Diseño y gestión de la cadena de suministro de los residuos agroindustriales de la caña de azúcar. Aplicación a los residuos agrícolas cañeros, el bagazo y las mieles

Autor: M.Sc. Ing. José Alberto Knudsen González

Canales de distribución y administración logística

03-2006

Descargar Original

INTRODUCCIÓN

La caña de azúcar es una planta capaz de sintetizar carbohidratos solubles y materiales fibrosos a un ritmo que le abre un amplio espectro para la fabricación de cientos de productos. Entre ellos, el azúcar ocupa, hasta la fecha, un lugar primordial debido a que es uno de los componentes más importantes y universalmente utilizados en la dieta humana, pese a esto, desde hace varios años el azúcar de caña viene enfrentando una situación internacional inestable en su comercialización. Por ello, es de interés el desarrollo de una estrategia para incrementar la competitividad de esta industria, que ha incluido como acción fundamental su diversificación mediante el uso integral de la caña de azúcar, como materia prima para la obtención de un número elevado de derivados y subproductos.

Lo anterior, ha provocado que en la actualidad, el Ministerio del Azúcar en Cuba (MINAZ) esté sometido a un proceso de cambios y transformaciones, el cual está influenciado por factores internos y externos. Dentro de los primeros se destaca el alto costo de producción de la tonelada de azúcar y entre los segundos, la disminución generalizada de su consumo. Esto último, dado en parte por la presencia de los edulcorantes en el mercado internacional, que ya asciende a un 25 % del mercado total.

Estos cambios y transformaciones se manifiestan en el proceso de redimensionamiento de la industria azucarera cubana, el cual se conoce por el nombre de Tarea "Álvaro Reynoso", cuyos objetivos fundamentales son acelerar el incremento de los ingresos netos generados y disminuir los costos de producción [MINAZ, 2002].

Como respuesta a esta estrategia, el MINAZ ha proyectado, como visión a corto plazo, ser competitivos y eficientes en la fabricación de azúcares y sus derivados [GE-MINAZ-VC, 2002].

Esto implica la diversificación de la agroindustria de la caña de azúcar, la cual ha sido definida por Horta Nogueira et al. [2000] como: "un sistema flexible, capaz de reaccionar variando la correlación entre los volúmenes fabricados de cada producto, a fin de operar siempre en el rango de máxima ganancia".

En Cuba, el término diversificación ha sido empleado como un mecanismo que contribuye al avance económico, desde los primeros años del triunfo revolucionario. El Comandante Ernesto Guevara de la Serna fue uno de sus precursores, al referirse primeramente a la diversificación de la agricultura, luego a la diversificación del comercio exterior, y por último a la diversificación de la caña de azúcar [Soto Valdespino, 1998]; al respecto señalaba: "Tenemos, además, esa riqueza extraordinaria que es la caña de azúcar, la capacidad de convertir toda la caña de azúcar en una industria química del azúcar, que sería una fuente de riqueza inagotable..."

Estas palabras, en el proceso actual de reestructuración del MINAZ tienen una enorme vigencia, pues coinciden plenamente con el Programa de Desarrollo de los Derivados de la Industria Azucarera 2004 ­ 2008 [MINAZ, 2003], el cual tiene como objetivo fundamental, en su primera etapa, reestructurar la industria azucarera y ampliar la diversificación obteniendo derivados de mayor valor agregado y de mejor acceso a diversos mercados. Para esto, se prioriza la obtención de azúcares, energía, alcoholes, tableros, entre otros.

Lo anterior, según Gálvez Taupier [1996] y González Suárez [2003], presupone la asimilación de los adelantos de la ciencia y la técnica, tanto nacionales como internacionales, junto a un notable esfuerzo innovador y a una ardua labor de transferencia de tecnología, la cual entre otras cosas, posibilita la evaluación económica de la diversificación en las empresas azucareras, en su aspecto energético; demostrándose que es posible incrementar el valor agregado de la producción en su conjunto, ya que se puede producir entre 9,5 y 12,7 t de petróleo equivalente por hectárea y entre 70 y 80 L de alcohol por cada tonelada de caña que se procese, representado por los residuos agrícolas cañeros, bagazo, biogás y alcohol [Valdés Delgado et al., 2000; Rizzo Pastor, 2001]. Todo lo anterior, constituye una vía para apoyar el proceso de perfeccionamiento empresarial que se realiza, hoy día, en las empresas cubanas, el cual tiene como objetivo fundamental lograr un adecuado nivel de eficiencia y eficacia en la gestión empresarial y en este caso, del sector azucarero [CC-PCC, 1998].

