Definición de propósitos personales y su relación con la gestión del talento

Autor: Haroldo Herrera Monterroso

Gestión del talento | Autoayuda y superación personal

10-01-2012

Existe una estrecha relación entre la Gestión del Talento Humano y la definición de propósitos personales (El Sentido de la Vida).

La definición de propósitos va mucho más allá de la definición de objetivos, metas, sueños, anhelos o deseos; quizá todos los anteriores se convierten en los medios para alcanzarlos.

Los propósitos son “Nuestra Razón de Ser”; muchos de nosotros aún no los hemos escrito o quizá no les hemos puesto la atención necesaria, pero están muy dentro de nosotros, son nuestros motivadores intrínsecos, son nuestra fuente de inspiración.

La clave del éxito está en convertir lo aspiracional en inspiracional; dejar de pensar para ejecutar, dejar de soñar para despertar; esto solamente se logra cuando decidimos “Dar los pasos para alcanzar lo que queremos”; obviamente primero debemos decidir qué es lo que queremos ?

Los propósitos son nuestra razón de ser, nuestra razón de existir, no tienen nada que ver con nuestras rutinas como trabajar para devengar un salario, ni con nuestras obligaciones como proveer a nuestros hijos de lo que necesitan. Estos ejemplos representan los medios para alcanzar algo mucho más grande, más profundo, más intenso.

Es muy difícil alcanzar nuevos propósitos cuando estamos atados a viejos hábitos.

Los viejos hábitos hacen que nos acomodemos, que nos conformemos y que renunciemos a esforzarnos. El perfeccionamiento de los hábitos limita nuestra capacidad creativa; la búsqueda de nuevas formas o medios está limitada por la práctica de la tradición y la costumbre; como consecuencia natural renunciamos a la búsqueda o aplicación de nuestro talento, renunciamos a aplicar nuestro potencial.

La brecha entre nuestros propósitos y la aplicación de nuestro talento es de origen mental; es una brecha cuya distancia hipotética la definimos nosotros mismos al fundamentar nuestras expectativas en el temor o en la Fe. Estas dos fuentes de energía son excluyentes, mientras que una limita nuestras acciones, la otra fortalece nuestras intenciones y nos ayuda a “Dar los pasos” con la seguridad de que lo podemos y lo vamos a alcanzar.

La aplicación del Talento Humano es cuestión de CONOCIMIENTO y FE; entendiendo por conocimiento al inventario de nuestras capacidades, habilidades, destrezas y experiencias de aplicación; y entendiendo por FE a la “Certeza de lo que se espera, convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11.1).

Conocernos y dar los pasos, es un proceso muy personal; probablemente podemos apoyarnos en alguna técnica, algún buen libro, o en algún buen Coach; pero la realidad es que tiene mucho que ver con auto-descubrimiento, auto-realización y sobretodo auto-estima; tiene mucho que ver con explorar dentro de nosotros mismos los fundamentos de nuestros pensamientos, sentimientos y emociones; entender lo que nos motiva, lo que queremos alcanzar, lo que deseamos ser; Descubrirlo va más allá de anhelarlo; descubrirlo tiene mucho que ver con el entendimiento de lo que nos genera pasión, de aquello que sin darnos cuenta, por el simple hecho de recordarlo o imaginarlo nos dibuja una sonrisa en el semblante.

Viktor Frankl, en su libro “El Hombre en Busca de Sentido (1946)” destaca la importancia del Significado de la Vida como fuente de satisfacción personal, para el alcance de la felicidad.

El “Sentido” que le damos a lo que hacemos, no necesariamente tiene relación con el “Sentido que le damos a nuestra vida”; muchas veces el encontrarle sentido a lo que hacemos es una simple justificación para renunciar al verdadero sentido de nuestra vida.

El sentido que le damos a lo que hacemos, normalmente es de corto plazo, nos ayuda a satisfacer las necesidades del momento, las exigencias de las sociedades actuales, cumplir con nuestras responsabilidades primarias y a pagar nuestras deudas.

El sentido que le damos a lo que hacemos nos ayuda a “Vivir para Sobre-vivir” con un alto grado de insatisfacción y muy poca realización personal.

En el otro extremo; El sentido que le damos a nuestra vida, es de largo plazo, es lo que se denomina “trascendencia”, es ir más allá, es nuestro legado, es aquello por lo que sin duda nos recordarán.

Pero en el sentido existencialista, no se trata de vivir para que nos recuerden, se trata de vivir a plenitud para que disfrutando el proceso, poniendo pasión a lo que hacemos, nuestra vida esté llena de satisfacciones que nos ayudarán a alcanzar objetivos, metas, sueños, anhelos o deseos, que a su vez se convierten en peldaños de una escalera mucho más grande que nos ayudará a llegar mucho más lejos.

Todos estos objetivos, metas, sueños, anhelos o deseos, no pueden ser considerados como un fin por si mismos; simplemente se convierten en los medios para alcanzar nuestro propósito. (Empresarialmente hablando, son los indicadores de desempeño – KPI´s).

La Gestión del Talento Humano es mucho más fácil efectuarla, cuando existe una clara definición de propósitos, cuando le encontramos Sentido a Nuestra Vida. Sin duda es un proceso muy personal; es un proceso que requiere de voluntad. Es un proceso que inicia con darle valor a nuestro talento y a nuestro potencial, a través del auto-conocimiento.

El proceso es muy simple;

a) Descubrir y valorar, para que somos buenos?;

b) Reconocer lo que nos genera pasión y satisfacción?

c) Definir propósitos y el Sentido de nuestra vida?

d) Alinear los esfuerzos / Diseñar el Plan de Vida

e) Dar el paso (ACTUAR)

Lic. Haroldo Herrera Monterroso - haroldo.herreraarrobagmail.com

Coach en Gestión del Talento Humano. CEA – Clínica de Especialidades Administrativas. Asesor y Facilitador Internacional en temas relacionados con Servicio al Cliente, Gestión de Desarrollo del Capital Humano y Reingeniería de Procesos. Guatemala, Central América.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.