Principios de gestión en seguridad de las personas y los recursos empresariales

  • Talento
  • 18 minutos de lectura

Objeto: gestión prevención riesgos accidentes laborales gerenciamiento rentabilidad estrategia protección personas recursos.

1.- Introducción

La bibliografía chilena es escasa sobre una visión realista y objetiva de la suerte que corre la actividad productiva en materia de protección de personas y recursos. Más, aún si por este concepto las utilidades disminuyen entre un % 5 a un % 10 o más, lo que debiera significar una preocupación permanente de los empresarios y sus mandos gerenciales, aún en estas circunstancias existe una franciscana pobreza intelectual de escrituración discursiva sobre el asunto. No obstante, hay quienes se han preocupado del problema como lo es Don Nelson Pizarro Contador, quien en varios artículos ha demostrado la eficacia de la Gestión Integral de la Protección de las Personas y los Recursos.
Preocupados por que la economía alcance su madurez con efectos benéficos para todos los nacionales, creemos que es un deber estudiar y promover las ideas del conocido gerente impulsor de la Cultura Preventiva, probadas a lo largo de una brillante carrera en la máxima dirección de las más importantes empresas de la minería chilena, con el solo fin de reafirmar las que, a nuestro juicio, constituyen el pilar central o la base de un sólido crecimiento, que puede de alguna forma, dar un impulso a la economía nacional partiendo de la propia empresa.

2.- los principios de la gestión integral

A.- Management y protección integral de las personas y recursos.

La gerenciación debe ser concebida como una actividad compleja, en la que necesariamente debe tener cabida la Gestión Integral de Protección a la Personas y Recursos. Este concepto lleva en el mejor entendimiento, la noción que los fines de la empresa no sólo se limitan a la producción, o mejor dicho a la producción con calidad, sino a todo efecto que pretenda maximizar la operatividad de los recursos y la protección de las personas, cuyo aporte es esencial a las metas o misión total del proyecto. Ello implica un necesario “esfuerzo gerencial que apunta hacia la completa satisfacción de la misión de la empresa”.

En un diálogo periodístico, el estratega de la competitividad, expresa:
“–Aparte de la obligación legal de las empresas en materia de prevención, ¿usted entiende esta actividad como una ventaja competitiva o como un principio de responsabilidad social?
—Preservar la aptitud laboral y la salud ocupacional de nuestra gente tiene, en primer lugar, un sentido valórico y de respeto a las personas. Es un mandato ético ineludible y que en muchas políticas de grandes compañías mineras aparece ubicada dentro de las primeras declaraciones. Desde ese punto de vista, podríamos considerar a la prevención como una de las expresiones más básicas del concepto de responsabilidad social empresarial. Pero eso no es todo. A mi modo de ver, la prevención de pérdidas es un instrumento de gestión que nos permite asegurar a la empresa la calidad de su “performance”, creando riquezas al actuar y corregir las causas básicas que generan interrupciones, retrocesos, desviaciones mayores en la continuidad operacional, derroches y no conformidades en los procesos productivos.
Asimismo, la falta de prevención nos expone a fallas operacionales que repercuten en daños al medio ambiente, afectan negativamente la relación con las comunidades vecinas o dañan gravemente nuestra credibilidad ante las autoridades y la opinión pública. Al aplicar la metodología de la prevención de pérdidas, uno descubre y copa importantes espacios de mejoramiento en los procesos industriales, impactando positivamente en la productividad y en los resultados de la empresa. De esta manera, transformamos nuestro negocio en una actividad atractiva”.

B.- Enfoque técnico-económico

La práctica inseparable de la gerenciación y la gestión integral, debe entenderse desde un punto de vista técnico y económico a la vez, dado que las ideas sobre la materia se ajustan perfectamente al campo y propósitos de la ingeniería industrial y es, al mismo tiempo, un eje estratégico que permite perfilar un modelo diferenciado de cualquier otro proyecto o negocio. Es, una forma efectiva de asumir una ventaja respecto de otras formas de hacer las cosas. Dicho en sus propias palabras: “Es un hecho que gran parte de las actividades gerenciales apuntan a satisfacer los compromisos de rentabilidad y producción que se contrae con los inversionistas, pero estoy convencido que ello no se puede hacer a costa de penurias de las personas o exponiéndolas a riesgos fuera de control, que en cualquier momento se traducen en pérdidas de su aptitud laboral.
Es preferible aprender a prevenir mediante estímulos positivos que a costa de la lesión o la muerte de las personas que nos ayudan a cumplir las metas que nos hemos trazado”.

