La gestión de riesgos como instrumento preventivo

Autor: Dr. Ariel Romero Fernández.

Otros conceptos y herramientas de Recursos humanos

05-2003

Descargar Original

Introducción

El turismo de masa nace en la década del 50, este acontecimiento ha transformado la vida de muchos países y de sus ciudadanos, convirtiéndose en un motor de cambio en sus economías, creador de riquezas, empleo y transmisor de cultura, en función de los que están y los que llegan, logrando un mayor acercamiento entre los hombres y mujeres del mundo.

A pesar de que el último tercio de este siglo se a caracterizado como un período de crisis y recesión mundial, el sector turismo sigue mostrando una halagadora perspectiva de expansión, con una continua evolución y desarrollo, realizando permanentemente los proyectos exigidos por una demanda en constante crecimiento.

Este crecimiento acelerado del turismo es el resultado de la importancia que a través de los años este sector ha representado para las naciones que han basado en él, parte de su desarrollo económico y social.

A medida que pasa el tiempo, las presiones competitivas globales se hacen mayores y como consecuencia los clientes se encuentran cambiando constantemente

En este ir y venir de las gentes se ha convertido en un aprendizaje continuo, por lo que los clientes han aprendido a elegir, saben lo que quieren y lo que pagan, poniéndose el deseo por el confort, la seguridad, en fin la CALIDAD.

La estadística mundial plantea que de los sucesos tecnológicos que han derivado en incidentes y en los más grandes desastres demuestran que el 50-80% de los mismos han tenido como causa directa o ha sido uno de sus componentes fundamentales el error humano.

A pesar de las tendencias en etapas recientes de dirigir los esfuerzos en materia de seguridad, al componente tecnológico en un intento por disminuir el papel del hombre ante los procesos, la realidad demuestra que es el hombre el único capaz de tomar decisiones espontáneas y no premeditadas ante sucesos no previstos. Por lo que un error durante el diseño puede acarrear fallos posteriores de los sistemas que tendrían un origen humano. ( Hernández, 1998).

Es el hombre el factor decisivo en el proceso de producción, sin su ardua y consciente participación éste no puede ejecutarse de forma eficiente, puede que se piense que con el robot el hombre se coloque en un segundo plano, pero quién ha diseñado y construido el robot, quién le da mantenimiento, etc. Es el hombre, por lo que inclusive con la robótica, la automatización y la informática, sigue siendo el hombre el elemento activo y fundamental en el proceso productivo.

Si para la vitalidad de la producción y los servicios es importante el cuidado, mantenimiento y la preservación de equipos, maquinarias y herramientas, mucho más lo es el hombre y con una mayor connotación en un sistema como el nuestro; pues en sentido genérico es lo más preciado de la sociedad. Por lo que no cabe duda que en el proceso de producción hay que prestarle una especial atención a la seguridad y salud en el trabajo del hombre en su doble significación como aspecto humano-social y en la repercusión económica, cuando un trabajador se enferma o accidenta influye en la economía y en la calidad de la producción, el costo se eleva porque hay que pagar el salario al que sustituye el enfermo o accidentado y a este el subsidio; hay afectaciones al proceso de producción pues, un trabajador con menos destreza que el otro, perjudica todo el proceso productivo.

La seguridad y la salud en el trabajo abarca no solo conceptos de la protección e higiene del trabajo, incluye además los aspectos de incendio y de medio ambiente, pero va más allá, porque abarca los riesgos que pueden afectar a las personas, los equipos, las instalaciones y el entorno. Tengamos presente que cuando el trabajo no se desenvuelve de forma segura y sana, la actividad laboral no logra la productividad prevista, los equipos las instalaciones y el medio ambiente sufren afectaciones, lo que tienen consecuencia en la calidad y la eficiencia de la producción y los servicios. Esto se elimina cuando la dirección de la entidad dirige la actividad de la seguridad y la salud en el trabajo como uno de los factores decisivos para el logro de su objetivo fundamental: Producir o prestar los servicios con el máximo de calidad y eficiencia. ( Lind, 1989). 

La seguridad y la salud hay que verla de forma integral, por lo que están estrechamente relacionados los responsables por la seguridad del trabajo y los que velan por la salud del trabajador, con los que atienden la calidad y la eficiencia de la producción y los servicios dirigidos por la dirección de la entidad como máximo responsable de la aplicación de un sistema de gestión de la seguridad y la salud con el objetivo de alcanzar una elevada calidad y una alta eficiencia en un ambiente seguro en el trabajo. 