Una de las razones fundamentales que justifican lo anterior, según Mesa Oramas & González Penichet [2003], es el desarrollo de una amplia industria de derivados, que a su vez potencie el despegue de este sector y de otras ramas de la economía nacional.

En esta interacción, es precisamente donde se enmarca la logística, la cual, entre otras cosas, debe garantizar un flujo material estable y racional entre la obtención de los residuos y su aprovechamiento industrial.

Hoy día, el término logística está muy difundido en la literatura, encontrándose desde definiciones muy generales hasta definiciones muy particulares [Ballou, 1991; GCP, 1993; Coma Pullés, 1996; Santos Norton, 1996; Matos Rodríguez, 1997; Gómez Acosta, 1997; Transporte & Log, 1999; Tompkins, 2000; Gómez Acosta & Acevedo Suárez, 2001; IEFP-ISQ, 2001; Paul i Cos et al., 2001; Quam, 2001; Torres Gemeil et al., 2003; CSCMP, 2005]. Los elementos comunes de las mismas están dados por el movimiento o traslado desde un proveedor u origen hasta un cliente o destino y la presencia de flujos materiales, informativos y en ocasiones también, los financieros.

El flujo material de los residuos posee particularidades que deben ser estudiadas para lograr el diseño y la gestión de sus cadenas de suministro, buscando racionalidad, integralidad y efectividad. Estas variables posibilitan la aplicación de las filosofías de gestión logística1, las cuales han llegado, incluso, a permitir la integración de varias organizaciones que persigan objetivos comunes para lograr la satisfacción de los clientes finales, facilitando así la toma de decisiones tácticas y operativas en los marcos de la cadena de suministro.

Varios autores consultados [Kopicki et al., 1993; Stock, 1998; Carter & Ellram, 1998; Schwartz, 1999; Daugherty & Ellinger, 2001; Barbosa et al., 2002; Meade & Sarkis 2002; Tibben-Lembke, 2002; ASLOG, 2002; Ortega Mier, 2003; Trigueiro, 2003; CSCMP, 2005] coinciden en plantear que la logística inversa es el papel de la logística en el retorno de productos, el reciclado, la sustitución y/o reutilización de materiales, así como en la restauración, recuperación y reprocesamiento. Sin embargo, la mayoría de los casos prácticos consultados en la literatura nacional e internacional [Matos Rodríguez, 1997; Blumberg, 1999; Barbosa et al., 2002; CLM- UN, 2002; Sarian, 2002 |a|; Tibben-Lembke, 2002], se orientan hacia la industria automovilística, la industria de equipos eléctricos y electrónicos, y en los envases y embalajes, entre otras; por lo que la aplicación de este enfoque en los residuos agroindustriales de la caña de azúcar es un tema poco tratado hasta el momento. A ello se le añade el hecho, de no existir coincidencias entre los mencionados autores respecto a si todo residuo puede ser tratado bajo un enfoque de logística inversa.

Para garantizar su diversificación energética, la industria azucarera cubana cuenta anualmente con grandes reservas de biomasa residual cañera, la cual entre otros usos, puede destinarse a la satisfacción de las necesidades energéticas de las fábricas de azúcar, de derivados y contribuir a la entrega de energía eléctrica al Sistema Electroenergético Nacional (SEN). Esta biomasa residual la componen el bagazo y los residuos agrícolas cañeros2. Estos últimos se definen como el conjunto formado por las hojas secas, las hojas verdes y el tallo verde del cogollo, todo lo cual, comúnmente en Cuba, recibe el nombre de "paja" de caña, pudiendo llegar a obtenerse de los mismos más de 150 000 t de fuel oil equivalente por cada millón de tonelada de azúcar que produzca o por cada diez millones de toneladas de caña que procese. [Pérez Egusquiza, 1998].

