Política nutricional en el Perú

  • Economía
  • 17 minutos de lectura
41
Economía y Sociedad 49, CIES, julio 2003
Hacia una política nutricional en el Perú1
María Inés Sánchez-Griñán2
El país se encuentra viviendo un proceso acelerado de
urbanización, el cual está acompañado de una transi-
ción compleja desde el punto de vista epidemiológico,
institucional y sociodemográfico. Los cambios observa-
dos en el perfil de la salud se caracterizan por mostrar,
aún, una importante presencia de condiciones de defi-
ciencia nutricional y enfermedades infecciosas típicas
de sociedades en desarrollo, que coexisten en pobla-
ciones de bajos recursos con una creciente prevalencia
de sobrepeso y obesidad, asociada a enfermedades cró-
nicas no transmisibles, típicas de sociedades modernas.
El problema nutricional en el país es de carácter multi-
factorial. Para enfrentarlo se requiere un manejo inte-
gral y multisectorial que haga confluir lo económico,
lo social y lo educativo, con las estrategias de salud.
Características del problema
nutricional en el Perú
La tasa de desnutrición crónica en el país pasó de
38% en 1984 a 36,5% en 1991, ha continuado redu-
ciéndose hasta 1994 y 1996 a 28,2% y 25,8%, res-
pectivamente, y se ha mantenido en 25% en el año
2000 (ver el gráfico 1).
Entre los indicadores de desnutrición existen claras
diferencias entre los estratos socioeconómicos de la
población, así como entre áreas geográficas. La situa-
ción nutricional promedio de la población urbana es
mejor que la de la población rural. En el año 2000, la
desnutrición crónica en Lima Metropolitana alcanza-
ba el 12%, mientras que en el Trapecio Andino sobre-
pasaba el 50%. Asimismo, la situación nutricional de
los hogares no pobres es mejor que la de los hogares
pobres extremos (ver el gráfico 2).
La anemia por deficiencia de hierro es un daño nutri-
cional ampliamente distribuido en todo el país, que
afecta a la población de diferentes estratos socioeco-
nómicos, principalmente a los menores de 2 años (65%)
y a las mujeres gestantes (50%).
La tasa global de fecundidad ha disminuido de 4 a 2,9
hijos por mujer entre 1991 y 2000; sin embargo, en el
área rural esta tasa es el doble (4,3) que en el área urba-
na (2,2). La edad de la madre al nacimiento del primer
hijo constituye también un determinante de la salud y
nutrición materna e infantil. En el Perú, el 13% de las
mujeres de 15 a 19 años de edad, ya son madres o
están gestando por primera vez. Una mayor proporción
no tiene instrucción y reside en la selva (26%) y en el
área rural (22%). Estas cifras representarían alrededor
de 180 mil gestantes en el país. A pesar de detectarse
una ligera mejoría en los indicadores de salud, las muje-
res continúan siendo un grupo vulnerable.
Desnutrición crónica en el Perú
en niños menores de 5 años
(En porcentaje)
Gráfico 1
Fuente: ENNSA, 1984; ENDES 2000 Resultados preliminares; ENDES
1996; ENDES 10-91/3-92
Elaboración: Ministerio de Salud
1/ Resumen de Hacia una política nutricional en el Perú: estrategias
alimentarias y no alimentarias, en Arroyo, Juan (editor) (2002). La salud
peruana en el siglo XXI. Retos y propuestas de política. Lima: CIES, DFID,
The Policy Project.
2/ La autora es M Sc. en Fisiología de la Universidad Peruana Cayetano
Heredia y M Sc. en Nutrición Internacional de Cornell University. Es espe-
cialista en nutrición pública, y evaluación y política alimentaria nutricional.
42
Economía y Sociedad 49, CIES, julio 2003
El grado de instrucción de las mujeres en edad fértil es
uno de los factores que se encuentra, frecuentemen-
te, asociado a problemas de salud y nutrición. En el
Perú, 51,6% de los niños con desnutrición crónica son
hijos de mujeres sin instrucción. En el año 2000, el
13% de las mujeres de las áreas rurales no contaba
con ningún grado de instrucción; mientras que en las
áreas urbanas, esta cifra era de 1,7%.
