Formación en valores en Cuba

  • Otros
  • 3 minutos de lectura

La formación profesional desde las Sedes Universitaria, ha exigido una confección y práctica pedagógica renovadora basada en la autoeducación, en la que se potencia la flexibilidad del currículo de formación, el sistema de relaciones e intercambio permanente, la respuesta educativa individualizada, en función de las necesidades y potencialidades de cada estudiante y la responsabilidad de la educación directamente compartida con la familia, el profesorado, la institución y la comunidad en general.

En estas condiciones se eleva a planos superiores la participación, la colaboración y el protagonismo de los estudiantes que potencian el papel del profesor como principal facilitador del conocimiento, la educación, y la labor educativa, personalizada, bajo la dirección del tutor, considerado eje integrador del sistema de influencias educativas. Los resultados alcanzados durante los años de aplicación en las Sedes Universitarias, están repercutiendo de manera positiva en la labor formativa de los estudiantes.

Con el legado de nuestros grandes pedagogos, aspiramos a un educador que realice su labor con gran amor y dedicación y que sea el evangelio vivo que señalara Luz y Caballero. Pero además, que tenga la cultura y preparación necesaria para “desenvolver todo el hombre y no solo una parte de él” como expresara nuestro Apóstol.

José de la Luz y Caballero fue uno de los grandes sabios de la primera mitad del siglo XIX, junto con Félix Varela y José Antonio Saco. Era admirable como una vez a la semana, se reunían alrededor del maestro los profesores y alumnos del colegio para escuchar su plática pletórica de ciencia, más de doscientos discípulos, de Luz y Caballero se incorporaron a las gestas liberadoras del sesenta y ocho y el noventa y cinco.

En el sistema de la Educación Superior Cubana, la figura del tutor ha sido tradicionalmente asociada a la asistencia científico metodológica que brinda un especialista de reconocido prestigio y tradición en determinado campo del conocimiento, bien al estudiante que en la fase terminal de su carrera elabora su trabajo de diploma, o al graduado universitario que realiza estudios académicos de postgrados y realiza su tesis para la adquisición de un título o grado científico.

José Martí, Héroe de la República de Cuba expresó “Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido: es hacer cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive; es ponerlo a nivel de su tiempo, para que flote sobre él y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote; es preparar al hombre para la vida”. (1)

Señaló además que: “la educación, es la habilitación de los hombres para obtener con desahogo y honradez los medios de vida indispensables en el tiempo en que existen, sin rebajar por eso las aspiraciones delicadas, superiores y espirituales de la mejor parte del ser humano”.

Es importante destacar el nexo que se establece entre la educación y los objetivos sociales a que debe dar respuesta por una parte, y la contribución que debe brindar al desarrollo individual por la otra, como los dos polos de una cuerda en tensión que representan los puntos de llegada y de partida respectivamente en el trabajo educacional.

En este sentido, es necesario partir de la consideración de que la personalidad se forma y se desarrolla no sólo bajo la influencia de acciones dirigidas hacia una finalidad del sistema educacional, sino también y de manera esencial, en un amplio contexto social, puesto que el sujeto vive en una sociedad.

Consideramos que el criterio que debe primar en todas las instituciones socializadoras para la formación de las nuevas generaciones, es el crear una actitud activa y transformadora, ante las dificultades que se presentan en la vida social. Es decir formar personalidades que puedan plantearse y lograr objetivos que respondan al perfeccionamiento y demandas de la sociedad en que se desenvuelvan. Es hacer el trabajo educativo de forma concreta, dirigido más directamente a la esfera motivacional individual de modo que posea significación inmediata para la personalidad.

Es necesario, que cada generación, sea puesta en una situación tal que pueda dar de sí el máximo posible de sus potencialidades en beneficio de la sociedad y de cada individuo en particular. La formación del hombre, es un proceso continuo y complejo, que requiere en primer lugar, la precisión de los objetivos de carácter educativo, que se quieren lograr; la determinación de las cualidades de la personalidad que se han de formar y desarrollar, sin olvidar las características de las edades y de los grupos con que se trabaja.

En la ética y en la política culta y educativa está la clave para encontrar los nuevos caminos de la educación en valores, esta es la enseñanza que nos brinda nuestros pedagogos antecesores.

En la actualidad está presente una visión humanista de la política que se fundamenta en la defensa radical de la libertad y la dignidad humana, en la calidad de la educación, tanto general como cultural, por ello hay que insistir en la idea de que la pasividad ha de ir acompañada con la calidad, no habrá una sin la otra, lo esencial se halla en que si no empleamos un método que llegue a las masas, a maestros, alumnos y al pueblo en general, no se podrán cumplir estos objetivos. Y para ello debemos apoyarnos en cuatro pilares esenciales que inciden en este tema: La familia, la escuela, la comunidad y los medios masivos en general.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Afonso Afonso Sarahí Tereza. (2008, octubre 20). Formación en valores en Cuba. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/formacion-en-valores-en-cuba/
Afonso Afonso, Sarahí Tereza. "Formación en valores en Cuba". GestioPolis. 20 octubre 2008. Web. <https://www.gestiopolis.com/formacion-en-valores-en-cuba/>.
Afonso Afonso, Sarahí Tereza. "Formación en valores en Cuba". GestioPolis. octubre 20, 2008. Consultado el 21 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/formacion-en-valores-en-cuba/.
Afonso Afonso, Sarahí Tereza. Formación en valores en Cuba [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/formacion-en-valores-en-cuba/> [Citado el 21 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de jasontabarias en Flickr
DACJ