Impacto socioeconómico de la venta ambulante de comida en México

  • Economía
  • 23 minutos de lectura

Se observa la importancia social y económica de los puestos de venta de comida ambulantes, se plantean estrategias de apoyo para este tipo de comercio informal y se proponen sugerencias y técnicas para mejorar las ventas.

Resumen ejecutivo

La venta ambulante en muchos países es y ha sido un factor para auto emplearse o crear un negocio propio para sobrevivir cuando hay carencia de empleos formales, en el caso de la comida en México culturalmente proviene de la época precolombina al desarrollarse el comercio en las antiguas civilizaciones, su crecimiento y ubicación fue aumentando cuando mucha gente emigro del campo hacia las grandes ciudades con la intención de mejorar, originando un crecimiento de las ciudades demandando más este servicio y la necesidad de las personas a buscar empleos más alejados de su hogar, esta lejanía propicio una necesidad de alimentación y el establecimiento de locales semifijos con venta de comida, por la escasez de restaurantes o fondas cercanos a sus fuentes de trabajo, estos locales de comida han y siguen cubriendo la necesidad de alimentar a las personas con comidas nutritivas y adecuada a sus gustos, pero en algunos casos su ubicación genera problemas de tránsito de las personas o automóviles, problemas con los comerciantes establecidos o la generación de basura que permite el desarrollo de plagas de animales, no hay la suficiente higiene desde su preparación y venta, lo que hace necesario plantear estrategias para que estos puestos ambulantes de comida se aprovechen eficientemente y generen productos de calidad, nutritivos e higiénicos que permitan ser consumidos de manera confiable.

Palabras clave: comercio ambulante, alimentación, problemas sociales, economía, ganancias, educación

Introducción

Se considera venta ambulante o no sedentaria la realizada por comerciantes fuera de un establecimiento comercial permanente, de forma habitual, ocasional, periódica o continuada, en los perímetros o lugares debidamente autorizados, en instalaciones comerciales desmontables o transportables, incluyendo los camiones-tienda (vendedores ambulantes y trabajadores ambulantes en servicios, sin contar con establecimiento fijo o puesto semifijo, incluye vendedores de periódicos, limpiadores de calzado, lavadores y cuidadores de coches, y vendedores y preparadores de alimentos en vía pública, operan desde los recursos de los hogares, sin llevar registros contables). (Valdivia, 2015)

Por cada 100 pesos que se generan en México 77 pesos salen de trabajos formales y 23 pesos, de la economía informal, en el caso de México más de la mitad de los mexicanos están empleados en actividades no reguladas o bien en empleos que no generan prestaciones, apoyos económicos, ni otro incentivo marcado en la Ley Federal de Trabajo (INEGI, 2019), 43 por ciento de los personas que trabajan en el país, lo hacen en un empleo formal, mientras 57 por ciento están ocupados en actividades no reguladas, estos empleos son de mala calidad que tampoco se traducen en un impacto en la macroeconomía, el 22.7 por ciento de la riqueza del país que genera la economía informal, 11.1 por ciento corresponde al sector informal, es decir, a aquellos negocios no registrados de los hogares dedicados a la producción de bienes o servicios; y el 11.6 por ciento restante corresponde a las otras modalidades de la informalidad, como trabajos que no cuentan con el amparo del marco legal e institucional como el IMSS o siquiera algunas prestaciones sociales que marca la Ley Federal del Trabajo (2019), el sector económico con mayor peso en su composición es el sector agropecuario, representando el 24.5 por ciento; le siguen el comercio al por mayor con 13.7 por ciento, el sector manufacturero con 12.2 por ciento, el comercio al por menor con 9.8 por ciento, y los servicios de transportes, correos y almacenamiento con 5.8 por ciento; así como los otros servicios excepto actividades gubernamentales que representan el 5.7 por ciento.

En México hay quienes ganan más de 15 mil pesos mensuales, con la venta de botellas de agua, confitería o botanas en los alrededores de Palacio Nacional, o en las principales vías de salida o entrada de las grandes ciudades, lo que representa más del salario que un profesionista egresado del área de Ciencias Biológicas en México la cual tiene los salarios más elevados del país, con un promedio de 13 mil 812 pesos mensuales, le siguen el área de Arquitectura, Urbanismo y Diseño, con 13 mil 549 pesos, y en el polo opuesto se observan carreras como Humanidades, con 10 mil 365 pesos y Artes, con nueve mil 768 pesos, a continuación se muestra en la figura 1 el porcentaje de contribución al PIB mexicano de las actividades informales (véase figura 1), (Esquivel 2016).