Actualmente la utilización de los RAC con fines energéticos en las empresas azucareras del país no está generalizada, ya que depende de ciertos factores. Entre estos se destacan: ausencia de una estimulación económica, uso alternativo de los portadores, costos de obtención, valores de inversión inicial, cultura tecnológica, efecto en el medio ambiente y la resistencia al cambio [Rubio González et al., 1995; Pérez Egusquiza, 2003]. Si a esto se le añade su baja densidad, lo cual implica la necesidad de manejar grandes volúmenes para su abastecimiento, la generalización de su empleo se hace más difícil.

No obstante, existen empresas que han llegado a producir tanto el azúcar refino como el alcohol sin consumir fuel oil, y otras que han logrado liberar bagazo para sus plantas de fabricación de tableros, aunque no de forma estable. Estas acciones coinciden con la política actual del país de contribuir al ahorro de combustibles fósiles y a mejorar la gestión ambiental, concebida en las orientaciones de la Resolución Económica del V Congreso del Partido Comunista de Cuba [PCC, 1997]. Por otra parte, se debe resaltar lo aportado en la investigación de Castillo Coto [2000] relacionado con las decisiones a nivel estratégico en el abastecimiento de los RAC para su utilización con fines energéticos, lo cual aún mantiene su vigencia ante los cambios estructurales actuales del sector. Todo lo anterior, hace necesario el estudio de la cadena de suministro para el reciclaje de los RAC en los niveles táctico y operativo, el cual contribuya al empleo eficiente de los mismos.

Una de las primeras acciones, dentro del proceso de reestructuración del MINAZ, fue la desactivación de algunas empresas azucareras que no eran eficientes en la producción de azúcar, pero en varios casos, las mismas estaban vinculadas directamente a plantas de la industria de los derivados, lo cual aunque aparentemente parece contradictorio es una realidad. Como ejemplos de lo anterior, se destacan algunas destilerías y plantas para la fabricación de tableros aglomerados que perdieron su principal proveedor o los proveedores habituales3. Esto ha traído como consecuencia la elevación de los costos de fabricación, influenciados directamente por la ausencia de decisiones logísticas en las nuevas cadenas de suministro que surgen para el reciclaje de las mieles y el bagazo respectivamente.

Todo lo anterior caracteriza la situación problémica que originó la presente investigación, cuyo problema científico se resume como la no existencia de un modelo con su procedimiento general para el diseño y la gestión de la cadena de suministro de los residuos de la agroindustria de la caña de azúcar en los niveles táctico y operativo que permita una integración, coordinación y racionalidad en los procesos logísticos buscando elevar su desempeño, además de los beneficios ambientales, económicos y sociales que se derivan del empleo de estos residuos en los marcos de la diversificación de la agroindustria de la caña de azúcar.

Por tanto, si se estudian las combinaciones de los procesos logísticos en la cadena de suministro de los residuos de la agroindustria de la caña de azúcar para lograr integración, coordinación y racionalidad en la misma empleando un indicador integral que permita evaluar su desempeño, el cual responda a menores gastos en la cadena, mejor control sobre la gestión ambiental, mejor utilización de las instalaciones y los recursos y a la satisfacción del nivel de servicio al cliente demandado, se le puede dar respuesta a este problema científico. En correspondencia con ello, se plantea la hipótesis de investigación siguiente: si se implementa un modelo con su procedimiento general para el diseño y la gestión de la cadena de suministro de los residuos de la agroindustria de la caña de azúcar en los niveles táctico y operativo que permita elevar su desempeño medido a través de un indicador integral, se contribuye a la diversificación de la industria azucarera y a la disminución del consumo de combustibles fósiles.

