Tormentas tropicales, efecto invernadero y calentamiento global

Tormentas Tropicales

Las tormentas tropicales transportan y distribuyen el calor global que emana de los océanos. Estas tormentas tienen distintos nombres según la región del planeta donde se presentan. Por ejemplo, en el Océano Atlántico se les llama huracanes, en el Océano Indico ciclones y en el Pacífico Tifones. El mecanismo que propicia estas tormentas es el mismo en todos los océanos. Este tipo de tormentas se forman en regiones oceánicas donde la superficie del agua alcanza temperaturas cálidas de al menos veintisiete grados centígrados, sobretodo al final del verano.

La desviación de estas tormentas es consecuencia del movimiento rotacional del planeta que forma vórtice y fuerza mayor cerca del ecuador. Por esta razón las tormentas tropicales se originan generalmente en zonas a más de 5 grados del ecuador, y de allí se mueven hacia ambos polos del planeta en forma de remolinos. Cada tormenta tropical se forma inicialmente a partir de un pequeño e inofensivo vórtice que mantiene una zona de baja presión en el centro y, regularmente 10% de estos fenómenos se transforman en verdaderas tormentas que inciden fuertemente en las condiciones atmosféricas marítimas y terrestres del planeta.

El calor y la intensa radiación solar incrementan los índices de evaporación del agua, y esta humedad excesiva forma enormes torres de nubes cargadas de lluvia. Las masas de aire caliente se elevan provocando disminución en la presión del aire sobre la superficie de los océanos. Y para igualar esta diferencia de presiones, nuevo aire de es absorbido de afuera hacia adentro de la zona de tormenta, el cual también se eleva subsecuentemente. De tal manera, podría esperarse que el flujo de aire dentro de la zona central de baja presión mitigara los efectos de la tormenta, pero el calor en la superficie del mar en éstas regiones restablece y suministra constantemente la energía requerida para la formación de nubes de tormenta.

La rotación del planeta hace girar el sistema de tormenta y provoca remolinos. En este sentido, entre más rápida sea la elevación del aire caliente, mayor será la velocidad del viento y más fuerte la rotación del remolino. Adicionalmente, la formación de nubes libera energía en forma de calor, lo cual hace sostenible el proceso de la tormenta. La alta velocidad del viento como resultado de la tormenta provoca movimientos en los océanos. Y estos movimientos oceánicos traen agua fresca a la superficie, lo cual en algún momento detiene la tormenta, debido a la disminución en la energía calórica. Por esta razón, las tormentas marítimas tropicales dejan siempre un ambiente fresco detrás de ellas y, de este modo se evita que otra tormenta pase por el mismo camino, ya que las tormentas evitan el aire fresco.

Océanos y Tormentas

En los océanos se forman las tormentas. Actualmente, más de 60% de la superficie terrestre está cubierta por agua, y 97% es agua de mar. Todos los océanos se comunican y forman un gran mar planetario. En el hemisferio norte del planeta se encuentran las enormes masas de territorio pertenecientes a Norte América, Europa y Asia donde la superficie terrestre equivale a 39% y los océanos ocupan el 61%, lo cual significa 155 millones de kilómetros cuadrados de mar. Por otra parte, en el hemisferio sur la situación es muy diferente, es decir, continentes como América del Sur, Africa, Australia y Antártica comprenden únicamente 19% de la superficie terrestre, y los océanos ocupan el 81%, lo cual significa 207 millones de kilómetros cuadrados de mar en el hemisferio sur.

Cuarenta por ciento de la superficie terrestre esta ubicada en zonas de climas tropicales, entre los trópicos de los hemisferios norte y sur. El calor y la intensa radiación solar tropical provocan altos niveles de evaporación, especialmente sobre el agua de los océanos, lo cual es fundamental para el balance entre calor y agua en el planeta. Los océanos difieren considerablemente en cuanto a su superficie y a la asimilación de ríos que desembocan en ellos. El Océano Atlántico está rodeado principalmente por territorios planos divididos por enormes ríos como el Amazonas, Mississippi, Congo, Níger y Nilo que desembocan en este océano. El Océano Indico se encuentra rodeado por pequeños territorios, algunos de los cuales están dentro del cinturón de la sequía, sin embargo ríos como el Zambezi y el Ganges desembocan en este océano. El Océano Pacífico se encuentra rodeado de cadenas montañosas, y recibe menor cantidad de agua de ríos como el Colorado, Columbia, Amur y el Yangtze principalmente. En gran parte de las regiones marítimas, las principales corrientes son influenciadas por los vientos locales que transportan enormes volúmenes de agua de Norte a Sur y de Este a Oeste en el planeta. De este modo grandes cantidades de energía calorífica se distribuyen en el agua. Es decir, los océanos no solamente almacenan calor, sino que lo transportan y distribuyen. El agua es un mejor medio para almacenar calor que el aire. Este calor al moverse conforma los climas templados del planeta.

