Tendencias en el sector del transporte

  • Economía
  • 14 minutos de lectura

Introducción a la prospectiva del transporte

El desarrollo histórico del transporte ha llevado a largo plazo a plantear líneas estratégicas, debido a los avances de la ciencia y la tecnología. El sentido hacia el cual se orientan las innovaciones previsibles y en gestación, perfila un sistema en el cual los vehículos y su operación resultan más baratos, veloces, capaces, seguros y limpios desde el punto de vista ambiental. El transporte se orientará hacia la búsqueda de beneficios tales como:

El aumento de la seguridad en las vías y vehículos mediante el uso de dispositivos técnicos.

La reducción de contaminantes a través de una operación más eficiente del sistema de transporte, basada en el uso de sistemas avanzados para su administración; la reducción en el consumo de combustible gracias a la tecnología de los componentes, materiales y diseño de los vehículos; así como el uso de combustibles alternativos menos contaminantes, incorporando innovaciones en este campo a vehículos de nueva generación; disminución de costos totales de operación vehicular y por unidad de carga o pasajero transportado y, en consecuencia, menores precios a los usuarios, debido a la mayor eficiencia y capacidad de los vehículos.

La incorporación de las telecomunicaciones y la informática en los sistemas de transporte ha dado lugar al concepto de los llamados Sistemas Inteligentes de Transporte, SIT, (ver Tabla 1.), que hacen factible una gestión dinámica, en tiempo real, de sistemas de alta complejidad y se espera que, con su aplicación a vehículos, rutas e interfases con los operarios y usuarios, se conformen sistemas que conduzcan, entre otros beneficios, una reducción en los costos totales de operación, que reditúe entre tres y cinco veces la inversión inicial, sin tener que construir una nueva infraestructura.

Tabla 1.

Penetración del 5% y del 50%.
Sistemas Inteligentes de Transporte, SIT, en el mercado.
SISTEMA 5% 50%
Información sobre tráfico en tiempo real 1996 2007
Información estática 2000 2011
Llamadas de emergencia 1998 2010
Guía dinámica de ruta 2000 2020
Aviso de colisión 2002 2013
Control de viaje inteligente 2004 2015
Frenado de seguridad automático 2008 2020
Frenado en calzada autónoma 2012 2032

Los SIT tienen seis componentes orientados a mejorar la operación de los modos de transporte carretero, manejo de tráfico, información para viajeros, vehículos comerciales, transporte público, control de vehículos y transporte rural.

Servicios de transporte

Transporte carretero

Mientras que el transporte carretero siga consolidándose como el elemento fundamental del sistema de transporte nacional y se expanda la cobertura de redes de infraestructura, el énfasis en la política de transporte tendrá que orientarse cada vez más hacia el óptimo aprovechamiento de la capacidad instalada y un mayor control y mitigación de los efectos nocivos del transporte. Dentro de ese escenario, serán amplias las posibilidades de aplicación de tecnologías y procedimientos de trabajo basados en los SIT, que, mediante una combinación de tecnologías provenientes de las telecomunicaciones, la informática y la ingeniería de sistemas, hacen una gestión dinámica, en tiempo real, de sistemas de alta complejidad.

En el sector transporte ya está en marcha la aplicación de estas tecnologías, sobre todo en los países más avanzados. Algunos ejemplos de aplicaciones exitosas se encuentran en los campos de control del tránsito, sobretodo en recorridos urbanos; el suministro de información en tiempo real al público usuario; sistemas de navegación y seguimiento de vehículos y cargas en tránsito; así como administración de sistemas de estacionamientos; y sistemas de pago de servicios de transporte en función directa de la intensidad de uso. En el caso de las autopistas de concesión, las aplicaciones más comunes de estas tecnologías se encuentran en áreas como los sistemas electrónicos de cobro y facturación de peajes, la supervisión funcional de los costos, la vigilancia de la operación y la provisión de respuestas ante emergencias.