Esta hipótesis quedará validada si al diseñar y gestionar la cadena de suministro de los residuos de la agroindustria de la caña de azúcar en los niveles táctico y operativo, siguiendo el modelo y procedimiento propuesto, se logra una planificación integrada de los procesos logísticos y una elevación del nivel de desempeño de la cadena al realizarse la implantación parcial o total del procedimiento propuesto, mostrando un comportamiento superior del indicador integral desarrollado, lo cual contribuye a diversificar las producciones de la industria azucarera a partir de sus residuos.

Esta disminución del consumo de combustibles fósiles puede estar dada por su no empleo en la generación y/o cogeneración de energía eléctrica, así como en los procesos de producción del alcohol u otros subproductos, llegando incluso al ahorro de las reservas nacionales y contribuyendo a la protección del medio ambiente a partir de su sustitución, y en este sentido también se validará la hipótesis.

Es por esto, que el objetivo general de la investigación es elaborar un modelo conceptual con su procedimiento general para el diseño y la gestión en los niveles táctico y operativo de la cadena de suministro de los residuos agroindustriales de la caña de azúcar. De este, se derivan los objetivos específicos siguientes:

1. Construir el marco teórico - referencial de la investigación, a partir de la consulta de la literatura científica internacional y nacional más actualizada, principalmente sobre las temáticas: diseño y gestión de las cadenas de suministro, las filosofías de gestión y su vinculación con las decisiones logísticas, aplicación del enfoque logístico en los residuos agroindustriales de la caña de azúcar seleccionados para esta investigación.

2. Elaborar un modelo conceptual con su procedimiento general que permita, en los niveles táctico y operativo, el diseño y la gestión de la cadena de suministro de los residuos de la agroindustria de la caña de azúcar, conjugando todos los factores que contribuyen a su desempeño estable y coordinado a partir de las decisiones estratégicas previstas.

3. Elaborar procedimientos específicos que complementen el procedimiento general para la evaluación de la significación de los impactos ambientales, la proyección del nivel de servicio al cliente en los niveles táctico y operativo, el diseño del flujo informativo y la planificación de la cadena de suministro en los niveles de gestión citados.

4. Validar los resultados mediante la aplicación del procedimiento en varias cadenas de suministro de los residuos agroindustriales de la caña de azúcar del país.

Para cumplimentar dichos objetivos el trabajo se estructuró en tres capítulos:

Capítulo 1: Marco teórico – referencial de la investigación. Considerando la estrategia elaborada para su construcción se conjugaron los factores y elementos que sirven de fundamentos teóricos a la presente investigación, en los temas mencionados anteriormente.

Capítulo 2: Modelo conceptual y procedimiento general para el diseño y la gestión de la cadena de suministro de los residuos agroindustriales de la caña de azúcar. Se fundamenta el modelo conceptual y se explica como proceder en cada una de las ocho etapas que conforman el procedimiento general. También se exponen los procedimientos específicos y las herramientas empleadas en el mismo.

Capítulo 3: Aplicación del procedimiento para el diseño y la gestión en los niveles táctico y operativo de las cadenas de suministro de los residuos agroindustriales de la caña de azúcar. Se aplica el procedimiento general en dos escenarios, uno que responde a la posibilidad de mejorar el desempeño de cadenas de suministro existentes, y otro que incluye nuevos diseños.

Para dar solución al problema científico planteado, se requiere del empleo de métodos que respondan a estas exigencias; entre los aplicados en esta investigación se destacan los siguientes:

Métodos generales: El método hipotético-deductivo, para la elaboración de la hipótesis general de la investigación y para proponer las medidas a adoptar en la elevación del nivel de desempeño de la cadena de suministro; el método sistémico, para lograr el funcionamiento armónico y coordinado de toda la cadena de suministro; el método dialéctico, para el estudio crítico de las investigaciones precedentes, tanto en Cuba como en el extranjero, tomadas como punto de partida para alcanzar un nivel superior en las cadenas de suministro diseñadas y gestionadas a partir de los resultados obtenidos.

Métodos lógicos: El método analítico-sintético, al detallar cada proceso logístico de la cadena por separado, para luego sintetizarlos en los marcos de la cadena de suministro mejorada; el método idealización-modelación, al argumentar que el modelo conceptual propuesto es el que más se ajusta a la cadena de suministro de los residuos agroindustriales de la caña de azúcar.