Una de las características principales del océano Atlántico consiste en el flujo de energía calorífica hacia el norte, desde ambos hemisferios del planeta. Alrededor de mil millones de mega-watts de energía calorífica son transferidos mediante este océano hacia el occidente y norte de Europa. Sin este fenómeno, el invierno en Europa Central sería similar al que existe en regiones árticas. En la región norte del planeta, entre Groenlandia y Noruega, las aguas del Atlantico se enfrían considerablemente, y se hacen más densas y pesadas debido al enfriamiento. En el mar de Groenlandia, esta agua pesada y densa se hunde a profundidades de hasta 2000 metros, en columnas de sólo 15 km. de ancho, a razón de hasta 17 millones de metros cúbicos de agua por segundo, llevando consigo dióxido de carbono (CO2) disuelto. En este sentido, el “Efecto Invernadero” en el planeta tiene consecuencias directas, porque propicia el calentamiento global que derrite mayor cantidad de hielo polar y, de esta manera se reduce la sal en el agua de mar haciéndola más ligera, evitando así su hundimiento necesario para el ciclo vital y el balance de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera del planeta.

Fenómeno “El Niño”

“El Niño” nos muestra claramente las consecuencias de la interrelación entre océanos y atmósfera en la formación de eventos climáticos. A intervalos irregulares, pero siempre alrededor de la época navideña, una cálida corriente oceánica causada por intercambio entre zonas de presiones altas y bajas en el pacífico occidental empuja a la corriente Humbolt, rica en nutrientes, lejos de la costa oeste de América del Sur. Es decir, corrientes de agua cálida, con temperatura alrededor de 28°C y pobre en nutrientes (plancton), quedan sobre la corrientes frescas y ricas en nutrientes, las cuales tienen temperatura de 20°C aproximadamente.

De tal manera, la ausencia de nutrientes reduce la producción de plancton y, como resultado, los peces se alejan hacia mejores regiones donde existe plancton, afectando la economía de flotas pesqueras, y propiciando la muerte de aves, focas y otros animales marítimos que viven de los peces. Pero esto no es todo, el clima en la regiones afectadas por “El Niño” se altera drásticamente. Y los niveles de precipitación pluvial pueden disminuir por la desviación en las precipitaciones, ó aumentar notablemente debido a la inestabilidad atmosférica causada por “El Niño”.

Por ejemplo, en las islas Galápagos donde normalmente se reciben 460 mm. de precipitación pluvial anual, el fenómeno de “El Niño” (1982-1983) causó severas inundaciones con una precipitación pluvial de 3225 mm. Y sus efectos no sólo se sintieron en Perú y Ecuador, sino también en América Central y Australia. El fenómeno de “El Niño” puede describirse como un ciclo natural climático recurrente que se presenta generalmente cada tres a ocho años, siempre alrededor de la época navideña desde hace más de 400 años según los científicos.

Efecto Invernadero

El intercambio de gases entre océanos y atmósfera, se presenta como un importante factor global climático. El dióxido de carbono (CO2), llamado también “gas de invernadero”, es particularmente significativo en este aspecto. Aún cuando este gas forma parte de sólo 0.035% de la atmósfera, su presencia en la atmósfera aumenta cada día, lo cual afecta negativamente el desarrollo del clima y de las condiciones de vida en el planeta.

La característica especial de este gas, es que se encuentra en el agua de mar en tres formas distintas: 1.- Como gas de dióxido de carbono disuelto (CO2). 2.- Como carbonato de hidrógeno (HCO3). 3.- Como carbonato (CO3). Cuando la concentración de CO2 es la misma en el agua de los océanos y en el aire, entonces el proceso de intercambio estaría en balance. Sin embargo, una parte del CO2 en al agua se convierte en HCO3 y en CO3. De este modo el agua de mar tiene mucho mayor capacidad que la atmósfera para almacenar CO2.

Entre más fría sea el agua de mar, mayor será la cantidad de CO2 disuelto en ella. Los océanos en regiones tropicales y subtropicales descargan CO2 a la atmósfera, mientras que grandes cantidades de CO2 (“gas invernadero”) se encuentran en solución en los océanos polares. Las zonas marítimas donde se forman aguas profundas, así como en los océanos árticos, el CO2 se separa de la atmósfera al hundirse en las corrientes marítimas, y años después vuelve con las corrientes a la superficie para incrementar la cantidad de CO2 en la atmósfera.

Por otra parte, las algas marinas durante el proceso de fotosíntesis consumen CO2 disuelto en el agua de mar. Sin embargo, en océanos donde existe gran cantidad de algas, el consumo de las algas para alimentación de la fauna marina es mucho más lento que la reproducción y el crecimiento de estas algas. De tal manera, las algas se ven obligadas a consumir todos los nutrientes en el agua, tales como nitratos y fosfatos, y ya sin nutrientes suficientes no pueden continuar proliferando, entonces mueren y se hunden en el fondo de los océanos, conjuntamente con el CO2 que se encuentra en su células, el cual finalmente será captado por el aire, incrementado así la cantidad de CO2 circulando en la atmósfera.

Además, la capas calcáreas y corales en los océanos producen CO2 por reacción química, donde dos moléculas de HCO3 se transforman en CO3, agua (H2O) y CO2. De este modo las capas calcáreas y los arrecifes coralinos incrementan la cantidad de CO2 en los océanos que finalmente es expulsada a la atmósfera. Investigaciones recientes demuestran que los arrecifes coralinos producen cuatro veces más CO2 que las algas. Los arrecifes coralinos se encuentran en aguas tropicales calidas de escasa profundidad, y el CO2 no se disuelve fácilmente en aguas cálidas, lo cual hace que el CO2 sea expulsado hacia la atmósfera más rápidamente.

