí mismo.

Lo anterior significa que la educación que se le brinde deberá estimular su creatividad e imaginación. Es indispensable concebir los programas en función de lo que al sujeto que aprende “debe saber” y no en función de lo que el sujeto que enseña, “sabe o cree saber”. Ello obligará a los docentes a una renovación permanente de teorías, técnicas o procesos, en estrecha relación con el conocimiento que se produce dentro y fuera su contexto.

La educación evoluciona hacia un modelo en que profesores y estudiantes serán ante todo aprendices permanentes y en el que los programas de estudio se difundirán en función de los nuevos conocimientos y las nuevas tecnologías de enseñanza y aprendizaje.

En correspondencia con estos planteamientos relacionados con las tendencias contemporáneas de la educación, el trabajo metodológico en las escuelas en particular cumple su rol en la formación de profesionales que necesita la sociedad actual y especialmente en el Tercer Mundo.

El proceso de formación de profesionales en la actualidad exige una conducción docente que considere como requisito esencial el carácter contextualizado del mismo, su enfoque sistémico y dinámico, valorando como componente curricular rector, a los problemas profesionales que deben ser resueltos por el futuro egresado.

Esta realidad impone un reto a la dirección del Proceso de Enseñanza Aprendizaje (PEA), y por lo tanto un reto para los actores principales; profesores y estudiantes, ya que la asimilación de los contenidos en el que aprende, debe tener lugar en el marco de desarrollo de las competencias necesarias y suficientes que permitan el desempeño esperado en la solución de los problemas que afrontará en su práctica profesional.

La formación continua de los docentes ha sido una constante preocupación del Ministerio de Educación en Cuba, toda vez que los docentes en su inmensa mayoría se han formado en Universidades de Ciencias Pedagógicas, que como producto de su alta calificación profesional han asumido la tarea de enseñar, por lo que esta formación continua se materializa a través de múltiples vías donde el trabajo metodológico juega un papel fundamental.

Conceptualizado como el proceso de dirección del proceso docente educativo, el trabajo metodológico conduce a garantizar el cumplimiento de las exigencias y necesidades de cada sociedad en la formación de maestros y profesores, concretado en los objetivos que se establecen en los planes y programas de estudio, tienen como finalidad; elevar la calidad del proceso de formación de los docentes.

Desarrollo

El trabajo metodológico es el sistema de actividad que de forma permanente se ejecuta con y por los docentes para lograr que pueda concretarse de forma integral al sistema de influencias que ejercen en la formación de los estudiantes para dar cumplimiento a las direcciones principales del trabajo educacional y las prioridades de cada enseñanza.

Este no puede ser visto solo como la acción, un tanto administrativa, de reunirnos todos los profesores de un grado e intercambiar criterios por espacio de tres o cuatro horas semanales, por lo que es considerado mucho más que una reunión, es la labor sistemática del docente que tomando como base el diagnóstico que tiene sus alumnos, opera una mejor atención a la diversidad y hacer que sus alumnos vayan apropiándose de las herramientas necesarias para aprender a aprender.

El objetivo esencial del trabajo metodológico es la elevación del nivel político -ideológico, científico – teórico – metodológico y pedagógico del personal docente con vista a la optimización del proceso docente educativo en las diferentes instancias y niveles de enseñanza.

El contenido del trabajo metodológico es el mismo de la ciencia pedagógica que sustenta el proceso, es decir, la interrelación dialéctica existente entre sus componentes principales; objetivo-contenido-medio, forma y evaluación. Este contenido se expresa en los diferentes tipos de actividades académicas, laborales e investigativas que conforman cada asignatura, lo que va precisando la necesidad de ir particularizando su didáctica.

Por otra parte, una de las direcciones fundamentales del MINED reitera la necesidad de diseñar el trabajo metodológico en cada nivel a partir de los indicadores fundamentales que reflejan los resultados del aprendizaje de los alumnos y su caracterización socio-política.

De ahí el necesario vínculo permanente entre la escuela y la instancia municipal a los efectos de proyección, ejecución y control del trabajo metodológico.

