Mejora de los programas de apoyo alimentario en Perú

71
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
Mejora efectiva a bajo costo de los programas
de apoyo alimentario1
Braulio Cuba, Fanny Parqui y colaboradores2 - Universidad Católica de Santa María - CICA
En los últimos años, la ejecución de planes, progra-
mas y proyectos se ha caracterizado por una marca-
da tendencia a priorizar acciones de asistencia ali-
mentaria como solución a los problemas de nutrición.
Sin embargo, un común denominador es que no re-
saltan el componente educativo, pretendiendo me-
jorar la nutrición de los beneficiarios en virtud solo
de la ayuda alimentaria.
El incesante incremento de la migración a la ciudad
de Arequipa y la agudización de la crisis económica
han exigido que la población reedite experiencias de
organización comunal alimentaria, apoyadas por insti-
tuciones que entregan víveres o potencian las organi-
zaciones con acciones de capacitación y movilización
social. Estos organismos, en el marco de sus objetivos
institucionales y de acuerdo con el flujo de donacio-
nes de las entidades internacionales cooperantes, han
impulsado la constitución, organización y fortalecimien-
to de los Comedores populares y de los Comités del
Vaso de Leche, pero sin llegar a mejorar la alimenta-
ción y nutrición de las familias que se acogen a ellos,
por la carencia de recursos y porque no se han desa-
rrollado niveles autogestionarios suficientes.
Se requiere que la mayor información, educación y
comunicación en materia de nutrición se encuentren
orientadas a conseguir cambios en el comportamiento
de la población, para lo cual deben basarse en conte-
nidos técnicos homogéneos, que bajo la aplicación de
metodologías participativas fomenten la creatividad de
las intervenciones alimentario-nutricionales y favorez-
can el logro de resultados positivos.
En este contexto, el presente trabajo de investigación
plantea proporcionar los elementos necesarios para
prevenir la desnutrición crónica y su reagudización a
través de la inclusión de componentes educativos, te-
niendo como propósitos, en primer lugar, determinar
el nivel de conocimientos sobre educación y autocui-
dado para la salud, alimentación y nutrición de la po-
blación; en segundo lugar, identificar las necesidades
de educación para la salud, considerando hábitos y
costumbres, sin imponer cambios interculturales; y, por
último, evaluar la mejora en el autocuidado de la sa-
lud, alimentación y nutrición, obtenida por la inter-
vención a través de los procesos de capacitación.
«...en el marco de sus objetivos
institucionales y de acuerdo con
el flujo de donaciones de las
entidades internacionales
cooperantes, han impulsado la
constitución, organización y
fortalecimiento de los Comedores
populares y de los Comités del
Vaso de Leche, pero sin llegar a
mejorar la alimentación y
nutrición de las familias que se
acogen a ellos. Se requiere que la
mayor información, educación y
comunicación en materia de
nutrición se encuentren
orientadas a conseguir cambios
en el comportamiento de la
población»
1/ Resumen del documento homónimo desarrollado en el marco del
Concurso de Investigación CIES 2001, auspiciado por ACDI-IDRC. Podrá
descargar la versión completa de este documento, desde
www.consorcio.org/programa2001.asp
2/ Shirley Galván, Beatriz Sucasaca, Giovana Díaz, Roxana Figueroa,
Ross Mary Machaca , Valentín Salazar, Jackeline Carpio y Ferly Urday.
72
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
Población
De esta manera, nuestra población quedó constituida
por 60 niños comprendidos entre las edades de 6
meses a 4 años, 11 meses, 29 días, que presentaron
un diagnóstico nutricional de riesgo nutricional, des-
nutrición aguda o desnutrición crónica reagudizada,
los cuales debían ser beneficiarios de algún tipo de
programa de apoyo alimentario (como el Vaso de Le-
che y los Comedores populares) y vivir en zonas eco-
nómicamente bajas.