El calentamiento global, debido al “Efecto Invernadero”, se encuentra íntimamente relacionado a la incapacidad de los océanos para almacenar los excedentes de CO2 producidos en nuestra sociedad “tecnológicamente avanzada”.

El Calentamiento Global

La interrelación de los procesos para el balance del CO2 entre los océanos y el clima mundial resulta compleja. El calentamiento global causado por el “Efecto Invernadero”, significa que la capacidad de los océanos para almacenar CO2 en solución es limitada. Y esto es aún más grave cuando el agua del mar se calienta, y su contenido de sal disminuye debido a que los glaciares se derriten. El agua llega a ser demasiado cálida y muy ligera, lo cual evita su hundimiento conjuntamente con el CO2 hacia las profundidades de los océanos. El calentamiento global incrementa también la estabilidad del agua superficial, lo cual evita el transporte de nutrientes marinos hacia aguas más profundas, disminuyendo así la producción de algas que captan CO2, y la cantidad de peces que se alimentan de las algas. Así mismo, el aumento de la temperatura en las aguas de los océanos propicia el desarrollo de huracanes.

Lo anterior muestra claramente lo importante y delicado que es el balance del CO2 en las condiciones climáticas para la vida en el planeta. Sin embargo, mediante vehículos automotores y procesos industriales que generan enormes cantidades de CO2, continuamos contribuyendo al balance inadecuado del CO2 en la atmósfera, lo cual tarde o temprano afecta negativamente nuestras vidas. Cada día es más necesario el uso de energía limpia en nuestra sociedad.

Captura de Carbono

Las regiones tropicales ofrecen posibilidad para establecer y manejar pastizales y plantaciones forestales a fin de vender los derechos por el carbono fijado en la biomasa producida. Es decir, bonos de carbono. La captura de carbono atmosférico y su valor económico depende principalmente de la productividad en plantaciones forestales y pastizales, y del precio del carbono. Es posible establecer plantaciones en terrenos con alto potencial productivo, lo cual significa más de 25 m3/ha/año de madera. Y para minimizar la cantidad del carbono liberado se deben reforestar terrenos agropecuarios. Se estima que en el sureste de México la reforestación de pastizales con eucaliptos de alta productividad (40 m3/ha/año) genera una captura neta de CO2 entre 320 y 610 toneladas por hectárea en un periodo de siete años, lo cual en el mercado internacional del carbono tiene un valor de US $ 0.90 a US $2.10 por tonelada (Chicago Climate Exchange) y de €6.40 a €19.70 Euros por tonelada (European Climate Exchange Carbon) (junio 2005).

Para compensar las emisiones de CO2 generadas por la deforestación en el sureste de México, se requiere establecer anualmente entre 27000 y 50000 hectáreas de plantaciones de rápido crecimiento. Las empresas reforestadoras deben considerar la venta de bonos de carbono como producto complementario en sus proyectos. Difícilmente un proyecto productivo puede basarse solamente en la captura de carbono. Cuando se obtiene un buen precio por el carbono fijado en la biomasa de la plantación, su impacto financiero es considerable pero no debe ser decisivo para el proyecto. Es factible pensar que a través de la venta de bonos de carbono pueda financiarse buena parte de los costos de reforestación (Petteri Seppänen).

Mercado de Bonos de Carbono

El nombre “bonos de carbono” se ha dado al conjunto de instrumentos que pueden generarse por diversas actividades en la reducción de emisiones de CO2.

Existen varios tipos de bonos de carbono, dependiendo de la forma en que éstos fueron generados:

  • ƒCertificados de Reducción de Emisiones (CERs)
  • ƒMontos Asignados Anualmente (AAUs)
  • ƒUnidades de Reducción de Emisiones (ERUs)
  • ƒUnidades de Remoción de Emisiones (RMUs)

Certificados de Reducción de Emisiones (CER).- Los países (Anexo Uno) que inviertan en proyectos bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio, pueden obtener Certificados de Reducción de Emisiones por un monto equivalente a la cantidad de bióxido de carbono (CO2) que se dejó de emitir a la atmósfera como resultado del proyecto. Para ello, el proyecto debe cumplir con los requisitos establecidos por el Consejo Ejecutivo del Mecanismo de Desarrollo Limpio.

Montos Asignados Anualmente (AAU).- Corresponde al monto total de las emisiones de “gases de efecto invernadero” que a un país se le permite emitir a la atmósfera durante el primer período de compromiso (2008-2012) del Protocolo de Kyoto. Cada país divide y asigna el monto de emisiones a empresas localizadas en su territorio a manera de límite por empresa.

Unidades de Reducción de Emisiones (ERU).- Corresponde a un monto específico de emisiones de “gases de efecto invernadero” que dejaron de ser emitidas por la ejecución de un proyecto de implementación conjunta.

Unidades de Remoción de Emisiones (RMU).- Corresponde a créditos obtenidos por un país durante proyectos de captura de carbono. Estas unidades o créditos pueden ser obtenidas sólo por países en el Anexo Uno del Protocolo de Kyoto, y pueden obtenerse también en proyectos de implementación conjunta. Unidades de Remoción de Emisiones pueden ser utilizadas únicamente por los países dentro del período de compromiso durante el cual fueron generadas, y son para cumplir con sus compromisos de reducción de emisiones. Estos créditos no pueden ser considerados en períodos de compromiso posteriores.

