Importancia de un Plan de Desarrollo Nacional para México

  • Economía
  • 8 minutos de lectura

Cobra importancia la construcción de un PLAN DE DESARROLLO INTEGRAL CON VISIÓN DE ESTADO; que debe ser el documento rector del modelo y definición de rumbo que reclama la nación.

Existe una gran diferencia entre crecimiento económico y desarrollo integral. El primero favorece la concentración de la riqueza en unos cuantos y el segundo beneficia a la sociedad entera; es muy común que el político nos confunda, manejando solo el concepto de crecimiento económico.

Desarrollo.- En la actualidad, el concepto de “desarrollo económico” forma parte del de “desarrollo sostenible” o “sustentable”. Una comunidad o una nación realizan un proceso de “desarrollo sostenible” si el “desarrollo económico” va acompañado del “humano” -o social- y del ambiental (preservación de los recursos naturales y culturales y despliegue de acciones de control de los impactos negativos de las actividades humanas).

Algunos analistas consideran que el desarrollo económico tiene dos dimensiones: el crecimiento económico y la calidad de vida (satisfacción de las necesidades básicas, tanto materiales como espirituales).

En muchas ocasiones se confunde el crecimiento económico con desarrollo.

Crecimiento económico.- El crecimiento económico es una variable que aumenta o disminuye el producto interior bruto (PIB), también conocido como el valor total de la producción que genera un país. Si el PIB crece a un ritmo superior al del crecimiento de la población, se dice que el nivel de vida de ésta aumenta. Si por el contrario la tasa de crecimiento de la población es mayor que la tasa de crecimiento del PIB, podemos afirmar que el nivel de vida de la población está disminuyendo.

El crecimiento se puede medir en términos nominales o reales (descontando los efectos de la inflación). Si el PIB nominal ha aumentado a una tasa de crecimiento del 5% y la inflación alcanza una tasa del 4% en el mismo periodo, podemos decir, en términos reales, que la tasa de crecimiento es del 1%, que es el aumento real del PIB.

La tasa de crecimiento económico se utiliza para realizar comparaciones entre distintas economías, o entre una economía y el grupo de países a la que pertenece. Por ejemplo, la tasa de crecimiento de Argentina o Uruguay puede compararse con la media o promedio de los cuatro países integrantes del Mercosur mientras que, para el caso de España, puede ser más interesante comparar su tasa con la de los 15 países integrantes de la Unión Europea. (Gestiopolis)

Son imperativas las acciones planificadas y no las reacciones improvisadas.

Con las políticas de los ochentas a la fecha, es continuar permanentemente expuestos a las crisis y seguiremos siendo más vulnerables que otros países. El rampante liberalismo, no es ya operante y quizás nunca lo fué; porque demeritó la economía nacional y es causa de muchos de los problemas que hoy prevalecen, con un nivel muy bajo en la calidad de vida.

Fenómeno que no es privativo de nuestro país; también sucede en muchos lugares de la geografía universal; sin embargo muchos países accionaron a tiempo y han cambiado su estrategia. El ejemplo reciente Francia. En Estados Unidos de América subyace la discusión de este tema y será relevante en la campaña presidencial de los señores Barack Obama y Mitt Romney.

Derivada de la crisis del 2008, el reto de las economías mundiales, es encontrar un modelo de desarrollo económico, que contenga una gran dosis de responsabilidad con la sociedad y el medio ambiente; entendiendo claramente que la empresa es la que crea los empleos y el gobierno genera las condiciones adecuadas para estimular estas acciones.

La problemática que padecemos en México obedece a mi juicio, a que no existe en términos reales y operativos un plan de desarrollo nacional, con visión de estado, con metas y objetivos de mediano y largo plazo, con un esquema dinámico de evaluación permanente. Planes que deben incluir desde el nivel municipal, regional y estatal.

Por supuesto que el desarrollo debe ser integral, de carácter regional, de tal manera que se optimicen las ventajas comparativas en cuanto a recursos físicos, vocación productiva y consideración de los mercados.

En la práctica y solo para cumplir con la ley existen documentos de plan de desarrollo, que son letra muerta.

Seguimos inventando el país y estados cada seis años y los municipios cada tres años; adicionando además mayor burocracia, por los cambios de partidos políticos en el poder, con la práctica de eliminar a quienes están capacitados, por no ser afines al partido gobernante.

