El estudio de tiempos y movimientos

El estudio de tiempos y movimientos es una herramienta para la medición del trabajo utilizada con éxito desde finales del Siglo XIX, cuando fue desarrollada por Taylor. A través de los años dichos estudios han ayudado a solucionar multitud de problemas de producción y a reducir costos

Definiciones

  • Estudio de tiempos: actividad que implica la técnica de establecer un estándar de tiempo permisible para realizar una tarea determinada, con base en la medición del contenido del trabajo del método prescrito, con la debida consideración de la fatiga y las demoras personales y los retrasos inevitables.
  • Estudio de movimientos: análisis cuidadoso de los diversos movimientos que efectúa el cuerpo al ejecutar un trabajo.

Antecedentes

Fue en Francia en el siglo XVIII, con los estudios realizados por Perronet acerca de la fabricación de alfileres, cuando se inició el estudio de tiempos en la empresa, pero no fue sino hasta finales del siglo XIX, con las propuestas de Taylor que se difundió y conoció esta técnica, el padre de la administración científica comenzó a estudiar los tiempos a comienzos de la década de los 1880’s, allí desarrolló el concepto de la “tarea”, en el que proponía que la administración se debía encargar de la planeación del trabajo de cada uno de sus empleados y que cada trabajo debía tener un estándar de tiempo basado en el trabajo de un operario muy bien calificado. Después de un tiempo, fue el matrimonio Gilbreth el que, basado en los estudios de Taylor, ampliara este trabajo y desarrollara el estudio de movimientos, dividiendo el trabajo en 17 movimientos fundamentales llamados Therbligs (su apellido al revés).

Objetivos del estudio de tiempos

  • Minimizar el tiempo requerido para la ejecución de trabajos
  • Conservar los recursos y minimizan los costos
  • Efectuar la producción sin perder de vista la disponibilidad de energéticos o de la energía
  • Proporcionar un producto que es cada vez más confiable y de alta calidad

Objetivos del estudio de movimientos

  • Eliminar o reducir los movimientos ineficientes y acelerar los eficientes

Ahora miremos sus principales características por separado.

El estudio de tiempos

Requerimientos: antes de emprender el estudio hay que considerar básicamente los siguientes

  • Para obtener un estándar es necesario que el operario domine a la perfección la técnica de la labor que se va a estudiar.
  • El método a estudiar debe haberse estandarizado
  • El empleado debe saber que está siendo evaluado, así como su supervisor y los representantes del sindicato
  • El analista debe estar capacitado y debe contar con todas las herramientas necesarias para realizar la evaluación
  • El equipamiento del analista debe comprender al menos un cronómetro, una planilla o formato preimpreso y una calculadora. Elementos complementarios que permiten un mejor análisis son la filmadora, la grabadora y en lo posible un cronómetro electrónico y una computadora personal.
  • La actitud del trabajador y del analista debe ser tranquila y el segundo no deberá ejercer presiones sobre el primero

Hay dos métodos básicos para realizar el estudio de tiempos, el continuo y el de regresos a cero. En el método continuo se deja correr el cronómetro mientras dura el estudio. En esta técnica, el cronómetro se lee en el punto terminal de cada elemento, mientras las manecillas están en movimiento. En caso de tener un cronómetro electrónico, se puede proporcionar un valor numérico inmóvil. En el método de regresos a cero el cronómetro se lee a la terminación de cada elemento, y luego se regresa a cero de inmediato. Al iniciarse el siguiente elemento el cronómetro parte de cero. El tiempo transcurrido se lee directamente en el cronómetro al finalizar este elemento y se regresa a cero otra vez, y así sucesivamente durante todo el estudio.

El estudio de movimientos

El estudio de movimientos se puede aplicar en dos formas, el estudio visual de los movimientos y el estudio de los micromovimientos. El primero se aplica más frecuentemente por su mayor simplicidad y menor costo, el segundo sólo resulta factible cuando se analizan labores de mucha actividad cuya duración y repetición son elevadas.