Transacciones de Bonos de Carbono

Las transacciones de bonos de carbono pueden consistir desde una simple compra-venta de una cantidad específica de bonos, hasta una estructura de compra-venta con diversas opciones. Algunas de las opciones son las siguientes:

  • ƒCompras Spot: el precio del bono y la cantidad de bonos se acuerdan en la fecha del convenio de compra-venta pero la entrega y el pago del bono se realizan en fecha futura cercana. Se puede considerar que la compra-venta es en el momento, aún cuando pasen unos días entre el pago y la entrega. Esto se hace para asegurar un precio conveniente para ambas partes y para reducir el riesgo de que el bono no se venda en el futuro.
  • ƒContratos de entrega futura: se acuerda la compra-venta de una cantidad específica de bonos al precio de mercado actual, pero el pago y la entrega se realizarán en fechas futuras, generalmente de acuerdo a un calendario de entregas.
  • ƒOpciones: las partes compran o venden la opción, es decir, el derecho a decidir si la venta se realizará o no, en la fecha y al precio pactados. De esta manera, el comprador tiene derecho a comprar los bonos ofrecidos por el vendedor, pero no la obligación de comprarlos una vez llegada la fecha límite. Las condiciones de precio, cantidad y fecha de entrega de los bonos se acuerdan el día de la elaboración del contrato, y también se acuerda la fecha límite para que el comprador mantenga su derecho de compra. En este caso el vendedor está a la expectativa y depende de la decisión del comprador, pero si la compra-venta se realiza, entonces el comprador tendrá que pagar al vendedor una cantidad adicional denominada Premium.

Valor de los Bonos de Carbono

Todas las operaciones de compra-venta en el comercio de bonos de carbono están regidas por un contrato entre comprador y el vendedor. Es decir, no hay “valor oficial” sobre el precio de una tonelada de CO2 reducida o no emitida. Y aún cuando algunas agencias multilaterales han establecido precios para la reducción de emisiones en proyectos financiados por ellas mismas, como por ejemplo hasta 2005 el Banco Mundial empleaba un precio de US $5 dólares por tonelada de CO2 equivalente no emitida, el precio de la tonelada de CO2 está sujeto a la oferta y la demanda de bonos de carbono en el mercado. Existen diferentes esquemas para el comercio de bonos de carbono, y diferentes sitios en el mundo donde se pueden comprar y vender. De tal manera, los precios son diferentes por cada tonelada de CO2.

Por ejemplo:

  • ƒChicago Climate Exchange: en operación desde diciembre del 2003; el precio ha fluctuado desde $0.90 hasta los $2.10 dólares por tonelada de CO2 (datos a junio de 2005).
  • ƒEuropean Climate Exchange Carbon: en operación desde abril del 2005; el precio ha fluctuado entre $6.40 y $19.70 euros por tonelada de CO2 (datos a junio de 2005).

Absorción de Bióxido de Carbono

Los ecosistemas forestales pueden absorber cantidades significativas de bióxido de carbono (CO2), principal gas de efecto invernadero (GEI). Recientemente ha surgido un interés considerable por incrementar el contenido de carbono en la vegetación terrestre mediante la conservación forestal, la reforestación, la agroforestería, los pastizales y otros métodos de manejo del suelo. Gran número de estudios han demostrado el enorme potencial que poseen los bosques y ecosistemas agropecuarios para almacenar carbono.

El ciclo de carbono en la vegetación comienza con la fijación del CO2 mediante los procesos de fotosíntesis realizada por las plantas y microorganismos. En estos procesos, catalizados por la energía solar, el CO2 y el agua reaccionan para formar carbohidratos y liberar oxígeno a la atmósfera. Una parte de estos carbohidratos son consumidos directamente para suministrar energía a la planta.

Por otra parte, CO2 es liberado a través de las hojas, ramas y raíces de las plantas como producto de este proceso. Otra parte de los carbohidratos son consumidos por los animales, que también respiran y liberan CO2. Las plantas y los animales que mueren, son finalmente descompuestos por macro y micro-organismos, lo cual da como resultado que el carbono de sus tejidos se oxide en CO2 y regrese a la atmósfera (Schimel 1995 y Smith et al.1993).

La fijación de carbono por bacterias y animales contribuye también a disminuir la cantidad de bióxido de carbono, aunque cuantitativamente es menos importante que la fijación de carbono en las plantas. Cuando mueren los organismos son comprimidos por sedimentación y sufren una serie de cambios químicos que forman turba, luego carbón pardo o lignito, y finalmente carbón. Se considera que el CO2 se encuentra capturado cuando forma parte de alguna estructura de la planta o el suelo, y hasta que es liberado a la atmósfera.

En el momento de su liberación, ya sea por descomposición de la materia orgánica y/o por la quema de la biomasa, el CO2 fluye para regresar al ciclo de carbono. México presenta condiciones naturales muy favorables para mitigar las acciones negativas en el área de recursos naturales, debido a que buena parte de la superficie terrestre esta todavía cubierta de selvas y bosques que es necesario conservar, reforestar y ampliar.

Los Cafetales Capturan y Transforman Carbono

Según estudio presentado por investigadores de la Universidad Veracruzana. Incluir los cafetales en la lista de ecosistemas que capturan y transforman naturalmente el bióxido de carbono (CO2) que es el principal contaminante de la atmósfera y causante del cambio climático, permitiría a muchos cafetaleros recibir de los países industrializados bonos económicos (“bonos de carbono”) por conservar sus fincas.

