El compromiso de la responsabilidad social empresarial

Autor: Ing. Carlos Mora Vanegas  

OTROS CONCEPTOS ADMINISTRACIÓN

11-2005

RESUMEN

Es determinante en el análisis de la responsabilidad social de la empresa, saber cómo el sector empresarial la está interpretando, qué está haciendo al respecto, cómo maneja la gerencia y el equipo que lo acompaña su compromiso no solo tanto para sus trabajadores, sino para la comunidad, dentro de la ética y valores requeridos para prestar el servicio que se han propuesto no afectando en ningún momento al medio ambiente, entorno en donde se desenvuelven.

En este artículo nos adentramos en analizar el alcance. Importancia, relevancia del la responsabilidad social en el presente.

CONSIDERACIONES BASICAS, ALCANCE, REPERCUSIONES

El programa de postgrado de la especialidad de Gerencia de Calidad y productividad del Área de Postgrado de Faces de la Universidad de Carabobo que coordino dentro de sus líneas de investigación  abarca  todo lo concerniente a Ética, valores, responsabilidad social de las empresas venezolanas, líneas que dentro de sus actores principales están  especialmente las Pymes a las que se les ha venido estudiando dentro del marco de la responsabilidad social, específicamente en lo que concierne a contaminación y medio ambiente, satisfacción de las necesidades de sus consumidores, labores sociales que beneficien a la comunidad, concretamente en todo lo relacionado en  lo que favorezca a  la cultura, que evite el flagelo de la corrupción ,  y que se actúe dentro de la ética, valores que el país demanda.


Estamos plenamente identificados con lo que ComunicaRse nos aporta, que la responsabilidad social no consiste en mera filantropía, no se trata de realizar acciones de beneficencia, desinteresadas, sino que debe asumirse como una herramienta de gestión, como una medida de prudencia y como una exigencia de justicia.

Se agrega, como señala la profesora Adela Cortina, como herramienta de gestión, la responsabilidad social debe formar parte del "núcleo duro" de la empresa, de su gestión básica, no ser "algo más", una especie de limosna añadida, "que convive tranquilamente con bajos salarios, mala calidad del producto, empleos precarios, incluso explotación y violación de los derechos básicos". "La buena reputación se gana con las buenas prácticas, no con un marketing social que funciona como maquillaje de un rostro poco presentable".

Mientras sindicatos y organizaciones cívicas consideran "insuficientes" las iniciativas voluntarias para salvaguardar los derechos de trabajadores ciudadanos y piden un marco con unas normas mínimas que garanticen reglas de juego equitativas, las empresas subrayan la "naturaleza voluntaria" de la responsabilidad social, insistiendo en que los mínimos "ya están legislados" y una ley no haría sino anular la creatividad y el carácter innovador de la empresa, amén de la dificultad que entraña legislar un "hasta dónde" en el ámbito social .

No hay que olvidar, insiste Cortina, que la empresa prudente, defiende, intuye que si tiene en cuenta los intereses de los afectados en el diseño de las estrategias de la empresa, también aumentará el beneficio del accionista.

Consideremos  también importante lo que nos lega Oded Grajew ,Director ejecutivo del Instituto Ethos de Empresas y Responsabilidad Social,  cuando nos dice,  que el sector empresarial posee un inmenso poder (financiero, económico, tecnológico, cultural, de información y comunicación, político y electoral). Mientras más grande sea el poder, mayor debe ser la responsabilidad, especialmente en este momento histórico de enormes desafíos sociales y ambientales. Al adoptar de hecho y de forma seria una gestión socialmente responsable, las empresas pueden transformarse en poderosas socias en la construcción de una sociedad más justa, próspera y sustentable .

Nos agrega Grajew, que en los Estados Unidos y en varios países de Europa, más del 40% de entrevistados sobre el tema de responsabilidad social afirmaron, que en el último año realzaron alguna empresa que consideraban socialmente responsable, comprando sus productos o hablando bien de la empresa. Otras encuestas apuntan que la buena imagen de las empresas facilita la contratación y retención de talentos, además de propiciar un mayor compromiso de sus empleados con los objetivos de la organización.

Por su parte, las empresas percibieron que la responsabilidad social podía mejorar su imagen junto a la comunidad, a los consumidores, y a los propios empleados, constituyéndose en un gran diferencial competitivo. Fue así que el movimiento de la responsabilidad social empresarial creció y se expandió por el mundo entero. En Brasil, el Instituto Ethos, con cuatro años de existencia, reúne actualmente cerca de 670 empresas –que, en suma, representan cerca del 30% del PBI brasilero- interesadas en aprender y profundizar sus prácticas empresariales para que se tornen socialmente responsables.

En el presente, no obstante  comenta Grajew,   se manifiestan  grandes riesgos que se alzan contra el trabajo de varios años de empresarios, dirigentes empresariales, organizaciones empresariales e instituciones, que llenos de buenas intenciones y reales compromisos con la ética, intentan darle un sentido público a las actividades empresariales. El primer riesgo es que las empresas confundan, algo que todavía es frecuente, especialmente en Brasil, la diferencia entre responsabilidad social y proyecto social. Por más importante que sea invertir en la comunidad de un país con tantas carencias como el nuestro, no sirve de nada contribuir con una iniciativa social si la empresa trata mal a sus empleados, evade impuestos, tira desechos en un río, tiene prácticas corruptas o engaña al consumidor. Todas las empresas denunciadas en los escándalos de la Bolsa tenían proyectos sociales.

El otro gran riesgo es no adoptar a la responsabilidad social como una cultura de gestión, abordando equitativamente todas las actividades de la empresa y todas sus relaciones (empleados, consumidores, comunidad, proveedores, inversores, acciones, concurrente, medio ambiente y gobierno).

En concreto y refiriéndonos al caso venezolano, consideramos que es necesario que la gerencia se identifique con la gestión de responsabilidad social y genere acciones que hagan realidad que se manifieste en beneficio de todos, especialmente de los trabajadores, comunidad, que sabemos ha sido afectada por el comportamiento de muchas empresas en la contaminación del entorno, en el trato no adecuado a sus consumidores y desde luego a los trabajadores que no se le ha considerado su rol significativo bajo la óptica de la responsabilidad social.

Por último considérese lo que señala Peter Drucker, que la empresa existe en interrelación con el medio. La visión de los motivos (el lucro) deja de lado un hecho esencial: en ese medio hay también otros actores, hay una comunidad, y la empresa es parte de ella .

A ello se agrega lo que el Financial Time expone, que las empresas que se muestran socialmente responsables tienden a integrar todas sus agendas -sus distintos objetivos- en una sola visión de su actividad y su inserción en el medio; esto es, esas empresas se sienten responsables ante sus accionistas, ante sus empleados, ante el gobierno, ante cualquier sector social que pueda verse afectado por sus externalidades, ante sus competidores -sobre todo cuando estos son pequeñas empresas locales- y ante la comunidad en general.
 

Ing. Carlos Mora Vanegas  cmoraarrobapostgrado.uc.edu.ve   camv12arrobahotmail.com  El Dr. Mora es Ingeniero - Administrador, Profesor Titular en el Área de estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo (Venezuela)

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.