Criterios éticos de la Planificación

En la actualidad las exigencias del ser humano involucran unas series de procesos, cuya finalidad unilateral es suplirlas, aunado a ello con el auge de las ciencias y las tecnologías estas exigencias se han incrementado desmesuradamente; el hombre en su ardua labor por lograr su plena satisfacción ha logrado desarrollar e implementar nuevas técnicas que le permitan de una mejor manera atenuar esas ineludibles exigencias básicas. Es por ello que, en el presente hablamos de organización, planificación, objetivos, metas, entre otros aspectos. Estos ítems han permitido que el hombre genere un carácter persuasivo que paulatinamente ha proporcionado respuestas a sus inquietudes y exigencias.

Por estos motivos es que actualmente hablamos de ORGANIZACIÓN, para lograr una mejor comprensión sobre ello Barzelay (2001), indica que este término “Se utiliza en el sentido habitual, que alude a una entidad burocrática o de otra naturaleza, como en sentido amplio, que se refiere a una red de entidades involucradas en la provisión de un servicio público.” El estudio de esta teoría sugiere que la organización debe realizarse a través de varios departamentos que estén vinculados, tejiendo de este modo una gran red formados por nudillos (entidades involucradas) que permitan una mejor disposición de los recursos para un servicio público. Mientras que el sistema organizacional es la estructura organizacional de una empresa y esta a su vez es la forma en la que la empresa se va a gestionar.

Aunado a ello surge la PLANEACIÓN ESTRATÉGICA donde Chiavenato (2011), plantea que es la toma deliberada y sistemática de decisiones que incluyen propósitos que afectan o deberían afectar toda la empresa durante largos periodos. En una planeación que incluye plazos más largos, es más amplia y se desarrolla en los niveles jerárquicos más elevados de la empresa, es decir, en el nivel institucional. Es un proceso continuo de toma de decisiones estratégicas que no se preocupa por anticipar decisiones que deban tomarse en el futuro, sino por considerar las implicaciones futuras de las decisiones que deban tomarse en el presente.

Las estrategias nos permiten crear las maniobras necesarias para poder hacer llegar, entender y/o lograr los mecanismos para materializar una idea, es decir el método empleado para lograr que el individuo haga lo que deseamos, para Mintzberg (et al.) (1997):

Una estrategia es el patrón o plan que integra las principales metas y políticas de una organización y, a la vez, establece la secuencia coherente de las acciones a realizar. Una estrategia adecuadamente formulada ayuda a poner orden y asignar, con base tanto en sus atributos como en sus deficiencias internas, los recursos de una organización, con el fin de lograr una situación viable y original, así como anticipar los posibles cambios en el entorno y las acciones imprevistas de los oponentes inteligentes.

Continua Mintzberg (et al.) (1997): “LAS METAS (u objetivos) establecen qué es lo que se va a lograr y cuándo serán alcanzados los resultados, pero no establecen cómo serán logrados.” Mientras que “LAS DECISIONES ESTRATÉGICAS son aquellas que establecen la orientación general de una empresa y su viabilidad máxima a la luz, tanto de los cambios predecibles como de los impredecibles que, en su momento, puedan ocurrir en los ámbitos que son de su interés o competencia.”

Asimismo, toda organización, se rige por unas series de normas, estatutos o reglamentos, que deben ser acatados tanto por la alta gerencia y demás niveles jerárquicos, así como también por las unidades operacionales, lo que permite mantener un margen en las tomas de decisiones, evaluar los juicios formulados, para posteriormente emitir una opinión decisiva que ineludiblemente afectará a todo el proceso organizacional. Por otra parte, se tiene que la ÉTICA permite modificar el carácter de la acción humana, desde el punto de vista filosófico es la que estudia lo correcto o equivocado del comportamiento humano, delinea sus costumbres bajo las acciones estimada como buenas. (Jonas, 1995:398); estos son los parámetros en que todo gerente debe enfocarse a momento de realizar una planificación.

Cuando no consideramos los factores antepuestos se despliegan unas series de debilidades que crean serias deficiencias en la gerencia y por consiguiente en la planificación, que repercute directamente sobre la calidad de los servicios que proporciona, generando una imagen desconcertada de la organización pública e incoando desconfianza ante un pueblo que sembró sus esperanzas en esta gestión cuando los eligió, ahora bien:

El aparato burocrático público está agotado debido a una planificación estratégicas ritual e ineficaz y a rutinas operativas morosas y de baja calidad… En su mayor parte, los servicios públicos son conducidos por la rutina y no están orientados a la consecución de los resultados que se consideren importantes desde el punto de vista político… Estos se abocan casi exclusivamente a la administración de los problemas cotidianos sin poder atender a los aspectos estratégicos. (Makón, 2000:2).

