Metodología de plan de uso de tierra para conservación en un parque nacional dominicano

1
REPUBLICA DOMINICANA
SECRETARIA DE ESTADO DE MEDIO AMBIENTE Y
RECURSOS NATURALES
SUBSECRETARIA DE AREAS PROTEGIDAS Y BIODIVERSIDAD
DIRECCION DE AREAS PROTEGIDAS
METODOLOGIA PARA DESARROLLO DE
PLAN DE USO DE LA TIERRA (PLUT) DEL
PARQUE NACIONAL JUAN BAUTISTA PEREZ RANCIER
(VALLE NUEVO)
REPUBLICA DOMINICANA, AGOSTO 2005
Elaborado por:
Lic. Marvin Melgar Ceballos Consultor independiente, especialista en planificación
de Areas Protegidas.
2
Acrónimos, siglas y abreviaciones
AP
Área Protegida
AES
Analisis Estratégico Situacional
BID
Banco Interamericano de Desarrollo
BM
Banco Mundial
BMZ
Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo
CARICOM
Comunidad Caribeña
CDE
Corporación Dominicana de Electricidad
CDM
Comité de Desarrollo Municipal
CF
Cooperación Financiera
CFD
Cámara Forestal Dominicana
CIM
Centrum für Internationale Migration und Entwicklung
COI
Comité Operativo Intersectorial
COREBECA
Comité Regional de Beneficiarios Campesinos
CCP
Consultor de Corto Plazo
CP
Consultor Principal
CT
Cooperación Técnica
CV
Curriculum Vitae
DAC
Diagnóstico de Areas Críticas
DCUP
Determinación de Capacidad de Uso Publico
DED
Deutscher Entwicklungsdienst (Servicio Alemán de Cooperación Social- Técnica)
DIARENA
Dirección de Información Ambiental y de Recursos Naturales
DINAP
Dirección Nacional Areas Protegidas
DGF
Dirección General Forestal
ECUT
Estudio de Capacidad de Uso de Tierra
EEI
Evaluación Ecológica Integral
ETA
Equipo Técnico Administrativo
ETOT
Equipo Técnico de Ordenamiento Territorial
EN
Equipo Núcleo
Euro
Moneda Europea
EdL
Expedientes de Licitación
EPAM
Extensión Participativa como Aprendizaje Mutuo
FAO
Food and Agriculture Organisation – Organización Mundial de Alimentación y Agricultura
FdD
Fondo de Disposición
FECAJA
Federación de Campesinos de Jarabacoa y Jánico
FED
Fondo Europeo de Desarrollo
FSC
Forest Steward Council – Consejo de Manejo Forestal
FMP
Fundación Mosco Puello
GITEC
Empresa Consultora Alemana
GTZ
Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (Cooperación Técnica Alemana)
HELVETAS
Asociación Suiza para Desarrollo y Cooperación
INDESUR
Instituto de Desarrollo del Suroeste
INDRHI
Instituto Nacional de Desarrollo de Recursos Hidráulicos
IDIAF
Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales
ISA
Instituto Superior Agrario
JD
Junta Directiva
JICA
Japanese International Cooperation Agency
KfW
Kreditanstalt für Wiederaufbau (Banco de Reconstrucción)
Lcd
Litros de caudal por segundo
M&E
Monitoreo y Evaluación
MACFTN
Red Mesoamericana de Productos Forestales (Red de Comercio)
MAC
Mapeo de Actores Claves
MF
Medidas Financieras
MFS
Manejo Forestal Sostenible
N
Norte
NO
Nor Oeste
NE
NorEste
N-S
Norte – Sur
OE
Organización Ejecutora del Proyecto Alto Río Yaque del Norte
OG
Organización Gubernamental
3
ONG
Organización No Gubernamental
ONAPLAN
Oficina Nacional de Planificación, Secretaría Técnico de la Presidencia
OT
Ordenamiento Territorial
PEDM
Plan Estratégico de Desarrollo Municipal
PFFG
Programación Física y Financiera General
Plan Sierra
Asociación de Conservación y Uso Adecuado de Recursos Naturales
PLUT
Planificación de Uso de Tierra
PNJBPR
Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier
PNJCR
Parque Nacional José del Carmen Ramírez
PNAB
Parque Nacional Armando Bermúdez
PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
POA
Plan Operativo Anual
POG
Plan Operativo General
POT
Plan de Ordenamiento Territorial
PROCARYN
Proyecto de Manejo Sostenible Cuenca Alta del Río Yaque del Norte
PRODAS
Proyecto de Desarrollo Agrario en San Juan de la ‘Maguana
PROGRESSIO
ONG Dominicana de Conservación de Areas Protegidas
PSA
Pago de Servicios Ambientales
RBMA
Reserva de Biosfera Madre de las Aguas
RECODES
Región de Conservación y Desarrollo Sostenible
RIN
Región de Influencia
SEA
Secretaría de Estado de Agricultura
SESEMARNA
Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales
SICA
Sistema de Integración Centroamericana
S
Sur
SO
SurOeste
SE
SurEste
TdR
Términos de Referencia
TDAC
Taller para Diagnostico de Areas Criticas
TNC
The Nature Conservancy (ONG Conservación Natural)
UE
Unión Europea
UICN
Unión Mundial para la Conservación
UGAM
Unidad de Gestión Ambiental
USAID
United States International Development Cooperation Agency
WWF-CA
Fondo Mundial para la Naturaleza Centro América
ZAM
Zona de Amortiguamiento
ZI
Zona de Influencia
ZUPA
Zona de Uso Publico y Administrativo
ZPI
Zona Primitiva e Investigación
ZR
Zona de Recuperación
Medidas y monedas
Euro Moneda de la Unión Europea
Ha Hectárea
HD Hombre día
Km Kilómetro
km² Kilómetro cuadrado
Métro cuadrado
Métro cúbico
m.s.n.m. Metros sobre nivel del mar
RD$ Peso Dominicano
Ta Unidad de medida de superficie: 16 tareas = 1 ha
US$ United States Dollar (moneda estadounidense)
4
Kit Documentación del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier
(PNJBPR)
PARTE 1: FICHA TECNICA DEL PLAN DE MANEJO
PARTE 2: RESUMEN EJECUTIVO
1.1 RESUMEN EJECUTIVO
1.2 PRESENTACION DE PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS DE MANEJO
1.3 MAPAS BASICOS
PARTE 2: PLAN DE MANEJO DEL PARQUE NACIONAL JUAN B. PEREZ RANCIER
2.1 DIAGNOSTICO
2.2 PROPUESTA PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS DE MANEJO
2.3 MARCO LOGICO DE PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS
2.4 MAPAS TEMATICO
PARTE 3: COMPENDIO DEL PROCESO PARTICIPATIVO
3.1 MAPEO DE ACTORES
3.2 ANALISIS DE PARTICIPACION POR TALLER PARTICIPATIVO
3.3 FICHA RESUMEN DE RESULTADOS POR TALLER
3.4 AYUDA DE MEMORIAS DE TALLERES
PARTE 4: ESTUDIOS ESPECIFICOS
4.1 RESULTADOS DEL DIAGNOSTICO DE CAPACIDAD DE USO
PUBLICO
4.2 METODOLOGIA DE PLAN DE USO DE LA TIERRA (PLUT) PARA
CONSERVACION
4.3 PROPUESTA DE ENFOQUE Y MODELO DE COMPESACION
AMBIENTAL DEL PNJBPR
4.4 PLAN EMERGENTE PARA IMPLEMENTACION DEL ENFOQUE
Y MODELO DE COMPESACION AMBIENTAL
4.5 RESULTADOS DE DIAGNOSTICO Y ESTUDIO DE
INFRAESTRUCTURA Y EQUIPAMIENTO
4.6 DIAGNOSTICO DE AREAS CRÍTICAS (DAC)
4.7. ESTUDIO DE CAPACIDAD DE USO DE LA TIERRA (ECUT)
4.8 CARACTERIZACION SOCIOECONOMICA RAPIDA (CSR)
4.9 ACTUALIZACION DEL MAPA DE COBERTURA Y USO.
4.10 PROPUESTA DE ZONIFICACION DEL PNJBR.
4.11 SONDEO DE VALORIZACION HIDRICA (SVH).
5
Índice
I. Introducción
7
II. Plan de Uso de la Tierra como herramienta para la conservación
8
¿Qué es el PLUT?
8
Los pasos del PLUT
9
Participación de usuario y/o comunidades
10
III. Metodología, paso a paso
11
Paso 1: Identificación y ubicación de la propiedad
11
Paso 2: Recopilación de información cartográfica básica del predio
11
Paso 3: Análisis de actividades productivas actuales y expectativas de uso del
propietario
13
Paso 4: Diagnóstico rápido de terreno y recolección de información específica
14
Paso 5: Definición de la misión y los objetivos de conservación
18
Paso 6: Propuesta y validación de un Plan de Uso de la Tierra para la Conservación
20
Paso 7: Resolución de conflictos y elaboración del documento final
24
Glosario
26
Anexos
28
1. Ficha de identificación del predio
28
2. Ficha técnica de diagnóstico
29
3. Ficha de levantamiento de información de terreno
31
4. Ficha de registro de flora
33
5. Ficha de registro de fauna
36
6. Ficha de evaluación paisajística
39
Bibliografía
41
6
I. Introducción
El presente documento presenta la metodología propuesta para el desarrollo de Planes de Uso de la
Tierra (PLUT) en Areas Protegidas. En el año 2004 la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos
Naturales a través de la Dirección de Areas Protegidas y el Proyecto de Manejo de la Cuenca Alta del
Rio Yaque del Norte (PROCARYN) inician las acciones con el fin de elaborar los Planes de Manejo
de las Areas Protegidas de la Cordillera Central, para ello se integra un equipo multidisciplinarío de
planificadores nacionales e internacionales con el fin de crear Planes de Manejo viables y ajustados a
las características de manejo y administración de la Republica Dominicana.
Durante el desarrollo del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle
Nuevo), el equipo de planificadores pudo establecer características de uso que contravienen tanto la
categoría de manejo como los objetivos de conservación, los conflictos de uso del suelo identificados
de hecho podrían ameritar un estudio a profundidad que permita una zonificación especial o bien
llegar a la recategorización de área protegida.
Las condiciones socioproductivas del área protegida hacen necesario el desarrollo de modelos que
permitan compatibilizar a mediano plazo el manejo para la conservación y un uso paulatino y
aceptable del suelo y de todos los recursos naturales. Existen aproximadamente 24 comunidades
con ingerencia directa e indirecta en el uso del suelo dentro y en la periferia del área protegida,
además de 15 propietarios (o posesionario) de tierra en la zona central del valle de la altiplanicie.
Se estima a que para el año 2000 había un aproximado de 3000 personas viviendo y/o trabajando en
el área protegidas según la Evaluación Ecológica Integral elaborada por la Fundación Moscoso
Puello, debido a los procesos de inmigración y crecimiento de las zonas agrícolas (avance de la
frontera agrícola), es mas que probable que hoy en día (2005) se halla incrementado por lo cual se
hace necesario la actualización de la información socioeconomica del área protegida.
Dado lo anterior el Plan de Manejo del PNJBPR contempla dos propuestas que permitan la
operativización de los “programas” y “subprogramas”, considerando la sostenibilidad financiera que el
manejo y administración de un área protegida necesita y bajo en el enfoque de maximizar los
potenciales del área protegida, reduciendo y mitigando las áreas criticas identificadas, para lograr un
equilibrio de los ecosistemas.
La primera propuesta es el desarrollo a nivel individual y comunitario de “Plan de Uso de la Tierra”
(PLUT) para conservación, el cual es un estudio de las capacidades de uso del suelo, áreas criticas,
características biogeográficas de la comunidad y/o propiedad con el fin de definir una propuesta de
zonificación y limites para actividades productivas, corrección y mitigación de áreas criticas (ej.
Microcuencas), definición de situación biológica, censo agricultores y numero de tareas bajo
producción, entre otros datos colectados y analizados, con ellos se podrá proponer un “plan de
manejo” de cinco años sobre el cual el propietario y las autoridades del área protegida puedan
negociar un acuerdo marco para el desarrollo de actividades socioproductivas bajo una serie de
normas y acciones de corrección y mitigaciòn.
El PLUT además es la base para negociar con las comunidades y/o propietarios individuales un pago
por tarea bajo producción o manejo para el desarrollo de un “fondo ambiental” que permita la
operativización de un modelo de compensación ambiental”, con el cual se pueda nutrir
financieramente la ejecución de las acciones propuestas en los programas y subprogramas de
manejo presentados en el Plan de Manejo.
7
II. Plan de Uso de la Tierra
¿Qué es el PLUT?
El Plan de Uso de la Tierra (PLUT) para conservación, debe considerarse como una primera
aproximación dentro del ciclo de planificación operativa del Plan de Manejo de área protegida. Su
principal aporte es que permite desarrollar, a partir de un diagnostico rápido, una visión de manejo
por parte del propietario; esto es, el escenario futuro para la finca o/y comunidad, integrando las
variables productivas, ecológicas, económicas y sociales.
Esta visión, recogida en una serie de mapas temáticos y en normas generales de uso, junto a la
misión general propuesta en el Plan de Manejo, acorde a los objetivos de conservación, debe ser la
carta de navegación y el punto de partida para cualquier actividad socioproductiva en el área
protegida.
El proceso de planificación del área protegida, orientado a generar como resultado del PLUT,
consiste básicamente en recopilar la información existente y recabar la faltante para comprender el
escenario ecológico, económico y socioproductivo en el cual se pretende intervenir, identificando lo
principales valores de manejo y conservación, desarrollando una propuesta de ordenamiento de uso
que garantice su manejo y refleje las expectativas de los usuarios de la tierra, disminuyendo con ello
los conflictos socioambientales surgidos del uso de la tierra.
Figura 1: El PLUT en el contexto de la planificación de áreas protegidas
Fuente: Melgar, M. GITEC/2005
Información de los
Usuarios del predio
Información de la
finca y/o comunidad
Información del
contexto
Categoria de
Manejo del AP
Objetivos de la
categoría de manejo
Objetivos del
Plan de Manejo
Expectativas del uso de la
tierra en zonas ocupadas
Línea base
específica
Expectativas del uso de la
tierra en zonas ocupadas
Analisis Estratégico
Situacional (AES)
Plan de Monitoreo
(Metas e
Indicadores)
Líneas de Acción
Programación de actividades
Diagnostico del
Area Protegida
Taller de
Planificación
Proceso de
Ordenamiento
Territorial
Plan de Manejo
del Area Protegida
8
Los pasos de metodológicos del PLUT
El PLUT para conservación, no pretende cubrir todas las necesidades de planificación de uso y
ambiental de la unidad individual o comunitaria. Por lo contrario, permitira identifica los temas que
requieran un mayor grado de estudio y/o planificación a través de metodologías adicionales, como
inventarios forestales, analisis de praderas o muestreos de flora o fauna, lo que deberán ser
incorporados al proceso de planificación a fin de lograr un resultado óptimo. Considerando además
que el plan de manejo del área protegida contendrá un marco o plan de monitoreo con criterios e
indicadores definidos para el monitoreo de los PLUT y el modelo de compensación ambiental.
Las actividades de PLUT para la conservación ser organizan en siete pasos bien definidos, que se
explican con detalle en el capitulo de metodología de este manual, a continuación se presenta la
tabla resumen de marco metodológico:
Tabla 1: Resumen de marco metodológico
Pasos
Nombre
Descripción breve
Paso 1
Identificación y delimitaciòn del
área de estudio.
Con el propietario (usuario) o miembros de la
comunidad se revisa los limites de la propiedades
o comunidad dentro y/o en la periferia del ara
protegida.
Paso 2
Preparación de información
cartográfica básica.
A partir de la fuentes cartográficas nacionales y
SIG.
Paso 3
Analisis de actividades
productivas actuales y
expectativas de los usuarios.
Basado en la sistematización de la información
aportada por el o los usuarios, quienes deberán
de definir la visión futura de predio.
Paso 4
Diagnostico rápido en terreno y
recolección de información
especifica
Tanto del predio como de su entorno inmediato,
mediante la verificación de deslindes y procesos
productivos desarrollados, estructura y
composición de la vegetación, presencia de
especies focales y otros aspectos de interés.
Paso 5
Definición de la misión y objetivos
del PLUT para la conservación
A partir de un analisis estratégico situacional
basado en los antecedentes copilados, tanto
obtenidos en terreno como información
secundaria, para identificar los principales valores
a proteger, las potencialidades, condicionantes y
limitaciones relacionadas con el manejo del
predio.
Paso 6
Propuesta y validacion del Plan
de Ordenamiento Territorial para
la Conservación
Basado en las expectativas de los usuarios,
marco técnico y legal de área protegida y el
diagnostico de los valores naturales del área de
estudio, consistente en una zonificación de usos
con el objetivo de conservación.
Paso 7
Resolución de conflictos,
acuerdos, convenios y
elaboración del documento final
Identificando en conjunto con el o los usuarios del
predio las potenciales áreas de conflicto entre
metas productivas y de conservación, y
definiendo las acciones necesarias de
prevención, mitigaciòn o compensación de
impactos. Adaptación del documento a un formato
y lenguaje apropiado para el usuario.
