Factoring como instrumento de gestión de riesgos

  • Finanzas
  • 10 minutos de lectura

El presente artículo tiene como objetivo definir y tipificar el factoring, así como este método es efectivo en la gestión de las cuentas por cobrar. Se describen los intermediarios financieros, sobre todo los no bancarios y las entidades aseguradoras. Se explican los servicios y tipos de factoraje, y las ventajas y desventajas que tiene la aplicación de los mismos. Por último se detalla la estructura que tiene el uso del factoring como método de gestión de cuentas por cobrar en la cadena Sol Meliá, deteniéndose en cada uno de los eslabones que intervienen en este proceso.

Summary

The present article must like objective define and typify the factoring, as well as this method is effective in the management of the accounts to receive. The financial intermediaries, mainly the no banking and insurance organizations describe themselves. The services and types of factoring are explained, and the advantages and disadvantages that the application of such has. Finally the structure is detailed that has the use of the factoring as method of management of accounts to receive in the enterprise Sol Meliá, stopping in each one of the links that take part in this process.

Debemos comenzar explicando que existen intermediarios financieros bancarios y no bancarios, y que en el presente trabajo nos referiremos al factoraje como método intermediario financiero no bancario.

Entre los Intermediarios no bancarios se pueden distinguir:

  • Intermediarios financieros no bancarios cuyos pasivos, aun no siendo dinero tienen un valor monetario fijo y pueden ser convertidos en dinero con facilidad.

En algunos países suelen incluirse en este subgrupo las instituciones de ahorro (cajas de ahorro, sociedades de préstamos a la construcción) que captan recursos a través de depósitos de ahorro aplazo y certificados de depósito, que al ser de giro lento le permiten conceder préstamos a medio y largo plazo y adquirir activos de renta fija a largo plazo.

También se incluyen los bancos de negocios que captan recursos a medio y largo plazo mediante depósitos a plazo o emisión de bancos o acciones y proporcionan financiamiento a medio y largo plazo a los interesados y por último las compañías de financiación de ventas a plazo que toman créditos a corto y mediano plazo o reciben depósitos para financiar ventas a plazo, en especial bienes de consumo duradero.

  • Instituciones aseguradoras

Se incluyen las compañías de seguro cuya función mediadora es subsidiaria de su actividad aseguradora de riesgos. Estas instituciones se caracterizan por acumular importantes reservas a partir de las primas de los aseguradores, que invierten en obligaciones, acciones, etc.

A diferencia de la anterior sus pasivos sólo pueden ser convertidos en dinero antes del momento previsto (siniestro, jubilación, muerte, etc.) con fuertes pérdidas y grandes restricciones.

  • Instituciones cuyos pasivos tienen un valor monetario que puede variar con frecuencia:

Se trata básicamente de los fondos y sociedades de inversión que colocan sus participaciones o acciones, generalmente, entre los pequeños ahorradores con el fin de obtener recursos para la adquisición de valores bursátiles, sobre todo las acciones

Los orígenes del Factoraje se encuentran en la época de colonización de Norteamérica por el Reino Unido cuando los Factores eran unos agentes comerciales de las empresas de la metrópoli.

En una etapa posterior, que suele situarse a mediados del siglo pasado en los Estados Unidos, el Factor pasa de comisionista de ventas para dedicarse al cobro de facturas emitidas por su comitente.

Posteriormente se introduce paulatinamente en Europa, en un proceso evolutivo que no puede decirse culminado, la modalidad más moderna de la figura que nos ocupa (New Style factoring), desarrollada así mismo en los Estados Unidos y caracterizada, principalmente, por una más amplia oferta de los servicios conexos a la gestión de ventas, así como por un mayor desarrollo de índole financiera.

Factoraje: es definido como aquél en cuya virtud el Cliente cederá todos o parte de sus créditos al Factor a cambio de remuneración porcentual sobre el importe de los créditos, y éste prestará los servicios de investigación, control y cobro de los créditos cedidos, asumiendo, en determinadas condiciones, el riesgo de insolvencia de los Deudores, poniendo a petición del Cliente, efectuar un anticipo sobre el importe de los créditos cedidos a cambios de interés.