Figura 1. Sector comercial informal

Porcentaje de contribución al PIB mexicano de las actividades informales

Fuente: Inegi (2019).

La economía informal tiene una tendencia al alza, el comercio en vía pública ha pasado de ser una actividad de sobrevivencia a un criterio de gobernabilidad, ¿qué haría esa gente si quitaran estos puestos de trabajo cuando no hay oportunidades laborales y las que existen son verdaderos subempleos? Esta situación preocupa porque pone en jaque la salud laboral de las personas y, sobre todo, la seguridad pública, porque es ilícita la venta de productos, alimentos y bebidas de contrabando, piratas o sin registro sanitario (Notimex, 2019), y detrás de esta informalidad están las bandas del crimen organizado apoyándolos y cobrándoles derecho de piso. A pesar del reciente aumento de 16.21 por ciento al salario mínimo (INEGI, 2019), a nivel nacional y de un 100 por ciento en la frontera norte, las condiciones laborales en México han llevado al 52 por ciento de sus habitantes a trabajar en el mercado informal por falta capacidad, conocimientos, introducción de tecnología, aparición de nuevos productos en el mercado, compra de productos en internet por muchos clientes o falta de oportunidades en el sector formal, el comercio informal genera grandes utilidades económicas a las bandas criminales, no pagan impuestos y no cumplen con ninguna regulación (Esquivel, 2016).

Muchas empresas en México amparadas por las reformas laborales mexicanas realizadas en el periodo presidencial 2012/2018, ya no quieren generar antigüedad en los trabajadores o no pagar aguinaldos y jubilaciones, lo que deja ver un retroceso en materia laboral que amenaza con elevarse, parte del desempleo también se genera por el deterioro de las condiciones en el campo agropecuario y las migraciones de la comunidad rural sin mucha preparación académica u oficio a las grandes ciudades, lo que contribuye al desempleo y crecimiento de la venta alimentaria en vía pública, otra situación predominante se debe a la urbanización y crecimiento de la población, donde de repente los ciudadanos se encuentran con largas distancias entre el hogar y su trabajo, con mucha escasez de establecimientos que sirvan alimentos a precios razonables cerca del lugar de trabajo o escuela, los puestos semifijos de comida producen alimentos baratos y culturalmente apropiados que se adaptan a los gustos de sus consumidores consuetudinarios, por eso cuando se solicita a las autoridades correspondientes su desaparición sin tomar en cuenta las razones de su existencia representa una acción inútil por la demanda que hay de ellos (Valdivia, 2015).

Desarrollo

México está considerado a nivel mundial el país donde más se trabaja al año, con dos mil 225 horas, y el que peor paga, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el mercado informal pasó de ofrecer películas y música pirata a la venta de ropa, calzado, comida, bolsas, perfumes, agua embotellada, telefonía celular, confitería y una variedad de botanas robadas, adulteradas y sin regulación sanitaria, muchos de esos productos ingresan a través de las distintas fronteras y otras más son producto del robo a transporte de carga en todo el país, hay un registro de al menos cinco mil 583 carpetas de investigación por las denuncias de los transportistas desde 2018 y 2019, por el robo frecuente de sus mercancías por la población delincuencial, la Industria de la Transformación (CANACINTRA) indica que México se ubica el cuarto lugar en delitos de piratería y contrabando, pero es el número uno a nivel continental, generando una pérdida económica de 43 mil millones de pesos al año para el país (Notimex, 2019).