1.1. Seguridad y Salud Laboral. Conceptualización.

Dentro de las actividades diarias de la administración del personal, se encuentra la seguridad y salud de los trabajadores, elemento de la GRH en el cual centramos nuestro trabajo, pues, existen en el trabajo riesgos que ponen en peligro la salud de las personas. Para conocer cuáles son los riesgos que el trabajo tiene para la salud, hemos de tener muy claro primeramente que es Salud ya que la idea de estar sano también evoluciona y es diferente según épocas y los pueblos. Sin olvidar estas variaciones, podemos tomar como modelo la definición que la Organización Mundial de la Salud dió en 1946, según la cual: "La Salud es un estado de bienestar físico, mental y social, y no meramente la ausencia de daño y enfermedad".

Se entiende por Riesgo a la posibilidad de que un trabajador o instalación sufra determinado daño derivado del trabajo. Su magnitud se expresa en función de la probabilidad de ocurrencia de evento y la gravedad de las posibles consecuencias teniendo encuenta la exposición del riesgo, o sea la frecuencia con que el trabajador se expone en tiempo y espacio.

Generalmente puede determinarse que los daños materiales y la salud pueden originarse cuando existe la posibilidad de que el riesgo y el hombre coincidan espacial y temporalmente, del análisis de esta relación se derivan las medidas fundamentales paras su control.

Se entiende por Seguridad al estado de las condiciones de trabajo en el que está excluida la influencia en los trabajadores los factores de riesgos. (Mojena, 1997)

La prevención de riesgos profesionales ha de tener en cuenta todas aquellas condiciones de trabajo que puedan afectar a la salud del trabajador, para lo cual hemos de conocer todos los posibles factores de riesgos presentes en el trabajo. Se entiende por prevención el conjunto de disposiciones o de medidas adoptadas o previstas para la mejora de las condiciones de trabajo con el fin de evitar o disminuir los riesgos laborales. La prevención por su misma definición se realiza en los centros de trabajos y consiste tanto en la promoción de la prevención de riesgos mediante las correspondientes asistencias técnicas e informativas como en el control del cumplimiento de las normas que regulan el sistema de seguridad y salud laboral. (Manso, 1998).

1.2 Prevención de Riesgos Laborales

Los accidentes y enfermedades profesionales en el trabajo, son hoy en día, uno de los mayores riesgos. Se antepone la productividad a la seguridad, causando graves daños al trabajador. Hay que cambiar la frase 0% de fallos en la producción por la de 0% de accidentes en el proceso productivo. La seguridad no es un gasto sino una inversión por diferentes motivos que desarrollaremos en este trabajo, la paralización de la actividad en caso de riesgo grave e inminente con el prejuicio económico que ello conlleva o el cierre del centro de trabajo cuando concurran circunstancias de excepcional gravedad en las infracciones en materia de seguridad y salud en el trabajo, todo ello sin prejuicio de pago del salario o indemnizaciones que procedan; toda una ruina para la empresa.

Por todo ello es necesario un cambio en la cultura empresarial, intentando favorecer la comunicación con los trabajadores, eliminando riesgos, otorgando una formación e información correcta del uso de Sistemas de Gestión en la empresa para la prevención de los riesgos. (Manso, 1998), entendiéndose como Gestión de la Prevención de Riesgos a las estrategias adecuadas de control, incluido el diseño, proyección, investigación, organización, seguimiento y revisión de las medidas de prevención, para eliminar y reducir al mínimo los riesgos y sus consecuencias. Estas deben corresponder a los resultados de la evaluación de los riesgos. El nivel de riesgo se puede minimizar aplicando estrategias de gestión o decidiendo no llevar adelante el procedimiento, método o proceso de trabajo aplicado. (Mojena, 1997).

1.3 La evaluación y el control

La eficiencia en la gestión de cualquier programa y por supuesto los programas de seguridad no son la excepción. Se logran siempre que se establezca un sistema adecuado que permita evaluar y controlar el cumplimiento de cada tarea prevista y que incluya además la componente económica.

