Innovaciones radicales y pensamiento disruptivo

Las nuevas tendencias en los mercados lleva a los consumidores ser más exigentes en sus requerimientos, pero en muchas ocasiones desconocen realmente lo que desean. Estas exigencias llegan a ser percibidas por las empresas que invierten gran parte de sus recursos en tratar de descubrir estas nuevas necesidades, es decir, buscan generar innovaciones del tipo que les permita adelantarse a los consumidores, que les proporcione el control sobre su mercado, que les permita redefinir su cadena de valor y asegurar sobretodo su supervivencia para el futuro. Estas innovaciones son llamadas radicales.

Palabras clave: Disruptivo, innovación, innovación radical.

Introducción

Los mercados cada vez son más exigentes, los consumidores piden más a las empresas, los cambios tecnológicos son más grandes con el pasar del tiempo, por lo tanto, las organizaciones deben adaptarse a cada circunstancia y requerimiento de las épocas, se ven en la necesidad de crear nuevas tácticas para resolver estas problemáticas, para ser más específicos, las empresas deben aprender a innovar o morirán. Pero no cualquier innovación llega a ser suficiente para cumplir con todos los requerimientos del mercado, por tal motivo buscan generar innovaciones radicales, que redefinan la cadena de valor y abran nuevos mercados para asegurar la existencia de las organizaciones.

Innovación radical o disruptiva

Las ideas surgen dentro de la mente de las personas, pero no nacen hasta que se consigue demostrar que funcionan dentro de los laboratorios y aun así no se convierten en una innovación sino hasta que son capaces de reproducirse en masa y sin presentar contratiempos; el impacto que tenga esa nueva innovación en el mercado depende de la aceptación del mismo y la novedad que representa. De modo que una “innovación radical o disruptiva se refiere a cuando una innovación de grado alto crea un nuevo mercado y cadena de valor y eventualmente cambia por completo el mercado existente o cadena de valor, desplazando a las firmas o compañía, productos o alianzas que actualmente lideran el mercado” (Godínez & Hernández, 2018).

Una innovación disruptiva es generada por personas ajenas a las organizaciones que se encuentran dentro del mercado existente, pues no cuentan con algún vínculo o paradigma de alguna empresa, por lo tanto, su visión se encuentra libre de estos factores permitiendo visualizar las cosas, productos, procesos o servicios de maneras totalmente diferentes, de manera que pueden realizar propuestas que atenten contra los modelos actuales, provocando con ello una disrupción o cambio completo dentro del mercado. La innovación radical va más allá de la innovación incremental pues en ella el desarrollo y la optimización de los productos y servicios existentes se encuentran en primer plano. Estas innovaciones provocan un alto grado de incertidumbre pues su aparición altera por completo un mercado, hasta el punto que pueden llegar a provocar el surgimiento de nuevas industrias.

Por otro lado, una innovación incremental es el tipo de innovación de grado bajo en la que se busca solamente agregar más valor a un producto o servicio ya existente en el mercado, agregándole mejoras o reestructurándolo por completo a través de pequeños cambios. Por lo general se trata de la aplicación del conocimiento existente a nuevas situaciones que constituyen una continuidad sobre la base en la que se está trabajando. A diferencia de la innovación radical o disruptiva, esta se centra solamente en mejorar el producto final por lo que no existen cambios en la cadena de valor y mucho menos en el mercado. Con esta clase de innovaciones lo que se busca es la incorporación de nuevas tecnologías.

Innovación radical vs innovación incremental

En general, ninguna innovación es mejor que otra, la aplicación de cada tipo de innovación depende de la estrategia competitiva que las empresas desean seguir, pero sin duda alguna ambos tipos de innovaciones son imprescindibles dentro de los mercados, aunque por lo general las innovaciones incrementales son más abundantes que las innovaciones radicales en razón de que la generación de estas últimas significa muchísimo trabajo y un pensamiento disruptivo complejo, por ello son más escasas que las incrementales. En muchos casos las innovaciones radicales surgen cuando un mercado se encuentra saturado y las innovaciones incrementales ya no son suficientes para satisfacerlo, por lo cual las organizaciones se ven en la necesidad de plantearse nuevas soluciones para lograr esta labor. Existen diversas razones para desarrollar una innovación incremental, algunas de estas son:

Por otro lado, las razones para buscar el desarrollo de una innovación radical son:

  • Desarrollar nuevos productos o procesos con visiones disruptivas.
  • Utilizar nuevo conocimiento y aplicarlo a diferentes situaciones con el fin de incrementarlo.
  • Realizar cambios significativos en la cadena de valor o en industrias o mercados enteros.
  • Mercados actuales saturados.