La venta de alimentos en la vía pública mexicana se ha visto como un problema económico, político, sanitario, con presencia social desagradable, al establecerse en lugares donde no permiten el tráfico de personas, vehículos o tomando espacios prohibidos afectando la circulación natural de las personas, la falta de higiene en su preparación, carencia de servicios públicos cercanos, compiten deslealmente con negocios establecidos, no pagan impuestos, se roban la luz eléctrica de la calle, carecen de permisos municipales, roban agua de fuentes antihigiénicos o reutilizan la misma agua durante el día sin cambiarla, no tienen servicios de seguridad social, carecen de capacitación en materia de higiene alimentaria o de sanidad, trabajan en condiciones higiénicas difíciles, dicha actividad principalmente se genera dentro de los mercados municipales (aunque son los lugares adecuados para apreciar mejor la cocina regional de las entidad donde están ubicados), los riesgos asociados con los desechos que producen que pueden generar plagas de animales, la reutilización de aceites comestibles o manteca refrita, causan problemas gastrointestinales, la venta ambulante de alimentos se asocia a productos no muy saludables comercializados ya que sus productos son vendidos en lugares alejadas de agua o sanitarios, lo que pone en duda su higiene en su elaboración, no pagan renta, ni salarios mejor remunerados a sus empleados y son pocas las facturas a pagar, los alimentos que se venden en la vía pública ofrecen alimentos nutritivos a precios bajos y emplean a muchas personas de diferentes edades o nivel de estudios, en estos negocios predominan las mujeres representando en algunas regiones del 70 por ciento al 90 por ciento para completar el gasto familiar o sostenimiento de su familia, ya que en la actualidad en muchos casos existen madres solteras, sin preparación académica, lo que demuestra que este sector informal constituye en muchos casos un modelo de apoyo a la economía familiar.

Del total de vendedores ambulantes, la mayoría de comerciantes empezaron a vender alimentos en la vía pública para mejorar la seguridad alimentaria de sus familias, auto emplearse, seguir con el negocio familiar y para tener cierta independencia económica, aunque los alimentos que se venden en las calles pueden ser la forma más económica de obtener una alimentación (véase figura 2) equilibrada fuera de casa (FAO, 2017).

Figura 2: Composición porcentual por sexo

Empleos formales e informales por sexo

La participación de las autoridades municipales para que cooperen con los vendedores ambulantes de alimentos es importante ya que ello creará alimentos higiénicos y de calidad, que la basura se deseche adecuadamente, se utilice agua potable y se reduzca la interferencia con el tráfico, en México desde la época prehispánica, la venta y consumo de comida en espacios públicos no ha sido un fenómeno raro, sino la norma, como ejemplo en el mercado de Tlatelolco ubicado en la gran Tenochtitlan se comercializaban diferentes productos de la época, llegaban canoas desde todos los rincones del Lago Texcoco con maíz, artesanías, legumbres, frutas, fríjol, algodón, hierbas medicinales, animales domésticos o nopales, cada mañana asistían comerciantes, trabajadores, y compradores al mercado para comerciar e intercambiar sus mercancías de todos los rincones del lago, siendo los comerciantes una clase social privilegiada que no solo comercializaba ahí sino en muchos lugares alejados, además de llevar y traer las noticias que pasaban, las relaciones sociales dependieron de los dioses y la gente, la cocina se caracterizaba por su sencillez y economía, con el consumo de la tortilla, se quitaba la necesidad de utensilios o platos y conservaba el calor de la carne o las verduras dentro de ella, al combinar en la alimentación maíz, fríjol, calabaza, y chile se conformaba una dieta equilibrada, proporcionando carbohidratos del maíz, proteínas esenciales del fríjol, minerales, el chile ayuda con una buena digestión e impide enfermedades intestinales y baja la temperatura corporal, la disponibilidad de comida suficiente permitió alimentar a la gran Tenochtitlán (Esquivel 2016).

El estado imperial de Tenochtitlan construyó chinampas en los lagos donde se pueden sembrar una gran variedad de legumbres frescas a precios económicos lo cual dio identidad a los ciudadanos precolombinos, se consumían en los hogares, vía pública, festivales o eventos públicos, muchos cocineros provenían de las clases bajas, la versatilidad de estos productos hizo que la cocina se hiciera arte por las mujeres, el gusto de cocinar y comer alimentos populares (con base en maíz y chile). Las autoridades virreinales en la época posterior a la conquista regularon la actividad de los mercados, pero la primera institución formal que se dedicó a mejorar la sanidad pública, fue a través del Consejo Superior de Salubridad en 1841, en 1854 el Consejo usó la excusa de la carencia de prácticas higiénicas y prohibir la venta de frutas y verduras para los vendedores pequeños, pero un clamor popular forzó al gobierno a quitar el decreto (FAO, 2017).