La nutrición y el ciclo de vida
Los problemas nutricionales generalmente se inician
en el útero materno y se extienden a la adolescencia y
vida adulta. Una adecuada nutrición durante la gesta-
ción permitiría, en el corto plazo, un adecuado desa-
rrollo del cerebro, crecimiento y desarrollo físico, y una
adecuada programación metabólica del organismo en
el recién nacido. Estos factores, al ser afectados por el
entorno sociocultural y económico, en el mediano y
largo plazo, influirán en el rendimiento cognitivo, la
capacidad laboral y la resistencia a las enfermedades y,
en la etapa adulta, en el menor riesgo de problemas de
obesidad, trastornos cardíacos, elevada presión arterial
y otros problemas crónicos asociados a la alimentación
(ver el gráfico 3). De otro lado, el embarazo en adoles-
centes aumenta el riesgo de bajo peso al nacer y la
dificultad de interrumpir el ciclo de desnutrición. Los
«En el Perú, 51,6% de los niños
con desnutrición crónica son hijos
de mujeres sin instrucció
niños que nacen con bajo peso y que han sufrido retar-
do del crecimiento intrauterino en la etapa fetal, ini-
cian su vida desnutridos y tienen mayor riesgo de morir
en el período neonatal o en la infancia.
El ciclo de vida ofrece un sólido marco de trabajo
para discutir los desafíos de la nutrición durante las
diversas fases de la vida. En cada etapa del ciclo de
vida, se presentan factores de riesgo para la salud,
siendo el momento de riesgo principal y el que aca-
rrea consecuencias irreparables, el del primer año
de vida. De este modo, las intervenciones nutricio-
nales deben priorizar a la población materno infantil.
En el año 2000, esta población constituye aproxima-
damente 1200 niños menores de 24 meses y aproxi-
madamente 700 mil gestantes, de las cuales alrede-
dor de 180 mil son adolescentes.
Porcentaje de hogares con niños afectados por
desnutrición crónica y pobreza, 2000
Gráfico 2
Fuente: ENNIV 2000
Nutrición a través del ciclo de vida
Gráfico 3
Fuente: Naciones Unidas (2000). Cuarto reporte sobre la situación mun-
dial de la nutrición. Ginebra, enero.
Marco conceptual
Los problemas de nutrición en las diferentes etapas del
ciclo de vida son afectados por factores múltiples, tales
como acceso a los alimentos, acceso a los servicios de
salud, comercialización de alimentos, educación de
los padres, ingreso, contexto sociocultural, hábitos y
prácticas de la población, saneamiento básico, entre
otros. Es necesario, por ello, formular propuestas efec-
tivas para lograr una buena nutrición desde un enfo-
que de la alimentación como un derecho humano,
ponderando objetivos en torno a tres campos: seguri-
dad alimentaria, adecuado cuidado y adecuada pre-
vención y control de enfermedades (ver el gráfico 4).
43
Economía y Sociedad 49, CIES, julio 2003
Disponibilidad, acceso y uso de
alimentos
El concepto de seguridad alimentaria se refiere al ac-
ceso de toda la población a los alimentos necesarios
para llevar adelante una vida activa y sana, para lo cual
se deberá asegurar que la disponibilidad de alimentos
se mantenga estable y que cada hogar acceda a ali-
mentos adecuados e inocuos.
En el ámbito nacional, el análisis del consumo desde
la década de 1950, permite apreciar que los niveles
de ingesta promedio de alimentos han estado por
debajo de las cifras recomendadas por la Food and
Agriculture Organization (FAO). La disponibilidad de
alimentos depende, en gran medida, de la importa-
ción de productos derivados del trigo. Los cereales
contribuyen con el 50% del total de calorías disponi-
bles en el país, seguido de los azúcares (14%), tubér-
culos y raíces (12%). Sin embargo, el 60% de los ce-
reales son importados. La fuente alimentaria de la
disponibilidad nacional de proteínas (56 g/día), en
Buena salud y nutrición
Gráfico 4
Elaboración propia
«El concepto de seguridad
alimentaria se refiere al acceso de
toda la población a los alimentos
necesarios para llevar adelante una
vida activa y sana»
1994, fue principalmente de origen vegetal (40%)
(cereales). Aun cuando en los últimos años ha ocurri-
do un ligero aumento en la disponibilidad de proteí-
na de origen animal de carnes y huevos, estas repre-
sentan solo el 19% del total de proteína disponible
en 1998. Cabe destacar que la contribución de los
productos hidrobiológicos al consumo aparente de pro-
teínas en los hogares peruanos, es marginal.
