El fracaso, herramienta esencial para el emprendedor

Tras largos años de estudiar las biografías de los emprendedores más exitosos de la historia, podemos corroborar que el fracaso ha sido parte del éxito de estas personas, ya que en algún momento de sus vidas sufrieron por lo menos una crisis, sea esta, económica, emocional o familiar, que puede ir desde la pérdida de un empleo, la separación matrimonial o sentimental, la pérdida de un ser querido hasta llegar a sufrir guerras o estragos de desastres naturales.

No ha existido emprendedor exitoso que no haya pasado por una crisis que lo condujo hacia el fracaso, pero el secreto de cada caso de éxito radica en la forma como el emprendedor asimiló su fracaso.

La agilidad mental que cada uno tuvo para reaccionar ante la crisis sin duda alguna fué el factor determinante para reconocer el problema en el que estaba, identificar su situación actual en ese momento de crisis y establecer mecanismos para superarla o a su vez tomar nuevos rumbos empresariales.

Carlos Alberto Madrazo decía: “Conozco dos tipos de personas, los que han triunfado y los que nunca han fracasado, los que nunca han fracasado, nunca han intentado nada.”

El fracaso muchas veces puede llegar a ser indispensable en el camino de formación de un emprendedor.

La presencia del fracaso en un emprendimiento no significa que la persona sea un mal emprendedor, una persona que ha sufrido un fracaso empresarial, con seguridad debe haber aprendido una gran lección que en el futuro le evitará cometer los mismos errores en sus nuevos proyectos.

Para los emprendedores es de vital importancia aprender lo que se debe hacer para hacerlo bien, así como también debe tener ideas claras de lo que NO se debe hacer, y esto último solo se aprende fracasando.

Un emprendedor  que tiene entre sus antecedentes varios fracasos, aprende mucho de sus errores, y adicional a esto gana algo muy valioso, “experiencia”  para poder salir adelante en momentos en los que tenga que trabajar bajo presión y en situaciones en que el mercado obligue a los emprendimientos a entrar en terrenos difíciles, podrá enfrentar estas situaciones con calma y sabiduría por la experiencia adquirida gracias a sus anteriores fracasos.

Sufrir un fracaso en la vida empresarial no es el fin del mundo, a decir verdad es el camino marcado para el inicio de uno nuevo, un nuevo emprendimiento, un nuevo camino construido sobre bases más sólidas, con mayor experiencia y menos probabilidades de repetir los mismos errores.

Los emprendimientos nunca estarán libres de problemas ya que estos son inevitables en el mundo empresarial, es más, es uno de los motivos de su existencia, creamos una empresa para dar solución a los problemas de los demás. Por lo tanto debemos aprender de nuestros errores para sacar provecho de anteriores fracasos y no volverlos a cometer, me atrevo a decir que hasta cierto punto los fracasos son necesarios y hasta enriquecedores.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Contrera Zambrano Ángel. (2016, junio 14). El fracaso, herramienta esencial para el emprendedor. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/fracaso-herramienta-esencial-emprendedor/
Contrera Zambrano, Ángel. "El fracaso, herramienta esencial para el emprendedor". GestioPolis. 14 junio 2016. Web. <http://www.gestiopolis.com/fracaso-herramienta-esencial-emprendedor/>.
Contrera Zambrano, Ángel. "El fracaso, herramienta esencial para el emprendedor". GestioPolis. junio 14, 2016. Consultado el 9 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/fracaso-herramienta-esencial-emprendedor/.
Contrera Zambrano, Ángel. El fracaso, herramienta esencial para el emprendedor [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/fracaso-herramienta-esencial-emprendedor/> [Citado el 9 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 90692443@N05 en Flickr