Las cámaras empresariales que agrupan a comerciantes formales protestan continuamente en defensa de sus intereses ya que ellos cumplen con las normatividades vigentes y pagan sus correspondientes impuestos, los ambulantes provocan tensión entre los vendedores formales y el Estado por generar clientelismo y corrupción, la intención de abolir la venta de comida en la calle ha abierto la puerta a estructuras informales de poder, aunque es y ha sido un alternativa de sobrevivencia para personas que no encuentran trabajo formal, el ambulante presenta competencia injusta porque compite informalmente con los establecimientos permanentes, mientras que las empresas formales tienen costos laborales altos, pagan impuestos, pagan servicio médico o IMSS, cumplen las regulaciones de salud y del medio ambiente, pagan el salario mínimo y ofrecen subsidios sociales a sus trabajadores, pero es difícil abordar este problema sin tomar en cuenta que un trabajo informal puede ofrecer un ingreso mejor que el salario mínimo, en muchos casos no se requiere educación, y hay lugar para todos, una mujer tiene la alternativa de dejar a su esposo abusivo y cocinar en la calle para vender comida, además sus ventas estimulan y complementa el movimiento económico de la sociedad en general, y su servicio satisfacen demandas que no cubre la economía formal (FAO, 2017).

La cultura Mexicana fue una de las civilizaciones más grandes y avanzadas de toda la región de América Latina, y por el hecho de que la capital actual de México se construyó físicamente encima de la capital Tenochtitlan, el vendedor ambulante mexicano no sólo se puede caracterizar en términos de ser fenómeno económico resultado del desempleo, sino también de ser fenómeno que permite la práctica de costumbres y hábitos antiguos, lo cual permite que los vendedores y consumidores expresen una identidad, que tal vez, sin ese comercio, no se hubiera existido por su estatus social marginal y una función positiva para la sociedad entera (véase figura 3) (Expansión, 2014).

Figura 3: Impacto de la instrucción académica en el sector informal

Impacto de la instrucción academica en el sector informal

Su existencia como problema social se ha aumentado desde el siglo XVIII, cuando migrantes del campo y otros lugares llegaron a la Ciudad de México que estaba en pleno crecimiento urbano, no existían aun las suficientes viviendas que se empezaban a demandar, y la gente común comía en la calle, utilizaban como artefactos domésticos el metate y el comal aliviando las cargas de existencia urbana, los vendedores ambulantes siempre han sido una parte importante de la economía urbana a nivel mundial, las personas que se instalan a vender en la calle ofrecen fácil acceso a una amplia gama de bienes y servicios, son el alma de algunas áreas de la ciudad; atraen turistas, promueven la armonía de la estructura comunitaria, dan mayor vida a los lugares donde se instalan con un servicio al aire libre para los clientes que lo disfrutan, lo último en productos salidos al mercado, un vendedor ambulante ofrece desde verduras frescas hasta comidas preparadas, animales, música, plantas, papelería, refacciones para planchas, lavadoras, partes eléctricas, herramientas, materiales de construcción, prendas de vestir, artesanías, componentes electrónicos y muchas otras cosas, en México por las continuas crisis económicas, sociales y de seguridad a partir de los años setentas a la actualidad ha desencadenado varios problemas para comercializar los productos y/o trabajar como (Da Silva, 2013) :

  1. La creciente demanda de productos vía internet.
  2. Competencia mundial de productos más baratos.
  3. Falta de capacitación en los nuevos modelos de producción mundiales.
  4. La creciente delincuencia que ha influido para alejar las inversiones o el cobro de derecho de piso con el cierre de negocios o migración de los pobladores.
  5. La tecnología genera más producción y menos dependencia de mano de obra.
  6. Crisis derivada de la caída de los precios del petróleo.
  7. Políticas de austeridad para hacer frente al gran endeudamiento público y privado.
  8. Reducciones sistemáticas al gasto público y su impacto en la economía, nacional.
  9. Restricciones al crédito, aumento a las tarifas de bienes y servicios públicos.
  10. Devaluaciones monetarias.
  11. Aumento a los precios de artículos de consumo directo.
  12. La rígida contención de salarios, la edad de las personas.
  13. En algunos casos la poca preparación académica o de oficios de las personas.
  14. Las pocas opciones de conseguir un buen empleo formal y carecer de otros medios de sustento.