Los argumentos anteriores permiten asumir “que el trabajo metodológico debe constituir el núcleo central de toda planeación estratégica de la escuela, porque no se reduce al conjunto de acciones que realizan los órganos técnicos y de dirección sobre el personal docente, sino  que abarca también las interacciones que se deben producir en el mismo y fundamentalmente, las acciones que cada docente debe realizar sobre cada estudiante para alcanzar los objetivos del centro”.

Visto así, el trabajo metodológico, además de ser una cuestión  técnico-metodológica es una forma cualitativamente superior de dirección educacional, una forma específica de dirección estratégica.

El trabajo metodológico lo realizan los docentes con el propósito fundamental de elevar su maestría pedagógica. Sobre la base de conocimientos en pedagogía, didáctica y psicología donde debe descansar el trabajo metodológico, para así mejorar la calidad del proceso docente educativo, solucionando los problemas más inmediatos de dicho proceso y cuyos resultados son primordialmente de carácter colectivo.

Por otro parte sirve de medio para dirigir el proceso docente educativo ya que el efecto o consecuencia del trabajo metodológico se observa en los cambios que se producen en este proceso. El trabajo metodológico como actividad directiva que es, tiene una serie de rasgos que lo caracterizan:

1. El objeto inmediato del trabajo metodológico es la asimilación por los maestros, profesores y directivos de la metodología de avanzada de la enseñanza y educación de los alumnos.

2. El contenido del trabajo metodológico cambia en dependencia de las tareas concretas que se plantean en los diferentes niveles de enseñanza.

3. El trabajo metodológico se realiza por todos los cuadros pedagógicos que desarrollan este trabajo directamente con los alumnos.

4. El trabajo metodológico tiene un carácter sistemático y continuo, se realiza durante todo el curso escolar.

De esta forma, la superación en el orden metodológico constituye un elemento de significativo valor en el contexto de la superación profesional, ya que va dirigida fundamentalmente a elevar la competencia y el desempeño profesional desde el propio puesto de trabajo, además el trabajo metodológico constituye la vía más propicia para el logro de un proceso docente educativo cualitativamente superior.

Hoy día, se presta especial atención al perfeccionamiento del trabajo metodológico en las instituciones educacionales de todo el mundo, fundamentado en el reconocimiento de la necesidad que existe de atender la preparación y la consagración del maestro y profesor al proceso de enseñanza aprendizaje, dado el rol decisivo que este tiene en la calidad de la educación que se ofrece, en medio de un entorno cambiante que le plantea cada día nuevas experiencias a la función docente. Dentro de estas nuevas experiencias se mencionan:

• El trabajo metodológico como centro del proceso docente educativo.

• El proceso de enseñanza aprendizaje como un proceso de actividad y comunicación.

• La dinámica del proceso docente-educativo en las tendencias pedagógicas contemporáneas.

• La integración como necesidad pedagógica.

En este sentido, al analizar las transformaciones que se han producido en la educación en Cuba, Horrutinier, P (2006), planteó: “Si antes resultaba necesario la preparación pedagógica y didáctica de los profesores, en estos tiempos resulta imprescindible, debido a que se está hablando de una nueva universidad, con nuevas concepciones, donde se brinda especial atención al trabajo metodológico”.

Desde las perspectivas del proceso docente, la actividad metodológica caracteriza el sistema de trabajo del claustro, dirigido a perfeccionarlo y optimizarlo, en correspondencia con las exigencias y necesidades de la formación de maestros y profesores y de acuerdo a los objetivos de los planes de estudio.

La lógica del trabajo metodológico se desarrolla atendiendo a los objetivos generales en la formación de los futuros profesionales de la educación que como modelo se debe alcanzar, y para ello se canaliza el trabajo mediante las formas y tipos organizativos del trabajo metodológico.

El sistema de actividades permanentes que se desarrolla con los docentes para este fin puede concretarse en dos vertientes:

a) El Trabajo Docente Metodológico: Es el trabajo que realizan los docentes basándose fundamentalmente en la didáctica de la educación con el fin de mejorar la calidad del proceso docente educativo, mediante la solución de los problemas más inmediatos de dicho proceso y cuyos resultados son fundamentalmente de carácter colectivo.