Este control deberá llevarse a cabo desde el trabajador controlando su área, equipos e instrumentos de trabajo e incluso su propia conducta hasta la máxima instancia de dirección, quién controlará los aspectos e indicadores más generales.

Este proceso deberá incluir:

š El establecimiento de objetivos precisos y los métodos para evaluar los resultados.
š La medición de los resultados y comparar con los objetivos.

En todo este proceso se podrán utilizar datos estadísticos anteriores con relación a accidentes de trabajo, incendios y averías, así como el conocimiento de los riesgos. Las condiciones higiénicas sanitarias generales, los resultados de las mediciones ambientales y chequeos médicos realizados a los trabajadores. (Bestratén, 1997). 

Las direcciones de las empresas deberían estar capacitadas y disponer de los medios que les permitieran calcular su propio grado de riesgo, capacitándose para compararse con otras empresas o países.

En este sentido deberán tenerse en cuenta las siguientes restricciones:

Por ejemplo las IF e IG son válidos estadísticamente solo por encima de un número determinado de horas trabajadas (10 a la seis) y mucho más en caso de accidentes no frecuentes, por debajo de estos límites las cifras finalizan.

Si se trata de conocer cuales son los ases más repetidos y las condiciones de trabajo que lo generan, el dictamen debe ser sencillo partiendo de las estadísticas y de las inspecciones. Sin embargo si se pretende conocer el estado de salud de los trabajadores deben aplicarse métodos para el análisis del ambiente y chequeos médicos especializados si se requieren.

Deberán considerarse en el control, las modificaciones al proceso de producción, los cambios en los niveles de actividad, las modificaciones en las materias primas, las nuevas inversiones los nuevos productos y tecnologías.

El control es definitivo en el logro de la efectividad de la seguridad, pues la clave de estos logros está precisamente en gestionar procedimientos con los correspondientes sistemas de medición de actuaciones y resultados.

1.4 La organización preventiva. Principios y funciones

Si bien hasta aquí a quedado explícito que la integración de la actividad preventiva implica el compromiso de toda la línea de mando desde la alta dirección y hasta los propios trabajadores, este no significa que no se requiera de una organización propia que se encarga de la promoción y de la evaluación y el control de los riesgos laborales. Podríamos caer en extremos y que la seguridad pasara de ser " una tarea de todos" a " tarea de nadie" .

Siempre tenemos que tener en cuenta que la seguridad del trabajo debe formar parte de la eficiencia de áreas y colectivos, de la responsabilidad de los jefes, la disciplina de los trabajadores y de la responsabilidad y calidad del trabajo de los técnicos, pero a ello debemos de añadir que las funciones y responsabilidades en cada caso deberán quedar perfectamente establecidas.

En la mayoría de los países (por ejemplo España y otros países de Sudamérica), a partir de cierto tamaño de empresas, la legislación establece la obligatoriedad de que exista un servicio de Seguridad y Salud que actúe en el ámbito de dirección, el que debe ser asesor de calidad en prevención, tanto de los directivos y técnicos como de los trabajadores a través de sus representaciones sindicales.

Sin embargo en general no existe un sistema unitario de organización de la prevención ya que esto dependerá de cómo está organizada la empresa, de sus características productivas y el nivel de riesgos.

Por otra parte como en cualquier otra esfera de la gestión empresarial, el éxito dependerá de:

X La voluntad de la dirección para instrumentar una política de prevención y del conocimiento de esta por toda la línea de mando.
X La preparación y el nivel de gestión del personal responsabilizado con su desarrollo.
X La exigencia y el control de cada uno de los mandos hacia los subordinados.

No obstante, el modelo de organización preventiva más eficaz será aquel que logre integrarse plenamente a la organización productiva y que logre que los directivos, técnicos, mandos y trabajadores asuman las responsabilidades que tienen en la materia. Por otra parte, este modelo deberá lograr una efectiva gestión integral de riesgos en la que se consideren la calidad, la seguridad y el medio ambiente.

