Uruguay y su gente en la sociedad del conocimiento

La Sociedad mundial vive un cambio de paradigma, se terminó la sociedad industrial para vivir en la Sociedad del Conocimiento.

El Uruguay como país debe ingresar a esa etapa si desea lograr ocupación genuina de sus habitantes y no seguirlos expulsando en busca de mejores oportunidades de vida a otros países.

Para ingresar en esta fase, el país cuenta con grandes ventajas. El buen nivel educativo de su gente y la muy buena infraestructura comunicacional que posee. Pero ello no es suficiente, se requiere capacitación específica relativa a las nuevas tecnologías. Esta capacitación no es exclusivamente en las propias tecnologías sino en saber usarlas y vivir y trabajar en el nuevo ambiente que se crea y se vive a partir de ellas.

Se deben formar “Teletrabajadores”. Ello significa gente con determinadas aptitudes y actitudes.

Aptitudes que les permitan brindar servicios pasibles de ser comercializados en la red de internet.

Todos los servicios profesionales universitarios tradicionales (Medicina, Ingeniería, Arquitectura, Derecho, etc.) y quizás más, los no tradicionales (Comunicación, Diseño, Software, etc.) son aptos para comercializar a través de la red.

También hay múltiples profesiones que encuentran en internet una herramienta excepcional para comercializar sus productos, como ser: traductorados, guionistas, dibujantes, mecánicos dentales, y muchas más, que la imaginación de los habitantes del país les dará su límite.

Pero no alcanza con tener una aptitud a comercializar en la red, también se requiere de una actitud (la manera homogénea como respondemos frente a determinadas personas, hechos o cosas, en este caso frente a condiciones muy particulares de trabajar). Porque es necesario ser responsables, saber administrar el tiempo, saber autodirigirse, automotivarse y administrar las relaciones y el trabajo. No va a haber nadie que nos diga lo que tenemos que hacer, nadie nos va a estar controlando. Nos van a medir sólo por nuestros resultados, si hicimos o no hicimos el trabajo y cómo y en cuánto tiempo lo hicimos.
Ambos factores (aptitudes y actitudes) se aprenden y si les sumamos el uso de las nuevas tecnologías (básicamente internet), tendríamos como resultado la formación de teletrabajadores.

Porque la tecnología está disponible en el país y a un costo accesible.

Por $ 15 (U$S 0.55) y a veces por menos también, se tiene una hora en un cyber café, con toda la infraestructura y el apoyo técnico necesario. Porque el teletrabajo NO es trabajar desde la casa. Esa es sólo una forma de hacerlo. Teletrabajo (trabajo a distancia) es trabajar desde el lugar en que se esté y se cuente con la infraestructura necesaria para ello (hogar, cyber café, Centro de trabajo de la empresa o de empresas de servicios, Antel, etc.)

I. Los teletrabajadores como…..

A. Factor de competitividad de las empresas

El concepto de “puesto de trabajo” se ha perimido. Las organizaciones requieren que se realicen determinadas tareas y para ello contratan los trabajadores más aptos en las condiciones más económicas para ellas. Las condiciones más económicas para ellas, significa que los trabajadores a igual tarea realizada, les signifiquen menores erogaciones a la empresa en sentido amplio (salario y prestaciones, energía, teléfono, amortización de equipos e infraestructura locativa, etc.). Dichos ahorros, se orientan a brindarle competitividad global a las empresas, ya sean exportadoras o para mercado interno, por lo que su subsistencia permite que se mantenga la necesidad de ciertas tareas y por ende la necesidad de trabajo para los habitantes del país, porque de lo contrario, se contratarán de afuera o las empresas se irán. Esto puede dar origen a que las personas trabajen para más de una empresa nacional al mismo tiempo e inclusive para alguna extranjera y que también se conformen empresas con una alta realidad virtual, que brinden servicios (Secretarias virtuales, Traductoras virtuales, etc.) al libre mercado.

B. Exportación de servicios

Los trabajadores independientes, trabajadores por su cuenta, tanto de profesiones tradicionales como las que no, tienen el mercado mundial para vender sus servicios. Los que no saben otro idioma, hay cuatrocientos millones de hispano parlantes que requieren todos los servicios que los hombres y las empresas requieren y que se pueden brindar a distancia.

Para los que saben inglés el mundo no tiene límites.

La capacitación para estas situaciones requiere que se tenga en cuenta además de las propias tecnologías, las nuevas condiciones de trabajo en lo que tiene que ver con las diferentes culturas, idiomas, modismos y las situaciones que se crean (vender, negociar, comprar en forma NO presencial y sin verle quizás, nunca la cara al otro).

C. Generación de empleo (C=A+B)

Con empresas competitivas a nivel global, estamos asegurando su supervivencia y por ende la necesidad que se cumplan tareas en ellas. Si los uruguayos están capacitados, las empresas nacionales los contratarán.