Métodos empíricos: El método coloquial para la presentación y discusión de los resultados en sesiones científicas; los métodos de la entrevista y la observación para obtener los problemas presentes en las cadenas estudiadas; el método experimental para comprobar la utilidad de los resultados obtenidos a partir del procedimiento definido y los métodos de expertos para la validación de las deficiencias actuales de la cadena de suministro.

Métodos matemáticos: los métodos estadísticos no paramétricos para las pruebas de hipótesis formuladas al validar criterios de expertos y los métodos de Investigación de Operaciones (método de Programación Lineal para la optimización del proceso de transportación, las comparaciones pareadas del método de las Jerarquías Analíticas para la determinación del indicador integral que permite medir el desempeño de la cadena de suministro).

Por último, deben destacarse los aspectos novedosos de esta investigación, dados por:

• Un modelo conceptual y un procedimiento general para el diseño y la gestión, en los niveles táctico y operativo, de la cadena de suministro de los residuos de la agroindustria de la caña de azúcar que conjugue las decisiones estratégicas con las tácticas y operativas, a través de los diferentes factores que influyen en el desempeño de los procesos logísticos de la cadena, permitiendo comparar el estado actual con el mejorado, evaluando y controlando su desempeño a través de un indicador integral.

• Los procedimientos específicos y las tablas de ayuda para la clasificación de las decisiones logísticas que apoyan al procedimiento general, donde resalta el relacionado con la planificación de la cadena de suministro.

• La evaluación del desempeño de la cadena de suministro de los residuos de la agroindustria de la caña de azúcar empleando el indicador propuesto Nivel de Desempeño de la Cadena de Suministro (NDCS), el cual prevé la integración de criterios relacionados con los costos logísticos, la utilización racional de los recursos e instalaciones, la calidad y disponibilidad de los residuos, el medio ambiente y el nivel de servicio al cliente.

CAPÍTULO 1: MARCO TEÓRICO – REFERENCIAL DE LA INVESTIGACIÓN

En este capítulo se exponen los resultados de un estudio amplio y minucioso de estas temáticas, siguiendo la estrategia mostrada en la figura 1.1, la cual se corresponde con el hilo conductor del marco teórico-referencial de la presente investigación.

1.1 Características actuales de la agroindustria de la caña de azúcar. Necesidad de la diversificación. Clasificación y situación actual de los residuos de la agroindustria de la caña de azúcar

A pesar de las causas del comportamiento inestable de los precios en el mercado mundial comentadas por diferentes autores [GE-MINAZ-VC, 2002; Rizzo Pastor, 2002; Mesa Oramas & González Penichet, 2002 & 2003; Aguilar, 2003] en varios países, como son los casos de Brasil y Colombia por citar dos ejemplos en la Región de América del Sur, se producen nuevas inversiones en tecnología, ampliación de capacidades y se incrementan las exportaciones.

Esto está dado fundamentalmente por la necesidad de la diversificación de la agroindustria de la caña de azúcar, en la cual se contraponen el enfoque de derivados y el de la energía. Ambos se pueden balancear perfectamente por medio de las alternativas de producción de una fábrica de azúcar diversificada [ICIDCA, 2000], mediante las cuales se contribuye a la generación de electricidad y el uso de residuos para otros fines.

La clasificación de los residuos de la agroindustria de la caña de azúcar objetos de estudio en la presente investigación establece que los RAC son clasificados como los residuos sólidos agrícolas obtenidos en los centros de beneficio y reciclados para la producción de energía eléctrica; el bagazo es considerado como un residuo sólido industrial obtenido en la molida de la caña de azúcar y reciclado para las producciones industriales de tableros y las mieles son un residuo industrial líquido obtenido en el proceso de fabricación del azúcar y de utilización directa en la industria química para la producción de alcohol. Es importante aclarar, que todos ellos están declarados como productos priorizados en el Programa de Desarrollo de los Derivados de la Industria Azucarera 2004 – 2008 [MINAZ, 2003] y que en su conjunto representan el 35 % del total de residuos de la caña de azúcar. A continuación se hará referencia a la situación actual de éstos, incluyendo sus implicaciones ambientales.