Es una combinación de servicios de cobertura de riesgos, gestión de cobro y recobro, control de la cartera de facturas y financiación de las ventas en el ámbito de las empresas, que se apoya en la cesión mercantil de los créditos.

El servicio del factoraje tiene por objeto liberar a las empresas productoras y a los suministradores de los problemas que plantean el cobro de las facturas, los riesgos de insolvencia y los problemas administrativos derivados de la necesidad de investigar la solvencia de la clientela y de llevar una contabilidad especializada, problemática aún más compleja en el caso de las ventas internacionales.

En la práctica el contrato de factoraje es conocido como un instrumento de financiación, ya que, uno de sus rasgos más destacados, en el caso de que se pacte este servicio, es que el Cliente puede obtener anticipos sobre los créditos factorados.

En principio debemos excluir de la consideración del factoraje como Contrato de Financiación el supuesto poco frecuente de que la Sociedad de Factoraje actúe como mero gestor del cobro de los créditos de su Cliente colaborando simplemente en la gestión de la empresa.

La calificación de este contrato como contrato de financiación hay que entenderla en un sentido muy particular. En efecto, este contrato lo es de financiación, no porque los fondos que se conceden tengan un destino predeterminado, como ocurre en la financiación de ventas a plazos o en el arrendamiento, sino por el sentido de anticipo de fondos que conlleva el término “Financiación” y por afectar, como señalábamos, a los aspectos financieros del cliente.

Debemos por tanto insistir en que la calificación jurídica del contrato de factoraje no viene basada en el destino de los fondos prestados, sino por el mero hecho de anticipo de esos fondos. Es de financiación porque sirve para financiar, no porque financie determinadas operaciones.

La actividad crediticia solamente podemos predicarla, en principio, de que exista financiación. Aún en este caso, si el factoraje es sin recurso, es decir si el Factor asume la obligación de garantía, el dinero que adelante a su Cliente no constituirá una deuda de éste para con aquél, puesto que estos anticipos no gravan en ningún caso el pasivo de la empresa que recurre el factoraje. Esta es la diferencia esencial que distingue al factoraje de los medios de créditos tradicionales.

En el factoraje los fondos anticipados no han de ser destinados por el Cliente a financiar ninguna parte concreta y determinada de su activo. El contrato de factoraje puede incluir la opción a favor del Cliente de anticipo de fondos sobre los créditos cedidos, pero en ningún caso en él se establece el destino que éste ha de darle a los mismos.

En definitiva estas operaciones de factoraje no son modales, y por tanto no pueden calificarse como operaciones crediticias de financiación.

Las operaciones de factoraje con recurso en la que se produce anticipo de fondos podemos calificarla como de financiación si entendemos este último término en el sentido de anticipo tal y como se planteó al configurar el contrato de financiación.

Servicios del Factoraje.

  •  Clasificación crediticia de clientes.
  •  Cobertura de riesgo de insolvencia de los deudores al 100 %
  •  Gestión de cobro.
  •  Control informatizado de la cartera de facturas cedido
  •  Gestión de recobro e impagos.
  •  Asesoramiento y ayuda en el trámite de cesiones
  •  Financiación.

 modalidades de factorajeCuadro 1: Modalidades del factoraje.

Factoraje de Exportación:

El contrato de factoraje es un contrato de carácter mercantil, que se basa en la cesión de créditos. En dicho contrato, basado en la cesión de créditos, el cliente de la entidad factor (exportador) cede o vende al factor los créditos comerciales a corto plazo (facturas) propios de su actividad mercantil y, por tanto, se libera de una serie de actividades y responsabilidades que, desde ese momento, son asumidas por el factor (servicios de factoraje).

