Disciplina y liderazgo personal

Realmente si hablar de Disciplina se trata, la verdad es que no es un tema por el cual mostremos mucho interés la mayoría de nosotros, especialmente porque lo relacionamos con reglas, normas, prohibiciones, castigos entre otras cosas, que la verdad no suenan para nada agradables, ni divertidas, pero hoy quiero hablarte de una forma muy sencilla la recompensa que podemos obtener si la aplicamos en nuestra vida y especialmente si comprendemos su gran Utilidad.

La Disciplina surge como un rasgo de “carácter” excepcional que toda persona exitosa posee en su Liderazgo Personal.

La Disciplina forja Hábitos, fortalece el Carácter, consigue objetivos, y cristaliza sueños, por lo tanto no es algo que debe tomarse a la ligera.

Para empezar quiero darte un par de definiciones de disciplina, en el diccionario de la real academia de la lengua española encontramos lo siguiente:

Disciplina:

(Del lat. disciplīna).

  1. Doctrina, instrucción de una persona, especialmente en lo moral.
  2. Arte, facultad o ciencia.
  3. Especialmente en la milicia y en los estados eclesiásticos secular y regular, observancia de las leyes y ordenamientos de la profesión o instituto.
  4. Instrumento, hecho ordinariamente de cáñamo, con varios ramales, cuyos extremos o canelones son más gruesos, y que sirve para azotar. U. m. en pl. con el mismo significado que en sing.
  5. Acción y efecto de disciplinar.

~ eclesiástica.

1. f. Conjunto de las disposiciones morales y canónicas de la Iglesia.

Como puedes ver las definiciones anteriores nos muestran esencialmente 3 cosas, las instrucciones de nuestros padres, profesores, jefes y lideres para hacer correctamente una actividad o las amonestaciones después de cometer un error. La habilidad, capacidad y vocación que podemos desarrollar en distintas áreas de nuestra vida por ejemplo los deportes y por último la constancia, orden que se lleva en un proceso tanto académico, como profesional y laboral.

Bueno, pero no yo quiero hablarte de esas definiciones precisamente sino de 2 definiciones diferentes que no vas a encontrar en ningún libro ni diccionario, pero espero que con ellas puedas aplicar más eficientemente tu disciplina personal y de esta manera llegar más rápido a tus metas.

Definición 1:

Disciplina es, hacer lo que tengo que hacer, cuando me toque hacerlo, tenga ganas o no.

Definición 2:

Disciplina es, hacer algo por esfuerzo personal, para lograr hacer algo que por esfuerzo personal no puedo hacer.

Empecemos con la primera, nota que allí resalta una cosa las “ganas” o “deseos” como mejor te parezca, pero la verdad es que las personas actuamos la mayor cantidad de veces por impulsos emocionales que racionales, es decir si me dan ganas lo hago y si no, no.

Pero en realidad si de verdad quieres y deseas alcanzar el objetivo, meta o premio que anhelas debes comprender 2 cosas que son: El Proceso y el Final.

La mayoría queremos llegar al final sin pasar por el proceso, no queremos pagar el precio, queremos las cosas fácilmente, sin hacer esfuerzos, es por ello que en nuestra cultura latina tiene tanto éxito la lotería, los casinos, el bingo, las rifas, las apuestas, y otros juegos de azar que de alguna forma nos dan la esperanza que un día, un “Golpe de Suerte” nos cambie la Vida, jejeje te suena familiar?

Bueno, hoy quiero confrontarte y decirte que no seamos más “perezosos”, y que se necesita ser realmente un ingenuo para pensar que la suerte nos va a cambiar la vida, si queremos cambios somos nosotros los que debemos provocarlos o de lo contrario seguiremos la corriente como personas comunes que se quejan sin tomar las riendas de sus vidas en sus manos.

Ahora si ya tenemos claro cuál es nuestro final, la disciplina esta en el proceso, debemos aprender a actuar y hacer las cosas sin importar cual sea nuestro estado de ánimo, es decir tengamos “ganas” o no, nos guste o no, no es la actividad que nos toque hacer en el proceso la que importa, es el objetivo final lo que debe motivarnos a actuar.

