Nuevo paradigma

Autor: Ing. Carlos Mora Vanegas

ADMINISTRACIÓN

01-2006

Las características de los actuales escenarios, en el caso venezolano que nos concierne, es turbulento, conllevando a que emerja una nueva forma de gerenciar, dándole paso a un nuevo paradigma, a considerar como algunos señalan a tomar muy en cuenta que el esquema de organización empresarial clásico, vigente por mucho tiempo, está siendo sustituido por un nuevo modelo de organización con un conjunto de características que colocan el énfasis en el plano subjetivo y humano, y en la flexibilidad ante la rapidez y vertiginosidad de los cambios en el entorno. Frente a la empresa, surgen organizaciones no gubernamentales y de participación comunitaria, que con valores, concepciones y objetivos distintos, asumen los rasgos del nuevo paradigma empresarial para alcanzar eficientemente y con éxito sus objetivos.

En este artículo se analiza cómo se está manifestando este nuevo paradigma, qué es lo que lo ha conllevado a que se manifieste, que se le considere.

CONSIDERACIONES BASICAS. ALCANCE. APORTACIONES

La realidad del presente presenta escenarios económicos cambiantes, dinámicos, en donde los actores como son las empresas inciden significativamente en su comportamiento, conllevando a la necesidad de evaluar si realmente se está manifestando un nuevo paradigma en las ciencias administrativas.

Ya Peter Drucker señalaba, que la corporación tal como la conocemos, y que ahora tiene 120 años, difícilmente sobrevivirá en los próximos 25 años. En términos legales y financieros sí, pero no estructurales y económicos. La corporación actual está estructurada alrededor de capas de administración. Muchas de estas capas son redes de información, y como cualquier rede, son muy débiles. Cada transferencia de información reduce el mensaje a la mitad.

Es necesario que haya pocas capas de información en el futuro, y las que transmitan la información deben ser muy inteligentes. Pero el conocimiento, como se sabe, (...) se vuelve obsoleto a un ritmo increíblemente rápido.

Lo cierto que , justamente al respecto de este tema, nos destacan Alexei E. Guerra Sotillo y Alexis Guerra Córdova , que Martínez Mígueles (2000), haciendo alusión al concepto de paradigma elaborado por Jung, cita a Morín para reconstruir el mismo, diciendo que " un paradigma científico puede definirse como un principio de distinciones – relaciones – oposiciones fundamentales entre algunas nociones matrices que generan y controlan el pensamiento, es decir, la constitución de teorías y la producción de los discursos de los miembros de una comunidad científica determinada (...) No están en crisis los paradigmas de las ciencias, sino el paradigma de la ciencia en cuanto modo de conocer". Para este autor, el positivismo lógico, modelo o paradigma "Newtoniano – Cartesiano" que valora, privilegia y propugna la objetividad del conocimiento, el determinismo de los fenómenos, la experiencia sensible, la cuantificación aleatoria de las medidas, la lógica formal y la verificación empírica, ha sido superado y en los actuales momentos, atraviesa una transición hacia lo que él denomina el Nuevo Paradigma Epistémico.

Se comenta además, que la edificación de un nuevo paradigma epistémico, que en el plano filosófico, científico y gnoseológico se plantea una nueva forma de relación entre el hombre y la realidad que le rodea, se traduce en el plano fáctico, en la conformación de un nuevo modelo de organización que, como canal e instancia de coordinación y concreción de la acción humana para el logro de finalidades diversas, ha sufrido y continua sufriendo cambios, mutaciones y adaptaciones a una nueva realidad en la cual la tradicional lógica lucrativa, mercantil y eminentemente empresarial, va cediendo espacios a la valoración de lo social, lo colectivo y lo solidario, en lo que se ha denominado la responsabilidad social de la empresa, amén del cúmulo de organizaciones agrupadas en el aún teóricamente nebuloso ámbito de la sociedad civil.

El nuevo paradigma epistémico presenta, entre las tendencias que lo nutren, una revalorización del aspecto subjetivo en todo conocimiento, que no es más que una revalorización de lo humano sobre la mecanización de la razón. De este modo, el entorno actual, el medio contextual en el que insertamos la actividad humana y dentro de ésta la administrativa, ha sufrido profundas transformaciones, que han cambiado su aspecto o fisonomía tangible a la par de la manera en que la ciencia la explica.