En la actualidad, en nuestro país como resultado de la contracción de la economía y la adopción de un conjunto de medidas que en el orden organizativo y estructural se han tomado por parte de los organismos y empresas; la organización y el control de la actividad de seguridad del trabajo se han deteriorado, lo que debe rescatarse a partir de los principios que se ajusten a la realidad actual y que sean lo suficientemente flexible como para que permitan una labor dinámica y consecuente. Estos principios son los siguientes:

1. La seguridad del trabajo debe quedar integrada como un elemento más en el sistema organizativo de la empresa y de cada colectivo laboral y están dirigidas a resolver los aspectos y problemas esenciales de riesgos, la elevación de la calidad y la protección del medio ambiente.
2. Los objetivos a alcanzar con relación a la seguridad y salud en el trabajo deben quedar perfectamente definidos, de manera concreta y reflejados en los reglamentos generales de empresa, el Reglamento Organizativo de la PHT u otros documentos organizativos con que cuenta la entidad (en el ámbito de talleres, brigadas, etc.)
3. Lograr una adecuada conjunción entre las funciones, responsabilidades y autoridad de los jefes directos de la producción.
4. Garantizar que las tareas dirigidas a lograr la seguridad y la salud en el trabajo, de conjunto con la elevación de la calidad pasen ha ser un objetivo más en los programas de desarrollo personal, la selección de equipos, control e inspección de las empresas.
5. La estructura organizativa que se adopte estará en correspondencia con las características técnico productiva de la empresa, así como de los cuadros de la dirección y técnicos que se dispone para enfrentar esta tarea (la modalidad de seguridad integrada o específica, expuesta antes, podrán adoptarse según las condiciones).
6. La existencia o no de un área específica para atender la seguridad y la salud en el trabajo, su subordinación al área técnica de recursos humanos, productiva o a la dirección, dependerá de las características de cada lugar.
7. Esta estructura debe permitir la agilidad en el conocimiento y la solución de los problemas, dando respuesta a los objetivos propuestos y logrando la coordinación adecuada entre las áreas. En especial mantendrán un estrecho vínculo con el médico de la familia, ubicado en cada centro de trabajo, quién además de brindar los servicios médicos requeridos desarrolla una importante labor preventiva. Sería recomendable integrar los servicios médicos y de seguridad en una sola unidad que permitiera una labor interdisciplinar en el control de riesgos.
8. Garantizar una amplia participación del colectivo de trabajadores en el análisis de los problemas, la búsqueda de soluciones y el control del cumplimiento de las medidas.

Las funciones básicas a desarrollar por un área de seguridad deberán estar dirigidas a:

1. La realización de diagnósticos y análisis sistemáticos de los riesgos y el costo de los posibles daños, el análisis de las condiciones de trabajo, la organización y la ejecución de autoinspecciones.
2. Elaboración de planes y programas preventivos que serán aprobados por la máxima dirección.
3. El desarrollo de una política preventiva, desarrollando tareas específicas tales como controles ambientales, chequeos médicos pre-empleos y periódicas a los trabajadores, coordinación y actualización de los planes de actuación en los casos de emergencias.
4. Asesoramiento a jefes y trabajadores sobre programas referidos a la seguridad y la salud en el trabajo. 
5. El desarrollo y colaboración en los programas de formación y capacitación.
6. Evaluación y control de los programas de elevación de la calidad de vida laboral y en lo posible asociado a la calidad del proceso de producción o los servicios.

1.5. Análisis del Costo-Beneficio en Prevención

La prevención de riesgos laborales ha estado asociada tradicionalmente a un campo de mejoras sociales independientemente de las ventajas económicas que pudiera conllevar. Se ha hecho seguridad en las empresas porque ética y legalmente la sociedad y los trabajadores han planteado una creciente exigencia y sensibilidad por el tema, sin embargo los aspectos económicos relacionados con el mismo llegaron a considerarse secundarios.

Al desarrollar los temas anteriores se vio como las empresas están sufriendo hoy día significativos cambios en su gestión y un despertar de su consciencia sobre la importancia del factor humano como centro de toda actividad productiva. Se le concede una mayor atención a los recursos humanos y sus condiciones de trabajo con el fin de asegurar su máxima efectividad productiva, entendiéndose la estrecha relación que existe entre la productividad y las condiciones de trabajo.

Sin embargo, aunque se ha desarrollado el interés por la mejora de la Seguridad e Higiene del Trabajo todavía estos temas no son considerados y evaluados con la misma dimensión económica que otros aspectos considerados de mayor repercusión en los beneficios empresariales. Se a descuidado la evaluación económica de las inversiones en lo relativo a esta actividad tendiendo a considerar el aspecto humano de las mejoras y los estados financieros como dos cosas distintas, en lugar de considerar que en la empresa interactúan, factores económicos, técnicos y sociales. Hoy día la mejora de las condiciones de trabajo no debe entenderse según algunos piensan, sino como un elemento clave para la reducción de los costos, además de que constituye un elemento que motiva y cambia las actitudes de los trabajadores, impulsando cualquier objetivo empresarial en el que se requiera su contribución como por ejemplo los Programas de Calidad Total. 