Somos el país de la improvisación, del desperdicio continuo y luego nos sorprende   que otras naciones con menor potencial que nosotros,  se estén desarrollando.

En México si acaso nos guía el sentido del crecimiento económico, el cual no necesariamente favorece el desarrollo de la sociedad mexicana.

Por otra parte se presume de  una inflación “amarrada”,  reservas internacionales históricas (más de 150 mil millones de dólares), cuentas en las afores por más de 1.5 billones de pesos, un crecimiento “x” de Producto Interno Bruto; de que nos sirve, si no hay beneficios para la mayoría de la ciudadanía. Existe una fuerte polarización entre los que todo lo tienen y los que nada o poco tienen.

México con 60.0 millones de pobres, con cerca de 20.0 millones con hambre, no es una nación desarrollada; ante el supuesto de que haya crecimiento económico, este se concentra en unas cuantas familias.

Es impostergable que ciudadanía y gobierno entendamos nuestro papel histórico; por lo que debemos generar las condiciones de manera urgente, para que haya un proceso de participación nacional y redefinir el modelo de desarrollo de México; si no el futuro es seguir a la deriva, sin rumbo de nación.

Si no lo hacemos responsablemente, que no sea una sorpresa el despertar de la sociedad; hay alarmantes indicadores de ello, por su origen y manejo; como el caso de Michoacán, Tamaulipas, Nuevo León y  los estudiantes de la Universidad Iberoamericana en la ciudad de México, donde se incubó el movimiento “#somos 132”, el cual asoció a diversas universidades y a miles de jóvenes; con impacto nacional y expresiones en lo internacional.

Debemos los mexicanos desprendernos del egoísmo, del concepto de paternidad y propiedad política, que beneficia a unos cuantos.

Se ha tomado de pretexto la limitación financiera para el impulso del desarrollo integral; la pregunta es si esto es real o es falta de compromiso con el país o capacidad de gobernar, que permita con creatividad resolver los problemas fundamentales. Nunca en la historia habían existido presupuestos tan altos, que superan los tres billones de pesos al año, ni habían existido excedentes del petróleo tan importantes (más de 60 millones de dólares por día).

Se invierte más en gasto corriente (se estima conservadoramente un 85.0 % del presupuesto anual) el cual es improductivo para el desarrollo y no se estimula la economía de trascendencia. Se realizan acciones de trabajo temporal con sentido de promoción electoral.

Por ejemplo donde quedó el inaugurado inicio del puerto Colonet.

Planificar es saber trabajar con limitantes, para conseguir la función objetivo predeterminado. Ningún país desarrollado, lo logro sin tener limitaciones previas y un gran esfuerzo de por medio.

Mientras no haya un plan de desarrollo nacional, comprometido socialmente, con estrategias de desarrollo regional y sectorial; se continuará con el despilfarro presupuestal, la corrupción e impunidad y se incrementará el riesgo de una desestabilización social.

Porque de carácter regional ¿Porque no es posible continuar con definiciones de políticas públicas que se hacen en la comodidad de las oficinas en la ciudad de México, sin conocer el entorno y características socioeconómicas de los estados. Baja California no es igual en su comportamiento a Oaxaca.

Por tanto, se deben eliminar las “recetas de cocina” que  pretendan manejar por igual a todos los estados; inclusive cabe destacar que dentro de los estados existen microrregiones con características muy diferentes, como es el caso de Tijuana y Mexicali.

La  programación del presupuesto debe hacerse en respaldo al plan nacional de desarrollo, con un sentido de coherencia y complementariedad, con efectos inmediatos y mediatos en las regiones;  nunca más como un listado que solo atiende el interés personal  o de grupos y no el de la nación.

Lo anterior sin considerar los excesivos gastos, deficiente diseño y calidad de las obras.

Un presupuesto razonado, debe ser la herramienta de respuesta a la puesta en marcha  del desarrollo planificado.

El no cumplir objetivos y metas de los presupuestos autorizados, debe ser motivo de inmediato castigo a los responsables; este fenómeno se da por la falta de una evaluación permanente del ejercicio presupuestal, siendo común el subejercicio; el cual evita la mejoría de las regiones  e incrementa el costo de las soluciones, es por ello que los sexenios, se convierten en cuatrienios en términos del ejercicio presupuestal.