Transporte ferroviario

En el caso del transporte ferroviario, por su capacidad para incrementar el servicio a los usuarios y la productividad de la industria, es deseable el uso del sistema de control positivo de trenes, que permitirá localizarlos inmediatamente por medio del sistema de Posicionamiento Global vía Satélite, GPS. Este se alimentará de información enviada por computadoras ubicadas a bordo de las locomotoras, cada una de las cuales se enlazará, a través de una red de radio digital, con la estación central de control.

Además de incrementar la protección de los trabajadores que realizan labores de mantenimiento de la red, el monitoreo permanente realizado por este sistema permitirá asegurar que los trenes operen dentro de los parámetros establecidos.

Serán comunes el uso de fibra óptica para detectar fallas en los rieles y el seguimiento y rastreo de la carga mediante sistemas de información vía Internet. Otras innovaciones que se destacarán por sus efectos favorables sobre trenes, aviones y buques de dimensiones y equipamiento superiores a los actuales son, por ejemplo, la corrida de trenes largos, de más de dos kilómetros, los ofrecerán, entre otras, las siguientes las ventajas: Movilización de mayores volúmenes de carga en las líneas que se encuentran congestionadas; no se requiere construir ni operar cruces o dobles vías; ahorro en términos del número de conductores o maquinistas, así como de locomotoras, lo cual es importante en aquellos casos donde la fuerza tractiva no es explotada cabalmente por los trenes que están en servicio. En Colombia se tendrá que construir la infraestructura adecuada a este sistema si se quiere salir del subdesarrollo y la incompetencia internacional, mediante una política acertada de transporte.

Dentro de la nueva tecnología existente, se destacan los trenes de contenedores equipados para viajar, tanto en carretera como en plataformas de ferrocarril. En ciertas partes del mundo, existen proyectos que para el año 2020 permitirán el movimiento de cien trenes al día por línea. Respecto a los trenes de pasajeros, antecedidos por el tren bala en otros países, en la actualidad se encuentran en operación algunos que alcanzan velocidades de 350 kilómetros por hora, mientras que se están desarrollando otros que operarán a 500 kilómetros por hora.

Transporte aéreo

El transporte aéreo cuenta con aeronaves cada vez más veloces y de mayor capacidad, que redundan en un mejor servicio. Existen aviones que, con capacidad de 555 pasajeros y autonomía de vuelo por 10.400 kilómetros, reducen en un 35% los costos de operación. Por su mayor tamaño, las nuevas aeronaves permitirán satisfacer las necesidades de las compañías aéreas, reducir la frecuencia de vuelos y contribuir a minimizar las demandas de capacidad aeroportuaria y de espacio aéreo.

En las aeronaves, el crecimiento en el peso y la mayor envergadura y separación entre ruedas exteriores del tren de aterrizaje principal, llevarán a modificar en los aeropuertos el diseño geométrico y estructural de las pistas, calles de rodaje plataformas y puertas de salida y llegada en el edificio terminal de pasajeros.

Así mismo, en este último, para adaptarse al creciente número de pasajeros deberán ampliarse los sistemas de despacho y trámites de equipaje, así como las áreas de seguridad. Por su parte, las instalaciones circundantes al aeropuerto requerirán un sistema multimodal metropolitano que permita reducir la congestión que previsiblemente se dará en torno a él. La intensidad en la demanda conducirá, similarmente, a modificar las características de las vías de acceso y a construir estacionamientos de gran capacidad.

Se especula que el desarrollo de los GPS tendrá como consecuencia un aumento en la capacidad de la aviación y menores requerimientos de infraestructura en pistas de aterrizaje. Para acceder a un transporte aéreo más eficiente y competitivo, todo ello deberá ser considerado en la construcción y modernización de los principales aeropuertos colombianos.

En cuanto a los sistemas de navegación aérea futuros, los compromisos internacionales contraídos por los gobiernos como estados miembros de Organización de Aviación Civil Internacional, OACI, señalan que en el año 2025, muchos países habrán adoptado el sistema mundial de navegación por satélite (GNSS). Esta norma establece, además, los lineamientos para la selección, instalación y certificación de los equipos a bordo de las aeronaves.