Tabla 1: Características de las empresas según el tipo de innovación que impulsan

Características de las empresas orientadas a la innovación incremental Características de las empresas orientadas a la innovación radical
No se trabaja con extraños a la empresa, por lo que decide actuar por su cuenta. Se trabaja mucho con personas externas, incluso de forma temporal.
Solo hay unos pocos contactos inspiradores externos a la organización. Una red de innovación es prácticamente inexistente. Los equipos y los empleados tienen excelentes relaciones con personas que pueden servir como catalizadores para el proceso de innovación.
Hay pocas ideas sobre qué otros puntos de vista y perspectivas pueden contribuir positivamente al proceso de desarrollo. Se establece la experiencia de que otros puntos de vista conducen a nuevas ideas.

¿Cómo diseñar una innovación radical?

Como se abordó previamente, una innovación radical o disruptiva es capaz de redefinir por completo a un mercado, por lo tanto, formular el propósito de la innovación y trazar el plan de acción para llevarla a cabo es fundamental para crear algo nuevo. El proceso para conseguir una innovación radical consta de cuatro elementos esenciales que son llevados de manera simultánea dentro de las organizaciones, pues una innovación debe ser un proceso continuo e integrado. Estos elementos pueden llegar a verse también como espacios o áreas de trabajo:

Espacio ejecutivo

Como todo proceso inmerso en la organización debe iniciarse desde un nivel ejecutivo. En este se debe reconocer la necesidad del cambio, aunque se desconozca sobre cuál será realmente este, pero se debe ir preparando a la organización para su inmersión en un proceso de aprendizaje y de puesta en práctica de lo aprendido para encontrar ese cambio. El reto que se enfrenta al ejecutar esta tarea es que la organización continúe con su estrategia actual mientras al mismo tiempo debe aprender y buscar lo que debe realizar para el futuro. Estas dos cosas se encuentran en constante conflicto de prioridades, además de que al buscar ese cambio se puede atentar completamente contra los principios de la misma empresa, de modo que para lograr guiar el cambio se debe aprender a gestionar tanto lo que es bueno en la actualidad como lo que será bueno en el futuro, manteniéndose abierta a ideas complejas y nuevas que se encuentran fuera del esquema actual de pensamiento.

Espacio de los consumidores

Se busca la inmersión de la organización en los mercados vistos desde los ojos de los consumidores, a fin de buscar nuevas soluciones a las necesidades existentes. El equipo encargado de esta área debe realizar una investigación desde el punto de vista de los consumidores para lograr identificar sus necesidades a futuro. El reto se presenta al tratar de predecir las nuevas necesidades de los usuarios, pues en ocasiones la mayoría no saben lo que quieren a futuro, por lo tanto, abrirse a ideas creativas ayuda en gran medida a desarrollar esta tarea, emplear a personas con menos inmersión en la organización es fundamental para lograr obtener puntos de vista completamente ajenos a las aptitudes de la empresa.

Espacio del proyecto

Ajeno a los demás elementos se debe formar un equipo encargado de dirigir y evaluar el proceso completo para asegurar que la innovación a desarrollar sea conveniente y así poder iniciarla a lo largo de la organización. De este modo se requiere ejecutar una planeación certera a lo largo de todo el proceso para la creación de la innovación. Los integrantes del equipo deben complementarse unos a otros para agilizar la tarea de aprendizaje sobre el futuro, además de contar con un liderazgo nato para las tomas de decisiones.

Espacio del prototipo

El objetivo de este elemento es lograr modelar y evaluar las ideas generadas para aprender de ellas e identificar sus puntos útiles para la maduración y desarrollo de las mismas. El espacio del prototipo consiste en pulir las ideas al punto de conseguir materializarlas. El reto que se presenta se centra en la obtención de los recursos específicos para emplearlos en la creación de modelos experimentales y así posibilitar el aprendizaje y perfeccionamiento antes de lanzarlos al mercado.

Estos cuatros elementos forman conforman el proceso para crear una innovación dentro de las organizaciones, aunque pareciera que cada uno de ellos funciona independiente a otros, la realidad es que se encuentran conectados unos a otros, trabajando en conjunto y más específicamente a través del equipo del proyecto. A pesar de la gran organización presentada para crear una nueva idea el factor fundamental para que nazca es que el pensamiento de a cada integrante de los equipos sea de tipo disruptivo, para permitir aventurarse en nuevas líneas de conocimiento y cuestionamientos que los lleven a desarrollar esa innovación radical buscada.