Esta propuesta al aceptarse daría valor ecológico agregado a este cultivo y generaría una fuente alternativa de recursos económicos para los campesinos veracruzanos que no han podido recuperarse de la caída de los precios del aromático que frenó su desarrollo desde hace 20 años, y que ha impulsado un fenómeno masivo de migración hacia Estados Unidos.

El grupo de investigadores del Laboratorio de Biotecnología Aplicada (Labioteca) argumenta en el estudio que si 88% de los cafetales coexiste con árboles y especies del bosque mesófilo de montaña, que es el agro-ecosistema que más CO2 capta en la atmósfera, los cafetales deberían incluirse como sitios a conservar y, por tanto, serían sujetos de pago por servicios ambientales.

Esta alternativa resulta especialmente valiosa para el Estado de Veracruz si se considera que en él existen 152 mil hectáreas fragmentadas de superficie cafetalera, manejadas por más de 67 mil productores, y que el 94% de ellos cultiva menos de cinco hectáreas, según estudio de Gustavo Ortiz Ceballos.

Lázaro Sánchez, director del Labioteca, explicó que el pago por servicios ambientales se está constituyendo como un mecanismo mundial para tratar de remediar el daño ambiental por emisión de CO2, al permitir que países industrializados financien la conservación de bosques y de ecosistemas que purifican el medio ambiente, y que capturan este gas invernadero que, entre otras cosas, está provocando el calentamiento global y las alteraciones climáticas severas ya evidentes.

Explicó que la acumulación de CO2 en la atmósfera se debe a que los bosques de viejo crecimiento, así como la vegetación en general y los océanos que funcionan conjuntamente como sumideros o reservas de bióxido de carbono, no alcanzan a capturar las crecientes cantidades de CO2 contaminante que se emiten diariamente por los procesos de combustión necesarios en un mundo cada vez más industrializado.

De ahí que los países hayan identificado como línea de acción la mitigación del incremento de este gas CO2, lo cual sólo es posible en dos sentidos: frenando las actividades industriales (lo que afecta intereses económicos) o aumentando el número de sumideros o ecosistemas que, al transformar el bióxido de carbono en madera a través de la fotosíntesis, o en otros compuestos, apoyan esta labor.

El hecho es que los bosques y otros ecosistemas actúan como “secuestradores” o “captadores” de dióxido de carbono, por lo que el pago de servicios ambientales promueve que países con más emisiones de este contaminante (industrializados o desarrollados), paguen por la conservación y reforestación en los países en vías de desarrollo para equilibrar la emisión y la captura de CO2.

Para ello, dijo, se han creado certificados denominados “bonos de carbono”, que permiten a los países industrializados cumplir con su obligación de mitigar la cantidad de gases de efecto invernadero conforme a parámetros internacionales, y a los países en vías de desarrollo utilizar este recurso económico les permite promover la reforestación, la investigación y la conservación.

De los proyectos desarrollados hasta 2003 en América Latina conforme a los acuerdos internacionales para mitigación de contaminantes, los principales compradores de bonos de carbono fueron: el Fondo Prototipo de Carbono del Banco Mundial; Fondos Holandeses y fondos mixtos de empresas como MGM Internacional y Eco-energy internacional, según confirma un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de 2004.

En la región central de Veracruz, productora de café, a partir de la perspectiva intermunicipal, se requiere promover un programa que proponga considerar los cafetales con sombra para la captura de carbono donde se incluya no sólo justificación ambiental, sino también su dimensión jurídica, señalan Rosario Pineda López, Gustavo Ortiz y Lázaro Sánchez, autores del estudio.

Además, proponen diseñar un instrumento que permita monitorear y evaluar geográficamente los ecosistemas y su contribución a la captura y almacenamiento de CO2 en el ámbito local y regional, para priorizar acciones de pago, manejo y conservación de los ecosistemas, dentro de una perspectiva de desarrollo regional.

Entre otras cosas, los autores destacaron la necesidad de sensibilizar a las autoridades municipales sobre la necesidad de fomentar el mantenimiento de los cafetales con sombra diversificada como proveedores de servicios ambientales locales, y proponer su consideración como parte del Plan de Desarrollo Municipal, así como del reglamento ambiental municipal, en el entendido de que gran parte de la economía de la región está basada en la cafeticultura.

Protocolo de Kyoto, Ambiente y Mercado

La protección del ambiente es una labor de todos: gobiernos, empresas y particulares. Con esa finalidad, las iniciativas para proteger al planeta del “efecto invernadero” forman parte de las nuevas reglas internacionales, desde la Convención sobre el Cambio Climático hasta el Protocolo de Kyoto y las normas de la Unión Europea para ayudar a un mundo más saludable. La nota característica de los mecanismos de Kyoto es su condición de “mecanismos de mercado”, lo cual abre oportunidad para defender el planeta y a la vez hacer negocios mediante los bonos de carbono.

Las acciones no están apoyadas en sanciones y controles, sino en el intercambio mutuo conveniente para el beneficio general. Sin embargo, la construcción de este nuevo mercado mundial en el que la unidad de intercambio es el Carbono, ha llevado diseñar normas y reglamentaciones complejas y sofisticadas.

