Tecnologías crediticias en las microfinanzas del Perú

3939
3939
39
Economía y Sociedad 52, CIES, julio 2004
¿Operan las instituciones de microfinanzas en la frontera
de tecnologías crediticias eficientes?1
Hildegardi Venero  IEP
Introducción
Existen planteamientos distintos respecto del objetivo
de las microfinanzas, en general y del microcrédito,
en particular. Mientras algunos sostienen que este últi-
mo debe asumir una función en la reducción de la
pobreza, otros argumentan que su objetivo debe ser
la sostenibilidad financiera y, de esta forma, lograr el
acceso de la población de bajos ingresos a este tipo de
servicios, sin afectar la viabilidad de los prestamistas
en el largo plazo.
Un análisis de la oferta de microcrédito revela que los
prestamistas formales2 muestran una falta de interés en
el sector, debido al alto riesgo que representa y que el
acceso al microcrédito está restringido a aquellos que
están dispuestos a afrontar elevadas tasas de interés.
Sin embargo, existe un problema con este análisis: no
toma en cuenta que las tecnologías crediticias tradi-
cionales del sector formal, no son las más adecuadas
para brindar servicios al sector de bajos ingresos3. En
este sentido, esta visión errónea podría llevar a tomar
malas decisiones de política de parte de las entidades
que manejan el tema.
El reto para lograr que los sectores de bajos ingresos
puedan acceder al crédito es adecuar la tecnología
crediticia al contexto de este sector. En general, las
instituciones crediticias deben encontrar formas de
estimar la capacidad y voluntad de pago de este
tipo de demandantes, así como brindar los incenti-
vos necesarios para fomentar el cumplimiento de
los compromisos.
El presente artículo tiene como propósito analizar las
tecnologías crediticias que utilizan los distintos presta-
mistas en sus transacciones de crédito, bajo la hipóte-
sis que un mismo prestamista puede utilizar más de una
tecnología crediticia a la vez4.
¿Qué hay detrás de las fronteras
de tecnologías crediticias
eficientes?
Las tecnologías crediticias son un conjunto de acciones
y de procedimientos que se llevan a cabo para dar paso
a una transacción crediticia. Ellos involucran la evalua-
ción de la capacidad y voluntad de pago del potencial
cliente, el monitoreo del crédito, la creación de incen-
tivos para el cumplimiento de los pagos y la diversifica-
ción de la cartera para hacer frente al riesgo.
«El reto para lograr que
los sectores de bajos
ingresos puedan acceder
al crédito, es adecuar la
tecnología crediticia al
contexto de este sector»
1/ Resumen del documento titulado ¿Operan las instituciones
microfinancieras en la frontera de las tecnologías crediticias eficien-
tes? Un análisis de transacciones de crédito en los sectores de bajos
ingresos, desarrollado en el marco del concurso ACDI-IDRC 2001.
Podrá descargar la versión completa de este documento desde http:/
/www.consorcio.org/programa2001.asp
2/ Se define como prestamistas formales a las instituciones supervisadas
por la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS); como semiformales,
a aquellas que tienen algún nivel de formalización como acta de consti-
tución y/o RUC; y finalmente, se denomina prestamistas informales a las
que no se encuentran en ninguno de los grupos anteriores.
3/ Ello ocurre porque los costos y riesgos son elevados en los sectores de
bajos ingresos, de forma que las tecnologías crediticias del sector formal
no sean rentables. Véase González-Vega, Claudio (1998). Cobertura y
sostenibilidad de organizaciones financieras rurales. Metodología de
evaluación, trabajo sin publicar preparado para el proyecto sobre Prác-
ticas Prometedoras en Finanzas Rurales. San José, Costa Rica: Academia
de Centroamérica.
4/ En este análisis, incluir a las tecnologías crediticias permite expandir
los servicios financieros, evitar barreras a la entrada en este mercado y
hacer rentable la actividad del microcrédito.
4040
4040
40
Economía y Sociedad 52, CIES, julio 2004
5/ Es decir, el nivel de tasas de interés no debe ser muy elevado, el
requerimiento de garantías no debe ser excesivo y los servicios finan-
cieros deben ser atractivos, véase González-Vega 1998.
6/ Para el análisis de los hogares rurales, se tomó en cuenta el distrito de
Chepén (La Libertad) y el de Concepción (Huancayo). En el caso de los
comerciantes mayoristas, se registró información del mercado Mayorista
de Frutas Número 2, en Lima; así como, el mercado mayorista de Huan-
cayo. El estudio de los microempresarios se realizó sobre la base de la
encuesta a confeccionistas de calzado en Trujillo.