Aunque no es sencillo, con voluntad política, compromiso y ética personal es viable, lograr mayor eficacia en la función pública.

Afortunadamente México y en particular nuestro estado de Baja California, cuenta con gente muy capacitada. Hay que incorporarlas al desarrollo nacional y estatal. Se debe de dejar los compadrazgos para la elección de funcionarios, que prevalezca la selección de los de mayor experiencia y honestidad profesional, hacer realidad la idea de los funcionarios de carrera, evitar “etiquetar” al personal productivo por reales o supuestas preferencias políticas. El que sirva, hay que estimularlo, el que no hay que correrlo.

Hay que tomar experiencias de nuestro vecino país, en el cual solo cambian a los políticos; el personal técnico y administrativo calificado permanece por sus resultados, porque el que no sirve se les liquida y listo.

Planificar con visión de estado, compromiso social y respeto a la ecología, no es un pecado, no son ideologías negativas, no va en contra de alguna religión o partido político; es un instrumento para optimizar recursos y resultados, por lo tanto no hay que tenerle miedo. Esto también se hace en la empresa privada y son exitosas, aquellas que cumplen este cometido.

Planificar es optimizar los recursos limitantes con un objetivo supremo: un país con mejor calidad de vida.

Planificar permite generar fuentes de trabajo permanentes y bien pagadas, esto repercute en mejores opciones para la juventud en cuanto estudio y selección de actividades legales y productivas; complementada con leyes como la del primer empleo que estimule a los empresarios, evitando el incremento de los NINIS (jóvenes que ni estudian, ni trabajan) y la atracción hacia la delincuencia.

Trabajo-ingreso de calidad es un binomio de estabilidad social, de armonía e incremento en la calidad de vida.

Aunado a lo anterior una redefinición de la política educativa y de investigación científica. Son rubros que no significan costo………………….es la mejor inversión en beneficio de la ciudadanía.

Es recomendable reclasificar este rubro en el presupuesto del gobierno y no confundirlo con el gasto corriente, que corresponde a la administración de los tres niveles de gobierno.

Es frustrante para cualquier mexicano, en especial los jóvenes, enterados de nuestra realidad nacional y potencial de desarrollo; que sigamos viendo enfrascados en una lucha de poder a pequeños grupos (políticos y empresariales), que solo les importa su voraz  acumulación de riqueza, sin pensar que ésta debiera ser factor determinante para el desarrollo integral de México y que no quieren darse cuenta que al final del día, se están haciendo el “haraquiri económico y social”, ya que como un boomerang, los problemas sociales se  regresan en nuestro propio perjuicio.

Para que queremos un estado fallido o una sociedad convulsionada, sin capacidad de compra, mediatizada, en franca caída libre a la desesperación, que lleven a la quiebra a las empresas y que no se pueda disfrutar libremente de las legitimas ganancias empresariales y que andemos con el miedo permanente al transitar por la geografía mexicana, por temor a los asaltos, secuestros y asesinatos.

No es cierto que el poder corrompa, lo que pasa es que hay políticos que corrompen al poder”.

George Bernard Shaw (escritor irlandés, ganador del Premio Nobel de literatura en 1925 y del Óscar en 1938.)

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Leal Rodrigo. (2012, julio 4). Importancia de un Plan de Desarrollo Nacional para México. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/importancia-plan-desarrollo-nacional-para-mexico/
Leal, Rodrigo. "Importancia de un Plan de Desarrollo Nacional para México". GestioPolis. 4 julio 2012. Web. <https://www.gestiopolis.com/importancia-plan-desarrollo-nacional-para-mexico/>.
Leal, Rodrigo. "Importancia de un Plan de Desarrollo Nacional para México". GestioPolis. julio 4, 2012. Consultado el 14 de Agosto de 2018. https://www.gestiopolis.com/importancia-plan-desarrollo-nacional-para-mexico/.
Leal, Rodrigo. Importancia de un Plan de Desarrollo Nacional para México [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/importancia-plan-desarrollo-nacional-para-mexico/> [Citado el 14 de Agosto de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de edgama en Flickr
DACJ