A fin de cumplir con sus compromisos, los países desarrollados deben reducir las emisiones que tenían en 1990 en un porcentaje determinado para cada uno de ellos. En la Unión Europea es frecuentemente mencionada por ser la “punta de lanza” en el mercado del Carbono.

Las reducciones obligatorias son del 5 %, pero hay países que no sólo no han reducido sino que han sobrepasado en alrededor de 40 % los límites para las emisiones autorizadas y, en consecuencia deben impulsar fuertes medidas para la reducción de las emisiones de “gases de efecto invernadero” y para adquirir derechos por emisiones. En caso contrario sus empresas deberán afrontar multas por cada tonelada de CO2 que sobrepase los límites.

Los Gases de Efecto Invernadero son Seis

  • ƒDióxido de Carbono (CO2)
  • ƒMetano (CH4)
  • ƒÓxido nitroso (N2O)
  • ƒHidrofluorocarbonos (HFC)
  • ƒPerfluorocarbonos (PFC)
  • ƒHexafluoruro de azufre (SF6)

Cada uno de estos gases tiene una equivalencia determinada con el CO2 que actúa como “unidad de cuenta”. Entre los más usuales, además del CO2, están el Metano, producido por descomposición orgánica de residuos sólidos y aguas con valor 21 en las emisiones; y el Óxido nitroso, producido por la combustión interna en motores, principalmente de transporte con valor de 290 en las emisiones. Las reglamentaciones públicas y privadas, oportunidades de financiamiento para proyectos limpios, así como las normas internas de los países y las de Naciones Unidas se actualizan frecuentemente.

Esto hace aún más necesaria la información al respecto, ya sea nacional e internacional, a fin de cumplir con los requisitos para proyectos que deben tener un enfoque altamente especializado y actualizado para estar en posibilidad de obtener respuesta satisfactoria de quienes participan en este tipo de mercado.

En este sentido es posible solicitar información en las entidades gubernamentales encargadas del medio ambiente y la ecología, a fin de facilitar la tarea de consultoría y gestión de proyectos ambientales y forestales, detectando oportunidades de inversión, y diseñando mecanismos que hagan accesible el Mercado del Carbono a los participantes en los países, ya sean productores agropecuarios, empresas privadas y municipios que deseen agregar rentabilidad a sus proyectos beneficiándose del intercambio mundial propiciado por el Protocolo de Kyoto.

Emisiones de Dióxido de Carbono (CO2)

ecologia1

Datos basados en la información recibida de las 34 Partes del anexo I que presentaron sus primeras comunicaciones nacionales el 11 de diciembre de 1997 o antes de esa fecha, recopilada por la secretaría en varios documentos (A/AC.237/81; FCCC/CP/1996/12/Add.2 y FCCC/SB/1997/6). Algunas de las comunicaciones comprendían datos sobre las emisiones de CO2 por las fuentes y la absorción por los sumideros que tienen su origen en el cambio de uso de la tierra y la silvicultura, pero esos datos no se incluyeron porque la información se presentó de diferentes maneras.

Efecto de la Cobertura Arbórea

La cobertura arbórea, además de capturar CO2 atmosférico, propicia confort en el ganado. Investigaciones en regiones tropicales indican que el ganado bovino incrementa su producción y reproducción cuando puede resguardarse bajo la sombra. En condiciones de pastoreo sin sombra, el ganado sufre estrés calórico y disminuye su producción, así como los índices de reproducción e ingesta de alimento. (Drugociu et al. 1977, Hahn 1999).

Estudios realizados con sombra artificial muestran que los animales bajo sombra incrementan su producción al ser comparados con aquellos que estuvieron sin sombra (Bennett et al. 1985, Pagot

1993, Paul et al. 1999). Por una parte, resulta evidente que una alta cobertura arbórea en los potreros reduce la producción de pastos y la carga animal, pero por otra parte, una alta cobertura arbórea contribuye a reducir el estrés calórico y a incrementar la producción y reproducción animal (Souza de Abreu et al. 2000). Esta investigación se realizó como parte del proyecto FRAGMENT (“Developing Methods and Models for Assessing the Impacts of Trees on Farm Productivity and Regional Biodiversity in Fragmented Landscapes”), financiado por el European Community Fifth Framework Programme (INCO-Dev ICA4-CT-2001-10099). El objetivo del estudio fue evaluar el efecto de coberturas arbóreas bajas y altas en los potreros sobre el comportamiento del ganado bovino (pastoreo, ramoneo, rumia y descanso) en sistemas de doble propósito bajo pastoreo en fincas de Nicaragua.

El trabajo se realizó en la cuenca del río Bulbul del municipio de Matiguás, Matagalpa, Nicaragua (85°27’Norte y 12°50’Oeste). A una altitud entre 200 y 400 metros sobre el nivel del mar, con precipitación pluvial anual entre 1200 y 1800 mm., y distribución de lluvias más o menos uniforme entre mayo y diciembre. La temperatura media anual de 27 ºC (Guerrero y Soriano 1992). La raza de ganado predominante en la región, es producto de la cruza entre razas Brahman y Pardo Suizo. Las especies de pastos principales son el pasto estrella (Cynodon nlemfuensis), jaragua (Hyparrhenia rufa), Brachiaria brizantha, guinea (Panicum maximun) y ratana (Ischaemun inducum). En un gran porcentaje de los potreros se encuentran árboles dispersos, producto de la regeneración natural. Las especies principales de árboles son: C. alliodora, madero negro (Gliricidia sepium), G. ulmifolia, E. cyclocarpum, jenízaro (S. saman) y coyote (Paltmysicum peliostachyum). Además del pasto, los animales consumen los frutos que caen de los árboles, principalmente de G. ulmifolia y E. cyclocarpum.