Es considerado como el sistema de actividades que se ejecuta de forma permanente con y por los docentes, para garantizar las transformaciones encaminadas a la ejecución eficiente del Proceso Docente Educativo (PDE) de manera que conjuntamente con el resto de las formas de superación y postgrado garanticen alcanzar la idoneidad de los cuadros y de los docentes. Se diseña en cada escuela en correspondencia con el diagnóstico.

b) El Trabajo Científico Metodológico: Es el trabajo que realizan los docentes basándose fundamentalmente en la investigación pedagógica, lo que representa el resultado del análisis científico de su accionar como docentes que permite obtener soluciones o profundizar en el conocimiento del proceso, para perfeccionar su planificación, ejecución y control.

En  él  se  aplican  creadoramente  los  resultados  de  las  investigaciones pedagógicas  a  la  solución  de  problemas  del  PDE  y  a  la  búsqueda  de respuestas científicas por la vía metodológica a los problemas planteados.

Entre los criterios esenciales a tener en cuenta para lograr una adecuada concepción de trabajo metodológico se encuentran los siguientes:

• Establecimiento de prioridades partiendo de la más generales hasta las más específicas.

• Carácter diferenciado y concreto del contenido en función de los problemas y necesidades de cada instancia y grupo de docentes.

• Combinación racional de los elementos filosóficos, políticos, científicos-teóricos y pedagógicos en el contenido del trabajo.

• Carácter sistémico, teniendo en cuenta la función rectora de los objetivos, al vincular los diferentes niveles organizativos y tipos de actividades.

El trabajo metodológico garantiza el perfeccionamiento de la actividad docente educativa mediante la utilización de los contenidos más actualizados de la ciencia pedagógica y las ciencias particulares correspondientes.

Las tareas del trabajo docente metodológico son:

• Buscar las mejores vías y modos de trabajo educativo con el fin de alcanzar en los estudiantes los objetivos formativos propuestos.

• Determinar el contenido de las diferentes formas organizativas del proceso docente educativo.

• Recomendar la lógica del desarrollo de los contenidos por clases, a partir de la cual el docente pueda elaborar su plan de clases.

• Estimular la iniciativa y la creatividad de cada docente.

• Propiciar el intercambio de experiencias generalizando las mejores, que deben quedar recogidas en las preparaciones de las asignaturas.

• Establecer las orientaciones metodológicas específicas para el trabajo independiente de los estudiantes, los trabajos investigativos y otros tipos de actividad.

• Analizar, elaborar y determinar el sistema de control y evaluación del aprendizaje.

• Perfeccionar los medios de enseñaza y las indicaciones para su utilización.

• Analizar la calidad de las clases y realizar los balances metodológicos para valorar la efectividad del trabajo realizado

La preparación metodológica en la escuela es el sistema de actividades que garantiza la preparación pedagógica del colectivo para el desarrollo óptimo del PDE. El enfoque integral de la preparación metodológica permite concretar el trabajo docente metodológico al garantizar la elevación del nivel político e ideológico, científico y pedagógico de cada docente, lo que se concreta en la preparación y desarrollo de la clase.

La preparación metodológica debe constituir la vía principal en la preparación de los docentes para lograr que puedan concretarse de forma integral al sistema de influencias que ejercen en la formación de los estudiantes para dar cumplimiento a las direcciones principales del trabajo educacional y las prioridades de cada enseñanza.

El trabajo metodológico es el trabajo de dirección (didáctica y educativa) que se desarrolla en el proceso pedagógico-profesional, con el fin de elevar su calidad y hacerlo eficiente en el cumplimiento de las exigencias de la sociedad en la formación de profesionales en correspondencia con los modelos propuestos.

La necesaria planificación y organización del proceso hacen que estas funciones se manifiesten en su eficiente ejecución y permitan una estructuración sistémica de todas las actividades, de tal manera, puedan dar respuesta a los cambios provocados por las tendencias de desarrollo de orden socioeconómico y científico-técnico.

El enfoque de sistema presupone que el trabajo metodológico presente las siguientes características:

• Cualidad resultante.

• Componentes-contenido.

• Estructura.

• Relaciones con el medio.

El enfoque del sistema de la relación del proceso pedagógico consiste en:

• Precisar su base  objetiva, o sea, la situación problemita que limite que el resultado sea cualitativamente superior y eficiente.