El factoraje no es solamente la venta de un crédito comercial a cambio de un precio, sino que en la entidad factor presta unos servicios adicionales relacionados con los créditos que adquiere y que también deben ser remunerados.

El precio del factoraje incluye dos componentes:

  • Comisión de la Entidad Factor. (En este acápite resumimos todas las comisiones)
  • Intereses

El contrato de factoraje implica siempre la venta o cesión de créditos en ciertas modalidades en las que el exportador responde de la solvencia del deudor, el factor tiene recurso contra su cliente (exportador) en caso de que el deudor (comprador extranjero) no pague.

En el contrato de factoraje intervienen solo dos partes (cliente y factor), aunque en la relación que genera dicho contrato también intervengan el deudor del crédito (comprador extranjero) y que, en el factoraje de exportación, el factor se desdobla en cesionario y corresponsal):

  1. Cedente o Cliente: es el exportador que vende (cede) al factor los créditos comerciales que se han generado en el desarrollo de su actividad exportadora.
  2. Factor de exportación o cesionario: es la entidad del país exportador, que compra los créditos comerciales originados en las ventas internacionales de su cliente (exportador) y, simultáneamente, presta los servicios adicionales relacionados con estos créditos.
  3. Factor de importación o corresponsal: es la entidad de país importador, que actúa como corresponsal del factor de exportación para realizar las funciones necesarias en el país importador. Se relaciona con el factor de exportación mediante un acuerdo de mutua colaboración.
  4. Deudor: es el comprador extranjero del exportador y, por tanto, está obligado al pago de los créditos comerciales objeto de la cesión (por lo general, facturas).

Servicios Ofrecidos por la Entidad factor.

Información y clasificación crediticia de los compradores extranjeros:

  1. Permite al exportador estudiar la solvencia de los deudores y asignándole una línea de riesgo a cada uno, de esta forma selecciona su cartera de clientes más óptima.
  2. Gestión de Cobro de los créditos cedidos por el exportador
  3. Posibilidad de cobertura del 100% del riesgo de insolvencia del deudor: El exportador cede todos sus créditos por mercado o por producto.
  4. Financiación de los créditos comerciales cedidos.

Los servicios susceptibles de ser incluido en el contrato de factoraje, suponen una serie de ventajas para las empresas Clientes. Estas ventajas pueden ser sistematizadas en dos categorías diferenciadas: administrativas y financieras.

Ventajas administrativas:

  • El factoraje supone para la empresa Cliente una simplificación de las
  • Tareas contables, ya que de estas se ocupará a la Sociedad de Factoring.
  • Se reducen los costes administrativos y a su vez se elimina una serie de cargas como los gastos, tanto de material como de personal, dedicados a la realización de informes, estudios de solvencia, estudios de mercado.
  • Este favorece el control del presupuestario de Tesorería, al permitir una mejor planificación en el cálculo temporal de las entradas y salidas de caja.
  • El factoraje es un servicio especialmente útil para la exportación, dado a que la red del Factor puede evaluar mejor los riesgos y gestionar el cobro con mayor eficiencia.

Ventajas Financieras:

La movilización de los créditos cedidos mediante su pago anticipado incrementa el flujo de caja de la empresa Cliente al transformar una variación de fondos del elemento patrimonial Cliente en un flujo de Tesorería. Esta mejora de liquidez tiene doble consecuencias:

1. Permite al cliente utilizar como técnica para incrementar sus ventas la concesión de aplazamientos en los cobros de los créditos a sus compradores sin soportar los eventuales efectos negativos que esta dilatación pueda tener.

Hace que el cliente pueda acogerse a las ventajas que sus proveedores puedan ofrecerle por el pronto pago de sus compras.

A continuación desarrollaremos un ejemplo de la utilización de este mecanismo como método de gestión de cobros por los hoteles Sol Meliá en Cuba.