En realidad, demostrar la rentabilidad económica de las medidas encaminadas a mejorar la calidad de vida laboral puede resultar difícil y solo ahora se comprende la necesidad de disponer de medios que ayuden a conocer los beneficios económicos y sociales de la prevención. ( Martínez, 1991). 

En este punto es necesario recordar que el concepto preventivo hoy día se considera en un sentido amplio, afrontando todos los posibles riesgos de daños, promoviendo todas aquellas acciones que puedan contribuir a mejorar la calidad de la vida laboral, la calidad del proceso productivo y la calidad del producto terminado. Desaparecen las fronteras entre los riesgos cuyas consecuencias se materializan en daños a la salud de las personas, daños a la empresa y daños a la sociedad.

Se entiende por análisis del costo-beneficio al balance entre el costo de implantación de las medidas preventivas y el riesgo remanente.

El criterio de costo-beneficio toma en cuenta la posibilidad de ocurrencia de daños materiales, tanto a la instalación, así como pérdidas de la producción durante los períodos de parada y en la reparación de los daños.

1.6 Sistema Integral para la Prevención de Riesgos Laborales en Hoteles. (SIPRL)

Con el objetivo de mantener un monitoreo constante de los riesgos, se decidió implantar un Sistema Integral de Prevención de Riesgos, cuyos elementos aparecen a continuación:

1. La realización del levantamiento de riesgos en el hotel. Cada puesto de trabajo, cada equipo, cada maquinaria, cada instalación debe ser analizada por una comisión compuesta por miembros de la dirección del centro. Los responsables del área donde el objeto de análisis, los técnicos y los obreros más calificados. Comisión que efectúe el estudio de cuales son las posibilidades de riesgo que pueda tener dicho objeto, valiéndose de las técnicas conocidas para la realización de dicha actividad. El hotel debe definir el programa de trabajo para la eliminación de los riesgos de accidentes de trabajos y enfermedad aprobado por el consejo de dirección del hotel, estableciendo el nivel de conocimiento que debe tener el trabajador para enfrentar esa posibilidad de riesgos y evitar, con su acción segura, el accidente y la enfermedad, las averías, los incendios y las afectaciones al medio ambiente entre otras.

2. Actividad del médico ubicado en el Hotel y su vínculo con la seguridad en el trabajo. La función de este médico tiene que ver no solo con la salud del trabajador para evitar enfermedades, sino también en la creación de un ambiente de trabajo seguro. Es indispensable que el médico conozca los lugares de trabajo, las condiciones en que se desenvuelven las tareas, el medio ambiente de trabajo, para poder definir como cada factor puede alterar la salud del hombre. Con esto nos estamos refiriendo al médico especializado en la medicina del trabajo u ocupacional. Este médico debe tener una serie de otros conocimientos en áreas tales como leyes laborales, patologías profesionales, fisiología del trabajo, ergonomía y epidemiología entre otras. Es necesario el trabajo de conjunto con el técnico de seguridad del trabajo y ejercer de forma unida una serie de acciones en materia en prevención de riesgos profesionales y condiciones de trabajos. Esto es cada vez más indispensable en el contexto actual de la economía Cubana.

3. La actualización periódica de los listados de equipos de protección individual que son necesarios, para que el trabajador desenvuelva su labor en un ambiente de seguridad, es resultado del levantamiento de riesgos, donde se va definiendo cuales son los medios de protección individual necesario para la realización del trabajo, teniendo en cuenta aquellos que son de uso indispensables para el trabajo durante toda la jornada laboral, los que se requieren para la realización de una actividad específica y los que se usan en caso de una avería, pero que deben estar en disposición del trabajador en lugar cercano, resguardado y en estado óptimo. Entre los medios de protección individual debemos también distinguir los que son para proteger al trabajador, los que no pueden dejar de usarse y aquellos en los que de no usarse pueden causar la muerte o dejar secuelas en el trabajador, por lo que al definir la política de adquisición de estos hay que tener presentes todos estos elementos.