La distribución de los alimentos en el país se caracte-
riza por mostrar grandes diferencias entre los distin-
tos estratos socioeconómicos de la población. En los
hogares rurales existen grandes brechas, entre los es-
tratos socioeconómicos, en la disponibilidad y/o ac-
ceso a los requerimientos de calorías, ya sean produ-
cidas o adquiridas. Las familias rurales pobres consu-
men en promedio 670 Kcal/día, mientras que las de
mayores recursos consumen en promedio 3.748 Kcal/
día; y su seguridad alimentaria está relacionada con
el acceso al mercado, el precio de los alimentos y los
factores de producción.
En los hogares urbanos, los mecanismos de ajuste se
manifiestan a través de un aumento en la proporción
del gasto del hogar en alimentos. En el año 2001, los
hogares pobres urbanos gastaron 58% en alimentos en
comparación con los hogares rurales, que gastaron
68%; mientras que los hogares no pobres destinaron
36% y 52%, respectivamente.
Adecuada prevención y control de
enfermedades y saneamiento
El desarrollo cerebral saludable, durante la etapa pre-
natal y en el primer año de vida, tendrá un impacto
directo sobre las habilidades cognitivas (ver el gráfico 5).
Una estrategia preventiva e integral de la salud del niño
deberá comprender el manejo nutricional, integrado
en las acciones de salud pública para el menor de 2
44
Economía y Sociedad 49, CIES, julio 2003
años y la gestante, a través del control periódico y nor-
mado del crecimiento y desarrollo para el niño y del
control prenatal de la gestante. Las evaluaciones de la
oferta de este tipo de servicios integrales, que incor-
poran el componente de nutrición, son limitadas hasta
el momento en el país.
De otro lado, se detecta la coexistencia de proble-
mas de obesidad y deficiencias nutricionales entre la
población pobre, principalmente la urbana, que re-
quiere una atención integral en salud y nutrición, dado
que constituyen una población en riesgo de enfer-
medades crónicas circulatorias, dislipidemias y en-
fermedad cerebro vascular, cuyos tratamientos repre-
sentan costos elevados.
Adecuado cuidado
Los niños que reciben atención cariñosa y constante,
generalmente tienen un mejor nivel de nutrición, con-
traen menos enfermedades y aprenden mejor que los
niños que no reciben esta atención. Estos últimos pre-
sentan una mayor tendencia a las enfermedades, a la
desnutrición, y están menos motivados y equipados
para el aprendizaje. En el país, durante los primeros
«El desarrollo cerebral saludable,
durante la etapa prenatal y en el
primer año de vida, tendrá un
impacto directo sobre las
habilidades cognitivas»
Nutrición precoz en la gestación e infancia
Gráfico 5
Fuente: UNICEF 1999
meses y años de vida de los niños, se presta limitada
importancia a su desarrollo físico, mental, social, emo-
cional y bienestar general.
De otro lado, reconociendo que la población no se
basa únicamente en factores económicos al tomar
las decisiones sobre los alimentos a ser consumidos,
es claro que un acercamiento a las percepciones de
la población sobre sus actitudes y hábitos alimenta-
rios es indispensable para el diseño y priorización
de mensajes adecuados, que tomen en cuenta su
realidad y sus creencias. En el caso de las madres
gestantes y lactantes, se ha detectado que ellas pa-
recen estar más preocupadas por la salud y bienes-
tar del niño antes que por ellas mismas, siendo pre-
ciso reforzar la necesidad de su propio bienestar y
la prevención de la anemia.