La empresa encargada, tal y como hemos referido anteriormente de la cartera de créditos de todos los hoteles Sol Meliá es Credit & Consult, C&C en lo adelante, es por ello que a continuación se detallan algunas características de la misma:

Tiene su sede en Palma de Mallorca. Reciben y recopilan informaciones a través de sus oficinas en las principales ciudades de España: Madrid, Barcelona, Málaga, Sevilla y Santa Cruz de Tenerife; sus colaboradores, proveedores y clientes en todo el mundo; 4 empresas de información y 19 bufetes de abogados Cuentan además con la más importante base de datos de agencias, Touroperadores y empresas nacionales e internacionales.

Tiene relación con más de 200 hoteles en todo el mundo, con las más importantes cadenas hoteleras de España y agencias de viajes de todo el mundo.

Refuerza su propia experiencia con la constante presencia en el entorno del sector turístico y con una fructífera relación con diferentes empresas del sector.

Sistema informático

C&C Credit Consult está en constante estudio y desarrollo de las nuevas tecnologías aplicándolas a los sistemas de comunicación, siempre pensando en el beneficio de sus clientes y accesibilidad a nuestros servicios.

Disponen de una aplicación personalizada para registros de los cobros diarios que nos permite:

Conocer la prestación de las cuentas de más de 4000 clientes
Conocer periodo medio de los cobros
Llevar a cabo diferentes tipos de análisis

Su actividad principal se dirige a aquellas empresas interesadas en la información sobre agencias, Touroperadores y sector turístico en general.

  •  Se dedica al control y a la gestión de los créditos y a la clasificación rating de clientes situados principalmente en el sector turístico.
  •  Le facilita en todo momento la información completa de la situación económica y financiera de los clientes clasificados, evitando o reduciendo la morosidad y los impagados.
  •  Le proporciona una mejora en la efectividad y rapidez de la recaudación y reclamación.

Estructura organizativa de C&C para con Sol Meliá División Cuba.

estructura organizativa de c&c¿Cómo se lleva a cabo este trabajo?

Tal y como se ha venido explicando, C&C se retroalimenta de diferentes fuentes para actualizar la base de datos y elaborar el rating de los diferentes acreedores de las empresas a las que les lleva su cartera de crédito. A su vez en el caso concreto de Sol Meliá División Cuba en cada hotel existe un departamento de Riesgos, que es el encargado de actualizar y reclamar primariamente toda la facturación a crédito.

Además, estos departamentos son de obligada referencia en el momento de reanudación de contratos.

La estructura organizativa de Riesgos Sol Meliá División Cuba entonces quedaría de la siguiente manera:

estructura organizativa de riesgos

De todo esto se desprende que los encargados de actualizar el estado de la cartera de créditos, lo que los convierte en el eslabón primario de todo este mecanismo lo constituyen los Departamentos de Riesgos de los Hoteles, departamento que se encarga de velar y controlar por el buen funcionamiento de la gestión financiera, razón por la cual se le debe prestar especial atención.

Bibliografía:

Corrales,J.A ; Garcia-Barbón,J – Sociedades de financiación, leasing y factoring. Editorial Civitas.1997

Vaitilingam, Romesh – La guías Financial Times para entender las páginas financieras. Editorial Prentice Hall. 2001

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Rodríguez Milián Gastón de Jesús. (2005, junio 17). Factoring como instrumento de gestión de riesgos. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/factoring-instrumento-gestion-riesgos/
Rodríguez Milián, Gastón de Jesús. "Factoring como instrumento de gestión de riesgos". GestioPolis. 17 junio 2005. Web. <https://www.gestiopolis.com/factoring-instrumento-gestion-riesgos/>.
Rodríguez Milián, Gastón de Jesús. "Factoring como instrumento de gestión de riesgos". GestioPolis. junio 17, 2005. Consultado el 20 de Julio de 2018. https://www.gestiopolis.com/factoring-instrumento-gestion-riesgos/.
Rodríguez Milián, Gastón de Jesús. Factoring como instrumento de gestión de riesgos [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/factoring-instrumento-gestion-riesgos/> [Citado el 20 de Julio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de kendoerr en Flickr
DACJ