C.- Un potencial competitivo

Se presenta en dos visiones claramente definidas. La primera, considera la preocupación de la salud ocupacional y de la aptitud laboral como “valor esencial” en la cultura empresarial. La segunda, en cuanto la gestión integral de protección de las personas y los recursos, es un potencial de competitividad.
Cada día la competencia es más dura. La técnica y nuevas formas de trabajo regulan y elevan los niveles de competencia haciendo más difícil la diferenciación. Entonces, en la gestión Integral de Protección de las Personas y los recursos se abren nuevos y vastos espacios, los que por regla general no han sido apreciados por los niveles gerenciales, pero, que la ocupación de ellos con la orientación correcta va a permitir la mejor oportunidad de crecer y avanzar en los resultados del negocio. Hay pues, razones valorativas y económicas concluyentes, por lo que constituye una inmadurez gerencial no poner en práctica este sistema de gestión integral.

La opinión del estratega empresarial, tiene un alcance mayor, en cuanto, en su particular visión, no se encuentra ajeno el profundo sentido comercial y de beneficios corporativos y los fines de la empresa, en cuanto a hacer rentable la inversión y realizar los propósitos de ésta, que son estrictamente producir ganancias para sus dueños. En este sentido las palabras del gerente de la cultura preventiva son precisas y macizas al consignar, repetimos: “A mi modo de ver, la prevención de pérdidas es un instrumento de gestión que nos permite asegurar a la empresa la calidad de su “performance”, creando riquezas al actuar y corregir las causas básicas que generan interrupciones, retrocesos, desviaciones mayores en la continuidad operacional, derroches y no conformidades en los procesos productivos”.

D.- Factor clave para proteger los activos

Interesante es llegar al pensamiento de Nelson Pizarro Contador a través del concepto de activos de la empresa. Las nuevas tendencias en Gestión empresarial han determinado hoy, lo que éste gerente había percibido hace muchos años, que los recursos son unos y las personas que intervienen en la empresa es un factor distinto y de carácter superior. No se trata ya de describir el personal de una empresa como meros recursos, y al mismo tiempo, designar como recursos también a los elementos materiales. Los primeros son personas. Los segundos son objetos materiales. En esta diferenciación hay un aporte humanista de proporciones. Pero, asimismo, una designación absolutamente correcta y precisa, desde que el gerenciamiento en la gestión integral de la protección de estos activos, se debe dar una respuesta positiva al riesgo operacional, con el fin de adecuar el comportamiento de la empresa al incremento de la rentabilidad, precisamente, haciendo de la gestión integral de protección un factor clave. “Al aplicar la metodología de la prevención de pérdidas, uno descubre y copa importantes espacios de mejoramiento en los procesos industriales, impactando positivamente en la productividad y en los resultados de la empresa. De esta manera, transformamos nuestro negocio en una actividad atractiva.”

De otro punto de vista, la omisión a las medidas correctas de gestión integral de protección de las personas y recursos, es decir, “la falta de prevención nos expone a fallas operacionales que repercuten en daños al medio ambiente, afectan negativamente la relación con las comunidades vecinas o dañan gravemente nuestra credibilidad ante las autoridades y la opinión pública”. Ello se concilia con la percepción que el fin de las empresas es rentabilizar los activos. Cualquier otra consideración es superflua e inútil frente al riesgo que el dueño toma al invertir su capital.

E.- Protección de las personas

Uno de los pilares de la gestión integral de protección, es la que dice se refiere a la administración y protección de las personas y los recursos..En esta materia se trata de una idea de cambio sustancial de conceptos, en el que, como todo cambio, se desecha lo antiguo, el viejo modo de hacer seguridad y se cambia por el control integral de pérdidas. Este instrumento de gestión provoca el desarrollo de las personas que laboran en la empresa, con una orientación neta hacia el fin, objetivo o razón de ser de ella, mediante desarrollo de la automatización; el trabajo y la colaboración de externos por medio del outsourging.