La demanda de productos alimenticios en el ser humano es una necesidad fisiológica básica de sobrevivencia, vender comida u otra mercancía desde un puesto en la calle parece una forma perfecta de ganarse la vida, el perfil socioeconómico del vendedor es en su mayoría del nivel medio o bajo de ingreso, y muchos no han terminado su educación secundaria, casi similar al de sus clientes, aunque muchos profesionistas también compran comida callejera, por la cercanía de los puestos a su lugar donde trabajan o aprovechando los descansos breves de trabajo, la comida callejera ofrece un servicio rápido, no importe el nivel promedio de ingreso de quienes consumen en ellos, principalmente los consumidores de medio y bajo nivel de ingreso dependen en el ambulante, la calidad de los alimentos está creciendo y creando food trucks, capaces de ofrecer todo tipo de comida de calidad, higiénica y a precios accesibles, a continuación se muestra en la figura 4 el impacto de la economía informal de alimentos en diferentes países (véase figura 4) (Expansión, 2014).

Figura 4: Impacto del comercio informal de alimentos en algunos países del mundo
Impacto del comercio informal de alimentos en algunos países del mundo
Fuente: FAO (2017)

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación, tiene como funciones principales conducir las actividades internacionales encaminadas a erradicar el hambre) prevé actividades en materia de nutrición en la higiene en los alimentos en la vía pública, prohíbe la preparación de alimentos en zonas donde se puedan contaminar del exterior, disposición de agua potable fría y caliente, conexión a desagüe su fregadero o lavavajillas, y aseo ya que los alimentos preparados y listos para comer que se venden en las calles de las ciudades del mundo en desarrollo contribuyen de manera importante a la seguridad alimentaria y la nutrición, generalmente casi todas las personas tienen acceso a estos alimentos, física y económicamente, algunos alimentos preparados en la vía publica aportan parte de la energía y elementos nutritivos básicos necesarios (Da Silva, 2013).

La Cumbre Mundial sobre la Alimentación (FAO, 2017), señaló que en los próximos 10 a 20 años la distribución de alimentos en las zonas urbanas de muchos países habrá de incrementarse al menos 3% anualmente en promedio, el propósito es reducir por lo menos a la mitad para el año 2020 el número de personas que padecen hambre en el mundo y suscribió las siguientes recomendaciones referentes a los alimentos que se expenden en las calles para formular políticas públicas que permitan tener higiene y calidad para los consumidores, es importante considerar los empleos que se generan para muchas personas, motivo por el cual también se debe dár la importancia respectiva y siga siendo uno de los medios de autoempleo para personas de diferentes edades y niveles socioeconómicos que no encuentran empleo en el sector formal, es importante realizar actividades que permitan analizar el desarrollo y comportamiento de esta economía informal y la participación de instituciones y autoridades sanitarias que contribuyan a mejorar el servicio con calidad e higiene que oriente y de confianza y certidumbre a los consumidores (Expansión, 2014):

  • Evaluar los alimentos que se expenden en la vía pública.
  • Orientación respecto a la mejor compra de productos en lugares reconocidos por su calidad.
  • Mejorar la calidad nutritiva y la seguridad de los alimentos.
  • Apoyo a programas de capacitación e instrucción en higiene alimentaria.
  • Fomentar la creación de bases de datos regionales sobre alimentos para aprovechar la experiencia generada en este sector.

A continuación, se muestra la importancia que el empleo informal tiene en la economía mexicana (véase figura 5)

Figura 5: Empleo formal e informal en Mexico 2017

Empleo formal e informal en Mexico 2017

Fuente: INEGI 2019

México tiene una economía informal del 33.2% de su PIB con un valor de 380 mil millones de dólares anuales, superando las aportaciones de las actividades industriales del país, el nivel de educación es un factor determinante del nivel de informalidad, cuando el nivel de educación aumenta, el nivel de informalidad disminuye, las personas que han completado la educación secundaria y superior tienen menos probabilidades de ocupar un empleo informal que los trabajadores que no tienen ninguna instrucción o solo han finalizado la educación primaria, las personas pobres enfrentan tasas de empleo informal más altas, y que las tasas de pobreza son más altas entre los trabajadores en la economía informal, la informalidad implica falta de protección social, derechos en el trabajo y condiciones de trabajo decente, baja productividad o falta de acceso al crédito, la OIT (2018), (Organización Internacional del Trabajo), muestra que 2.000 millones de personas ocupan un empleo informal, gran parte de ellas en los países emergentes y los países en desarrollo. En Mexico en el año 2010, las cifras mostraron que 27.9% de la población ocupada pertenecieron al sector en el nivel nacional, y 26.8%, el sector informal de la economía llegó a 14.2 millones, lo que representa el 29.35% de la PO (INEGI, 2019).