Fuente: Melgar, M. GITEC/2005
9
Participación de los usuarios individuales y/o comunitarios
Un elemento distintivo de la metodología aquí expuesta respecto de otras propuestas, es la
participación activa de los usuarios individuales y/o comunitarios con predios dentro o en la periferia
del área protegidas en la recopilación de la información, en el diagnóstico rápido y en la propuesta de
Ordenamiento predial. La información ecológica y biológica aportada por el mismo propietario en
aspectos como presencia de flora y fauna o dinámica de ciertos procesos ecológicos, es de
importancia principal y debe hacerse un esfuerzo por recogerla. Asimismo, se deben considerar sus
recomendaciones en el proceso de planificación, ya que reflejan sus expectativas y metas, tanto de
conservación como de producción. Por ello:
El equipo técnico debe establecer una relación abierta y de confianza con el propietario, a fin de que
las recomendaciones sean coherentes con su visión y expectativas. Por otra parte, los profesionales
a cargo del PLUT deben concebir el proceso de planificación como una oportunidad de extensión
para la conservación, donde se traspasen a los usuarios del suelo y recursos naturales los
conceptos, enfoques, técnicas y métodos que puedan significar un aporte en la labor que realiza.
Finalmente, el equipo debe ser capaz de incorporar en la propuesta de planificación las prioridades y
estrategias de conservación ecorregionales o del área mayor donde se localiza la finca y/o
comunidad, de manera que la ordenación pueda contribuir a las metas de mayor escala.
Tabla 2: Insumos y productos del PLUT para la conservación
Insumos para PLUT
Productos del PLUT
1. Equipo de profesionales entrenados en
desarrollo de PLUT y manejo de áreas
protegidas;
2. Fotografía aérea u ortofoto de una escala igual
o mayor a 1:20,000, sin nubes, de fecha reciente
(no mayor de cuatro años);
3. Hoja cartográfica escala 1:50,000 o 1:25,000,
con curvas de nivel equidistantes a 25 metros,
topónimos, carreteras, caminos y red
hidrográfica;
4. Cartografía digital e impresa sobre cobertura y
uso;
5. Se recomienda contar con un Sistema de
Información Geográfica (SIG) con herramienta
de digitalización (programas Arc/Info, Arc/Map,
MiraMon o similar) y un equipo de
Posicionamiento Satelital Global (GPS). En caso
contrario, puede elaborarse cartografía
manualmente en papel calco o mica y analizarse
mediante superposición de mapas.
1. Ficha de identificación con la ubicación de
finca y/o comunidad;
2. Plano general de la propiedad, con deslindes y
accesos con respecto al limite global del área
protegida;
3. Mapa del contexto predial, con respecto al
limite global del área protegida;
4. Mapa de estructura y composición actualizada
de la vegetación dentro del predio de la finca y/o
comunidad;
5. Mapa de usos actuales y expectativas de uso
del usuario;
6. Ficha técnica de diagnostico;
7. Mapa de zonificación de uso del suelo dentro
de la finca y/o comunidad;
8. Ficha con normas de manejo y
recomendaciones;
9. Dossier de fotos de paisaje;
10. Anexos
Fuente: Melgar, M. GITEC/2005
10
III. Metodología, paso a paso
La metodología de Ordenamiento Predial para la Conservación propuesta en este Manual está
estructurada siguiendo el proceso lógico de una investigación, la cual parte de un objetivo o problema
por resolver.
En este caso, el propósito es delimitar técnicamente, y en conjunto con el propietario, las diversas
zonas de uso de un predio entre cuyos objetivos de manejo está la conservación, en función de su
valor natural y las aptitudes de uso, y con el fin de definir un uso óptimo que responda a las
expectativas del propietario y, a la vez, minimice los riesgos para la conservación de aquellos
elementos considerados de mayor valor.
Paso 1: Identificación y ubicación de la propiedad
Las coordenadas geográficas del predio y sus deslindes permiten, por una parte, conocer su
ubicación exacta en el espacio terrestre, así como la extensión y forma del predio; y, por otra parte,
capturar información secundaria disponible: planos de inscripción, estudios e informes de la zona,
números y línea de vuelo de las fotografías aéreas o la hoja de la cartografía básica disponible, entre
otras.
Puede utilizarse un SISTEMA DE POSICIONAMIENTO GLOBAL (GPS) para ubicar
geográficamente los hitos o deslindes que delimitan espacialmente el predio. El producto principal de
este primer paso es un PLANO GENERAL DE LA FINCA Y/O COMUNIDAD, que debe ser validado
por el propietario, en el cual se identifique el predio y sus deslindes reconocidos de acuerdo a la
inscripción de la propiedad u otro marco legal.
Con respecto a la hoja cartográfica y acompañado por el o los usuarios de la finca y/o comunidad se
realiza un recorrido general ubicando y si es factible identificando puntos claves para establecer los
limites del predio con respecto al área protegida, definiendo así el limite a respetar con respecto a los
acuerdos y normas que se establecerán dentro de Plan de Uso de la Tierra para conservación.
Considerando siempre como prioridad considerar el marco establecido por la zonificación general y
especifica del plan de manejo del área protegida, en especial los ecosistemas frágiles y áreas
criticas a mitigar, restituir y/o recuperar. (Ver anexo 1)
Paso 2: Preparación de información cartográfica básica
Este paso tiene como objetivo recopilar y sistematizar toda la información secundaria disponible
cerca del AP, y su contexto geográfico. Una vez identificadas las coordenadas geográficas del predio,
es posible acceder a la cartografía base disponible tanto a partir de material impreso como de
manera digital. La recopilación de información debe contemplar tanto la ESCALA PREDIAL (entre
1:20.000 y 1:5.000) como la ESCALA DE PAISAJE (1:50.000 y menor), de manera de conocer el
contexto ambiental de cada predio o proyecto de conservación.
La información elaborada a partir de la fotointerpretación puede enriquecerse con otros estudios
específicos disponibles para el predio en particular, tales como estudios y análisis comunales o
inventarios forestales, planes de manejo o de conservación desarrollados con anterioridad,
cartografía digital.
La información obtenida deberá expresarse en tres mapas temáticos, que se describen en la tabla 3,
que se presenta a continuación:
11
Tabla 3: Descripción de mapas temáticos
No.
Nombre
Descripción
1
Mapa de
contexto
Debe brindar una imagen aproximada de la magnitud y tipo de procesos
de transformación de la cubierta vegetal que se desarrollan en el entorno
de la finca y/o comunidad, portando información relevante acerca de su
estado de conservación a una escala de paisaje (1:50.000). Puede
elaborarse directamente a partir de un catastro actualizado de cobertura
y uso (vegetación), considerando para su desarrollo incluir siempre
información pertinente a los límites con respecto al área protegida,
poblados cercanos, as recomunicación, infraestructura de protección,
administrativa y/o uso publico del área protegida. Diferentes usos del
suelo (agrícola, ganadero, plantaciones, otros), así como los tipos
forestales presentes, distinguiendo en lo posible las áreas de bosque
adulto de los renovales. Debe identificar claramente los deslindes del
predio, establecidos según los limites oficiales del área protegida.
2
Mapa de
vegetación
(ecosistemas)
Debe brindar una imagen aproximada de la estructura y composición de
las formaciones de vegetación presentes en la finca y/o comunidad
preferiblemente identificados a nivel de ecosistemas u objetos de
conservación, así como de los procesos productivos y el grado de
alteración que estos han provocado en ella. La escala óptima es entre
1:1.000 y 1:10.000 para predios de entre 10 (160 tareas) y 100 hectáreas
(1,600 tareas), de modo que quepa en una hoja tamaño doble oficio. La
información se genera mediante fotointerpretación de imágenes recientes
y es validada posteriormente con la información recogida en terreno.
Dependiendo de la resolución de la imagen fotográfica, se determinan
diferentes unidades y/o ecosistemas de vegetación caracterizadas por
una textura y color homogéneo, que posteriormente serán clasificadas
por su estructura (tamaño y densidad de copas, altura) y, en lo posible,
por la composición específica identificable en la foto aérea, la que
posteriormente es verificada en terreno. La fotointerpretación permite
distinguir, además, las categorías de uso intensivo agrícola y ganadero,
las áreas de viviendas y caminos, así como los humedales y cuerpos de
agua. Al igual que el anterior, este mapa debe incluir pie de escala, el
norte astronómico, accesos, simbología, coordenadas y un cuadro con la
leyenda para cada categoría de información.
3
Mapa de medio
físico
Debe representar los cursos de agua, las distintas cuencas y subcuencas
hidrográficas que drenan el predio, así como otras unidades de relieve
que pueden constituir unidades naturales de manejo o que condicionan la
capacidad de uso del suelo. La información se recopila a partir de la
cartografía IGM en escala 1:25.000 o de otros mapas temáticos
disponibles, es generada mediante la fotointerpretación de unidades de
relieve. En lo posible, el mapa debe representar la altitud mediante
curvas de nivel con equidistancia de 25 metros. . . . . Asimismo se
representan las pendientes dominantes según rangos explícitos del
porcentaje de inclinación promedio en el terreno.
Fuente: Melgar, M. GITEC/2005
12
Estos tres mapas temáticos permiten preparar el levantamiento de información en terreno, la cual se
sistematiza en una FICHA TECNICA DE DIAGNÓSTICO (ver Anexo 2). En esta ficha también se
nota el nombre de la estación meteorológica más cercana, con su altitud, coordenadas geográficas,
años de registro, los valores de precipitación, temperatura media anual y temperaturas máximas y
mínimas absolutas.
Paso 3: Analisis de actividades productivas actuales y expectativas de uso de los usuarios
El ordenamiento territorial de un AP requiere conocer de primera mano cuáles son las razones que
impulsan a su propietario a interesarse por la conservación y cómo se proyectan estas en una visión
del uso potencial del suelo. Ello forma parte de un DIAGNÓSTICO SOCIOPRODUCTIVO, que debe
considerar:
La identificación de cada una de las actividades productivas que se desarrollan en el predio;
La importancia que estas actividades tienen en los ingresos del propietario y su familia;
Los flujos de recursos que entran y salen del predio y su estacionalidad;
Las actividades futuras planificadas;
La forma en que se toman las decisiones sobre el manejo del predio por parte de la unidad familiar.
La recopilación de estos antecedentes debe realizarse en paralelo al levantamiento de la línea base
y llevarse a una expresión espacial. Para el adecuado desarrollo del diagnóstico socioproductivo, se
requiere de una estrecha colaboración del propietario con el equipo técnico, en especial con un
miembro del equipo al que calificaremos como FACILITADOR. En el caso de propiedades
constituidas por un colectivo de personas (sucesiones, empresas u organizaciones formales o
informales) o cuando sea difícil determinar en qué nivel reside la toma de decisiones respecto del AP,
es necesario seleccionar un representante legítimo de la organización.
La metodología para el diagnóstico socioproductivo de la finca y/o comunidad no es rígida y pueden
usarse distintas técnicas de diagnóstico participativo. En lo esencial, este ejercicio debe permitir
recoger la siguiente información:
Situación legal de la tenencia del predio;
Número de propietarios legales y organización para la toma de decisiones sobre el manejo del
predio. De especial importancia es conocer la participación de los hijos en las decisiones en el
caso de familias con hijos mayores que no viven en la finca y/o comunidad;
Recopilación de antecedentes históricos del predio en relación con la conservación y con el
propietario actual;
Recopilación de antecedentes del entorno, incluyendo relaciones con los vecinos, potenciales
conflictos de deslindes o de uso en zonas aledañas, actividades económicas principales del
entorno y sus impactos sobre la finca y/o comunidad;
Actividades económicas actuales desarrolladas en el predio y su papel en la economía familiar,
incluyendo volúmenes aproximados de extracción de madera para leña u otros usos, masa
ganadera actual superficies y tipos de pradera, producción agrícola (con volúmenes aproximados
de cosecha, producción o comercialización), infraestructura existente (drenaje, riego, caminos,
invernaderos, otros) y planes o inversiones productivas proyectadas para el futuro;
Actividades económicas extraprediales y su papel en la economía familiar;
13
Actividades de conservación desarrolladas en el predio, costos involucrados y sus fuentes de
financiamiento, y actividades de conservación proyectadas para el futuro;
Valores naturales, económicos o afectivos que posee el predio para el propietario, con énfasis en
la identificación de zonas o hitos singulares, tales como árboles monumentales, cascadas, playas,
hábitats de especies simbólicas, áreas de anidación u otras;
Motivaciones del propietario para la conservación de su predio y grado de respaldo familiar para
estas motivaciones;
Visión de futuro del predio en los ámbitos económico, ambiental y sociocultural.
El empleo de técnicas de diagnóstico participativo a aplicar en cada uno de los temas del diagnóstico
socioproductivo deben definirse teniendo en cuenta la relación establecida con cada propietario, el
contexto cultural y el número de miembros de la familia que participarán, entre otros factores. El La
tabla 4 muestra algunas herramientas que pueden resultar apropiadas en distintas circunstancias. La
información recogida en este paso debe sistematizarse en un MAPA DE USO ACTUAL Y
EXPECTATIVAS DE USO, elaborado por el profesional facilitador y validado por el propietario.
Tabla 4: Herramientas de diagnostico participativo de la situación socioproductiva de la finca
y/o comunidad
Herramientas de diagnostico
Analisis Estratégico Situacional: Determinación rápida de los potencialidades, condicionantes y
limitaciones de la finca y/o comunidades.
Historias de vida: entrevista en profundidad donde el propietario hace referencia histórica a su
vínculo con el predio y su interés por la conservación.
Trabajo con mapas reales: indicando las distintas zonas de uso actual y las posibles áreas de
interés para el propietario en el futuro.
Diseño de un mapa conceptual del territorio: delimitando -mediante accidentes naturales,
cercos y caminos- los distintos espacios en los que se realizan las actividades productivas.
Mapa de los sueños: donde el propietario identifica las expectativas que la familia tiene respecto
a la finca y/o comunidad, marcando con lápiz de color los equipamientos o mejoras proyectadas.
Juego de las inversiones: donde la familia define sus prioridades de inversión o acciones que
implementaría para manejar y conservar su tierra en el caso hipotético de tener un determinado
monto de recursos disponibles.
Fuente: Melgar, M. GITEC/2005
Paso 4: Diagnostico rápido en terreno y recolección de información especifica
El reconocimiento de terreno se desarrolla de manera paralela al paso 3 y consiste en recabar
información básica acerca de los valores naturales del predio, su estado de conservación y la
relación de estos con las actividades productivas desarrolladas en el predio.
Este paso es clave para recoger de primera mano información sobre la flora y fauna presente en el
predio y otros atributos naturales que pueden ser de interés para la planificación, permitiendo validar
in situ la información secundaria sistematizada en los pasos 1 y 2 y en la cartografía resultante.
14
En el levantamiento de la información de terreno debe participar tanto el equipo de profesionales
como el propietario o las personas que este designe, los que aportan todo su conocimiento y
experiencia y guían al equipo hacia los lugares de interés. Para organizar la campaña de terreno es
necesario recurrir a la cartografía predial ya elaborada. En base a ella se diseña un programa de
visitas en el que se define tanto el recorrido a efectuar como los trabajos a desarrollar para levantar la
información necesaria. ´
El protocolo para el levantamiento de la información en terreno se organiza temáticamente. Cada
tema debe ser abordado de manera simultánea en una o varias visitas a terreno.
Los temas a considerar son:
Verificación del contexto general del predio Con la ayuda del MAPA DE CONTEXTO, se procede a
verificar la ubicación del predio, tomando como referencia ríos, caminos, puentes, casas u otras
construcciones. Con el uso de un GPS se pueden determinar las coordenadas geográficas de varios
puntos de referencia, los cuales deben ser identificables en la foto aérea (cruce de caminos, puentes,
casas).
Verificación de deslindes
Se recorre el predio para determinar la localización de los deslindes, reconociendo los linderos desde
puntos estratégicos con buena visibilidad. Se registran las diferencias encontradas respecto de los
límites legalmente establecidos en la inscripción de rol, tomando datos con el GPS. Esto se puede
omitir cuando los linderos reconocidos por el propietario sean accidentes naturales (ríos, quebradas),
caminos u otros elementos identificables en la fotografía aérea.
Registro fotográfico
Se toman fotografías sobre lugares o características importantes del predio, tales como el acceso, el
tipo de bosque, ríos o lagunas, puntos singulares, actividades productivas u otros. Se anota en el
mapa base el número de la foto y, en lo posible, la ubicación en coordenadas con el GPS y el rumbo
hacia el objetivo deseado. Ello permite hacer un monitoreo de cambios con posterioridad. Es
importante documentar la información recabada en una BITÁCORA DE CAMPO que queda
disponible para su reconocimiento por parte de otros miembros del equipo en futuras visitas.
Verificación del uso de la tierra y unidades de relieve
Se verifican en terreno, y con la ayuda del MAPA DEL MEDIO FISICO, las unidades de uso de la
tierra y de relieve identificadas en los mapas de acuerdo a la fotointerpretación. En lo posible, se
registran todos los cercos, caminos y huellas existentes. En los casos en donde la ubicación
cartográfica es imprecisa, se utiliza el GPS. También deben identificarse las áreas de uso ganadero,
sean praderas manejadas, pastos sin manejo o matorrales, describiendo su composición y
productividad estimada, según rangos explícitos. Las áreas de bosque sujetas a ramoneo estacional
deben ser registradas en los mapas.