• Precisar los objetivos del trabajo metodológico, los que al lograse eliminaran el problema.

• Precisar las líneas o direcciones seguirá (contenidos y actividades).

• Precisar como debe de proyectarse el sistema para lograr los objetivos, sus vías, formas y métodos, niveles de  ejecución y participantes, es decir, su plan de acción.

El sistema así estructurado, en su fase de planificación, incluye la previa preparación que deben portar sus participantes, por lo que la planificación se realiza en todos los niveles de organización del sistema.

Toda actividad metodológica debe ser un ejemplo de organización, su calidad está condicionada a ello, tanto en la fase previa como en la ejecutiva, en ese orden. El período a su realización es una etapa de fortalecimiento de la autosuperación de los profesores participantes, dirigida a un objetivo específico. Este se organiza en diferentes formas, determinadas por los objetivos y las necesidades del proceso a quien va dirigido.

Las dos formas que más interesan al nivel de asignatura y al profesor son: la preparación de la asignatura y la autopreparación del docente o preparación metodológica, respectivamente.

Un aspecto fundamental a tener en cuenta por los maestros y profesores en la ejecución del plan de clases es la utilización de métodos participativos en las formas colectivas del trabajo metodológico, lo que garantizará decisiones tomadas con resultados colectivos que resuman las opiniones en un consenso creador, y transformador de la realidad y de las dificultades en soluciones racionales y objetivas.

Cada nivel del trabajo metodológico debe tener proyectado en su plan de acción, el control correspondiente a cada actividad y delimitado hacia donde debe ir dirigida su acción. Aunque el objetivo esencial sea la eficiencia. El control del trabajo metodológico debe caracterizarse por su: sistematicidad, frecuencia y carácter educativo.

El sistema así estructurado y su dinámica, modelan la aspiración. La puesta en práctica permite su alcance y perfeccionamiento, y demuestra su eficiencia o la nueva necesidad de reestructuración.

Direcciones  del  trabajo  metodológico  partiendo  del  contenido  y  los objetivos.

• El trabajo docente-metodológico garantiza la preparación de la actividad docente- educativa, utilizando los contenidos más  actualizados de las ciencias pedagógicas y las ciencias particulares correspondientes.

• La preparación Metodológica en la escuela.

• Eleva  el  nivel  político  ideológico,  científico  y  pedagógico  de  los  docentes.

• Cuando se planifica, organiza, ejecuta y controla acertadamente se perfecciona el trabajo de los docentes y los escolares aprenden con mayor  calidad.

Reuniones metodológicas

• En ellas se pueden analizar experiencias obtenidas  y los resultados del control al PDE. Se puede realizar el balance metodológico semestral o anual.

• Es desarrollada  por los principales jefes del nivel en que se imparte.

• Se  debe  profundizar  en  el  contenido,  planificar  el  tiempo  de  duración  para

• mantener la atención de los docentes. Se pueden presentar ponencias sobre el

• tema previsto sobre el cual se debatir á y adoptarán acuerdos.

Temas a tratar en las reuniones metodológicas

• Diagnóstico y dirección del aprendizaje.

• Dificultades del, o los, estudiantes en el aprendizaje.

• Dificultades en el trabajo efectuado.

• Efectividad del trabajo ideopolítico.

• Perfeccionamiento del PDE mediante la enseñanza de las asignaturas.

• Planificación  desarrollo  y  control  del  trabajo  independiente  de  los escolares.

• Métodos más eficaces para el trabajo educativo.

• Perfeccionamiento de los medios de enseñanza.

• Planificación  y organización de la evaluación del aprendizaje.

• Análisis de resultados evaluativos en el curso en cada etapa.

• Funcionamiento del ciclo o el claustrillo.

• Resultados de las visitas y otras formas de control.

Clases metodológicas

La tarea esencial de las clases metodológicas es analizar con el colectivo de docentes las formas más adecuadas a emplear para lograr una buena calidad en el PDE. Su finalidad es definir la  concepción  y  enfoque  científico,  la intencionalidad política y el carácter formativo de una unidad o parte de ella, orientar el sistema de clases con los métodos, procedimientos, medios y formas de evaluación más recomendables para el desarrollo de las clases; establecer los vínculos interdisciplinarios, destacar los contenidos que puedan presentar mayores dificultades en su comprensión por los alumnos, de manera que se garantice el papel protagónico del alumno en el PEA. Lo importante es ilustrar con ejemplos con algunas de las clases, los elementos que se están proponiendo.