Los equipos GPS serán certificados por la autoridad aeronáutica, tomando como base el ordenamiento técnico para su uso bajo reglas de vuelo por instrumentos. Se prevé que los receptores contengan la función de comprobación autónoma de integridad, que tengan la capacidad de enlazarse con el sistema de navegación integrado de la aeronave y que incluyan una base de datos de navegación actualizada.

El GPS abre entones la posibilidad de un nuevo entorno automatizado para la navegación aérea, que repercutirá en la reducción del uso de las aeronaves y de su consumo de combustible, como resultado de cubrir las rutas en forma más directa. Sobre todo, aportará importantes beneficios para los usuarios en cuanto a la seguridad de los vuelos, la eficiencia operativa, la utilización del espacio y confiabilidad del control del tránsito aéreo.

Transporte marítimo

También el transporte marítimo obtendrá ventajas por el uso de los sistemas inteligentes de transporte, SIT, que se usarán para administrar las bodegas de los buques, maximizar su estabilidad, reducir al mínimo los movimientos necesarios para el manejo de la carga durante las operaciones de estiba y desestiba, identificar eficazmente el posicionamiento de los contenedores de refrigeración y aislar la carga de materiales peligrosos.

Por otro lado, este modo de transporte presenta relevantes economías de escala, lo que ha llevado a la construcción de nuevos barcos para transportar cantidades crecientes de contenedores. Existen barcos en operación que cargan más de 4.800 TEUS (unidades equivalentes a contenedores de 20 pies de largo) y se habla desde ahora de una quinta generación de buques porta-contenedores, debido a la persistencia de los grandes operadores marítimos por encargar a los constructores naves más grandes y rápidas, para ser más competitivos. Ya es, prácticamente, una realidad la construcción de embarcaciones Post-Panamax, con capacidad cercana a los 7.000 TEUS.

Esta modalidad de buques desarrollará sus servicios en rutas seleccionadas de comercio exterior y demandará mayores profundidades en los puertos, por lo que, si lo llegan a justificar los volúmenes de carga intercambiados vía marítima por Colombia, deberá considerarse la construcción o modernización de la infraestructura portuaria. El hecho de recibir buques de mayor calado implicaría, además, la necesidad de ampliar otras capacidades de los puertos, indispensables para operar eficientemente cantidades superiores de contenedores: Las de los patios y los equipos de maniobra en ellos; las de carga y descarga; y, para evitar congestionamientos, las de volumen y frecuencia de movilización de los cargamentos por medio de transportes terrestres.

Así mismo, en los puertos, los sistemas inteligentes son útiles para optimizar el espacio en terminales, la estiba de contenedores de diferentes longitudes, hacer diferente uso y la programación del mantenimiento y reparación del equipo. Así, el desarrollo en materia portuaria, en lo que respecta a las innovaciones en carga y descarga, intercambio electrónico de información y accesos más expeditos a trenes y camiones de carga de contenedores, permitirá una eficiencia en tiempo inédita. En suma, los avances tecnológicos que permitirán automatizar, tanto los barcos como las instalaciones portuarias, brindarán también una importante reducción de costos.

Los sistemas inteligentes se utilizarán en el transporte intermodal para identificar por medio de sistemas GPS, la ubicación y carga de los contenedores en la cadena de transporte, ya sea en el trayecto o en los patios de terminales, en intervalos predefinidos de tiempo o en tiempo real, con ventajas para la planeación de las operaciones de manufactura, transformación y comercialización de productos, por parte de los dueños de las mercancías.

Transporte en dirigibles

Entre otras innovaciones tecnológicas, en la actualidad existe un resurgimiento mundial de los dirigibles. Se prevé que comenzarán a operar en la primera década del siglo XXI. Hoy en día existen aproximadamente 15 fabricantes, ubicados en 10 países.

Se espera que los dirigibles se constituyan en medios importantes de transporte. Sus ventajas sobre los aviones y helicópteros se derivan de su demanda de potencia, la poca contaminación ambiental que generan y sus costos de operación relativamente bajos. Sus diseños tienen ahora sólidas bases científicas y técnicas en muchos países. En todos los campos de uso de aviones y helicópteros que no demandan altas velocidades, los dirigibles pueden trabajar en forma satisfactoria.

