Motivando al motivador

Autor: Jorge Mario Soto

Motivación e incentivación

17-10-2007

Recientemente platicaba con un amigo ejecutivo de un poderoso banco del sistema acerca de un curso de motivación que yo estaba preparando, dentro de la conversación en un momento dado me decía “ ahora son tantas las opciones en capacitación que existen que ya no parece ser un aspecto vital” sus palabras me pusieron en alerta y alargamos la charla respecto a la importancia o no de invertir recursos en personal que bien podría estar de paso en la empresa o en una posición que sea tradicionalmente de mucha rotación.

Sin embargo quizá lo que me dejo mas pensativo fue que en su mente ya se perfila un fenómeno conocido como “ciclo de saturación”, para ponerlo en palabras sencillas usare un ejemplo muy conocido; hace no muchos años la tecnología celular invadía el mercado guatemalteco en ese entonces era un lujo tener un teléfono móvil con todo y que eran del tamaño de un diccionario y sus funciones eran muy básicas, ni soñar con pantallas a color, fotos, video, acceso a Internet etc., aun así eran la novedad, yo recuerdo que en esta época yo obtuve uno de estos aparatos como premio por ventas, mientras mis colegas usaban beeper yo cargaba orgulloso mi pesado y voluminoso teléfono que aun conservo como recuerdo.

Hoy día un celular es tan común como un bolígrafo y lo usa prácticamente todo mundo, la palabra clave aquí es “novedad” como casi todo en la vida cuando algo se vuelve común dejamos de verlo como atractivo y eso le sucedió en la mente de mi amigo al concepto de la motivación, hoy quisiera referirme a lo que esto puede significar para los trabajadores y por ende para la empresa , existen dos tipos básicos de motivación la interna y la externa aunque algunos eruditos sostienen que de la externa se deriva la interna tomare en cuenta ambas para compartir el mensaje que quiero dejarle hoy, todos somos movidos por una razón a realizar una actividad productiva esta puede ser: El bienestar de mi familia , comprar un vehiculo, realización personal, etc, todas aquellas que se mueven en la esfera intima de mi vida personal, lo interesante aquí es que si lo vemos desapasionadamente estas metas o la mayoría de ellas podemos lograrlas con solo tener una actividad productiva sin importar donde realice dicha actividad, es decir podré sentirme realizado si logro mis metas ya sea vendiendo panes en una esquina o como ejecutivo de una corporación, pero ¿que hará que me ponga la camisola de x empresa y me decida a lograr mis metas trabajando en ella?, ahí es donde entra la motivación externa, desde mis inicios como vendedor yo pensaba que mi responsabilidad de mantenerme motivado terminaba al lograr mi meta de ventas y que la responsabilidad de motivarme “despues” de haber logrado mi meta era de la empresa., como así? Pues la empresa mi querido amigo debe motivarme es decir darme motivos para quedarme con ella, talvez suene arrogante pero así es....¿que me espera después de lograr mis metas como vendedor? Nada?, o un buen premio? Como se siente mi trabajador al ser productivo y llevar una buena facturación a mi empresa y ver que se compran nuevos muebles o el jefe tiene nueva computadora y al él ni siquiera se le a ofrecido una comisión ascendente?, él se da cuenta, y en los negocios como en el amor todo se vale por naturaleza buscara un lugar donde se sienta valorado, observe que he hablado solo del buen productor puesto que yo también se que existe el empleado que solo llego a pasar el agua y a este aunque lo despierte con serenata de mariachis todas las mañanas, no lograra sacarlo de su letargo porque como vimos la motivación interna es inexistente en él por lo tanto ninguna externa le ayudara, la clave es el equilibrio 80% de la motivación es interna 20 % es externa, así para el vendedor es toda una batalla “mental” pero para el gerente es todo un esquema de diferentes estrategias dentro de las cuales la motivación es quizá la mas importante.

Motívele en su idioma haga una encuesta y pregúntele a su equipo que premio les gustaría, obviamente el mejor premio será ese cheque de comisiones pero mientras llega ¿que podemos hacer para ayudar a mi vendedor a ganar esa batalla en su mente?, ¿en conclusión sigue siendo valedero invertir en motivación? Opino que si, siempre y cuando se acompañe de un buen programa de premios como decían los abuelos “del mismo cuero salen las correas”, porque lo vital para el motivador es ver que su gente llega a la meta no solo una vez sino vez tras vez, como dije al inicio NOVEDAD algo nuevo algo innovador asi debe ser la motivación, haga una prueba escuche a su equipo quizá encuentre buenas ideas y los estará motivando en el idioma que ellos entienden mejor.

Hasta la próxima.

Jorge Mario Soto

jorgemario.sotoarrobagmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.