Psicología del trabajador mexicano

  • Talento
  • 1 minuto de lectura

Atendiendo a su posición geográfica y a sus recursos naturales, México es un país que podría ser rico y poderoso. De hecho es un país subdesarrollado, tercermundista. Ni produce lo suficiente, ni administra bien lo que tiene, y muchísimos de sus habitantes gimen en la miseria.

Los hombres más dinámicos y de más visión (funcionarios del gobierno, capitanes de las empresas, educadores, directores de personal, gerentes de capacitación…) se preocupan al ver que al paso del tiempo nuestro país se rezaga y que nuestro subdesarrollo se acentúa. Los más conscientes analizan la situación y se ponen a estudiar:

Por otra parte, los profesionales que salen de las universidades comprueban a poco andar que no les bastan los conocimientos y habilidades técnicas; muchos problemas en el desempeño laboral surgen en torno al manejo del elemento humano. Y cualquier ejecutivo, gerente, director o jefe de departamento va aprendiendo, a veces con tropiezos y fracasos, que la productividad, la eficiencia, la calidad son resultado de más de la gente que de los sistemas y de los recursos técnicos y materiales. Toda persona que ocupa un puesto directivo, y todo profesionista, están abocados a buscar y a encontrar una orientación dentro de la esfera humana en la que se desenvuelven.

A manera de muestra, diremos que existen rasgos primordiales del mexicano en nuestros días. Una serie de emociones que repercuten en la vida del mexicano, en su forma de ser y actuar, en sus relaciones, su creatividad y las variantes de su carácter y su temperamento.

En visiones cercanas a las “zodiacales”, puede decirse que el mexicano es ilimitadamente vulnerable, suele tomarse las cosas “a pecho”, sus sentimientos suelen ir al extremo, tiene miedo al ridículo y trata de evitarlo; suele ser introspectivo emotivo, escrupuloso, obseso con frecuencia.

El mexicano suele temer a lo desconocido y también a las decisiones que le son exigidas. Además es incapaz de sacrificar lo más cercano a lo más remoto.

El mexicano puede apasionarse por cualquier cosa, además de que suele tener una generosidad irreflexiva, posee una seriedad afectiva, a pesar de esto, los extranjeros señalan una capacidad de calor humano que no puede ser igualado.

Lo negativo y lo positivo en el mexicano, descripciones simplificadoras del mexicano, el relajo, el miedo y la angustia, se vinculan con las condiciones económico-políticas de México de gran inestabilidad y arbitrariedad, que provocan en el mexicano –de todos los niveles y estratos sociales– un gran temor por el cambio, por la injusticia que puede llegar en cualquier momento. Dicho temor sólo puede llegar a su fin si el sistema cambia, sólo si llega a ofrecer seguridad y justicia para todos. Un lugar donde el típico dedazo deje de determinar la vida de los mexicanos.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Waldestrand Sosa René. (2014, septiembre 8). Psicología del trabajador mexicano. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/psicologia-del-trabajador-mexicano/
Waldestrand Sosa, René. "Psicología del trabajador mexicano". GestioPolis. 8 septiembre 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/psicologia-del-trabajador-mexicano/>.
Waldestrand Sosa, René. "Psicología del trabajador mexicano". GestioPolis. septiembre 8, 2014. Consultado el 3 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/psicologia-del-trabajador-mexicano/.
Waldestrand Sosa, René. Psicología del trabajador mexicano [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/psicologia-del-trabajador-mexicano/> [Citado el 3 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de fabalv en Flickr