Dentro del estudio de movimientos hay que resaltar los movimientos fundamentales, estos movimientos fueron definidos por los esposos Gilbreth y se denominan Therblig’s, son 17 y cada uno es identificado con un símbolo gráfico, un color y una letra O SIGLA:

THERBLIG LETRA O SIGLA COLOR
Buscar B Negro
Seleccionar SE Gris Claro
Tomar o Asir T Rojo
Alcanzar AL Verde Olivo
Mover M  Verde
Sostener SO Dorado
Soltar SL Carmín
Colocar en posición P Azul
Precolocar en posición PP Azul Cielo
Inspeccionar I Ocre Quemado
Ensamblar E Violeta Oscuro
Desensamblar DE Violeta Claro
Usar  U Púrpura
Retraso Inevitable DI Amarillo Ocre
Retraso Evitable DEV Amarillo Limón
Planear PL Castaño o Café
Descansar DES Naranja

Estos movimientos se dividen en eficientes e ineficientes así:

Eficientes o Efectivos

  • De naturaleza física o muscular: alcanzar, mover, soltar y precolocar en posición
  • De naturaleza objetiva o concreta: usar, ensamblar y desensamblar

Ineficientes o Inefectivos

  • Mentales o Semimentales: buscar, seleccionar, colocar en posición, inspeccionar y planear
  • Retardos o dilaciones: retraso evitable, retraso inevitable, descansar y sostener

Los principios de la economía de los movimientos

Hay tres principios básicos, los relativos al uso del cuerpo humano, los relativos a la disposición y condiciones en el sitio de trabajo y los relativos al diseño del equipo y las herramientas.

Los relativos al uso del cuerpo humano

  • Ambas manos deben comenzar y terminar simultáneamente los elementos o divisiones básicas de trabajo y no deben estar inactivas al mismo tiempo, excepto durante los periodos de descanso.
  • Los movimientos de las manos deben ser simétricos y efectuarse simultáneamente al alejarse del cuerpo y acercándose a éste.
  • Siempre que sea posible deben aprovecharse el impulso o ímpetu físico como ayuda al trabajador y reducirse a un mínimo cuando haya que ser contrarrestado mediante un esfuerzo muscular.
  • Son preferibles los movimientos continuos en línea recta en vez de los rectilíneos que impliquen cambios de dirección repentinos y bruscos.
  • Deben emplearse el menor número de elementos o therbligs y éstos se deben limitar de más bajo orden o clasificación posible. Estas clasificaciones, enlistadas en orden ascendente del tiempo y el esfuerzo requeridos para llevarlas a cabo, son:
    1. Movimientos de dedos.
    2. Movimientos de dedos y muñeca.
    3. Movimientos de dedos, muñeca y antebrazo.
    4. Movimientos de dedos, muñeca, antebrazo y brazo.
    5. Movimientos de dedos, muñeca, antebrazo, brazo y todo el cuerpo.
  • Debe procurarse que todo trabajo que pueda hacerse con los pies se ejecute al mismo tiempo que el efectuado con las manos. Hay que reconocer que los movimientos simultáneos de los pies y las manos son difíciles de realizar.
  • Los dedos cordial y pulgar son los más fuertes para el trabajo. El índice, el anular y el meñique no pueden soportar o manejar cargas considerables por largo tiempo.
  • Los pies no pueden accionar pedales eficientemente cuando el operario está de pie.
  • Los movimientos de torsión deben realizarse con los codos flexionados.
  • Para asir herramientas deben emplearse las falanges o segmentos de los dedos, más cercanos a la palma de la mano

