Prospección sistémica de las energías renovables

La posibilidad de compartir la energía entre miles de millones de personas marca el inicio de una nueva era en la que podríamos asistir a la constante erosión de los modos de organización y gestión tradicionales y jerárquicas, y a la adopción en un sentido amplio de redes distributivas caracterizadas por la colaboración masiva. Jeremy Rifkin

La Segunda Revolución Industrial está tocando su fin. El motor de combustión interna alimentado por petróleo fue la atracción del capital y el refuerzo del proceso de crecimiento económico y social, a partir de mitad del siglo pasado, que ha tenido como limites las actuales crisis globales.

Afortunadamente las energías renovables están llegando a tiempo para mitigar el impacto antrópico producido a lo largo de los últimos doscientos años por los combustibles fósiles, que podemos representar simbólicamente por la siguiente ecuación química:

C + O2 = energía + CO2

Dónde el carbono reacciona con el oxígeno y produce energía más el antrópico anhídrido carbónico.

La revolución de la producción de energías renovables empieza a converger con la revolución de las tecnologías de la información y comunicaciones. Esta convergencia marca el comienzo de la Tercera Revolución Industrial constituyendo un proceso de efectos económicos y sociales que pueden compensar las actuales crisis y ser sus reforzadores en los próximos años.

Primer escenario

La producción de los diferentes tipos de energías renovables, que ya reciben el nombre de “distributivos”, solar, eólica, hidráulica, biomasa, geotérmica y mareomotriz conforman el primer escenario de la Tercera Revolución Industrial. Aunque todavía supone un pequeño porcentaje de la producción global están experimentando un rápido crecimiento.

Se están invirtiendo miles de millones de capital público y privado destinados a la investigación, desarrollo y penetración en los mercados. En este escenario, los gobiernos, empresarios y la población en general buscarán la manera de reducir la huella de carbono e intentarán ser más eficientes e independientes desde el punto de vista energético.

Segundo escenario

A pesar de que las energías renovables se encuentren en todas partes, a diferencia del carbón, petróleo y uranio que están muy concentrados, y que las nuevas tecnologías nos permitirán, cada vez más, obtenerlas de forma más barata y eficiente, necesitamos infraestructuras para almacenarlas. Es aquí dónde el sector de la construcción se convierte en protagonista del segundo escenario.

Su transformación e implicaciones comerciales y económicas son de gran alcance para el sector inmobiliario, urbanístico y para el mundo entero.

Tercer escenario

Para reforzar las energías renovables y reducir sus costes, se hacen necesarios sistemas prototípicos de almacenamiento que faciliten la conversión de los suministros intermitentes de estas fuentes de energía en recursos duraderos. El elemento, ampliamente disponible, que puede ser más eficiente es el hidrógeno. Además de ser el medio más universal para el almacenamiento de todos los tipos de energías renovables que puede garantizar un suministro estable, asegura tanto la generación de energía como su transporte, que también es muy importante.

La actuación del hidrógeno la podemos representar también simbólicamente por la siguiente ecuación química:

2H2 + O2 = energía + 2H2O

Dónde el hidrógeno reacciona con el oxígeno y produce energía más la empática agua. Esta reacción es reversible mediante una simple electrólisis.

Cuarto escenario

Las principales compañías eléctricas de Europa, Estados Unidos, China y Japón y también de ciertos países emergentes están produciendo prototipos del cuarto escenario: la reconversión de la red eléctrica tomando a Internet como modelo, lo que permitirá a las empresas y a la población residente producir su propia energía y compartirla. Dichos prototipos harán posible, cada vez más, una amplia redistribución de la energía. El flujo energético centralizado y vertical de la actualidad será cada vez más obsoleto.

Pronto las empresas, corporaciones nacionales, autonómicas, locales y personas autónomas se convertirán en productores y consumidores de su propia energía.

Quinto escenario

La democratización de la energía será el punto de encuentro de una nueva perspectiva social de la distribución, una perspectiva empática. Todos los hombres tendrán el derecho y la oportunidad de generar su propia energía a nivel local y compartirla con los demás a través de redes interconectadas regionales, nacionales y continentales. Para las generaciones más jóvenes, educadas en una sociedad menos jerarquizada y conectada a redes, la habilidad de compartir y producir su propia energía en una red interconectada de acceso abierto se considerará tanto un derecho fundamental como una responsabilidad.

Expectativas inmediatas

Acabo de exponer prácticamente el guión de un trabajo en equipo que estoy coordinando desde hace años y que a partir de hoy vamos a publicar y aplicar desde Barcelona, España, para el mundo. Como pasa con otros trabajos prospectivos muchos pueden pensar. está muy bien, todo esto sería muy bonito, pero es teórico o muy a largo plazo. Para los más escépticos les propongo reflexionen sobre varias manifestaciones de hace unos días:

“La economía verde representa un gran potencial de futuro para la generación de ocupación, para el avance tecnológico y para la competividad de las economías.”

José Luis Rodríguez Zapatero 12-11-2010 en una reunión con empresarios previa al G-20

“Los ejes del plan de acción son la diversificación, en los próximos años, de las fuentes de energía elevando substancialmente la contribución de las energías renovables…”

Javier Solana 18-11-2010 en una entrevista del diario Público

“El consejero de Industria, Energía y Medio Ambiente de Extremadura, José Luis Navarro, ha destacado el “gran potencial” para generar empleo que tiene la producción de electricidad a partir de residuos forestales, agrícolas o ganaderos, de forma que el sector de la biomasa puede llegar a crear “miles” de puestos de trabajo durante en los próximos años en Extremadura.

Es “con diferencia” la renovable que mayor mano de obra necesita para su funcionamiento, según ha manifestado Navarro en su intervención en Mérida en el ‘Taller demostrativo sobre el aprovechamiento energético de residuos agroforestales’, organizado por la Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente, en el marco del proyecto Altercexa del Programa Operativo de Cooperación Transfonteriza España-Portugal, que están desarrollando siete socios españoles y portugueses.”

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Palomeras Joan. (2010, diciembre 17). Prospección sistémica de las energías renovables. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/prospeccion-sistemica-energias-renovables/
Palomeras, Joan. "Prospección sistémica de las energías renovables". GestioPolis. 17 diciembre 2010. Web. <https://www.gestiopolis.com/prospeccion-sistemica-energias-renovables/>.
Palomeras, Joan. "Prospección sistémica de las energías renovables". GestioPolis. diciembre 17, 2010. Consultado el 25 de Abril de 2018. https://www.gestiopolis.com/prospeccion-sistemica-energias-renovables/.
Palomeras, Joan. Prospección sistémica de las energías renovables [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/prospeccion-sistemica-energias-renovables/> [Citado el 25 de Abril de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de kumaravel en Flickr
DACJ