Sonriendo a la vida. Haciendo fácil lo difícil

  • Autoayuda
  • 1 minuto de lectura

“Comienza tu día sonriendo y verás lo divertido que es andar por ahí desentonando con todo el mundo” Mafalda.

¿Por qué  un acto pequeño como una sonrisa puede sacarnos de nuestro romance con el dolor?

A diario recordamos hacer muchas cosas pero olvidamos una fundamental: buscar que nos sonría el alma; si bien es cierto, las cosas que hacemos tienen por finalidad última encontrar la satisfacción, el equipaje emocional que nos acompaña durante esa travesía, no es siempre el más satisfactorio.

¿Cómo podemos crear satisfacción desde el inicio del trayecto sacando del juego al sufrimiento?

¿Cómo podemos crear acceso a estados emocionales más felices?

Podemos elegir cambiar el enfoque que tenemos de la felicidad, usualmente pensamos que cuando tengamos las cosas que deseamos entonces por fin seremos felices. ¿Qué tal invertir ese esquema? Finalmente, ¿Quién nos hará felices cuando tengamos eso que deseamos, no seremos acaso nosotros mismos? ¿Por qué esperar?

Pasos para ser feliz ahora:

Paso uno:

Busca motivos por los que ya te sientes satisfecho contigo mismo. Piensa en 5 cosas que quisiste en el pasado y que hoy disfrutas.

Paso dos:

Piensa en 5 habilidades que tienes y que te han permitido lograr cosas que hoy aprecias.

¿Qué tal? ¿Vas sintiendo la diferencia en tus emociones?

Paso tres:

Usualmente la satisfacción genera una postura corporal específica. Tu cerebro no diferencia si estás imaginando o viviendo una situación concreta. Así que, asume la postura corporal que tendrías si te sintieras feliz.

¿Cómo sería tu andar?

¿Qué expresión tendría tu rostro?

¿Cómo te sentarías en tu escritorio?

¿Qué aspecto de la realidad enfocarías?

Usualmente, no encontramos satisfacción porque nos enfocamos en estas tres cosas:

No quiero

No puedo

No tengo

¿Qué pasa si cambiamos el esquema?

Quiero

Tengo

Puedo

Estas son tres formas simples y rápidas de encontrar satisfacción,  que es tan importante para armonizar los latidos del corazón, reducir el estrés, abrir los centros del cerebro responsables de la claridad, la concentración, la creatividad y la memoria; habilidades que te facilitan el logro de tus tareas diarias.

Por otro lado, cuando eliges deliberadamente sentirte bien enfocándote en lo bueno, en tus posibilidades, en tus logros y en tus capacidades abres una puerta a la esperanza y la eficacia. Si piensas en tus éxitos nada puede detenerte a ir por más, finalmente ya tienes experiencia en lograr metas ¿Verdad?

“No reímos porque somos felices, somos felices porque reímos” William James.

¿Cómo puedes encontrarte hoy con tu sonrisa?

¿De qué 3 maneras puedes empezar hoy a ser más feliz?

Sonríe ahora y que la poesía de este momento dure para siempre.

Por tu éxito.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Polack Elizabeth. (2012, julio 17). Sonriendo a la vida. Haciendo fácil lo difícil. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/sonriendo-a-la-vida-haciendo-facil-lo-dificil/
Polack, Elizabeth. "Sonriendo a la vida. Haciendo fácil lo difícil". GestioPolis. 17 julio 2012. Web. <https://www.gestiopolis.com/sonriendo-a-la-vida-haciendo-facil-lo-dificil/>.
Polack, Elizabeth. "Sonriendo a la vida. Haciendo fácil lo difícil". GestioPolis. julio 17, 2012. Consultado el 18 de Octubre de 2018. https://www.gestiopolis.com/sonriendo-a-la-vida-haciendo-facil-lo-dificil/.
Polack, Elizabeth. Sonriendo a la vida. Haciendo fácil lo difícil [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/sonriendo-a-la-vida-haciendo-facil-lo-dificil/> [Citado el 18 de Octubre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de lucias_clay en Flickr
DACJ