Se seleccionaron 15 fincas ganaderas de una base de datos de 100 que tiene el proyecto GEF- silvopastoril en la zona de Matiguás. Los criterios utilizados para su selección fueron los siguientes:

  • ƒDispersión de los árboles en los pastizales.
  • ƒPresencia de diferentes rangos de cobertura de árboles en los potreros.
  • ƒEspecie de pasto y área (carga animal) semejantes entre potreros.
  • ƒRazas de los animales: cruce de Brahmán y Pardo Suizo (predominante en la zona).
  • ƒPastoreo durante al menos ocho horas al día.
  • ƒEl estado fisiológico de los animales (al menos 10 vacas en producción).
  • ƒDisposición a cooperar por parte del productor.

Se utilizaron imágenes de satélite (imagen de color panchromatic natural de QuickBird 2003), de donde se obtuvieron los mapas de cada finca. Con base en estos mapas, se distinguió entre los sistemas de uso de la tierra (pastos en monocultivo, pasto con baja y alta cobertura arbórea, tacotales, bosques primarios, bosques secundarios y árboles para cercas vivas). La información se verificó mediante visitas a cada finca y observación de cada polígono de las muestras del uso de la tierra. De esta manera, se seleccionaron tres fincas por cada tipo de cobertura arbórea (baja y alta) para estudiar el efecto de la cobertura sobre el comportamiento y la producción de leche de las vacas. Los rangos de cobertura baja fueron de 0% a 7% y los de cobertura alta de 22% a 30%. Y en cada finca se seleccionó un potrero de baja cobertura y uno de alta, cuyo tamaño varió de 3.0 a 4.5 ha.

Se seleccionaron tres vacas en producción en cada finca para estudiar el efecto de los niveles de cobertura de árboles sobre el comportamiento animal durante la época seca (febrero a abril). La raza de las vacas consistió en cruces Brahman-Pardo Suizo, y los animales seleccionados se encontraban con buena salud en la tercera y cuarta lactancia, y entre el tercero y quinto meses de lactación. En la época seca se estableció un sistema de pastoreo continuo con una carga animal de 0,6 unidades animal (1 unidad animal = 400 Kg. de peso vivo).

El tamaño del potrero varió entre fincas y, para mantener una carga animal fija, se utilizaron vacas secas adicionalmente a los animales seleccionados para el estudio. Diariamente, los animales entraban al potrero a las 8:00 horas después del ordeño y salían a las 17:00 horas, permaneciendo en corrales hasta el día siguiente. A las vacas no se les proporcionó alimento concentrado durante el estudio, pero sí tuvieron libre acceso al agua.

Los animales tuvieron un período de adaptación de 12 días en cada potrero para establecer el ensayo. Y los datos de comportamiento de los animales en pastoreo (consumo de pasto), ramoneo (consumo de hojas y ramas tiernas de árboles y arbustos), rumia y descanso (inactividad) se tomaron durante los siguientes tres días consecutivos, utilizando la técnica visual que consistió en observar y hacer anotaciones sobre las actividades desarrolladas por los animales desde las 8:00 horas hasta las 16:00 horas. Como información adicional se registraron: 1) La posición de la vaca (acostada o parada). 2) Su permanencia bajo sombra o a pleno sol. 3) La producción al final en cada uno de los estudios. 4) La temperatura rectal de los animales. 5) La temperatura ambiental. La temperatura rectal se midió en la mañana a las 10:00 horas y en la tarde a las 16:00 horas en cada vaca. La producción de leche se midió en cada vaca durante el ordeño de la mañana. Se analizaron los datos tomando las fincas como bloque y los animales como réplica en cada estudio, y las horas de medición como una sub-parcela.

El tiempo dedicado al pastoreo fue un 4.7% mayor en cobertura arbórea alta respecto de la baja. El tiempo dedicado a rumia y descanso fue mayor en animales dentro de potreros con cobertura arbórea baja. En cuanto a ramoneo en los potreros, no existieron diferencias entre cobertura arbórea alta y baja. Casasola (2000) encontró que en sitios con mayor cobertura arbórea los consumos se elevaron hasta 3.7%, comparados con 1.3% y 2.0% en lugares con menor cobertura arbórea. Robinson (1983), indica que la presencia de árboles en sistemas extensivos de producción tiene efecto positivo porque se incrementan las horas en las que el ganado pastorea. En este sentido se encontró que el ganado dedicó más tiempo al pastoreo en la tarde que en la mañana. Y esto conlleva diferencias en el tiempo dedicado a la rumia y el descanso.