Seis empleos de cada diez creados en México fueron en el sector informal, el IMSS indica que menos de 600 mil empleos se generaron en el sector formal, mientras que 678.254 se generaron en la economía informal, en 1951 se estableció el Reglamento de Mercados de 1951 para el Distrito Federal, el cual define el espacio público en donde los comerciantes no pueden ubicarse. En 1998, El Programa de Reordenamiento del Comercio en la Vía Pública buscó mejorar la convivencia social por emitir permisos de operación y cobrar cuotas por el uso de la vía pública, varios programas pretendieron construir plazas comerciales, regular las condiciones de operación de los vendedores en la vía pública, el sector carece de un marco normativo y regulatorio adecuado y actualizado, comprensión de sus raíces culturales, por no mencionar una economía que no produce empleo, el asunto de la obesidad ha sido relacionado a la venta de comida callejera, la cual ofrece una dieta tradicional hecha con maíz, fríjol, calabaza, y chile, ofrecen comida nutritiva, barata, no se puede atribuir a la comida callejera, porque tiene que considerarse el papel de las nuevas comidas del Norte, las cuales tienen mucho azúcar y grasa, afectando la tasa de obesidad y diabetes, a continuación se mencionan las perspectivas para reinterpretar el rol social económico y político del ambulante (INEGI, 2019).

  1. Intermediarismo y distribución de los diversos productos.
  2. Liderazgo que incorpora la historia de las agrupaciones y las redes políticas.
  3. Usos y costumbres incorporan la antropología y etnología.

Para reorganizarlos es importante generar reglas claras para apoyar a las actividades, armonizar las interrelaciones sociales, y proteger la salud, los ambulantes tienen el desafío del riesgo, y dado su status ilegal llevarle programas de educación para que el ambulante aprenda las amenazas sanitarias, acercarles o llevar fuentes higiénicas de agua, capacitarlos mejorando sus servicios y proporcionar una oferta muy necesaria a la sociedad, se puede analizar el problema como oportunidad, la expresión economía informal hace referencia a todas las actividades económicas desarrolladas por los trabajadores, abarca la prestación de servicios y producción, venta, posesión o consumo de bienes prohibidos por la legislación, incluyendo la producción y el tráfico ilícitos de estupefacientes, la fabricación y el tráfico ilícitos de armas de fuego, la trata de personas y el blanqueo de dinero, en las unidades económicas de la economía informal quedan comprendidas las unidades que emplean mano de obra que pertenecen a personas que trabajan por cuenta propia, ya sea en solitario o con la ayuda de trabajadores familiares auxiliares no remunerados, cooperativas y de la economía social y solidaria.

