La capacitación interna y su impacto en la productividad

  • Talento
  • 1 minuto de lectura

Los procesos de capacitación en las organizaciones se han enfocado en los últimos años al desarrollo de instructores internos con un doble propósito, por un lado, disminuir los costos asociados a la formación y entrenamiento del personal a través de organizaciones externas y por el otro, valorar y aprovechar el conocimiento interno de sus profesionales, especialmente de aquellos que por su experiencia y formación conocen a fondo cada uno de los procesos de la organización.

Sin embargo, una de las dificultades más frecuentemente manifiestas por los aprendices tiene que ver con las habilidades de comunicación y las destrezas pedagógicas de los instructores internos, lo cual hace que al final de las jornadas de capacitación resulten comentarios como “No se puede negar que sabe mucho del tema, lástima que no sepa transmitirlo”.

Esta frase ofrece sin duda un cuestionamiento al responsable de la capacitación dentro de la empresa, por cuanto es posible que pueda disponerse de la pericia y conocimiento del experto, pero es preciso también entrenarlo en las habilidades básicas de pedagogía y metodología para que sea un instructor exitoso.

Un instructor exitoso es aquel que logra comunicar bien su mensaje, desencadena procesos de aprendizaje y mejora la productividad de cada uno de los asistentes. Para esto el instructor debe conocer entonces algunos elementos importantes a la hora de ofrecer sus conocimientos.

Algunos de estos elementos son:

1. Antes del Taller: Debe preparar adecuadamente el mensaje que va a transmitir, teniendo en cuenta el perfil de los asistentes, la motivación que tienen, las expectativas que tienen del taller, definir el número de asistentes, preparar la ayudas que utilizará, etc..

2. Durante el Taller: Desarrollar técnicas y dinámicas de grupo, manejar adecuadamente los espacios de aprendizaje, utilizar ayudas audiovisuales, manejar el comportamiento del grupo, transmitir el mensaje de modo claro y ameno, etc.

3. Después del Taller: Evaluar los resultados del aprendizaje, hacer seguimiento en el puesto de trabajo a la transferencia del aprendizaje, aplicar instrumentos para hacer la medición del aprendizaje (esto último con ayuda del gerente de capacitación).

La responsabilidad del instructor interno va más allá del aula, su labor no se limita a transmitir conocimientos sino a generar aprendizajes y cuando esta diferencia se entiende la productividad se afecta positivamente. Por ello, el instructor interno debe tener también su propio proceso de formación y entrenamiento con el fin de optimizar los resultados de la capacitación y su impacto en el puesto de trabajo.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Vecino Pico José Manuel. (2006, junio 3). La capacitación interna y su impacto en la productividad. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/la-capacitacion-interna-y-su-impacto-en-la-productividad/
Vecino Pico, José Manuel. "La capacitación interna y su impacto en la productividad". GestioPolis. 3 junio 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/la-capacitacion-interna-y-su-impacto-en-la-productividad/>.
Vecino Pico, José Manuel. "La capacitación interna y su impacto en la productividad". GestioPolis. junio 3, 2006. Consultado el 8 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/la-capacitacion-interna-y-su-impacto-en-la-productividad/.
Vecino Pico, José Manuel. La capacitación interna y su impacto en la productividad [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/la-capacitacion-interna-y-su-impacto-en-la-productividad/> [Citado el 8 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de ter-burg en Flickr
DACJ