Para su  preparación se escogen las unidades más complejas que ofrecen dificultades  para la asimilación de los conocimientos, el desarrollo de habilidades y la integración de los valores que deben formarse.

Exige que el que la imparte tenga un conocimiento del programa que sobrepase los  límites del grado, esto permite mayor profundidad en el análisis y ofrece perspectivas para determinar las cuestiones a reforzar.

En ella se evidencian  las  líneas  fundamentales del trabajo metodológico y se llevan a la clase como proposiciones que son fundamentales pedagógicamente, las cuales se enriquecen en la discusión colectiva. La toma de posición del que dirige la actividad es esencial.

Fundamentalmente se deben detallar la necesidad y la conveniencia de tener en cuente loa que se propone y cómo aplicarlo. Es esencial en su desarrollo registrar las  propuestas de los docentes y tomar acuerdos valiosos para resolver los problemas  que  se declaran en el Plan de Trabajo Metodológico. De este trabajo colectivo surge el  tratamiento metodológico de la unidad.

Para la preparación de la clase metodológica hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

• Definición de los objetivos.

• Actividades que se desarrollarán.

• Aseguramiento de la preparación previa de los participantes.

• Elaboración del plan de la clase Metodológica.

Aspectos principales de la estructura de la clase metodológica.

Se pueden realizar tantas clases metodológicas como problemas y definiciones haya en el Proceso de Enseñanza Aprendizaje (PEA). La clase metodológica instructiva se estructura en: introducción, desarrollo y conclusiones.

Para potenciar el trabajo metodológico es necesario hacer uso de dos tipos de clases:

Clases demostrativas.: Se deben realizar con antelación a su impartición por todos los docentes, en un grupo seleccionado, en un horario que puedan participar un alto porciento de ellos. Debe ser uno de los asuntos más complejos, se deben evidenciar todos los aspectos de la clase Metodológica y sus acuerdos. Se debe sustentar en los resultados de la pedagogía cubana y los requisitos de una clase desarrolladora.

Clases abiertas: En su discusión se valora el cumplimiento de cada una de sus partes centrando las valoraciones en logros e insuficiencias para al final establecer generalizaciones. Se debe precisar cómo esta clase contribuye a la formación en valores.

La preparación de la asignatura

En ella se pone de manifiesto el nivel de desarrollo alcanzado por el docente en las diferentes direcciones del trabajo docente-metodológico y científico-metodológico. Se caracteriza por la preparación previa de las actividades y la autopreparación del docente, por su carácter individual y colectivo, porque en ella se sintetizan las vías  y los medios con los que se dará cumplimiento a los objetivos de la asignatura.

La autopreparación del docente es un elemento de gran importancia en la preparación de la asignatura, es un tipo de actividad metodológica donde el docente prepara todas las condiciones para la planificación de la clase.

Existen dos momentos esenciales de la autopreparación: el estudio previo y la preparación de la clase.

Acciones que incluye la preparación de la asignatura

• Estudio de los documentos normativos.

• Prioridades del nivel de enseñanza.

• Consulta de la bibliografía especializada.

• Consulta de materiales complementarios.

• Diagnóstico de los estudiantes.

El estudio previo permite determinar los aspectos del contenido con potencialidades para la formación de los escolares, la formación laboral, precisar los conceptos y habilidades que deben formarse, desarrollarse y consolidarse en el tratamiento del contenido, métodos y medios a emplear.

Para la elaboración del sistema de clases hay que tener en cuenta las siguientes fases:

1.   Dosificación del contenido y de las formas de enseñanza.

2.  Análisis metodológico del sistema de clases.

3.  Preparación de las clases.

Las dos primeras clases requieren que se trabajen  en  ellas  con suficiente tiempo para que permita a  los docentes con posterioridad la elaboración de los planes de clases. La  preparación de un sistema de clase no siempre abarca toda la unidad, esto está en  dependencia del número de horas que ella posee, se puede dividir en unidades temáticas y estas en epígrafe.