La eficiencia de una tecnología dada depende de
dos condiciones. Primero, la tasa de recuperación
debe permitir la sostenibilidad de la institución mi-
crofinanciera (IMF). Segundo, los costos de transac-
ción que la tecnología determina para los prestatarios
deben ser lo suficientemente bajos para no desin-
centivar a los clientes5.
Como consecuencia de lo anterior, se puede definir
el límite de la tecnología como el umbral a partir del
cual un mayor monto colocado por el analista de cré-
ditos genera una tasa de morosidad mayor que la que
la institución tiene en promedio. Es importante reco-
nocer, sin embargo, que no existe una tecnología óp-
tima única, sino que se tiene una frontera de tecnolo-
gías eficientes, entre las que los prestamistas pueden
elegir, de acuerdo con el tipo de cliente, la plaza en la
que opera, etc.
Un aspecto importante a tomar en cuenta en la eva-
luación de las tecnologías es la forma en la que estas
afrontan los sucesos inesperados (shocks). Dichas tec-
nologías deben ser lo suficientemente flexibles para
enfrentar los efectos que los shocks en cuestión tie-
nen sobre la capacidad de pago de los clientes de la
entidad prestamista.
Las transacciones de crédito en
los sectores de bajos ingresos:
análisis y características
En un esfuerzo por conocer la situación del acceso al
crédito y las características de las transacciones credi-
ticias de la población de menores ingresos, se hizo uso
de una encuesta realizada por la Corporación Finan-
ciera de Desarrollo (Cofide) a 900 hogares de distintas
plazas6. Del total, 589 hogares tuvieron acceso a cré-
Condición
Comerciantes mayoristas Hogares rurales Microempresarios Total
Casos % Casos % Casos % Casos %
Con crédito 196 65,3 293 73,3 100 50,0 589 65,4
- Formal 42 14,0 21 5,3 16 8,0 79 8,8
- Semiformal 19 6,3 72 18,0 27 13,5 118 13,1
- Informal 91 30,3 104 26,0 30 15,0 225 25,0
- Mixto 44 14,7 96 24,0 27 13,5 167 18,6
Sin crédito 104 34,7 107 26,8 100 50,0 311 34,6
Total 300 100,0 400 100,0 200 100,0 900 100,0
Fuente: Encuesta de crédito informal CEPES-IEP (2000)
Elaboración: IEP
Cuadro 1
Acceso al crédito según grupo de estudios
(Número de hogares y porcentaje)
dito en el momento de la encuesta. El grupo que con-
tó con mayor financiamiento fue el de los hogares ru-
rales (73%), seguido de los comerciantes mayoristas
(65,3%) y, finalmente, los microempresarios, con un
menor nivel que los demás (50%) (véase el cuadro 1).
El análisis por fuente financiera, en general, muestra
un mayor acceso a fuentes semiformales e informales,
así como a formas mixtas de financiamiento. De las
976 transacciones registradas por los 589 hogares con
crédito, el 50,2% se realizó a través de fuentes infor-
males, el 31,3% mediante fuentes semiformales y solo
el 18,5% por medio de fuentes formales. Es importan-
te notar, sin embargo, que estos resultados son contra-
rios a los que se obtienen, si se analiza el monto de los
créditos. De los US$ 970.941 prestados, el 41,8% fue
otorgado por fuentes formales, el 38,9% por fuentes
semiformales y el 19,3% por fuentes informales.
«De las 976 transacciones
registradas..., el 50,2% se
realizó a través de fuentes
informales, el 31,3%
mediante fuentes
semiformales y solo el
18,5% por medio de
fuentes formales»
4141
4141
41
Economía y Sociedad 52, CIES, julio 2004
Eficiencia en las tecnologías
crediticias
Como se mencionó en un inicio, se busca analizar las
tecnologías crediticias utilizadas en los sectores de bajos
ingresos. Este análisis se realiza desde dos perspectivas:
la de los demandantes de crédito y la de los prestamistas.
Eficiencia según los demandantes
Sobre la base de variables relevantes para los deman-
dantes de microcrédito, se construye un índice de efi-
ciencia de la tecnología, a partir de un análisis factorial
por componentes principales7. El rango de dicho índi-
ce varía de 0 a 100, esta última cifra asociada a una
tecnología más eficiente.
Una vez identificado el índice de eficiencia de la tec-
nología crediticia con los datos de la encuesta, se pro-
cede a describir el tipo de tecnología asociado a cada
grupo de prestamistas. Para ello, se ordenó el indica-
dor por orden ascendente y luego se dividió en tres
grupos iguales: el tercio inferior (tecnología deficien-
te), el tercio medio (tecnología media) y el tercio su-
perior (tecnología óptima).
