La personalidad para alcanzar el éxito

  • Talento
  • 1 minuto de lectura

H. C. Hunt, un gurú de la psicología, en un estudio que realizó en 76 empresas, encontró que sólo el 10% de los trabajadores que habían perdido su empleo, debían su fracaso a la incompetencia técnica. El 90% restante fue despedido por lo inadecuado de sus características personales, específicamente por carecer de personalidad proactiva.

La Carnegie Foundation, en una investigación al respecto, concluyó que el éxito de un sujeto se debe en el 85% de los casos, a las características de su personalidad y el 15% a su preparación técnica, tecnológica o profesional.

Muchos otros estudios confirman que en promedio el 80% de los logros individuales se fundamentan en el atractivo personal y el 20% restante en los conocimientos y técnicas relacionadas con el oficio. Lo anterior, amigo lector le da una idea, de la responsabilidad que tiene sobre su propio destino. Sólo usted, puede conseguir los cambios y ajustes necesarios en su personalidad, para llevarse bien con los demás donde quiera que se encuentre. Para ello necesita, detectar los defectos, corregirlos y superarlos con sinceridad, entusiasmo y constancia, practicar cotidianamente las destrezas para poner en evidencia las mejores y más convenientes características personales, de acuerdo con las circunstancias.

Cuanto mejor conozca y comprenda su propia personalidad mejor preparado estará para crear relaciones agradables con los otros y por consiguiente estará en capacidad de ser más feliz usted mismo e irradiar ese estado mental a su alrededor.

La mejor manera de comenzar con ese proceso consiste en detectar los intereses del prójimo y de acuerdo con ellos, convencerlo de que se le propone algo conveniente para satisfacerlo.

Para llevarlo a ese convencimiento, es necesario presentar pruebas que conduzcan al otro a la conclusión de que la propuesta es oportuna, honesta, completa y precisa.

  • Oportuna: quiere decir, presentar la prueba en el momento preciso. Se debe esperar a que la otra persona se encuentre descansada, tranquila, bien alimentada, fresca y confortable.
  • Honesta: entre más corta la exposición mejor se capta la atención del interlocutor. Un individuo adulto no entrenado puede tan solo concentrar la atención durante diez minutos, sin fatigarse ni “echar globos”.
  • Completa: quiere decir, abarcar la totalidad de lo fundamental.
  • Precisa: quiere decir evitar los rodeos, “ir al grano”.

Ahora, esta propuesta debe transformarse en confianza y para ello, debemos:

  • Conquistarla: demostrando equilibrio, autodominio, sabiduría, inteligencia, precisión, buen juicio, honestidad, empatía, decisión y acción.
  • Comprobarla: cuando sientas que alguien está listo para creer en ti, pídele algo de cierta importancia sin exponerle con evidencia las pruebas de por qué debería hacerlo.
  • Mantenerla: evitar comportamientos de tu parte, que lleven a la destrucción de la fe que se ha depositado en ti.
  • Avivarla: afirmándola mediante la reciprocidad. Otorgando tu fe a quienes confían en ti.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Zambrano Valdivieso Oscar Javier. (2014, enero 20). La personalidad para alcanzar el éxito. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/la-personalidad-para-alcanzar-el-exito/
Zambrano Valdivieso, Oscar Javier. "La personalidad para alcanzar el éxito". GestioPolis. 20 enero 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/la-personalidad-para-alcanzar-el-exito/>.
Zambrano Valdivieso, Oscar Javier. "La personalidad para alcanzar el éxito". GestioPolis. enero 20, 2014. Consultado el 8 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/la-personalidad-para-alcanzar-el-exito/.
Zambrano Valdivieso, Oscar Javier. La personalidad para alcanzar el éxito [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/la-personalidad-para-alcanzar-el-exito/> [Citado el 8 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de mik2 en Flickr