Estrategias de apoyo para el comercio informal

  1. 1. Promover estrategias de desarrollo sostenible, erradicación de la pobreza y crecimiento inclusivo, y la generación de empleos decentes en la economía formal (Ferrer, 2014):
    1. Fomento de un entorno empresarial, inversión, respeto, promoción y práctica de los principios y derechos fundamentales en el trabajo.
    2. Organización y representación de los empleadores y trabajadores para promover el diálogo social.
    3. Promoción de la igualdad y la eliminación de la discriminación, incluida la violencia de género.
    4. Acceso a la educación y desarrollo de las competencias laborales, establecimiento de pisos de protección social, cobertura de la seguridad social, estrategias de desarrollo local en los medios rural y urbano, utilización de los espacios públicos y el acceso regulado a los recursos naturales públicos con fines de subsistencia.
    5. Acceso a los servicios financieros, servicios para las empresas, a los mercados, infraestructura y tecnología.
    6. Políticas eficaces en materia de seguridad y salud en el trabajo, eficientes y eficaces, seguridad de los ingresos, acceso efectivo a la justicia y mecanismos de cooperación internacional.
  2. Fomentar el empleo que respalde la demanda agregada, la inversión productiva y la transformación estructural, promuevan empresas sostenibles, sustenten la confianza de las empresas y corrijan las desigualdades.
    1. Políticas comerciales, industriales, tributarias, sectoriales y de infraestructura que fomenten el empleo, eleven la productividad y faciliten los procesos de transformación estructural.
    2. Políticas empresariales que fomenten empresas sostenibles y que favorezcan en particular las condiciones para un entorno propicio, teniendo en cuenta la resolución y las Conclusiones relativas a la promoción de empresas sostenible.
    3. Apoyo a las MiPyME para el emprendimiento y a normativas bien diseñadas, transparentes y adecuadamente difundidas que faciliten la transición a la economía formal y una competencia leal.
    4. Políticas e instituciones para el mercado laboral para obtener empleos libremente elegidos, con salario mínimo, protección social, programas de empleo público y mecanismos de garantía.
    5. Políticas de migración laboral que tengan en cuenta las necesidades del mercado de trabajo y que promuevan el trabajo decente y los derechos de los trabajadores migrantes.
    6. Políticas de educación y de desarrollo de competencias laborales que se adecúen a las cambiantes necesidades del mercado laboral y a las nuevas tecnologías.
    7. Mecanismos que garantizan el acceso de los jóvenes a la capacitación y al empleo productivo continuo.
  3. Libertad de asociación y la libertad sindical, reconocimiento el derecho de negociación colectiva, eliminación del trabajo forzoso u obligatorio, abolición del trabajo infantil, eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación, mediante la transición a la economía formal (Ferrer, 2014).
  4. Todos los incentivos deberían tener por objeto facilitar la transición efectiva de la economía informal a la economía formal y adoptar medidas para promover la lucha contra la corrupción, reducir los costos de registro y la duración del procedimiento y mejorando el acceso a los servicios, extender la cobertura de la inspección del trabajo a todos los lugares de trabajo en la economía informal para proteger a los trabajadores, adoptar medidas para asegurar el suministro efectivo de información, la prestación de asistencia para el cumplimiento de la legislación pertinente y el desarrollo de la capacidad de los actores pertinentes.
  5. En consulta con las organizaciones de empleadores y de trabajadores deben, recopilar, analizar y difundir estadísticas, desglosadas por sexo, edad, lugar de trabajo y otras características socioeconómicas específicas, sobre la magnitud y la composición de la economía informal, incluidos el número de unidades económicas informales, el número de trabajadores que emplean y los sectores en que operan, hacer un seguimiento y una evaluación de los progresos realizados.

Propuestas para crecer en la informalidad

Estar en contacto continua con las autoridades municipales para la distribución de espacios públicos y la ubicación de los negocios informales, con autoridades sanitarias para cumplir con los requisitos de salud e higiene para evitar enfermedades gastrointestinales principalmente y las que se deriven de ello, en el caso de los mercados de pulgas y los mercadillos ofrecen una oportunidad para los consumidores cuidadosos de comprar productos de primera o segunda mano Brookes (2018):

  1. No vender los mismos productos que ofrecen otros vendedores.
  2. Registrar la demografía de los clientes, como la edad, los ingresos estimados o propiedad, para que puedas captar sus gustos.
  3. Vender productos que se conecten el uno con el otro.
  4. Elegir los productos que incrementan las ventas y que tienen mayor valor de venta.
  5. Alejarse de los productos caros y delicados que requieren confianza y un mejor cuidado en su manejo, tales como electrónicos usados o productos que vienen con una garantía vencida.
  6. El diseño del negocio debe atraer al cliente.
  7. Mostrar los productos.
  8. Vender productos que complementen la compra principal del cliente.
  9. Los clientes por lo general gastan más dinero usando su tarjeta de crédito o débito que en efectivo.
  10. Entender qué es lo que quieren los clientes.
  11. Entrega el producto con una tarjeta comercial para contactar posteriormente.

Existen vendedores fastidiosos que pretenden cerrar los tratos lo antes posible, alardeando de que sus productos son los mejores, inventan lo que sea para hacer que el cliente compre sus productos, ofrecen descuentos para cerrar el trato, insisten e insisten, revenden la mercancía que adquirieron en otro lugar con un precio más bajo, llegan a vender en ocasiones productos o mercancías robadas y no dan garantía ni cambio en productos defectuosos.

Para ser buen vendedor es importante averiguar si se tiene el producto adecuado para el cliente, enfocarse en resolver los problemas específicos del cliente y tomar la mejor decisión posible y hacer ofertas que tengan sentido para el comprador y vendedor (Ferrer, 2014).