Debe establecerse la composición y tamaño de la masa ganadera actual. También deben
reconocerse las áreas destinadas a cultivos permanentes o anuales, indicando las especies
cultivadas o su sistema de rotación. En el caso de las áreas sujetas a aprovechamiento forestal,
deben identificarse las superficies plantadas con especies de ciclo corto (pinos, encino, etc.) o
reforestadas con especies nativas.
15
En la medida de lo posible, se intentará determinar de manera aproximada las áreas de extracción en
los últimos diez años y los volúmenes de madera, leña o carbón extraídos cada vez. Asimismo, se
identifican las áreas de extracción reciente de follajes, hongos u otros productos forestales no
maderables.
Caracterización de la flora
El objetivo de esta actividad es determinar el tipo de comunidades vegetales que se desarrollan en el
predio, así como conocer el régimen de perturbación al que están sujetas y su dinámica natural.
Sobre la base de un protocolo de observación sistemática, se recoge información de terreno sobre
cada una de las unidades de vegetación natural previamente identificadas con la cartografía
(1:20.000) y reflejadas en el MAPA PRELIMINAR DE VEGETACIÓN, describiendo sus
características de estructura, composición y grado de alteración, según la pauta establecida en la
FICHA DE REGISTRO DE FLORA (ver Anexo 4).
La información se registra de manera cualitativa y cuantitativa, adecuando la metodología a la
disponibilidad de recursos o de tiempo del propietario y/o del equipo técnico a cargo del proceso. En
general, el procedimiento de muestreo será el no probabilístico, por ser menos costoso, más corto y
más simple (ver recuadro 1).
El producto del protocolo de observación sistemática será un inventario de las especies de flora
presentes y una aproximación a la composición y estructura de las comunidades o ambientes
identificados en la cartografía, estableciendo cuáles son las especies predominantes, el tipo y estado
de la regeneración, así como un diagnóstico general de la dinámica de regeneración de cada unidad.
El protocolo debe servir de línea base para monitorear los cambios con posterioridad al ordenamiento
predial, por lo que es indispensable que tanto el recorrido general como las eventuales estaciones de
observación sean identificadas mediante coordenadas UTM con GPS o, en su defecto, indicar el
rumbo y la distancia desde un punto conocido.
Dependiendo de la disponibilidad de recursos, el protocolo puede ser reemplazado por técnicas de
muestreo probabilística (aleatorio simple, aleatorio estratificado o sistemático estratificado), en el que
las estaciones de observación se localicen al azar o de manera regular siguiendo un diseño de
muestreo adecuado al tamaño y heterogeneidad del predio.
Este procedimiento tiene como principal limitante la necesidad de asegurar que el esfuerzo de
muestreo, para ser representativo, cubra entre un 1% y 10% de la superficie del predio, lo que
supone al menos el registro de 100 a 1.000 m2/ha.
Caracterización de la fauna
Se recaba información general acerca de la presencia de especies animales en el predio. En una
primera fase, y conocida la ubicación y características generales del predio, se recopila información
secundaria disponible acerca de la historia natural del área de estudio. Sobre esta base se
seleccionan las especies focales que, por su singularidad, amenaza o por ser representativas o
indicadoras de las condiciones naturales y/o del estado de conservación, orientan la toma de datos
en terreno.
En la FICHA DE REGISTRO DE FAUNA (ver Anexo 5) se incluye un listado preliminar de especies
focales como ejemplo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier. Con esto se evitan los
inventarios exhaustivos de fauna, actividad muy costosa y que requiere de mucho tiempo de
observación.
16
Recuadro 1: Como realizar un muestreo de flora no probabilística de flora
Algunas formas tradicionales de realizar un muestreo no probabilística son el muestreo intencional –también conocido
como muestreo de conveniencia o muestreo por juicios– y el muestreo por cuotas.
El muestreo intencional involucra la selección deliberada de lugares o casos considerados representativos o con
información abundante y confiable. Aunque estas muestras pueden presentar sesgos, permiten recopilar una gran cantidad
de información relevante con un bajo esfuerzo de muestreo. Por su parte, el muestreo por cuotas involucra la selección
aleatoria de un número reducido y fijo de muestras, que ofrecen una aproximación parcial y pueden estar sesgadas por
errores de muestreo.
La metodología que se propone en este manual combina ambas técnicas, aplicando muestreos por cuotas a lo largo de un
recorrido previamente establecido de manera intencional en la cartografía o fotografía rea. Este recorrido atraviesa por
lugares representativos de las diferentes unidades de vegetación identificadas por la fotointerpretación.
A lo largo del recorrido se determina la estructura y composición actual de la vegetación, en particular del bosque, y el tipo
de intervención a que es o fue sometida sobre la base de indicadores
como huellas, tocones, troncos, cicatrices, evidencias de ramoneo, claros u otras. Unido a la información aportada por el
propietario, estos antecedentes permiten interpretar la estructura vegetal actual a partir de su formación original y del
régimen de perturbación natural o humana a que ha sido sometida.
Para cada unidad de vegetación se establece un protocolo de observación sistemática, con el registro completo de las
especies presentes y una colecta de las especies no identificadas para su posterior determinación taxonómica mediante la
consulta con especialistas. En distintos puntos del recorrido se registra la composición y estructura del dosel mediante el
método de los cuartos, midiendo la distancia entre el punto de observación y los cuatro árboles más cercanos a los cuatro
puntos cardinales, cuyo diámetro se registra. Esto permite aproximarse al número de árboles por hectárea de cada especie
y su grado de participación en el área basal.
En algunos casos es recomendable establecer estaciones de observación de la regeneración, seleccionadas por su
representatividad para la dinámica de la formación de vegetación a describir. En cada una de estas estaciones se efectúa
un transecto de 50 metros de largo para la identificación y conteo de plántulas y brinzales, en una banda de 50 cm. a cada
lado del transecto. Paralelamente se registran todos los individuos adultos, vivos o muertos, presentes dentro de una
banda de 5 metros a cada lado de su eje.
En cada caso se procede a registrar la especie, situación en el dosel, altura aproximada, clase diamétrica, tamaño de copa
y otros parámetros que serán recogidos en la FICHA DE REGISTRO DE FLORA. El número de estaciones de observación
dependerá de la homogeneidad de la unidad de vegetación a describir, del tamaño del predio así como de la disponibilidad
de recursos y tiempo.
Fuente: Melgar, M, MAG-PAES/CATIE/2002
Dado que no se pretende obtener valores de abundancia, para la toma de datos en terreno no es
preciso aplicar técnicas específicas de muestreo, siendo suficiente un registro de presencia/ausencia
de las especies seleccionadas, basado en un protocolo de observación sistemática del predio, así
como en la información aportada por el propietario y otros informantes claves. La presencia de una
especie en un área puede verificarse dentro de un rango de certidumbre, como se propone en la
tabla 5.
Para la etapa de levantamiento de información en terreno, se entregan las siguientes sugerencias:
Dada la dificultad que tiene la observación directa para la identificación de medianos y grandes
mamíferos, se puede recurrir al registro de restos y rastros, y a la información recopilada por
entrevistas al propietario y otros informantes claves;
Los huesos, pieles, pelos, fecas y otros restos son colectados tanto por el equipo técnico como por
el propietario, siendo analizados por especialistas si es necesario;
Tanto las estaciones de observación como los restos y rastros deben ser localizados
espacialmente mediante GPS o de manera aproximada en la cartografía;
17
Las huellas pueden ser registradas en nieve y barro, tanto en el bosque como en orillas de ríos y
esteros, caminos o senderos. Para ello también pueden establecerse estaciones de atracción
olfativa en distintos ambientes, donde se procede a limpiar, remover y arnear el suelo de bosque
en una superficie circular de al menos un metro de diámetro y en cuyo centro se coloca un
atrayente olfativo a modo de cebo;
Para las aves, la prospección se dirige hacia las especies focales o indicadoras seleccionadas. El
registro se realiza tanto por observación y escucha directa por parte de personas entrenadas en
identificación de aves, como a partir de rastros dejados en áreas de alimentación o nidificación.
Para ello se eligen lugares claves donde, por su estructura de hábitat, sea previsible la presencia
de estas especies;
Las observaciones y escuchas directas deberían realizarse preferentemente durante las primeras
horas de la mañana o al final de la tarde, cuando la actividad cantora de las aves es mayor;
En el caso de las aves rapaces diurnas, se establecen puntos de observación en sectores con una
amplia cuenca visual;
Para la identificación de rapaces nocturnas, así como de cantos de anfibios, se establecen
estaciones de escucha nocturna, acompañadas de grabación si es posible;
En el caso de reptiles y anfibios, su presencia se determina mediante la búsqueda activa de
individuos adultos en estaciones de observación con una superficie adecuada (100-500 m2) y
localizadas en zonas con una estructura de hábitat apta para estas especies, tales como claros con
rocas, oquedades naturales, grandes piedras y troncos caídos. La observación directa debe
apoyarse con colecta de ejemplares o fotografías para ayudar a su identificación mediante guías o
con ayuda de un experto;
Por su complejidad metodológica y alto costo, el registro de micromamíferos solamente se
efectúacuando se considere imprescindible. Aunque existen modelos comerciales de trampas para
captura en vivo, pueden fabricarse trampas caseras a bajo costo. También es posible recoger
restos de micromamíferos a partir de fecas y egagrópilas de aves nocturnas, colecta de individuos
capturados en trampas tradicionales o por animales domésticos, así como los encontrados en
pozos y estanques;
En caso necesario, tanto los invertebrados como los organismos acuáticos son colectados para su
identificación mediante técnicas específicas;
Pese a la complejidad conceptual y metodológica inherente al monitoreo de fauna, pueden
establecerse algunos indicadores que permitan evaluar eventuales cambios. Para ello es muy útil
desarrollar un registro de avistamiento de especies focales.
Paso 5: Definición de la misión y los objetivos de conservación
Tras la recopilación de información de terreno a nivel de campo y con un conocimiento más amplio a
escala de un paisaje de conservación, el equipo técnico describe al propietario de manera clara y
sencilla la historia natural de su predio, incluyendo las formaciones de vegetación y fauna originales,
los procesos de transformación que estas han sufrido y los procesos críticos que suponen una
amenaza de deterioro en la actualidad.
18
En este contexto se analiza el aporte a la conservación que presenta o podría llegar a presentar el
predio en el contexto ecorregional, especificando qpaisajes, comunidades ecológicas, especies o
grupos de especies particulares del predio tienen especial relevancia o valor para ser considerados
en el proyecto como objetos de conservación.
Se analizan también los riesgos o amenazas críticas que las actividades actuales o proyectadas en el
predio representan para los objetos de conservación identificados, distinguiendo entre aquellas
presiones históricas que configuraron el estado de los procesos actuales que limitan su recuperación
o ponen en riesgo su continuidad. Para cada una de estas presiones se definen con precisión las
causas o factores primarios, los actores involucrados y sus motivaciones.
Esta metodología, propuesta por The Nature Conservancy en la planificación de sitios de
conservación, permite que para cada objeto de conservación se represente un modelo conceptual
que identifique paso a paso cada causa o factor que condiciona la conservación y se establezcan las
posibles medidas a implementar. Considerando además que la metodología de “objetos de
conservación” ha sido aplicado en AP de la Republica Dominicana, lo que ha permitido su validacion
y adaptación para la características de biodiversidad de la isla.
El proceso anterior, junto a la definición de una visión basada en las expectativas del propietario,
permite definir la MISIÓN del AP. Un enunciado de misión no debe enfocarse en detalles específicos
de qué hará o cómo lo hará, sino en qué resultados desea en el largo plazo y qestrategia general
se seguirá para alcanzarlos. Es importante que la misión refleje las motivaciones para la
conservación del propietario y exprese el aporte que el APP pretende hacer a la conservación de la
biodiversidad en una escala de paisaje.
EJEMPLO: “Contribuir a frenar la pérdida de la biodiversidad en la depresión intermedia, ofreciendo
un modelo demostrativo de producción ganadera compatible con la conservación” La misión debe
articularse en OBJETIVOS DE CONSERVACIÓN, los que serán definidos por el propietario
previamente al proceso de ordenamiento predial. La lista de objetivos de conservación no requiere
ser larga ni exhaustiva; por el contrario, estos deben ser formulados de manera clara y sintética para
que sean realistas y medibles, y deben incorporar:
Una condición u objeto de conservación o, en su defecto, una amenaza;
Un ámbito territorial;
Un parámetro o factor que permita evaluar su logro;
Un plazo de tiempo, que puede estar definido implícitamente por el horizonte de planificación.
EJEMPLO. Algunos objetivos de conservación acordes con la misión anteriormente formulada,
podrían ser:
Mantener la superficie de bosque adulto denso presente en el predio;
Aumentar la cobertura y densidad de la regeneración en bosques alterados;
Reducir la tasa de incidencia de incendios o cortas ilegales;
Reducir la presencia de animales domésticos al interior del bosque;
Mantener el tamaño del plantel lechero existente, mejorando su productividad mediante un
adecuado manejo de praderas;
Mejorar la calidad y cantidad de la producción de leche.
Los objetivos deben ser fáciles de monitorear, aunque en ocasiones sea difícil cuantificarlos. Por ello,
deben establecerse indicadores verificables, esto es, factores medibles mediante valores o
proporciones, y metas a lograr en plazos definidos, que permitan monitorear periódicamente el grado
de cumplimiento de los objetivos. En el ejemplo anterior los indicadores verificables van señalados en
letra cursiva.
19
Cuando sea difícil encontrar un indicador verificable fácil de medir, puede establecerse una medida
relativa del estado actual del factor seleccionado en relación al óptimo definido por el mismo
propietario. Éste puede tomar valores entre 1 y 5 dentro de un rango entre muy bueno, bueno,
normal, malo y muy malo. La valoración por rangos es válida siempre y cuando se expliciten
previamente y de manera clara las situaciones que califican en cada valor.
La definición de objetivos de conservación es un proceso iterativo que debe ser evaluado y revisado
periódicamente en función de la información básica de que se vaya disponiendo o de las amenazas
que puedan ir desapareciendo o surgiendo en el tiempo. Puede ocurrir que las expectativas de uso
futuro manifestadas por el propietario no sean coherentes con los objetivos de conservación
propuestos por el equipo técnico. Aunque en último término es el propietario el que va a implementar
las medidas de manejo del área, el equipo técnico debe señalar con claridad cuál o cuáles de las
actividades previstas contravienen los objetivos de conservación que deberían orientar las decisiones
de manejo del AP.
Tabla 5: Verificación de la presencia de una especie de la fauna
Criterio
Indicador verificable
Fuente de información
Presencia segura
Registro directo de captura u
observación: colecta de restos
registro individuos adultos o restos
de estos, fotográfico informe de
experto de larvas, cantos, nidos o
puestas, huesos, plumas, pieles,
pelos, huellas, fecas u otros rastros.
Colecta de restos, registro
fotográfico, informe de
expertos.
Presencia probable
Registro indirecto de captura u
observación reciente por parte del
propietario o trabajadores, relatos
de captura o avistamientos de
ejemplares, huellas o restos.
Testimonios, entrevistas o
informantes claves,
inspección de restos.
Presencia posible
Otras referencias indirectas,
inferidas a partir del entorno del
área, publicaciones, relatos,
testimonios de guardaparques y
otros registros cercanos.
Otras fuentes primarias
(entrevistas o fuentes
secundarias).
Presencia no registrada
No existe evidencia ni referencias
registradas.
Todas las anteriores.
Fuente: Melgar, M, MAG-PAES/CATIE/2002/Modificado 2005
Paso 6: Propuesta y validación de un Plan de Uso de la Tierra para la conservación
Definida la misión y los objetivos de manejo y conservación para la finca y/o comunidad, acordes a
los objetivos de la categoría de manejo, y a partir de la información recopilada en la cartografía
predial, se procede a determinar la ZONIFICACIÓN ESPECIFICA de la finca y/o comunidad. Este es
un proceso de ordenamiento territorial que consiste en distribuir espacial y temporalmente un
conjunto de actividades a desarrollar en un área determinada, de manera tal que se optimice el uso
del espacio y se minimice el riesgo o interacción negativa entre las actividades proyectadas.
20
El resultado es una sectorización del AP en ZONAS DE USO HOMOGÉNEO, que serán sometidas a
determinadas NORMAS DE MANEJO, a fin de cumplir los objetivos de conservación planteados.
Particularmente útil como metodología de trabajo es la superposición, mediante el uso de SIG o en
forma manual, de los mapas temáticos que expresen la potencialidad de uso en un rango de valores
de 1 a 5 (muy bueno, bueno, regular, malo, muy malo) para cada una de las actividades a desarrollar
en el predio (preservación, manejo forestal, uso público, ganadería, agricultura, turismo, otras).
Analizadas las compatibilidades entre cada una de estas actividades y las necesidades y/o
expectativas del propietario, se identifican aquellas zonas de mayor potencialidad y menor
incompatibilidad para localizar dichas actividades. Como resultado del análisis se pueden encontrar
algunas de las situaciones indicadas en la tabla 6.
No existen reglas generales para la localización espacial de las distintas zonas de uso. Hay APs
extensas que incluyen una amplia gama de zonas de uso con normas diferentes para cada una,
mientras que en otras AP donde el objetivo de manejo es la preservación solo se requiere definir
normas generales para toda el área. Este aspecto está íntimamente ligado a las características
naturales del predio, los objetivos de conservación y las expectativas de uso de los propietarios de
cada AP.
