Manejo de redes empresariales y su relación con el género

“Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis…..”  es lo que mencionaba Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, mejor conocida como Sor Juana Inés de la Cruz en su poema denominado “Hombres necios que acusáis” y quien fue una  mujer escritora y gran precursora de la equidad de género en nuestro país.

Hombres y/o mujeres conforman nuestras organizaciones y debemos analizar cuál es el papel de cada uno de ellos al momento de impulsar redes empresariales que brinden una clara ventaja competitiva.

Redes empresariales

Primeramente se debe precisar el concepto de red empresarial; para ello cito a Carlos López Cerdán: “Es un mecanismo de cooperación entre empresas pequeñas y medianas, en donde la empresa participante, manteniendo su independencia jurídica y autonomía gerencial, decide voluntariamente participar en un esfuerzo conjunto con otras para la búsqueda de un objetivo común”.

Desde mi punto de vista una red empresarial es un conjunto de empresas que acuerdan  colaborar y compartir capacidades de forma organizada con la finalidad de mejorar la competitividad de cada organismo, respetando su individualidad.

Los beneficios de establecer una red empresarial no se reduce a la posibilidad de aumentar las ventas, sino a lograr impactar en el grado de competitividad de nuestra organización y esto es posible dado que podemos acceder a insumos con bajo costo, contar con más y mejores canales de distribución y comercialización, aumentar la capacidad de producción, mejorar el posicionamiento en las esferas de poder social y empresarial, etc.

Los valores que deben permear a la red que deseamos implementar deben ser: Confianza, lealtad, honestidad y sinceridad. Contar con todos estos valores creará un campo de fuerza en las organizaciones involucradas en la red, de tal forma que será complicado que nuestros opositores puedan ocasionarnos daño o afecten la colaboración establecida.

Género

Ahora abordaremos el tema de género, que de acuerdo a Daniel Cazés, género “Es la categoría correspondiente al orden sociocultural configurado sobre la base de la sexualidad.”

En  mi opinión el género es el conjunto de características sociales, actitudes y comportamientos que una cultura les determina a los hombres y mujeres.

Sexo

Es importante saber distinguir los conceptos de género y sexo es por ello que a continuación menciono la definición de sexo de acuerdo al Diccionario de Lengua Española: Es la “Condición orgánica, masculina o femenina, de los animales y las plantas.”  Por lo tanto podemos afirmar que el género es una condición social mientras que el sexo es una condición biológica.

A través de los años y de manera generacional se han asignado ciertas actitudes y comportamientos que deben regir a los individuos basados en el género. Estos roles o papeles dependen de los valores sociales, tradiciones, cultura, etc. Por ejemplo el “rol” de una mujer supone que tendrá que ser madre, que se ocupará de sus hijos, de la higiene del hogar y de la atención a su marido. Mientras que el “rol” del hombre supone que tendrá que ser jefe de familia, polígamo, con un trabajo fijo por el cual reciba un salario y deberá mantener a la familia.

Lo que no podemos perder de vista es que en la sociedad existe una tendencia a designar al género femenino papeles que limitan su desarrollo personal como ser humano y que ello la llevan a ser pasiva, sumisas y dependientes de los hombres.

En México estos roles se han fijado, en gran parte por culturas como el “machismo”. ¿Pero quién crea, impulsa y fomenta al machismo en nuestra sociedad y organizaciones? No es cuestión exclusiva de los hombres o de las mujeres, la respuesta a ese cuestionamiento se puede encontrar en el poema de Sor Juana Inés de la Cruz que al principio de este texto cite. Los hombres como raza y no como género somos los que hemos permitido que este tipo de comportamiento impositivo y autoritario permee a nuestra sociedad.

