Tecnologías de la información productividad y e-finance

El presente artículo condensa diversos resultados empíricos sobre los efectos de la introducción de tecnología de la información tiene a nivel agregado y organizacional.

Si bien el grueso de los autores consultados comprueban estadísticamente los significativos beneficios derivados de los avances en tecnologías de la información, para que se dé dicho círculo virtuoso se requiere de elementos críticos ineludibles. Asimismo, se señala que tanto la mejora en el proceso de información como el uso de Internet han propiciado efectos significativos en la conformación geográfica de las relaciones productivas. Finalmente, se estudia el caso del e-finance, que se refiere a la introducción de tecnología de la información al sector financiero.

Introducción

El vertiginoso avance en las tecnologías de la información ha impactado a prácticamente todas las actividades de la sociedad moderna. Hoy en día, es impensable despertar sin Internet, o sin sistemas de información en los lugares de trabajo. En este sentido, la mayoría de las actividades económicas requieren la presencia de avances tecnológicos para traducirse en procesos eficientes, y sobre todo, para darle dinamismo a todos los sectores productivos de la economía.

Si bien es una idea generalmente aceptada que los avances tecnológicos, especialmente la tecnología de información e internet, han impactado favorablemente a la eficiencia de la actividad económica, es importante revisar la literatura que identifica el impacto de dichos avances en la productividad de las organizaciones.

En esta tesitura, el presente artículo recaba algunos resultados de diversos artículos de investigación y reportes de publicaciones que señalan que la adopción de avances en tecnología de la información (TI) trae consigo efectos benéficos. No obstante, no es suficiente la inversión en TI, sino que ésta debe ser acompañada de una implementación adecuada y de un cambio en la cultura organizacional para que se materialice mayores niveles de productividad.

Asimismo, se señala que el impacto positivo de la TI no sólo se remite a nivel microeconómico, sino que a nivel macroeconómico ha favorecido la productividad y el crecimiento económico de los países en términos per cápita.

En la segunda parte, se analiza el caso del impacto de la tecnología de la información en las transacciones financieras y en diversas actividades del sector financiero. En específico, se comenta que el e-finance, concepto que denomina la implementación de avances tecnológicos para realizar transacciones financieras, ha favorecido el intercambio.

Metodología

El presente artículo se elaboró extrayendo los argumentos de reconocidos autores en el tema de tecnologías de la información, y medición económica y financiera. Se consultó la biblioteca digital del ITESM y se localizaron los artículos más relevantes para el tema a desarrollar. Las bases de datos de las cuales se recopilaron los documentos bibliográficos fueron: EBSCO Premier, Esmerald, IEE Explore, JSTOR y Proquest.

EFECTOS VIRTUOSOS DE LOS AVANCES EN LA TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN

Los años noventas fueron una década clave para lo que se denomina revolución informática o de la información. De acuerdo con Jorgenson y Vu (2005) los grandes avances en la plataforma tecnológica en el procesamiento de información, transferencia de datos de manera digital y satelital, y el avance en las telecomunicaciones influyeron positivamente en los procesos de negocio en el orbe. Esta nueva manera de organización empresarial, gubernamental y social se ha traducido en nuevas formas de organización, procesos productivos, formas de comunicarse y maneras de interactuar entre los seres humanos. Sin embargo, es preciso identificar los efectos que la revolución informática ha conferido a la actividad económica.

En su estudio sobre los impactos macroeconómicos de la inversión en tecnología, Martinsons y Martinsons (2002) demostraron estadísticamente que la introducción de proyectos de tecnología para el procesamiento de la información no depende de los montos realizados, sino de lo que se hace con ella. Por otro lado, Yoo (2003) encontró que los impactos virtuosos de la tecnología de información se permean a toda la economía al demostrar que la inversión en tecnología de la información favoreció el crecimiento del PIB per cápita en una muestra de 56 países en vías de desarrollo.

A la par, diversos estudios han intentado medir el impacto de los avances en la tecnología de la información a nivel industrial. Por ejemplo, Stiroh (2002) encontró que los efectos de la inversión en tecnología de la información se extienden a través de efectos multiplicadores hacia otros sectores vía la productividad de la mano de obra. En particular, las industrias que implementaron avances en tecnología de la información en sus procesos productivos incrementaron considerablemente la productividad de sus operaciones. El autor estimó que la productividad en dicho sector se incrementó en 0.9 puntos porcentuales después del boom informático de los noventas. Asimismo, Stiroh afirma que los efectos multiplicadores de la inversión en tecnología se transfieren a otras industrias, lo que crea un círculo virtuoso entre inversión en tecnología-productividad-desempeño.