La zonificación corresponde a una división predial conceptual, donde no siempre es necesario que
los límites entre una zona y otra sean estrictos, y menos que sean demarcados en el terreno. La
situación óptima es aquella en la que se produce una transición gradual en la intensidad de usos,
pasando de las zonas de preservación a las de conservación con usos no consuntivos, y de estas a
las áreas de desarrollo con usos consuntivos.
Para la delimitación entre una zona y otra pueden utilizarse unidades fisiográficas naturales
(microcuencas, cursos de agua, cortes, taludes, estructura de la vegetación) o artificiales (caminos,
cercos, senderos) identificables en terreno. En los casos en que una zona de preservación colinde
obligadamente con áreas de desarrollo, es necesario demarcar las distintas zonas de uso mediante
barreras o cercos que impidan el acceso a ciertos sectores del ganado o de los posibles visitantes.
También se pueden establecer dentro de las fincas y/o comunidades ZONAS DE
AMORTIGUACIÓN o DE CONECTIVIDAD en los sectores periféricos del APP donde existan
amenazas u oportunidades para la conservación más allá de los deslindes. En predios de gran
tamaño, la zona de amortiguamiento también constituye una transición entre zonas de uso más
conservacionista y zonas de uso más intensivo.
La zonificación debe expresar la visión y zonificación del plan de manejo general del área protegida e
incorporar tanto las expectativas del propietario como las del equipo técnico, por lo cual debe
entenderse como resultado de un proceso de negociación que debe resolverse por consenso en caso
de existir conflictos de uso entre la zonificación propuesta por el equipo y las expectativas del (los)
usuario (s).
21
Tabla 6: Alternativas de zonificación para implementación individual y comunitaria del PLUT
Zona
Subzona
Descripción
1. Zona de
preservación
Sectores muy frágiles o con escasos grados de alteración, poco
accesibles y de gran valor biológico.
1.1 Subzona
intangible
Sectores particularmente frágiles o remotos, de alta singularidad o
pristinidad, o con muy limitadas aptitudes de uso debido a factores
abioticos (inaccesibilidad, inestabilidad de ladera, pendiente riesgo
de inundación, etc.). El objetivo básico para este tipo de áreas es
básico para este tipo de áreas es preservar la evolución natural y los
procesos ecológicos sin alteración humana alguna.
1.2 Subzona primitiva
Sectores en buen estado de conservación, con limitaciones de uso
consuntivo, pero aptos para la investigación cientifica, el ecoturismo
y la educacion ambiental a baja escala, en condiciones rusticas. El
objetivo de manejo es preservar el ambiente natural poco
intervenido.
2. Zonas de
conservación
Sectores con alteración histórica reciente, medianamente accesibles
y de valor biológico variable.
2.1 Subzona
recuperación
Sectores muy degradados que requieren algún tipo de intervención
para revertir los procesos de deterioro y restaurar las condiciones
naturales; suelos eventualmente frágiles o con muy limitadas
capacidades de uso consutivo futuro. El objetivo de manejo es
detener la degradación y una vez que la zona esta estabilizada
asignarla a uso que garantice su conservación en forma permanente.
2.2 Subzona de
manejo forestal
extensivo
Sectores aptos para la utilización sostenible y comercial de recursos
forestales nativos, compatibles con otros objetivos del AP, tales
como uso publico y conservación de vida silvestre. El objetivo de
manejo es posibilitar el aprovechamiento de recursos naturales que
tengan potencial de uso sostenible, sin modificar la estructura y
composición del bosque.
2.3 Subzona de uso
publico extensivo
Sectores alterados en buen estado de conservación y con
importantes atractivos para el ecoturismo y la educacion ambiental.
El objetivo de manejo es posibilitar el acceso controlado de visitantes
a lugares naturales o escénicos de interés.
3. Zonas de
desarrollo
Sectores muy accesibles, con fuerte alteración actual, de bajo valor
biológico y alto potencial de uso.
3.1 Subzona de
manejo forestal
intensivo
Sectores aptos para la reforestación con especies nativas y la
utilización sostenible y comercial de recursos forestales nativos. El
objetivo de manejo es posibilitar el aprovechamiento de recursos
naturales que tengan potencial de uso sostenible, modificando en
ocasiones la estructura y composición del bosque.
3.2 Subzona de
manejo
silvoagropecuario
Sectores con alto potencial para uso agrícola o ganadero, incluido el
establecimiento de praderas, la plantación de especies forestales
exóticas o el silvopastoreo. El objetivo es generar recursos
económicos para el propietario, de manera compatible con los otros
objetivos del área protegida.
3.3. Subzona de uso
publico intensivo
Sectores accesibles con valor escénico para el establecimiento de
infraestructuras de uso público. El objetivo de manejo es desviar el
uso público relativamente concentrado a sectores de menor valor
para la conservación.
3.4 Subzona especial,
urbana y de
administración
sectores muy accesibles, aptos para la localización de viviendas,
infraestructura de administración y servicios de uso público. El
objetivo de manejo es concentrar las actividades de mayor impacto
en sectores apropiados y de menor valor para la conservación.
Fuente: Modificado por Melgar, M. de MAG-PAES/CATIE, 2005
22
Tabla 7: Intensidad de usos admitidos
Zunas y
Subzonas de
uso
Investigación
y monitoreo
Uso
publico
Manejo
forestal
agroganadero
Producción,
infraestructura
y viviendas
Construcciones
Intangible
Muy baja
Ninguna
Ninguna
Ninguna
Ninguna
Intensivo
Baja
Muy baja
Ninguna
Ninguna
Ninguna
Uso extensivo
Mediana
Mediana
Muy baja
Ninguna
Baja
Uso intensivo
Alta
Alta
Muy baja
Ninguna
Mediana a alta
Recuperación
Alta
Mediana a
baja
Mediana a
baja
Ninguna
Baja
Manejo forestal
Alta
Mediana a
baja
Alta
Ninguna
Mediana
Manejo
silvoagropecuario
Alta
Mediana a
baja
Alta
Alta
Mediana a alta
Uso especial
Baja
Muy alta
Muy baja
Muy baja
Muy alta
Fuente: Modificado por Melgar, M. de MAG-PAES/CATIE, 2005
Tabla 8: Intensidad de usos admitidos
Atributos
reconocidos
Usos recomendados
Agricultura
Ganadería
Forestal
Uso publico
Preservación
Uso actual
Cultivos y
praderas
Matorral y
praderas
Matorral,
barbecho, bosque
degradado
Bosque
adulto,
barbecho
Bosque adulto,
bosque
secundario
Grado de
alteración
Muy alto
Muy alto
Medio a alto
Medio a alto
Bajo y muy
bajo
Presencia de
especies
focales
Ninguna
Ninguna
Alguna
Alguna
Muchas
Accesibilidad
Muy alta
Muy alta
Alta
Media a alta
Baja y muy
baja
Unidad de
relieve
Llanura,
fondo de
valle
Llanura,
fondo de
valle
Pie de montaña,
media ladera
Fondo de
valle a
montañoso
Montañoso,
escarpado
Pendiente
Casi plano
Baja
Moderada
Baja a
moderada
Alta
Inundación
Nunca
Ocasional
Ocasional
Ocasional
Lagunas y/o
humedales
Profundidad del
suelo
Muy
profundos
Profundos o
poco
profundos
Indistinta
Indistinta
Indistinta
Erosion (actual)
No
Laminar
suave
Surcos o cárcavas
pequeñas
Laminar
suave
Surcos o
cárcavas
pequeñas
Belleza
Escénica
Media a
abaja
Media a
abaja
Media a baja
Muy alta
Indistinta
Cantidad y
calidad de
recursos
hídricos
Muy baja
Muy baja
Media a alta
Alta
Muy alta,
captaciones
de agua
potable
Fuente: Modificado por Melgar, M. de MAG-PAES/CATIE, 2005
23
Paso 7: Resolución de conflictos y elaboración del documento final
Al igual que en la definición de los objetivos de conservación del AP, puede ocurrir que las
expectativas de uso del propietario no sean totalmente coherentes con la zonificación o la normativa
de usos propuesta. En este caso, será necesario determinar con mucha precisión las zonas,
actividades y normas de uso en que se detecten estas diferencias, evaluar las alternativas de uso
propuestas e identificar las medidas de mitigación o compensación de impactos que serían
necesarias en caso de aceptarse las alternativas evaluadas.
En todo momento, el equipo técnico debe traer a la mano la misión y objetivos de manejo definidos
en conjunto con el y/o los usuarios y orientarlo respecto de las acciones de manejo que serán
necesarias para cumplirlos y de las amenazas o riesgos asociados a un manejo inapropiado.
Como parte de su labor, el equipo técnico debe formular, concluido el proceso de planificación, una
serie de recomendaciones generales de manejo y, en la medida de las posibilidades técnicas y
económicas del propietario, una propuesta de actividades de monitoreo e implementación del APP en
el corto y mediano plazo. En dicha propuesta se hará mención de los diferentes instrumentos
públicos para acceder a ayudas y bonificaciones por parte del Estado.
El proceso de planificación concluye con la entrega al propietario de un PLAN DE USO DE LA
TIERRA (PLUT) para la conservación para el predio individual y/o comunidad. Éste es un documento
sencillo que:
Caracteriza los principales valores naturales y ambientales a proteger;
Fija la misión y los objetivos de conservación;
Define territorialmente las normativas de usos; y
Propone las acciones de manejo predial necesarias para hacer efectiva la protección y uso
sustentable que se desea.
El PLUT debe identificar aquellas áreas específicas –tales como manejo forestal, actividades
agropecuarias, educación ambiental, ecoturismo u otras– que requieren de una planificación más
detallada, tanto en la recopilación de antecedentes de línea base como en el análisis estratégico y la
propuesta de actividades.
El propósito del PLUT es ser una herramienta práctica para la toma de decisiones por parte del
usuario individual y/o comunidad, con la institución rectora para el manejo del área protegida, para
llegar a convenios y/o acuerdos de manejo, desarrollo y conservación de zonas especificas del área
protegida. Por ello, el formato del documento debe adaptarse a las características del usuario, tanto
en su lenguaje como en su presentación. No obstante, todo PLUT debe tener contenidos nimos
que son los siguientes:
Ficha de identificación con los antecedentes legales de la propiedad;
Descripción del área de influencia: mapa de uso actual de la tierra, antecedentes de procesos de
deterioro ambiental, riesgos y oportunidades para la conservación;
Antecedentes del AP
oUbicación y límites, uso histórico.
oCaracterización de los elementos abióticos: descripción general de suelo, topografía,
cuencas hidrográficas, clima. Mapa del relieve.
oCaracterización de la estructura de la vegetación potencial y actual. Mapa de
vegetación.
oCaracterización de la flora y fauna silvestre potencial y actual.
oExpectativas de uso actual y futuro del suelo. Mapa de uso potencial.
Misión y objetivos generales del APP.
24
Objetivos de manejo y estrategia de monitoreo.
Jerarquización de amenazas-actividades-actores.
Zonificación y normativas de uso.
Recomendaciones generales y específicas para la implementación del AP.
25
Glosario
No.
Termino
Definición
1
Acreditación
Acción y efecto de acreditar, esto es, reconocer documentalmente
por parte de una institución superior que alguna persona o entidad
es lo que representa o parece, siendo por tanto digno de crédito.
2
Area protegida privada
Area protegida de propiedad de uno o mas agentes privados, que
ha sido destinada voluntariamente por esto a objetivos de
conservación.
3
Area protegida publica
Area protegida de propiedad nacional, que ha sido designada por el
Estado para cumplir con una serie de objetivos de conservación, los
que quedan establecidos por decreto legal.
4
Area protegida
Area delimitada geográficamente, destinada a asegurar la
diversidad biológica, tutelar la preservación de la naturaleza y
conservar el patrimonio ambiental y que es administrada a fin de
alcanzar una serie de objetivos explícitos de conservación.
5
Biodiversidad biológica
Es la variabilidad de los organismos vivos que forman parte de
todos los ecosistemas terrestres y acuáticos. Incluye la diversidad
genética dentro de una misma especie, la diversidad de especies y
la diversidad de ecosistemas.
6
Categoria de manejo
Denominación genérica que se da a un área protegida de acuerdo
con los objetivos específicos que esta debe cumplir, los cuales
quedan determinados principalmente por las características
intrínsecas del área y por los objetivos de uso del suelo por parte
del gestor.
7
Coordenadas UTM
(Universal Transversa
Mercator)
Sistema de referencia geográfico basado en el uso de un sistema
métrico de coordenadas cartesianas que presenta como principal
ventaja respecto de las coordenadas geográficas (latitud y longitud)
tener como unidad de medida el metro que, a diferencia de los
grados, tiene el mismo valor en cualquier parte del planeta.
8
Desarrollo sustentable
Proceso de mejoramiento sostenido y equitativo de la calidad de
vida de las personas, fundado en medidas y protección del medio
ambiente, de no comprometer las expectativas de las generaciones
futuras.
9
Evaluación
Proceso que permite verificar de forma sistemática y objetiva si los
fines que se proponía un determinado plan de actividades han sido
alcanzados, en que medida y cuales han sido las razones de este
desempeño. Desde el punto de vista operativo, la evaluaciòn
requiere de la elaboración de una línea base que de cuenta del
estado inicial de las variables o parámetros sobre los que se desea
intervenir y una valoración expost de la pertinencia, eficiencia e
impacto de las actividades desarrolladas.
10
GPS (Global
Positioning System)
Aparato receptor que permite, mediante un sistema de
posicionamiento a través de 24 satélites en orbita alrededor de la
tierra, localizar mediante unas coordinadas únicas cualquier punto
del planeta donde se encuentre.
11
Monitoreo
Proceso de seguimiento continuo y sistematico de un determinado
plan de actividades, que permite constatar su efectivo desarrollo en
el tiempo y adoptar decisiones oportunas respecto a la pertinencia
de actividades futuras.
26
No.
Termino
Definición
12
Ordenamiento predial
para la conservación
Es el proceso de delimitar diversas áreas de manejo homogéneo
para una propiedad en función de valor de conservación y aptitud
de uso, de manera tal que permita proteger y conservar los
valores naturales existentes en el predio.
13
Plan de manejo
Documento técnico directriz de planificación, referido a la totalidad
del área que se desea proteger. Contiene la caracterización de la
unidad y otros antecedentes esenciales, objetivos, de manejo,
zonificación y programas específicos de manejo, en los que se
incluyen el detalle de sus actividades, normas y requerimientos
para alcanzar los objetivos esperados.
14
Polígono
Aplicado a cartografía, es un área de forma variable y superficie
continua definida por un atributo o características común percibida
a través de foto aérea. Dependiendo de los objetivos de la
cartografía esta puede ser un determinado uso del suelo, un tipo
de estructura en la vegetación, una unidad de paisaje, etc.
15
Preservación de la
naturaleza
Conjunto de políticas, planes, programas, normas y acciones,
destinadas a asegurar, sobre la base del conocimiento disponible,
la manutención de las condiciones que hacen posible la evolución
y el desarrollo de los ecosistemas del país.
16
Recursos naturales
Componentes del medio ambiente susceptibles de ser utilizados
por el ser humano para la satisfacción de sus necesidades o
intereses espirituales, culturales, sociales y económicos.
17
Uso potencial
Es la máxima intensidad de uso de la tierra que puede hacerse
bajo un uso sostenido, sin degradación de los recursos naturales,
en el contexto cultural, social y económico del propietario.
18
Usos consutivos
Conjunto de usos actuales y potenciales de los recursos naturales
que impliquen su consumo material y, por lo tanto, su extracción
del medio natural.
19
Usos no consutivos
Conjunto de usos actuales y potenciales de los recursos naturales
que no impliquen su consumo material, de manera tal que su goce
y disfrute se realiza en el medio natural.