La investigación se efectuó en zonas urbano margina-
les de Arequipa Metropolitana: (a) Zona este: distrito
de Mariano Melgar con los Pueblos Jóvenes (PP JJ) El
Mirador, Pueblo Libre y los Olivos; (ii) Zona norte: dis-
tritos de Cerro Colorado y Yura, con los PP JJ Sor Ana
de los Ángeles, Ciudad Municipal y Ciudad de Dios;
(iii) Zona sur: distrito de Hunter, con los PP JJ Alto Alian-
za, Arias Aragüez, Leones del Sur. Cada zona con
con 20 niños en estudio; 10 para la intervención se-
manal y 10 para la intervención mensual.
La capacitación en alimentación y
salud de las madres adscritas a
los programas alimentarios en la
ciudad de Arequipa
En el gráfico 1 se evidencia la diferencia de califica-
ciones del grupo semanal y del grupo mensual. Si bien
ambos grupos presentan calificaciones favorables, el
grupo semanal no ofrece ningún dato considerado
como malo y presenta el mayor porcentaje de nota
considerada como buena. En contraste, el íntegro de
notas malas se ubica en el grupo mensual; así como, el
mayor porcentaje de notas regulares.
No tenemos comparaciones con otras investigacio-
nes que incluyan intervenciones a través de capaci-
taciones en los programas Vaso de Leche y Comedo-
res populares en el departamento de Arequipa, ya
que al parecer las investigaciones se han orientado a
la efectividad de los programas de apoyo alimentario
en cuanto a la entrega de alimentos, restando impor-
tancia a las capacitaciones. Por lo tanto, concluimos
que las capacitaciones mensuales tienen una cierta
recuperación en la mayoría de los niños. Sin embar-
go, las capacitaciones semanales asistidas no solo nos
ofrecen mejoría en el diagnóstico de los niños, sino
que evidencian cambios de actitud en la familia, no
solo de tipo nutricional sino también de salud básica.
En el gráfico 2 se detallan los diagnósticos nutriciona-
les iniciales (primer control mensual) y los diagnósti-
cos nutricionales finales (cuarto control mensual).
Podemos mencionar que esta mejoría en los niños
podría deberse a la adquisición de nuevos hábitos de
alimentación y salud básica de las familias, las cuales
fueron interiorizando los conocimientos adquiridos
en el transcurso de las capacitaciones a las madres,
capacitaciones que se llevaron a cabo con calidez y
que fueron aceptadas por la comunidad.
1/: La nota desaprobatoria de mala en el test realizado después de la
intervención, se observó en 6 madres, quienes pertenecían al grupo de
capacitación mensual (dicho calificativo puede atribuirse a la inasistencia
incompleta a las capacitaciones grupales).
Elaboración propia.
Nivel de conocimientos inicial y final de la madre,
según grupo de capacitación 1/
Gráfico 1
«...las capacitaciones mensuales
tienen una cierta recuperación en
la mayoría de los niños. Sin
embargo, las capacitaciones
semanales asistidas no solo nos
ofrecen mejoría en el diagnóstico
de los niños, sino que evidencian
cambios de actitud en la familia,
no solo de tipo nutricional sino
también de salud básica»
73
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
Costo de la intervención
Después de haber realizado la capacitación en las tres
zonas de trabajo, Cono norte, sur y este (cada una
con sus propias características), evidenciamos que el
trabajo en equipo multidisciplinario (nutricionista,
asistenta social, enfermera, etc.) de la zona este, ob-
tuvo mejores resultados frente a la comunidad en
relación con las otras zonas, ya que se evidenció cam-
bios sustanciales de hábitos higiénicos y mejoras en
sus conductas alimentarias en un tiempo menor. Esto
puede ser atribuido al trabajo multidisciplinario, bajo
un enfoque de salud integral del equipo responsable
de la intervención.
