El Kaizen y el precio del petróleo dentro de Toyota

Generada la crisis del petróleo de 1973, muy pocas empresas lograron sobrellevar la situación y además salir robustecidas (al margen de las petroleras claro está), y una de esas empresas es Toyota.

La mayoría se preguntaron cómo había logrado superar tan profunda crisis, sobretodo tomando en consideración que se dedica a la industria automotriz, que era la más convulsionada por los cambios del entorno.

La empresa obtuvo grandes resultados merced a dos cuestiones, la primera tomar en consideración las reales necesidades presentes y futuras de los consumidores, y la segunda, implementar y gestionar un sistema productivo que tiene como consigna la eliminación sistemática de desperdicios. Para esa eliminación de mudas (desperdicios en japonés) recurrió al hoy célebre sistema de producción “Just in Time”.

El tiempo transcurrió y las empresas estadounidenses productoras de vehículos de gran tamaño y alto consumo de combustibles tuvieron que rediseñar tanto los productos generados, como copiar los sistemas de producción nipones a los efectos de no perder su cuota de mercado en manos de los japoneses.

Los paradigmas existentes les impidieron ver la realidad, los que llevó a las empresas occidentales, y no sólo a las automotrices, a continuar con sus sistemas de producción taylorianos y fordistas. Sólo en la medida en que perdieron competitividad en una serie de mercados, tales como los de cámaras fotográficas, construcción naval, televisores, equipos musicales, relojes, motos, computadoras, máquinas herramientas, y por supuesto automóviles entre muchas otras, tomaron conciencia de la situación. Era una situación de vida o muerte para la continuidad de las empresas.

Muchos creyeron que adoptando medidas rápidas como la reducción de personal, la automatización o la reingeniería podrían lograr superar la crisis. Muchas lo lograron, pero sólo por un tiempo. No corregidas las causas raíces de sus fracasos actuales como empresas generadoras de valor, cada nueva crisis llevó a nuevas reducciones de personal, mayores automatizaciones y nuevos intentos de rediseñar los sistemas.

Hoy día, a más de 30 años de esa fenomenal crisis, las empresas occidentales se ven nuevamente expuestas a una nueva crisis generada por el aumento en el precio del petróleo. El no encarar una auténtica y sistemática eliminación de desperdicios, el no generar productos que tuvieren en cuenta el consumo de energía y el desequilibrio ecológico, las lleva a una nueva situación de crisis financiera.

Antes fueron los grandes autos, hoy lo son las 4 x 4. Grandes consumos de energía de manera absurda e innecesaria obligará a consumidores y empresas, como así también a los gobiernos a reconsiderar el mejor uso de los energéticos.

Pero las demás empresas no quedan al margen de la crisis, pues todas hacen uso de energía, y lo están haciendo mal. Un uso ineficiente y hasta incontrolado de recursos, una total falta de conciencia y comprensión de la calidad y productividad que deben acompañar los procesos productivos, lleva a un consumo muy por encima de lo que realmente es necesario.

Hoy más que nunca implementar el kaizen en las empresas, como sistema de mejora continua en sus niveles de productividad, calidad, costos, tiempos de ciclos y satisfacción de los consumidores se hace esencial. Y, ojo, no sólo por el incremento incesante en el precio de los combustibles, sino también por la generación incontrolada de contaminantes que está teniendo lugar.

Lograr mayor calidad y productividad, implica no sólo satisfacer a los consumidores con productos y servicios de mayor valor, sino también lograr un equilibrio entre la empresa y su entorno económico-ecológico y social.

Son muy pocas las empresas que han adoptado el sistema de “producción magra” en el mundo, y las que lo han efectuado, lo hicieron al llegar a un estado de crisis.

En este nuevo escenario mundial los empresarios y directivos deben tomar conciencia de anticiparse a la crisis generando en sus empresas los cambios que las conviertan en competitivas, haciendo de tal modo factible su supervivencia en el mediano y largo plazo.

El incremento en el precio del crudo es no sólo una amenaza, sino que constituye al mismo tiempo una gran oportunidad para lograr una auténtica y consistente ventaja competitiva.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Lefcovich Mauricio. (2005, septiembre 1). El Kaizen y el precio del petróleo dentro de Toyota. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/kaizen-precio-petroleo-toyota/
Lefcovich, Mauricio. "El Kaizen y el precio del petróleo dentro de Toyota". GestioPolis. 1 septiembre 2005. Web. <https://www.gestiopolis.com/kaizen-precio-petroleo-toyota/>.
Lefcovich, Mauricio. "El Kaizen y el precio del petróleo dentro de Toyota". GestioPolis. septiembre 1, 2005. Consultado el 8 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/kaizen-precio-petroleo-toyota/.
Lefcovich, Mauricio. El Kaizen y el precio del petróleo dentro de Toyota [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/kaizen-precio-petroleo-toyota/> [Citado el 8 de Diciembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de danielctw en Flickr
DACJ