1.1.1 Beneficios ambientales y situación actual del uso de los RAC con fines energéticos En Cuba, la gestión ambiental es regida por la Ley 81 sobre el Medio Ambiente, la cual plantea en su artículo 127 que: “el Ministerio del Azúcar, el Ministerio de la Agricultura y el Ministerio de la Industria Básica, oído el parecer del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y demás órganos y organismos competentes, establecerán estrategias para el aprovechamiento de la biomasa como fuente de energía y otras alternativas tecnológicas, tendentes al uso eficiente de las fuentes de energía y a la disminución de la contaminación ambiental” [ANPP, 1997].

Es por esto, que en los proyectos de generación y/o cogeneración o de empleo del calor de la biomasa, el impacto ambiental debe ser analizado desde los factores o puntos de partida establecidos por autores como Vana [2000]; Waldheim et al. [2000]; Cruz Fonticiella, Knudsen González et al. [2001] y que son: emisiones de gases a la atmósfera, derrame de los desechos sólidos, implicaciones económicas y sociales, entre otras. Estos factores forman parte de las llamadas estrategias de logística medioambiental (verde), las cuales serán detalladas más adelante.

Relacionado con los impactos ambientales de la biomasa cañera se estableció que en su cultivo son por lo general negativos; sin embargo en su empleo con fines energéticos son positivos, dadas las características de portador de energía renovable que tiene la biomasa cañera [Rubio González et al., 1999; Knudsen González, 2000].

Aunque en Cuba existen diferentes tipos de biomasa, en la presente investigación sólo se hará referencia a los RAC, definidos en la introducción de esta Tesis Doctoral y que según el criterio de diferentes autores, tales como Fernández [2000], Prieto et al. [2000] y Martinetti [2003] pueden ser clasificados como una biomasa primaria residual agrícola, la cual se origina a partir de la cosecha de la caña de azúcar.

Autores como González Alonso [1982]; Pérez Egusquiza [1990] y Nieblas Armas & Rubio González [1990] han demostrado que los RAC tienen mayor valor calórico que el bagazo. Esto implica que su aprovechamiento como portador de energía renovable en la economía cubana es una posible solución energética ante los problemas comerciales de los combustibles fósiles, además de los beneficios tanto económicos como ecológicos que se obtienen en su utilización. No obstante a esto al extenderse su utilización con fines energéticos, se manifiestan algunas deficiencias en el orden técnico económico, las cuales pueden llegar a convertirse en desventajas. Como la más significativa se destaca, el bajo desempeño en la cadena de suministro de este residuo, dado fundamentalmente en los procesos logísticos que incluye la misma.

1.1.2 Situación actual de la producción de tableros aglomerados de bagazo

Según el criterio de los autores consultados [Hugot, 1980; Suárez Rodríguez et al., 1982; Herryman & Alfonso, 1990; ICIDCA, 2000] el bagazo se considera un residuo lignocelulósico fibroso remanente de los tallos de caña, el cual es obtenido a la salida del último molino del tándem azucarero y constituye un conjunto heterogéneo de partículas de diferentes tamaños que oscilan entre 1 y 25 mm; siendo su componente estructural más importante, y que a la vez decide su utilización en la industria de los derivados: la fibra, que representa aproximadamente entre un 45 y 48 % de su contenido.

Los tipos de tableros aglomerados que más se producen en Cuba son: de fibra (en inglés Hardboard) y de partículas (en inglés Waferboard).

El decrecimiento de la producción en las fábricas de tableros de bagazo, según Molina Mancebo [2003] ha estado influenciado por los factores siguientes: encarecimiento del bagazo sustituido por el incremento en los precios del petróleo, directiva del MINAZ de utilizar solamente bagazo sobrante para las empresas azucareras, prioridades de generación eléctrica con bagazo sobrante, falta de un mecanismo financiero que incentive su venta a las fábricas de tableros de bagazo y desactivación de algunos centrales directamente vinculados a plantas de derivados.