Concentrando el trabajo de la empresa en lo que es su tarea principal y abriéndose al mercado, entregando posibilidades a otros empresarios. El sistema se desarrolla entregando mayor responsabilidad a la propia gente de la empresa quienes manejan los activos del dueño con una mejor visión de sus metas logrando hacer efectiva la idea que “el mayor capital de la empresa es su gente”.

Es así, como la Ley (20.123) en el día de hoy percibe la entidad económica.

Dice Pizarro Contador: “La tendencia observada en los últimos años en las empresas mineras indica que estas tienden a concentrarse en las actividades propias de su negocio y externalizar las funciones ajenas a su giro. Con ello, se provoca el desarrollo de empresas regionales y nacionales en rubros como ingeniería, servicios, construcción, asesorías profesionales, producción de insumos, energía, alimentación y seguridad, entre otros. Este es el encadenamiento productivo que se genera a partir de la minería”.

F.- Participación de la gente

La empresa chilena se ha caracterizado por su estilo de gestión paternalista, recargada de burocracia e inhibidora de las perspectivas de creatividad. El cambio debe producirse orientada a la participación de las personas, a fin que entreguen su conocimiento y experiencia en los procesos productivos. Se requiere frente a esta necesidad, aprender a comunicar lo relacionado con la política de la empresa, sus valores corporativos, transparentar sus objetivos esenciales o su giro, extendiendo este concepto a la noción de trabajo compartido, con una visión compartida. Es interensatísima la visión futurista y la proyección que los gerentes deben dar a su gente, pues, ella se requiere para un largo plazo, eliminando la inmediatez oportunista y en cambio, mirar a metas que se deseen alcanzar en el plazo de a lo menos veinticinco años.

Lograda la etapa de la comunicación se puede ya realizar análisis comparativos con otras empresas, observar las diferencias, los proyectos que se necesitan para alcanzar las metas,
En este esquema, Pizarro Contador, nos entrega la idea de responsabilidad en la supervisión de los trabajos y en la educación y conducta de los trabajadores. Dice: “la supervisión es la responsable de inducir, entrenar y alinear a su equipo de trabajo en la filosofía de la prevención, de tal manera de asegurar en todo instante un comportamiento acorde con los valores normas y procedimientos establecidos. Me atrevo a afirmar que la conducta laboral de un trabajador es el mejor reflejo del control directivo ejercido por la línea.

Un trabajador seguro, eficiente, productivo y respetuoso del ambiente, significa que tiene un jefe que ejerce un control directivo inspirado en la ética de la prevención”.

Es precisamente lo que hemos estado tratando de hacer entender a los niveles superiores desde lel aula universitaria, sin que hayamos logrado ser oidos por quienes deben atender las proposiciones nuevas, aún que sea por el hecho de someterlas a discusión. En esta VIII Región, es posible llegar a sospechar que el gerenciamiento ha renunciado a dar una rentabilidad a los recursos de la empresa, en especial, a las personas. Pero, desgraciadamente este vicio se ha transformado en una institución incluso de la administración pública, que comparativamente hablando, manifiestas serias deficiencias en la Gestión Integral de las Personas, constituyendo la contradicción más elemental en lo valórico y en lo legal, desde que con ello se violentan los claros Principios Constitucionales consignados en el primer artículo de la Carta Fundamental.

Entonces, cogito, ¿si el Estado-Administrador, no reconoce los derechos fundamentales de sus trabajadores, como este mismo ente de derecho público puede supervigilar que los privados los reconozcan y sancionarlos en caso contrario?

G.- Maximizar el valor neto potencial de flujos económicos

Para ello, se recomienda realizar “una serie de impulsos estratégicos”, cuyos resultados deben ser recogidos en un plazo determinado. En este campo debe tenerse presente que el dueño de la empresa, su directorio o su gerente, se incentivarán en la medida que el resultado sea positivo respecto del valor de las acciones finales del periodo. Toda empresa, por regla general, especialmente en el caso de las empresas de producción de bienes no renovable, tiende invariablemente al aumento de los costo y a las dificultades en la producción, entre ellas la más determinante, el conocimiento que dichos bienes no renovables son finitos.
La empresa podrá ser mucho más competitiva si disminuye sus costo o los hace decrecientes, lo que las obliga a estar preparadas para la baja del precio del producto.