Se trata de naves que cumplen con una función que no puede ser cubierta por las aeronaves de ala fija o rotativa. Sus capacidades para volar bajo y despegar y aterrizar verticalmente los hacen adecuados para lugares donde otras aeronaves no pueden operar. Sus principales ventajas radican en que pueden quedar suspendidos en el aire y en que demandan una infraestructura relativamente modesta, así como escaso personal. En contraparte, su gran tamaño y su vulnerabilidad climática constituyen desventajas que le imponen límites a su potencial de uso.

Finalmente, todos en los modos de transporte, además de ser aportados por la automatización de vehículos e instalaciones, así como por el desarrollo de las comunicaciones y la informática, existe un importante beneficio originado en las innovaciones tecnológicas relacionadas con el manejo de la información. Se dispondrá de mejores instrumentos de comunicación que habrán de traducirse en una mayor eficiencia del desempeño logístico.

Taxi individual

Un nuevo sistema de transporte rápido de personas comienza a experimentarse el año próximo en la ciudad inglesa de Cardiff. Se trata de un modelo de taxi automático que, en forma de cabinas eléctricas, recorre sobre neumáticos unos trayectos elevados asociados a una serie de estaciones de acceso repartidas por toda la geografía urbana. A esta red están vinculadas una gran cantidad de estaciones de acceso, en forma parecida a la red de autobuses tradicional, con paradas en cualquier parte de la ciudad.

El invento triplica el ahorro de tiempo y energía frente al autobús y los coches tradicionales, no engendra ningún tipo de polución, por tanto, nada impide a las empresas que actualmente están construyendo grandes y costosos sistemas de metro automático, desarrollar un sistema de tipo auto taxi.

Este taxi automático promete revolucionar el sector del transporte urbano de pasajeros. Se trata de un pequeño vehículo, denominado Ultra, capaz de transportar hasta cuatro personas de un lado a otro de la ciudad hasta el destino fijado por el usuario. En realidad se trata de un sistema de transporte público tradicional que aumenta considerablemente su flexibilidad. Resulta particularmente útil para agilizar el tráfico rodado en el centro de las grandes ciudades, objetivo de muchas administraciones municipales.

Como ya ocurre en algunas ciudades, si las restricciones al tráfico aumentan, este sistema permitirá a muchos usuarios dejar su automóvil en las afueras y realizar los desplazamientos urbanos en auto taxis, válidos también para el transporte de mercancías de determinado volumen (hasta 800 kilos).

Transporte masivo/Colectivo

Política activa con relación a la disminución del transporte individual promocionando el masivo y el colectivo. En esta dirección están, entre otras medidas, tales como: “Autobús turístico” (reduce autobuses semi-vacíos, coches de alquiler, entre otros), estaciones de conexión modal, consolidación de viajes a destinos turísticos similares a través de compartir datos entre hoteles, confortabilidad de los servicios públicos, rutas turísticas organizadas, caminando, entre diferentes opciones.

Se utilizarán tecnologías dirigidas a la potenciación de las redes existentes de transporte, siempre y cuando sean compatibles con los otros requisitos, en aras a minimizar las necesidades de nuevas infraestructuras. Disminuir tratamientos separativos de infraestructuras, ya que un tratamiento conjunto en el diseño de las infraestructuras para servicios y transportes, puede minimizar los costos de pavimentos y reducir la superficie impermeable que ahora se ocupa.

Infraestructuras

Las propuestas tecnológicas en este campo deben orientarse hacia una racionalización de la gestión de las diferentes redes existentes y un planteamiento más globalizador de las redes nuevas. En estas direcciones se propone:

Racionalización en la gestión de redes

Catalogación, restauración y reutilización de redes viales antiguas para usos turísticos (ejemplo: vías de tren en desuso). Técnicas de inspección y mantenimiento de redes que disminuyan las pérdidas como, por ejemplo, técnicas internas (robots) o externas (radar) para detectar fugas de agua en tuberías. Estudios de viabilidad de reciclado de materiales procedentes de variaciones en el trazado de una antigua vía para la nueva. Agregación de prestaciones a las redes ya existente, con mínimas modificaciones (ejemplo, incorporación de carriles para bicicletas).