Diagnóstico inicial de los niños beneficiarios
del proyecto relacionado con el diagnóstico final
de ambas capacitaciones
Gráfico 2
En lo que se refiere al costo del paquete básico de ca-
pacitación, se debe considerar que la intervención tra-
bajó con un grupo meta de 60 madres de familia, divi-
didas en dos grupos de 30, para efectos de las modali-
dades de capacitación propuestas. En este sentido, es
necesario mencionar que si bien estas madres constitu-
yen el grupo de intervención directa, los integrantes de
sus familias también se beneficiaron. Por otro lado, se ha
observado en las participantes de las capacitaciones
semanales, un efecto réplica con otras familias, las
cuales se constituirían en beneficiarios indirectos (se
asume, por entrevista realizada por el equipo a las ma-
dres, que la réplica se ha realizado en al menos 3 familias
más, por cada madre capacitada). Sin embargo, esto no
se ha observado en la modalidad mensual.
Asimismo, tomando como referencia información
municipal del programa Vaso de Leche del distrito de
Mariano Melgar de Arequipa, se tiene que el costo
promedio por beneficiario es de S/. 6,10 por mes. A
partir de este dato, en los cuadros 1 y 2 se establece la
proporción que representan las modalidades de capa-
citación ofertadas por el presente trabajo.
De los cuadros 1 y 2 se deduce que la capacitación
semanal representa los mayores gastos, debido a que
se trata de una orientación personalizada en compa-
ración con la capacitación grupal-mensual. No obstan-
«...se ha observado en las
participantes de las capacitaciones
semanales, un efecto réplica
con otras familias, las cuales se
constituirían en beneficiarios
indirectos»
Costo total por las capacitaciones semanales 1/
Cuadro 1
Gasto por
persona
(4.800/900)
(Nuevos
soles)
5,3
Total
900
Nº de
beneficiarios
indirectos (30
familias por 5
familias por 5
integrantes)
750
beneficiarios
directos (30
familias por 5
integrantes)
150
Total
(Nuevos
soles)
4.800
Total en
costos
1.000
Costo por
materiales por
capacitación
500
Costo por
capacitación
por profesional
500
Nº total de
capacita-
ciones
480
Nº de
capacita-
ciones por
madre
16
Costo
(Nuevos soles)
Costo total de capacitaciones semanales por equipo
multidisciplinario durante cuatro meses de trabajo
1/: Se asume que cada madre representa una familia que, en promedio, está conformada por 5 integrantes.
74
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
Costo total por las capacitaciones mensuales 1/
Cuadro 2
Gasto por
persona
(4.800/900)
(Nuevos
soles)
0,8
Total
150
beneficiarios
directos (30
familias por 5
integrantes)
150
Total
(Nuevos
soles)
120,00
Total en
costos
10,00
Costo por
materiales por
capacitación
5,00
Costo por
capacitación
por profesional
5,00
Nº total de
capacita-
ciones
12
Nº de
capacita-
ciones por
madre
4
Costo
(Nuevos soles)
Costo total de capacitaciones semanales por equipo
multidisciplinario durante cuatro meses de trabajo
1/: Se asume que cada madre representa una familia que, en promedio, está conformada por 5 integrantes.
te, la primera ha tenido mejores repercusiones en el
estado de nutrición y salud.
En el departamento de Arequipa, si hacemos una com-
paración del costo de prevención relacionado con el
costo de recuperación en el tratamiento de niños desnu-
tridos, niños con enfermedades diarreicas agudas (EDA)
o infecciones respiratorias agudas (IRA), encontramos
que, en un año, los niños acceden a los servicios de salud
en zonas rurales de 3 a 5 veces niño/año; mientras que
en la zona urbana es de 6 a 12 veces niño/año por IRA,
4 a 6 episodios por niño/año en EDA y de 4 a 8 atencio-
nes por desnutrición niño/año, sumando en total de 11
a 19 atenciones promedio por las tres patologías.
En los cuatro meses de duración de la investigación, se
tuvo 2 veces por niño, como promedio de acceso a los
servicios de salud de los niños por enfermedades dia-
rreicas, IRA y desnutrición, lo que constituiría un re-
corte en su perfil epidemiológico de casi el 50%. Esto
repercute en el presupuesto por concepto de aten-
ción del Seguro Integral de Salud ofertado actualmen-
te por el Gobierno.