27
Anexos
Anexo 1 “Ficha de identificación del predio”
Nombre de representante (s):
Nombre del predio:
Coordenadas UTM de referencias:
Datum o proyección:
No. de
punto
Descripción
Latitud
Longitud
1
Cruce de caminos
2
Punto de acceso a la finca y/o
comunidad
3
Casco principal de la finca y/o
comunidad
4
Cruce de caminos interiores
5
6
7
8
9
10
Base Cartográfica
No. de Hoja
Escala
Fecha
Instituto Geográfico Nacional y/o Militar
Mapa de cobertura y uso
Foto aérea
Ortofoto y/o imagen satelital
Croquis de vías de acceso de la finca y/o comunidad
28
Anexo 2 “Ficha técnica de diagnostico”
Cuenca hidrográfica principal:
Cuenca hidrográfica secundaria:
Unidad geográfica principal:
Subunidad geográfica
Clasificación climática:
Estación metereologica mas cercana:
Temperatura media anual
Coordenada geográfica:
Precipitación media anual:
Altitud:
Periodo de heladas:
Años de registro:
Periodo de sequía
Evaluación MA: Muy alta A: Alta M: Media B: Baja MB: Muy Baja
Unidades de paisaje
Dominancia
Conectividad
Tierras urbanizadas
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Tierras agrícolas
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Praderas
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Plantaciones forestales
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Matorrales
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Bosque secundario (etapa seral)
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Bosque adulto abierto
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Bosque adulto denso
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Otros
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Evaluación MA: Muy alta A: Alta M: Media B: Baja MB: Muy Baja
Actividades económicas
Dominancia
Conectividad
Agrícolas
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Ganadería
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Forestal
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Industriales
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Turísticas
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Otras
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
29
Unidades a describir según mapa de uso
Finca y/o comunidad:
Rol:
Fecha:
Escala de mapa de uso:
Datos sobre su elaboración:
Clave
general
Uso del suelo
Descripción
preliminar
Posición
topográfica
Exposición
solar
Cobertura
de copas
Intervención
aparente
Pradera
Cima
N
Menos de 25 %
Menor 2 m
Ninguna
Matorral
Alta ladera
NO
25 – 50 %
2 – 10 m
Extracción
leve
Bosque
secundario
Media ladera
O
50 – 75 %
10 – 20 m
Extracción
media
Bosque adulto
Baja ladera
SO
Mayor de 75 %
Mayor de
20 m
Extracción
severa
Fondo del
valle
S
Tala rasa
SE
Incendio
E
Sustitución
N
Otra
No. de punto
Uso del suelo
Descripción
preliminar
Posición
topográfica
Exposición
solar
Cobertura
de copas
Intervención
aparente
1p
Pradera
2p
3p
np
1p
Matorral
2p
3p
np
1p
Bosque
secundario
2p
3p
np
1p
Bosque adulto
2p
3p
np
30
Anexo 3: “Ficha de levantamiento de información de terreno” (una por finca, sector y/o
polígono de fincas)
Código del predio:
ID de finca, sector y/o polígono:
Evaluadores:
Fecha de visita:
Factores del medio físico
Evaluación MA: Muy alta A: Alta M: Media B: Baja MB: Muy Baja
Superficie aprox. (ta): Pendiente promedio (%):
Topografía: valle/ ladera baja / ladera media / ladera alta / cima
Mesorelieve: plano /ondulada / disectado / escarpada
Desarrollo edáfico: MA A M B MB
Pedregosidad: nima Moderada Fuerte Muy fuerte
Exposición al viento: Mínima Moderada Fuerte Muy fuerte
Exposición solar: N NO O SO S SE E NE
Cobertura de Copas: MA A M B MB
Erodabilidad: MA A M B MB
Erosion: Nula Leve Moderada Severa Muy fuerte
Riesgo de inundación: Alta Media Baja
Riesgo de deslizamiento de tierra: Alta Media Baja
Observaciones:
Factores del medio biótico
Unidad de vegetación
Formación de vegetación
Representatividad
MA
A
M
B
MB
Comunidad
Singularidad
MA
A
M
B
MB
Topología del bosque y/o vegetación
Madurez
MA
A
M
B
MB
Estructura: B. Adulto/ adulto abierto/ B.
Secundario (fase seral 3)/ B.
Secundario (fase seral 2)
Estabilidad
MA
A
M
B
MB
Alteración antigua
Alteración actual
MA
A
M
B
MB
Tipo de alteración
Tipo de alteración
MA
A
M
B
MB
Observaciones:
31
Uso ganadero
Valor talajero: MA A M B MB
Años de uso: 0-1/ 1-3/ 3-5/ mas de 5/ mas de 10
Frecuencia de uso: Continuo / Estacional /
Plurianual / Ocasional
Intensidad de uso: MA A M B MB
Destino: Autoconsumo / Venta / Mixto
Meses de uso: E F M A M J J A S O N D
Actividad tipo:
Uso forestal maderero
Sp. extraídas:
Años de uso: 0-1 / 1-3 / 3-5 / mas de 5 / mas de 10
Frecuencia de uso: Continua / Estacional / Plurianual
Ocasional
Intensidad del uso: MA A M B MB
Destino: Autoconsumo / Venta / Mixto
Meses de uso: E F M A M J J A S O N D
Actividad de tipo:
Uso forestal no maderero
Uso:
Sp extraídas:
Frecuencia de uso: Continuo / Estacional /
Plurianual / Ocasional
Intensidad de uso: MA A M B MB
Destino: Autoconsumo / Venta / Mixto
Meses de uso: E F M A M J J A S O N D
Actividad tipo:
Uso forestal no maderero
Uso:
Sp extraídas:
Frecuencia de uso: Continuo / Estacional /
Plurianual / Ocasional
Intensidad de uso: MA A M B MB
Destino: Autoconsumo / Venta / Mixto
Meses de uso: E F M A M J J A S O N D
Actividad tipo:
Uso agrícola intensivo
Uso:
Frecuencia de uso: Continuo / Estacional /
Plurianual / Ocasional
Intensidad de uso: MA A M B MB
Destino: Autoconsumo / Venta / Mixto
Meses de uso: E F M A M J J A S O N D
Actividad tipo:
Uso agrícola extensivo
Uso:
Sp extraídas:
Frecuencia de uso: Continuo / Estacional /
Plurianual / Ocasional
Intensidad de uso: MA A M B MB
Destino: Autoconsumo / Venta / Mixto
Meses de uso: E F M A M J J A S O N D
Actividad tipo:
Uso no consutivo
Uso:
Sp extraídas:
Frecuencia de uso: Continuo / Estacional /
Plurianual / Ocasional
Intensidad de uso: MA A M B MB
Destino: Autoconsumo / Venta / Mixto
Meses de uso: E F M A M J J A S O N D
Actividad tipo:
Uso no consutivo
Uso:
Sp extraídas:
Frecuencia de uso: Continuo / Estacional /
Plurianual / Ocasional
Intensidad de uso: MA A M B MB
Destino: Autoconsumo / Venta / Mixto
Meses de uso: E F M A M J J A S O N D
Actividad tipo:
Otros usos a detallar
32
Anexo 4: Ficha de registro de flora (uno por unidad de vegetación)
Código del predio:
ID de finca, sector y/o polígono:
Evaluadores:
Fecha de visita:
Especies de flora dominantes sobre 2 metros de altura
Especie
Dosel
superior
PC
Dosel
intermedio
PC
Trepadoras
PC
Epifitas
PC
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10
Tipo de muestreo: probabilística / intencional / cuotas aleatoria / regular / estratificada
parcelas / transectos / puntas
Especies de flora dominantes sobre 2 metros de altura
Especie
Arbustos
PC
Brisales
PC
Plántulas
PC
Herbáceas
PC
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10
Tipo de muestreo: probabilística / intencional / cuotas aleatoria / regular / estratificada
parcelas / transectos / puntas
33
Localización de áreas de muestreo u observaciones según mapa base
Punto
Latitud
Longitud
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
34
Listado general de especies registradas en la finca y/o comunidad
Evaluadores:
Fechas
previstas:
A: abundante
C: común
NA: nativa distribución amplia
NE: nativa, endémica
E: exótica
Genero
Especie
Nombre Común
Abundancia
Carácter
35
Anexo 5: Ficha de registro de fauna (una para la finca y/o comunidad en conjunto)
Nombre de finca y/o comunidad:
Localidad:
Evaluadores:
Fechas de visita:
Estructura del hábitat: (Evaluación: MA: Muy alta A: Alta M: Media B: Baja
MB: Muy Baja)
Formación:
Tipo forestal:
Comunidad tipo:
Categoria: B. Adulto / adulto abierto / B.
secundario etapa seral 3 / B. secundario etapa
seral 2
Representatividad del predio:
MA A M B MB
Representatividad del entorno:
MA A M B MB
Evaluación MA: Muy alta A: Alta M: Media B: Baja MB: Muy Baja
Unidades de paisaje
Dominancia
Conectividad
Tierras urbanizadas
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Tierras agrícolas
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Praderas
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Plantaciones forestales
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Matorrales
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Bosque secundario (etapa seral)
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Bosque adulto abierto
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Bosque adulto denso
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Humedales de altura
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Otros
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
Alteración
Intensidad
Extensión
A1 Habilitación Agrícola
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A2 Construcción de infraestructura
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A3 Incendios
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A4 Actividad forestal
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A5 Caza de fauna cimarrona
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A6 Predacion de perros y gatos
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A7 Ganado en el bosque
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A8 Abonos químicos
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A9 Insecticidas, fungicidas y nematicidas
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A10 Drenaje de humedales
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A11 Contaminación de aguas
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A12 Riberas desprotegidas
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A13 Alteración de áreas de reproducción
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A14 Atropellamiento de fauna silvestre
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A15 Proliferación de especies exóticas
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A16 Basureros clandestinos
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
A17 Otras alteraciones
MA
A
M
B
MB
MA
A
M
B
MB
36
Lista preliminar de especies indicadoras
Nombre Común
Nombre
Cientifico
Presencia
segura
Presencia
probable
Presencia
posible
Presencia no
registrada
Lugar y fecha
de registro
37
Tipo de muestreo u observación:
Localización de los puntos de observación según mapa base:
Punto
Latitud UTM
Longitud UTD
Observaciones
Lista general de de especies animales registradas en la finca y/o comunidad
Genero
Especie
Nombre común
Distribución
Hábitat
característico
38
Anexo 6: Ficha de evaluaciòn paisajística
CI
Indicador de espacio
Dominancia
Conectividad
Presencia de proceso erosivo
A1
Perdida de hojarasca y horizonte orgánico superficial
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
A2
Perdida de suelo, raíces expuestas
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
A3
Presencias de cárcavas, inestabilidad de laderas,
deslizamientos
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
A4
Derribamiento de laderas y taludes
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
Compactación de suelo
B1
Disminución de especies susceptible al pisoteo
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
B2
Disminución de la capacidad de infiltración de agua de
lluvia
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
B3
Mortalidad de árboles y otros signos de fuerte
compactación
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
Alteración de cursos de agua
C1
Ruptura o modificación de la red de drenaje
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
C2
Barreras al libre trancito de animales acuáticos
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
C3
Sedimentación en cursos de agua
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
Contaminación de suelos
D1
Presencia de fogatas dispersas
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
D2
Presencia de basuras biodegradables
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
D3
Presencia de basuras no biodegradables
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
D4
Derrame de combustibles y aceites
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
D5
Fosos de excretas
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
D6
Vertido de materiales tóxicos o peligrosos sin control
aparente
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
Contaminación de cuerpos de agua
E1
Aumento de la turbidez de agua por sedimentación en
suspensión
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
E2
Descargas detergentes (espuma presentes)
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
E3
Descarga de agua servidas
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
E4
Descarga de combustible y aceites flotantes (efecto
tornasol)
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
E5
Registro documentado de contaminación orgánica y/o
química
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
Cambios en la composición de comunidades
vegetales y animales
F1
Perdida o alteración de cobertura arbórea por habilitación
agrícola
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
F2
Perdida o alteración de cobertura arbórea por efecto del
suelo
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
F3
Perdida o alteración de cobertura arbórea por extracción
de madera
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
F4
Perdida o alteración de cobertura arbórea por sobre
pastoreo
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
G1
Sustitución forestal con especies exóticas
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
G2
Drenaje de humedales y vegas
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
G3
Introducción de flora exótica
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
H1
Caza de fauna silvestre nativa e introducida
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
H2
Comportamiento anormal de fauna silvestre
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
H3
Predacion de fauna silvestre por perros y/o gatos
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
H4
Introducción y aumento de fauna exótica
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
39
CI
Indicador de espacio
Dominancia
Conectividad
Calidad escénica del paisaje
I1
Alteraciones visuales, acústicas y olfativas eventuales
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
I2
Uso de formas y tamaños contrastes no presentes en el
ambiente
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
I3
Uso de colores o texturas artificiales no presentes en el
ambiente
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
I4
Estructuras que obstaculizan panorámicas o elementos
singulares
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
I5
Presencia de basura u otros restos humanos visibles en
el ambiente
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
I6
Variación en el ruido de fondo por sonidos artificiales o
humanos
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
I7
Presencia de olores molestos
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
I8
Intrusión visual en áreas de alto valor escénico
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
I9
Modificaciones de relieve o la estructura del paisaje
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
40
Bibliografía utilizada y consultada
Altieri, M. 1997 Agro-ecología. Bases científicas para una agricultura sustentable, CLADES /ACAO,
La Habana, Cuba.
Amézquita, E. 1996. Efecto de la labranza en las propiedades físicas de los suelos. El Dorado,
Santa Fé de Bogotá. Colombia.
Ávila et al., 2001. Almacenamiento, fijación de carbono y valoración de servicios ambientales en
sistemas agroforestales en Costa Rica. Agroforestería en Las Américas. Vol. 8, No. 30.
Ayuda de Memorias de Macrotalleres y Microtalleres participativos del proceso de elaboración del
Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier, DAP, PROCARYN, GITEC-
SERCITEC, 2004-2005.
Evaluación Ecológica Integral (EEI), TNC, Fundación Moscoso Puello, Santo Domingo, Republica
Dominicana, 2004.
FENERCA, 2001. Reducción de emisiones de carbono: Una guía para empresas de energía
renovable.
Melgar, M. 2002. Diagnostico de Áreas Críticas, Proyecto MAG-PAES/CATIE. El Salvador.
Melgar, M. 2002. Diagnostico y Evaluación Rápida Participativa, Proyecto MAG-PAES/CATIE. El
Salvador, 2002.
Melgar, M. 2002. Evaluación del sistema de monitoreo biológico del Parque Nacional Montecristo, El
Salvador, MAG-PAES/CATIE.
Melgar, M. y Mairich, L. 2003. Analisis Multicriterio de la Infraestructura del Parque Nacional Sierra
Bahoruco. GITEC-SERCITEC-PROCARYN, Jarabacoa, República Dominicana.
Melgar, M. 2003. Diagnostico Línea Base del Departamento de Rivas Nicaragua, IAK-GOPA/GTZ.
Melgar, M. y Mairich, L. 2004. Metodología para el Desarrollo del Plan de Ordenamiento Territorial de
la Cuenca Alta del Rió Yaque del Norte y Municipio de Jarabacoa. GITEC-SERCITEC-PROCARYN),
Jarabacoa, República Dominicana.
Morales, R., Melgar, M. 2002. Desarrollo de Regiones de Conservación y Desarrollo Sostenible
(RECODES). Proyecto Ambiental de El Salvador (PAES), BID, CATIE. El Salvador.
SEMARN/GTZ. 2003. Guía Metodológica para la Elaboración y/o Actualización de Planes de Manejo
de Areas Protegidas en la República Dominicana. Santo Domingo.
SEMARN/Fundación Moscoso Puello, Evaluación Ecológica Integrada del Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo), Republica Dominicana, 2002.
SEMARN/Fundación Moscoso Puello, Plan de Conservación del Parque Nacional Juan Bautista
Pérez Rancie (Valle Nuevo), Republica Dominicana, 2002.
SEMARN/Fundación Moscoso Puello, Ico Félix, El Guardián de las Montañas, Republica Dominicana,
2004.
41
SEMARN/Fundación Moscoso Puello, Guía Metodologica de Educacion Ambiental, Republica
Dominicana, 2003.
Secretaria de Estado de Areas Protegidas (SEA) y Departamento de Vida Silvestre, inventario
faunistico del Parque Nacional Valle Nuevo, Santo Domingo 1990.
The Nature Conservacy (TNC), Evaluación de Manejo del Fuego en los Ecosistemas de Tierras Altas
de la Republica Dominicana, Informe técnico, Republica Dominicana, Noviembre 2004.
42
FICHA TECNICA ACTUALIZADA
MICROCUENCA LOS DAJAOS Equipo Núcleo Operativo
Secretaria de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales
Proyecto de Manejo y Conservación de Recursos Naturales de la
Cuenca Alta del Rio Yaque del Norte – PROCARYN –
Ayuntamiento de Jarabacoa
Cooperación Alemana KfW-GTZ
1. Microcuenca Los Dajaos
1.1 Mapa general de Microcuenca Los Dajaos
43
1.2 Mapa de comunidades que integran Microcuenca Los Dajaos
La Palom a
Los Dajaos
Arroyo Dulce
Piedra Llana
El Manguito
Los Marranitos
Josafá
El Bolo
44
45
Cruz de Cuaba
Los Peces
El Rubecindo
El Nuez
Los Dajaos
El Montellano
1.3 Pendientes de los arroyos en la microcuenca de Los Dajaos
Leyenda
800-900
900-1000
1000-1100
1100-1200
1200-1300
1300-1400
1400-1500
1500-1600
46
2. ASPECTOS BIOGEOGRÁFICOS
2.1. Area
5,389.419 hectáreas
2.2. Perímetro
41,084.901metros
2.3. Característica
Climática
2.3.1. Precipitación
2.3.2. Temperatura
2.3.3. Humedad
Relativa
promedio
1750 mm
20 grados Celsius
85 %
2.4. Pendiente Promedio
2.5. Pedregosidad
2.6. Profundidad de Suelo
30 %
Media/Alta
25 centímetros
2.7. Descripción Geomorfológico
Microcuenca caracterizada por presencia de roca calcárea, con estibaciones y valles aluviales, con una
pendiente que va desde levemente ondulada hasta escarpada en la aristas de las montañas.
2.8. Calidad Hidrología
A pesar de ser una de la microcuencas con un alto numero de comunidades y habitantes, la calidad
hidrobiologica se puede considerar como aceptable, considerando la cobertura forestal existente, pero
existen tendencias a la degradación principalmente en la cabecera de nacimientos donde algunas
personal han empezado a adquirir tierra para crianza de ganado, además en las zonas de
concentración de la población existen problemas en el manejo de basura lo cual incide directamente
sobre la calidad del agua.