También podrán ser contratados por empresas extranjeras en régimen de dependencia o vender sus servicios en forma independiente, con lo que la disponibilidad de trabajo para los habitantes del país se incrementará.

Siendo realistas, se sabe que No todo el mundo puede teletrabajar ya sea por falta de aptitudes para ello o por problemas de actitud.

También se sabe que la ocupación general del país depende de muchos otros factores y que esto no es la solución total.

No obstante, en los últimos tres años, sólo EE.UU. “exportó” trecientos mil puestos de trabajo que fueron a parar fundamentalmente a la India y algo a Rusia. Dicha exportación de puestos de trabajo, fue tema de la reciente campaña electoral y por suerte el candidato que perdió, era el que prometía impedir que eso siguiera sucediendo.

Ahora se espera que EE.UU. exporte cinco millones de puestos de trabajo en los próximos tres años.

En una Unión Europa con una moneda cara, debe estar sucediendo algo parecido.

II. Se piensa entonces…..

Se piensa entonces en un Programa de Difusión y Capacitación en las nuevas tecnologías aplicadas al trabajo, Teletrabajo. Éste permitiría llegar a un número de compatriotas suficiente, para que aprovechen las oportunidades que el mundo les está presentando.

Como beneficios adicionales del teletrabajo, cabe mencionar los menores desplazamientos de la gente y con ello los ahorros de energía y la menor polución generada por esos menores desplazamientos vehiculares.

También apoya la descentralización del país, pues el Teletrabajo trae implícito en si mismo esa condición.

En un país tan pequeño como el Uruguay es de una inequidad que resulta poco ética, que para disponer de mayores oportunidades haya que vivir en Montevideo.

En el caso de la fuerza laboral femenina, donde las sociedades asignan preferentemente ciertos roles a las mujeres, le facilitan la mayor cercanía de los hijos y las tareas domésticas.

III: La tarea

Se piensa que esa tarea no es para una sola organización, sería descabellado, irreal y soberbio pensarlo.

De ahí que sea necesario implementar una política de alianzas entre diferentes organizaciones que compartieran alguno o todos los objetivos perseguidos en este propósito (Universidades, Instituciones de capacitación, cámaras empresariales, asociaciones profesionales, empresas comerciales, organizaciones ligadas a la nueva economía, instituciones del tercer sector, etc.).

La tarea entonces a cumplir por el Programa de Difusión y Capacitación en las nuevas tecnologías aplicadas al trabajo, Teletrabajo, sería en realidad la de ser un gran paraguas bajo el cual se integran todos estos diferentes actores sociales, empresariales y universitarios, etc., para que en conjunto desarrollen el Teletrabajo en Uruguay, cada cual en su ámbito de actuación y persiguiendo sus propósitos particulares.

Esto a su vez, generaría sinergias en toda la red y evitaría hegemonismos, y la creación de “chacras” tan corrientes por esto lados.

IV: Alcance

El alcance socio económico que tendría esta tarea, involucra a todos los uruguayos en condiciones de teletrabajar. Esta cifra que no es fácil de relevar si tenemos en cuenta el sin número de aptitudes de los nacionales, cantidad que se vería relativizada por las actitudes imprescindibles.

Si consideramos todos los compatriotas que han emigrado en los últimos años, que en su gran mayoría lo han hecho a pura “audacia” y sin nada seguro, alejándose de la familia y amigos, sobreviviendo varios meses con sus ahorros y bajo grandes condiciones de incertidumbre sobre su futuro y en algunos casos en situaciones de carencias de todo tipo, los invitamos a que “emigren a buscar trabajo” por la red, cerca de su familia y amigos, manteniendo sus costumbres, pero con mucha disciplina y responsabilidad, que comienza por capacitarse y formular un plan de acción.

Si tienen ahorros que los guarden, sólo deben invertir quince pesos la hora en un cybercafé, pero esta vez con fines laborales. Luego quizás, cuando consigan “clientes”, les resultará económico tener su propio PC instalado en el lugar que le resulte más cómodo.

Luego de lo expuesto, creo sin duda que estamos frente a un problema que el país debe encarar, no es otra cosa que un problema del Uruguay y su gente.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

0
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Rubio Rafael. (2010, septiembre 29). Uruguay y su gente en la sociedad del conocimiento. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/uruguay-gente-sociedad-conocimiento/
Rubio, Rafael. "Uruguay y su gente en la sociedad del conocimiento". GestioPolis. 29 septiembre 2010. Web. <https://www.gestiopolis.com/uruguay-gente-sociedad-conocimiento/>.
Rubio, Rafael. "Uruguay y su gente en la sociedad del conocimiento". GestioPolis. septiembre 29, 2010. Consultado el 12 de Diciembre de 2019. https://www.gestiopolis.com/uruguay-gente-sociedad-conocimiento/.
Rubio, Rafael. Uruguay y su gente en la sociedad del conocimiento [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/uruguay-gente-sociedad-conocimiento/> [Citado el 12 de Diciembre de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de moja2 en Flickr