Estos cambios y transformaciones teóricas y empíricas del entorno, se resumen en dos categorías analíticas, para cada uno de los planos: la Postmodernidad y la Globalización.

Definitivamente, las características de los actuales escenarios nos presentan grandes cambios en todos aquellos recursos que componen a una empresa, que inciden en el comportamiento, vida de ellas, producto de la competitividad, en donde la globalización, a través de sus actores, por ejemplo, el Estado, inciden en las empresas, organizaciones, conllevando a que la gerencia sepa interpretar, contrarrestar sus efectos negativos, dándole paso así a que se genere un nuevo paradigma.

De aquí que como resultado, no nos debe sorprender como señalan Alexei E. Guerra Sotillo y Alexis Guerra Córdova , el que adelantos científico-técnicos y administrativos den paso a una concepción de la organización que, a fin de adaptarse al entorno, tiende más a la horizontalidad, ha atenuado la presión rígida de la autoridad, tiende a la desburocratización, privilegia el recurso humano sobre el recurso material o de capital, busca respuestas rápidas y certeras al mercado y configura las relaciones de su estructura en función del elemento tecnológico, en medio de la valoración creciente del conocimiento (valor intangible) como verdadera fuente de valor, que tiende a restarle importancia más no presencia a los activos fijos (valores tangibles).

La gerencia debe considerar además en este nuevo paradigma emergente que como bien se cita, la relativa estabilidad y predictibilidad que caracterizaron a la economía durante muchos años, manteniendo asegurados los patrones de consumo, los estándares de calidad y el grado de competencia, en la actualidad se han tornado en una complejidad que se resume en una palabra: incertidumbre.

En el caso venezolano que nos concierne, el riesgo, la incertidumbre es determinante, especialmente al rol del Estado, una variable circundante que conlleva a que la gerencia tome muy en cuenta a fin de determinar sus efectos, las amenazas, oportunidades, pero especialmente el hecho de que se actúa en un escenario turbulento.

El nuevo paradigma que está emergiendo, conlleva a reflexionar sobre las aportaciones de los autores señalados, que el paradigma empresarial en construcción y conformación actualmente, plantea variaciones en la fisonomía estructural y en los valores y concepciones que guiaron, décadas atrás, el funcionamiento de la organización empresarial.

El futuro avizora ya, según los indicios y tendencias percibidas en el presente, además del replanteamiento de la idea de empresa, la consolidación de organizaciones que, asumiendo los contornos de la nueva organización, se diferenciará de los valores y objetivos de la clásica empresa lucrativa, para alcanzar finalidades en el ámbito del desarrollo social, y en un mercado que tiende a volverse más competitivo, pero cuyo éxito y equilibrio depende de una visión más humana del trabajo organizado, del desarrollo y de la creación y distribución de riqueza.

No cabe la menor duda nos señalan Alexei E. Guerra Sotillo y Alexis Guerra Córdova, que ante esta cambiante realidad y ante la emergencia de un nuevo paradigma organizativo, luce impostergable la exigencia de reducir la distancia entre teoría y realidad, a fin de que el desarrollo organizativo y el conocimiento administrativo que se aboque a estudiarlo, contribuyan a alcanzar el desarrollo social y humano, como última y principal finalidad del conocimiento.

Definitivamente, compartimos con los autores señalado, que el esquema de organización empresarial clásico, vigente por mucho tiempo, está siendo sustituido por un nuevo modelo de organización con un conjunto de características que colocan el énfasis en el plano subjetivo y humano, y en la flexibilidad ante la rapidez y vertiginosidad de los cambios en el entorno.

Frente a la empresa, surgen organizaciones no gubernamentales y de participación comunitaria, que con valores, concepciones y objetivos distintos, asumen los rasgos del nuevo paradigma empresarial para alcanzar eficientemente y con éxito sus objetivos.
 

Ing. Carlos Mora Vanegas - cmoraarrobapostgrado.uc.edu.ve   camv12arrobahotmail.com 

El Dr. Mora es Ingeniero - Administrador, Profesor Titular en el Área de estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo (Venezuela)

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.