3. ASPECTOS DEMOGRAFICOS
3.1. Número de Familias
3.2. Numero de Personas
3.3. Numero de
Comunidades
230
1,275
11
3.4. Listado de Comunidades
1. La Paloma; 2. Arroyo Los Dajaos; 3. Arroyo El Dulce; 4. Josafa (Desabitada), 5. Los Marranitos, 6.
Piedra Llana (Peluda), 7. Pino del Rayo Los Dajaos; 8. El Bolo (Desabitada); 9. El Paraguas de Los
Dajaos; 10. El Manguito; 11. Rancho del Rio (1 vivienda).
4. ASPECTOS SOCIOPRODUCTIVOS
4.1. Zonificacion de la microcuenca
-Parte baja, de 700 a 1000 msnm ;
-Parte mediana, de 1000 a 1400 msnm ;
-Parte alta, de 1400 a 1600 msnm.
4.1.1 Parte Baja
Altitud : menos de 1000 msnm.
Pendientes débiles, de 0 hasta 30% : orillas de arroyos, lomitas.
Cercanía del arroyo Los Dajaos y afluentes en abundancia
Muchas cañadas y zonas de acumulación de materia orgánica : suelos negros, arenosos con buen
drenaje, fértiles. Laderas con suelos profundos, más arcillosos (barro rojo), pedregosidad no
limitante (menos de 30%)
Vegetación natural : zona de vida del bosque muy húmedo montano bajo (bmh – MB) ;
La temperatura mediana es de 18°C.
Uso del suelo
Cultivo de tayota con riego, sin rotaciones, sin descanso de la tierra.
Cultivo de hortalizas sobre pequeñas áreas (parcelas de 1 a 10 tareas): fresa, repollo, lechuga,
tomate, cebolla.
Pocos cultivos de víveres y granos básicos, alrededor de las casas, economía de patio.
47
Además, esa parte concentra de la mayoría de los habitantes y de las dinámicas económicas, así como
de las infraestructuras comunitarias : dos escuelas (Arroyo El Dulce, Los Dajaos), carretera transitable
(El Manguito Arroyo El Dulce), clínica rural (Los Dajaos), dos puentes colgantes (Los Dajaos), 4
turbinas micro eléctricas ;
Parte mediana
Altitud : 1000 a 1400 msnm.
Pendientes mas fuertes, generalmente limitante para agricultura (20 a 60%), pocas parcelas llanas.
Cañadas con fondos reducidos y pendiente : menor acumulación de materia orgánica, suelos
arcillosos con drenaje a veces limitante, pedregosidad baja.
Vegetación natural : zona de vida del bosque muy húmedo hasta húmedo montano bajo (bmh - MB
hasta mh - MB).
Temperatura parecida a la de la zona precedente.
Presencia de varios nacimientos y arroyos de caudal medio a bajo (5 a 70 L/s)
1
, presas de
pequeños acueductos privados (para el riego y el consumo de la casa) y del acueducto de la
comunidad en el Rubecindo, Piedra Llana (con un caudal de 1 a 5 L/s ) ;
Uso del suelo
Poco cultivos de renta, parcelas de conuco : siembra de víveres con baja tecnicidad, sin riego, roza-
quema de descanso corto (3 a 8 años) ;
Cafetales abandonados.
Parcelas de reforestación (Pino Occidentalis, Gravilea, cedro).
Las pocas familias que viven en esa zona tienen que ir a las partes bajas para ir a la escuela,
vender sus producciones, participar a talleres de capacitación, etc., lo que les toma tiempo, además
de los trabajos agrícolas.
Parte alta
Altitud : 1400 a 1700 msnm ;
Cumbres y altos de quebradas, pendientes medianos, a veces limitantes;
Fertilidad mediana a baja : la sobreexplotación del bosque y la ganadería extensiva limitaron la
reproducción de fertilidad de los suelos ;
A pesar de todo, profundidad del suelo no limitante ;
Zona de vida del bosque húmedo montano bajo (bh MB), pero con temperaturas menores y
precipitaciones mayores que en las partes mas bajas de la cuenca.
Uso del suelo
Ganadería extensiva y explotación del bosque (madera, leña, y carbón) en regresión ;
Agricultura de renta muy reducida por falta de cómodo y de medios de transporte de la producción:
cultivo de víveres para el autoconsumo casi exclusivamente.
Parcelas de reforestación
4.2. Agrosistemas
4.2.1 Tipo 1: trabajadores sin tierra
Esta primera clase de campesinos corresponde a una situación límite, pues les faltan dos de los tres
componentes constitutivos de un sistema de producción: la tierra y el capital. Solo poseen su fuerza de
trabajo que venden en explotaciones ajenas. En este sentido, son considerados como obreros más que
como agricultores, estatus que les deja un poder de decisión para la agricultura de la cuenca casi nulo.
Forman parte importante de la población de la cuenca, hasta 100 personas (9 %). Participan
principalmente en los trabajos de mantenimiento de cafetales (chapia, mantenimiento de sombra), de
cosecha del café entre los meses de noviembre y abril, y de la tayota todo el año. El precio de la mano
1Fuente: Estudio de desarrollo de energía hidroeléctrica fortaleciendo la producción agrícola en la
subcuenca de Los Dajaos, Jarabacoa, 2004.
48
de obra varía entre 100 y 200 RD$ por día, más una comida sencilla (que se puede estimar a 20 RD$),
para los trabajos agrícolas. Pero generalmente, los trabajadores sin tierras aceptan sueldos de 25 a 50
RD$ menores que otros, es decir que su costo de oportunidad es mas bajo porque no tienen otra
fuente de recursos (una producción propia) con que comparar su sueldo.
Hay que notar que estos trabajadores son mayormente Haitianos instalados desde poco en la
microcuenca, que no pudieron heredar tierras de familiares y llegaron sin el capital necesario para
comprarla. También pertenecen a esa categoría los jóvenes que todavía no poseen tierra propia y que,
además de ayudar en la finca familiar, trabajan a veces en finca ajena.
4.2.2 Tipo 2: Fincas exclusivamente conuqueras
Los conuqueros exclusivos constan de todas las familias que tienen pocas tierras, algunas veces
propias pero más a menudo prestadas, que usan solamente para el cultivo de víveres en conucos.
Practican la agricultura más tradicional de la microcuenca, un sistema de producción cuyo objetivo
principal es asegurar el abastecimiento en víveres para la casa durante todo el año, limitando al
mínimo los gastos del hogar. En ese sentido, eligen itinerarios de cultivo que no siempre optimizaran
los rendimientos o el margen bruto, sino que evitaran periodos de escasez de comida. Usan muy pocos
insumos químicos, la mano de obra es únicamente familiar, y venden solamente lo que sobra después
del consumo de la familia, a menudo unos 5 a 20 % de su producción, a menudo la única fuente de
ingresos de la familia.
Practican una agricultura de tipo roza / quema en tierras con laderas de pendientes medianos a fuertes
(30 – 50 %), con parcelas de 5 a 20 tareas, sin riego.
4.2.3 Tipo 3: fincas de policultivo de venta
En estas fincas, los agricultores tienen varios cultivos principales con destinación a la venta (tayota,
café, fresa y hortalizas en algunos casos, limón), que manejan a veces sucesivamente con rotaciones,
a veces simultáneamente en varias parcelas. Para esos cultivos, dedican sus mejores tierras (ubicadas
en partes llanas o cañadas), usan riego y insumos químicos para mantener unos rendimientos y una
calidad de producción estables. Para algunas operaciones recurren a mano de obra ajena pagada. Las
áreas cultivadas son pequeñas, de tierras propias o prestadas, generalmente con riego
Al mismo tiempo casi todos siguen con la agricultura tradicional de conuco en tierras más altas para el
autoconsumo, lo cual constituye una seguridad en termino de abastecimiento de comida para la familia
en caso de bajada de los ingresos (perdidas, caída de los precios,…), además de permitir que la mayor
parte de los ingresos sea usada para el funcionamiento de la finca (auto inversión).
4.2.4 Tipo 4. Fincas de monocultivo
Son fincas que tuvieron una fase de especialización en un solo cultivo. La inversión necesaria a esta
especialización provino de recursos generados por un sistema de policultivo de renta, o incluso de
capitales de origen extra agrícola. La mayoría de estos agricultores producen tayota en tierras con
buena fertilidad. Su objetivo es maximizar el rendimiento por tarea, mediante el uso de una gran
cantidad de insumos qmicos, de mano de obra pagada, y de manera general, una capitalización de la
finca.
En esta categoría se encuentran también fincas de producción de café, que a pesar de ser pocas,
desempeñan un papel importante por la superficie ocupada y la grande cantidad de mano de obra que
emplean.
4.2.5 Tipo 6: Fincas de ganadería
Ocupan pastos naturales, y en algunos casos sembrados, en las partes las más altas de la cuenca, o
unas lomitas con pendientes fuertes en la parte baja de la cuenca. Las vacas están sueltas en áreas
muy grandes, con cercanías de alambre de espina.
Generalmente, son dueños de la remada y de la tierra, pero viven a fuera de la cuenca (Jarabacoa,
Santo Domingo, o Nueva York)
4.3. Analisis de Cadenas Productivas de Valor
49
Existe experiencias incipientes en el desarrollo de Cadenas Productivas de Valor (CPV) especialmente
en Café y Madera Certificada, existen esfuerzos para conformar el Cluster de Café impulsado por AID
a través del Centro de Estrategia.
5. RESULTADOS DE ESTUDIO DE CAPACIDAD DE USO DE LA TIERRA (ECUT)
5.1. Capacidad de Uso de la Tierra
1. Forestal de protección 1,500 hectáreas; 2. Forestal de producción 2,100 hectáreas; 3. Agroforesteria
800.00 hectáreas; 4. Agricultura con mejoras 989.419 hectáreas.
5.2. Analisis de Conflicto de Uso
La microcuenca posee una de las relaciones de uso deseable del suelo de la CAY, se estima que
solamente 526.00 (9.7 %) hectáreas se encuentran bajo el termino de conflicto de uso.
6. RESULTADO DEL DIAGNOSTICO DE AREAS CRITICAS (DAC)
6.1. Nivel de
Prioridad
Descripción
1
Aunque la microcuenca posee características deseables de manejo del
suelo y los recursos naturales, existe tendencias tales como el
monocultivo de la tayota y ganadería extensiva que estan causando
áreas criticas de manejo, además la iniciativas de la microcuenca deben
de ser documentadas y monitoreadas para su futura extrapolación a
otras microcuencas de la CAY.
6.2. Principales Areas Criticas Biofísicas
1. Cambio de uso del suelo por deforestación, principalmente causado por ganaderos en la parte alta
de la microcuenca; 2. Construcciones de infraestructura para turismo; 3. Mal diseño de caminos
rurales; 4. Ampliación de zonas agrícolas para producción de Tayota; 5. Mal manejo de aguas mieles
de productores de café; 6. Granjas de producción de cerdos; 7. Basura orgánica e inorgánica
arrojada a ríos y arroyos; 8. Sobreutilización de arroyos para riego de cultivos agrícolas.
50
7. POTENCIAL HIDROELECTRICO
Ptotal = 882,704 + 38,704 + 6,936 + 215,681 + 64,115 = 1 208,14 kW.
Con arroyos de caudal bastante importante y caídas buenas, Los Dajaos es una microcuenca
apropiada a la instalación de microturbinas. Se puede teóricamente producir 1,20 MW.
En las alturas, los caudales son bastantes y las pendientes son particularmente fuertes, seria el
medio de construir una instalación a costo menor. Pero el alejamiento de la comunidad implica que
haya una grande longitud de cables eléctricos. Se plantean así el problema de las conexiones
salvajes, lo del mantenimiento, y lo de los robos.
La elección de sitios de mayor intereso es entonces un compromiso entre una pendiente fuerte, y una
distancia con la comunidad bastante débil.
Tres arroyos se distinguen por su atractivo grande : el arroyo Los Peces (para pequeños proyectos),
el arroyo El Nuez (para proyectos de tamaño mediano), y el arroyo El Rubecindo (para proyectos
yendo hasta 200 kW).
De manera más precisa, esta aconsejado de usar la porción del Arroyo el Nuez de 1050 a 1300
msnm o la porción del Arroyo El Rubecindo de 1060 a 1300 msnm. Puntos de referencia fueron
tomados cerca de estos sitios claves (M03316A para el arroyo El Nuez, y M033014A para el arroyo
El Rubecindo).
8. ACCIONES PROPUESTAS A DESARROLLAR
64,115
215,681
6,936
38,704
882,704
0 100 200 300 400 500 600 700 800 900
El Nuez
El Rubecindo
Los Peces
Palo de Cuaba
Los Dajaos
Potencial (kW)
Nombres de los arroyos
51
8.1 A Corto Plazo (Menos de 2 años)
Proyecto de producción de energía eléctrica para el fomento de la producción
agroindustrial;
Proyecto de implementación de cuarto frió comunitario;
Proyecto de construcción del camino forestal El Dulce – El Bolo – La Cotorra;
Proyecto de fomento del laboratorio invitro de ASADA;
Proyecto de invernaderos rústicos familiares;
Proyecto de acueducto de Comunidad Pino del Rayo Los Dajaos;
Proyecto de producción de viveros comunitarios de plantas nativas;
Proyecto de transectos ecoturísticos “Sonido del Yaque”.
8.2 A Mediano Plazo (De 2 a 5 años)
Proyecto de fomento a la producción de conejos estabulados;
Proyecto de fomento a la piscicultura de trucha arco iris;
Proyecto de fomento a la apicultura familiar;
Proyecto de fomento de cultivos no tradicionales (frambuesa, mora, granadilla dulce, lulo,
tomate de árbol y guayaba china);
Proyecto de ecoturismo comunitario de Los Dajaos.
8.3 A Largo Plazo (De los 5 a los 10 años)
Proyecto de agro industrialización de productos agrícolas de Los Dajaos;
Proyecto de escuela de artes de Los Dajaos.
9. COMPONENTES DEL PLAN DE MANEJO INTEGRAL DE LA MICROCUENCA LOS DAJAOS
No.
Nombre del componente
1
Fortalecimiento institucional de las organizaciones de base que componente el Comité de
Microcuenca Los Dajaos.
2
Formulación, gestión e implementación de proyectos estratégicos.
3
Manejo y recuperación de caudales de agua de microcuenca Los Dajaos
4
Educacion y concientización ambiental.
52
REPUBLICA DOMINICANA
SECRETARIA DE ESTADO DE MEDIO AMBIENTE Y
RECURSOS NATURALES
SUBSECRETARIA DE AREAS PROTEGIDAS Y BIODIVERSIDAD
DIRECCION DE AREAS PROTEGIDAS
FICHA TECNICA DEL
PARQUE NACIONAL JUAN BAUTISTA PEREZ RANCIER
(VALLE NUEVO)
REPUBLICA DOMINICANA, NOVIEMBRE2005
53
Equipo técnico de planificación
En noviembre del año 2004, el equipo técnico de planificación del “Plan de Manejo del Parque
Nacional Juan Bautista Pérez Rancier” inició actividades con el objetivo de actualizar el Plan de
Manejo existente, para obtener un instrumento actualizado y consensuado que permita la
conservación y administración eficiente y eficaz del Parque Nacional.
El equipo técnico de planificación del Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez
Rancier se integra por:
1. Sr. Roberto Sánchez Director de Areas Protegidas
2. Sr. Pedro Arias Coordinador del Equipo Técnico de Planificación
3. Sr. José Feliz Mateo Encargado del Departamento de Gestión
4. Sr. Ramón Ovidio Sánchez Encargado del Departamento de Investigación
5. Sr. Alfredo Martínez Encargado del Departamento de Control y Vigilancia
6. Sr. Carlos Abreu Administrador del PNJBPR
7. Sr. José Alarcón Consultor Facilitador de Planes de Manejo PROCARYN
8. Sr. Lothar Mairich Consultor Principal GITEC-SERCITEC
9. Sr. Marvin Melgar Consultor Internacional Areas Protegidas GITEC-SERCITEC
Apoyo técnico
El presente documente fue redactado en el marco de la Cooperación Financiera y Técnica Alemana
con la República Dominicana a través de la Subsecretaría de Estado de Areas Protegidas y
Biodiversidad y el Proyecto Manejo y Conservación de la Cuenca Alta del Río Yaque del Norte
(PROCARYN).