En el cuadro 3 observamos los gastos que efectúa el
Seguro Integral en los establecimientos del Ministerio
de Salud (MINSA) por cada tipo de enfermedad. Si jun-
tamos los diferentes problemas de salud que pueden
prevenirse, es decir S/. 36,00 x 3 (EDA, IRA y/o desnu-
trición) x 30 niños que formaron parte de las capacita-
ciones asistidas, nos dará un total de S/. 3.240,00 gas-
tados por el Ministerio de Salud en 4 meses, en los 30
niños que intervenimos.
Gastos del seguro en EDA, IRA o desnutrición
Cuadro 3
Costo total de atenciones por EDA, IRA o desnutrición, durante cuatro meses de trabajo
Total por una
enfermedad
(2 x 18)
(Nuevos soles)
36,00
Total en costos
por un niño por
una enfermedad
18
Costo por
seguimiento
6
Costo por atención
por profesional
12
Nº total de
atenciones
2
Nº de
atenciones
en 4 meses
2
Nº de
atenciones
al año
Promedio
6 a 12
Costo
(Nuevos soles)
«...se tuvo 2 veces por niño, como
promedio de acceso a los servicios
de salud de los niños por
enfermedades diarreicas, IRA y
desnutrición, lo que constituiría
un recorte en su perfil
epidemiológico de casi el 50%»
75
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
De acuerdo con estimaciones presupuestales, para
atender casos de EDA, IRA y desnutrición, el MINSA
gasta aproximadamente S/. 36,00 nuevos soles por aten-
der a cada niño enfermo. La intervención en sí, por su
carácter integral de salud, ha evitado la aparición de
nuevos casos mórbidos, con lo que podemos afirmar
el valor que tiene el aspecto preventivo promocional.
Además, por la asimilación de los conocimientos im-
partidos durante las capacitaciones semanales, es muy
probable que estos niños no se enfermen durante el
resto del año y, por ende, no ocasionen más gastos al
Ministerio de Salud. Asimismo, en los niños participantes
de nuestras capacitaciones, se observó una disminu-
ción en el número de veces que enfermaron de EDA,
IRA y desnutrición. Esto como consecuencia de que
se logró un cambio de actitud en las madres capacita-
das y, al mismo tiempo, una concientización para que
haya mayor recurrencia al centro de salud.
Con todo lo descrito podemos decir que nuestras ca-
pacitaciones, por su enfoque preventivo, a largo plazo
serían de bajo costo para el Ministerio de Salud, por-
que no solo apoyan al niño beneficiario del proyecto,
sino también a toda la familia y a los beneficiarios indi-
rectos. Todo esto teniendo en cuenta que el promedio
por familia es de cinco hijos y que al capacitar a la
madre de una familia, se estarían ahorrando los gastos
en que se incurriría si se atiende a todos sus hijos de
enfermedades diarreicas agudas, infecciones respira-
torias agudas o problemas nutricionales.
Aunque se gasta 4.800,00 nuevos soles en 4 meses
con la capacitación semanal asistida, se debe tener
en cuenta el efecto réplica de este tipo de capaci-
tación (que incluye tópicos relacionados con la pre-
vención de EDA e IRA), que alcanza, según el cuadro
1 (750 - 150), a 600 beneficiarios. Este efecto répli-
ca es uno de los fundamentos del bajo costo de nues-
tra intervención, debido al aprendizaje a profundi-
dad en las capacitaciones intradomiciliarias semana-
les, pues estas se repitieron en las familias vecinas y
en aquellas que tienen algún parentesco con las fa-
milias intervenidas.
Conclusiones
1. Los Programas de capacitación y/o intevención de-
bieran considerar como un componente básico de
su plan, las actividades de sensibilización y motiva-
ción de la población a intervenir. Dichas acciones
viabilizan el apoyo y participación activa de la po-
blación en el transcurso del programa, y hacen los
resultados sostenibles y perdurables en el tiempo.