Los relativos a la disposición y condiciones en el sitio de trabajo

  • Deben destinarse sitios fijos para toda la herramienta y todo el material, a fin de permitir la mejor secuencia de operaciones y eliminar o reducir los therblings buscar y seleccionar.
  • Hay que utilizar depósitos con alimentación por gravedad y entrega por caída o deslizamiento para reducir los tiempos alcanzar y mover; asimismo, conviene disponer de expulsores, siempre que sea posible, para retirar automáticamente las piezas acabadas.
  • Todos los materiales y las herramientas deben ubicarse dentro del perímetro normal de trabajo, tanto en el plano horizontal como en el vertical.
  • Conviene proporcionar un asiento cómodo al operario, en que sea posible tener la altura apropiada para que el trabajo pueda llevarse a cabo eficientemente, alternando las posiciones de sentado y de pie.
  • Se debe contar con el alumbrado, la ventilación y la temperatura adecuados.
  • Deben tenerse en consideración los requisitos visuales o de visibilidad en la estación de trabajo, para reducir al mínimo la fijación de la vista.
  • Un buen ritmo es esencial para llevar a cabo suave y automáticamente una operación y el trabajo debe organizarse de manera que permita obtener un ritmo fácil y natural siempre que sea posible.

Los relativos al diseño del equipo y las herramientas

  • Deben efectuarse, siempre que sea posible, operaciones múltiples con las herramientas combinando dos o más de ellas en una sola, o bien disponiendo operaciones múltiples en los dispositivos alimentadores, si fuera el caso (por ejemplo, en tornos con carro transversal y de torreta hexagonal).
  • Todas las palancas, manijas, volantes y otros elementos de control deben estar fácilmente accesibles al operario y deben diseñarse de manera que proporcionen la ventaja mecánica máxima posible y pueda utilizarse el conjunto muscular más fuerte.
  • Las piezas en trabajo deben sostenerse en posición por medio de dispositivos de sujeción.
  • Investíguese siempre la posibilidad de utilizar herramientas mecanizadas (eléctricas o de otro tipo) o semiautomáticas, como aprietatuercas y destornilladores motorizados y llaves de tuercas de velocidad, Etc.

A continuación cuatro video-lecciones para complementar este importante tema de la gestión de operaciones:

  • En el primer video el profesor Víctor Yepes, de la Universidad Politécnica de Valencia, explica cómo el estudio del trabajo puede mejorar la productividad, expone los conceptos de trabajador calificado y ritmo de trabajo y enseña cómo calcular el tiempo tipo de una actividad.
  • En el segundo es el profesor Cristóbal Miralles, también de la Universidad Politécnica de Valencia, quien presenta la metodología para la realización de un estudio de tiempos con elementos acíclicos de trabajo, pero antes hace un repaso al procedimiento general para el estudio de tiempos.
  • En el tercero la profesora Silvia Flores, del SENATI del Perú, explica cómo medir el trabajo a través de la técnica del cronómetro.
  • El cuarto es un video muy didáctico, de la Universidad Nacional de San Agustin del Perú, acerca del estudio de movimientos, específicamente los principios de economía de movimiento en puestos de trabajo.

Seguro te resultarán útiles para profundizar en la temática del estudio de tiempos y movimientos.

Bibliografía:

  • Niebel, Benjamin, Ingeniería Industrial. Estudio de Tiempos y Movimientos. Alfa Omega, 1996
  • Chiavenato, Idalberto, Introducción a la teoría general de la administración, McGraw-Hill, 1995
  • M.E. Mundel, Estudio de Tiempos y Movimientos, Continental, 1984

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
López Carlos. (2001, marzo 11). El estudio de tiempos y movimientos. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/el-estudio-de-tiempos-y-movimientos/
López, Carlos. "El estudio de tiempos y movimientos". GestioPolis. 11 marzo 2001. Web. <http://www.gestiopolis.com/el-estudio-de-tiempos-y-movimientos/>.
López, Carlos. "El estudio de tiempos y movimientos". GestioPolis. marzo 11, 2001. Consultado el 1 de Septiembre de 2015. http://www.gestiopolis.com/el-estudio-de-tiempos-y-movimientos/.
López, Carlos. El estudio de tiempos y movimientos [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/el-estudio-de-tiempos-y-movimientos/> [Citado el 1 de Septiembre de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de uiowa en Flickr