H.- Administración y protección de las personas

Además, de lo ya dicho en cuanto a la limpieza interna de actividades que no son estrictamente las del giro, otra estrategia fundamental dice relación con la gestión integral de protección a las personas y los recursos. Ello deriva de la comprensión del hombre-trabajador como ser integral, es decir, con necesidades esenciales conforme a su propia esencia, ubicado en una familia, en una sociedad y en un lugar geográfico, de donde debe obtener los medios suficientes para dar cumplimiento al objetivo propio del ser humano: el derecho a ser feliz, en términos objetivos, lo que implica la existencia de medios y posibilidades, no una apreciación subjetiva o romántica.

La protección de las personas significa valorar y rentabilizar este activo de la empieza, hoy, en concepto de los especialistas el más importante, atendida la experiencia ganada, el conocimiento y las destrezas incorporadas a su formación laboral empírica y práctica.

La dura competencia internacional ha llegado a los ámbitos internos de nuestra nación, aún más, en nel cumplimiento de los tratados internacionales, se ha introducido en los aspectos internos, propios de la soberanía de la empresa y en los que antes nadia podía invadir. Como consecuencia de lo anterior la Cultura preventiva en la dirección de la protección integral de las personas y recursos constituye una obligación país, derivada de los propios Tratados de Libre Comercio y a los que las empresas deben someterse obligatoriamente, si pretenden hacer uso de los beneficios que conllevan.

Una vez más, debemos repetir que el concepto de toda la doctrina de gerenciamiento de Nelson Pizarro Contador implica una preocupación seria que se asienta en el hecho, ya incuestionable, que la producción no puede ir separada de la prevención, en cuanto como Cultura Preventiva, constituye una ventaja competitiva y económica muy potente, en especial, si esta tiene el objetivo de convertirse en un eje estratégico de la competitividad de la empresa.

I.- Paradigma de la producción antes que todo

Luego de lo expresado, es comprensible para todos que, el concepto de producir con la cabeza gacha y los ojos vendados, es un paradigma gerencial de magnitud, el que debe ser resuelto por el estudio y la preocupación de las nuevas doctrinas y pensamientos, como el de Pizarro Contador, con el objeto de dar una respuesta de resultado positivo y competitivo, dentro del periodo de producción. En efecto, muchas empresas y muchos gerentes, no han puesto sus ojos en la pérdida y deterioro de importantes activos de la empresa como son las personas y los recursos. Despreciando o “pato cojo”, desde que todo o gran parte de lo que se gana con el aumento de la producción, se pierde o disminuye por los costos directos en perjuicios a las personas y daños a los recursos. Un accidente laboral, no solo implica pérdida inmediata por responsabilidad ante el siniestro que afecta a un trabajador. Puede presentar, y de hecho así es, pérdidas de maquinarias, producción, disminución de la productividad, inseguridad de los trabajadores, temor en producir y ello durará por varios días, aumentando de ese modo los costos generales de producción.

Este Gerente, antes que nadie en Chile, percibió en la práctica la verdad de este principio de gestión, pero desgraciadamente, aun, cuando ha sido probado fehacientemente los beneficios de la Cultura Preventiva, muchas empresas en el área pesquera, forestal o de la construcción, aparecen con altos porcentajes de siniestralidad, de la que solo la falla de una Gestión Integral de Protección alas Personas y Recursos es la responsable, y ello, solo depende de la agudeza gerencial, no de los trabajadores.

J.- Gajes del oficio

Asumimos como propias esta crítica clara y precisa contra la falta de Cultura Preventiva, demostrada hasta el cansancio, en esta expresión, que los accidentes son “gajes del oficio”. Es una forma ordinaria y común de demostrar la falta de inteligencia gerencial en impetrar estrategias de Gestión Integral en protección de las personas y recursos, al mismo tiempo que una respuesta carente de todo valor ético y que implica una suerte de complicidad con los factores más negativos de la producción: Los siniestros laborales.

