Tecnologías crediticias en las microfinanzas del Perú

Introducción

Existen planteamientos distintos respecto del objetivo de las microfinanzas, en general y del microcrédito, en particular.

52-el-credito-para-el-desarrollo-economico-en-el-peru

Mientras algunos sostienen que este último debe asumir una función en la reducción de la pobreza, otros argumentan que su objetivo debe ser la sostenibilidad financiera y, de esta forma, lograr el acceso de la población de bajos ingresos a este tipo de servicios, sin afectar la viabilidad de los prestamistas en el largo plazo.

Un análisis de la oferta de microcrédito revela que los prestamistas formales muestran una falta de interés en el sector, debido al alto riesgo que representa y que el acceso al microcrédito está restringido a aquellos que están dispuestos a afrontar elevadas tasas de interés.

Sin embargo, existe un problema con este análisis: no toma en cuenta que las tecnologías crediticias tradicionales del sector formal, no son las más adecuadas para brindar servicios al sector de bajos ingresos. En este sentido, esta visión errónea podría llevar a tomar malas decisiones de política de parte de las entidades que manejan el tema.

El reto para lograr que los sectores de bajos ingresos puedan acceder al crédito es adecuar la tecnología crediticia al contexto de este sector. En general, las instituciones crediticias deben encontrar formas de estimar la capacidad y voluntad de pago de este tipo de demandantes, así como brindar los incentivos necesarios para fomentar el cumplimiento de los compromisos.

El presente artículo tiene como propósito analizar las tecnologías crediticias que utilizan los distintos prestamistas en sus transacciones de crédito, bajo la hipótesis que un mismo prestamista puede utilizar más de una tecnología crediticia a la vez.

¿Qué hay detrás de las fronteras de tecnologías crediticias eficientes?

Las tecnologías crediticias son un conjunto de acciones y de procedimientos que se llevan a cabo para dar paso a una transacción crediticia. Ellos involucran la evaluación de la capacidad y voluntad de pago del potencial cliente, el monitoreo del crédito, la creación de incentivos para el cumplimiento de los pagos y la diversificación de la cartera para hacer frente al riesgo.

La eficiencia de una tecnología dada depende de dos condiciones. Primero, la tasa de recuperación debe permitir la sostenibilidad de la institución microfinanciera (IMF). Segundo, los costos de transacción que la tecnología determina para los prestatarios deben ser lo suficientemente bajos para no desincentivar a los clientes.

Como consecuencia de lo anterior, se puede definir el límite de la tecnología como el umbral a partir del cual un mayor monto colocado por el analista de créditos genera una tasa de morosidad mayor que la que la institución tiene en promedio. Es importante reconocer, sin embargo, que no existe una tecnología óptima única, sino que se tiene una frontera de tecnologías eficientes, entre las que los prestamistas pueden elegir, de acuerdo con el tipo de cliente, la plaza en la que opera, etc.

Un aspecto importante a tomar en cuenta en la evaluación de las tecnologías es la forma en la que estas afrontan los sucesos inesperados (shocks). Dichas tecnologías deben ser lo suficientemente flexibles para enfrentar los efectos que los shocks en cuestión tienen sobre la capacidad de pago de los clientes de la entidad prestamista.

Las transacciones de crédito en los sectores de bajos ingresos: análisis y características

En un esfuerzo por conocer la situación del acceso al crédito y las características de las transacciones crediticias de la población de menores ingresos, se hizo uso de una encuesta realizada por la Corporación Financiera de Desarrollo (Cofide) a 900 hogares de distintas plazas. Del total, 589 hogares tuvieron acceso a crédito en el momento de la encuesta. El grupo que contó con mayor financiamiento fue el de los hogares rurales (73%), seguido de los comerciantes mayoristas (65,3%) y, finalmente, los microempresarios, con un menor nivel que los demás (50%) (véase el cuadro 1).

El análisis por fuente financiera, en general, muestra un mayor acceso a fuentes semiformales e informales, así como a formas mixtas de financiamiento. De las 976 transacciones registradas por los 589 hogares con crédito, el 50,2% se realizó a través de fuentes informales, el 31,3% mediante fuentes semiformales y solo el 18,5% por medio de fuentes formales. Es importante notar, sin embargo, que estos resultados son contrarios a los que se obtienen, si se analiza el monto de los créditos. De los US$ 970.941 prestados, el 41,8% fue otorgado por fuentes formales, el 38,9% por fuentes semiformales y el 19,3% por fuentes informales.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

1+
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Económica Y Social (CIES) Consorcio de Investigación. (2006, junio 24). Tecnologías crediticias en las microfinanzas del Perú. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/tecnologias-crediticias-microfinanzas-peru/
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Tecnologías crediticias en las microfinanzas del Perú". GestioPolis. 24 junio 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/tecnologias-crediticias-microfinanzas-peru/>.
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Tecnologías crediticias en las microfinanzas del Perú". GestioPolis. junio 24, 2006. Consultado el 14 de Septiembre de 2019. https://www.gestiopolis.com/tecnologias-crediticias-microfinanzas-peru/.
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. Tecnologías crediticias en las microfinanzas del Perú [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/tecnologias-crediticias-microfinanzas-peru/> [Citado el 14 de Septiembre de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de jeffanddayna en Flickr