La cadena productiva y los sistemas de producción

Si bien el enfoque de cadenas productivas es relativamente nuevo en Latinoamérica, se usa desde hace décadas para orientar el trabajo en otros países, principalmente europeos.

Este enfoque, desarrollado en Europa en los años setenta, ha permitido mejorar la competitividad de varios productos de primer orden (leche, carne, vino, etcétera) promoviendo la definición de políticas sectoriales consensuadas entre los diferentes actores de la cadena.

Contrariamente a lo que se piensa a veces, las cadenas no son estructuras que se construyen desde el Estado: existen desde hace mucho tiempo y siempre existirán. El análisis de cadenas es solo una herramienta de análisis que permite identificar los principales puntos críticos que frenan la competitividad de un producto, para luego definir e impulsar estrategias concertadas entre los principales actores involucrados.

Al hablar de cadenas pensamos en productos con potencial de mercado, pero más allá del producto, en las cadenas se encuentran presentes actores y trabajos diferenciados alrededor de un producto. Estos actores se vinculan entre sí para llevar el producto de un estado a otro, desde la producción hasta el consumo. La estructura y dinámica de todo este conjunto de actores, acciones, relaciones, transformaciones y productos es lo que se conoce como cadena productiva.

Una definición sencilla puede ser: “Una cadena productiva es un sistema constituido por actores y actoras interrelacionados y por una sucesión de operaciones de producción, transformación y comercialización de un producto o grupo de productos en un entorno determinado”.

El enfoque de cadena es pertinente en el contexto actual de evolución de la economía mundial, competitividad, globalización, innovación tecnológica y complejos sistemas agroa­limentarios. En esta realidad, la agricultura y la ganadería ya no se pueden considerar como elementos separados del resto de la economía. Este enfoque nos permite dar una mirada sistemática a las actividades productivas.

Un análisis de cadena es un ejercicio que no debe confundirse con un diagnóstico de sistemas de producción, pues la finalidad de este último es distinta.

El diagnóstico de sistemas de producción permite analizar el funcionamiento de los sistemas de cultivos y de los sistemas pecuarios en su conjunto y, de esta forma, entender las estrategias desarrolla­das por los productores para valorizar de la mejor forma posible sus escasos recursos (tierra, mano de obra y/o capital).

En general, es recomendable dis­poner de un estudio de sistemas de producción antes de entrar en un análisis de cadenas, pues esto permitirá entender mejor la relación que existe entre el producto central del estudio de la cadena y los otros productos y actividades desarrollados por los productores.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Espinoza Gálvez Geovanny. (2006, septiembre 6). La cadena productiva y los sistemas de producción. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/la-cadena-productiva-y-los-sistemas-de-produccion/
Espinoza Gálvez, Geovanny. "La cadena productiva y los sistemas de producción". GestioPolis. 6 septiembre 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/la-cadena-productiva-y-los-sistemas-de-produccion/>.
Espinoza Gálvez, Geovanny. "La cadena productiva y los sistemas de producción". GestioPolis. septiembre 6, 2006. Consultado el 14 de Junio de 2018. https://www.gestiopolis.com/la-cadena-productiva-y-los-sistemas-de-produccion/.
Espinoza Gálvez, Geovanny. La cadena productiva y los sistemas de producción [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/la-cadena-productiva-y-los-sistemas-de-produccion/> [Citado el 14 de Junio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de clender en Flickr
DACJ