De esta forma, podemos analizar a las organizaciones en donde tradicionalmente y por muchos años al género se le ha designado roles sociales. A las mujeres regularmente se les asignan puestos operacionales o administrativos dentro de las organizaciones mientras que a los hombres puestos directivos o gerenciales. Pero las mujeres han gestado un movimiento en los últimos siglos en el que ha decidido replantear su papel social y han  luchado por ocupar posiciones de poder y de liderazgo en las organizaciones. Ejemplo de ello es que dentro de los objetivos del Desarrollo del Milenio establecidos por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el objetivo tres se establece que los gobiernos deberán promover la Igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

Implementar una red empresarial trae consigo diversas dificultades y sobre todo en culturas como la mexicana en el que predomina el “machismo”, la desconfianza, la envidia, el oportunismo y la resistencia al cambio.

Para establecer alianzas en red es necesario que se analice e identifique a los aliados y a los competidores. Pero ¿Las redes empresariales de que genero deben estar integradas? Desde mi punto de vista las redes no deben estar definidas por un género, sino por los beneficios que pueden alcanzar las organizaciones que intervienen. Existen experiencias con redes empresariales que nos pueden llevar a pensar que las alianzas de líderes organizacionales del mismo género se entienden e interactúan de mejor manera y esto puede ser cierto pero de ninguna forma determina el éxito de la red.

Las características de las redes deben ser las siguientes:

  • Colaboración, porque el éxito de uno, depende de hombres y mujeres porque los resultados necesitan la aportación de todos.
  • Trabajo en equipo, pues, busca fortalecer al grupo para obtener reales ventajas competitivas y aprovechar los recursos de cada participante sin importar el género.
  • Interdependencia, es necesario mantener la autonomía pero tomando en cuenta los compromisos adquiridos.
  • Coordinación, puesto que necesita organización de esfuerzos, claridad en tareas, roles de participación y objetivo comunes.

El Lic. Carlos A. Rodríguez  establece que existen dos tipos de redes:

Redes horizontales: Las integran empresas que se ubican, relativamente, en el mismo punto de la cadena de valor, es decir, hacen algo similar, como cuando tienen un producto común. Incluso, hay cosas en que estas redes agrupan competidores directos.

Las redes horizontales son una manera de alcanzar economías de escala y de mejorar el poder de negociación de las empresas. En principio, los expertos consideran que es más fácil constituir redes con empresas que se complementan y que no compiten entre sí.

Redes verticales, las empresas se encuentran en puntos consecutivos de la cadena, lo que significa que sostienen relaciones de proveedor-comprador. En esa medida, complementan, es decir, uno hace algo que el otro puede necesitar o demandar.

En esta modalidad, tiende a existir un grupo significativo de empresas que por su capacidad individual no pueden acceder a un gran comprador del nivel de una ensambladora automotriz o un hipermercado. Esto los incentiva a unirse y puede motivar al comprador a iniciar un programa de proveedores.

Ahora bien es necesario conocer los pasos del proceso para crear una red empresarial:

  1. Entienda qué implica una alianza.
  2. Identifique posibles aliados productivos.
  3. Prepare a las personas para trabajar en redes empresariales.
  4. Prepare a las empresas para trabajar en red.
  5. Construya confianza.
  6. Desarrolle proyectos pilotos a corto plazo.
  7. Diseñe la estrategia a largo plazo para crecer y competir.
  8. Gestione y sostenga la red.
  9. Busque apoyo externo en entidades.

En este sentido es importante destacar que existen órganos que se han esforzado por trabajar dentro del mercado empresarial con una perspectiva de género como la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias A.C. o la  Asociación Mundial de Mujeres Empresarias. Uno de los objetivos de estas organizaciones es crear sinergias entre empresas potenciando el espíritu de colaboración entre las asociadas.

Por otra parte el género masculino cuenta con un organismo similar pero que durante varios años ha estado oculto tal como se describe en el libro El consejo Mexicano de Hombres de Negocios: Surgimiento y consolidación en el que también se estipula que este organismo ha sido nombrado como “club de amigos millonarios, consejo de asesores presidenciales, autentica elite del poder, especie de hermandad con la intención deliberada de mantener en secreto sus actividades.”  Este organismo tiene mucho poder en la sociedad mexicana y ha impulsado varios cambios sociales gracias a las redes empresariales que han establecido.