Planteamiento global en nuevas redes

Análisis de viabilidad de disposición de galerías de servicio conjuntas para varios de ellos, pudiendo emplear la parte superior, con una capa de rodadura como vial para peatones o bicicletas.

En vía de tráfico intenso, elección de materiales tanto para bases como para capas de rodadura atendiendo a criterios ambientales, aparte de cumplir las funciones básicas asignadas, como es el caso de pavimentos drenantes. El mayor uso del concreto hidráulico en la construcción de carreteras de altas especificaciones contribuirá, similarmente, a optimizar los tiempos de recorrido y los costos, tanto de operación vehicular como de mantenimiento de las vías.

Los sistemas de optimización de trazados atenderán también a criterios ambientales, como, por ejemplo, potenciar sistemas de gravedad en las redes de transporte de fluidos, o reducción de longitudes en las redes, compatible con otros criterios.

Autopistas con tecnologías SIT

En el caso de autopistas, las aplicaciones más comunes utilizarán las tecnologías SIT en áreas, cobro y facturación de peajes, supervisión funcional de las casetas, la vigilancia de la operación y la provisión de respuestas antes eventuales emergencias. Tal es el caso de tecnologías de diseño, construcción y operación de túneles carreteros y de estructuras complejas para la operación de puentes, así como el uso generalizado de materiales nuevos, mejorados y de equipos y procedimientos de construcción en diversos tipos de obras.

A mediano plazo se advierten cambios espectaculares en la naturaleza de los vehículos que se utilizan en la actualidad para el transporte carretero, aunque indiscutiblemente continuarán introduciéndose innovaciones que procurarán su mejoramiento sistemático.

Algunas tendencias que impactarán en las características de los vehículos del futuro son: La búsqueda de crecientes niveles de seguridad para los tripulantes; la elevación del rendimiento energético de los vehículos; la menor emisión de contaminantes ambientales; la introducción gradual de vehículos propulsados por fuentes alternativas de energía, tales cono el gas natural o la energía eléctrica, y la oferta de sistemas de navegación e información dentro de los mismos vehículos.

Conclusiones y recomendaciones

El transporte se encuentra en permanente evolución, pero gracias a la implementación de tecnologías aún más desarrolladas; éstas jalonan las posibilidades de un futuro mucho más evolucionado, complementado al descubrimiento de nuevos materiales aplicados a la construcción de vehículos más livianos, resistentes, ligeros, menos contaminantes, más cómodos, flexibles y funcionales, permitiendo la generación de operaciones basadas en el conocimiento.

En Colombia se debe implementar, cuanto antes, una política de transporte futurista, que le permita salir del subdesarrollo y la incompetencia, mejorando lo presente, pero proyectando el futuro con base en los beneficios de la economía del transporte y el desarrollo logístico, permitiendo establecer bases para lograr también involucrarse de manera eficiente en los convenios multilaterales de comercio, como contexto indispensable para el crecimiento económico dentro del esquema de globalización.

La gestión del transporte no sólo debe ser un compromiso del Gobierno, a través de una política de Estado; pues allí también tienen una enorme responsabilidad los directivos y gerentes comprometidos con la transformación de las organizaciones actuales, generando empresas evolucionadas, cuya gestión empresarial conlleve resultados financieros ajustados a la expectativas de los inversionistas, gestionando estrategias de productividad y competitividad, maximizando la eficiencia operativa y mejorando en la calidad de los servicios de transporte y el nivel de vida de las ciudades.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Correa Edgar. (2011, marzo 2). Tendencias en el sector del transporte. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/tendencias-sector-transporte/
Correa, Edgar. "Tendencias en el sector del transporte". GestioPolis. 2 marzo 2011. Web. <https://www.gestiopolis.com/tendencias-sector-transporte/>.
Correa, Edgar. "Tendencias en el sector del transporte". GestioPolis. marzo 2, 2011. Consultado el 19 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/tendencias-sector-transporte/.
Correa, Edgar. Tendencias en el sector del transporte [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/tendencias-sector-transporte/> [Citado el 19 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de mikebaird en Flickr
DACJ