Componentes de la preparación de asignatura.

• Análisis metodológico (dosificación, objetivo, contenido, habilidades, formas de organización, métodos, procedimientos, medios, tareas docentes, evaluación, bibliografía)

• Planes de clases.

En el plan de clase cada docente precisa las acciones a desarrollar en dependencia de lo  propuesto en el análisis metodológico del sistema de clases y a partir de la situación concreta de su grupo de modo que sea posible cumplir con los objetivos propuestos en dicho plan.

Características de una buena clase

Una clase es buena si el maestro:

• Proyecta los objetivos partiendo de la realidad de sus alumnos.

• Demuestra un profundo dominio del contenido y de los métodos de dirección del aprendizaje.

• Posee un adecuado enfoque para la formación de los escolares.

• Posee capacidades para la planificación, orientación, control y evaluación del estudio individual de sus alumnos.

• Al terminar la clase sus alumnos saben y saben hacer con los conceptos recibidos en dependencia con el nivel que deben alcanzar.

• Sugiere a los estudiantes qué libro o libros pueden consultar.

• Orienta adecuadamente las tareas docentes que deben cumplirse.

• Precisa con qué criterios y en qué momento se comprobará lo orientado.

• Precisa en qué medida la tarea orientada influirá en su evaluación.

El control del trabajo metodológico

No es una actividad espontánea, es dinámica y planificada. Entre sus elementos  predominantes  se  encuentran  el  diagnóstico,  la  demostración,  el debate científico y el control.

Instancias en que se planifica, ejecuta y evalúa el trabajo metodológico

• Provincia

• Municipio

• Escuela

• Departamento docente

• Ciclo

Hay que precisar en:

• Reuniones metodológicas. ¿Qué controlar?

• Clases metodológicas y abiertas. ¿Qué se controla?

• Clases abiertas. Aspectos a controlar

• ¿Qué controlar en la preparación de la asignatura?

Para controlar la efectividad del trabajo metodológico un elemento esencial que debe  ser  evaluado  es  la  calidad  de  la  clase,  para  lo  cual  es  necesario determinar qué parámetros se tienen en cuenta  para decidir  cuando  una clase es buena. Teniendo en cuenta estas valoraciones se han determinado dimensiones e indicadores que se tienen en cuenta para la evaluación de la clase.

Conclusiones

El trabajo metodológico constituye una vía efectiva en la preparación de los docentes ya que lo integra un conjunto de actividades interrelacionadas entre sí, desde un enfoque estático y dinámico, cuyo funcionamiento está dirigido al logro de determinados objetivos que posibilitan la solución de los problemas, considerando las condiciones externas que actúan sobre este, con las cuales interactúan.

La perspectiva del trabajo metodológico posibilita asentar su diseño en un sistema de principios fundamentales que le han de servir de soporte gnoseológico y práctico que dada la importancia que adquieren estos para su desarrollo y en particular para la presente investigación, es necesario esbozar una breve caracterización que incluya los elementos esenciales de cada principio como son: El carácter diferenciado y concreto del contenido; alto nivel político-ideológico en la preparación del personal docente; combinación racional de los elementos político-ideológico, científico-teórico y pedagógico-metodológico; participación activa y consciente de los docentes; el trabajo creador al ajustar la situación concreta particular a las normas generales; la práctica como criterio de la verdad y prioridad racional en el enfrentamiento de los problemas en el que se parta de los más generales y de carácter fundamental.

De esta manera la instrumentación del trabajo metodológico propuesto permite enfocar la preparación como procesamiento cognitivo-valorativo de carácter multidimensional, revela como atributos: la adaptabilidad, porque puede aplicarse a diferentes departamentos y niveles; la variedad, por la diversidad y flexibilidad de las actividades metodológicas y la problematicidad, ya que impulsa el desarrollo de la actividad reflexiva-creativa y la comunicación de los docentes durante el proceso de preparación.

Bibliografía

Alonso González M. A, La universalización de la educación superior en Cuba, una experiencia que exige acelerar el proceso de formación pedagógica y didáctica de los profesores de las sedes Universitarias municipales. [Artículo en línea].URL disponible en: www.pr.rimed.cu/sitios/Revista%20Mendive/Num16/PDF/7.pdf (Citado noviembre 27, 2008).

