Los valores compartidos: Una herramienta para legitimar la implementación de la dirección estratégica en nuestras empresas 2

Autor: MSc. Guillermo A. Ronda Pupo

Ética y valores organizacionales

06 / 2001  

Con el desarrollo acelerado de las técnicas de dirección en la segunda mitad del siglo XX en el mundo los directivos están cada vez más conscientes de la necesidad del liderazgo estratégico basado en los valores compartidos; pero en la mayoría de los casos esta realidad se queda al nivel ideal, pues en la práctica diaria se aprecia una dicotomía entre el discurso y la acción.

Debe tenerse en cuenta que si las creencias básicas y las actitudes de los miembros de una empresa no son compatibles con la necesidad del cambio, por muy bien formulado que esté el proceso de implementación de la dirección estratégica, éste no funcionará, ya que los directivos seguirán dirigiendo con las concepciones y patrones acumulados a lo largo de su experiencia;  con la diferencia que emplearán nuevas herramientas, o lo que es lo mismo,  “Se sigue haciendo lo cotidiano con una nueva tecnología”. Esta actitud se le denomina disonancia cognitiva. 

En cualquier organización que se implemente la dirección estratégica si no se logra estabilizar la cultura, lo cual significa que exista una correspondencia entre las creencias básicas, las normas y las actitudes de la mayor parte de sus integrantes con los valores instrumentales necesarios, el cambio que se persigue con dicha implementación no tendrá los resultados esperados. Es por ello que en muchas ocasiones se escucha a investigadores plantear el fracaso de la dirección estratégica en empresas que se implementa pero en realidad lo que ha ocurrido es que se han empleado las herramientas de la dirección estratégica sin realizar el cambio cultural necesario o lo que es lo mismo se realizó un cambio al nivel explícito.

Edgar H. Schein [5] plantea que la cultura de toda empresa está compuesta por dos niveles esenciales. Ver figura 2.  

Figura No 2. Niveles constituyentes de la cultura de una empresa según Edgar Schein

Fuente. La Dirección por Valores. Salvador García y Shimon Dollan. [1998] p 33.

1. El nivel de lo que se piensa en la empresa. Este se encuentra  implícito y está constituido por las creencias y supuestos básicos de los miembros de la empresa y sobre todo los valores esenciales de los mismos, definiendo estos últimos como los valores primarios de la cultura predominante. Salvador García y Shimon Dollan [6] hacen referencia a los valores  primarios definiéndolos como la personalidad de la empresa considerando una manera psico literaria adecuada para tratar el término al considerarse la empresa como un ser vivo.

2. El nivel explícito u observable. Este se subdivide en dos más:

a) Lo que la empresa hace. Está constituido por los procedimientos, conductas, organigramas, rituales y tecnología de la organización.

b) Lo que la empresa aparenta que es. Imagen externa en general (logotipo, edificios, ubicación)

Página 2 de 4 Siguiente

5 Edgar Schein. [1988], Cultura Empresarial y Liderazgo./ Barcelona, Plaza & Janes. pp 4- 250

6 García, Salvador. [1999], La Ddirección por Valores./ Salvador García y Shimon Dollan./ SPI, La Habana. 307 pp..

 

MSc. Guillermo A. Ronda Pupo

grondaarrobaesihl.colombus.cu

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.