4. La capacitación periódica: Sobre las medidas que debe adoptar en la realización de su actividad en el puesto de trabajo donde se desempeña, es de una importancia vital por lo que no solo debe dársele cuando comienza su vida laboral sino que periódicamente debe ser actualizado, mucho más cuando se han producido modificaciones tecnológicas, en la organización de la producción o del trabajo, que cambian las condiciones de seguridad en el puesto de trabajo. Todo ello no obvia que los trabajadores deben conocer la legislación general en que se sustenta la seguridad y la salud en el trabajo, la capacitación debe estar enmarcada en un plan anual que incluya la preparación de los dirigentes, técnicos, jefes directos y trabajadores en la materia de la seguridad y la salud en el trabajo.

5. El hotel debe contar con el personal técnico que sea indispensable para asesorar y controlar la actividad de la seguridad en el trabajo. Este personal estará en estrecha relación con el médico de la entidad, será el encargado de efectuar el control de las medidas a aplicar como resultado del levantamiento de riesgos y de la investigación de los accidentes del trabajo que ocurran y para proponer la generalización de las medidas que se han señalado deben adoptarse para evitar accidentes de trabajo que han ocurrido en otros centros y que pueden presentarse en la entidad, además de organizar y encargarse del funcionamiento de la comisión de seguridad y salud del trabajo del centro laboral; la que está presidida por el gerente del hotel e integrada por el médico, los responsables de las áreas técnicas, recursos laborales, el técnico de protección del trabajo, la sección sindical, el representante de incendio y medio ambiente, técnicos y trabajadores con reconocida experiencia y las organizaciones del centro donde se analizarán las medidas que se han adoptado y el estado de su cumplimiento y otras que se consideren oportunas para brindar las condiciones de un trabajo seguro para los trabajadores. 

Una actividad importante del técnico de protección del trabajo es la investigación de los accidentes de trabajo, de acuerdo con la metodología establecida, para definir las causas que lo originaron y la protección de las medidas que permitan erradicar las causas que lo originaron y la ejecución y control de dicho plan. La autoinspección de los factores de la empresa es indispensable para comprobar que el trabajo se realice en un ambiente seguro, la que debe efectuarse de forma periódica de acuerdo con la instancia que se realiza y en correspondencia con la posibilidad de riesgo de equipo o instalación. Esta autoinspección debe ser ejecutada por el jefe de área antes de comenzar la jornada laboral, el del departamento y por el técnico de protección del trabajo y por el médico de la entidad. Otro aspecto a tener en cuenta es la divulgación que se debe hacer en su puesto de trabajo y como hacerlo bien, que es la mejor forma de evitar los accidentes: es la divulgación directa con el trabajador en el puesto de trabajo, la dónde él labora; es la comunicación del jefe con el subordinado de forma cotidiana, es la explicación para no ejecutar actos inseguros y cumplir con las normas de seguridad del puesto de trabajo o instalación. Esto no excluye los murales y las reuniones sobre la seguridad y la salud en el trabajo que se realiza con el colectivo de trabajadores.

6. La confección del expediente por equipo e instalación que de acuerdo con el levantamiento de riesgos tiene la posibilidad de la ocurrencia de accidentes, donde haga constar la historia sobre las medidas que se han adoptado para la evitar accidentes en dicho equipo o instalación, anotar los accidentes de trabajo que han ocurrido, sus causas, medidas adoptadas y su cumplimiento, el nombre de los trabajadores que allí laboran, la capacitación que se le ha dado, debe contener los efectos económicos que se han producido por los accidentes ocurridos en el equipo o instalación, donde conste los gastos por las prestaciones de la seguridad social pagados. La asistencia médica y los medicamentos, las pérdidas por interrupción de la producción, gastos de salarios, la afectación de la productividad y de la calidad lo que repercute en la imagen del hotel, en su organización y disciplina, los gastos ocasionados por las averías y otros datos que puedan incidir en la ocurrencia de riesgos. El expediente está vinculado con la historia clínica del colectivo laboral que confecciona el médico del centro.

7. Resulta de vital importancia la actividad del sindicato en la gestión de la seguridad y la salud en el trabajo en el centro, por lo que se es necesario su participación activa consciente exigiendo a la administración y a los trabajadores el cumplimiento de sus deberes en la protección del trabajo. La estimulación es un elemento que no debe faltar en la gestión de la seguridad y la salud en el trabajo, por lo que es imprescindible se cuente en el hotel con un sistema de estímulo por mantener un periodo sin accidentes, por haber creado un ambiente seguro en el puesto de trabajo, en el equipo, en la instalación, lo que ha permitido un trabajo seguro; estímulo que debe llegar a trabajadores, jefes de áreas, directivos, colectivos y hotel, destacando la importancia de la seguridad y la salud en el trabajo como premisa de la calidad y la eficiencia como factor humano y social en nuestro sistema social. Elementos decisivos en la labor sindical son que el Movimiento de Areas Protegidas y los inspectores sociales sindicales cumplan los objetivos para el cual fueron creados y la comisión de seguridad y salud en el trabajo.

La confección de un reglamento para la gestión de la seguridad y la salud en el trabajo del hotel, donde se señalen las actuaciones para la prevención de los accidentes de trabajo y de las averías ocasionadas por estos y la salud del trabajador. Este reglamento no puede ser un esquema rígido dispuesto por una legislación que debe ser ejecutado de forma automática por el hotel, debe tomar los principios generales en los que se basa el Sistema de gestión de la seguridad y la salud en el trabajo y de forma creadora adaptarlo a las realidades, necesidades y posibilidades del mismo, que le permitan lograr objetivos de calidad y eficiencia de los servicios, el reglamento debe definir las responsabilidades de cada dirigente en la prevención de riesgos y en la ejecución y control de las medidas que se adopten para erradicar las condiciones de trabajo inseguras. Sería conveniente el establecimiento de un sistema de penalización sobre las infracciones de las medidas de seguridad en el trabajo aprobado por el organismo, de acuerdo a lo establecido en el convenio colectivo de trabajo.

Conclusiones

· Es necesario un cambio en la cultura empresarial, intentando favorecer la comunicación con los trabajadores, eliminando riesgos y otorgando una formación e información correcta del uso de Sistemas de Gestión en la empresa para la prevención de los riesgos.
· Con la aplicación del SIPRL se mitigan o eliminan los riesgos a los cuales se encuentran expuestos los trabajadores de las diferentes áreas de la instalación.

Bibliografía

1. Bestratén Belloví, M. y Gil A.(1995). Seminario sobre gestión, organización y economía de la prevención en la empresa. Ed. INSHT. MINTRAB. España.
2. Bestratén Belloví, M. et al (1990). Seguridad en el Trabajo. Ed. INSHT. MINTRAB. España.
3. Camaleño C. (1998). Mejora radical, ahorros y economías de un sistema de gestión integrada de prevención de riesgos. Capital Humano Nro. 116, pág. 44
4. García, J. (1989). Protección e Higiene del Trabajo. Universidad de Matanzas. Cuba
5. Getino, O. (1993). Turismo y Desarrollo en América Latina. Ed. Limusa México. Grupo Noruega Editores. México
6. Gurría, M. (1991). Introducción al Turismo. Ed. Trillas, SA. España
7. Hernández J. (1998). Factores humanos y seguridad. MINBAS.UE.Cuba
8. Lind, N C.(1989) El riesgo en la sociedad tecnológica moderna. Mapfre Seguridad. 
Nro. 34. Segundo Trimestre. España
9. Manso L. et al (1998). Seguridad y Salud en el Trabajo. Capital Humano Nro. 116, 
pág. 32 España
10. Martínez, M A. (1991). Criterios económicos en la inversión de Seguridad Mapfre Seguridad. Nro. 41. Primer Trimestre. España
11. Mojena E.(1997). Resolución 23/97. MTSS. Cuba
12. Moré G. y Carmenate, G.(1996). Gestión de Recursos Humanos. MINTRAS. Cuba
Villalba, E. (1996). El Turismo, fundamento y desarrollo. Tomo I. España

Nota: Es probable que en esta página web no aparezcan todos los elementos del presente documento.  Para tenerlo completo y en su formato original recomendamos descargarlo desde el menú en la parte superior

Dr. Ariel Romero Fernández.

Profesor auxiliar. Universidad de Matanzas "Camilo Cienfuegos". Cuba.

ariel.romeroarrobaumcc.cu / arromero1970arrobayahoo.com

 
Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.