2. Los programas de apoyo alimentario deben incluir
en sus procesos educativos, además del componen-
te nutricional, aspectos importantes de prevención
y promoción de la salud básica e integral. Las ma-
dres intervenidas pondrán en práctica los conoci-
mientos adquiridos en los eventos de capacitación,
en favor del bienestar familiar y, por ende, de la
salud del Estado.
3. El nivel de conocimientos nutricionales y de salud
integral de las madres, al inicio de la intervención,
fue inadecuada (82%). Dicho indicador reafirma la
idea de que los programas solo se presentan como
una asistencia alimentaria absoluta, sin considerar
los conocimientos y prácticas alimentarias previas
que tienen los beneficiarios.
Al término del proyecto de investigación, el nivel
de conocimientos en alimentación, nutrición y sa-
lud básica de las madres mejoró (89%). Esto es atri-
buible a la metodología de capacitación participa-
tiva ofertada por el equipo de investigación.
«La intervención en sí, por su
carácter integral de salud, ha evitado
la aparición de nuevos casos
mórbidos, con lo que podemos
afirmar el valor que tiene el aspecto
preventivo promocional»
«Los programas de apoyo alimentario
deben incluir en sus procesos
educativos, además del componente
nutricional, aspectos importantes de
prevención y promoción de la salud
básica e integral»
76
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
4. Entre los problemas de salud que afectan la nu-
trición destacan las enfermedades diarreicas y
respiratorias.
5. Los cambios de actitudes y comportamientos ali-
mentarios, a propósito de las capacitaciones, se ven
reflejados en mejoras de los niveles de nutrición de
los niños. Así, de estados nutricionales agudos y cró-
nicos reagudizados evolucionaron a estados de nu-
trición normales y crónicos; evoluciones favorables
como consecuencia de mejores comportamientos
alimentarios y de salud adquiridos por las madres
durante las intervenciones. Los niños pudieron
mejorar sus deficiencias teniendo mejores condi-
ciones de vida. En la investigación fue más notorio
la mejora nutricional en los niños hijos de madres
que participaron en los procesos de capacitación
semanal, que en los de capacitación mensual.
6. El grado de instrucción no representa un factor li-
mitante para el aprendizaje de las madres. En la
intervención con capacitaciones semanales, las
madres analfabetas y con instrucción primaria
(56,7%) fueron capaces de mejorar el nivel de nu-
trición de sus hijos, logrando cambios en sus com-
portamientos alimentarios y autocuidado de su sa-
lud, al igual que las madres con grados de instruc-
ción secundaria e incluso superior.
7. El uso de técnicas participativas permitió la acep-
tación del proyecto de parte de las madres se-
leccionadas.
8. Los programas alimentarios como el Vaso de Leche
y los Comedores populares (promovidos por el go-
bierno), presentan un débil e inadecuado compo-
nente preventivo-promocional de la salud integral.
Su énfasis se centra solo en la distribución de ali-
mentos (crudos), con un bajo o nulo componente
educativo nutricional. La preparación de dichos ali-
mentos es encargada a madres que ignoran mu-
chos de los conocimientos básicos de higiene y
nutrición en esta actividad.
9. En cuanto al perfil de los capacitadores, al agrupar-
los en tres subequipos (uno por zona), se observó
que donde se participó de manera multidisciplina-
ria (médico, obstetriz, enfermera, odontólogo y asis-
tenta social, previa capacitación en nutrición), la
recuperación nutricional de los niños fue más rápi-
da. La razón es que se desarrolló bajo un enfoque
de salud integral.
10. El presente trabajo ha permitido realizar capacita-
ciones en nutrición de bajo costo, de tipo asistido
y semanal en cada familia, la que a su vez se ha
comprometido a realizar el efecto de cascada o
réplica en 3 familias vecinas y en 2 familias con
lazos de parentesco.
Recomendaciones
1. Toda acción en la comunidad de promoción y pre-
vención, debe iniciarse con actitudes de sensibili-
zación y motivación.