Pensamiento disruptivo

Para poder llegar al concepto de pensamiento disruptivo debemos partir de qué quiere decir “disruptivo”, término que procede de disrupción y según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española el término “disrupción” se refiere a una ruptura o interrupción brusca, por lo general se utiliza cuando se hace referencia a un cambio brusco que pinta un antes y después del acontecimiento. En términos generales una disrupción es aquella situación que cambia por completo el espacio donde surge dejando obsoletas las tecnologías, los métodos, modelos de negocios, etc., que se habían estado utilizando hasta antes de la aparición de la disrupción.

En consecuencia, el pensamiento disruptivo es aquella manera de pensar fuera de lo común, de visualizar alternativas completamente diferentes a lo ya conocido y en consecuencia es la base para el desarrollo de innovaciones radicales. Esta clase de pensamiento es la que se busca obtener idealmente, pero en una organización llena de reglas y normas tiene poca cavida para desarrollar esta clase de pensamiento, y ya que el pensamiento disruptivo no es una cualidad con la que realmente se nace, sino que es una habilidad que se desarrolla a través de hábitos sistemáticos obtenidos por entrenamiento y refuerzo ambiental, se debe entrenar la mente para alcanzar este pensamiento a través de las siguientes acciones:

  1. Cuestionar el statu quo: preguntar constantemente sobre la realización de las cosas con determinada metodología o proceso. Dicho de otra manera, cuestionarse siempre el ¿por qué? sobre lo que se conoce.
  2. Observar el comportamiento humano: entender la forma en que se desenvuelven las personas para identificar sus necesidades y tratar de predecir que requerirán en un futuro.
  3. Asociar ideas: conectar conocimientos, cosas, servicios e incluso disciplinas diferentes a fin de tratar de generar nuevas ideas radicales. La creatividad de cada quien es el límite para generar una idea.
  4. Conocer personas diferentes: rodearse de diferentes personas con diferentes formas de ver el mundo y culturas ayuda a aprender y abrir la mente a nuevos horizontes provocando un cambio de perspectiva radical.
  5. Experimentar: no tener miedo a fracasar, desarrollar prototipos de alguna idea ayuda a madurarla, por lo tanto, aprender de los errores es fundamental para alcanzar la meta deseada, el fin de esta actividad es aprender y avanzar hacia nuestro objetivo.

Adquirir el pensamiento disruptivo no es fácil y requiere de mucha práctica, pero emplear estas técnicas ayuda a desarrollarlo, el objetivo es ver la realidad diferente y poder detectar nuevas oportunidades en cosas que no se han podido realizar.

Conclusión

Desarrollar una innovación radical requiere mucho trabajo, pero principalmente requiere de un pensamiento disruptivo para alcanzarla. El cuestionarse sobre cómo se han estado haciendo y hacen las cosas es fundamental, pues para conseguir esa disrupción debemos salirnos de lo usual e incluso adentrarnos en lo alocado con el fin de aprender e ir rescatando los elementos funcionales para madurar con cada prueba nuestras ideas, es imprescindible no temerle al fracaso pues de este surgen las mejores ideas.

Implementar una innovación radical o disruptiva tiene un gran impacto para los mercados y su alcance puede ser incuantificable, pues puede incluso cambiar el estilo de vida que hoy conocemos, por lo tanto, adentrarnos en lo desconocido para generar nuestras innovaciones radicales es una tarea que, sugiero, debería hacerse dentro de las instituciones educativas, pues en ellas se encuentran las mentes llenas de ideas nuevas y con visiones de futuro.

Abstract

The new trends in the markets lead them to be more demanding with their requirements, but many of the times they really do not know what they want, these demands come to be perceived by the companies, which invest much of their time in trying to discover these new needs, that is, they seek the creation of innovations but not any type, but rather a kind of innovation that allows consumers to get ahead, that gives them control over their market, allows them to redefine their value chain and above all ensure their survival For the future, these innovations are called radicals.

Keywords: Disruptive, innovation, radical innovation.

Cita esta página

Miranda Osorio Mauricio Alfredo. (2020, abril 15). Innovaciones radicales y pensamiento disruptivo. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/innovaciones-radicales-y-pensamiento-disruptivo/
Miranda Osorio Mauricio Alfredo. "Innovaciones radicales y pensamiento disruptivo". GestioPolis. 15 abril 2020. Web. <https://www.gestiopolis.com/innovaciones-radicales-y-pensamiento-disruptivo/>.
Miranda Osorio Mauricio Alfredo. "Innovaciones radicales y pensamiento disruptivo". GestioPolis. abril 15, 2020. Consultado el . https://www.gestiopolis.com/innovaciones-radicales-y-pensamiento-disruptivo/.
Miranda Osorio Mauricio Alfredo. Innovaciones radicales y pensamiento disruptivo [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/innovaciones-radicales-y-pensamiento-disruptivo/> [Citado el ].
Copiar

Escrito por: