Competencias intrapersonales e interpersonales

  • Talento
  • 2 minutos de lectura

La asertividad fortalece el amor propio (autoestima), la dignidad y las relaciones sociales.

Para exigir respeto como líder o gerente, debe empezarse por el respeto a si mismo y reconocer aquello que nos hace particularmente valioso, es decir: Quererse y sentir que se es digno de amor. Precisamente la dignidad emocional es el reconocimiento de todas aquellas emociones positivas que nos motivan a buscar lo mejor en nuestras actuaciones.

Así como nos sentimos amados e importantes cuando alguien nos defiende y nos cuida, de igual manera la autoestima se incrementa, cuando nos resistimos a ser manipulados, utilizados o explotados.

Si se acepta pasivamente la injusticia, la descalificación o la ofensa dentro del campo laboral, se está admitiendo en los hechos y en la falta de empatía hacia el otro, que también se merece ser tratado indebidamente.

Con esto se puede decir que con el aprendizaje y el desarrollo de las habilidades intrapersonales e interpersonales, se está fortaleciendo la dignidad humana, la cual necesita de cuatro condiciones:

No ser un instrumento para otros fines distintos a los propios. Esto estaría relacionado con lo que Kant denominó el imperativo categórico o moral: “En todas sus acciones, no solo las dirigidas a sí mismo, sino las dirigidas a los demás seres racionales, el hombre debe considerarse siempre al mismo tiempo como un fin”.

Ser autónomo en las propias decisiones y por lo tanto responsable de sus consecuencias.

Ser tratado de acuerdo con sus meritos y no con circunstancias aleatorias como raza, etnia, clase social o preferencia sexual, es decir, no ser discriminado por esas razones.

No ser abandonado, despreciado o rechazado afectivamente.

La asertividad, además de proteger el amor propio, permite conjuntamente con la inteligencia emocional modular la violencia interior, dando lo que los budistas llaman “ la resistencia paciente”, lo cual no es pasividad sino una estrategia para que los pensamientos y emociones negativas no se apoderen de la mente y alteren el comportamiento.

Las personas emocionalmente inhibidas y no asertivas, como por ejemplo la que utilizan un estilo represivo de afrontamiento (“No quiero sufrir más”) o un patrón alexítimico (“No entiendo las emociones”), son incapaces de relacionarse con el mundo afectivo exterior e interior. Sin inteligencia emocional y sin asertividad, no se puede disfrutar de la vida, ni comprenderla y mucho menos desarrollar una posición gerencial de manera eficaz.

A diferencia del coeficiente intelectual, que en gran parte es genético, las habilidades intrapersonales e interpersonales pueden ser aprendidas. Desarrollar estas habilidades supone práctica y compromiso por parte de las organizaciones del siglo XXI. Son habilidades que no se desarrollan durante un fin de semana o un seminario, se requiere de una práctica diligente en el trabajo por varios meses. Si las personas no ven el valor del cambio en sus actuaciones con los demás y en el fortalecimiento de su autoestima, no harán el esfuerzo.

Este entrenamiento toma meses, ya que no solo a nivel neurológico está involucrado el neocortex, sino que también entran en juego los centros emocionales del cerebro. El neocortex el cerebro pensante que aprende habilidades y técnicas puramente cognitivas, obtiene conocimiento muy rápido, pero no así el cerebro emocional.

Para dominar un nuevo comportamiento, los centros emocionales requieren repetición y práctica. Entonces mejorar la inteligencia emocional, la asertividad y la autoestima es semejante a cambiar hábitos no operativos. Los circuitos emocionales que transportan los hábitos del liderazgo tienen que olvidar los antiguos y remplazarlos con los nuevos. Mientras más se repita una secuencia conductual, más fuertes se tornan los circuitos cerebrales subyacentes.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Orozco Castro Estrella R.. (2009, mayo 4). Competencias intrapersonales e interpersonales. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/competencias-intrapersonales-e-interpersonales/
Orozco Castro, Estrella R.. "Competencias intrapersonales e interpersonales". GestioPolis. 4 mayo 2009. Web. <https://www.gestiopolis.com/competencias-intrapersonales-e-interpersonales/>.
Orozco Castro, Estrella R.. "Competencias intrapersonales e interpersonales". GestioPolis. mayo 4, 2009. Consultado el 18 de Octubre de 2018. https://www.gestiopolis.com/competencias-intrapersonales-e-interpersonales/.
Orozco Castro, Estrella R.. Competencias intrapersonales e interpersonales [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/competencias-intrapersonales-e-interpersonales/> [Citado el 18 de Octubre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de ter-burg en Flickr
DACJ