Esta última causa crea la necesidad de diseñar y gestionar la cadena de suministro de este residuo para su utilización en las fábricas de tablero ya que a pesar de que la demanda actual de bagazo se logra satisfacer con el 47 % de la disponibilidad, no siempre se selecciona la variante más económica desde el punto de vista de la transportación, lo cual confirma la necesidad de un desempeño adecuado de estas cadenas de suministro.

1.1.3 Estado actual del empleo de las mieles para la obtención de alcohol

Actualmente la producción de alcohol a nivel mundial tiende a elevarse. Un ejemplo de lo anterior lo constituye Brasil, país que tiene una experiencia de más de 20 años en la producción de alcohol carburante a partir de la caña de azúcar; llegando a rendimientos de más de 80 L/t de caña, con costos inferiores a los 0,20 USD/L, pudiendo producir anualmente hasta 14,4 billones de metros cúbicos de alcohol en más de 300 instalaciones disponibles [Rodríguez Ramos, 2004].

Al igual que los RAC y el bagazo, las mieles de la industria azucarera se consideran un residuo perteneciente al grupo de sustratos y son utilizadas para la obtención de alcohol etílico por vía de la fermentación. Dentro de este grupo, también se incluye el jugo de caña, los residuos lignocelulósicos, el jugo de los filtros, el jugo diluido, así como también puede hablarse del mosto de destilería del propio proceso fermentativo [Pérez Bruffao, 1997; Pajón Poblet et al., 2002].

Según Oquendo Ferrer et al. [2002] las posibilidades de desarrollo de la industria alcoholera cubana se fundamenta en la reanimación de la industria azucarera, lo cual permite aumentar las disponibilidades de miel final; el mejoramiento de las tecnologías existentes que posibiliten incrementar los rendimientos (emplear otros residuos de la caña, como es el caso del bagazo); la tradicional calidad del ron cubano y su mercado internacional. Este desarrollo está sujeto a la solución de la principal debilidad relacionada con el alto costo de adquisición de las mieles, planteada por este mismo autor, donde los gastos de la actividad de transporte tienen una influencia significativa; demostrándose así, la necesidad de resolver el problema científico planteado en esta investigación, para lo cual se debe diseñar y gestionar el sistema logístico.

1.2 Diseño y gestión de los sistemas logísticos

Dada la necesidad de integración que impone la logística, el enfoque sistémico se convierte en una valiosa concepción de trabajo, ya que no es posible hablar de la logística como un elemento de trabajo, sino como un sistema de actividades [Gómez Acosta & Acevedo Suárez, 2001 |a|].

La palabra logística engloba todos los procesos y operaciones necesarias para que el consumidor pueda tener en sus manos un producto en las condiciones en que lo desea, dónde y cuándo lo necesita, a un precio que está dispuesto a pagar. Considerando lo anterior, el autor de esta investigación define los sistemas logísticos como el conjunto relacional e integrado de estructuras orgánicas, recursos, procedimientos, medios y métodos que permiten desarrollar la función logística en las organizaciones.

Aunque en Cuba el precursor del enfoque en sistema de la función logística fue Comas Pullés [1996], muchos autores en sus trabajos lo han enmarcado ya sea de una forma parcial o total. Estos son los casos de Santos Norton [1996]; Matos Rodríguez [1997]; Knudsen González, et al. [1998]; Hernández Milián et al. [1998]; Castillo Coto [2000]; Marrero Delgado [2001] y González González [2002].

Nota: Es probable que en esta página web no aparezcan todos los elementos del presente documento.  Para tenerlo completo y en su formato original recomendamos descargarlo desde el menú en la parte superior

M.Sc. Ing. José Alberto Knudsen González

Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas  Facultad de Ciencias Empresariales  Departamento de Ingeniería Industrial Tutores: Dr.C. Ing. Roberto Cespón Castro  Dr.C. Ing. Fernando Marrero Delgado - knudsenjakgarrobayahoo.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.