García Batista Gilberto y Elvira Caballero Delgado. El trabajo metodológico en la escuela cubana. Una perspectiva actual. En  Didáctica, Teoría y Práctica. Fátima Addine Fernández. Editorial pueblo y educación. Ciudad de la Habana.  2004. p.3 y 275.

Hernández Fernández,  Ana M. y María R. Patiño Rodríguez. Una Educación técnica con eficiencia. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 2000, p 28-33.

Horacio Díaz y Víctor Carriba. La preparación metodológica. Seminario Nacional a Dirigentes, Metodólogos e Inspectores de las Direcciones Provinciales  y Municipales de Educación. 1era y 2da parte. Enero. Ciudad de la Habana. 1977, p. 137.

Lineamientos generales para el trabajo metodológico durante el curso académico 2007-2008. Circular MIC 10-07. Venezuela. Caracas; 2007.

López López, Mercedes. El trabajo metodológico. Generalidades. En El trabajo metodológico en la escuela de educación general politécnica y general. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de la Habana. 1980. p. 2-3.

Meriño Fernández, Rogelio. Tesis en opción al título de máster. El trabajo metodológico sistémico en Secundaria Básica. I.S.P. ” José Martí” . Camagüey. 2003. p.16.

Mesa Carpio, N. El trabajo metodológico. Evolución y perspectivas. [Artículo en línea].URL disponible en: (Citado febrero 13, 2006).

Ministerio de Educación Superior. Trabajo docente y Metodológico. Resolución No. 210/2007. ENPSES. 2007. p.21.

Ministerio de Educación. Resolución 85/99. Precisiones para el desarrollo del trabajo metodológico en el Ministerio de Educación. Ciudad de la Habana. 1999. p. 1.

Ortiz Morales O. La investigación sobre el profesorado, paradojas del paradigma I. [Artículo en línea].URL disponible en: . . (Citado noviembre 15, 2006).

Revista Pedagogía Universitaria Vol. 8 No 5 2003. Un modelo de trabajo metodológico en el año académico.

Sagó Montoya. En Escobar Ramos, Liduberto. Acercamiento a los fundamentos teóricos del enfoque interdisciplinario para el trabajo metodológico. p. 7

Tejeda González R, Matamoros García A, Noris Ramírez A. Acciones de superación para el mejoramiento del trabajo metodológico en las disciplinas del ejercicio profesional en la facultad de Cultura Física de Holguín. Revista Ciencias Holguín Año VIII, No. 1, Mes Marzo 2002.

Torres, Manuel. La organización del trabajo metodológico en la Educación Técnica y Profesional. Revista Educación. Abril-Junio. p. 34. 1976.

Wong García, Elisa [et. al.].  El  trabajo metodológico: objetivos, vías y procedimientos para su realización.  En Seminario nacional  a  dirigentes, metodólogos e  inspectores de las direcciones  provinciales  y  municipales  de  educación. Primera parte. Febrero. Ciudad de La Habana. 1980. p.72.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Aguilera Almaguer Osmany. (2012, septiembre 17). El trabajo metodológico como vía efectiva en la preparación de los docentes. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/el-trabajo-metodologico-como-via-efectiva-en-la-preparacion-de-los-docentes/
Aguilera Almaguer, Osmany. "El trabajo metodológico como vía efectiva en la preparación de los docentes". GestioPolis. 17 septiembre 2012. Web. <https://www.gestiopolis.com/el-trabajo-metodologico-como-via-efectiva-en-la-preparacion-de-los-docentes/>.
Aguilera Almaguer, Osmany. "El trabajo metodológico como vía efectiva en la preparación de los docentes". GestioPolis. septiembre 17, 2012. Consultado el 21 de Abril de 2018. https://www.gestiopolis.com/el-trabajo-metodologico-como-via-efectiva-en-la-preparacion-de-los-docentes/.
Aguilera Almaguer, Osmany. El trabajo metodológico como vía efectiva en la preparación de los docentes [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/el-trabajo-metodologico-como-via-efectiva-en-la-preparacion-de-los-docentes/> [Citado el 21 de Abril de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de exfordy en Flickr
DACJ