Cabe destacar que la burocracia a limitado al gerente en las tomas de decisiones, impidiéndole la ejecución de una planificación estratégica y restringiendo su capacidad creativa e innovadora. Unos de los aspectos más importantes de la gerencia pública es que los funcionarios deben tener la capacidad para poder planificar, organizar, ejecutar y controlar (supervisar) todos y cada uno de los procesos administrativos, pero los servidores públicos se han dejado agobiar por las exigencias del aparato burocrático quienes a su vez les imponen situaciones que le cohíben realizar y ejecutar esta planificación estratégica, trayendo como consecuencia inefectividad, negligencias, incompetencia y baja calidad en los resultados en cada una de las fases de los procesos administrativos.

Cuando la burocracia representa los niveles más altos dentro de la escala jerárquica, esta nos viene a perturbar esa planificación estratégica y como consecuencia de ello la gestión por resultados concentrada en el cumplimiento de acciones estratégicas definidas en el plan de gobierno en un periodo de tiempo determinado, genera un impacto más negativo que productivo en la gerencia pública, causando caos, en algunos casos irreparables. Es por ello que “Se vuelve imprescindible, entonces sentar las bases de un modelo de gestión que recree el vínculo productivo entre la alta dirección y las gerencias operativas, asignando responsabilidades claras a una y a otras, de manera de focalizar la acción de las organizaciones públicas hacia el logro de los resultados concretos y de importancia en la sociedad.” (Makón, 2000:2).

Para ello será necesario que los procesos administrativos dentro de la gestión pública sean dirigidos por personas actas y aptas (competentes/perfil profesional), para poder desempeñar ese rol tan vital para el desarrollo de un municipio y por ende de la nación. Focalizados permanentemente en un mismo sentir, es decir centrados en el trabajo mancomunado para lograr un fin común, satisfacer las demandas y exigencias colectivas enmarcadas dentro de una planificación estratégica, debidamente organizada, dispuesta al logro de los objetivos propuestos a través de su ejecución y la evaluación continua de cada uno de los procesos involucrados por medio del control, para así obtener resultados concretos y de impacto positivo en la colectividad, como afirma Weber (2007); esto es, de las acciones racionales y deliberadamente orientadas a la consecución de objetivos concretos.

Es oportuno mencionar que no basta, con que todos los funcionarios, desde la alta jerarquía hasta las unidades operacionales posean el perfil profesional para desempeñar sus funciones dentro de la organización y que sean altamente competentes, sino que también deben poseer la formación del carácter gerencial, para la toma de decisiones de manera oportuna y acertada, saber discernir entre una buena o mala sentencia, inequívocamente emitir juicios, opiniones y/o decisiones de manera efectiva, pues está afectará a todo el proceso productivo de la organización.

Pese a la formación académica, pericia, entre otros, en ocasiones no tenemos la mínima noción de como tomar una decisión efectiva, está vulnerabilidad crea un ambiente gerencial desequilibrado, coadyuvando a la formación de conflictos, allí es cuando el gerente desarrolla un papel fundamental, pues para poder realizar y ejecutar una planificación estratégica el personal involucrado debe colocar en una balanza las decisiones previas a su ejecución, y ante las disyuntivas presentadas debemos asumir un criterio ético que indubitadamente nos permitirá girar el timón de la gestión de la gerencia organizacional hacia el rumbo de las medidas efectivas, sin duda alguna las prescripciones éticas deben ser los fundamentos que deben prevalecer ante el dualismo organizacional.

Por estos motivos es que los principios y valores éticos dentro de los sistemas organizacionales se hacen imprescindible, para así fomentar la confianza del colectivo y, por lo tanto, favorece la supervivencia y progreso institucional. Es por ello que todo funcionario público debe actuar con ética cívica, profesional y organizacional, ya que son elementales para lograr el éxito sostenido de toda estructura empresarial.

Sintetizando se tiene que los criterios éticos que deben considerarse al momento de realizar una planificación son:

  • Pautarse actividades tangibles y ejecutables.
  • Establecer lapsos de ejecución congruentes con los rendimientos.
  • Planificar conocido anticipadamente el presupuesto disponible y ajustarse a ello.
  • Flexibilidad en los parámetros en caso de que ocurran imprevistos.

Si se cumple cabalmente con lo descrito anteriormente aumentará las probabilidades de lograr los objetivos propuestos en el tiempo pautado. Para así cumplir con la premisa: “Con una buena planificación una efectiva ejecución.”   

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

1+
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Ybañez Maglys. (2018, diciembre 26). Criterios éticos de la Planificación. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/criterios-eticos-de-la-planificacion/
Ybañez, Maglys. "Criterios éticos de la Planificación". GestioPolis. 26 diciembre 2018. Web. <https://www.gestiopolis.com/criterios-eticos-de-la-planificacion/>.
Ybañez, Maglys. "Criterios éticos de la Planificación". GestioPolis. diciembre 26, 2018. Consultado el 21 de Septiembre de 2019. https://www.gestiopolis.com/criterios-eticos-de-la-planificacion/.
Ybañez, Maglys. Criterios éticos de la Planificación [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/criterios-eticos-de-la-planificacion/> [Citado el 21 de Septiembre de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de navfac en Flickr