Experiencias alimentarias y no
alimentarias en el Perú
Las estrategias educativo-comunicacionales, tales
como la promoción de la lactancia materna en hos-
pitales y servicios de salud (públicos y privados) y la
instalación de los programas que orientan a la po-
blación a una mejor selección y preparación de los
alimentos nutritivos y económicos, desempeñan un
papel central en el cambio de comportamiento. Una
de las modalidades que favorece este cambio es
aquella que ofrece la oportunidad de aprender a tra-
vés de la experiencia personal, usando mecanismos
participativos y demostrativos. Los lineamientos para
el diseño de intervenciones educativo-comunicacio-
nales en alimentación y nutrición, constituyen un
recurso valioso que ha definido prácticas saludables
de alimentación para los diferentes grupos vulnera-
bles a ser promovidos desde diversos sectores, pú-
blicos y privados, en el país.
En cuanto a las intervenciones en atención integral en
los servicios de salud, experiencias limitadas desde el
Ministerio de Salud, a través de los servicios de aten-
ción integral de salud dirigidos a la población infantil
de zonas priorizadas, han mostrado resultados alenta-
dores a través del control del crecimiento y el desarro-
llo infantil, la lactancia materna exclusiva, el control
prenatal, la suplementación con hierro dirigida a la
población materno infantil y, adicionalmente, la suple-
mentación con vitamina A, así como las acciones de
prevención y control de la deficiencia de yodo dirigi-
das a toda la población. Sin embargo, ello ha requeri-
do importantes esfuerzos en el fortalecimiento de las
capacidades del personal de salud y agentes comuni-
45
Economía y Sociedad 49, CIES, julio 2003
tarios, en atención integral en salud y nutrición y edu-
cación nutricional, que debe ser mantenido.
Es fundamental que los operadores de los diversos sec-
tores (públicos y privados) cuenten con competen-
cias básicas en materia de prevención y promoción
de prácticas y estilos de vida saludables en alimenta-
ción y nutrición. Estos prestadores se constituirán en
agentes de cambio y promoción de conductas salu-
dables, a través de los diversos servicios, programas y
proyectos sociales en el país.
De otro lado, existen experiencias e iniciativas im-
portantes, desarrolladas a través de estrategias co-
munitarias, y lideradas por las organizaciones no gu-
bernamentales, las cuales han desarrollado estrate-
gias en salud, alimentación y nutrición, fortalecien-
do la participación organizada de los agentes comu-
nitarios, organizaciones de base y de las poblacio-
nes beneficiarias.
Desde el sector público, entre los años 1991 y 2001,
se han invertido considerables recursos en el país
en programas de asistencia alimentaria. Sin embar-
go, la baja cobertura en zonas rurales y en pobreza
extrema; la superposición de programas en la mis-
ma población objetivo, las filtraciones y alto por-
centaje de personas no pobres que recibe estos be-
neficios; los diseños fragmentados de estos progra-
mas y su enfoque parcial del problema nutricional;
y su implementación sectorizada y desarticulada;
requiere importantes ajustes. El seguimiento y la
evaluación del impacto de estos programas han sido
limitados y la focalización en la población de niños
menores de 2 años y mujeres gestantes, no ha sido
materia de prioridad pública.
Conclusiones
Los problemas nutricionales en el país tienen como
causas inmediatas la ingesta inadecuada de alimen-
tos y su inapropiada utilización por el organismo, lo
que está condicionado por el estado de salud y por
los procesos infecciosos, lo cual desencadena un cír-
culo vicioso de desnutrición-infección. Las restriccio-
nes en la disponibilidad y acceso a alimentos ade-
cuados puede tener consecuencias, tanto en los pro-
cesos de desnutrición como de obesidad. Esto último
afecta, en especial, a la población pobre urbana.
El país ha venido asignando importantes recursos des-
tinados a programas de asistencia alimentaria. Estos
programas cuentan con mecanismos de monitoreo
limitados, escasa articulación con otros sectores so-
ciales, duplicidad de acciones, reducida efectividad
en el logro de sus objetivos nutricionales e imple-
mentación de estrategias costosas. Por otro lado, se
ha contado con valiosas experiencias educativo-co-
municacionales en el campo de la alimentación y
nutrición. Sin embargo, estas intervenciones consti-
tuyen iniciativas aisladas, cuya capitalización e insti-
tucionalización es limitada en el país.