Conclusiones

Por lo antes descrito podemos concluir que el género de ninguna forma determina el éxito o fracaso de una red empresarial. Existen redes empresariales femeninas como la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias o el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios y las dos han tenido logros importantes en materia de negocios y de impacto social; pero que claramente se denota una tendencia hacia la discriminación del género opuesto según corresponda.

Es claro que queda mucho por hacer en materia de equidad de género en ámbitos empresariales pero sin duda alguna la sociedad necesita que hombres y mujeres replantemos y nos comprometamos con nuestra escala de valores e implementemos conductas respetuosas, tolerantes y equitativas.

Por otra parte las líderes femeninas de los negocios aunque han defendido su lugar en dicho ámbito, aún no han logrado tener oportunidades igualitarias, es por ello que el género femenino debe establecer sinergias con empresas dispuestas a crear vínculos solidarios y de desarrollo económico que les permita sobresalir en mercados globales.

Es necesario que la sociedad exija políticas empresariales integracionistas en la que hombres y mujeres trabajen a favor del desarrollo socioeconómico de los pueblos y se conformen redes empresariales que puedan responder a las variantes del mercado dado su carácter de contingencia.

Bibliografía

  • De Lama, Víctor; Antología de la poesía amorosa española e hispanoamericana, España, Editorial EDAF, 2007.
  • López Cerdán, Carlos, Redes empresariales, experiencia en la región Andina, Perú, Minka 2003.
  • Daniel Cazés; La perspectiva de género: guía para diseñar, poner en marcha, dar seguimiento y evaluar proyectos de investigación y acciones públicas y civiles, México, Consejo Nacional de población, 1998.
  • Diccionario de la lengua española (22ª ed.), España, Espasa Libros, S.L.U. 2001
  • Briz Garizurieta, Marcela;  El consejo Mexicano de Hombres de Negocios: Surgimiento y consolidación, México, Universidad Nacional Autónoma de México; 2002.

Referencias

Notas al pie:

  1. De Lama, Víctor; Antología de la poesía amorosa española e hispanoamericana, España, Editorial EDAF, 2007.
  2. López Cerdán, Carlos, Redes empresariales, experiencia en la región Andina, Perú, Minka 2003.
  3. Daniel Cazés; La perspectiva de género: guía para diseñar, poner en marcha, dar seguimiento y evaluar proyectos de investigación y acciones públicas y civiles, México, Consejo Nacional de población, 1998.
  4. Diccionario de la lengua española (22ª ed.), España, Espasa Libros, S.L.U. 2001.
  5. Daniel Cazés; La perspectiva de género: guía para diseñar, poner en marcha, dar seguimiento y evaluar proyectos de investigación y acciones públicas y civiles, México, Consejo Nacional de población, 1998.
  6. Briz Garizurieta, Marcela;  El consejo Mexicano de Hombres de Negocios: Surgimiento y consolidación, México, Universidad Nacional Autónoma de México; 2002.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Reyes Burguete Miguel Antonio. (2012, noviembre 1). Manejo de redes empresariales y su relación con el género. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/manejo-redes-empresariales-relacion-genero/
Reyes Burguete, Miguel Antonio. "Manejo de redes empresariales y su relación con el género". GestioPolis. 1 noviembre 2012. Web. <https://www.gestiopolis.com/manejo-redes-empresariales-relacion-genero/>.
Reyes Burguete, Miguel Antonio. "Manejo de redes empresariales y su relación con el género". GestioPolis. noviembre 1, 2012. Consultado el 25 de Noviembre de 2017. https://www.gestiopolis.com/manejo-redes-empresariales-relacion-genero/.
Reyes Burguete, Miguel Antonio. Manejo de redes empresariales y su relación con el género [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/manejo-redes-empresariales-relacion-genero/> [Citado el 25 de Noviembre de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de rezonance en Flickr