El esclarecido y notable gerente Pizarro Contador, se pregunta:

“¿Existe una frase más perversa y más absurda qué? ¿Son gajes del oficio? Porque en minería decir gajes del oficio significa morir silicoso o morir en un derrumbe o morir en una explosión. Gajes del oficio: concepción perversa, intrínsecamente perversa, absurda; no hay gajes del oficio, lo único que hay, simplemente, son errores gerenciales.

Ello no solo tiene una lógica empírica, sino, además legal. En efecto, el artículo 5 de la Ley 16.744, que consigna que las únicas lesiones que no constituyen accidentes del trabajo, son aquellas que se producen por “fuerza mayor extraña” al trabajo, o por la intención del propio trabajador. Al respecto el propio Gerente señala que los suicidios y los sabotajes, son las únicas pérdidas que no son imputables a los gerente.

K.- Rentabilizar los activos

Una de las labores esenciales de los gerentes es dar una mayor rentabilidad a los activos. Lo hemos expresado anteriormente, pero es digno, en homenaje a su autor replantear que las personas son una parte importante de los activos de las empresas, de tal modo que, deben entender que la salud y aptitud laboral, es un valor en si mismo.

Ello es básico, pero aún no practicado por un gran número de empresas, que continúa haciendo perder utilidades al final del periodo a los accionistas y empresarios, por no entender sus gerentes esta verdad cantada por la experiencia y por los hechos.

Entonces, el control de pérdidas y la rentabilización de los activos, no solo es una mirada de empresa de responsabilidad social, sino, que al mismo tiempo es un negocio real y concreto.
Para tener una idea de loque la falta de Gestión Integral de protección de Personas y Recursos significa para los inversionistas, leamos lo que el propio Gerente nos enseña:

“En los procesos en marcha, el nivel de pérdidas, derroches y reprocesos que “normalmente” ocurren por desviaciones a los estándares preestablecidos, se ubican entre 5% a 10% de los presupuestos de operación; incluso me atrevería a decir que ese es un rango conservador en la estimación de pérdidas”.

Constituyen estas expresiones una fuerte llamada de atención a los niveles gerenciales que no se ocupan de la materia, lo que debiera también preocupar a los accionistas, directorios y dueños de las entidades económicas.

L.- Rol del supervisor

El rol del supervisor es, en consecuencia, el rol principal en esta meteria. El paradigma es que todavía se estima por algunos gerentes que la Gestión Integral, no tiene mayor importancia en la producción. Al respecto, recuerdo que en una oportunidad, invitado por una administradora a una conferencia sobre responsabilidad de los empresarios en los accidentes del trabajo, asistí, no sin cierta preocupación, atendida mi calidad de abogado y no de ingeniero o experto prevencionista. Una vez, hecha la presentación por el gerente de dicha empresa, se acercó y me dijo calladamente –Profesor, le ruego que me disculpe, pero, debo retirarme por que debo hacer una importante gestión – Indudablemente, ese gerente sabía todo al respecto, pues, si ello no fuera así, su mal ejemplo habría destinado al fracaso la conferencia antes que ella comenzara. La falta de liderazgo en materia de Cultura Preventiva es otra materia que debe ser imputada a muchos gerentes.

La Gestión Integral, tiene por objeto simplemente, evitar el Daño, el derroche, las pérdidas, los retrocesos y los reprocesos de producción, y ello es tarea de exclusiva responsabilidad gerencial.

LL.- Producción y seguridad, una sola cosa

En este orden de ideas, no es lugar no tiempo de aceptar expresiones del Director de Obra o de faena cuando expresa: “Yo estoy aquí para producir; a mi me pagan por producir…los muertos los recoges tú”.

Al decir esto Pizarro Contador reprocha la falta de conocimientos básicos de lo que se trata la empresa, dado que esa frase revela una posición individualista extrema, tanto en el sentido del profesional que labora y en relación a su trabajo, como la falta de conocimientos de éste en cuanto la producción es una unidad integrada por la producción misma y por la protección de las personas y de los recursos. El tal vez, lo que ha llevado a que el país pierda cada año montos que oscilan en el %4 del PIB.