Los resultados mostraron que la cobertura arbórea tuvo influencia directa en la temperatura rectal de las vacas. La temperatura rectal fue mayor en baja cobertura arbórea (38.7 °C) que en alta cobertura arbórea (38.3 °C), lo cual indica que la sombra de los árboles en los potreros alivia el estrés calórico en animales, lo cual hace que aumente el consumo voluntario de materia seca. Por otro parte, Souza de Abreu y colaboradores (2000) encontraron que en potreros con forraje C. nlemfluensis y Brachiaria radicans, y sombra de diversos árboles, el consumo voluntario de forraje en vacas Jersey aumentó de 2.2% a 2.5% del peso vivo del animal, comparado con potreros sin sombra. Estos cambios fueron explicados por la reducción del estrés calórico de las vacas en potreros con árboles. Las vacas pastoreando en porteros con alta cobertura arbórea tuvieron en promedio 29% más producción de leche que las vacas en potreros con baja cobertura arbórea. Otras investigaciones de Souza et al. (2000), mostraron que las vacas en sistemas silvopastoriles produjeron 15% más leche que aquellas pastoreando a pleno sol. Así mismo, el estudio de Restrepo (2001) muestra un aumento entre 2% y 5% en el peso vivo del ganado pastoreando en potreros con cobertura arbórea alta, cuando se compara con ganado en potreros con cobertura arbórea baja.

En potreros con baja cobertura arbórea, el ganado dedica más tiempo a la rumia y al descanso, lo cual influye negativamente en la producción de leche y carne. La cobertura arbórea en potreros contribuye a disminuir la temperatura rectal en el ganado, lo cual permite disminuir el estrés calórico en el ganado. Al reducir el estrés calórico aumenta el consumo de forraje ya la producción de carne y leche.

Bibliografía

Bennett, IL; Finch, AV; Holmes, CR. 1985. Time spent in shade and its relationship with physiological factors of thermoregulation in three breeds of cattle. Applied Animal Behaviour Science 13: 227-236. Bernabucci, U; Bani, P; Ronchi, B; Lacetera, N; Nardone, A. 1999. Influence of short and long term exposure to a hot environment o rumen passage rate and diet digestibility by Friesian heifers. Journal of Dairy Science 82: 967-973. Casasola, F. 2000. Productividad de los sistemas Silvopastoriles Tradicionales en Moropotente, Estelí, Nicaragua. Tesis Mag. Sc. Turrialba, CR, CATIE. 94 p. Drugociu, G; Runceanu, L; Nicorici, R; Hritcu, V; Pascal, S. 1977. Nervous typology of cows as a determining factor of reproductive and productive behaviour. Animal Breeding 45: 1262. Guerrero, A; Soriano, C. 1992. Monografía de Matagalpa (en línea). Consultado jun. 2002. 27 p. Disponible en www.inifom.gov.ni-/carácter/Información/Matagalpa/Matiguas. Hahn, G. 1999. Dynamic responses of cattle to thermal heat loads. Journal of Dairy Science 82: 10-20. Pagot, J. 1993. Animal production in the tropics and subtropics. London, UK, Macmillan. 517 p. Paul, RM; Turner, LW; Larson, BT. 1999. Effects of shade on production and body temperatures of grazing beef cows (en línea). In 2000 KY Beef Cattle Report. Disponible en Robinson, P. 1983. The role of silvopastoralism in small farming systems. In ICRAF/BAT workshop (Nairobi, KE). Proceedings. Nairobi, KE, ICRAF. p. 147-169. Restrepo, C. 2001. Relaciones entre la cobertura arbórea en potreros y la producción bovina en fincas ganaderas en el trópico se-co, Cañas, Costa Rica. Tesis. Mag. Sc. Turrialba, CR, CATIE. 102 p. Souza de Abreu, M; Ibrahim, M; Harvey, C; Jimenez, F. 2000. Caracterización del componente arbóreo en los sistemas ganaderos de La Fortuna de San Carlos, Costa Rica. Agroforestería de las Américas 7(26): 53-56. Villanueva, C; Ibrahim, M; Harvey, CA; Sinclair, FL; Gomez, R; López, M; Esquivel, H. 2004. The importance of silvopastoral systems in rural livelihoods to provide ecosystems services. In Mannetje, L’T; Ramirez, L; Ibrahim, M; Sandoval, C; Ojeda, N; Ku, J. eds. International Symposium on silvopastoral systems. Mérida, MX, Universidad Autónoma de Yucatán. p. 183-188.

Referencias

  • The Lighthouse Foundation, Alemania.
  • Dixon et al. 1994, Dixon et al. 1996, Masera et al. 1995, y De Jong et al. 1995. Petteri Seppänen.
  • Edgar Onofre, Universidad Veracruzana, México. Eco-Consulting, Argentina.
  • Instituto Nacional de Ecología, México.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
De la Vega Lozano Jorge Alejandro. (2006, Abril 9). Tormentas tropicales, efecto invernadero y calentamiento global. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/tormentas-tropicales-efecto-invernadero-y-calentamiento-global/
De la Vega Lozano, Jorge Alejandro. "Tormentas tropicales, efecto invernadero y calentamiento global". GestioPolis. 9 Abril 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/tormentas-tropicales-efecto-invernadero-y-calentamiento-global/>.
De la Vega Lozano, Jorge Alejandro. "Tormentas tropicales, efecto invernadero y calentamiento global". GestioPolis. Abril 9, 2006. Consultado el 23 de Junio de 2017. https://www.gestiopolis.com/tormentas-tropicales-efecto-invernadero-y-calentamiento-global/.
De la Vega Lozano, Jorge Alejandro. Tormentas tropicales, efecto invernadero y calentamiento global [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/tormentas-tropicales-efecto-invernadero-y-calentamiento-global/> [Citado el 23 de Junio de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de jcbmac en Flickr