El rol de la alta dirección cooperativa

Hoy mas que nunca, se requiere establecer claramente cuál es el rol de los Dirigentes de nuestras organizaciones cooperativas. Cada día es de mayor exigencia el perfil que deben de tener los delegados postulantes y/o dirigentes cooperativos a fin de cumplir con eficiencia y eficacia la responsabilidad delegada por los socios para la correcta administración del patrimonio cooperativo. Estando inmersos en una economía globalizada de agresiva competitividad nuestro movimiento requiere directorios con capacidad de cambio y visión de futuro.

Los miembros de los Consejos y Comités que conforman la dimensión asociativa de la Cooperativa, deben asumir sus cargos con la debida preparación y conocimiento de aspectos de carácter empresarial, jurídico, administrativo, financiero, de cultura general, y lógicamente la doctrina cooperativa. En ese sentido, algunos temas primordiales que deben conocer están referidos a la Legislación Cooperativa, Recomendaciones de la Alianza Cooperativa Internacional –ACI- Normas, Resoluciones y Directivas de la SBS, Fenacrep, Sunat y de otras entidades estatales vinculadas al quehacer cooperativista; Recomendaciones de la OIT sobre la promoción de las cooperativas y modelos exitosos de desarrollo cooperativo de diferentes sectores, tanto a nivel nacional como internacional.

Además de lo anterior, deberán mejorar su capacidad de análisis e información puntual sobre aspectos referidos a: conocimiento de la realidad actual, de la coyuntura económica, del mercado donde se desarrolla su cooperativa; conocimiento de las tendencias de desarrollo empresarial cooperativo; planeamiento estratégico; organización y métodos; sistemas Contables; administración de Empresas; promoción y marketing; elaboración y control presupuestal; control interno; conocimiento básico de formulación y evaluación de proyectos; relaciones humanas, relaciones públicas; balance social y sistemas Informáticos.

Todo este bagaje de información y conocimiento, permitirá, por un lado, que los directivos mejoren su capacidad para entender y saber tomar mejores decisiones de carácter empresarial; asimismo, los gerentes, funcionarios y personal especializado podrán exponer sin muchas limitaciones y con mayor entendimiento, las mejores propuestas, planes y proyectos, así como medidas organizativas, operativas, administrativas, financieras, de mercadeo e informáticas propendiendo con ello a una gestión mas eficiente, ágil, dinámica y de mayor consenso organizacional, que genere la visión compartida de nuestra organización.

Para ello, es de suma importancia la decidida participación del gerente de la cooperativa, en su rol como asesor principal de la asamblea general, consejos y comités. Siendo el funcionario de mas alto nivel y por la misma confianza delegada por el directorio, el gerente debe de asumir con plena propiedad la conducción empresarial de la cooperativa, orientando en forma transparente, honesta y profesional el eficaz desempeño de los diversos estamentos que componen la parte asociativa, apuntando a conciliar criterios, tanto técnicos como de carácter social, equilibrando las estructuras de poder interno hacia una Buena Gobernabilidad Cooperativa. A veces la gerencia se inhibe de involucrarse con la parte dirigencial, desconociendo su rol de asesoramiento técnico para justamente ayudar a la toma de decisiones de aspectos que luego repercuten en su accionar ejecutivo. Y en otras veces, los directivos descartan o se eximen de convocarlo para tratar temas y áreas que, por su misma condición de directores que se reúnen una vez al mes, no se encuentran debidamente informados y tienen poco conocimiento sobre determinados rubros.

La confianza entre la Dirigencia y Gerencia Cooperativa es mutua, de permanente reciprocidad; son estamentos con similares responsabilidades y atribuciones que deben coincidir en la misión y visión de la organización, potenciando sus capacidades y reforzando sus limitaciones, promoviendo el respeto mutuo de sus campos de acción; pero gestionando en forma conjunta una eficiente dirección empresarial cooperativa. El reto de ambos órganos, directivo y ejecutivo, es alcanzar y mantener el equilibrio asociativo y empresarial que caracteriza a nuestras instituciones, lo cual es resumido con sabiduría en la consabida definición de Cooperativa: “es una asociación autónoma de personas que se han unido de forma voluntaria para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales en común mediante una empresa de propiedad conjunta y de gestión democrática”.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Salvatierra Quesada Carlos. (2011, agosto 3). El rol de la alta dirección cooperativa. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/el-rol-de-la-alta-direccion-cooperativa/
Salvatierra Quesada, Carlos. "El rol de la alta dirección cooperativa". GestioPolis. 3 agosto 2011. Web. <https://www.gestiopolis.com/el-rol-de-la-alta-direccion-cooperativa/>.
Salvatierra Quesada, Carlos. "El rol de la alta dirección cooperativa". GestioPolis. agosto 3, 2011. Consultado el 24 de Abril de 2018. https://www.gestiopolis.com/el-rol-de-la-alta-direccion-cooperativa/.
Salvatierra Quesada, Carlos. El rol de la alta dirección cooperativa [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/el-rol-de-la-alta-direccion-cooperativa/> [Citado el 24 de Abril de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de jlz en Flickr
DACJ