El efecto del nivel educativo de la madre y su papel
en la toma de decisiones familiares sobre el bienes-
tar de salud y nutrición de sí misma, de sus hijos y de
su familia, debe ser reconocido en el diseño de polí-
ticas. Asimismo, es indispensable que presten aten-
ción a todas las etapas del ciclo de vida, especial-
mente en el caso de niñas y mujeres durante el em-
barazo y la niñez temprana. Inversiones en nutrición
materno infantil tendrán efecto a corto y largo plazo,
y reducirán los costos de atención de salud a través
del ciclo de vida, aumentando la capacidad educati-
va e intelectual y la productividad en el adulto.
«...programas de asistencia
alimentaria. Estos programas
cuentan con mecanismos de
monitoreo limitados, escasa
articulación con otros sectores
sociales, duplicidad de acciones,
reducida efectividad en el logro
de sus objetivos nutricionales e
implementación de estrategias
costosas»
46
Economía y Sociedad 49, CIES, julio 2003
«...nivel educativo de la madre y
su papel en la toma de
decisiones familiares sobre el
bienestar de salud y nutrición de
sí misma, de sus hijos y de su
familia, debe ser reconocido en
el diseño de políticas»
Lineamientos de política nutricional
Es urgente revisar las prioridades nacionales para ase-
gurar no solo inversiones en intervenciones de asis-
tencia alimentaria, sino también garantizar inversio-
nes sostenibles en intervenciones no alimentarias, po-
tenciando efectos sinérgicos de múltiples acciones di-
rigidas a la población vulnerable. Para ello, es preciso
retomar los lineamientos planteados desde la Comi-
sión Multisectorial de Alimentación y Nutrición en el
año 2001, con énfasis en:
Priorizar la protección del potencial de desarrollo
humano de la población peruana, a través de ac-
ciones integradas con un enfoque de salud y nutri-
ción pública y según el ciclo de vida, que tengan
en cuenta principalmente a la población materno
infantil, gestantes y adolescentes. El reto consiste
en reducir las desigualdades de salud y nutrición,
con énfasis en la desnutrición crónica y anemia, y
asegurar una protección integral y financiera de la
población vulnerable, a través del uso racional de
los recursos sociales.
Las intervenciones educativo-comunicacionales
deben contar con un enfoque preventivo promo-
cional, cuya prioridad sea la población materno in-
fantil. El desarrollo de la consejería básica en ali-
mentación y nutrición de la gestante y del niño
pequeño, deberá formar parte del paquete preven-
tivo de atención integral.
La sostenibilidad de las inversiones sociales debe
basarse en el fortalecimiento de la gestión y las
capacidades locales y comunitarias de acción y
auto cuidado. La formación de recursos humanos
deberá incorporar estos enfoques, ampliándose a
diversas profesiones, y así fortalecer una forma-
ción en cultura alimentaria, promoviendo el con-
sumo de alimentos locales y recursos como los pro-
ductos hidrobiológicos.
Los procesos de supervisión, seguimiento y medi-
ción del impacto nutricional deben ser garantiza-
dos en los ámbitos local y regional, para verificar los
efectos de las inversiones sociales, involucrando a
los diversos sectores comprometidos de la socie-
dad civil como principales agentes de cambio.
Las inversiones sociales deben actuar tempranamen-
te sobre los riesgos, a través de acciones preventi-
vo-promocionales, y reflejar las preocupaciones y
percepciones de la población generalmente exclui-
da de los programas de inversión social.
Los objetivos nutricionales y de seguridad alimen-
taria deben ser considerados como derechos y
obligaciones relevantes para el desarrollo del po-
tencial individual, comunal, regional o nacional
del Perú.

    Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

    Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

    Comentarios

    comentarios

    Compártelo con tu mundo

    Cita esta página
    Económica Y Social (CIES) Consorcio de Investigación. (2006, marzo 18). Política nutricional en el Perú. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/politica-nutricional-en-el-peru/
    Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Política nutricional en el Perú". GestioPolis. 18 marzo 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/politica-nutricional-en-el-peru/>.
    Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Política nutricional en el Perú". GestioPolis. marzo 18, 2006. Consultado el 20 de Abril de 2018. https://www.gestiopolis.com/politica-nutricional-en-el-peru/.
    Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. Política nutricional en el Perú [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/politica-nutricional-en-el-peru/> [Citado el 20 de Abril de 2018].
    Copiar
    Imagen del encabezado cortesía de 65990097@N03 en Flickr
    DACJ