En el gráfico 1, se puede apreciar una relación inversa
entre la eficiencia de la tecnología crediticia y el gra-
do de formalidad de los prestamistas.
Los resultados obtenidos nos permiten observar que
en el grupo de prestamistas rurales, las transacciones
crediticias se concentran en las que se realizan a tra-
vés de los bancos y las ONG (54,5% y 56%, respecti-
vamente). Cabe señalar que los bancos manejan tec-
nologías crediticias más deficientes. Los familiares/ami-
gos, las tiendas y bodegas y los proveedores/prestamis-
tas informales, por el contrario, logran tecnologías más
Gráfico 1
Indicador de tecnología Información
crediticia
eficientes. Respecto de los comerciantes mayoristas,
se produce una situación similar al caso anterior. En
cuanto a los microempresarios, la línea de comporta-
miento es parecida. El Banco de Materiales y el Minis-
terio de Agricultura son las instituciones con mayor
porcentaje de transacciones crediticias que utilizaron
tecnologías inadecuadas, mientras que las tiendas y
bodegas y los habilitadores informales otorgaron cré-
ditos con tecnologías más eficientes.
Al comparar los resultados del indicador con el grado
de satisfacción de los prestatarios, se encontró que el
70% de las tecnologías calificadas como deficientes,
fueron catalogadas como malas según los prestatarios.
Asimismo, al considerar los aspectos que podrían con-
tribuir a mejorar la tecnología de los intermediarios,
se encontró que el tiempo que toman los prestamistas
en seleccionar a sus clientes es clave, seguido de las
buenas relaciones con el prestamista y la mejora en las
tasas de recuperación.
Eficiencia según los prestamistas
En esta sección, se contrastarán los datos obtenidos
para los demandantes con los que se presentan en los
balances y estados de pérdidas y ganancias de las insti-
tuciones crediticias formales8. En el caso de los bancos
comerciales, se ha observado pocas experiencias de
microfinanciamiento. Una de las innovaciones más
7/ En la construcción del índice se tomaron en cuenta las siguientes
variables: flujo de caja de las instituciones microfinancieras, tiempo de
selección y calificación del crédito, problemas de recuperación de los
créditos, retraso en los pagos de las cuotas y costos de los trámites. El
monto del crédito, su plazo, la solicitud de garantías y las visitas durante
el transcurso del crédito, no brindan información relevante para analizar
la eficiencia de la tecnología.
8/ El análisis se realiza sobre la base de los prestamistas formales, toda
vez que son los únicos que presentan sus balances y estados de pérdidas
y ganancias a la SBS.
4242
4242
42
Economía y Sociedad 52, CIES, julio 2004
«Una de las innovaciones
más reconocidas en esta
área, es que las Cajas
Municipales de Ahorro y
Crédito (CMAC) han
logrado desarrollar una
tecnología crediticia para el
sector de bajos ingresos»
reconocidas en esta área, es que las Cajas Municipales
de Ahorro y Crédito (CMAC) han logrado desarrollar
una tecnología crediticia para el sector de bajos ingre-
sos. Si bien las Cajas Rurales de Ahorro y Crédito
(CRAC) y las Edpyme tienen experiencias en el sector,
también presentan algunos problemas por el alto ries-
go de las actividades que financian.
A pesar de que las instituciones en el ámbito nacional
son sostenibles y cuentan con una tecnología relativa-
mente eficiente, es indispensable analizar lo que su-
cede en las plazas regionales (La Libertad y Huanca-
yo), donde al parecer no se repiten los resultados ob-
tenidos nacionalmente, debido al alto nivel de moro-
sidad que se observa, superando muchas veces el 50%
de las transacciones crediticias.
En el caso de La Libertad, las instituciones microfi-
nancieras presentan mejores resultados que los ban-
cos comerciales. Las colocaciones como proporción
de los depósitos es 0,84 para los bancos; mientras que
la ratio supera a 1, en el caso de las IMF. En la misma
línea, las colocaciones presentan una tendencia de-
creciente en los primeros y creciente en los segun-
dos. La morosidad, por su parte, es tres veces mayor
en el caso de los bancos comerciales y su variación
es creciente en estos últimos, mientras decrece en el
caso de las IMF.
En el caso de Junín, se presentan resultados mixtos.