Técnicos Nacionales:
Sr. Carlos Abreu Vitoriano Administrador del Parque Nacional Juan Bautista
Pérez Rancier: Persona de referencia, consulta y facilitación de
información técnica y administrativa
Lic. Pedro Arias Coordinador de Equipo de Planificación Dirección de Areas
Protegidas: Apoyo conceptual y facilitación de información
técnica
Consultores:
Lic. Marvin Melgar Ceballos Consultor Planes de Manejo de Areas Protegidas, GITEC-
SERCITEC-PROCARYN: Análisis y redacción técnica
Dr. Lothar Mairich Consultor Planes de Manejo de Areas Protegidas, GITEC-
SERCITEC-PROCARYN: Apoyo conceptual y revisión técnica
Ing. José Alarcón Mella Consultor Facilitador Planes de Manejo de Areas Protegidas,
KfW-GTZ-PROCARYN: Facilitación y contribuciones técnicas
54
Acrónimos, siglas y abreviaciones
AP
Área Protegida
AES
Analisis Estratégico Situacional
BID
Banco Interamericano de Desarrollo
BM
Banco Mundial
BMZ
Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo
CARICOM
Comunidad Caribeña
CDE
Corporación Dominicana de Electricidad
CDM
Comité de Desarrollo Municipal
CF
Cooperación Financiera
CFD
Cámara Forestal Dominicana
CIM
Centrum für Internationale Migration und Entwicklung
COI
Comité Operativo Intersectorial
COREBECA
Comité Regional de Beneficiarios Campesinos
CCP
Consultor de Corto Plazo
CP
Consultor Principal
CT
Cooperación Técnica
CV
Curriculum Vitae
DAC
Diagnóstico de Areas Críticas
DCUP
Determinación de Capacidad de Uso Publico
DED
Deutscher Entwicklungsdienst (Servicio Alemán de Cooperación Social- Técnica)
DIARENA
Dirección de Información Ambiental y de Recursos Naturales
DINAP
Dirección Nacional Areas Protegidas
DGF
Dirección General Forestal
ECUT
Estudio de Capacidad de Uso de Tierra
EEI
Evaluación Ecológica Integral
ETA
Equipo Técnico Administrativo
ETOT
Equipo Técnico de Ordenamiento Territorial
EN
Equipo Núcleo
Euro
Moneda Europea
EdL
Expedientes de Licitación
EPAM
Extensión Participativa como Aprendizaje Mutuo
FAO
Food and Agriculture Organisation – Organización Mundial de Alimentación y Agricultura
FdD
Fondo de Disposición
FECAJA
Federación de Campesinos de Jarabacoa y Jánico
FED
Fondo Europeo de Desarrollo
FSC
Forest Steward Council – Consejo de Manejo Forestal
FMP
Fundación Mosco Puello
GITEC
Empresa Consultora Alemana
GTZ
Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (Cooperación Técnica Alemana)
HELVETAS
Asociación Suiza para Desarrollo y Cooperación
INDESUR
Instituto de Desarrollo del Suroeste
INDRHI
Instituto Nacional de Desarrollo de Recursos Hidráulicos
IDIAF
Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales
ISA
Instituto Superior Agrario
JD
Junta Directiva
JICA
Japanese International Cooperation Agency
KfW
Kreditanstalt für Wiederaufbau (Banco de Reconstrucción)
Lcd
Litros de caudal por segundo
M&E
Monitoreo y Evaluación
MACFTN
Red Mesoamericana de Productos Forestales (Red de Comercio)
MAC
Mapeo de Actores Claves
MF
Medidas Financieras
MFS
Manejo Forestal Sostenible
N
Norte
NO
Nor Oeste
NE
NorEste
N-S
Norte – Sur
OE
Organización Ejecutora del Proyecto Alto Río Yaque del Norte
OG
Organización Gubernamental
55
ONG
Organización No Gubernamental
ONAPLAN
Oficina Nacional de Planificación, Secretaría Técnico de la Presidencia
OT
Ordenamiento Territorial
PEDM
Plan Estratégico de Desarrollo Municipal
PFFG
Programación Física y Financiera General
Plan Sierra
Asociación de Conservación y Uso Adecuado de Recursos Naturales
PLUT
Planificación de Uso de Tierra
PNJBPR
Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier
PNJCR
Parque Nacional José del Carmen Ramírez
PNAB
Parque Nacional Armando Bermúdez
PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
POA
Plan Operativo Anual
POG
Plan Operativo General
POT
Plan de Ordenamiento Territorial
PROCARYN
Proyecto de Manejo Sostenible Cuenca Alta del Río Yaque del Norte
PRODAS
Proyecto de Desarrollo Agrario en San Juan de la ‘Maguana
PROGRESSIO
ONG Dominicana de Conservación de Areas Protegidas
PSA
Pago de Servicios Ambientales
RBMA
Reserva de Biosfera Madre de las Aguas
RECODES
Región de Conservación y Desarrollo Sostenible
RIN
Región de Influencia
SEA
Secretaría de Estado de Agricultura
SESEMARENA
Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales
SICA
Sistema de Integración Centroamericana
S
Sur
SO
SurOeste
SE
SurEste
TdR
Términos de Referencia
TDAC
Taller para Diagnostico de Areas Criticas
TNC
The Nature Conservancy (ONG Conservación Natural)
UE
Unión Europea
UICN
Unión Mundial para la Conservación
UGAM
Unidad de Gestión Ambiental
USAID
United States International Development Cooperation Agency
WWF-CA
Fondo Mundial para la Naturaleza Centro América
ZAM
Zona de Amortiguamiento
ZI
Zona de Influencia
ZUPA
Zona de Uso Publico y Administrativo
ZPI
Zona Primitiva e Investigación
ZR
Zona de Recuperación
Medidas y monedas
Euro Moneda de la Unión Europea
Ha Hectárea
HD Hombre día
Km Kilómetro
km² Kilómetro cuadrado
Métro cuadrado
Métro cúbico
m.s.n.m. Metros sobre nivel del mar
RD$ Peso Dominicano
Ta Unidad de medida de superficie: 16 tareas = 1 ha
US$ United States Dollar (moneda estadounidense)
56
Kit Documentación del Plan de Manejo del Parque Juan Bautista Pérez Rancier (PNJBPR)
PARTE 1: FICHA TECNICA DEL PLAN DE MANEJO
PARTE 2: RESUMEN EJECUTIVO
1.1 RESUMEN EJECUTIVO
1.2 PRESENTACION DE PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS DE MANEJO
1.3 MAPAS BASICOS
PARTE 2: PLAN DE MANEJO DEL PARQUE NACIONAL JUAN B. PEREZ RANCIER
2.1 DIAGNOSTICO
2.2 PROPUESTA PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS DE MANEJO
2.3 MARCO LOGICO DE PROGRAMAS Y SUBPROGRAMAS
2.4 MAPAS TEMATICO
PARTE 3: COMPENDIO DEL PROCESO PARTICIPATIVO
3.1 MAPEO DE ACTORES
3.2 ANALISIS DE PARTICIPACION POR TALLER PARTICIPATIVO
3.3 FICHA RESUMEN DE RESULTADOS POR TALLER
3.4 AYUDA DE MEMORIAS DE TALLERES
PARTE 4: ESTUDIOS ESPECIFICOS
4.1 RESULTADOS DEL DIAGNOSTICO DE CAPACIDAD DE USO
PUBLICO
4.2 METODOLOGIA DE PLAN DE USO DE LA TIERRA (PLUT) PARA
CONSERVACION
4.3 PROPUESTA DE ENFOQUE Y MODELO DE COMPESACION
AMBIENTAL DEL PNJBPR
4.4 PLAN EMERGENTE PARA IMPLEMENTACION DEL ENFOQUE
Y MODELO DE COMPESACION AMBIENTAL
4.5 RESULTADOS DE DIAGNOSTICO Y ESTUDIO DE
INFRAESTRUCTURA Y EQUIPAMIENTO
4.6 DIAGNOSTICO DE AREAS CRÍTICAS (DAC)
4.7. ESTUDIO DE CAPACIDAD DE USO DE LA TIERRA (ECUT)
4.8 CARACTERIZACION SOCIOECONOMICA RAPIDA (CSR)
4.9 ACTUALIZACION DEL MAPA DE COBERTURA Y USO.
4.10 PROPUESTA DE ZONIFICACION DEL PNJBR.
4.11 SONDEO DE VALORIZACION HIDRICA (SVH).
57
Índice
Ficha técnica
7
1. Fecha de preparación de la ficha técnica
7
2. Periodo de vigencia del plan de manejo
7
3. Nombre del área protegida y categoría de manejo
7
4. Localización y/o dirección de la sede administrativa del área
7
5. Institución administradora
7
6. Extensión y marco legal
7
7. Descripción general del PNJBPR
8
7.1 Relevancia Ecológica
8
7.2 Flora
8
7.3 Fauna
8
7.4 Cobertura y uso del suelo
8
7.5 Geología
9
7.6 Clima
9
7.7 Hidrología
10
7.8 Objetos de conservación
11
8. Características demográficas
12
Bibliografía
14
58
Ficha Técnica del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (PNJBPR)
1) Fecha de preparación de la ficha técnica:
La ficha técnica del presente Plan de Manejo se prepara durante el mes de Abril del año 2005.
2) Periodo de vigencia del plan de manejo:
El Plan de Manejo del PNJBPR, tendrá una vigencia de cinco años, iniciando en el año 2005 y
concluyendo en el año 2009.
3) Nombre del área protegida y categoría de manejo:
La categoría asignada bajo la Ley de Medio Ambiente 64-00, es de Parque Nacional y oficialmente es
reconocido como “Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier” desde el año 1996.
4) Localización y/o dirección de la sede administrativa del área:
El Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier, anteriormente conocido como "Valle Nuevo", se
localiza en la Cordillera Central de la República Dominicana y forma parte del sistema montañoso
más importante de la Isla Española. Esta zona ha llamado la atención desde que en 1888 el Barón
de Eggers incursionó en el área y depositó las colecciones botánicas en centros de investigación de
Europa. Las plantas colectadas lograron que investigadores europeos de gran renombre científico,
como Schomburgk, Ekman y Chardón, mostraran interés por estas tierras y años más tarde
realizaran varias expediciones a dicha remota región.
El parque se encuentra localizado entre las provincias Monseñor Nouel, La Vega, Azua y San José
de Ocoa, en los paralelos 18°36’10" y 18°57’52" latitud norte y 70º26’56" y 70º51’44" longitud Oeste.
(EEI, FMP-TNC, 2001)
5) Institución administradora:
La institución a cargo la conservación, manejo y protección del Parque Nacional es la Secretaria de
Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARENA), a través de la Subsecretaria de Areas
Protegidas y Biodiversidad y la Dirección de Areas Protegidas (DAP), teniendo hasta la fecha una
administración permanente dentro del área protegida. El área protegida cuenta con una oficina
administrativa ubicada en el valle central con el equipo mínimo necesario para el desarrollo de
actividades relacionadas con la protección del área protegida y atención a la visitación.
6) Extensión y marco legal:
Según los mites establecidos por el decreto 233/96, el Parque Nacional Juan B. Pérez Rancier
ocupa un área aproximada de 900 km². En la actualidad la Ley 64/2000, que crea la Secretaria de
Medio Ambiente y Recursos Naturales, reconoce y da validez a los límites establecidos en el decreto
233-96. (EEI, FMP-TNC, 2001)
59
7) Descripción general del PNJBPR
7.1) Relevancia Ecológica
Diferentes componentes ambientales (topografía, geología, elevación y clima) han hecho posible que
en el ámbito de dicho parque se encuentren presentes variados tipos de vegetación. Los estudios de
flora efectuados en la Evaluación Ecológica Integrada (EEI) han reportado 531 especies de plantas,
distribuidas en 401 espermatofitas y 130 helechos. De estas plantas, 138 especies endémicas de la
isla están presentes en el lugar, lo que significa un endemismo de 30%, excluyendo las especies
introducidas. (Plan de Conservación, FMP-TNC, 2001)
7.2) Flora
Algunas de las especies, como es el caso de Juniperus gracilliors (sabina), Magnolia pallescens,
(ébano), Podocarpus aristulatus (palo de cruz), Vegaea pungens (especie restringida a sólo algunas
áreas de éste parque), encuentran allí la posibilidad de escapar a una posible extinción. (Plan de
Conservación, FMP-TNC, 2001)
7.3) Fauna
Con relación a la fauna, la misma está representada por 66 especies de aves, de las que 16 son
endémicas de la República Dominicana, entre las que están: Loxia megaplaga (pico cruzado),
Calyptophillus frugivorus (chirrí), Miadestes genibarbis (jilguero), Priotelus roseigaster (papagayo),
Nesotictes migromegas (carpintero bolo) y Asio stygius noctipetens (lechuza orejita).
Uno de los grupos más conspicuos y de más elevado endemismo lo constituyen los anfibios. De este
grupo se han reportado en el parque 17 especies, representando el 85 % de los anfibios presentes
en la cordillera central y un 26 % con respecto al total de las especies reportadas para la Isla
Hispaniola. Entre estos están Eleutherodactylus auriculatoides, E. audanti (bosque de pinos), E.
abbotti, E. inoptatus (bosque latifoliado), así como E. Montanus yE. patriciae, de más amplia
distribución.
Los reptiles reportados totalizan 23, de estos 3 especies están pendientes de identificación, y al igual
que los anfibios todos son endémicos, Anolis aliniger, Celestus costatus, C. darlingtoni, Leiocephalus
personatus y Anphisbaena manni son los reptiles de mayor presencia en el área.
Se ha confirmado la presencia de 33 especies de mariposas, resultando ser el parque Juan B. Pérez
Rancier, junto a otras zonas de la cordillera central, único hábitat para el desarrollo de algunas
especies, como son los casos de Greta diaphana charadra yCalisto chrysaoros. (Plan de
Conservación, FMP-TNC, 2001)
7.4) Cobertura y uso del suelo
Estudios de la Evaluación Ecológica Integrada, el análisis e interpretación de imágenes de satélites
LANDSAT TM 1988, 1992 y 1996, así como las fotos áreas de 1984, han clasificado la cobertura
vegetal y el uso de suelo de ésta área de la manera siguiente: una cobertura boscosa de
aproximadamente 390 km², de los cuales bosques de pinos abarca la mayor extensión con 244.45
km², seguidos por los bosques nublados con una superficie de 124.46 km², parches de bosques
latífoliados cubriendo una extensión de 16.34 km² y por último pequeños parches cubiertos por
Manaclas.
60
Estas áreas boscosas permiten albergar una rica biodiversidad, contribuyen a la captación de agua y
a mantener una excelente producción hídrica. En dicho parque existen alrededor de 472 ríos de
orden I, formando parte de 5 cuencas hidrográficas y en 4 de estas se han construido infraestructuras
para la generación de energía eléctrica, suministro de agua para riego en apoyo a las áreas agrícolas
de las provincias de la región sur (San Cristóbal, Peravía y Azua), para el Cibao Central y
contribuyendo con el suministro de agua potable para la Ciudad de Santo Domingo.
Alrededor de 221 km² están dedicados en la actualidad al cultivo de productos menores (papa,
zanahoria, ajo, cebolla, gandules, repollo, habichuela, tomates). Cerca de 50 km² han sido dedicados
en los últimos años a expandir la frontera agrícola y aproximadamente 45 km² fueron afectados por
incendios forestales en las dos décadas pasadas. Los 193 k restantes, hasta cubrir la superficie
total establecida en el decreto 233/96, han sido históricamente dedicados a la producción agrícola de
ciclo corto, al cultivo de café y áreas para pastoreo. (Plan de Conservación, FMP-TNC, 2001)
7.5) Geología
La Cordillera Central es un macizo montañoso que consiste en un basamento metamórfico
intrusionado por rocas ígneas, y de rocas volcánicas rodeadas de un manto de sedimentos terciarios
(Schubert A. 1984). Diferentes edades geológicas se han registrado en el Parque Nacional Juan B.
Pérez Rancier, habiéndose documentado áreas originadas en el Cretácico (parte de las cuencas
Yuna y Nizao); zonas de origen glacial específicamente la zona de Alto Bandera, entre los rasgos
geomorfológicos glaciales que sustentan tal aseveración están: citamos circos, aristas, canales
glaciales, rocas aborregadas, morreras y depresiones rellenadas por turbas, a elevaciones por
encima de 1800 m” (Schubert 1984), y otras de origen terciario.
7.6) Clima
En el parque en no existen estaciones meteorológicas establecidas, y las más cercanas están
localizadas en San José de Ocoa, Bonao y Constanza, datos que aportamos para arrojar una idea
de las precipitaciones y la temperatura del área. De acuerdo a diagramas climáticos elaborados por
la Subsecretaría de Recursos Naturales/Secretaría de Estado de Agricultura (1983), en San José de
Ocoa las precipitaciones medias anuales son de 1,075.5 mm con una temporada seca que se
extiende de diciembre a Marzo, un pico elevado de precipitaciones en mayo y otro menor en los
meses correspondiente a Octubre-Noviembre. La temperatura promedio anual es de 23.5oC para un
período de observación de 45 años.
En Bonao el valor promedio de precipitación es de 2139.1 mm, correspondiendo al mes de mayo las
mayores precipitaciones; no se observan temporadas de sequía, la temperatura promedio anual es
de 25.8 oc, para un período de observación de 43 años. Constanza presenta un promedio anual de
1026.4 mm con máximos de lluvias en el mes de mayo y una temperatura promedio anual de 18.2 o
C.
Las condiciones del clima del Parque Nacional Juan B. Pérez Rancier están regidas por los factores
generales que determinan el clima en la Isla Hispaniola. Según De la Fuente (1976) estos son: su
ubicación geográfica (al borde de la zona tropical norte), la circulación de los vientos alisios del
noreste, que arrastran humedad en su recorrido por el Atlántico y al encontrarse con nuestros
sistemas montañosos ascienden y producen lluvias abundantes, la condición de isla y su reducido
tamaño permiten la influencia de las brisas marinas e influyen en la cantidad y distribución de las
lluvias.
Las condiciones orográficas combinadas con la altitud y la influencia de los vientos alisios, que en el
área tienen su punto de inversión térmica a 2,150 msnm (gran parte del altiplano queda por encima
de este punto), contribuyen a los valores de precipitación anual, y a las bajas temperaturas.