Analiza esto:

Los Fracasados se motivan por “actividades placenteras” como dormir, comer, ver televisión, jugar, navegar por internet, descansar, beber, fumar, estar en fiestas y rumbas, entre otras…

…en cambio…

Los Exitosos nos motivamos por “resultados placenteros” como: nuestra unidad familiar, gozar de buena salud, alcanzar el éxito personal y profesional, lograr nuestras metas, disfrutar de una excelente vida espiritual, y vivir en prosperidad…

…aunque para lograr todo esto tengamos que hacer actividades no tan “placenteras” como: levantarnos temprano, estudiar, leer, planificar, trabajar horas extras, ejercitarnos, entre otras actividades.

Ahora crees tú realmente que las actividades placenteras nos den resultados placenteros?

Definitivamente no, por el contrario los resultados de las actividades placenteras son: enfermedades, deudas, problemas, soledad, y hasta la muerte.

Pero las actividades no tan placenteras si nos dan resultados placenteros.

Que prefieres Actividades o Resultados?

Debe ser el Resultado que deseamos nuestra verdadera motivación…

Así que la próxima vez… no esperes que te den ganas, haz lo que tengas que hacer, cuando te toque hacerlo y punto… el resultado de ese esfuerzo y actividad será tu “Recompensa”

____________

En la primera parte llegamos a la conclusión que si en realidad queremos resultados “Placenteros” en todas las áreas de nuestra vida, debemos actuar y hacer actividades muchas veces no tan placenteras, pero que sí nos darán resultados “Placenteros”.

Debemos trabajar en nuestras emociones para cuidarnos de no actuar cuando el deseo o el impulso de hacerlo no está presente, nuestra verdadera motivación y premio está en el resultado, vamos a pensar en que vamos a “Ganar” y verás cómo lo que vamos a hacer es más interesante.

Vamos ahora con la segunda definición:

Disciplina es: hacer un esfuerzo personal, para lograr hacer algo, que por esfuerzo personal no puedo hacer.

Hagamos una analogía, y te hago una pregunta primero: ¿Te crees capaz de correr hoy mismo, una maratón?

Bueno, te confieso que la mayoría de las personas cuando se los pregunto en mis conferencias en vivo me dicen que sí. La verdad es que solo un atleta profesional o alguien que ha entrenado por años es capaz de hacerlo.

Una maratón tiene una longitud de 42.5km y si somos honestos, muchos de nosotros (excepto los atletas o quienes hacen ejercicio frecuentemente) quizá solo aguatemos correr unos 2 o 3 Km.

Pero si en realidad queremos lograr correr un día los 42.5Km debemos empezar hoy con 1Km, luego 2Km, 3Km, 5Km, 10Km, 20Km, hasta un día, quizá en 1 año o año y medio, logremos tener la resistencia y capacidad física para conseguirlo.

De esta misma manera es que se consiguen las cosas en la vida, muchos no somos atletas pero sí tenemos la meta de correr nuestra propia maratón en los negocios, en las ventas, en las artes, en la música, en los estudios, en los proyectos personales, empresariales o en cualquiera que sea nuestra ocupación o profesión actual.

Ahora quiero que reflexiones esto: ¿Cuál es la maratón que quieres correr y en que área de tu vida está? Ejemplo: económico, salud, profesional, académico, social, cultural. ¿En qué nivel te encuentras en este momento para conseguirla? ¿Estás dispuesto a pagar el precio y tener la paciencia para empezar a subir tu nivel poco a poco, sin importar el tiempo que demore lograrlo?

No digo que durará toda la vida, por esto también debes colocarte plazos para conseguirlo, pero te hago nuevamente la pregunta, ¿estás dispuesto a pagar el precio físico, mental, laboral, académico, social, para conseguirlo?

Primero vamos a trabajar nuestra firmeza mental y nuestra voluntad, vamos a fortalecer nuestra voluntad rehusándonos a darnos por vencidos.

Para fortalecer tu carácter me gustaría citarte un mensaje que leí hace algunos años y que se ha convertido hasta hoy en uno de mis motivadores personales:

Tu vida nada más la vives tú, nadie la vivió antes y se necesita mucha Fe para escuchar esa voz que viene del fondo de ti, que todos los días te habla y que te hace soñar grandes cosas, que los demás dicen que son imposibles, y como crees más en los demás que en ti, piensas que tus sueños no son más que eso, sueños, y no haces el menor esfuerzo por hacerlos realidad. Tu Fe es lo único que cuenta, todo lo demás son tonterías, si no crees en ti, no crees en nadie, si no crees en ti, eres parte del montón, no tienes derecho a soñar ni a opinar, eres un cobarde, eres un mediocre.

