Sinergía y cadenas productivas para el desarrollo de Chile

  • Economía
  • 2 minutos de lectura

Las tasas de crecimiento de Chile en las últimas décadas, sin duda lo han situado en un puesto bastante alto respecto a sus símiles latinoamericanos.

Contemporáneamente, hemos visto cómo el denominado”sueldo del pueblo” -el Cobre- ha llegado a valores inimaginables. Estos altos precios nos han llevado a especular acerca de las futuras reservas que tendríamos en caso de mantenerse estos precios e incluso de existir un alza en la demanda, especulaciones que nos llevan a pensar cuales serán los criterios que los gobiernos utilizarán para gastar estos recursos, sin embargo cabe preguntarse: si estas especulaciones demuestran una tendencia sostenida de crecimiento y si podríamos proyectarnos en el futuro sin olvidar las grandes reservas que se han generado en estos últimos años.

En un contexto internacional, son muchos los países que han superado nuestra evolución en la generación de riqueza en base a los denominados commodities, entendiendo por commodities a las materias primas brutas con algún grado de transformación a través de procesos industriales. En nuestro país, el cobre es sin duda nuestro principal commodity, donde el mejor aprovechamiento de nuestro principal elemento de generación de riqueza, no solamente pasa por el mejoramiento de los procesos tecnológicos, que disminuyen los costos productivos y por ende, el margen de explotación, sino también por la integración que pueda proyectarse, tanto horizontal como verticalmente, en donde el esfuerzo recae en el mejoramiento y reconocimiento continuo del capital humano, como pieza clave de un desarrollo sustentable.

Entonces, al interpolar esta, realidad “imagen commodity” del país a lo que contextualmente representa nuestra comuna, tendríamos dos elementos que podrían constituir una óptima generación de trabajo y buen pasar en la vida: la actividad forestal y el cultivo y comercialización de la Papa.

Hemos visto, como el primero y principal de nuestros commodities, ha sido dominado en estas últimas décadas por grandes holding’s muy poderosos, Tampoco nos resulta suficiente, como comuna, enfocarnos a la práctica y potenciación de una sola área alternativa, como el turismo. Tenemos que diversificar nuestra línea de productos, para así penetrar en otros mercados.

La Papa y su tan alto grado de cultivo en la zona, nos presentan la oportunidad de crear ese tan ansiado valor agregado que la zona requiere. El planteamiento fundamental al potenciamiento de nuestros productos puede pasar por la definición de centros o empresas de recolección y cultivo, asegurando la compra anual de Papa a los micro y pequeños productores. Estos recolectores-distribuidores se preocuparían de la distribución en mercados locales, nacionales y ¿por qué no, internacionales?, comercialización que debería estar bajo una determinada marca y denominación de origen, que tenga propuestas diferenciadoras, tanto en su comunicación, como en su distribución, creando así este tan ansiado valor agregado y de esta manera controlar de alguna forma la regularidad tan deseada de los precios de este producto.

Este tipo de iniciativas han sido exitosas en lugares como el Valle del Elqui, donde la producción de uva de los agricultores locales es entregada a grandes empresas que son las que generan otros productos como el vino y el pisco.

Entonces, cabe reflexionar el porqué nosotros no podemos buscar esas sinergias en la producción e innovación de cultivos, donde el apoyo profesional y real sea efectivo al momento de buscar una penetración en nuevos mercados, con productos más elaborados y bajo marcas que aseguren un grado máximo de identificación y confiabilidad.

Finalmente, debemos destacar el esfuerzo que debería tener el entorno gubernamental que, sin duda, sería un gran aliado que puede llevarnos a un crecimiento comunal sostenido en el tiempo, generando empleo y seguridad económica, además de solventar a los pequeños agricultores y generar instancias de capacitación, orientadas no sólo a sacar el mayor rendimiento a sus predios, sino también a poder conseguir las habilidades cognitivas para llevar adelante una empresa administrativamente hablando.

De esta forma, aprovechamos nuestros propios recursos para diversificar la oferta del país, construyendo provincias y comunas más sólidas y con un verdadero aporte al producto del país.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Bocaz Salinas Mauricio. (2006, agosto 24). Sinergía y cadenas productivas para el desarrollo de Chile. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/sinergia-cadenas-productivas-desarrollo-de-chile/
Bocaz Salinas, Mauricio. "Sinergía y cadenas productivas para el desarrollo de Chile". GestioPolis. 24 agosto 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/sinergia-cadenas-productivas-desarrollo-de-chile/>.
Bocaz Salinas, Mauricio. "Sinergía y cadenas productivas para el desarrollo de Chile". GestioPolis. agosto 24, 2006. Consultado el 14 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/sinergia-cadenas-productivas-desarrollo-de-chile/.
Bocaz Salinas, Mauricio. Sinergía y cadenas productivas para el desarrollo de Chile [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/sinergia-cadenas-productivas-desarrollo-de-chile/> [Citado el 14 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de tufotoconelpresidente en Flickr
DACJ