61
Basados en el gradiente altitudinal se estima una temperatura promedio anual que oscila entre 12 y
15 grados Celsius, registrándose temperaturas bajo cero Grados Centígrados con frecuencia
(SEA/DVS, 1990). Observaciones no registradas (Andrés Ferrer, comunicación personal) establecen
que las heladas por irradiación se producen por encima de los 2,000 m de altura en sitios como la
Nevera, Valle La Lechuguilla, Rancho al Medio, Hoyo del toro y Alto de la Bandera. La primera
helada de la estación invernal suele ocurrir generalmente a finales de Noviembre y principios de
Diciembre, prolongándose hasta finales de Abril. Se han producido también heladas tardías a fines
de Junio. De acuerdo a Llinás & Ortíz (en prensa) el régimen pluviométrico de éste parque nacional
presenta en sus valores medios una tendencia a ir incrementando en dirección noreste-sudeste,
correspondiendo a la cuenca del río Yuna (polígono A), ser el área de mayor recepción de lluvias, a
consecuencias de los vientos alisios. Se estima un promedio anual de 2000 mm de lluvia al año,
presentando dos regímenes de lluvia definidos por los fenómenos meteorológicos de traslación. Para
el polígono A estos autores reportan una época lluviosa en el otoño e invierno climático y época seca
en la primavera y verano, correspondiendo a septiembre ser el mes más lluvioso y a marzo ser el
mes más seco. (Plan de Conservación, FMP-TNC, 2001)
7.7) Hidrología
Este parque nacional ha sido reconocido por su capacidad de producción de agua: 472 os de
orden I, 196 de orden II y 101 de orden III. Algunos de los principales os del país inician sus
cuencas en esta parte de la geografía nacional, tales como:
Cuenca Río Yuna: con un área ocupacional dentro del parque de 279.00 Km2con una longitud hasta
su desembocadura de 206.6 km. Esta cuenca tiene una producción de agua según las
precipitaciones de 2000-3000 l/s/km², reportados en los datos de la EEI.
Cuenca Río Nizao: que ocupa un área dentro del parque de 200.00 Km² una extensión total de
143.2 km. La producción de agua en la cuenca según las precipitaciones es de 1000 l/s/km²,
reportados en los datos de la EEI.
Cuenca Río Las Cuevas: cubre una superficie dentro del parque de 280.00 Km² y una extensión
hasta su confluencia con el Río Yaque del Sur en la presa de Sabana Yegua de 58.4 km.
Cuenca Río Grande del Medio: Esta cuenca cubre 128.00 Km² dentro del parque, y recorre 79.3 km
antes de confluir con el río Yaque del Sur en la Presa de Sabana Yegua, con un caudal aforado
promedio de 3.2 m³/seg.
Cuenca Rio Yaque del Norte: Una pequeña porción de dicha cuenca se encuentra en el PNJBPR,
aproximadamente 23 Km², en la microcuenca denominada “Arroyo La Descubierta”.
De estos Ríos depende la economía de la región e inclusive la nacional. Sobre cuencas originadas
en esta región se han construido las principales presas del país: la Presa de Sabana Yegua, la Presa
de Hatillo, la Presa de Río Blanco y el Complejo Hidroeléctrico del río Nizao que incluye las Presas
de Jigüey, Aguacate, Valdesia y el Contraembalse de Las Barías. Todas ellas desempeñan un
importante rol en el abastecimiento de agua potable, agua para riego y en la generación de
electricidad. (Plan de Conservación, FMP-TNC, 2001)
7.8) Objetos de conservación
Como resultado de la Evaluación Ecológica Integral (EEI) desarrollada por la Fundación Moscoso
Puello durante el año 1998, fueron identificados ocho objetos de conservación, los cuales se
enumeran y describen a continuación:
62
Objeto de conservación 1 “Bosques de Coniferas”: Bosque que ocupa alturas entre 1930 a 2550
msnm, abarcando el altiplano del Valle Nuevo. Cubre una superficie de 244.45 Km², de los 20.02
km² corresponden al área mejor conservada en zonas pertenecientes a la Loma la Cuchara, Cerros
de Calderon, Loma de los Chivos y Sabana sin Provecho, la especie característica es el pino nativo
(Pinus occidentalis) y constituye el tipo de vegetación que abarca mayor extensión dentro de esta
área protegidas, dominando la cobertura arbórea.
Objeto de conservación 2 “Bosques Nublados”: En el área protegida se localizan a alturas
comprendidas entre los 1,200 a 2,300 mnsnm, estan distribuidos en cuatro unidades dispersas,
abarcando una extensión de 124.46 Km² incluida el área mejor conservada con una superficie de
16.34 Km² que ocupa la zona de La Calentura y la Loma de Masipedro. Estas unidades estan
aisladas por zonas que han sido dedicadas a las actividades agrícolas.
Objeto de conservación 3 “Bosque Latifoliado”: Existen cuatro mancas de bosque húmedos
dispersos en esta unidad protegida, en área de900 a 1900 msnm abarcando una extensión de 16.34
km². Este tipo de bosque puede observarse en la Loma El Pichón y Loma Monteada Nueva en la
vertiente nordeste (Cuenca del Rio Yuna) y en la Loma de Jumunuco, así como pequeños parches
entre la Loma la Correosa y la Loma del Cajón (Cuenca del Rio Nizao).
Objeto de conservación 4 “Manaclares”: Los manaclares estan localizados en la regiones
montañosas de las zonas de condensación de nubes a una altitud de 600 a 1250 msnm, constituyen
una comunidad dentro del bosque latifoliado dominado por la Palma Manacla (Prestoea montana)
en zonas ribereñas y de pendientes, formando microcuencas. En el PNJBPR estan conformados por
cuatro parches discontinuos ubicados en la zona noreste de este parque en La Loma del Pichón,
Loma de Monteada Nueva y el Mecherito, ocupando alturas comprendidas entre los 700 a 1500
metros sobre el nivel de mar.
Objeto de conservación 5 “Cabeceras de ríos sobre 1800 msnm”: Esta zona abarca unos 324.11
km² y los ríos están clasificados como muestra el siguiente cuadro:
Orden
Cantidad de ríos
Longitud (Km.)
1
151
301.3
2
38
48.3
3
4
39.5
Objeto de conservación 6 “Cabeceras de ríos bajo 1800 msnm”: 584 Km² del parque nacional
están bajo 1800 msnm, y en esta superficie los ríos se encuentran clasificados de la siguiente
manera:
Orden
Cantidad de ríos
Longitud (Km.)
1
321
348.7
2
158
153.9
3
97
81.5
Objeto de conservación 7 Anfibios”: Se reportan para el área protegida 17 especies de anfibios,
representando un 26 % del total de anfibios reportados para la Isla Hispaniola, con un endemismo
regional de 6 %. De estas 17 especies, 9 (52 %) especies fueron documentadas por los resultados
63
de la Evolución Ecológica Integral ocupando los diferentes ambientes del PNJBPR del 13 % de las
especies de anfibios reportadas para la Isla Hispaniola.
Objeto de conservación 8 “Mamíferos”: Plagiodontia aedioum (hutia) y Solenodon paradoxus
(solenodonte), son mamíferos terrestres endémicos de la Isla Hispaniola, de poblaciones muy
fragmentadas y consideradas críticamente en peligro y en peligro de extinción, respectivamente de
acuerdo a las categorías de amenaza de UICN. La primera de las especies pertenece a la familia
Caprymidae y es de hábitos nocturnos y la segunda especie pertenece a la familia Solenodontidae.
Los hábitats donde han sido reportados ocupan diferentes ambientes: manglares, bosques secos,
latífoliados, coniferas. Ambas especies han sido reportadas para la Cordillera Central y sus valles
intramontanos. (Plan de Conservación, FMP-TNC, 2001)
8) Características demográficas
De acuerdo a los límites señalados por el decreto 233/96, se ha establecido la existencia de unas 20
comunidades en el interior y 13 en la periferia cercana del área protegida, con una población
estimada que puede sobrepasar las 7,000 personas (estimación Melgar, M. 2005), las comunidades
identificadas se enumeran a continuación:
Provincia
Comunidad
Interna
Externa
Cuenca Rio
Yuna
Cuenca Rio
Nizao
Cuenca Rio
Las Cueva
Cuenca Rio
Grande del
Medio
Azua
1. La Finca
X
X
2. Palmar Cana
X
X
3. Arroyo del Pino
X
X
4. Guayabal
X
X
5. La Siembra
X
X
6. Los Cafeces
X
X
7. Mata Carlito
X
X
Monseñor
Nouel
8. El Pichón
X
X
9. El Mechecito
X
X
10. Candongo
X
X
11. El Botao
X
X
San José
de Ocoa
12.Rancho Arriba
X
X
13. La Nuez
X
X
14. Las Espinas
X
X
15. Calderón
X
X
16. Quita Pena
X
X
17. Hato Viejo
X
X
18. Monteadito
X
X
19.Los Limoncillos
X
X
20.La Cienaguita
X
X
X
La Vega
21. La Siberia
X
X
22. El Castillo
X
X
23. El Convento
X
X
24. Pinar Parejo
X
X
25. Rio Grande
X
X
26. Las Auyamas
X
X
27. Pinalito
X
X
28. Culo de Maco
X
X
29. Monte Llano
X
X
30. Las Vacas
X
X
31. Palero
X
X
32. Tireo Abajo
X
X
33. La Descubierta
X
X
Históricamente ha sido documentada la explotación forestal dentro de la zona comprendida por el
parque, así como en las periferias. La extracción de pino y de maderas preciosas (ebano, cedro,
roble), aunque hoy en día se encuentra reducida a su mínima expresión, se vio favorecida en la
64
década de los 40 y finales de los años 50, cuando por disposiciones estatales se beneficiaron a
familias a las que se les permitió la instalación de por lo menos 19 aserraderos en la zona.
Como ha sucedido en otras áreas protegidas, el PNJBPR fue establecido en áreas con sus tierras
ocupadas mucho tiempo antes de su declaratoria. En el caso particular de Valle Nuevo su ocupación
data de mediados del Siglo XIX, cuando se combinaron varios factores sociales, económicos y
políticos, además del desarrollo vial que favoreció el desplazamiento de campesinos que laboraban
en tierras llanas a zonas de altas montañosas. (Plan de Conservación, FMP-TNC, 2001)
Se han identificado seis tipos de productores existentes los cuales son:
1. Agricultura de ciclo corto
2. Agricultura de ciclo mediano
3. Agricultor permanente
4. Conuquero
5. Productor de flores
6. Ganadería
Siendo las principales acciones y amenazas criticas, desarrolladas por los habitantes permanentes,
temporales, en orden de importancia las siguientes:
1. Practicas agrícolas
2. Expansión agrícola
3. Extracción de madera
4. Incendios provocados
5. Introducción de especies de flora y fauna
6. Ganaderaza
7. Contaminación de desechos químicos
8. Pesca;
9. Construcción de caminos.
65
Bibliografía
ALIDES, 2000, Plan de Desarrollo 2000-2005 de la Alianza Centro Americana para el Desarrollo
Sostenible.
Ayuda de Memorias de Macrotalleres y Microtalleres participativos del proceso de elaboración del
Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier, DAP, PROCARYN, GITEC-
SERCITEC, 2004-2005.
Consejo Nacional de Areas Protegidas (CONAP), 1998, Propuesta metodologica para la formulación
y reformulación de Planes Maestros de Areas Protegidas.
De la Fuente, M. Comentarios sobre manejo de áreas protegidas en Republica Dominicana,
Republica Dominicana, 1976.
Dirección General de Ordenamiento Territorial. 2001. Mapa de Isoyetas de la República Dominicana.
Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Santo Domingo, Rep. Dom.
Dirección General de Ordenamiento Territorial. 2001. Mapa de las cuencas hidrográficas de la
República Dominicana. Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Santo
Domingo, Rep. Dom.
Dixon y Fallan, Monitoreo en Areas Protegidas de Latinoamérica, CATIE, 1991.
Evaluación Ecológica Integral (EEI), TNC, Fundación Moscoso Puello, Santo Domingo, Republica
Dominicana, 2004.
Ginneken, P. 2002: Protección y Manejo de los Recursos Naturales en le Cuenca Alta del Río
Yaque del Norte. Documento Preliminar del Proyecto. KFW/ONAPLAN/CIECA.
GITEC/SERCITEC. 2004: Caracterización Socioeconómica Rápida (CSR). Plan Ordenamiento
Territorial de la Cuenca Alta del Río Yaque del Norte. KfW/PROCARYN, Jarabacoa.
GITEC/SERCITEC, 2004: Estudio Capacidad de Uso de Tierra (ECUT). Plan Ordenamiento
Territorial de la Cuenca Alta del Río Yaque del Norte. KfW/PROCARYN, Jarabacoa.
GITEC/SERCITEC, 2004: Diagnóstico de Areas Críticas (DAC). Plan Ordenamiento Territorial de la
Cuenca Alta del Río Yaque del Norte. KfW/PROCARYN, Jarabacoa.
GITEC/SERCITEC, 2004: Mapeo de Actores Claves (MAC). Plan Ordenamiento Territorial de la
Cuenca Alta del Río Yaque del Norte. KfW/PROCARYN, Jarabacoa.
GITEC/SERCITEC, 2004: Microcuencas Hídricas. Plan Ordenamiento Territorial de la Cuenca Alta
del Río Yaque del Norte. KfW/PROCARYN, Jarabacoa.
Mairich, L. 2000. Elaboración de los Planes Maestros Areas Protegidas del Sur de Peten. Programa
para la Conservación del Bosque Tropical de Petén. Metodología y Planificación del Trabajo.
Guatemala.
Mcneely, J.A. y D.R. Millar. 1983. UICN, Nacional Parks and Protected Areas: priorities for action.
Environmental Conservation 10(1): 13-21.
Melgar, M. 2002. Diagnostico de Áreas Críticas, Proyecto MAG-PAES/CATIE. El Salvador.
66
Melgar, M. 2002. Diagnostico y Evaluación Rápida Participativa, Proyecto MAG-PAES/CATIE. El
Salvador, 2002.
Melgar, M. y Mairich, L. 2003. Analisis Multicriterio de la Infraestructura del Parque Nacional Sierra
Bahoruco. GITEC-SERCITEC-PROCARYN, Jarabacoa, República Dominicana.
Melgar, M. y Mairich, L. 2004. Metodología para el Desarrollo del Plan de Ordenamiento Territorial de
la Cuenca Alta del Rió Yaque del Norte y Municipio de Jarabacoa. GITEC-SERCITEC-PROCARYN),
Jarabacoa, República Dominicana.
Miller, Kenton. 1980. Planificación de Parques Nacionales para el Desarrollo en América Latina.
FEPMA, España.
Morales, R., Melgar, M. 2002. Desarrollo de Regiones de Conservación y Desarrollo Sostenible
(RECODES). Proyecto Ambiental de El Salvador (PAES), BID, CATIE. El Salvador.
Presidencia de la República Dominicana. 2002. Proyecto de Ley Sectorial de Areas Protegidas. Sto.
Domingo.
Schubert, D.; Pérez R. 1996. Hacia al techo del Caribe. Caminatas al Pico Duarte. Marítima
Dominicana. Santo Domingo.
SEMAREN/GTZ. 2003. Ga Metodológica para la Elaboración y/o Actualización de Planes de
Manejo de Areas Protegidas en la República Dominicana. Santo Domingo.
SEMAREN/Fundación Moscoso Puello, Evaluación Ecológica Integrada del Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo), Republica Dominicana, 2002.
SEMAREN/Fundación Moscoso Puello, Plan de Conservación del Parque Nacional Juan Bautista
Pérez Rancie (Valle Nuevo), Republica Dominicana, 2002.
SERMAREN/Fundación Moscoso Puello, Ico Félix, El Guardián de las Montañas, Republica
Dominicana, 2004.
SEMAREN/Fundación Moscoso Puello, Guía Metodologica de Educacion Ambiental, Republica
Dominicana, 2003.
Secretaria de Estado de Areas Protegidas (SEA) y Departamento de Vida Silvestre, inventario
faunistico del Parque Nacional Valle Nuevo, Santo Domingo 1990.
The Nature Conservacy (TNC), Evaluación de Manejo del Fuego en los Ecosistemas de Tierras Altas
de la Republica Dominicana, Informe técnico, Republica Dominicana, Noviembre 2004.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Melgar Ceballos Marvin. (2006, marzo 18). Metodología de plan de uso de tierra para conservación en un parque nacional dominicano. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/metodologia-plan-uso-tierra-conservacion-parque-nacional-dominicano/
Melgar Ceballos, Marvin. "Metodología de plan de uso de tierra para conservación en un parque nacional dominicano". GestioPolis. 18 marzo 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/metodologia-plan-uso-tierra-conservacion-parque-nacional-dominicano/>.
Melgar Ceballos, Marvin. "Metodología de plan de uso de tierra para conservación en un parque nacional dominicano". GestioPolis. marzo 18, 2006. Consultado el 19 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/metodologia-plan-uso-tierra-conservacion-parque-nacional-dominicano/.
Melgar Ceballos, Marvin. Metodología de plan de uso de tierra para conservación en un parque nacional dominicano [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/metodologia-plan-uso-tierra-conservacion-parque-nacional-dominicano/> [Citado el 19 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 67459161@N08 en Flickr
DACJ