En el caso de los efectos multiplicadores generados por la inversión en tecnologías de la información, existe evidencia contundente que avala la existencia de mejoras sustanciales en la productividad total de los factores no sólo en las industrias intensivas en IT. En este sentido, el estudio realizado por Neil y Lawrence (2001) brinda importantes ideas al respecto. Los autores señalan que las industrias terciarias, es decir, aquellas enfocadas en la generación de servicios, se han visto significativamente beneficiadas por la introducción de avances tecnológicos que les han permitido acelerar el procesamiento de información de sus cadenas de valor. Se estima que la mejora en este caso es de 1.6 por ciento respecto al nivel que registran antes de la implementación de los proyecto en tecnologías de la información.

A pesar de lo atractivo de invertir en el diseño de una estrategia de tecnología, los beneficios no se dan de manera automática. Clemons y Wilkinson (1996) señalan que la implementación de avances tecnológicos en las organizaciones conlleva incrementos significativos en la productividad y eficiencia en los procesos de negocio. No obstante, los resultados y los beneficios derivados de dichos proyectos de inversión están supeditados a las condiciones internas y externas presentes al momento de implantar los avances tecnológicos. Así, tres son los elementos críticos que condicionan la materialización de los beneficios en un entorno competitivo:

Cuadro 1

Uno de los aspectos más importantes, y al mismo tiempo, más difíciles de adecuar es precisamente el cambio organizacional. Es muy importante que las empresas construyan los cimientos necesarios para que el factor humano de la organización vea a los avances en tecnologías de la información como un aliado y no como un enemigo.

En este sentido, Gattenio (2002) señala que la inversión en tecnología no representa en sí misma una fuente de ventaja competitiva, sino que se requieren más elementos que permitan que dicha inversión potencie la eficiencia y productividad de los procesos de negocio. Entre las principales acciones que se sugieren son:

Ligar unidades de negocio mediante la tecnología de la información
Ligar la implementación de la tecnología de la información a los beneficios que percibidos por los empleados, clientes y empresarios, y
Propiciar la transacción de operaciones en tiempo real.

A la par de los avances tecnológicos en materia de transferencia, manejo y análisis de información, el uso masivo de Internet ha traído importantes beneficios a la sociedad. Según Daly (2000), el impacto de Internet se puede resumir en tres frentes: 1) menores costos de transacción, 2) cambios en los procesos de negocio, y 3) mayor eficiencia en el funcionamiento y en la competencia en los mercados. Ver Cuadro 2.

Cuadro 2

Los costos de transacción han disminuido considerablemente conforme la reducción en los servicios de telecomunicaciones a nivel mundial ha favorecido la interacción entre las partes involucradas. A su vez, los avances en tecnologías de la información han reducido el tiempo para finalizar los procesos de negocio y mejorado el funcionamiento de los mercados a través de un incremento en la competencia, reduciendo con ello los costos de producción de bienes y servicios.

En la misma tesitura, Leamer y Storper (2001) comentan que el uso de tecnologías de la información para comunicarse ha propiciado una dispersión de actividades productivas, favoreciendo con ello el desarrollo económico regional de diversas zonas geográficas. En particular, se espera que el uso intensivo de tecnologías de la información brinde mejores oportunidades a países en vías de desarrollo, que inviertan significativamente en educación e investigación, para convertirse en centros de actividades intelectuales a través del intercambio de conocimiento con los países del primer mundo. Además, facilitará la generación de marcas globales con recursos locales gracias a los avances en telecomunicaciones.

Adicionalmente a los grandes beneficios que se han obtenido debido a los avances en el procesamiento de información, la introducción de dicha tecnología trae consigo algunas desventajas. En este sentido, el amplio uso de Internet también conlleva dificultades derivadas de la dependencia excesiva a dicha aplicación. De acuerdo con Leamer y Storper (2001) los impactos negativos de Internet son principalmente: la interdependencia de las actividades productivas en tiempo real y la aglomeración temporal de diversas actividades. Estas dos desventajas se han traducido en mayor estrés y saturación de las líneas de telecomunicación.