Héctor Tassinari

Sé que entendiste claramente el mensaje, ahora entiende que lo único que necesitas es más coraje, más fuerza, más empeño, más trabajo. No digas más ya hice lo que tenía que hacer, hice lo que estuvo a mi alcance, hice lo que pude, ya agoté todos mis recursos, porque esto solo lo decimos cuando nuestro espíritu se acobarda e inventamos excusas para no seguir esforzándonos, si te das cuenta hay cosas que aun no haces por pena, por orgullo y por miedo.

Vamos a trabajar para conseguirlo… ¿O no crees que valga la pena?

Pero ten presente lo siguiente:

Todo es un proceso, vamos de menos a más, no quieras hacer hoy todo y disfrutar hoy mismo los resultados, debes tener paciencia para esperar, pero esperar haciendo, no esperar nada más.

Un Agricultor sabe que hay un momento para la siembra y otro para la cosecha, pero en el proceso antes de la cosecha esta el proceso del cuidado, protección, riego y vigilancia para que el resultado sea excepcional.

Ahora ya sabes qué hacer y sabes que todo tiene un proceso, no te desesperes, los resultados llegarán pronto si te sigues esforzando. Ten presente siempre esto y fortalecerá definitivamente tu Disciplina.

____________

Llegamos a la 3era. Parte de este artículo, y aquí te voy a revelar cuál es el precio más alto que en realidad debemos pagar para conquistar nuestros objetivos, por eso te lo deje hasta el final.

Sabes una persona me pregunto esta semana lo siguiente: ¿Por qué escribes este artículo en 3 partes y no lo compartes todo de una vez? Y le conteste: porque quiero saber si las personas que lo leen, tiene la disciplina y constancia con ellos mismos para terminar algo que ya comenzaron, puesto que la falta de disciplina hace muchas veces que aquello que un día comenzamos nunca llegue a feliz término.

Bueno, tú que si me seguiste en este proceso quiero “Felicitarte” esto demuestra que tienes un alto compromiso con tu desarrollo personal, y ¿sabes qué? me encanta compartir esta información con personas como tú.

Bien, hagamos un breve recordatorio de las dos definiciones anteriores:

  1. Disciplina es: Hacer lo que tengo que hacer, cuando me toque hacerlo, tenga ganas o no.
  2. Disciplina es: Hacer algo por esfuerzo personal, para lograr hacer algo que por esfuerzo personal no puedo hacer.

En la primera entrega definimos que vamos a buscar “Resultados Placenteros” no Actividades placenteras.

En la segunda entrega definimos que todo es un Proceso, lo importante es dar el primer paso, tomar acción y continuar elevando el nivel de esfuerzo y trabajo en la medida que nuestras capacidades y habilidades se van desarrollando mejor.

Claramente sabes que si logras forjar o fortalecer tu disciplina personal, disfrutaras una recompensa inmensamente grande, de hecho dentro de los muchos beneficios que obtendrás están:

  • Un Carácter más Firme y Determinante
  • Mayor Dominio Propio
  • Mayor Seguridad y Confianza
  • Logro de tus Objetivos cualesquiera que estos sean.

Ahora, si ya estás listo y en realidad quieres alcanzar tus mas anhelados sueños debes saber que, el precio que debes pagar para conseguirlo es él:

Dolor
¿Cómo que dolor?
Si, así como lees “Dolor”.

La disciplina “Duele” desarrollarla, y duele mucho, es por eso que no muchos pueden alcanzar sus metas, porque no están dispuestos a soportar el dolor que esto trae. O porque cuando lo experimentan no son capaces de continuar.

Como siempre hagamos una analogía:

  • ¿Has ido alguna vez al gimnasio?
  • ¿Alguna vez empezaste una dieta?
  • ¿Te propusiste un día, subir tu rendimiento académico?
  • ¿Te juraste a ti mismo una noche, que no ibas a volver a levantarte tarde?
  • ¿Te propusiste ahorrar?

Si, ya sé que estas pensando, en este momento están pasando por tu mente todas las excusas por las cuales no has hecho alguna de estas cosas exitosamente.

Bueno, no te sientas mal, yo he pasado por varias de ellas y créeme que no ha sido fácil batallar con ellas, y es por una razón inevitable se llama “Dolor”

Haber dime…

  • ¿Qué emoción te produce hacer dieta?
  • ¿Placer o Dolor?
  • ¿Qué emoción te produce levantarte temprano y más cuando hace frio? Jajajaja
  • ¿Placer o Dolor?
  • ¿Qué emoción sientes cuando para ahorrar debes evitar comprar algo que te gusta mucho?
  • ¿Placer o Dolor?
  • ¿Qué sientes cuando ves un libro de letra chica sin dibujos aproximadamente de 500 páginas que debes estudiar para tu próximo examen?
  • ¿Placer o Dolor?