Técnicas para vender en la calle.

  1. Alertar a los clientes sobre la técnica para fijar precios que utilizan algunos negocios.
  2. Orientación para reducir gastos.
  3. Los clientes están condicionados a pensar que más es mejor, no necesariamente es así, los estudios indican que demasiadas opciones conllevan a una parálisis del análisis.
  4. Al vender en la calle y ofrecer un producto hay que explicarle al cliente si el producto es o no es el adecuado para él.
  5. Autoevaluarse y autoevaluar sobre la percepción del cliente de los productos ofrecidos. (Brookes 2018).

De esta manera se fomentarían negocios con productos y servicios de calidad que les permitan atraer más recursos económicos y les permita tener una mejor calidad de vida, así mismo capacitarlos y orientarlos en cursos de desarrollo empresarial para crecer y manejar bien sus negocios y acercarles los servicios municipales como disposición de agua, lugar donde tirar la basura sin problemas de crear nidos de animales indeseables, economía de la producción de lo que vende que les permita ser más competitivos y tengan demanda en el mercado, buscando como principal objetivo que se ubiquen en el comercio formal para que tengan acceso a prestaciones y servicios que marca la ley y no generar problemas de competencia desleal.

Bibliografía y Cibergrafía

  1. Brookes (2018). Cómo ganar mucho dinero en un mercado de pulgas. (México) Recuperado de https://www.cuidatudinero.com/13122386/como-ganar-mucho-dinero-en-un-mercado-de-pulgas
  2. Da Silva (2013). Agroindustrias para el desarrollo (Roma) Editorial ONU. Recuperado de www.fao.org/3/a-i3125s.pdf
  3. Esquivel (2016). La república informal: el ambulantaje en la Ciudad de México, (México), Editorial Tecnológico de Monterrey.
  4. Expansión (2014). Mexico, con 14.2 millones de informales (México) Recuperado de http://www.cnnexpansion.com/economia/2012/08/10/mexico-tiene-142-millones-de-informales.
  5. FAO (2017). Alimentos en venta en la vía pública: pequeños empresarios, gran negocio. (México). Recuperado de http://www.fao.org/Noticias/1997/970408-s.htm.
  6. Ferrer (2014). Trabajo decente y desarrollo sostenible. Para bailar se necesitan dos. (Bolivia) Recuperado de https://www.redalyc.org/pdf/622/62242950005.pdf
  7. INEGI (2019). Encuestas nacionales de empleo (Mexico), Recuperado de https://www.inegi.org.mx/programas/enoe/15ymas/
  8. Notimex (2019). Comerciantes informales ganan más que profesionistas en México. (México) Recuperado de https://heraldodemexico.com.mx/pais/comerciantes-informales-ganan-mas-que-profesionistas-en-mexico/
  9. Valdivia G. (2015). Comercialización y servicios en pequeños negocios o microempresas. Mexico. Editorial IC. Recuperado de https://books.google.com.co/books?id=_9ESCgAAQBAJ
  10. Velasco (2017). Nutrición básica y aplicada. Editorial UNAM. Recuperado de www.eneo.unam.mx/publicaciones/publicaciones/ENEO-UNAM-NutricionBasicayAplicada.pdf
0

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

0
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Piedra Mayorga Víctor Manuel. (2020, febrero 9). Impacto socioeconómico de la venta ambulante de comida en México. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/impacto-socioeconomico-de-la-venta-ambulante-de-comida-en-mexico/
Piedra Mayorga, Víctor Manuel. "Impacto socioeconómico de la venta ambulante de comida en México". GestioPolis. 9 febrero 2020. Web. <https://www.gestiopolis.com/impacto-socioeconomico-de-la-venta-ambulante-de-comida-en-mexico/>.
Piedra Mayorga, Víctor Manuel. "Impacto socioeconómico de la venta ambulante de comida en México". GestioPolis. febrero 9, 2020. Consultado el 25 de Febrero de 2020. https://www.gestiopolis.com/impacto-socioeconomico-de-la-venta-ambulante-de-comida-en-mexico/.
Piedra Mayorga, Víctor Manuel. Impacto socioeconómico de la venta ambulante de comida en México [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/impacto-socioeconomico-de-la-venta-ambulante-de-comida-en-mexico/> [Citado el 25 de Febrero de 2020].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de nalundgaard en Flickr