Aunado a lo anterior, la llegada de la revolución tecnológica ha impulsado la conformación de una masa de mano de obra calificada en el manejo de sistemas informáticos. De hecho, la generación de una fuente de mano de obra educada representa una necesidad latente para garantizar que los beneficios derivados de la introducción de avances tecnológicos. En específico, Dedrick, Gurbaxani y Kraemer (2003) señalan que para propiciar que los beneficios de la inversión en IT sean sostenidos, es necesario implementar esquemas para que el factor humano tenga un mejor nivel educativo y técnico. En concordancia con ello, Vejovar y Lesjak (2007) identificaron que es imprescindible educar a la gente para que la implementación de nuevas tecnologías se traduzca en mejores prácticas empresariales.

LA LLEGADA DEL E-FINANCE

La introducción de los avances en tecnología de la información se ha dado en prácticamente todos los sectores de la economía. En el caso particular de la industria financiera, dicho fenómeno ha dado lugar a la acuñación del término “e-finance”. Este término se refiere a la aplicación de las tecnologías de procesamiento de datos a tecnologías de la información financiera.

Según Hauswald y Marquez (2003), el e-finance ha propiciado una profundización en el sistema financiero mundial, ya que ha favorecido la creación de instrumentos y servicios mercantiles especializados, acordes con demandas particulares de los clientes. En términos agregados, la introducción de nuevas tecnologías para el procesamiento de datos financieros ha mejorado y profundizado el análisis de información financiera a través de tres frentes: 1) la reducción de costos en el procesamiento de datos, 2) la creación de spillovers a todo el sistema financiero y 3) la mejora en la toma de decisiones. En suma, estos tres factores han jugado un rol primordial en el paulatino abaratamiento y mayor acceso de los instrumentos financieros a nivel mundial.

Sin embargo, la introducción de plataformas tecnológicas en el ámbito financiero no es inmune a los problemas de implementación de cualquier avance en tecnologías de la información. En el caso particular de plataformas e-finance, Tate (2000) identificó siete pasos fundamentales para incrementar sustancialmente las posibilidades de éxito.

En el Cuadro 3, se presentan dichas etapas.

Cuadro 3

Cabe señalar que en el caso de la implementación del almacén de información, éste representa el primer paso y el más importante. La seguridad que se debe garantizar a la base de datos que almacenará todas las transacciones de la organización debe estar blindada adecuadamente contra posibles ataques a su infraestructura. Por ello, dicha fase representa los cimientos de la configuración de un esquema completo de e-finance.

Además del cuidado en el diseño e implementación de las plataformas de e-finance, existen factores no relacionados directamente con el tipo de tecnología implementada, que influyen sustancialmente en el éxito de un proyecto de tecnología. En específico, la gestión del proyecto de inversión resulta de suma importancia. Mahmood (2005) encontró que es necesario diseñar mecanismos para garantizar que los beneficios derivados de la inversión en proyectos en tecnología de la información perduren: 1) se debe considerar un plan multianual para realizar la inversión, 2) se debe diseñar un mecanismo para adecuar el plan original en caso necesario, y 3) se debe implementar una estrategia de seguridad permanente que evite la fuga de información.

En concordancia con todo lo anterior, es de vital importancia diseñar una estrategia adecuada y flexible al momento de introducir avances tecnológicos a cualquier tipo de organización, ya que de lo contrario, la probabilidad de éxito podría verse tremendamente diezmada.

Conclusiones

Actualmente existe suficiente evidencia para afirmar que los avances en la tecnología de la información (TI) y en Internet han favorecido la eficiencia y productividad de las organizaciones. A pesar de que a finales de la década de los 90’s diversos artículos de investigación presentaron evidencia que apoya la paradoja de la productividad, a más de una década de iniciado el boom de los sistemas de información, cada vez más autores confirman los efectos positivos que la TI ha tenido en la actividad empresarial.

Sin embargo, los efectos virtuosos de los avances tecnológicos no se dan de manera inmediata. Es decir, la inversión en sistemas de información está supeditada a una adecuada implementación de la tecnología, y de un cambio organizacional que procure un buen aprovechamiento de dichos avances.

A su vez, la revisión de la literatura relacionada con el tema señala que la adopción de TI e Internet no sólo favorece los procesos de negocio a nivel microeconómico; sino que a nivel macroeconómico el desarrollo de plataformas tecnológicas impulsan la productividad y el crecimiento económico, ya que crea mejores condiciones de competencia en las diversas industrias, favorece la transferencia de mejores prácticas de negocio y propicia el intercambio de conocimiento.