Recuerdas cuando fuiste el primer día al gimnasio, a correr o a entrenar y tenias la firme decisión de mejorar tu estado físico, aumentar tu resistencia y energía, hiciste las rutinas que el entrenador te dijo, y no solo esas, sino hasta un poco más, porque creíste que estabas muy bien físicamente y que no era nada difícil esforzarte más, jeje  ¿Qué paso a la mañana siguiente?

Al otro día seguramente te dolía hasta el pelo, no querías levantarte, ni moverte, te llego a parecer que vestirte era un castigo, subir escaleras una penitencia y por supuesto tenias que volver al gimnasio ese nuevo día para continuar tu entrenamiento, pero ¿Qué paso esta vez? una voz en tu mente te dijo “hay no, hoy no voy me duele todo, mejor voy mañana cuando ya me sienta mejor” jajaja ¿qué paso con tu deseo? En un solo día perdiste la disciplina, muchos otros en 2, 3 días o una semana.

Pero lamentablemente el resultado fue el mismo “desertaron”. Todo por culpa del bendito “Dolor”. O mejor dicho por no soportarlo.

Ves, es inevitable sentirlo, es humano sentirlo, pero es Mediocre Aceptarlo.

Es más te pongo un ejemplo en otra área:

¿Sabes porque muchas personas temen dedicarse a la profesión llamada Ventas, en cualquiera de sus áreas bien sea de servicios o productos?

Porque tienen miedo al Dolor que produce ser Rechazado, o desaprobado.

Y por evitarnos ese Dolor (emocional, físico, mental) alimentamos nuestros miedos y por consiguiente nuestras excusas.

Pero ¿sabes? no todo es malo, te tengo buenas noticias: lo que hoy te duele, si resistes, si persistes, si lo soportas, en poco tiempo se convertirá en “Placer”.

No digo que debes disfrutar el dolor, sino que tu mente, tu cuerpo, tus hábitos, al enfrentarse con cambios o con esfuerzos que están fuera de nuestra comodidad siempre nos van a producir esa sensación de malestar, de incomodidad, de desadaptación y de dolor.

Pero si lo enfrentas pensando en lo que vas a “Ganar”, visualizando esos resultados “Placenteros” que vas a disfrutar, te darás cuenta que el dolor es insignificante con el “Bienestar” y Calidad de Vida que vas a obtener si te continuas esforzando.

Nada, absolutamente nada en esta vida que valga realmente la pena, es “fácil”.

Todo tiene un Precio, y las cosas más valiosas de la vida no se pagan con dinero, se pagan con esfuerzo, con fe, con lucha, con dedicación, a veces hasta con un poquito de sufrimiento. Sin embargo la mayoría de las personas quieren las cosas más fácilmente, es por eso que no todos tenemos éxito.

No puedes evitar el dolor, no puedes evitar sentirte mal cuando las cosas no se den como esperas, no puedes evitar sentir deseos de tirar la toalla cuando los resultados que esperas no se ven, créeme yo he estado con ganas de tirar la toalla muchas veces, sin embargo cada una de esas experiencias te hacen más fuerte, aumentan tu fe y tu compromiso con tus metas.

Ahora sabes que el dolor solo es parte del proceso, y el “Placer” del Bien Logrado, La Recompensa de la Disciplina.

No se cuales sean hoy tus metas, y cuales tengas mañana, pero ten presente que mientras más alto quieras llegar más grande es el precio que debes pagar.

Escríbeme, me gustaría conocer no solo tu opinión y comentarios, sino enriquecerme también con tus experiencias.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Morales Lester. (2009, noviembre 5). Disciplina y liderazgo personal. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/disciplina-liderazgo-personal/
Morales, Lester. "Disciplina y liderazgo personal". GestioPolis. 5 noviembre 2009. Web. <https://www.gestiopolis.com/disciplina-liderazgo-personal/>.
Morales, Lester. "Disciplina y liderazgo personal". GestioPolis. noviembre 5, 2009. Consultado el 16 de Agosto de 2018. https://www.gestiopolis.com/disciplina-liderazgo-personal/.
Morales, Lester. Disciplina y liderazgo personal [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/disciplina-liderazgo-personal/> [Citado el 16 de Agosto de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de jdhancock en Flickr
DACJ