La autosuperación

  • Autoayuda
  • 4 minutos de lectura

Es común que en nuestra agenda de vida dediquemos buena parte del tiempo a trabajar y a divertirnos, a formar familia y a producir dinero.

Sin embargo, la cotidianidad, las necesidades, las ambiciones y el estrés, nos hacen olvidar el mejoramiento interno y la búsqueda de la felicidad personal.

Es necesario hacer un paréntesis y tomar como meta la autosuperación. Siga leyendo.

Hace más de 20 años, un amigo me dijo que crecer era algo doloroso, pero que más doloroso todavía era no crecer.

Pasado el tiempo, y después de trabajar durante muchos años con personas agobiadas por problemas de salud, dinero o relaciones, he concluido que la prioridad de todo individuo debería ser trabajar en su evolución, personal, en su crecimiento interior, lo cual se traduciría en éxito y bienestar general.

Superarse significa aquí, desarrollar al máximo la consciencia que nos hace humanos, y vencer los automatismos y primitividades que nos hacen básicos y violentos.

Para lograrlo, necesitamos conocernos, aceptarnos y valorarnos, para luego conocer, aceptar y valorar a quienes nos rodean.

El resultado de esto, sería crear y conservar una manera más armónica y productiva de vivir socialmente, a través de la generación de pensamientos y actos de beneficio común.

Sin embargo, no es esto lo común en nuestros días. Hoy por hoy la prioridad parece estar puesta en obtener, principalmente, placer, poder y prestigio, mientras que se dejan de lado los aspectos más trascendentes de la vida. Aunque en algunas culturas antiguas como las de India y China ha sido tradición buscar la razón espiritual de la existencia, la modernidad ha hecho que parezca cada vez más absurdo preguntarse ¿Quiénes somos?

¿Qué destino llevamos? ¿Cuál es el objetivo de la vida? ¿Qué sentido tienen las enfermedades?

¿Qué papel cumple el amor? ¿Por qué existe la pobreza? ¿Qué es lo bueno y qué lo malo?

Sé que para muchos el tema resulta artificioso, complicado, aburrido o inútil. Quizás olvidan que no nos creamos a nosotros mismos, sino que fuimos creados como seres inteligentes. ¿Y para qué? Seguramente no para mentirnos, robarnos, matarnos o atragantarnos de drogas.

No importa si somos adolescentes o ancianos, hombres o mujeres, bomberos o empresarios, debemos darle sentido a nuestra presencia en este mundo, so pena de morir de aburrimiento o frustración.

El camino hacia ese descubrimiento de lo que somos, y hacia la posibilidad de experimentar una vida más plena, es escapar de la superficialidad y participar de manera consciente en un proceso volitivo y constante de superación psicoespiritual que nos permita descubrir las potencialidades que laten en nuestras mentes y cuerpos, y que tantos maestros nos han dicho y repetido que son portentosas e infinitas.

Quizás debamos explorar y comprender el significado de la frase que Sathya Sai Baba, el místico indio dijo a un periodista cuando éste le preguntó si era Dios: “Sí, soy Dios – le contestó – y tú también lo eres, sólo que yo estoy consciente mientras que tú no lo estás.

Por fortuna y para nuestro beneficio, se viene desarrollando desde hace ya varias décadas, en buena parte del mundo, un movimiento multiforme que nos anuncia el descubrimiento de grandes potencialidades en el ser humano.

Especialidades como la parapsicología, la homeopatía, la acupuntura, la curación con flores, la imposición de manos, la Psiconeuroinmunología, la Neurolinguística, la Cristaloterapia, la Musicoterapia, la Regresión, la Meditación y muchas otras disciplinas y técnicas, han nacido o resurgido como formas alternativas de conocimiento para enriquecer y mejorar la vida del hombre del tercer milenio.

Pareciera que los caminos del crecimiento personal se abren para nosotros.

Tenemos frente a nuestros ojos una nueva e insospechada etapa que os ofrece vivir “la aventura de crecer”. Sabemos, sin embargo, que nos toparemos con numerosos charlatanes, negociantes y aprovechadores, que buscan el dinero fácil y que se presentan como salvadores, aunque carezcan del talento, la formación, la sensibilidad, la experiencia o la vocación. Gente que habla de amor y no puede ser amable; que ofrece “verdad” y “conocimiento”, pero no logra ni siquiera respetar una opinión contraria.

Ellos, sin embargo, son y serán apenas una sombra diminuta, una mancha opaca en medio de la fulgurante luz que está encendida para los seres sensibles y valientes.

No es, como algunos pretenden expresar, una moda comercial que ha hecho brotar miles de productos sobre temas de Autoayuda.

Se trata de un paso evolutivo natural que nos lleva a valorar de manera distinta al intelecto y a la ciencia, pues elementos complementarios o sustitutivos han emergido para ayudarnos en un proceso de elevación que nos lleva internamente del animal al hombre y del hombre al ángel.

Esto que se conoce como La Nueva Era es en realidad un período de desarrollo de la consciencia; una época de cambio en la cual el observador se observa a sí mismo, y presta atención a sus metas, hábitos, conflictos y potencialidades.

Es un tiempo integrador de lo material, lo psicológico y lo espiritual. Y por eso, si se le mira sin prejuicios, es la gran oportunidad para saltar por encima de la rigidez y el sentido pragmático con el que tantas veces valoramos nuestra vida, para ir tras una manera más amplia y productiva de entendernos nuestra manera de ser y vivir.

La vida de una persona debe ser más que cobrar un sueldo, llevar los hijos a la escuela, ver televisión, conversar trivialidades, apurar un orgasmo, dormir ocho horas y esperar que los anuncios presidenciales nos favorezcan.

Hay un universo que espera a ser descubierto y que demanda de nosotros inversión de energía tiempo y dinero, para desarrollarnos y hacer algo por todos los que nos rodean.

Descubrir y usar sabiamente los dones que nos han otorgado, debe ser una misión amorosa, voluntaria y consistente.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Yagosesky Renny. (2005, Febrero 17). La autosuperación. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/autosuperacion/
Yagosesky, Renny. "La autosuperación". GestioPolis. 17 Febrero 2005. Web. <https://www.gestiopolis.com/autosuperacion/>.
Yagosesky, Renny. "La autosuperación". GestioPolis. Febrero 17, 2005. Consultado el 26 de Abril de 2017. https://www.gestiopolis.com/autosuperacion/.
Yagosesky, Renny. La autosuperación [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/autosuperacion/> [Citado el 26 de Abril de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 8724931@N07 en Flickr