M.- Visión de los gerentes

En esta materia, bueno, como en todas las que hemos revisado y señalado como verdaderos principios para nuestras empresas o ideas nacidas del ejercicio y práctica gerencial de uno de los más brillantes ejecutivos de la minería, como lo es el Sr. Pizarro Contador, con mucha autoridad, ha entregado su concepto de lo que es el gerente, y dice: “Para la gerencia general, junto con la más alta jerarquía de la organización, tiene que declarar públicamente y por escrito su compromiso con una política de administración y protección de personas y los recursos. En la medida que la administración de las personas y los recursos dependen del más alto nivel y el más alto nivel de fe pública de que cree en ellos, porque considera a su gente porque el interesa su integridad física, pero básicamente también porque le interesa rentabilizar los activos del dueño solo entonces se está enviando un mensaje creíble a la organización completa. Luego se requiere traducir el compromiso en planes de acción”
Corroborando lo anterior añade como corolario:

“Los gerentes no podemos echar la culpa a la gente por las pérdidas que ocurren en nuestras empresas”.

Salvo en caso de suicidio o en caso de un sabotaje, el resto de las pérdidas, el resto de los incidentes, es producto de una falta gerencial, porque los incidentes siguen un modelo de causalidad”.

N.- Liderazgo gerencial

Ya lo decíamos en el manual de accidentes laborales y responsabilidad del empresario, titulado “PREVENCIÓN DE RIESGOS: UNA NUEVA CULTURA”, de mi autoría, que el gerente debe ser un líder en el sentido de ser capaz de establecer estrategias y lograr que todo el personal las entienda y las siga como un solo hombre y en una sola dirección. Poníamos énfasis en que el líder debías ser capaz de romper los viejos hábitos que condicional a las personas y entregarles las herramientas de una nueva forma de hacer las cosas, evitando los accidentes y dándole la importancia que las personas requieren en cuanto activos importantes de la empresa.

La importancia del liderazgo tiene que ver con la credibilidad de la empresa. Es la que señala a la opinión pública y al Estado y sus fiscalizadores, que esta empresa se encuentra interesada en la protección de las personas, en consecuencias los trabajadores adquieren confianza y laboran sin miedo y al mismo tiempo, los dueños o accionistas, ven en la prevención de las pérdidas de los recursos una fuente de ganancias.

3.-Conclusión

La conclusión resulta un abundamiento, luego del estudio del pensamiento del Sr. Pizarro Contador. Sin embargo, creo que, discrepando en alguna medida con este insigne Gerente, que la mayor contribución de su doctrina se orienta a un resultado humanista y social, desde que el solo signo de Protección a las Personas, constituye un paréntesis en la despreocupación gerencial por la suerte de los trabajadores, o al menos es una resultante de extraordinaria importancia que deriva de la concepción teórico-práctica que la Gestión Integral de Protección a las Personas y Recursos, es hoy, el eje estratégico de la competitividad. Debemos recordar que siempre hemos manifestado la opinión que la protección de los trabajadores o “de nuestra gente”, es una tarea que importa al Estado, a la Empresa, a los propios trabajadores, pero también a la sociedad, siempre interesada en el bienestar de las personas y sus familias.

4.- Bibliografía.

NELSON PIZARRO CONTADOR, EL GERENTE DE LA CULTURA PREVENCIONISTA. www.prevelexchile.cl, tomado de Internet.

Gestión integral de protección de las Personas y los Recursos. Discurso de Nelson Pizarro Contador. Internet.

La Prevención de Accidentes en el Proceso Enseñanza-Aprendizaje. ACHS.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Muñoz A. Profesor M.. (2007, octubre 11). Principios de gestión en seguridad de las personas y los recursos empresariales. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/principios-gestion-seguridad-personas-recursos-empresariales/
Muñoz A., Profesor M.. "Principios de gestión en seguridad de las personas y los recursos empresariales". GestioPolis. 11 octubre 2007. Web. <https://www.gestiopolis.com/principios-gestion-seguridad-personas-recursos-empresariales/>.
Muñoz A., Profesor M.. "Principios de gestión en seguridad de las personas y los recursos empresariales". GestioPolis. octubre 11, 2007. Consultado el 17 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/principios-gestion-seguridad-personas-recursos-empresariales/.
Muñoz A., Profesor M.. Principios de gestión en seguridad de las personas y los recursos empresariales [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/principios-gestion-seguridad-personas-recursos-empresariales/> [Citado el 17 de Diciembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de imcomkorea en Flickr
DACJ