2. Incorporar medidas preventivo-promocionales para
permitir que las madres pongan en práctica cono-
cimientos adecuados en relación con la alimenta-
ción y nutrición de sus hijos, y puedan prevenir las
enfermedades recurrentes. Asimismo, concertar y
fomentar acciones preventivo-promocionales de la
salud infantil en la comunidad, con la participación
de líderes comunitarios, agentes locales y organis-
mos de salud gubernamentales y no gubernamen-
tales; apuntando a asegurar no solo la distribución
de alimentos sino también el componente de ma-
nejo adecuado de recursos, y evitar así la duplici-
dad de acciones.
3. Reforzar los componentes de salud integral y educa-
ción nutricional en los programas alimentarios con el
apoyo de instituciones educativas de nivel superior, de
modo que se ejecuten con eficiencia y efectividad.
«Los cambios de actitudes y
comportamientos alimentarios, a
propósito de las capacitaciones, se
ven reflejados en mejoras de los
niveles de nutrición de los niños»
77
Economía y Sociedad 50, CIES, noviembre 2003
4. Es indispensable articular medidas de promoción
de la salud básica, de saneamiento ambiental, a
como el reforzamiento de los niveles de conoci-
mientos nutricionales, para contribuir al mejora-
miento de la salud infantil y de la familia. Este refor-
zamiento debe darse promoviendo y fomentando
prácticas adecuadas y apropiadas de alimentación
infantil, como una manera de prevenir enfermeda-
des diarreicas y respiratorias, condicionantes de la
desnutrición infantil.
5. Todo programa de asistencia alimentaria debe in-
cluir acciones de capacitación, monitoreo, super-
visión y evaluación, de modo que se contribuya a
la consecución de sus objetivos y permitan la veri-
ficación de los efectos e impactos.
6. Todo programa alimentario debe tener el compo-
nente educativo asistido desde la ablactancia, para
evitar que los niños entren en cuadros de desnutri-
ción en estos meses críticos, que puedan conver-
tirse en crónicos. Además, el impacto redundará
en todas las familias con las que las madres capaci-
tadas realicen el efecto réplica.
7. Se hace necesario continuar investigaciones lon-
gitudinales que permitan aclarar el panomarana
nutricional referido a la desnutrición crónica, de
modo que se evidencie si el retardo en el creci-
miento es susceptible de revertirse a ciertas eda-
des, cuando se dan las condiciones nutricionales y
ambientales apropiadas.
8. Los organismos gubernamentales encargados de la
organización e implementación de los programas
de ayuda social, deben velar porque los programas
de apoyo alimentario tengan el componente edu-
cativo alimentario para el logro de sus objetivos.
9. La atención integral de salud multidisciplinaria es
una estrategia válida, coherente y de impacto para
el bienestar de la sociedad, y favorece la interven-
ción en familias en riesgo sanitario y de salud.
10. Se debe capacitar a la comunidad, promoviendo
la participación activa, asistida, que permita el em-
poderamiento para realizar el efecto réplica a sus
pares en la Comunidad.
«Es indispensable articular
medidas de promoción de la
salud básica, de saneamiento
ambiental, así como el
reforzamiento de los niveles de
conocimientos nutricionales,
para contribuir al
mejoramiento de la salud
infantil y de la familia»
«Los organismos
gubernamentales encargados de
la organización e
implementación de los
programas de ayuda social,
deben velar porque los
programas de apoyo alimentario
tengan el componente
educativo alimentario para el
logro de sus objetivos»

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Económica Y Social (CIES) Consorcio de Investigación. (2006, marzo 19). Mejora de los programas de apoyo alimentario en Perú. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/mejora-programas-apoyo-alimentario-peru/
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Mejora de los programas de apoyo alimentario en Perú". GestioPolis. 19 marzo 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/mejora-programas-apoyo-alimentario-peru/>.
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Mejora de los programas de apoyo alimentario en Perú". GestioPolis. marzo 19, 2006. Consultado el 19 de Febrero de 2018. https://www.gestiopolis.com/mejora-programas-apoyo-alimentario-peru/.
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. Mejora de los programas de apoyo alimentario en Perú [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/mejora-programas-apoyo-alimentario-peru/> [Citado el 19 de Febrero de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de usdagov en Flickr