La necesidad de un cambio de actitud en los directivos empresariales

Vivimos, demás está decirlo, en una época de grandes y profundos cambios.

Las aceleradas modificaciones en el contexto tecnológico, social, demográfico, político, científico, económico, cultural y psicológico, hacen necesario estar en condiciones no sólo de percibir los mismos, sino además de tomar conciencia de sus consecuencias y capacitarse debidamente para adoptar las medidas que sean menester.

Durante muchos siglos los niveles y formas de vida poco habían cambiado, para pasar en los últimos años a regir en todos los ámbitos cambios de notables repercusiones. Basta sólo tomar nota que al comienzo del siglo XX en el mundo había aproximadamente 1.300 millones de habitantes, y actualmente se ha superado la barrera de los 6.000 millones.

Se tardó millones de años en llegar a 1.300 millones de habitantes, para duplicarse luego en menos de 60 años, y duplicarse nuevamente para llegar a los 6 mil millones en cuarenta años. Para tener una idea clara de la cuestión piénsese que a comienzo del siglo la población mundial era igual a lo que en estos momentos tiene un solo país: China (República Popular).

Actualmente viven en la Tierra más científicos que los que existieron en el planeta en toda su historia. Estamos actualmente sujetos a lo que ha dado en denominarse la fiebre de los diplomas. Cada día más universidades incrementan la oferta de técnicos y profesionales.

En las primeras décadas del siglo XX los países industrializados eran muy pocos: Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, Italia y hasta cierto punto Japón. Hoy día en los inicios del siglo XXI a los antes mencionados deben agregarse Canadá, Corea del Sur, Taiwán, China, India, Singapur, Brasil, Sudáfrica, España, Irlanda, República Checa y Suecia entre otros.

La velocidad de las comunicaciones se acelera de manera constante, con lo que antes tardaba semanas en saberse en el resto del mundo, hoy se contempla en tiempo real. Hoy todo el mundo está interconectado. La mayor velocidad y el abaratamiento en las comunicaciones han hecho al mundo más pequeño.

Los ciclos de vida de los productos se acortan de manera constante. Ya ha pasado a la historia los productos que permanecían prácticamente iguales por décadas. Los consumidores exigen mayor calidad y variedad de productos y servicios.

Grandes movimientos de personas se producen de las zonas rurales a las ciudades, y de los países periféricos a los países centrales o más desarrollados. Los países centrales son hoy verdaderos imanes que atraen a las poblaciones más pobres y necesitadas del mundo. Diariamente cientos de seres tratan de llegar a las costas europeas, o bien intentan ingresar en los Estados Unidos.

El perfil del mundo está sufriendo enormes e impactantes cambios. En ese entorno se manifiesta el fenómeno actual de la globalización.

En ese entorno cada día más cambiante y competitivo deben luchar las empresas. Esta es una competencia que a diferencia de las deportivas es diaria. Todos los días alguien se despierta en algún lugar del mundo con la obligación de competir para poder sobrevivir y crecer.

Tratará de hacer realidad nuevas ideas, en productos o procesos, que le permitan quedarse con una cuota de mercado. Cada día alguien lucha por hacerse de esa cuota de mercado, de esos recursos necesarios para poder aspirar a un mejor nivel de vida.

Que un directivo bajo el actual contexto diga: “éste no es momento para invertir en capacitación o entrenamiento”, “vamos a esperar”, o cosas por el estilo, es no tener conciencia de la nueva realidad.

De igual forma que en algún lugar de África una gacela se despierta cada día con la obligación de correr más rápido que sus predadores, y los predadores tienen la obligación suprema de poder dar caza a sus presas para no morir de inanición, en el mercado globalizado cada día uno debe despertarse, sea directivo o trabajador, con la obligación de mejorar para poder seguir compitiendo y viviendo.

Hoy debemos aprender de manera constante, nuestros padres podrían vivir con los mismos conocimientos de nuestros abuelos. Hoy ya no podemos vivir con los conocimientos e información de hace un año atrás.

Las grandes empresas no escapan a este entorno, si no se actualizan adaptándose al nuevo contexto quedan en la misma situación de los dinosaurios, o sea en condiciones de desaparecer. El hombre con su inteligencia supo adaptarse y poder sobrevivir. Hoy más que nunca se requiere de su creatividad e innovación para poder seguir existiendo, tanto él como las organizaciones de las cuales forma parte.

Los rápidos cambios y crecimientos a los cuales antes se hizo referencia están incrementando el consumo de recursos no renovables, aumentan la temperatura promedio en el planeta, generan un constante aumento de la polución, y una continua demanda de alimentos y otros insumos. Los problemas que ello generan no podrán tener solución bajo la misma manera de pensar que los ha originado. Nuevos problemas requieren de una nueva y creativa forma de pensar.

Los creativos e innovadores son hoy más necesarios que nunca. Es menester dar lugar a nuevos paradigmas que se adapten a las nuevas y críticas circunstancias.

Ha llegado el momento en que la historia, la sociedad, la política, la economía y la cultura deben ser observadas y analizadas desde un nuevo y especial punto de vista. Ahora como nunca antes la aceleración del cambio es la consigna. A somos más veloces que nuestros competidores, o nos adelantamos a los tiempos, o quedaremos al margen.

La estrategia no es ya sólo adelantarse a los hechos, sino generar las nuevas reglas de juego. Una sociedad, organizaciones e individuos que no se preparan para el cambio perderán mucho más que el tren de la historia.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Lefcovich Mauricio. (2006, octubre 7). La necesidad de un cambio de actitud en los directivos empresariales. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/la-necesidad-de-un-cambio-de-actitud-en-los-directivos-empresariales/
Lefcovich, Mauricio. "La necesidad de un cambio de actitud en los directivos empresariales". GestioPolis. 7 octubre 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/la-necesidad-de-un-cambio-de-actitud-en-los-directivos-empresariales/>.
Lefcovich, Mauricio. "La necesidad de un cambio de actitud en los directivos empresariales". GestioPolis. octubre 7, 2006. Consultado el 23 de Septiembre de 2017. https://www.gestiopolis.com/la-necesidad-de-un-cambio-de-actitud-en-los-directivos-empresariales/.
Lefcovich, Mauricio. La necesidad de un cambio de actitud en los directivos empresariales [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/la-necesidad-de-un-cambio-de-actitud-en-los-directivos-empresariales/> [Citado el 23 de Septiembre de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de imagesbywestfall en Flickr