Las colocaciones son dominadas por la CMAC Huan-
cayo (21,6%), seguida del Banco de Crédito (13,2%)
y del Continental (13,1%). Respecto del destino de
las colocaciones, estas se concentran principalmente
en comercio y consumo. De las primeras, el 40% es
financiada por entidades bancarias, mientras que el
32% por IMF. De las segundas, el 13% corresponde a
entidades bancarias y el 9% a IMF. Con relación a la
morosidad, las IMF siguen presentando menores ta-
sas de morosidad.
En suma, se puede concluir que: (i) existen diferen-
cias significativas en el resultado obtenido por las insti-
tuciones bancarias en los niveles nacional y regional;
(ii) las instituciones bancarias tienen una participación
importante dentro del sistema financiero de las regio-
nes de estudio, siendo los niveles captados mayores
que los fondos colocados9; y (iii) los resultados de las
instituciones bancarias en ambas plazas respecto de la
morosidad son demasiado elevados, primero, para que
los negocios sean sostenibles y, segundo, para que tra-
bajen con tecnologías eficientes.
¿Cómo afrontan las tecnologías
crediticias los sucesos
inesperados?
Una vez que los contratos de crédito se han estable-
cido, puede ocurrir una serie de eventos inespera-
dos que pueden afectar la capacidad de pago de los
prestatarios. Ello implicaría modificar las tecnologías,
con el fin de incrementar la probabilidad de recupe-
rar su dinero.
De los 589 hogares que obtuvieron créditos, el 80,5%
se vio afectado por algún suceso inesperado. Los ho-
gares rurales representan el grupo más vulnerable frente
a este tipo de sucesos, tal es así que un 93,5% de ellos
tuvo algún tipo de evento, seguido de los comercian-
tes mayoristas (79%) y los microempresarios (45%).
Los eventos que más repercutieron en la capacidad
de pago de los prestamistas son los sociales, tales como
matrimonios y bautizos (71,4%), seguidos de la pérdi-
da o reducción del ingreso (39,6%) y las pérdidas por
fallecimientos, incendios o robos (35,3%). Las formas
más comunes de hacer frente a estos eventos varían
9/ Ello denota una transferencia de fondos hacia las plazas financieras
más rentables.
4343
4343
43
Economía y Sociedad 52, CIES, julio 2004
entre aquellos que no se retrasan en sus pagos y los
que sí lo hacen. Los que no se atrasan en sus pagos
utilizan sus ahorros como principal fuente para enfren-
tar los shocks, seguida de una reducción del gasto y de
la adquisición de nuevos préstamos. En el caso de aque-
llos que sí se atrasan en los pagos, se utilizan mayores
préstamos y reducciones del gasto.
«Los hogares rurales
representan el grupo más
vulnerable frente a este
tipo de sucesos, tal es así
que un 93,5% de ellos
tuvo algún tipo de evento,
seguido de los
comerciantes mayoristas
(79%) y los
microempresarios (45%)»
Conclusiones
Las transacciones de crédito en los sectores de bajos
ingresos tienen características específicas, resultado de
las tecnologías crediticias que aplican los principales
intermediarios de la zona. La mayoría de prestamistas
que atiende a estos sectores tuvo que adecuar su tec-
nología para cubrir los problemas de selección adver-
sa y riesgo moral, y hacer que las transacciones sean
exitosas, por lo menos en la mayoría de los casos.
Así, a partir del análisis de las tecnologías crediticias,
se pudo concluir lo siguiente: (i) existe una relación
inversa entre el grado de formalidad de los prestamis-
tas y la eficiencia de la tecnología aplicada; (ii) un mis-
mo prestamista puede variar su forma de seleccionar,
monitorear y recuperar sus créditos; (iii) no se obser-
van diferencias significativas entre las características
socioeconómicas de los prestamistas por cada tipo de
tecnología; y (iv) los hogares rurales son los más vulne-
rables a los sucesos inesperados.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Económica Y Social (CIES) Consorcio de Investigación. (2006, Junio 24). Tecnologías crediticias en las microfinanzas del Perú. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/tecnologias-crediticias-microfinanzas-peru/
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Tecnologías crediticias en las microfinanzas del Perú". GestioPolis. 24 Junio 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/tecnologias-crediticias-microfinanzas-peru/>.
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Tecnologías crediticias en las microfinanzas del Perú". GestioPolis. Junio 24, 2006. Consultado el 28 de Junio de 2017. https://www.gestiopolis.com/tecnologias-crediticias-microfinanzas-peru/.
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. Tecnologías crediticias en las microfinanzas del Perú [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/tecnologias-crediticias-microfinanzas-peru/> [Citado el 28 de Junio de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de jeffanddayna en Flickr