En el caso del sector financiero, el surgimiento del e-finance ha propiciado un mayor desarrollo de las actividades financieras, lo que implica la creación de instrumentos financieros especializados, transacciones a tiempo real entre empresas de diversos países y mayor profundización financiera. De hecho, es posible afirmar que la implementación en la tecnología de la información reduce el tiempo de integración ante un proceso de fusión o adquisición entre instituciones financieras.

En el futuro se prevé que la adopción de nuevos avances en tecnologías de la información y el acceso a Internet favorecerá la gestación de polos de actividad intelectual en países en vías de desarrollo que inviertan intensivamente en educación e investigación, así como impulsará la creación de marcas globales sin necesitar grandes sumas de capital.

Referencias Bibliográficas

Clemons, E., & Wilkinson, L. (1996), “Future Scenarios: Business and social implications of rapid technology introduction and adoption”, Proceedings of the 29th Hawaii International Conference on System Science, vol. 4, pp. 246-253. IEE Explore [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Daly, J. (2000), “Studying the impacts of Internet without assuming technological determinism”, Aslib Proceedings, vol. 52, no. 8, pp. 285-300. Esmerald [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Dasgupta, S. (1999), Sarkis, J., & Talluri, S., “Influence of information technology investment on firm productivity: a cross-sectional study”, Logistics Information Management, vol. 12, no. 1, pp.120-9. Esmerald [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Dedrick, J., Gurbaxani, V., & Kraemer, L. (2003), “Information Technology and Economic Performance: A critical review of empirical evidence”, ACM Computing Surveys, vol. 35, no. 1, pp. 1-28. Proquest [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Gattenio, C. (2002), “Digitalizing finance: Views from the leading edge”, Financial Executive, vol. 18, no. 2, pp. 49-51. Proquest [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Hauswald, R., & Marquez, R. (2003), The Review of Financial Studies, Vol. 16, No. 3, Autumn, pp. 921-948. JSTOR [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Leamer, E., & Storper, M. (2001), “The economic geography of the Internet age”, Journal of International Business Studies, vol. 32, no. 4, pp. 641-665. JSTOR [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Jorgenson, D., & Vu, K. (2005), “Information Technology and the World Economy”, Scandinavian Journal of Economics, vol. 107, no. 4, pp.631-650. EBSCO Premier [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Mahmood, A. (2005), “Information technology investments and organizational productivity and performance: An empirical investigation”, Journal of Organizational Computing and Electronic Commerce, vol. 15, no. 3, pp.185-202. EBSCO Premier [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Martinsons, M., & Martinsons, V. (2002), “Rethinking the value of IT”, Communications of the ACM, July, vol. 45, no.7, pp. 25-6. EBSCO Premier [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Neil, M., & Lawrence, R. (2001), “Do we have an E-conomy?”, The American Economic Review, vol. 91, no. 2, pp. 308-312. JSTOR [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Stiroh, K. (2002), “Information technology and U.S productivity revival: What do the industry data say?”, The American Economic Review, vol. 92, no. 5, pp. 1559-1576. JSTOR [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Tate, J. (2000), “The seven steps to e-finance”, Management Accounting, vol. 78, no.4, pp. 24-5. Proquest [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Vejovar, V., & Lesjak D. (2007), “Characteristics and impacts of ICT investments: perceptions among managers”, Industrial Management and Data Systems, vol.107, no.4, pp. 537-550. Esmerald [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Yoo, S. (2003), “Does information technology contribute to economic growth in developing countries? A cross-country analysis”, Applied Economic Letters, vol.10, pp. 679-682. EBSCO Premier [Base de datos en línea], (Consultada en Septiembre 26, 2007).

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Sáenz Salas Johao Gil. (2007, noviembre 23). Tecnologías de la información productividad y e-finance. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/tecnologias-informacion-productividad-e-finance/
Sáenz Salas, Johao Gil. "Tecnologías de la información productividad y e-finance". GestioPolis. 23 noviembre 2007. Web. <https://www.gestiopolis.com/tecnologias-informacion-productividad-e-finance/>.
Sáenz Salas, Johao Gil. "Tecnologías de la información productividad y e-finance". GestioPolis. noviembre 23, 2007. Consultado el 17 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/tecnologias-informacion-productividad-e-finance/.
Sáenz Salas, Johao Gil. Tecnologías de la información productividad y e-finance [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/tecnologias-informacion-productividad-e-finance/> [Citado el 17 de Diciembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de ministerio_tic en Flickr
DACJ