La Organización. Un ser vivo para comprender

Era la década de los ochenta y todavía muchos teóricos expertos consideraban a las organizaciones como medios racionales mediante el cual se coordinaban y controlaban grupos de personas en pos de un objetivo (Amorós, 2012).

Se reconocía su verticalidad, su carácter departamental y relaciones de autoridad desde una perspectiva objetivista, cuantitativa y positivista. Eso se creía en esa época, continuar pensando de esa manera será el equivalente a usar ahora mismo pantalones acampanados y laca para los encopetados cabellos.

Ahora, ya entrados con casi dos décadas en el siglo 21, se sabe que las organizaciones son mucho más que eso. En estos momentos se reconoce que para
estudiarlas no basta con una disciplina administrativa, ni siquiera meramente económica. Para lograr su comprensión multidimensional se requiere de igual forma de múltiples disciplinas que van desde las clásicas Administración y Economía hasta las impensables Lingüística o Filosofía pasando por Sociología, Psicología, Biología y Narrativa.

Y es que las organizaciones ahora se entienden, desde una perspectiva ampliada, como entes de convivencia humana que consisten en sistemas abiertos integrados por personas con intencionalidades comunes que interactúan como un todo articuladas por redes conversacionales que allí se suscitan en la búsqueda de propósitos superiores explícita o implícitamente acordados (Soto,2001). Son seres vivos que, irremediablemente, tienen un comportamiento que se expresa inclusive en estados de ánimo, es decir que piensan, razonan y también se emocionan, es decir que se colectivizan las emociones de sus miembros transformando esas múltiples energías emocionales en una sola. Lo anterior deviene en una singularidad: ninguna se parece a otra ya que sus particulares culturas le otorgan personalidad organizacional propia.

Las organizaciones, integradas por grupos, también se auto-organizan influenciada por estos conjuntos de personas que hacen vida en ella. Tal como lo afirma Gibson (2006:7): “Los grupos en las organizaciones también tienen un efecto poderoso en el comportamiento individual y en el desempeño organizacional”.
Es pertinente resaltar también que en las organizaciones podemos observar el fenómeno descrito por el científico chileno Humberto Maturana como Autopiesis, es decir la capacidad de auto-organizarse que tienen los seres vivos. Es decir que, a falta de un orden establecido, la misma organización se lo provee, aunque sea difícil su comprensión como en el caso del caos.

Conociendo lo anterior cabe preguntarse: ¿Se puede gestionar a la organización tal como se hacía hace treinta años? La respuesta resulta obvia pero no lo es.

Aunque pudiésemos pensar que es absurdo pensar que podemos gestionar las organizaciones con los mismos preceptos de mediados del siglo pasado, algunos siguen insistiendo en manejar a las empresas bajo el enfoque de paradigmas superados; que se resisten (con buenas intenciones) a darle paso a las nuevas ideas que traen nuevas formas de abordar su comprensión. Además convierte a la organización en un kindergarten de seres pre-históricos que, aunque se movilicen, por inadecuación no avanzan. En ese panorama, donde vale la pena comunicar con insistencia que la ciencia y la práctica organizacional se han integrado para aumentar significativamente el modo de entender cómo y porque sucede lo que sucede, se hace necesario esta nueva comprensión para dirigir intenciones y esfuerzos orientados a movilizarla hacia espacios de satisfacción, logros y sustentabilidad desde distintos enfoques de interés.

Bibliografía

Amorós, Eduardo (2012) Comportamiento Organizacional. En busca del desarrollo de ventajas competitivas. Lima. Ediciones Universidad Católica Santo
Toribio de Mogrovejo.
Gibson, James (2006) Organizaciones. Comportamiento., Estructura y Procesos. México. Mcgraw –Hill.
Soto, Eduardo (2001) Comportamiento Organizacional. Impacto en las Emociones. México. Thomson Learning

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Rojas Duno Robin. (2017, octubre 5). La Organización. Un ser vivo para comprender. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/la-organizacion-vivo-comprender/
Rojas Duno, Robin. "La Organización. Un ser vivo para comprender". GestioPolis. 5 octubre 2017. Web. <https://www.gestiopolis.com/la-organizacion-vivo-comprender/>.
Rojas Duno, Robin. "La Organización. Un ser vivo para comprender". GestioPolis. octubre 5, 2017. Consultado el 11 de Diciembre de 2017. https://www.gestiopolis.com/la-organizacion-vivo-comprender/.
Rojas Duno, Robin. La Organización. Un ser vivo para comprender [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/la-organizacion-vivo-comprender/> [Citado el 11 de Diciembre de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de liverpoolhls en Flickr